(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "España sagrada. Theatro geographico-historico de la iglesia de España. Origen, divisiones, y terminos de todas sus provincias. Antiguedad, traslaciones, y estado antiguo y presente de sus sillas, en todos los dominios de España, y Portugal"

Google 



This is a digital copy of a book that was prcscrvod for gcncrations on library shclvcs bcforc it was carcfully scannod by Google as parí of a projcct 

to make the world's books discoverablc onlinc. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journcy from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prcvcnt abuse by commercial parties, including placing lechnical restrictions on automated querying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfivm automated querying Do nol send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a laige amount of text is helpful, picase contact us. We encouragc the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attributionTht GoogXt "watermark" you see on each file is essential for informingpcoplcabout this projcct and hclping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are lesponsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can'l offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organizc the world's information and to make it univcrsally accessible and uscful. Google Book Search hclps rcadcrs 
discover the world's books while hclping authors and publishers rcach ncw audicnccs. You can search through the full icxi of this book on the web 

at |http: //books. google .com/l 



Google 



Acerca de este libro 

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido 

cscancarlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo. 

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de 

dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es 

posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embaigo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras 

puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir. 

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como 

tesümonio del laigo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted. 

Normas de uso 

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles 
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un 
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros 
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. 
Asimismo, le pedimos que: 

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares: 
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales. 

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a 
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar 
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos 
propósitos y seguro que podremos ayudarle. 

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto 
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine. 

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de 
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de 
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La l^islación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no 
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en 
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de 
autor puede ser muy grave. 

Acerca de la Búsqueda de libros de Google 



El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de 
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas 
audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página |http : / /books . google . com| 



(3(1 

I o XO» 



'^& 



. r 



'i 



u. 



ESPAÑA SAGRADA, 

THEATRO GEOGRAFim-HlSTÓRlCX) 

DE LA IGLESIA 

DE ESPAÑA, 

ORIGEN , DIVISIONES , Y LIMITES DE TODAS 

sus Proviacias , Antigüedad , Traslaciones , y estado 

antiguo y presente de sus Sillas, coa varias 

Disertaciones críticas. 

TOMO XIII. U:V 
VE LA UISrrANIA ANTIGUA EN COMUN^ 
jf de su Metrópoli Marida en particular. 
Dedicado á los Santos de esta Metrópoli. 

SEGUNDA. EDICIÓN REPETÍS A. 

Por el R. P. M, Fr. ¡Hknrique Florex , Doctor y Cathedrátlc» 

de Theohgía de la UntversTdat~ de Alcalá , y Ex- Asistente 

General de las Provincias de España » Orden 

de N. P. S, Agustín , &e. 



ÍN UADRTD : EN LA OFICINA DE D. JOSÍ DBZ. COLLADO^ 
Año DB MDCCCXVI. 






o ^y 



i ( 






r O • ' 



i i 






: f ci 



\ 









/? 



» ♦ 






-* r-\ 



s ' 



<# 4 



\ J 



í). 



' T 



■*# 



4 ■ • II ^ 






• ^ 



s, ^^ 



V. 



^>i> 



:^ 



I* 



't í 









•u 






^ 



1 . - 



*» 






O p "í e( bI¿9 lii \ ii 1 rri 

Y 

;, ,COR,RlCCIOÍÍl& ^ 



se habri«xkrbf&do lá j det^noioDi dii 
Libren; pérar rasf léobitüe ba stdo 
¡Ü'ra-Dii d imqvbídsola-ideceociDn / ori^ 
^8do -de ^vra fiísaqlott i 4as pjoi , tan 
¡ite^tai V tam iQCOTfegUide ^ qve poq 
A^de Mievr liioiyts tnc tía upri pedid b 0t 
t> da UifviMf^Ata/ppTtitiut^taa^a^xoa, 
;l«i<fe oorildgiiDCBtásf^laBde.pocnoé 
^^cifi y I coa 'ib dor n i yg p i fe^Bet io^ióÁinip 
iBlff/Ct Libios sinr kl'>Mapa déla LusUanla, que aégpaclTinéto^ 
do observado ea el toidcí primeroufie lardemaa>,i>'roMaciasj 
cotfapo»dhí'Ocihic»t» «i|úi': |ePo se pADdr4cap(i:-l8Í4y.iulá 

Episcopales >^lt«tchBU.<" 'i3 ' i'n otn/i-r I9 n.o ..biMj^-v, Ie ^ 
-1' ^Par>estofaiBfpocb A hi.pMiaáo' vi lAn ¿kAas Medaii^h 
ie ios CóhtUas\ j^ttifiipios i y Puébiot '■m$igM$- de- BsfSñOi/ 
oitadoa^úi, al Hablar deJal'MedaUa» de Afóiidft;:remitieadoni» 
áéky -ooft U'.espavzntá! áe tfvt se -^a^ticitse al itiempo Qué 
ésce^l^M'^ábtés' de BifíladÍ8pMioíciai'esl8bai}> ya -gravadas á> 
krrH'inaside treisM Lamiaas'ípefOfiéoanlsayuda de Dios k-» 
fá di primero que >tt pobtiqué: por'myó tmedio tendrán lot 
afioioaadss i esta erudición juntoiva:aa~b(ierpo todo loque, 
mira á las Medallas \te GspaRavy iosqi^e no guftaa de tal es- 
tadio, se Hbran encinta 'Obra^Áel gaatoyi^úgufttoqwel Ti*-: 
tado-id«;JasMed^laa'lespi|41enroa(Mac.^' i3 >: .1 i^ ,. . > 
la 

16 




haa creído ser esta la causa de que no respondiese á unos Pa* 
peles publicados sobre pufltos jocgdos^eo mis Libros. Mas 
n5í^a ^áda'^ifte fl^oCvoTlini^fl^ei^p^ I%ip¿¿- 

la..eart!a4de WjolcM»«e Aal^rydbnde^prdvü^^ilJMáblH 
CO9 que en adelante no desperdiciaría las horas sobre ocios 
ágenos , y que por tanto ninguno se juzgase desairado al ver 
que se queda sin respuesta : pufs sabiendo mi prontitud á corre^ 
gir quanto se conozca estar errado , será la emulación quien los 
aliente ^ no el^iarÉ Khá^ desde 

ahora mi ^^^*&ifo^i|^ eri4v-íftt?Kf?^ vuelvo á 

decir ^ porque no habiéndome manifestado ninguno los fun- 
damentos que tuviese^ para mostrar ser falso mi sentir; es 
jibucbit?rf|tíebekkl»i)if!ihtKCBiliiiitiinta <>Ótít<;1insrTRnr tnisca^ 
vMa i rtomfiüétfie porrnud^ ;pQtdi.U) qoe^i^iaginaroa oportji-^ 
Afoo y -póorunblii^efibelvpaso &aiifiQB^iip{ie^. ni/ hc^^ lieidb \}Á 
\&été, to'jquer'Veiíga^ipQtfí aeinejaateft;.in0dJcM': f.a^ qontrárid 
pava eoMfregiGAMbsvytnos n»^ :ba£tatff}uidqúip3 {urevencíón faJ 
iBi&áirbeqaqluedmeThagirfiíefaaiM ^ftziE^ c^ifío eo^yeoceo los 
TMoím pficoedOQiKes'^qyiikiYqi» atiáraix:Qfltinuad4^4¿$Í2^^^^ 
Aoriíia^sobiierpbTDOioiti^lb-ieQ ^tiftil t4^ |(paÍ paraL:q tffe i^ 

IÉede5Im:'q^ien. extrañando. lo {]u^ d.^ «nlJ^M'ppagdUcíMt^f]^ 
^ii3^adDürelque na reasaf a4'"ella&iata^}glesia>de:^w 
l;tev^giklQ(;cpSi Rogci^ie? me.pr^vjii|f)$ qiiifeicstdodo^l'aa^iiadii 
fBt%bbi^imáT<¡^&efGt\tihta^foi\:^^^ Ké.íiie,Agd6tcy 

y al segundo con el mismo rito en io«i4il/S^)boft>«et(^dbeind 
dJ¿br^^H\r.seíddk mtíH is^>imkkfí(úíL^l:fyfiáma^ 
y^€íifí^C^rmí$'vmx4f^ ^tea^ánl»^ ^n «i Ol'tlen dei 

Rezoii}isé}me)7neiflD¿ti$<ofi.de. GraiDAdai,:.tmjitti$9' «q; If ^üissoá* 
Gitptad.eoDtiQl fañoedfiL.M^roS. m ifkfuA^ (^ítgmkff^ya ásDpe^ifeet: 
d;}? 16s *i3i;^<B9/ qiiir^aQ»uaAfiiñ aliueltc^riebi^paflQ: 

y .^ieoáb ^ueiaUahdaeUicfAqDiteatafñd MP'rO)9d€!roQt^'r«aü«' 
tído como irdibede ^¡«:tiial, rdírpQr.oiefiav ^ueioO'í^ 
de ^s ex presados^ iMafflryrQst y esftQ lo mn^aha yo c^otaurazoo.. 
Ahora} diga; )[]u«t aavu^té ^Vftfio dt 1798»; no ^e celebra-: 
bNUi'ltn . Granada^eíj^f é;.T«;j^; .4^peli^ vferiííeiii4«íse>iiao yi 
otro, por quanto el DecKtt)aeifíxpíd<á¡Qi»:3a dt.AgMtade 



173^* por el If^strísánia SqSor Atzo%i^jh Don Franoisco de 
Perea. .' .^ J . ^ , ' [ 

Ya que el tamaño del Libro da lugar para ingerir los 

S'^fP^lS^t^^^H^^'^^^*'^^^^ Historia de Esj^n^^ pon^ 
espues denlos Aj^dife$ particulares de Mérida 'los dos^mo- 
aumentos mas antiguos qué ténemdsf itnmédiatos á la Histo- 
ria del Pacense , cotejados coo las ediciones y Manuscritos 
§U^ 'He*'6od]db receÉék^vpa^a que todos desfruten sin fa- 
f%í 4d^ i mf trié'Wa tsotftado algún* '4^¿b^ i bien emplea- 
do y ú^ otros resultare illNidad« . y 
*^p7A^« Bñf'^ita segúndíi edición se han -fMito en ¡fui* /l^- 
gíff^í Ws\>ícfiV(^S' diferentes \í4di€Íoneí^y Úorrecúiwes y N^ai 
que tenia hechas el Rmo. Florecen vürioshigaf'es de éste y 
^ií¥ds TomoSi' ^Aiirkísmc^ se\aéoierte coma \el >xAf^niCún jilhel^ 
dense seM'^tejisido (km el grdh Oodhe GaMlto Aiholden¡fi 
wl^^corial^* di ^ nsuHááaiguéíí^^Miíj^ 

mtsMs spirioÁ^- ' ' . • ■' \ f nit'sj 









»n 



• * • 

í' ** .1 oL ir ''.-vil .vi .íi»,[> .f;r 



4 t 



L '. 



* » 

• • • 

- • 

: • , • : ; I 

'' : i- . ' .1 ' il , í' yi •'' ; ' ' '" 



lí'J! ' t * 



índice 



• ^ . > 



í ) 



DE' LOS TRATADOS ' Y CAPÍTULOS 



' >' I .- 



< • 



C9{:^'L Nambiredeia Provio- . Fuente notable 4e la.í^usiuh| 
. (jiav $.u antigüedad., limitei,. nia* 5a. . 

y .Regí^e9.;l?ag; j. •. x Cap^llL De Joj ProjtoQotQnQ% 
^ueva> ateec^vacftoi) aoforoivi; ^ ' IslasN» y M9Atp&*539 n^ 
iL.yATi» deLltioftra^daAn-/^ >El.$apj». ^ M Qtipeo. 55..^ 

tooioo. II. ^ " Magno ^ y de| la Luna^^Sigy 

Calidades del terreno 1 y gen- El Barbafio. $9* 



tais de Lusitania en gene- 
ral. 13* 

Regiones de la Lusitania. 16. 

Turdetanos* 17. 

Cy netas 9 Cinesios^ y Cuneos. 

Celtas , Célticos , y Gletas. 

Lusitanos. 31. 
Turdulos. 3a. 
Vettones. 35. 



Islas de Lusitaaia. 59* Lando- 
brís. 59. Erythia. 60. 

Isla^en que estuvo Julio Ce- 
sar- 61. De la boca del Tajo. 
61. 

Montes de Lusitania. 62. 

Del Monte Herminio. 63. 

Cap. IV. División de la Pro- 
vincia por Conventos Juri* 
dicos , y numero de sus po- 
blaciones. 68« 



Cap. II. De los Rios de esta Cap. V. Sucesos mas notables 



Provincia. 40. 
Ana (hoy Guadiana.) 40. 
Rio Cali pos: hoy Sadao. 42. 
Tagus , Tajo, y Tejo. 4a. 
Mu liadas , Munda , hoy Mon^ 

dego. 44* 
Vacua , Vacca , y Vaco , hoy 

í^ayga. 45. 



de los Lusitanos antiguos^ 

Guerra de Viriato, y hostil^ 
dades del tiempo de los Sue- 
vos. 79, 

Cap. VI. De la Metrópoli de 
Lusitania después que se hi- 
zo Provincia. 84. 



Fundadoa de Méfida » y su 
territorio primitivo. 87. 

'Re^on, y sitió idiliVÜluaT de 
Mérida : Metr^pcAl avil, y 
Coloaia , coú los vestigios 
de algunas de sus fabricas 
mas ilustres. 9$. 

^Mérida civilizada, y aumen- 

- ¿^ 1 tada. So Conveoto , y Me- 
dallas. i04« 

•Capí. Vil. De algunas pobla^ 
clones* antiguas de la*cóihar- 
ca de 'Mérida. 107. 

' MetelUnum ( hoy Mfedeltín. ) 

107. '> - ' 'í" • ■ 
.£xcluyense los Santos nueva- 
mente atribuidos á Bfiede- 
Uin. no. 

& Eusebio , Filatiuo 9 y Com- 
paneros, iio. * 

S. Theodoro. na. 

Castra Calcilla ( hoy Cdcem.) 
114. " 

Exclujrense los Santos aplica- 
dos nuevamente á Cáceres* 

S. }onas. 1 16^ y S. Evasio. 11^. 

Castra Julia ( reducido á Tru^ 
gillo.) 119. 

Santos atribuidos é esta Ciu- 

. dad* loo, 

Morba C^sariada. laa ^ 

Cajx VIH. Antigüedad de la 
Cbristiandad en Mérida « y 
Catalogo de sus Prelados. 

Metrópoli Eclesiástica eu Mé* 
rida.^i48i^ 



Cap. IX. Estado dú Metida 
fin del Imperio de lo»^Go« 
dos. 226. ' ^ í í -^ 
Iglesias. 229. * * 

Cathedral. (2^9. ' 
Atrio de la Iglesia. 93 1« 
Basílica de San Juan Bautista. 

^33- 
* Iglesia de Santa Eulalia. 234^ 

Iglesias út San Ciprian , S. Lo- 
renzo, y las de otros Mar- 
- tyres ¿39. S. Lucrecia. 04})» 

San Fausto. 24o;'S. María. 241. 

Mei^a&te^vo de Gauliaaá. b4i. 

Otros MoOasteriós, en especial 

^ 'éVdel Abad Nunctó, 243. í 

Cap. X. Entrada de los Sarace- 
nos*; y estado de Mérida ^ 
htfstá que fué conqurtada por 
los ChristianOs 146. 

Mérida perseveró con Obis^- 

' pos ea el dominio de los Sa* 

rácenos. ^49. 

Algunos ' sucesos de 
hésiá stí^testauraüioii. 253.^ 

Caj^rXI^Pe lá Iglesia Emeri- 
féifte' éti^ quanto Metropo^ 

'• lltana ^ y sus Concilios. 
as8. 

De lój Concilios Emeritensest 

«59- 
Cap. XIH. de los Santos Eme- 
^ r^ tenses. ¿67. 
S. Eulalia V. y M. 267. 
Actas , Chronologiá , y culto 

de la Santa. 276. 
Del sitio de las Reliquias de 

la Santa. a8s« 



) DefUi Pátf ia de Saritff EuUlia . - 



' ' ^ST"' - ** 



Santa Julia V. í/l. 3P0. . 
De otras personas que se ttltt- 
clonan en Uf actas de Santa 
EulaUa. 302. 
.fi»A Saturninoif r.ó Saturninaf 
Mart jrr.- 303. ^ l 

Qe 1<M MáYifj^ SeptímkH); 

Saturnino vAjOMsio t OrasiO) 
. ' y Luciano. 304. . 
.De S. Víctor; Stercaírio, y An- 
.^j •íinogeao.^QS^. . ; ;» 
DqS. Fi4es , y) Sah«Mi,j3P7. . \ 
.Santa Lucrecia. 307. ,' ; , ■ 
De S.'Herníiógeaes^ Donat^v y 

Cqjnpaperos. 308. : . ; . 
S. Servando , y Ger^man. 308. 
'^\^i9i,^^ culto,! y sltiQrtdel 

martyrio. 313. .i 

JCIap* ultimo. De algunos Varo* 
..i nes ilustres Emeriteas^Sr^ 1 8. 
Deciano. 318, •*. . 

Juan, Presby tero- ;3ar. 
Redena^pto > DiacAn#» %%t^ ; 
.£1 Santo Abad NuoqtQL.sq^*; > 
£1 Santo niño Augii^to^3a3. 
Paulo Diácono, J^critor, y su 

Escrito. 326. 
Ediciones de la P^fiade Vt^vXo 

Diácono. 331. . .1 

Opuse u lu m : de Vita^ & mi-^ 

raculis Patrum Emetiten* 

sium ¿ Paul^o piacpQO edit 



aoíureja 



• ^ 



tu í 



» 1 — 



.'., 



, !, 






^ »^ • 



• i>4' 



: APÉNDICES. • 

'>L TablMde 

Lu^itania.: 387. 
< II. Aui»eUi Paudentlj.Hyqinus 
. . IIK.Pmsío Eulalias Beuissi- 

mxManyris. 3p2.i 
. A«cai9^ del nujcyria deSaMa 

.:,jv£«il9Uav «basca jboy ooipu* 
blícadas. 398, :,s 

« SiinctiGregotii TurooetasiSf De 

• . V Santai Eulalia. 407; -> 

Privilegio A ;deli i gfati .Ma«tre 

(. . del Ordfo de Santid^ , eq 

que supone el cuerpo de 

* StQtaJBtHalta fen^M^ridaSa 

. er siglo XIV. 408, 

IIL Orationesex Missali 6<Mhi* 

-íti<59 ip iwti? Saacjtorum Maí- 

tyriím Serv;M4í.'& Gcuma- 

ni. 410. .;. • . .' : .r^ 

Vite it Pasfiio Sattctorunr Seí^ 
vandi & Gérmani, ex: vete«^ 
. Hbus Ecclestarum Ui8$»afliie 
,í.'Bc«v)ajriiaü4ííinv.: ; - ?. 

IV. Epístola Tarrc Moaachi 
.r^ ladtRMdrjEKluníRegeni. 414. 

V. Spístóra iludovici Pii Augí 
ad Emeritanos Hispanix ab 

- .F/ini)ard0 ^ cMias ' ÉpistolÜ 
inserta est, compQ$ita; 4i5. 

VI. El CbcQnioOoi Atbeldeosifc 
rt (llamada tambíenf ''JhnHiá)» 
. nense.) 417. :. ^ 
yif. Chüoaicon del Obispos de 

Salamanca Sebastian, publi* 
cado s9;fiomt)^re del Rey.lX 
Alfonso 111.466, ^A 



• • < • « 



TRATADO XLI. 

DE LA LÜSITANIA, 

C A P I T ü L o I. 

NOMBRE DE LA PROVINCIA, 

su antigüedad, límites y Regiones. 

ipnes que el Sol ilustra con su luz toda la Pro- 

íncia de' la Bética , pasa ihmediataineate á 

erramar sus rayos sobre la Lusitaniá , como. 

rovincia con6oante con aquella por Poniente 

la mas occidental de todo el continente de la 

uropa. A este modo siguiendo el giro de aquella 

■ . de los Cielos, pasamos también á recorrer la 

i-usiiania después de concluir el estado antiguo dé )a Bética. 

por quanto nos va guiando el método geográfico de Oriente": 

Mediodía y Occidente, según lo proyectado desde que em-" 

pezamos á exponer el orden de la Obra. 

I LUSITANIÁ es voz de to.Varron mencionado por Pli-' 

tan remota antigüedad, que nio (O deduce la etimología, 

no permite asegurar su origen, de Luso, 6 Lysa, hijo, 6 com!. 

aun después de largas investí- pañero de Bacco : lo que otros 

«aciones hechas sobre el asun- desaprueban eo qualquieía" 

(i) Ltb, 3. cap, u 

Tom, XUI. ' A 



*** " > ■ I ■ *■ I 



2 :-; . .. Empana Sagrada. Trat. 4 1 . G7p. i . 
sentido que se tome: pues si en gunó de la comitiva de Bacco 



Luso se denota voz latina de 
juego , 6 dé lusio*^ es claro no 
poderse admitir iaqiiella ety- 
moloi^ía , á causa de no estar 
introducida tal voz en la edad 
remotísima de Bacco. Si se 



aplica á persona del^conuttv^ r 
de Dionisio, no solo se reputa- 
rá fábula lo. tfno^y lo ptro? sino flesi recur^fió á» otro,oxígea,. 
qufhabíeiiHo caminado BaccQ que si no/es más seguróla lo 



diese nombre á una* Región^ 
donde entre tantas no mención 
na la fábula cosa particular 
para que aquí, mas que en 
otra Provincia, quedase im- 
puesto el nombre á la Región. 
; a Samuel Bochart , como 
estudioso en lenguas Orienta- 



y Luso por diversas Provin- 
cias, no se puede hallar moti- 
vo de que en ésta mas que en 
ot;ra perpetuase su uoipbre: y 
]K>r tanto queda desautorizada 
aquel recurso en qualquiera 
acepción, en que se contrahi- 
ga á. la fábula d^ Bacco, escri- 
Kieñdo tusó, Ly só., ó Ly s¿a: y 
st el príged fuera m<is seguro,, 
¿o ' debiera eníbarázárnó^ el 
USO de escribir Lusitania, y no 
Lysitania, por los exeuiplares 
que hay de confundir las dos 
letras: pties ¿ín salir del argu- 
mento,, se tiáíla LYSlTAÍslA para mezclar coala f 
en una fní^VípCíon de EÍbprhv; Bácco' el nombre de'lá 
publicada ^ í)or' Resende, pii, 
Estrabon y en Dion : pero 
Ptolomeo ^ Estephanq, los l^a- 
tinos, y la itaayor copia'^délnsr' 
cripciones ponen, LysrTA- 
NIA. Prescindiendo pues del 
niodo de escribir la. dicción, 
se hace pó¿o creíble que nin- 



menos se aparta de lá fábula." 
Dice pue» (i) que Luz en He* 
breó y Syro significa la -¿í/- 
jmen^ra : .y que como los Feni- 
t:ios solían poner nombres i loi 
lugares segua el fruto de que 
mas abundaban; viendo en es- 
ta Provincia mucha almendra, 
s6 fue irftToducíendo por el 
nombre dfe Luzqíi aquel fruto^ 
el de Lusitania en la Región: 
pues aun hoy (dice) son cele- 
bradas en' la Europa las Al- 
mendras de Portugal. Y afíade, 
que hubo algún fundamento^ 
^ * -- -•^- fábula de 

Provin- 
cia, porque la almiendf a es pre- 
seívativa de la- embriaguez^i 
según los textos que allí cita: 
jrl nríí mé^bástá añadir lo (]fue 
Airhfetieo' refiere (2) de un mé-' 
dlco, quetn tiempo de Druso,' 
hijo de Tiberio, vencia á to- 
dos en beber, por quanto antes 



(i ) En el libro i . de lafieografia Sacra, cap. 3 j • (a) Lib. 2 . cap. 1 1 .- 



D* la LusitanVa y sus Región^., 3 

tóraabffcí neo ó adíi Almendras Estrahoo (j), que dice: LU- 



amargas. : * ' 

-13 l£n' cosa tan reraotaiest 
dKlcH hallar razxxi qne áquie-! 
tev po¡r:cau«a.de no veatr des- 
de lo antlgao descubierta , ó 
perpetuada la fityraología; ¥• 
ai^Varrpai» que j vi violan tes ákl 
nacimienod^de Cf islx^ eñ tiem-- 
pade Pomp^yos'noralcáazó'elt 
origen de- la voz, 'difícil será: 
que "se averigfie hoy. Marcia-<- 
no Cápela reconote en^.estai 
Provincia un ria del jni^md 
nombren HatcqmqwlcÉgdomic^ 
nis éuvftuvio pfrmeafurív^^ úi 
esto fuera así , había urt buen 
principio para el fin de que se* 
habla: puesal modo que la Bé- 
lica recibió el nom^biepot el 
rio Betls;. pudtérañios dbcirv 
que le tomó la Lusitaniá de 
otro rio synónimo* ¿Pero dón- 
de está el tío Luso, & Lüsiot 
2<^ué escritor antiguo le men- 
ciona?' Yo no TDié acuerdo hai- 
berle oído; m leído; pero' re-^ 
celo qne es el rio Tajo rho so* 
lo por ser éste el mayor, y> 
único que de Oriente áPonien* 
tela atraviesa;;Co?tándol^ ca^s 
si- por mfcdio , como el Betb 
á su Provincia- ;isino ]aiotl)Qq 
este rio- nace len la* Región de 
los que antiguamente se lia-* 
iparon Lusones^ Conista así ed 



&0 NE^ q¥Pque . Orientales 
swit ,i&'ipsia4fofftes TAGL 
p&tingentes^ Apiano mencio- 
na también á» los Lusanes^ 
como cercanos al Ebro: lo 
que en buen sewidase j^í^de, 
verifiiftabv. constando por £;?r- 

t-raboh'(^)w qwe el TaJ9 ^^^r 
erizos GeltíbeüQSi y éstos cpft?*i 
finaban con el Ebro. • , )tr'> 
: 4 Naciendo puQS.-en los^ 
LusQne»\eh Tíyo , -es.muy v^n 
K»imilv;qite ©Ij nombre (;dei 
aqiíellia: géiit0?:(frQVÍnje?e í^del> 
rio -en ^cuyas fiaentes habitar, 
ban ;í á>que iTiiraud<> al de Jos; 
Lusones^ llamasen J[4MS0 zVxio 
que ailíioaciav Lo[i cigr-^^sj^í 
^aé Marciano supt>n&X»o^ asi 
llamado I y -minque otr-os Au-. 
tores no le mencionahsi pudo; 
ser por tener diversos .nom<* 
bres entre diversas gentes ^ /> 
diferentes .tiempos:; d9 aa^teyi 
que uno sea vulgar de los PdyH> 
sanosenedad mtty remdta ^i^en 
que diese nombre á Lusitaniar 
donde desagua, y por donde: 
v^ masoaudaiaso:jy atroifqer. 
se puestó^r gentes extraage^r 
ras, vi gfé los Fenicias venfcu^» 
ya lengua (coiBOúesdrihe/Bo** 
chart) (^)« Dút^ significa :ttl 
pex ,' y Dagl \ abundante: die 
pesca* Siendo» puisf ñteiU laipeci 



.^4 ".»>«•. . '• V í\,^ií .V 



": Vi CV .V 



X 



í 



.<.■>!. r -, í ^ 1 > 



(i) Pag. 126. (3) ?ag.ii2. (S^:Mnsu<:hammkylib..\,.^ap^.^i 

A2 



4 España Sagrada. Trat. 41. Cap. *!• 

niiuacion de Dagus en Tagus^ ña Ulterior^ en que conveoia 



es muy verosímil.» que esté * 
nombre proviniese <tf€ los Fe-, 
nicíos : porque Estraboñ le 
aplaude noAt/'í%&v$ esto es , de 
fnuchos peces (i); y Marcial 
le llama piscoso (a); y con- 
viniendo el significado á una 
Voz Fenicia, es rasonable seví 
Bdlar aquel origen: diciendo; 
que el nombre de Tajo fué- 
Áñ^ué^to por los que hablaban 
Fenicio: y el de Luso seria! 
el primitivo de los patricios 
¿e donde se iptífCul^ron JLu^ 
sitónos los qutt viven jun- 
to á él quando va mas cauda- 
loso, y entra enel man Pero 
ttt algtinó no se aqui^th. con 
ÜBrs' derivaciones referidas, de- 
ja^emoe fel nombre de Lusita- 
nía cubierto con la misma 
cortina con que tan dilatado. 
C(ümulo de siglos ocultarou de 
fiUestro conocimiento su prin« 
cipiá 

5 No sucede así en lo que 
mira al tiempo en que empe- 
zó á ser Provincia particular 
separada de todas las demás: 
pu^ acerca de esto.hay don 
enmentos , en virtud de los 
quales sabemos, que en los úl-^ 
timos tiempos de la República 
Romana se maptenia la Lusi- 



4') 



con I la Bética , y por consi*!) 
guiante no componía la L^i* 
te^a Provincia particular , ni 
e^to se verificó hasta>el Impe-" 
rió de Augusto , en el qual lá 
España , que hasta entonces 
solo se dividía en dos porcio- 
nes (Citerior, y Ulterior) se 
repartió en tres, quedando 
como una la Citerior (baxo 
cuyo nombre entendían quan- 
to -no era Lusitania , ni Bé- 
tica)^ y formando dos Provin- 
cias la Ulterior, esto es, una. 
la Bética, y otra la Lusitania. 
6 Empezó aquella parti- 
ción en el Consulado séptimo 
de Augusto, año de 727. de la 
fundación de Romav y 27 an«4 
tes de Cristo, en el dia 131 
de Eneró, según -queda pro<<-> 
bado en el Tomo i. ^3) Desde» 
aquel año. empezó Lusitania 4 
contarse como Provincia par^ 
licular eu legítiffK> sentido de 
Provincia ^ ^^10^%^ que no so«4 
lo se distinguiese de lo qjüe.na 
era Lusixania ^ como se dife- 
rencia una Región de otra: si- 
no cofúo un. agregado de Aes 
gíones^ ó Gentes V cuyo cuer- 
po tiene límcites prefíxados por 
autoridad suprema , xon Gefe 
ó Prefecto particular^ que gon 
bierne. aquellos miembros, y. 



tañía como parfede^la Espa^r 

Pag. I $3. (d) Lib. X. Epigr. 78* Piscosi cálamo 



notafa. 



. ^« •♦' 



'>-^. 



*-' . 



De ía LusHanla y sus 'Regiones. $ 

DO Otros , como Cabeza de la xo tal cosa, sino que la Bélica 



ComuBidad. Así la sucedió á 
Lusitania (como á otras Pror 
viDcias) desde entonces: pues 
habiendo reservado Augusto 
para sí las dos Provincias de 
Lusitania , y de Tarragona, 
enviaba á las dos sus Gober* 
tiadores, uno Consular, y otro 
Pretorio. £1 consular presidia 
en la Tarraconense : el otro 
era Pretor de la Lusitania, 
como refiere Est rabón (i) ; y 
por las Medallas vemos con- 
armado lo que añade , de que 
$e intitulaban Legados \ pues. 
Publio C^risio expresa el mis* 
ino título en la$ Medallas que 
batió la Ciudad de Mérida. 
La otra Provincia de la Béti- 
ca perteaecia al Senado , que 
enviaba allá; al Pretor , como 
expresa el Geógrafo. 

7 De aquí se infiere ha- 
berse equivocado Estephano^ 
quando sobre la palabra Lu^ 
9itama dice, que era parte de 
la fiética : pues ni en su tiem- 
po, ni en el de Marciano He- 
racleota (á quien cita), ni mu« 
cho antes , fué Lusitania par- 
te de la Bélica^, ni en rigor 
lo fué james ; ni Marciano din 



era el término en que acababa 
I9. Lusitania por el Medio- 
dia (2). Y si la Lusitania era 
confinante por el Mediodía 
con la Bética , consta que nin- 
guna era parte de la otra, sino 
Provincias diversas confinan^ 
tes, en cuya conformidad tra« 
tan de ellas los demás Geór 
grafos* 

8 Ya estamos en lo que 
mira á límites. En lo aatigua 
todos saben , que ik) habla, en 
la España mas que las dos 
Provincias de Citerior y í//-^ 
teriorn La Lusitania era sin dur 
da parte de la Ulterior^ pues, 
á ésta correspondía también; 
la G^icia, como sitas de la{ 
parte de acá del Ebro^ que^ 
para los Romanos fué en \^ 
antiguo el límite forzoso de; 
las dos Españas : y por tanto^ 
las acciones de Bruto el Ga- 
laico , se expresan , ó aplican. 
4, ja Ulterior , como verpoj^j 
árcira de \os Historiadores, en^ 
la Tabla de los Triunfos : pues] 
en el de Bruto , de CallaiceiSy^^ 
$e añade ex Hispania Ulteria-^^ 
re , como se ve en los Fastps- 
de mi Panvinio (3). -[^ 



(i) Pag*í66, (2) Hispania Lusitanica terminatur a Seftentrtone jjui^\ 
iem Tarraconensi Hispania juxt a O^cideñtalem fartem Darii fluvii: áh Orieii^ 
tr vero eddem Tarraconensi : ah Occidente veré occiduo Océano : á meridié ieri* 
Bettica prttdicta , nostroque mari. (3) Lib^ $. sobre el aÜQ de DCXU* de 
^^ma, ixi antu de Cristi^ .. > . \ ' .i ' v^ 



l / 



6 España Sangrada. 

9 En aquel tiempo no era 
por sí Provincia la Lusitania: 
pero tuvo diversas actcepfci6-i 
üFCsen su extensión : pues unas 
Teces se alarga la voz de Lu^ 
sítanos muy fuera tle su Re- 
gión: otras «e acorta menos dq 
lo que tuvo después de ser Pro* 
Tlhiíia particiilar^ sígün todiJ 
consta por Estrabon^ que en 
las pág, 152 y 167 dice, que. 
toJo lo Septentrional soWe el 
Duero, fué Lusitania (lo que 
es alargarla fuera de los lími- 
fes ^o solo de Región, sino de 
Provincia, porque en ambos 
sentidos fué su límite el Due- 
ro, y solo se verificó aquella 
extensión en quanto parte de 
te Provincia Ulterior, que pa- 
gaba desde et Duero al Septen- 
trión \ incluyendo á Galicia ). 
En la primera cita dice, que 
desde. él Tajo arriba corria la 
Lusitariia: y esto fué mirarla 
tfomo Región , acortándola de 
tíJdtí lo que hecha Provincia; 
dbraió desde el Tajo al mé^^ 
diodia. Fué también habla't 
en estilo antiguo: pues el mis- 
rtró Estrabon afirma en la cita 
tfrtiTrtá: O/ím^ Lúsitdttía, numf^ 
Callaica dmiu¥ ^ porque' en 
sus dias no era de Lusitania 
í^/GgUpia : en<:uya conformi- 
dad mencionados los Galle- 

(i) Pag. 166. (a) Al fin 4e la 



TYat. 41. Cap! i. 

gos en la págin* r $2. añades 
Sejcus quam nnnc quídam etiam 
& hos Lusitanos appellant : • y 
es que escribió en el Imperitf 
de Tiberio, quando ya Augu>si 
to habla alargado la Lusitania 
desde el Tajo al rio= Ana , ^ 
acortado la Ulterior, ufándo- 
la' en el Duero, de ^üerte^ que 
lo boreal de este rio tocaba at 
Pretor de la Citerior Tarraco^J 
nense, como afirma el Geó-J 
gráfo (i); y por tanto en su 
edad no eran Lusitanos los( 
Gallegos. De aqui resulta, qué 
el nombre de Lusitania^ívino^ 
quedarse casi con la -misma 
extensión que en lo antiguo: 
pues si antes se alargaba has^ 
ta el Mar Septentrional, y esto 
se acortó al Duero; deápues se 
la añadió desde el Tajo al At* 
lántico, y boca de Guadiana^ 
que viene á ser tanta exten- 
sión por Mediodía, como lo 
acortado por el Norte. 

10 Eran pues límites de 
Ltisitania, en quanto provin- 
cia particular, los siguientes. 
Por el Norte acababa en el rio 
Duero, empezando desde el 
tíonfin de la Béticá^ tomo afir- 
nia Eistraban (a)*: Attingit 
Bceticam , & porrigitur usque 
ad Durium amnem & ejus 
ostia : sic enirñ nunc proprii 

r 1 ... » 

s^rj ... j • • . • 

pag* i6o« í'"- -* ' \ . ' i ' 



T>e la Lusitania 

illam re¿ionem nominantv ihi" 
que est augusta Emérita^ Así 
¿ixo también Plmio, que Lu- 
sitania empezaba desde el. 
Duero (i): lo que se entiende 
tomando el principio por el 
confia de Galicia : pues cotno 
expresa ea el fin del capitule 
precedente, dividía el Duero» 
á los Gallegos de losLusita- 
noSé La mkmo consta por Pto* 
lomeo^ por Marciano Hera- 
cleota ya citado, y por otros^ 
que por ser punto constante^ 
no laecesítamos alegarlos- 

II La línea occMerital ba- 
xaba desde la boca del Duero- 
por la costa del Océano hasta 
el Sacra PrQfQoniorio.r y des-: 
de. allf empezaba- la Meridio- 
nal,, prosiguiendo por la costa^ 
hasta el rio Guadiana , por el 
qual subia la misma línea has^ 
ta dar en el punto de la Tar- 
raconense' en. que: acababa la 
Lusitania. «£n esta conformi- 
dad dice Estrabon ,& en Jas^* 
palabras dadas , que la Lusi- 
tania tocaba con la Bática: lo 
qoe solo.se verifica, pox :las^ 
márgenes de Guadiana «. 'que 
una. era de la Bética , otra de 
la Lusitania: AttingitBoett^ 
cam. Este confin llegaba des- 
de la boca del rio hasta mas 
arjífaa de Mérida sobre* Mede- 



y sus Regiones. jr, 

Ilin: y tirando desde este pun- 
to de Guadiana un^J^nea casi, 
recta hasta el rio Duero, se* 
cerraba el quadro de ía Pro-- 
vincia y sirviéndola de término 
oriental esta última línea^ 

1 2 Pero ea este confin , 6 ; 
límite orieatal , hay, alguna:, 
dificultad ,, por no estribar, > 
como los otros ,. en el curso 
conocido de los rios , sino en 
pueblos que nunca tienen tan 
claro distintivo , como quan- 
do la naturaleza inti^rpQne 
Uftontes «: nía res,, ó rios. Mar- 
ciano Heracleota cometió som- 
bre esto un gran yerro: pues 
alargó la longitud de Lusita- 
nia desde la costa Occidental 
hasta las. fueates del Duero: 
cosa de notable inadverten-- 
cia , originada de haber visto 
en Ptolomi^o mencionadas y 
marcadas las fuentes de aq^el- 
rio al tiempo de hablar de Lu-» * 
sitania i pero no fué ppr He* * 
gai' ba«ta ajlí la longjkud, ,4^ 
línea oriental de la Provincia, 
porque expresamente señaló 
el téraoino de Lusitania en el ; 
grado 9.,ioi de longitud^ y/ 
las fuentes 4el Duero. ea, el 
12. aoi loquees habei* corrí- 
do el rio» tres grados y\. 10. 
minutos de longitud antes, de 
eatíar qn^ Lusitania» , V. 



• • r 



(x) A Durio Lusitama incij>U, Hh. 4. caf. ^j^ 



9 España Sagrada. 

13 La duda de la línea 
órieatal de la Provincia se jori- 
ginó por los pueblos l^etto^ 
neSy aplicados ya á la Tarra- 
conense, ya á la Lusitania. 
Pero creo que aquí hablaron 
los Geógrafos en diversos 
sentidos, esto es, consideran- 
do á los Lusitanos como gen- 
tés particulares en razón de 
tal Región, ó mirando á la Lu- 
sitania como Provincia. En el 
primer concepto de Región^ 
tío eran los Lusitanos Vetto- 
ffes: y consignientemente que- 
daban éstos fuera de los lími- 
tes de aquellos. En el segundo 
sentido de Provincia abrazaba 
la Lusitanía á los Vettones, sin 
embargo de ser gentes diver- 
sas con límites separados, co- 
mo/sucedió en otras, v. g, en 
los Celtíberos, y en los Ore- 
taños: que aunque eran Re- 
glones diferentes con diversos 
distritos:; con todo eso con- 
vinieron en razón de una mis- 
ma Provincia, quedando siem- 
pre incluidos^ debaxo de unos 
mismos términos d« Provincia, 
quando se introduxeron tres 
Provincias, y también quan- 
db llegaron i ser cinco. En 
todos estos tiempos cayeron 
los CeHíberos , y los Oreta- 
nos, dentrto de una Provia- 



Trat. 41. Cap. i. 
cia; siendo así, que los Ore« 
taños no eraii Celtíberos, sino 
gentes de diversa Región, coa 
diferentes límites. A este mo« 
do decimos , que en rigor de 
Regiones, no eran los Lusi- 
tanos Vettones: pero consi- 
derados según el concepto de 
Provincia , desde que Augusto 
la introduxo, quedaron los Vet- 
tones dentro de la Lusitania. 
14 En prueba de esto ve- 
mos , que Ptolomeo pone den- 
tro de Lusitania á los Vetto- 
nes, empezando desde el Due- 
ro, por el Oriente de Sentica 
(donde pone el punto del rio 
en quanto fin oriental de Lusi* 
tania, gr. 9. i^. 4T. $0.) y ba- 
jando por el Oriente de Sala- 
manca,, y Avila, hasta Gua- 
diana por el punto mas arriba 
de'Mérida. Los pueblos que 
vivían junto al Tajo en el dis- 
trito que cae baxo la citada 
línea, estoes, junto al curso 
del río desde la Puente del Ar^ 
zohispo hasta Alcántara , soa 
los Vettones que. PUnio refie- 
re en la Lusitania , quando ha- 
blando de ella (1) dice: C7/Í- : 
CA TAGUM VETTONES. 
Los de Guadiana junto i Mé- 
rida eran también Vettones , y 
parte de la Lusitania conside- 
rada como Provincia: puea 



(t) £1» a Mi. 4* cajf. «^ 



\ 



De ta LasitanU , 

habiendo dicho Prudencio eti 
el Hymoo de Santa Eulalia^ 

2ue Mérída era de la Vettonia: 
^lara Colonia f^ettonia^ ex* 
presa en el Hymnó de los diez 
y ocho Martyres de Zarago- 
za ^ que Mérida era Capital 
de los Pueblos Lusitanos: Lu- 
sitanorum caput oppidorum. 
Lo primero se veriñca consi* 
derando aquel terreno ea 
quanto proprio de Región t 1q 
segundo en quanto parte de 
Provincia: y por esto Julio 
Frontino, mencionando i Sa* 
lamanca, (i) la pone en Lusi- 
tania. ^ger est mensura com^ 
frehensus^ cujus modus univer-^ 
sus Civitati est assignatus^ 
sicut in Lusitanla Salmanti^ 
tensibus^ aut in Hispania CSF- 
feriare PalantUHs.^ Por esto 
también hablando Ést rabón de 
Lusitania en la extensión cor* / 
respondiente al Legado Preto^ 
fio que la gobernaba, desde el 
eonfin de la Bética hasta el 
Duero ; reduce i este lecüito- 
rio á Méridá , como se ^ ve en 
las palabras dadas num. lo* 
porque la Lusitania en quanto 
Provincia abrazaba i la Ve- 
ttonia, aunque los Vettones no 
liiesea Lusitanos ^ coñsideraa- 



y 5t$s "Regiones. ^ 9 

do á cada uno ségtin ^ 'Ren- 
glón particular. 

15 .En este sentido de Re- 
gión los distinguió el Cesar 
quando (2) dixoi Petreius ex 
Lusitania per Vettones &c. y 
acaso Pliiiio habló en e&te mis* 
mo sentido de la Vettonia co* 
mo Región , quando mencionó 
á los Vettones (3) nombrándo- 
los entre otros de la Tarraco* 
netíss , pues espresameote ha- 
bla alli de Regiones, nombran* 
do á los Oretanos, Carpetanos, 
Vaceos &c* y con ellos i los 
Vettones, pues realmente com« 
pOftianpariicular Región. Aña» 
do^,!q\)e el nombrarlos alli no 
fué porque la Vettonia tocase 
á la Tarraconense, stao con el 
preciso motivo de referir las 
Regiones confinantes con los 
Carpetanote pues diceryfi/Tn- 
^nt» Carpetani^ Juxta eos Vac^ 
cai , Vettones ^c lo qual es 
cierto : porque los Vettones 
confinaban con losCa pétanos 
del Tajo, alcanzando unos y 
otros las margenes deraqti^ 
rio, como expresó arriba: Cir- 
ca Tagum Vettones^ siendo los 
€arpetanosopientalesálos Ve* 
ttones. La razón de que Plinip 
hizo alli aquella meadon para 



Ji Bm el trataio De egrenm fésIiseSi. (a) Hé BtlhCh^ u 
[s^ En ti lit. |. C0p. s* 



1 o España ISa^Ma^ l^éfti 4 1*- Gdp^ X 

decían rías RegiojneKSicpoQpaib crip^ioo íde 1& tierfa IfecKtfdé 



tes con la Carpetafnií, y^flopor* 
que los Vellones fuesen pue- 
blos ^plicadojSf ¿ la Tarracoo^ 
^aente^^ cdnsta poif^ no referir 
^Ili lasiGiuda^stde Íj03 VeitCh 
ii0si,'sino quándo tratd' de Lu«- 
•siíania^ como coa vence, el he- 
cho. Luego los Vellones eran 
parte déla P];oviacia4;CQnside- 
'raai'a^oohlo talla Lusttania^.]!^ 
^r t^nto seiiaUacán ei\ Plinio 
<i) puestas dentro de esta Pro- 
vincia las Ciudades V que Pto* 
•lomeo prepone eo l0s,Vetto- 
iies^ .Lancia^ Capar a«,Aiiga$.t<y- 
briga \ Qceilum. Pero |iPi:^ai| 
una* oifsnia gente, óiRjSgiotí 
que la Lusitaniavy as| quaitdd 
en el Tomo L cap. ii. nuiíí» 
xii. digimos conrReaenedevqu^ 
loi Vetienesrdfiiácía el J>(ii!ef0» 
y ^oVmes j' ino erpa^de I^s¡t£»> 
l]»a^;^sevemienda'«Q quinto iRe;^ 
gíoii: ;pe4íojeíüx]uaaio.Pr9VkiT 
cia llegaba : Lufitaqia: (hasta 
alli^ De los^Lasitanoa^g^i V&Ma> 
ipes en tpacikni^i^usp tti&iará 

'*6 • isaatf Vosio (a)»,dlciBi, 
que los EnRperadx)rés alteraron 
-poV '' ^u* ^^ttrió^ «6t09 lüqiléáb 
tpuéá 64) i^ieinpo^de iEbeodosiü 
iÉe^.c{t^iegfb8ni á.^^Jilisiumiá 
Asturias , y Galicia, según 
prucb^pl».»»Ji.íí>íe?d^ n?s: 



(i) Líb. 4. cel^ 23. (3) Sohre Milalib, i.cap. 6. (3) .X&r4.it^las. 



orden de Xheodi)sio , las qua** 
les propone Vosio de éste mo- 
do : Hispaniá ¿usitania cuik 
^yturica & Galkecia finifuf 
oh Oriente. .Nríca : Cantakrum^ 
quie est 4d mare Oceatatm in 
dicta, Regtone : ab OccUsu At^ 
¡antico : á Septentrione Oceá^ 
na; jf. Mérídie^ fiumine. Andk. 
Pfitet in iongituMneni » miltim 
paiswnCeCCLXXX.in lati^ 
tudinem. CCCCL. Yo no puedo 
persuadirme á tal xosa : por^ 
que desde Constantino Magnd 
se bi£o la .Galicia üro.vánciadii 
«er» de JL«2süaiiia, «ttetenioM 
doseidiversa eneí Imperio d^ 
Valen tioíano*^ Comb cenata 
por Sexto. Rufo, y ^ inaa A^ 
tifracfoo desde entonpes' hsstk 
Aroadt<H qüis^eitihabér pasad» 
die'PifasidiSIcá Gdfísularvdomo 
djgimoS'en d Tonuli <>io pue- 
de ptíes ádmiiS^se^qué en tiem» 
tK>jde Theodosiod^ase.la Q» 
Hcki ^ei sti Pird viricia. d iveitsa 
dfi iLtiataniá \ paetni :1o pdrl- 
mits^lo: alegada eá contra , iñ 
Joi prueban iJu^ palabras cita^ 
das: ep lasiqualés parece mirar 
fiM i I lis4ie' M; Agripa ^ qiíé 
au6 ideóla* miima reMprñioni 
'Lmitímiúm tCúm t: Histeria & 
Gall¿ecia^ según refiere Plinio, 



w 



^ 



»tf^ ni tíl5ftattié¡ y ' Súf Regiones, \ 1 1 

Asturias y Galicia, no fué pa- de los Suevos, y ^^}^,^^' 
tftdenbtaf «íria'précísal»r6vinl' • do RecésvmtJ»» ^ ieicaao'.jía 
cia(puesauQ en tiempo de- cneí ítoihbIV.(0 adonde nos 

Agripa íKJ!sé'red'u<íi& ía E$pa-J remitimoi. ' ' '■' " " . ^ 
ña Ulterior á las eeñtes cita* '. -^'---^ ' ' • ' ' ^ 



das, debiéndose añadir la Tuf- . Nuévk^ ohseMcidH' aphré 8» 
détanÍar*ira-corriptótarfcaPro¿ f vérh%e$^lt^éfm1»'di ^ 
vincia ÜHeriaryJEt-'JBhtkrlii» i "> ^-' '^i^icnkío^ ' - 'A g 



fué porque añadiendo á la Lu- 
fcftaniáilíi <jalitiá, siet6ra^le4 
taba el espacio ocfciáStitál dé 
España hastáél N<k tte; eor ctí* 



i8 Con motivo de los lí- 
mites dé- lá Lüíítania oourré 
Dhá grávfe dificultad en elIiiA 
fiérérib ^ttó > Atittftl'WííJv ddttdS 




vista doláis medidass^ñarádaísi 
técélb " que habían -^ en= estitó 
antigltói''eb que Vá^^nüíikñM. 
He-cóM^i dc»de^¥aj6=hts*ti 
el nÁit'Óéirínbübé í ^Aiíesttsf ^el 
texto alegado, como ^'''di 
Agripa, TOf mían tínádro, áeíia- 
fáhdo casi lá^mismátókitUd'cjüé 
longftüdír loÑjüeitífo Ve ^rí^ 
«a érf estHk nii}k^^ó¡,'iú^Md 
fel^MItairfano b^bifídéíTa- 
í&ÍPárecé^ Rufe; Vjúé 'iliguifetoa 
faís medidas antiguaiV^ypót 
eso añadieron !a mención de 
Guliéiá' : '^ór¿iüé 'si ^LiísítaMá 
fe'^:'áiidéi dómVy^'eStabá klesd'é 
Augusto í ató i'^áSa^'^ál Atlaá* 
tiéo, sfalen erradas las medídáii 
de ambos. 



, .. . » r • • 



« 

17 Acerca dé la altéi^cióVi 
dé üdiités que hubb éA tiénáód 

; . i'f..i -.::♦ ^)'^ oh 



1 > 



(i) í^ágMiH, 



.y, 



aton,'^redó 'd^@ íS<»»áó<iersfc 
termino de Lusitaíüh (i^í^afíq»* 
m C@B^é*f <íatnfSo?Í' Ib nfthos 

}HUb!^<Í^VÍe'«é 84<^^'l^''á^ 
•re4<^¿&>fféfibi«'€ln Ibsf tíH'híe^k 

>>i-fl»¿al$' del ^Utf^al'gi'dt Mé». 

^ida f -ptirq\fé;ii dé^deestá Cf^ 

dad' M^a 1 tíég|o: á' m Bétié A 

*í 1á T-k>dii<ítóaé#seí -ñoiiés pt>L 

Sft^' Vétrfídár'él'tittfto^'ae s» 

^tí^' vlagé'>r ik. ■ñüsitankl'. 

y' -hallanyose esta^ éxprestbrt 

éoSam^taéú tod'áklaáédíctb'. 

nes <!B''ítihéTarIb<-'pai»étf&ííHA 
dilf^'i&l^lé'átí^gál^ rií dc ikmtík 
íltñivéfhé U Lusháiim p^ lo 
^é juz^amós'Béticaf jrTarfái- 
bonénsé : pue's los^ lugares slTi 
doiiíbrádb^ sbii'deí estias-Prtít 
S^iñSIa». 'fil'feít^éVkrk^ es' él «^ 
«íÍeite"<íi«b."Mjl.) '•*•'! . "^ 



\ 



12 



'I ! 



España Sagrú4(hTf<it. 41. Op. r. 



« I 



PER LVSITANIAM AB EMÉRITA CAESARAVGVSTAMt 

. . M^ P; CCCCLVIIL sic. 



I Contonsolia. M. P. XII 
á Mirobriga M. P. XXXVI 
ü3 Stsapoae M. P.> Xm 

4 Carctiviu^ M. P. XX 

5 Ad Turres M. P. XXVI 
f 

Aqui no puede verjBcarse ca- 
mino por Liisiunia, si los pri- 
mearos lugaire^ no eran ^e, estj| 
ProyincÍBc y como e^tos cor.-^ 
respoadeo 41a vanda A^eridio^ 
cal de Guadiana ; parisce que 
LusitaqiA se alargaba mas allá 

d« ríiquej .?}«)► ,M. i ^ ^ i ..:. . 
.í),í9,w5ste esnwi í^I»rQ] flp 
ob.serva,4o en Iqs Á^toref quis 

he visto; ijr (t^Q. importante, 
qufí de. él pende la (sitjUAqion dje 
.una; S^de .Episcpp^l: pues ;ij I9 
hH^a;ai>;qo^4qíqs que espr^- 
i?í^f;qn;)Bor JB.ád^J9Z;(^^ ^p^ 
Ci^l Sdlan^ creo que cantárao 
el triunfo deJbi^ber perténe- 
ci,do esta Ciudad á Lusitania, 
^eshaci'Cn^p la .maquina^mas 
jir¿ent^:<:pn.que ^^^^faca Píx?-; 
jtugal piftíiSH Iglesia P0CW?ep,, 
ao Sjp, embarco digo, que 
no hace fuerza: pues. el Itiner 
jario propuesto ;tisne yerro en 
cl.títijló,, y se debe corregir 
k> ypz,4fi Xaiifi^w/f-i Lí^tazQU 
es, porque ^¡ wn,|?^^a3dá.j>or 
aquella Provincia , pasando a 
la primera jornada á la Bética, 



Mariana M. P. XXIIII ^ 
Lamini M. P. XXX 
Alces A*- P. XL ^ 
Vico cu minarlo M. P. XXIV 
Titúlela M.P.XVHL&C. . 

y atravesando la Beturía y la 
Oretania, como convencen los 
pueblos expresados 9 entre loi 
quales cpnpcemos á MiroM-* 
ga^y^isapon (hoy Capilla^ 
jr. ^Ipuzdéfi) á Lamini (que 
estyyo en el campo de MontiéU 
junto á Fu^nUana) y los demás 
y^ieqen poi; la , jC¡!arpetan¡at 
I Pues 4)uí)ii^ ha pensaáa en re- 
di^cir estas Regiones á la Lusi^ 

.ai . Añádese á estp« qiieÁii* 
tonino pon¿ otro itinerario 
djesde .Mé^Í4a á ^ragoza, ea 
lel qual» atraviesa la Lusitaniíi 
desde Mérida á Salamanca: / 
aqui, donde con razón pudie-^ 
ra haber . dicho Per Zusita* 
niaf% ^ aiíadjó tal expresión^ 
PpfBO j^ en niagun otro via^e^ 
dje los qu9.jprocedeq por luga-* 
res de esta^ Provincia. Pues si 
en Itinerarios, que ciertamen*» 
te van por lugares de Lusita- 
;;iia , qp;usa de aquel titulo; á 
g^é fin bal^^ de ponerle, qiiaa- 
dó no dá paso, que no sea fue- 
ra de aquellos límites? Digo 



De ia Lusitania ^ 
pues , que de ningún modo se 
puede sostener el titulo Per 
Lusitaniam: y que supuesto 
haber yerro, la corrección 
debe ser Per Oretaniam^ vo« 
ees de alguna afinidad , y que 
por tanto ocasionaron la per* 
mutación de las letras* Ni es, 
este el único lance de haberse 
pervertido el titulo en aquella 
Obra, Otro exenaplar hay casi 
idéntico en un viage de Astor* 
ga á Zaragoza , donde se afia« 
de el titulo J^er Cantahriam: 
y ningtwo de los lugares que 
propone , pertenecía á la Can- 
tabria,^ sino á los yaceos, j á 
la Celtiberia, como contra Pe-" 
uso .de la Al^rca diremos^ ál' 
oáblar 4^ la Cai|itáb{)a^ 

CALIDADES DE EL 

terreno y gentes jie Lusitania 

en generah 

aa Opulenta intitdla £s^ 
trabón á Lusitania (i) ea vir- 
tud de las ventajas que por 
gozar de rios navegables la 
adquiría el comercio , y fOt,. 
estir dotada con vetas.de oro. 
al lado de los rios. Pol y bio. ale- 
gado de Atheneo (jt) pinta mas 
abundantemente la fertilidad 
de su terreno, celebrándola 
bondad de su clima ^por la 



y sus Regiones. 13 

templanza del ayre , que fe- 
cundiza á todo lo vegetable: 
pues nunca (dice) fMtan fru* 
tos en la Región; y siendo 
tan delicada la Rosa , la Vio- 
leta, el Esparrago, se dan allí 
en los nueve meses del año, 
faltando sqIq^m tres. Los man« 
jares del mar exceden conside- 
rablemente á los de oíros ma- 
res , en abundancia , bondad, 
y pulcritud. La cebada, el tri- 
go, y el vino abundaban tanto, 
qfie se'daban seis celemines 
de cebada por una dracma, y 
de trigo, por nueve oleólos: 
la cántara de vino por una 
aracma. Lo mismo sucedía en 
Ips animalesvpue^^^l iQerdp de 
qien lifcira^-, á una Ternera, se: 
V^ndia e^ cinco; dramas; el 
Buey capiz del yugo, en diez: 
el Corderp', valía tres ó qua- 
tjro óbolos: la Oveja, dos drac- 
mas: y asi de otras cosas: de 
suerte que las carnes de los 
animales silvestres no tenían ' 
valor, sirviendo únicamente 
para ciarlas de gracia , como 
tpflo cpn^i^por Athqnep en 
el lugar cjíado, , 

. 93 Aquella fecundidad 4e^ 
animales , y templanza de ai*-, 
re para la abundancia de fru^ 
tos , quedó bien ponderada en 
los aotiguos^^qe escribieroa 



/ 



(i) Pag. ís¡. (s) En 9Í 0^.4. caf. i. 



i^' España Sagrada. Trat. 41. Oap. i. 

la singulapidad de quela« Ye- sexo, como x:antabá el Poe-I 
gwisa>^<*bfaín de solee* Vieh- * t^y GeorgJIIl. *. 473. 4 

to./*siníli>éz¿la( de'díférente ^ 



o- ^ A ^ V ;:••'.." 



• Of^óknhs ^erm tn Zephytúm stant ruplhus altís^ 
Ex&eptantque Jetees- auras i & sa^pé sine ullis 
» ' Conjugas vento gravidre (fhitabile dictu!) ■ • • i-- i 
j^.t 'jgAxa fer^&^^^cé^ulok é? dépréssas convalles • ¡ *''J- 

• '.. ^^mffügi\my -:: i . ; . ., :. !., -j , 

t'«4 Silio Itálico {\) aplica- esto con éxpresioii á los- Ve-* 
ttones, dkíendó aUi: • • '^'' ! ^ " ' 

í • At' Vétt(mr^i')iláÍB'á^arüÍ1?¥by^^ I * ^ ^' 

':; Mío adeocilHn^v^^;fdé\^^ : - í 

CoHoúhiíüsreriféiá^s id&ftos'grex prostaf éqúdrum^ "^ 
iEr Venerem occütídm ^enitaü Cfincipii aura. 



^* .»i 



•4$ »'V^^ídíí'^'retóiTocÍétido^ Ik'iíai^rétó ^é póqderáfíí^^íl^ 

ladffiéultód^dépertuadir IS velocidad; dJcilnttto^é'éí'áá 

especié* i' con' tí^tf eso atéstr^^ Wjps 4^1 ^ie^tp : Jn ^usit^nia 

guá ser vérdadctá, /;< /h?/£(r¿* juxta ^fitivium^ fátgúni^ i)iní&, 

res ihctedibilis est üi Hispa-^ Mquds' fietus concíperemúJ^ 

frik , iéd & vera , quod in La^^ ti yíuctores pi'odidere , qua 

stíaníñ ad Ochanuth in éa Vg* *' fahy^lce ^x Equarum fxcundi^ 

^né'ubv est '^vPfffdwn'Gfysip'-' (até , ' & ¿r>¿^''^Wtí*/íí«?;i^ 

^ó, '^hrite Ta^ro\ qucedam é' ndté sunt : ^m- tdéÁ -W-'GÍaP 

venio , certa tempbre , ^onci--' ¡ceda & Lusitahiaí & ' tkrii 

plUnt equíe^ Ltb, 2, de re nísiZ pérnices visuiHur , ut non ifn-*. 

(fáp. iV^fúíútio V recqñocietítttt^ therttó ipso f)ént& cdnCépti ex- 

ser noticia publtead^ 'pbV- rífu^' ^'vi'dhpñütí 'Lib/'±j^: cdp.^i 

cibrMmtiV *f '^P(ÍP?' ^n. Nb'^'f^í-ía qdiéií' preterid» ^sbs^ 

íéritido alegÓTÍ¿o , dé' ^ que' tener el conéépto: peltoá-nuéi- 

p'foviíio por la fecundidad , y tro asunto áolo hace'io que 

ligereza de hs Yeguas, pues unos -y* otros admiten V^dé la 
Mido ios üabíiílos velbces éft * fccuAfdídati f ábuWaiteiky ptje^ 



(4) En tu ¡ib. j. verso 578. 



. l . ^ . ,. .; 1* .»'l í : ' .( ' 'v *' '» j 



Be ia^LñSitánia\ 
e»to cede en elogio del ter- 
reno. 

26 Quien mas individual* 
mente tra^ de las calidades 
denlos amigóos Lusitanos, fué 
Estrabón, que desde la pag* 
154. propone aet treinta, las 

f en tes que vivían desde el 
'aj& haha la costa boreal. Es^ 
tas gozaban de un* suelo fér- 
til, no solo en quanto á fru- 
tos y ganados , sino eh quin- 
to á metales de oro, plata, y 
bienes detesta clase. Pero, con 
cltiem{fo los ma!s deilosXu^^ 
iit^noBy apiartandott tld ino-^ 
cénté yi pacifico íesfeodld' de 
vivir en el ¡cultivo de la *tier4 
f a , vifiieron á parar eñ la con^- 
tlnua' iáqoietüd 'de mantieneir«' 
te con la guerra y latrocinios 
Dieconles^ 'oeasion loa ; qii'e i vi^ 
viao en los montes y asperé* 
Bas: pue» careciendo defru^ 
tos, y teniendo en su casa 
pocos bieneai, rcodicíaron los 
desús vecitroM Estos procu^ 
raban defendetse de losi-inva^ 
sores : y tomando al princi* 
pió las armas con derecho' le- 
gitimo , vinieron á mao^arlas 
injustamente; porqtiet descae-i 
eiendo sti agricultura con lai 
guerras de los comarcanos^i y 
creciendo el exercicio de la 
Milicia , dejaron la atención 
de labrar la tierra , y se die* 
ron á vivir por las armas* De 



y stíf'HegTones. 15 

este modo despreciado, el cul- 
tivo de un caiWpo fértil, la 
tierpa antes poblada de Labra-» 
dores, llegó á ser domicilio 
de ladrones^ Robábanse unos 
á otros quanto podían, y no 
ces&ban de infestar á los co^ 
márcanos , hasta que .domir 
natidolos éi • Romano , repri*" 
mió los desordenes , destru- 
yendo algunas de sus Ciuda- 
des, y mejorando á otras. 

a/ Aquel continuo exer« 
cicio de correrías y róbos.fué 
palestra de. Soldados: -Qstutoái 
ligeros , y muy^diestrps en ase^ 
chanzas y 'artlides de la guei;i) 
ra. Sos. armas y armadurait 
. eran. muy proporcionadas pa.-^ 
n ia agilidad. £1 tBroqueL era 
(pcqtfeño;^ deJ día metió de doi 
pie^ vüá espada bortarel pétd 
de lino,y tpQcos usaban cota 
desmalla:: 'algunos:* contra -los 
golpesique pcdian récihinhaü 
cia n > ar mái wa; d e ocr vioa v * y 
cubrían taíifibtcjBíi]osipJe8.>Ca<^ 
^a^iyírolievkaba muchos dar.*r 
dos, yétales quales usabaii 
lanza concptmta de metal«* : 
vi 2& Algunm dedasi<qlue.há> 
hitaban ácm lel Duero, vivbrft 
á la moda Laconina en quaij^tÜ 
atlas comodidades de lavarse^ 
ungirse y calentarse : ungían.*? 
se dos veces 9 y se calen tabaq 
con ' piedras • encendidaimlua 
idk. era. una, pero ligipia 



1 6 España Sagrada. 

y parca. Todos los Lusitanos 
eran muy dados á los Sacrifí* 
cios» y ao hacían susauspi- 
cios por cortaduras , sino mi- 
rando las entrañas de lo que 
sacríñcaban. Observaban tam* 
bien las venas de los costados» 
y palpándolas formaban sus 
agüeros. A los cautivos los 
cortaban las manos derechas, 
para sacrificarlas á sus Dioses. 
Los que habitaban en los mon* 
tes se alimentaban principal- 
mente de los machos cabrios, 
de los quales hacian sacrificio 
á Marte, á quien sacrificaban 
también caballos y cautivos. 
Cada año usaban como los 
Griegos las Hecatombas , esto 
es, sacrificio de cien victimas» 
La comida era corta , y no 
bebian vino : ( lo que Phylar- 
co , citado de Atbeneo lib a. 
cap. 3» pondera en los Espa- 
fióles , diciendo , que aunque 
eran los mas ricos del mundo, 
no comian mas que una vez 

51 dia, siendo agua su bebida.) 
Lcostabanse en el suelo: y 
traían el pelo largo y suelto, 
ciñendole con adorno por la 
firente , quando iban á pelear» 
Egercitabanse en certámenes 
de diferentes luchas: desnu- 
dos , con armas, á caballo , á 
puñadas, á carreras, e^i esca« 
ramuzas , y en esquadrones» 
> • 99 Todo esto es de Estca-» 



Trat. 41. Cap. 1. 

bón: y asi las calidades del 
terreno, como las de su gen«* 
te, se individualizarán mu** 
cho mas tratando particular* 
mente de cada cosa,i sus Re-« 
giones , sus montes , sus rios^ 
sus poblaciones. 

REGIONES DE LA 

Lusitania. 

« 

30 Aquel espacio que hay 
desde la boca de^Guadiana á 
la d?l Duero estuvo poblada 
de diversas Gentes , que aun*^ 
que por el general concepta 
de Provincia se decían Lusi^ 
taños , tenían en los tiempof 
mas antiguos nombres y ter« 
ritorios particulares. De cada 
una es preciso tocar algo, se-» 
gun lo que resulu de diversos 
Autores, tomando de unos 
k> que falta en otros: f)ues 
aunque á los que no tienen ge« 
nio geográfico. Jes sería mo- 
lesta la lección, si no tuvie- 
ran licencia de pasar ade- 
lante ; es preciso dejarlo aqui 
prevenido, por la conexión 
que tiene con las averiguacio- 
nes de los pueblos antiguos» 
y tal vez con Ciudades Epis- 
copales. 



De ¡a Lusitania 



TÚRBETENOS. 

31 Empezando por la par- 
te meridional, confinante con 
la costa de la Bética ^ halla- 
mos que Ptolomeo atribuye 
á los Turdetanos todo el espa- 
cio que hay desde la boca del 
rio Ana por el Sacro Promon- 
torio hasta el que llama Bar- 
bario, estoes, desde Guadia- . 
fla por el Cabo de S. Vicente 
¿asta el Cabo de Espich^l , se- 
Salando en esta Costa las Ciu- 
dades, de Balsa, Osonoba, Sa- 
kcia, y Caetobrix: y ea io me- 
diterráneo del territorio que 
hay sobre el Sacro. Promon-* 
torio, *á JuÜa Myrtilis y Fax 
Julia. 

32 Esta es una especie pe-i 
culiar de Ptolomeo, sin que 
haya otro Geógrapho que co- 
loque Turdetanos por aquella 
parte; pues solo Marciano Her 
racleota los menciona , dani- 
doles parte entre la boca de 
Guadiana, y la Ciudad de 
Balsar ^6 ostiis pnedicti Ante 
fi. ad Balsa stadia 280. at^ 
que htec loca ex p44rte aíccolunt 
Turdetani : pero este Autor 
DO añade número sobre Ptoío- 
meo, porque es su oompen- 
diador, y así siguió sus pa- 



5 y sus Regiones. 1^ 

sos. Los demás Geógraphos no 
expresan Turdetanos en Lusi- 
tania, y pocen diversas Gen- 
tes en el territorio que Ptolo- 
meo aplica á los expresados:, 
pues Est rabón, hablando (i). 
de la Región entre las bocas> 
de Guadiana y Tajo^ dice que. 
en la mayor parte ía habita-^ 
ban los Celias, y los Lusi^» 
taños trasladados allí por los 
Romanos desde la otra parte 
del Tajo (cuya última locu- 
ción de Lusitanos mira al es« 
tado primitivo^ en que la Lu-? 
sJtania era lo que estaba sobre^ 
el Tajo, como dice en la pag, 
152. j4 Tago ver sus S-epten* 
trhnem esi LusiSamfl)^ Los Lu« 
sítanos pn^%^ y los Celtas dk^ 
que ocupaban en, la ipa^'r par^ 
te la Región entre las >bocas 
de los dos rios^, sin recoi^ocer 
Turdetanos fpera de {a Bética: 
y por tanto-dió á los Celtas lo 
que Ptolomeo aplicó á -ios Turf 
detanos. 1 . \ ; . - ] 

33 Mda aplicó i los Cií- 
neos las ciudades de Myrtilis^ 
Balsa, y Osonoba, que Ptor 
lomeo dió.á los/Turdetánoaú 
Plinia atribuyó Jt }o^, Lu^jtar 
W)t lo que hay desde la* toca 
de Guadiana hasta el Sacro 
J^Fomontorio: Ab Ana ad Sa^ 
crum^ Lusitani^ y de alli ade^ 



:!; (O En la pag. 13,; 

Tom.XIU. 



I ( » 



r '. 



V ¡ 



T 

4 



1 8 España Sagrada. 

lante,los Célticos, Turdulos^ 
y Vettones de junto al Tajo: 
Gentes , Celtici , Turduli , & 
circa Tagufn yeitones Hb. 4. 
cap. 22. Otros Escritores mas 
antiguos pusieron al Occiden- 
te de Guadiana otras gentes 
particulares, como luego di- 
remos : de suette , que solo 
Ptolomep' nos extrajo de la 
Turdetania (esto es, de la Hé- 
tica) á los Turdetanos, alar- 
gándolos hasta muy cerca de 
Fa ' boca del Tajo ( como se 
'Ce en su Mapa) lo que da- 
áo casó que hubiese Turde- 
tanos entre los dos tíos, pa- 
tece demasiada extensión; y 
áuú el Heracleota- lo restrin- 
gió ; quando $0)0 < üiencíonó i 
los Tüfdetanos á'l hablar del 
Aqa basta Balsa, y entoiiced 
fué con la restriccioA de en 
parte €t) t¿ fiéft^. En tiempo 
de Ptolomeo, y mucho antes^ 
no «e estilaba aquel nombra 
en los que vivían en aquel ter-^ 
xitorio, como convencen los 
tres Geographos citados, mas 
antiguos* En los mas remotos 
£scritores hallamos por alli 
t>tras Genteá, y no á los Tur- 
Qetünos: hiego Ptolomeo hai- 
bló de suyo, alargando el afa<^ 
m^do nonibre de aquellas Ge» 



Trat. 41. Cap. u 

tes mas de lo autorizable* 

» • • 

« * 

CTNETAS , CTNESIOS^ 

y Cuneos. 

34 Mas proprio y autori- 
zado es el nombre de Cynetas 
en los que habitaban el terxi-- 
torio de Guadiana y del Sa-* 
ero Promontorio, que el de 
los Turdetanos : pues hay va- 
rios testimonios de Escrito* 
res , que mirando al uso an- 
tiguo ponen por alli á los Cy-» 
netas^ como se ve en el libro 
décimo de Herodoto (i). Gent 
h<ec Ibérica cum dico mariti^ 
ma Trajecti habitare^ quam^ 
vis una gens sit^ diversis ta-^ 
men ípotfjmtbus' secundum Tri^ 
bus , distincta est. Primum. qui^ 
def^^ qui ultimi versas occa^ 
sum habitant Cynetes appeU 
lantur. El mismo Herodoto (2) 
dice, que los Celtas confina- 
ban con los Cynesios , fuexa de 
las Colunas de Hercules, ulti* 
mos de la Europa por el Occi* 
dente: Ccelta^ autem sunt ex^ 
tra Columnas H er culis ^ Cy- 
fiBsiis finitimi , omnium ih Eu^, 
ropa ad occasum habitantium 
vUinti : lo que también repite 
lib. 4* pag. 106. Estephano en 
4a vtxtfCyneticum cita al mis« 



i 



(i) Citado por Constantino Porphyrogemto en el libro de Ainunistrando 
Imperio cap. aj, (a) En suEtaerpe pag. 45. -': . ^ ; 

J ..... 



X 



De la LusUanUry sus Rfgtones. 19 

mo Herodoto lib* 10 de Re- prope Oceanum: Herodotus 10 
bus Herculis , sobre que junto de rebus Herculis. Habitantes^ 
al Oceauo de España habia un ; CjneteSj xS? Cynesil 



lugar de aquel nombre, cuyo^ 
habitadores se intitulaban Cy- 
netas y Cynesios^ promiscua- 
mente en ambas terminacio- 
nes : Qyneticum ^ Iberice locus 



35 Avieao pone también 
jujito al Sacro Promontorio y 
el rio Ana á los Cynetas , co- 
mo se vé desde ^1 verso 201 
al 224. 



Ana amnis illic per Cynetas effluit ^ 

Genti & Cynetum Aic terminas. Tartessius 
Ager his adhceret. 



' 3$ SegUn cuyos testinao- 
nios resulta ^ que . en lo anti* 
quísimo vivian los Cynetas en- 
tre Guadiana y el Sacro Pro- 
montorio, donde hoy elRey-^ 
no del jfUgarve ^ pues por 
Guadiana confinaban con los 
Tartesios. Es muy creible.que 
el nombre de Cynetas es sin- 
copado de Qynegetas^ como 
observó Aldréte: pues signi* 
ficando á los Cazador^s^ tie- 
ne el terreno proporción, por 
$VL mucha disposición para la 
caza , que abunda por allí , y 
se pueden aplicar aquí las pa- 
labras de Estrabon (í) Ingen^^, 
ibl pécaris i copia , <S* venanS 
materiesé 

37 Isaac Vosio (2) quiso 
deducir de Kúy^^ ^ Cynes, la 



voz de Cuneas^ que los Qeó-* 
graphos aplican al Promonto- 
rio entre el Sacro, y Guadiana: 
de suerte que el nombre de 
Cuneus sea corrupción^ y ves- 
tigio de Cynes y Cynetes, sin. 
admitir como legítima la lec- 
ción de Cuneus, ni la de Cure^ 
tes^ que Justino m9nciona.(3), 
pues en su lugar substituye Qf- 
netes.Verono tuvo razón: y no 
sé tiomo pasó Qr^novíó éa 
blanco aquella nota^ habiénidó* 
se empegado. en impugnar á 
Vosio: pues ciertamente cons- 
ta , que antes de Estrabon se 
hadaba introducida la voz Cu* 
neus ep significado latino, 7 
no.en .el gríegq Sphen , pues • 
asi lo expresa el Geógrafo á 
la entrada del lib* 3 (4). Regio-' 



ai 



n Pag. 144. (a) Sobrt MtlA lib. i, ii9í. i. (s) LíA.k//. <?<». 4. 
.4) ffg* ni' . . 

C» 



20 ' 'España Sagrada. Trat. 41. Cap. r. • 
nem ei adjacentem Cuneum la^ Ciudades que el Autor señala 
tina voce appellant \ Sphtna en aquel Promontorio, no bas- 
(sic Graeci Cuneum -yocant). ta^ ni se puede insistir ea la 
volentes significare xáoná^ se punta, sino alargarse al cana- 
vé; que nó provirtü la yoz dé í po. señalado, desde la Sierra 
otra griega, sino de la latina, de Motwhique á Mertola. Me- 
puesta oporttitraiTieiite , por nos debe admitirse el intento 
quanto el territorio de aq«rel de que por ái^er se lea á gr^-^ 
Caho^ llamado hoy ie Santa cis, supliendo Sphen: pues la 
Mar/a y se parece *á la (^üña^ voz ager tiene allí propio si- 
especialmente metiendo en tio, y Mela no recurrió á vo- 
cuenta las tres Islas en que re- ees griegas , quando aun los 
mata, las quales en su punta Griegos usaban de la latina^ 
^ormafl ángulo agudo en ii- como la usó Estrabon. Plinio 
gura de cuño: y ekpresameiv- siguió lo mismo: Promonto^ 
te* señaló Mela esta razón: rium Sacrum ^ & aherum- Ctn 
Akce prüximum , fuia lata je- netiS. Oppida : Ossanoha ,. Ai/- 
de procurtens paulatim se ac sa , Myrtilis. De suerte , que 
sua latera fastigat , Cuneas no podemoa^ reconocer yerro. 
ager dicitur. Hb. j. cap* l. aña- ea la voa Cuneus aplicada al 
diSndo en prueba de esto que Promontorio con su terrena 
en* el espacio de atjuel te4rren€> adyacente por el Norte: poc-* 
estaban las Ciudades,' Myrti- que es muy autorizada, y pues- 
lisV BáKsá , Osonoba: In Cu^ ta en atención á la figura que: 
neb sunt MyrtiHs , Balsa , O^ forma el territorio. 
^(^rlíTÍ'tít'r pues las tres formfaa '-39 Ni tampoco» es nece-i 
la^nea que remata en la pilti* %M\!^ ciorregii: aquella voz en^ 
ta • Balsar Balsa juRto á Faro^ Cynes^ 6 cosa semejante ^ por- 
y aquellas junto á Tavira , y que sin recurrir al Aombre del 
il/^rfc?/^. Ciudades del Algar- Promontorio, se averigua el 
ve entre AnaVy' el Sacro 'Pro- dela^ Gentes que viviao^ por* 
móntoria, cuyo medió es el- afíí, en virtud de otros priii- 
Cdbo de Santa Miaría^ donde cipios; y estos prueban que 



xemata el Cuneo. 



eran- los Cy netas ,. por quie- 



38 De aquí se infiere, que nes en algún sentido podia el 
no pretendió bien el Pinciano terreno decirse Cynetico (es- 
suprimir la voz ager en el texr lo es, poi? habitarle Cynetas) 
to de Mela : pues para las tres y también Cuneo , por la co»» 



J>e la Lusitaníd^ 
figirracíon de aquella parte. 

40 Menos debe aprobarse 
k corrección del texto de Jus- 
tsao^ quando dice (i): Saltus 
verd^ Tartesiorum^ in quikus 
Titanas bellum adversus Dees 
gessisse prodHur ^ mcoluere 
Cu retes ; fuorum rex vetus^ 
tissimus Gargoris j mellis col-^ 
Ugendi usum primns invtnit^ 
dond« Vosio, protextando que 
00 hubo Curetes en España, 
puso ea su lugar Cynetes. Pe- 
ro como hubo Curetes en la 
Grecia t f á España vioieroa 
muchos Griegos , no podemos 
afirmar , que no hubiese Cu- 
retes en España: antes bien 
añadiéndose el texto de Justi- 
no^ debemos suponerlos, y 
no substituir Cynetaspor Cu- 
setes. La razón es , porque 
Justino habla de Gentes Tar- 
tesias , esto es , Béticas de 
acia el Bétís ; y como los Cy- 
netas eo vivian en la Bética^ 
sino al otro lado de Guadia- 
na, como dice A vieno, quan- 
do al criado rio le expresa fío 
de los Cy netas ; de ar es , que 
Jiustino no habla de estas Gen- 
tes , sino de oiras« Tartesias, 
que allí nombra Cuvetes^ 
1 41 No contento' Isaac Vo-^ 
sío* con estas correcciones aña- 
dió, otsa sobre Livio , quando* 



y SUS l^egíones 9 i 

(ft) escribe, que Magon excluí^ 
do de Cádiz se fué al lugar, 
no distante, que se llamaba 
Cimbis r Exclussws inde ad 
Cimlnm {haud procul á Gadh' 
bus is locus abfsr ) classe ap-- 
pulsa &c. donde Vosio por 
hallar ea un Códice Cimhws^ 
eo lugar de CíwWf» , cor rigó* 
ambos Hombres , y substituye 
Cuneas. Pero si la voz de lo*- 
cus en Livio denota puebla 
(como parece lo confirma. la 
terminación de Cimbim). no 
tuvo razón en corregirlar por- 
que la substituida (ad Cuneos} 
na es voz de población , sina 
de Gentes que vivian^en el ter- 
ritorio del Promontorio Cuneo^ ^ 
el qual territorio incluía diver-^ 
sas Ciudades , según Mehí , y 
Plinio, y ninguno mencionar 
allí pueblo llamado Cuneo ^ pa«» ^ 
ra que le introduzcamos eff 
Lrvio. 

42 £1 mi^mo argumento 
milita contra Casaubon , que 
hallando en ei fexto Griega 
de Pohybio (3), que el misma 
Capitán de los Cartagineses* 
Magím estfaba con una partea 
de exéreito én los Conios^ aña^ 
de. en la versión Latina, qué 
esta voz era nonobve de un» 
pueblo: lo que Madió de suyo^ 
sin apoya en Polybia ^ antea 



(1) Libr. 44* ^*f^ 4- C^í Si fX lUtr. a6é eu¡i, yjf. (3)» I4&, mí f. fht. 



a» Espada Sagrada. 

bien contra su contexto: pues 
si Magon tenia allí una de las 
tres partes del Exército, es 
mas propio decir que habla 
de la Reglón y Gente de los 
Cuneos (escritos allí Conios) 
que no de un lugar así llama- 
do, pues un lugar no podía 
alojar la tercera parte de ua 
Exército. Y adviértase , que 
Polybio y Livio no hablan de 
un mismo suceso, sino de cosa 
acontecida en diversos tiem- 
pos, esto es ^ el uno de lo que 
precedió á la conquista de 
Cartagena por Escipion ^ y el 
otro de lo posterior : y así no 
debe arreglarse la voz de éste 
por la de aquel , sino destar á 
Cimbis como está, á causa de 
que hubo algunos pueblos de 
que no tenemos mas que una 
mención : y mientras no haya 
cosa de mucho momento en 
contra^ no deben corregirse. 

43 Sin formar pues nin- 
guna corrección, diremos que 
sobre el rio Ana hubo Cyne- 
tas y Cuneos, los qnales eran 
unos mismos según el térrico- 
ría que ocupaban , y solo di* 
versos en el nombre que los 
Autores les aplican , según di- 
versas decepciones : pues Pto- 
lomeo los llama Turdetanos: 
Aviena con Herodoto , los in* 



Trat 41. Cap. r. 
titula Cynetas , acaso por vos 
de los Griegos antiguos (si es 
sincopada de Cynegetas) ó 
por uso de Peños : Apiano usa. 
el nombre de Cuneos , dicien- 
do que eran subditos de los 
Romanos, y que Servilio Gal- 
ba invernó en su Región: que 
los Lusitanos de la otra parte 
del Tajo invadieron á los Cu* 
neos 9 y se apoderaron de su 
gran Ciudad Cunistorgis\ todo 
lo qual apela sobre el territo- 
rio del margen occidental de 
Guadiana, donde Estrabon, 
Mela, y Plinto señalan el cam« 
po llamado Cuneo , pues éste 
confinaba con los Lusitanos an- 
tiguos. Pero de aquí resulta 
otro nombre en el territorio 
de los Cuneos ; porque donde 
Apiano usa la voz de Cuneos, 
diciendo ser Ciudad suya Cu- 
nistorgis: Estrabon pone la de 
Célticos (i) (escrita allí la 
Ciudad Conistorsis , por Cu«- 
nistorgis) y estos Célticos vi- 
vían junto á Guadiana , como 
luego diremos. .Usaban pues 
los antiguos de la voz^ que me- 
jor les parecía, aplicándola en 
mayor 6 menor ampliación: 
pues uno alargaba la de Tur- 
detanos , otro la de Cynetas, 
Cuneos, y Celtas: sin que esto 
altere el territorio en que 



:\x) . J*j». lAU 



De la Lusitania^ 
vivian ; al modo que es uno 
mismo el de Méridaí» por mas 
que uno la exprese en los Tur^ 
dulos, otro en los Vettones, 
otro en' los Lusitanos, otro en 
la Beturia: puest esto era to* 
mar en mayor ó menor am- 
pliación las voces. 

44 Finalmente advierto, 
que se equivocó Morales (i) 
diciendo, que los Cuneos esta* 
ban en la Costa desde el Estre- 
cho á la boca de Guadiana: y 
esto no fué asi, sino entre la 
boca de Guadiana y el Pto^ 
montorio Sacro, como prueba 
lo expuesto. 

CELTAS^ CÉLTICOS^ 

y Ghtas. 

4$ Es fnuy afamado el 
nombre de estas Gentes por 
la mucha extensión con que' 
se difundieron por el mundo, 
desde el Danubio á Guadiana, 
ocupando aun dentro de Esí* 
paña no uno ; sino diversos 
territorios : pues entrando en 
los contornos del Ebro^ se in-^ 
titularon ^Cer/^'^crrex^ los Celtas 
que se mezclaron coa los Ibe- 
ros, dejando allí nombre de' 
Región llamada por las dos 
Gentes Celtiberia. Otros pa^ 
•aron mas adelante , Uegaiadó 



y sus Regiones. \yt^ 

hasta Lusitania, de la qual se 
difundieron á la Bética, según 
refiere Plinio (2) hablando de 
los Célticos entre Guadiana, y 
el Betis, de quienes dice, CeU 
ticos d Celtiberis ex^ Lusita^ 
fiia advenisse. Pero como en 
la Lusitania no hubo Celtibe- 
ros, sino Celtas, 6 Célticos, 
leen algunos úfCelticis ex Lu-^ 
siraniai otros d Celtiberis^ & 
Lusitania: y de qualquiera 
modo se verifica, que entre 
et Tajo y Ana ^y entre éste 
y el Betis, hubo Célticos : co^' 
mo tatobien en otra parte d& 
la Bética de la parte dé allá 
de Guadalquivir, donde con. 
Plinio señalamos \2l Céltica bñ^ 
el Tomo IX. adonde nos reitvP 



timos. 



i :i.v>^'.^..*. 



46 Estos Célticos dé la Bé^' 
tica estuviei^on primeFO-en l)Et^ 
Lusitania por la parte occi- 
dental del río Ana, donde* 
propriamente se UamabanOA^ 
tMS^ ^egttt): el testimoííio ale--' 
gado de Herodoto num. 34. 
que colocándolos en lo mas 
occidental de la Europa, con** 
finantes con los CyQetas , de* 
claró serbios ^que habitan so-' 
bre el Algarve entre Tajo' y. 
Guadiana. Estrabon expresa 
que desde el Tajo al rio Ana- 
vivian los Celtas, y los Lusi« 



'* \ 



.1 (i). .Em las JmigSfdaiis foi. fji». (9) Lüf^.l^Mí* i». 



: 94 España Sagrada. 

taños que habiaa sido trasla* 
4ados allí por los Romanos 
desde la otra vanda del Tajo 
(Jo <|ue supone ser territorio 
de Celtas el que hoy llaman 
^lenteja , esto es , el de la eos-* 
ta meridional del Tajo), (i) 
Añade (2) que los Célticos por 
la vecindad y conexión coa 
los Turdetanos, se h^abjan ci- 
vilizado, aunque no tanto co- 
mo ios Béticos , por quanto 
los Célticos vivían esparcidos 
en caserías ea gran fyarte^ Lo 
q.ue oofacilit:a tantia civilidad^ 
cpmp el «habitar en Ciudades:; 
Turdetunis ad felieitaüem re-, 
gffinis vitue etiam civilitas áíí 
f^ansuetudo apcediP : quod & 
Q^ltícis^ftA vkinitatem & eog-- 
nationem contingere PolyHus 
aif : miftíis tamen his , cum fe^ 
te vicMim habiteta. 

.^ 47 Aquella vecindad se ve- 
rifica puntualmente, por no 
tener los Celtas , y T urde ta- 
cos mas división que el .rio 
Ana (pues Estrabon por los 
Turdetanos entiende á los Bé- 
ticos, llamando. Turdetania á 
U Bética) y lo¿ Turdetanos 
empezaban por la vanda me- 
ridionáíl del Ana ^ siíendo la bo- 
real de los Celtas en proprie- 
dad, esto es, de los Celtas se*- 



Trat. 4t- Cap. i. 
gun el territorio primitivo que 
ocuparon^ y mantuvieron con 
su nombre en lo que desde 
Augusto se hizo Provincia de 
Lusitania. De alli pasaron acia 
el Betis 9 y no contentos coa 
aquella extensión , se subieroft 
hasta el Norte de Galicia, ha«» 
hitando junto al Promontorio 
de los Artabros, llamado. tam- 
bién Céltico, pues confiesa 
Mela, que aun en su tiempo 
eran gentes Célticas las que 
habitaban por alli (3). Estra- 
bon expresa que.aquellos eran 
rama de los Célticos qtie resi-^' 
dian junto al rio Ana (4) : se- 
gún lo qual era territorio pe- 
culiar de lod Celtas el de la 
margen boreal de .Guadidtna, 
pues desde alli se repartieron 
á la Bética , y á Galicia. 

48 , Individualizando mas 
la descripción 9 hallamos ser 
Célticos todos los de Guadia- 
na desde Badajoz abajo por 
ambas riveras, Meridional y 
Boreal, con la diferencia, que 
desde Augusto, tocaban I09 
primeros á la Bética ( por ser 
limite entre ésta y Lusitanift 
el referido rio) y los otros^ 
eran Lusitanos. Asi vemos, 
que Plinio propuso en la Bé* 
tica , á los del margen meri«« 



**\f'».- *i «i' 



(i) Vag. 139. (2) En la pas. 151. (3) Etiamnum Céltica gentir. 
tib. 3. caí. I* {^)Cognati^ormkC^mmfij]!dítM ad-fiuvklm Amam. f. m. 



<4iona1;, porque estos eran Bé- 
.ti^Qs: y sus. puchos se Uaina* 
.Jl?ap SeriPí^ ^mv^fg^-t.-y^r 

JTqmp IXt Ptolpnjs^ jpcofioció 
¿al ine4io4i9de Qiiac|í|pi^ i lo$ 
Célticos, cQiDQ se; ye en su 
,Mapa y< Tablas 4el tomo IX. 
4)?r« Ípii?Qptt9P n^li los qjffa PUr 
nio Qontrsyo<.^a.<%^.i^ , y.|ea* 
tos fueron dir^j'^pst^cpmo quf 
vivían ipas adfpíco de\ Qeti^, 
según alU diximosM i • - 

: ¡49: NwgMftft; d? :liW -Celtir 

jC(^ dft A*,.v»pdC.dfli íAHhítcl 

jrip^Aaai pertw«$e/4«rfcbiar 

nieate al TrgtaAoíie QHa.Px<|- 

viopia: :pej^-. sirve <$u memo-' 

ria para prueba desque si jios 

i^l 4>troi lÉKtl>-ei>an.:Ce}tioo9, 

^!Md«r d& «cffÍM íloR) 4q )ai y^fir 

{da detiacá » «si lodft^U» 9xt9Br 

Moa\ de lo q[tte'^rte<)i:oé. hPF 

4 Por tpgal -desde £/t;<u abajo* 

.y deade ^Uí arriba con linea 

¿rufcfta »loTajo;>{pues en^re los 

(4oii;ri«ffii dcmatecaA 4',|<wíl^- 

• ticps Etoloni^Of .PlifMO'(i) y 

cEttT^iiHW (a).- 

so ...Cotejando coo.;Apia> 

^o á>fi«trabQflf4 s^ vé qu.e- los 

Celd^M P^ajbm ba3|a el O- 

ceaofl cn«fidiQiial de,Xii»it9* 

m^i esto ea» ha9U elAlgar* 

^ ye^« doQde pusimos los Cuneos: 

. pu8S..á tastos auibuye Apiano 



)a Ciu4ad.de Cumtorgts^ que 
JE?traboh aplica á las Cdtíco^ 
Jn QplUcis ( dice ) mtissívja 
urbsest ^pmiorsis,,(^)^,y'^^^^ 
flu? como ío¡s C/elticós.eran á 
Ipi menos .confiaaníescoo los 
Cuneos /6 pirnetas ,! solía ua 
Autor a^íipliár un nombre, y 
otT^.,qtfq; ó acaso miró Apia- 

«p a,l estiío del tiempo. antí- 

%UQ de qu^ hablaba, y Estra- 

,bon al vso de sus dias/Pero 

sirve el cotejo pá;:a conocer U 

:ltlflp|iacipn de los Celtjj^os^ 

iqqejb^y^J^aq basta lo que otrf^ 

,^|ribuyen:4;íos Cuneos,, \ ;. 

►ít 5< (Hacieíido otro cotejo 

.con el t;ei(|¡o^de.I^erodoto pro- 

-puesto en la Obra de Admíóis- 

;tr9ndQ Impf^rip, Tomo i, Impe^ 

ri$ Qrmt/üis\^^a¿.^ ja^ re^ultja 

j^ue estos CpUas Lus^^t}o&.se 

>H|MiÍB|b9fi; también Gletes eafp 

antiguo; pues inmediat^mea- 

.te d€is{>|ies del primer' texto 

4a49 en.el num, 34. prosigue 

f^si : Q;U ukimi versas, occa-- 

.jttm habitani , Cynetes appel- 

tattíur? Ab his wrsus uíquilq- 

-nem t^pd^etai occurirunt Gletes: 

tune T(^ftessii ^ deinde Elbys^ 

[sinii^ ,poñ hos Mastieniy tune 

CaJpiani^ deinde etiam Rho^ 

danus: y como según lo arrj- 

ba dicho, vivían los. Cynetes 

eptre el rio Aoa^ y el ^acco 



(i) Lih* 4 cap, 

tom. XUL 



ta. (a) ?ag. 139. (3) 



D* '*•• 



a6 iBspaWiBFSaj^dia: 

Promontorio ( hoy Cabo de S. 
Vicente) resalta , que los Glev 
tes, ó Glétas, eran lo mism6 
que Celtias: pues* el que' camí- 
nase He* los Cy netas *ác¡a A 
Aquilón^ sé hallaba co'rt los 
Celtas, que en el citado texto 
se llaman Glétas, 6 bien por- 
que tuviesen ambos nombres, 
6 pór4ue'se pertñutaroA las 
letígs, cdmo sucedió según 
ÍPÍinio en lá vbz útArctrebus^ 
escritos por otros Art abres ^ y 
yo me inclino i esto; porque 
el mismo Hérodoto dice ¿ti' el 
texto' segundo del num. 2Í4. 
'qué los Celtas eran los cotifí- 
nahtes con los Cyaesios: lue- 
go diciendo ahora que des- 
pués de los Cy netas se ségiiian 
los Gleitóvdébemos-enréadWr 
por Glétas 'á los CeRás^Y de- 
xiV, que escribieron Glélas 
por Celtas. 

si ' Bieri sé , que 'Estépha»- 
no resumió los Gletas, como 
gentes dé España después <te 
los Cytiétas , citando al mis- 
mo Herodbtó ; f^ro eslO soío 
pruelpa', que el Códice por 
donde se guió tenia escrito 
asi el nombre xJe Glétas t ál 
modo que mencionó los IVe- 
tes^ por incidir en uii Códice 
de Teopompo, donde por los 
l^A^re^ de Herodóto estaba es- 



fy 



Tfát. 4^^CapyT^ 
crito TXnrt^. Asi es posible qiie 
invirtieron las letras de Cel- 
tas, escribiesen Gletas, co- 
xnó por Artabfos Arotrebas. 
* 53 'Tátóbien sé,'que^Es- 
trabdh' (j) reñére, que en lo 
antiguo llamaron á los Espa<- 
¿oles ¡gletas^ substituyendo 
allí Ca^aubon á 4os Gtetaá;/6 
á los Eidetas de Est^phand. 
Pero si hay yerro en el nom^* 
bre, y ño certeza en la cor« 
recion, no puede deducirse 
cosa cierta ; pues liasta en los 
^Efdetas de Estepharto se me»- 
tl6 vicio ,' como es üldubftá- 
ble ,'^^11' áíerza deí orden al- 
^habetico qué sigue.: porque 
después de los nombres; ^ue 
empiezan ^^ por EPj no puede 
^tfrñilírsé e): qne eMpieoe .ptfr 
-£I. y coüisigulenteuenté no 
puede leerse Eidetas eti Bstií- 
phano, s|no Esdetasvcomo 
propone Holstem'o, que en- 
tiende por aqnel nómbrenlos 
"EcktMoí. Yú en Esttabon 
hay yWro en los Iglei'as ^ bieta 
claro es , que no> se autorizan 
porsu^rexto los Gletas. 

^4 '■ Si ha de «hacerse cor*- 
teccion , parece no descami- 
nada la de entender áUiá los 
-^Ederanós i porque el nombre 
referido por Est rabón , dice, 
q[ue era de Región no dita ta- 



(]) Vag. 1(6 



• • 



J>e /a XfUfftafftff y sus Regiones. ^7 

da : Regioflis cultores ^non ^iji-^ ca para Iq« Griegos , en solos 



pía; lo que se verifica .en. la> 
Ed,ei;ania. PctQ:lo masof , q^ij», 
como cae ai prigatí 4c)E$iía'r. 
fia, er^: U^psas prpporc^opada: 
para ser cooocida-par los 
Ori«(it«le$ qnc; vídíq^q, acá, 
pMfS:»R|^ndp>la; |HCtf9^9 que! 
ballafaiaii. I03 icgffi H^tA^fi pnp 
ft Medita? r4i»ea« FPjlia^ jps 
Griegps denotar por el QQinr 
bre de aquella Regioa .4 los. 
del Cooüiieii(e»:£0 loftGleti^ 
q«^.vÍH|a9 .Mb^^.k)^ Cynrtaái, 
f]^ jiu^ia)ia^:7fwq(aj» c^cno. 
^liit.lQ4rftia»^<H:díd»a%aleA« den 
bia. el.qfi^ oaveguscíaUá-iieflee 
^ppcido (tnombt^ dA tq^ 
1^^ demw^ Ea]{s5<>l^ v -qtife ."«i} 
YApq.ftl Qiiente de>toiHacioe; 
«(i^í ild jCTM ofiprttMÉDeiiooein 
pretil». uiia^Rffmi Obctdeotal^ 
fMKr9oap]icarle> ii Uido;^ \ ¿oá*» 
liojsqte. Mp}debefi' füíes.redutv 
tkWbiiXon iG4etM« !4iie llfro^ 
4!9p 6<M»bxa.sot»re Jo^tCyde^ 
t4«i!los2lg}6.ca» iqíse^Bst rabón 
Afdiqa A Ic^.; Espadóle»; pues 
l^ui «iipQQieado cofi9tfiiicia ^ 
esta última voz , no. se.;piie4í¥ 
jiplÍQ«r) á >l^c<gipn dfi las mas 
ocjifideotates^ que no tenia ihof 
tivo par,tÍGular de ^pbreaatír 
.mas que las comarcanas (qu2^} 
eran los Gletas confinantes con 
Jss^Cynswos) sino. ii^áfK^vlaji 
porción de tierra oriental de 



l^s guales, se menciona aqMi^l 
qftoibf e 4e lo^ Igletas; y sihi; 
¿fi t)^cersp;Cpxreccioo en ^oz 
qonocida» siibüituiremos á los 
Edep^Sii ói Edetanos , como en 
H^ rodólo ,591; Gliptas : i, los 

geliai. :./. •...! , .-Vi :-. 
-iíSÍ : Í>A iPaso ^dvj^ert? , qpQ, 
Herodpj;0;gusp al .Áquiioa de 
los Cyae^ ^ I9S Gleta^ perq, 
en Jos. confines; ^e. Regiooes^ 

q»e;li*fg»^pxfiKe^% W «Ji? 4^. 
enten4^.c^.4ue prosfgaQ. portel 

Nortfc dejos, t:y,neins ^ y^ Gle- 
tas. E^tQ nO'fué asi: porque; el 
AquBon de los Cy netas soto 

Gritaer, ¡y' lluego ^^^fífihfinió al 
Qniente d^los Q^nti^sm J^l mo^ 
t|«MirÍ^i«lt JHorqqe.dp estos :h^*< 
U&ren pdmer lugar i< como 
gentes :qi(é eran, Jas últimas 
del mundo por. el Occidente: 
F;:f!UjíSfqr:Ra lo mas;remotO| 
d¿blá propeder de all| acta Í9 
mts ipráxfatp ; esto ps» acia el 
Oriente donde il escribía, co« 
mOiCompirueblí el .ver que acá* 
ÍMi i» pASRifcc^aQ. pagando por 
eL:est*6cl»ft)t*í RJ^daii^.» 1# 
que es recorrer nuestro cpn^« 
líente deSNte el Ocaso)al Orien- 
te. . Es :pu9S su -método ^1 si;* 
guíente; t^J^osGynetas sqñloir 

jf úl tlffips ídfil ^ Óc?i4snte4 Cof 
n estos confinan los Gletas « 6 



España ^ la qual«r%nas fr#?c , ^ .|C*l|»avP»«r ^ Aq^il^n tfot 



«8 E'Sp¿tW'^ag1^h¿h.^Tf^^ 

f* Oriente 'los TáAéáioá (pues" tiaiioS pot lo misttió'qiie Baj- 



Cynetás^ : pójf 'éso pááÓ 
(íél confín boreal 2A orienta)). 
**líespues' se -sigüéfa 16á Elby-' 



cforrige'en d ri^'^na5^-po«« 
Dfeadd'te^ugar de o toPkm, '# 




Msinos : luego los Mastiéáti»»* \*ii*h'^Bi.ff^h^ It»! qoe (¿icé) s¿ 

Waií^püí^.s #s Cal^&inbk :, y .1i- sttdb iKtñlitibiWé^'uft punta d^ 

nnalmettte ' el' Rhóflano;' Este sadciadó.'^F^fld'tblí- Sto>licem:ÍlÉ? 

jihócéso t>rueba , que desde el digo , ^ue el pilMo too aditiiée 

C'ábo. de' SI Vicente vino á la tai-medicina: porque si él pi^ó^' 

^cá dei 'río Aha^ dottde, éffir' a^o'^desde el OetlMénte dé 

Bsi^áfr^l Oi^léhtléy i)¿«iadé 

nep (qübif^CeUavJA! ilbfirtkltttíé 
diMMtekl»t«mo« toft^ Tártesh») 
tttágd loé SWf^kios i luegolit)^ 
Baii.dtqti9f v-*lú«9o3|0» tDaí^^ 
t80(Mi»Íi»é3tá etitfsií (áe^a ^- 

ile9|»ies:-d& «ii9»>ia»lo^- el 

riO'Aiias<?iSi; éste rto'eg-ofceí<> 
dehtal 4 IdB Tardetaiibs, quMii 
é«:s{Aie»>4K ««fcon^r la-étlMA 
ooriecilbl:* Idéi^teosv^ü^á ^^d 
luelfo «¿'«toiie etiAÍM^)<Maáli 
Ip dirá , « na quiere péí¥l^ 
tir >k>s {ttintos- cardioalés éél 
tterído*.'' ' • ' 

' '^ - • t»of ' ttinto / yk que tíi/g 
hallamúá trfétidos eñ^ I&9 Re^ 

f' iones mas antiguas de £^^a- 
ai y que los eruditos Extiran* 
g;éro$ no han pedido caminar 
4e0n atiento, conviene quedé 

wl'j.l,'., • • i é •• »■! ■» 



lios, <y Máiúéúos:i;púef iaa 

Cál'j)ianos sí^uieáteií' son •td^ 

¿tmüáré^dos det mtítitft:^ Nf> 

érdeñ • «de coaita ;f ecbrrH^' -^ 

Occidtnte' í Oriente^ rf'Ppi^ 
b§ dé* ^oé les 'Elby^adi*^ na^}4 

í^l)anJu(itoa) Bécis^^ofiflnáái 

do por la costa ori^tabioOQ 

los Ma'tíéno*»' die juwouail ^ 

V3 *dónde Avleiíd'iftimbrá'MaM 
sienos, y 'Selbysitob», á^ia 
q aé aqtií -Heroddtd' MastienOB* 
y Elbyrinos, y Estéfiíno Mas- 
lianós, y OlbysinMt, «6dot 
fü nto á * las - cotonas -dé/HéN 
eulesi» ■■' -í' ■ -•• '■- ' '- -»-í» 
§6 ' Cristóbal Céllario (í) 
^legfa en nonibrf dé Esteplia* 
üo ét mencíonádf» texto dé Me- 
tb^té: i(itert>iret8tiddlos 



•^v ♦ 



» 

luz algún patricio: y en pri» 
mer lugar digo ^ que los Más-^ 
fiónos nombrados antes de ios 
Galpianos , no sqq < lo mtsniQ 
que BastitanóS9 lo ir porque 
ios 'Mastianos y Bastitanos se 
nombraban así por diversas 
dapitales; conviene á saber^ 
iM^stitanospor la Cuidad d^ 
Sástí: tos.Mastianos por Mas-- 
#tes conio dice expresamente 
Esttfphano: Mastíatíin^ ab uf'^ 
^Jkfastia. De esta Ciudad di- 
ce^til miíitio ; qué e^uba jaa4 
JR> átos^iolAáas de Hérciries^ 
^i^ife^'Masia era Regipo atr¡4 
bufda á los Tarcésids (junto á 
los qtíales eistat>a según eswó) 
y lo mismo da á entender Pon 
iybio:(i)qUafldo la reflefe^poir 
-tfmliie de qüe.^(eA ^a pax^. 9^A 
ladai pdtilos: Cartha^néses) 
lio ptadiesen pasar ^osRomá^ 
-nos- á hacer presas , ' á comerá 
;<^aF 9 nfr'á^ establecer lángun 
*9aeblo k- Rmatiik mHrm ¡ftdr 

TIAM^ &^Tatsaén y &e. En 
iá pig. i87«> $fiade ^ que los 
Soldad<» trasladados por An- 
Hlbal de ^Espaffa i África, fue* 
TOO MástioñóSy ^hersttés v y 
O/^tfilí^tf. fistos. Thertítás pa;^ 
recen ser intitulados por la 
Ciudad nombrada *ante$ Tár^ 
seium , de la qual dice Este- 






'- (i) I». 3.iÜg.i79. (ay- tag. 



j y sus ' Rej^oi/es.^ o o 

phano , citando al mismo Po^ 
lybio , que estaba junto á las 
Colunas: y como no menciona 
á los Therskas (ni Estephan^^ 
ni otro) apruebo el dictádsnen 
de Holstenio , que juzgó ser 
Tarseio lo mismo que Tarteso: 
según lo* qual se infiere que 
los Mastianosi» y, Tarseios( 
Thersitas , ó Tar^esios eiao 
comarcanos del Estiyecha : y 
consiguientemente loost ;Mas- 
tianos no son lo mismo quq 
Bastitanos t porque aquéllos 
eran precisamente* iitcñ^lea 
del Occidente de CalperVjyre&t 
(os en rigor eran, meddtern^ 
&eos*Y y splo* por tnais.faiiníS>sQS 
se-' extendía, su denominacioh 
hasta , Ai iíE^tTeoiio y: Cá4iel 
segunl'Estiiabop.; (2) Pero? los 
*SlUlstitinas(<Kl<M«stienocii) rvi«f 
vian entre los TárteUps^.y 
Calptanos*, según * Herodoto; 
esto es, entre las bpoas' á^h fié^ 
tisy de Calpet^y.por tanta no 
ekanlo mismo querlbs Baitical- 
-flósy polrque éstos ise extehdido 
•mucho mas por lo thediterca- 
neo hasta el áionte Oréspaia^^ 
según: Escrabon (3); : t/nrf 
- 5ft ' Insu^OeilariK>:;i£cíen:t 
do con Estephano^iqueilBiChi^ 
idad de Sixus'Wk defos: Mas>- 
tienos ; y cooió «éstaf per^eiid^ 
cía á los Baatiitatiot, legua^lds 



30 España Sagrada. 

que la nombran Sex^ ó Sexi\ 
resulta, que los Mastianos eran 
lo mismo que BastUanos. Res- 
ígnelo, negando que Sixus sea 
lo mbmo que Sexi y mientras 
no se pruebe esto no hay ar- 
gumento. Ptolomeo coloca á 
Sex eu l6%>^)astulos : con que 
tun dad'tf qucTSixus y Sex sean 
varios nombres de un lugar^ 
icesulta que los Mastianos no 
eran lo mismo que Bastitanos; 
porque Ptolomeo distingue á 
estos de los Bastulos, donde 
tocaba Sex. Demás de euo^ 
Estephano no reduce á M ála*^ 
ga i los Mastianos^ sino ea 
Qomtmá'lalberta: y Sex era 
de una misma Región con Má* 
laga: luego. según EsteptianO 
DO se prueba que los.Mastia- 
aos j^brazasen la cofta.de Afár« 
laga , donde estaba Sex. • 

59 Tampoco los Calpianos 
fueron Car pétanos^ porque es- 
tos eran mediterráneo»» at|iife* 
4los literales junto á Cal pe, de 
idónde se intitulaban Calpián 
sios^ Ni hay mas fundamento 
c.par a llamarlos Ca r pétanos, que 
haber escritO; Esteptiano « so? 
•iire Calpsit q^ ialgunos nom- 
"brábab €|arp«tAnos i los de 
Calpe^4>por qudntt llamaban 
Carfsttk eslyi Ciudad : Aiiqui 
dtíkSiC(frf»P(mmÍ9M.üti^s\2L voz 
Cal pe) quod aliqui urbem di^ 
cunt Carpeaffj^ coqio- añade, 



IVjf. 41. Cap. T. 
verbo Carpeta^ remttiéndostf 
á Calpe«. Con que si los Cal-* 
pianos se dicen * Carpetanos 
por algunos,^ por quanto á Cal^ 
pe la iiombran tambi€tn Car^ 
pea; resulta, que estos Car-? 
pétanos no son los medíterráT 
peos, sino los litorales dejCal? 
pe. Y en esu suposicton«<|BÍéil 
dirá que á estos se sigue ^ r Ib 
Anas , recorriendo < la coülla 
desde Occidente á Oriente?; 

60 £1 Rhodano se ^igiie 
bien en aquel proceso, pues fi 
que venga del Occidenjte $i 
Bétis , y á Calpe ^ ent^ootrtrá 
después al Rhodano en la Ga^ 
lia , sin qne sea necesaria ot(A 
nota mas, que el decir, que 
después de llegar al; Mar Mer 
dicer raneo por Cal|^,.salt4««h 
da la Iberia;; pasaadpá FxMf 
•cía: porque solo quiso dar i 
conocer las • gentes EspañoUa 
del Ocaso y deUEstrechp. Mi 
Ib practicó cambian d £scll4r 
te, stfguAhc^y le tenemos^ que 
désd¿ Cádife s^ló hast^ Aifl- 
purias en la raya 4a la Galiju 

61 . De todo se deduce; que 
aunque Estrabffneo Ancbdcmi** 

cho á los Bas;ít«i#r(^n[io i 
los Oretano^) y/*^uaque; en 
aquella suposición pueda toda 
la Bética litoral decirse Bastl^ 
tania ; coa todo eso no deb^yi 
confundirse coa este nombre 
los de o tras, gentes : Bprqu^ el 



T>e la Lusitanta\ 
genero no destruye las espe- 
cies: y asi drremos que el Mas* 
tiano , el Selbisino, el Tarte- 
sio, y el Calpiano, son Basti- 
taix>s en acepción ampia de 
este nombre; pero no todo 
Bastítano es Mastiano: porque 
éste, y los demás expresados 
teniaú su distrito peculiar: el 
Bastulo la costa : el Calpiano 
á Cal pe: el Mastiano desde el 
Estrecho acia Cádiz: el Selbi*^ 
sino, Elbisíno,^ Olbisino has* 
ta cerca de las bocas del Betis: 
luego el Tarteslo hasta el río 
Ana : desde alli los Gyneies, 
deles. Celtas, y Lusitanos. 
63 Finalmente inferimos;, 
iqtie quaiido Ptolomeo dio á los 
-Turdetanos la costa . y tierrii 
*que hay desde la boca de Gua- 
diana haista Cetobriic , fué úor 
guiar en esto, sin exemplar en 
otro Autor; pues los demás 
pusieroA alli diversas gentes. 

« 

LUSITANOS. : 



63 Desde el Tajo 
empezaba la Región d^ los Lu* 
sítanos, como se ve ea Est ra- 
bón (i)r^IVi¿ro ver sus Septeth 
trionem est Lusitania, maxi^ 
mam complectens Hispanorum 
gentem , plurimoque tempare 
b^ili .Romanorum petita. Su 

(i) Fag. iss. 



y sus Hegionet. gt 

extensión por el Norte fpé en 
lo antiguo hasta el Mar, in- 
cluyendb á Galicia ; pero des- 
de Agusto se contrajo al rio 
Duero, por lo qual Plinio, y 
Ptolemeo señalaron por límite 
boreal de los Lusitanos al ex-» 
presado rio. 

' 64 Después que los Ro* 
manos empezaron á dominar 
aquellas gentes , hicieron que 
pasasen i la vanda meridional 
del Tajo; y desde entoqces 
quedó la mayor parte tde la 
tierra que hay entre los dos 
rios Tajo y Guadiana; habi» 
tadá de los antiguos Celtas, y 
de los Lusitanos nuevamente 
trasladad<^s , cpmo testifica 
Est rabón pag« 139. donde ha- 
:blando de la expresada Meso- 
potamia., ó territorio incluido 
entre ios dos. rios, dice: Quam 
ífMJDre ex parte Celtce inco^ 
iunt ^.& Lusitani^ú Romanif 
e regione trans Tagum sita ep 
transljatii pesie entonces pues 
empezaron los Lusitanos á yi- 
vií en el territorio que hoy H$- 
man áe^lentejo^ oUltr^-taf- 
gano: y por tanto señala Ptq- 
lomeo como pa^-te de los Lu- 
sitanos la porción oriental sita 
entre los dos rios, y á }os Cél- 
ticos les dá la Qccideota], ea 
la conformidad que ^ véea 
su Mapa. 



3* 'España Sagraia. 

' 6$ Estephano siguiendo á 
Artemidoro , refíere que los 
Lusitanos erao lo mhmo.qtic 
i<ís Belit0Ms , especie que di- 
6cuitosamente se podrá com* 
probar; pues aunque en Plinio 
leemos á los Belitanos^ (i) y 
en Apiano á los Behs , (a) 
eran e&tos Celtiberos^ y aque- 
llos de junto al Ebro^ que con-^ 
currian al Convento de Zara*^ 
goza: y ni unos^ ñi otros- se 
jxiedén confundir con los Lu^ 
6itanos^, por la grahde distaq» 
cia. Pareoe pues buen,recurso 
el de Pinedo, que atribuye U 
especie, á que los Griegos no 
tuvieton individual noticia de 
4as cosas interiores de la Ib0- 
ría, y por tanto confundieron 
"algunas cosas, hasta que' con 
el comercio consiguieron maa 
•seguros informes, 
' 66 '\ Los Lusitanos fuerdh 
los que entre todas las' geMés 
de su contorno lograton le*- 
"vántaMé qon el nombré de ía 
Provincia , intitulándose Lth 
sitania lo que' hay entre Due- 
Tfo y Guadiana; de suefte, que 
ninguna^ ^nt!é «de las que ocu- 
't^abail aquél espacio dio. nom- 
bre al todo sino los Lusitanos^ 
y en esto publicaron ser los 
*Ímas sobresalientes. El tiempo 
**h* xlesUe' ^ Augusto ; los lími- 



Trat.J^uCap. r. 
tes los propuestos atribt* ^ 

- TURDULOS. : 



i • 



' 67 Una de. las Regiooef 
mas nombradas en el territc^ 
río de la Lusitania^ fué la de 
ios IFurdulos, gente mu y antir 
gua y; famosa ea España , por 
lo qufe se extendieron , espe- 
cialmente por la Hética; dfe 
suerte , que casi la mitad de 
aquella Provincia por la par- 
te oriental era de los Turdti* 
los , que luego se confundie- 
ron con los Turdetanos, sla 
dexar distintivo; Habia tam« 
bien Turdulos en lá Beturia, 
orientales á los Célticos de la 
'Bélica, que )viviande la par"* 
re de dlli del fio Ana , y coo- 
siguientenente no etfaa.ile 
nuestra Provincia , por lo que 
acerca de estos nos rettoi timos 
á lo í prevenida en el Tora. IX. 
68 P tolo meo no mencionó 
Turdültík «nVla Lbfltátaia^ por- 
que el territorio que les cor- 
^réspondé se le aplicó á los Lu- 
sitanos , como se vé aquí en ti 
Mapa que ponemos ea elA- 
pendioe, y realmente estaban 
incluidos los Turdulos den- 
tro de la Lusitania ; esto 
es, entre Tajo y Duero, espe- 
cialmente por la parte joccí- 



(i) Lih. 3. caf. 3. («) Pag. 279. 






De ía Lusitanféij y stís Keglones. 33 

dental de la casta , pues re* aquí salieron los Tufdulos á 



f:OFjrieodola Mela desde el udo 
al otro rio Y coloca alli á, los 
Turdulos y aplicándoles el rio 
Monda : (llamado hoy Mou'^ 
degó , que desagua en el Mar. 
C4si en nüedio de las bocas del 
T^Qy. Duero ). In coque (flexu^ 
«cii. i pxoníiontor'io juxta Ta* 
gi «ruptianecn ad alterum cü^ 
jus radices Duriiis alluit) ^f/ní 
Turduli vetares , Turdulorum^ 
que oppiiai a^nes mtem^ Mon-^ 
éain médium few ultifmfro^ 
montorU látus effluens j & rar 
dices ejusdem ailueos « Durius^ 
//^; j. Cá$p^ j. 

.69 Lo mismo afirma Pli« 
t&ó liiJjf^ mpw JtQt. xloode dice^ 
qtie el ;rJo: Dü6r6i> sepa fia I09 
TurduUftr. de.los Brácaros: y 
como estos^son los de Bra^g^ 
en Galicia, consta ser Turdu- 
los los' Lusitanos d^ la váqda 
neridiooalidel Duero: por lo 
que alpuoto empieza el cap^ 
tulo siguiente, diciendo: ^ 
Durio Lusitañia incipít/. Tutr 
duli veteres ; esto es, que ba- 
jando de Galicia v empieíza; la 
Lusitaoia poir el Datero; y jas 
primeras gentes que ocurren 
son los Turdulos Viejos. Mela 
usó de la mislna expresión de 
Turdulos f^ic jos i lo que par?* 
ce dá á entender , que desde 



ocupar otras tiernas por crer 
cer en sí mucho, y no caber 
en margenes tan estrechas. 

70' En efecto Estrabon atri- 
buye á los Turdulos el terreno 
de Merida. (i) Lo mismo de- 
nota Plioío (ai) qu^ndo habla 
de las gentes que ;laay desde 
Guadiana arriba., y áic^i Cel-^ 
tici , Turduli , &. cirpa Tagum 
l^ettones. LosTu-rdulos que se 
siguen á los Goiticos ocupat} 
el territorio. de.JMerída: por- 
que, como arriba se dixo, lle- 
gaban los Célticos hasta EU 
vas ^y Badajoz: y lo que rest^ 
esxie MerÍjla;e$tQ es,, de lo| 
TiurdüloSik según Éstra.bpn, y 
según i^linio » que los pone eq 
el orded referido , al oriente 
de los Célticos , y es asi. 
' 71 Puestos ya los TurfluT 
los Junto á Guadiana, fué muryi 
facil.el: transito á la Bctu ía^ 
pues solo habia f\ rio en me-, 
dio, y el terreno bi i redaba: y 
corno hi. Betnria confííiaba coa 
el termino de Córdoba, prosi^ 
guieron adclant? ,, y se exten^*- 
dieron por la Qeiica, quedan- 
do Cordova cofp<? Metrópoli 
de las Turdulos, seguñ la pro- 
pone Ptolomeo.. Ue este modo 
se. puede proponer la propa- 
gación de los Turdulos , .to-^ 



(i) Augutta EiMrha in Turiuli^ ¿agk iji. (1) En el.lik. 4, €ap. 38* 

Tom. kUL E 



34 España Sagrada. 

mando por tronco á los que 
Mela , y Plinio Uanaan P^iejor^ 
pues aunque en elTom. IX. nos 
inclinamos con Bochart á que 
los de las costas de la Betica 
serian los primitivos ^ y que 
estos de junto al Duero se 
nombrari&n Viejos para dife* 
renciarse de otros esparcidos 
por lo mediterráneo; parece 
puede sostenerse , que fuesen 
primitivos los de la costa del 
Duero : porque si , como pro- 
pone Bochart ^ TurÜulos f{m^^ 
re decir gentes transportadas 
á costas muy distantes ; bien 
claro es> que el territorio en* 
tre Duero y Tajo es para to* 
dos los Orientales costa mas 
distante que la del Betis. 
^ 7a Añádese que Plinicnos 
dá en la Lusitania un pueblo 
con nombre de Turdulo^ el 
qual por lo mismo puede de- 
cirse Capital denominante de 
aquellas gentes , al modo que 
Oreto lo fué de los Oretanos, 
Edeta de losí £detanos/&c. y 
como solo entre los Turdulos 
Lusitanos ^e halla pueblo de 
aquel nombre ( nombrado en-» 
tre los lugares estipendiarios) 
parece que aquellos fueron los 
primitivos, de donde salieron 
á propagarse: por lo que man* 
tuvieron el dictado de veteres» 
73 A lo mismo alude la 
alianza que los Turdulos hicie* 



Trat.41.Cap. t. 
ron con los Célticos para unt 
expedición por el Norte de la 
otra parte del Duero; pues es* 
to corresponde á los Turdulos 
de entre Duero y Tajo, los 
quaies confinaban con los Cel* 
ticos , y por la vecindad se 
confederaron. Demás de . estOi 
siendo la habitación de los 
Turdulos Viejos entre Tajo y 
Duero, corresponde á estos, 
mejor que á ningunos otros, el 
proyecto de alargarse en con- 
quistas por la otra vanda del 
rio, subiendo acia el Norte; á 
causa de que eran los confia 
nantes ^ y todos los demás te^ 
aian mucha tierra intermedia. 
£q efedto llegaron co^ losCei; 
ticos hasta el rio Xináeo ( lla- 
mado hoy ¿/iiM< , al Mediodía 
del Niño) pero excitándose 
alli una sedición entre ellos 
mismos, y muriendose el Ge^ 
fe que llevaban , )ie esparcie* 
ron por los contornos , nom-- 
brado el rio desde entonces 
Lethes^ ú del Olvido , como di«* 
remos sobre la Provincia Bra«* 
carense» Por* ahora se meocio- 
m , é fin de ^ue los Turdulos 
del Duero fueron los que le 
pasaron , llegando hasta el Li- 
ma; pero no se intitularan alli 
Turdulos, pues no se mencio* 
toa semejante nombre en el ter* 
ritorio de Galicia , sino deba* 
. jo del Duero. Parece piíes, que 



De h LusHanfa 

él rio del Olvido hizo que se 
olvidasen auo de su nombre» 
Los Célticos pasaron mas ade« 
lan(e^ y se alojaron por los 
contornos del Cabo de Finis^ 
terfe , llamado por ellos Pro* 
mon torio Céltico entre otros 
varios nombres, cooio decía* 
jrarégios á su tiempo* 

f^ETTONES. . 

74 Últimamente constaba 
la Lusitania de otras gentes^ 
llamadas los f^^ftanes^de quie* 
ües se dixo arriba ^ que eraii 
parte de Lusitania, considera*- 
da como Provincia, esto es, 
después de la distribución he- 
4;ha por Augusto; pero su Ren- 
glón era diversa de los Lusjí* 
Xaoos« comc) <ii|ifpes tenían di- 
ferecftes límites; pues los Vet- 
toncfs eran Orientales á les 
^Lusitanos, ocupando toda la 
parte oriental, de lo que per- 
.teneció á la Lusitania después 
.de hecha . Provincia : y esto 
cogia desde Guadiana al Due- 
ro atravesando el Tajo ; por- 
?ue Prudencio pone i Mérida 
que es Ciudad de Guadiana) 
en la Vettonia : Estrabon , y 
Plinio , mencionan junto al 
Tajo los Vettones , aquel ea 
la pág« i$a« y éste en el lib. 4. 

, (i) JU^. 4. €0f. Mt 



^ysus Reginnes. 3$ 

cap. 22. donde dice: Ctrca Td^ 
gum yettones. El mismo PU- 
nio los reconoce junto al Due- 
ro , diciendo que este rio di- 
vide á los de tierra de Astor- 
ga de los Vettones, (i) y asi 
lo declara Ptolomeo,Que apli- 
ca á estas gentes el límite O* 
riental de Lusitania desde el 
Duero hasta mas abaxodelTa* ^ 
jo , como se vé en su Mapa, 
donde se leen individualmente 
las Ciudades de Salamanca, y 
Abila , con otras intermedias, 
y mas occidentales, juntamea* 
te oon una, que parece de la 
vanda meridional del Tajo. Pe* 
to no desciende hasta Merida,, 
y Medellin;porque4nirado en 
rigor no eran de la Vettonia, 
según prueba Estrabon , quan- 
do pone á Merida en los Tur- 
dulos, y Plinio , quando des- 
pués de nombrar á los Célti- 
cos, y Turdulos sobre el Ana, 
afiade: Et ctrca Tagum ^etr 
tones; lo que prueba no ser 
Vettonia el confín del Ana, si^ 
no Turdulos Lusitanos : por- 
que si los Vettones bajaran 
hasta Guadiana , no debia re« 
ducirlos al confín del Tajo. Di- 
remos pues, que Prudencio usó 
de la voz Vettonia , al hablar 
de Mérida, porque le vino a( 
metro ^ y realmente era con- 



Sa 



3 6 España Sagrada. 

fin de los Vettones, en cuyo 
sentido pudo usarla ; pero en 
rigor , según los tres mas an- 
tiguos Geographos menciona- 
dos , no llegaba esta Región 
tan abajo. 

75 Según esto, empezaba 
la linea oriental de los Vetto- 
nes desde la rivera meridio- 
nal del Duero entre Simancas 
y Toro, bajando por el orien- 
te de Abita hasta el Tajo , á 
^uien cortaba cerca de la 
Puente del Arzobispo, y ba- 
jaba por la cordillera de Gua- 
dalupe hasta el oriente de 
Trugillo, quedándose allí en- 
tre los dos ries Tajo, y Ana. 
Esta linea oriental de los Vet- 
tones confinaba con los Ore- 
taños, Carpetanos y Vaceos, 
y era límite entre la Tarraco- 
Tnense , y la Lusitania, en cu- 
yo apoyo sirve la Inscripcioa 
mencionada por Venero en su 
'Enquirídion , al hablar dfe la 
Tarraconense, donde diée; qte 
en elPuerto de la Palomera de 
. Abila entré Zebreros y las Na- 
vas del Marqués existia una 
Inscripción , que por un lado 
¿ecia: * 

HIC ESTTAHRACO 

•ET NON LVSITANIA 

Por la Otra superficie, que mi- 



TraK4Í.Cap.k. 

raba al Occidente , tenia la 
Inscripción lo siguiente: 

HIC EST LVSITANIA 

ET NON TARRAGO. 

y como este monumento fs 
posterior á Augusto, y se puso 
en el límite declarado , com- 
prueba que los Vettones rema- 
taban orientalmente en la ex- 
presada linea ; pues desde que * 
se hizo Provincia la Lusitania 
quedaron aquellas gentes in- 
cluidas en ella , como conven- 
ce la demarcación de Ptolo- 
meo, y el que Plinio mencio- 
na los pueblos de aquel terri- 
torio , al hablar de la Lusita- 
nia. 

76 Convéncese lo mismé 
por los documentos Eclesiás- 
ticos, en que vemos ser de 
la Metrópoli Emeritense los 
Obispados de Salamanca , y 
A^a, expresado^ entre lois 
Vettones por Ptólomeo, los 
quáíes se incluyen dentro de 
la expresada linea. 

77 La occidental de los 
Vettones , según se deduce de 
Ptdlomeo, llegaba haitael lí- 
inité actual de Portugal, coa 
poca diferencia; de suerte que 
dentro de la Vettonia quedase 
Ciudad- Rodrigo, y Plasencia: 
pues aunqifer á Caurítm le pur 



"Delá^LtUHatil* y'f''9a»*^ikMfek 



^ 



SO Ptolomeo entre los Lusita- 
oos^ erró la situación, en su-* 
posición de c[Ue denota á Cor- 
ría , como reconoceii los Au- 
tores. 

(78 La linéstf bottíV fué )sl 
Duero desde cerca de Shnan* 
cas* basta la entrada de Portu*- 
'gak Y la meridional remata* 
ba junto á Ai burqiierqueyTiril- 
gill6, y Ber2ocána, q[ue cóh 
poca diferencia' es el nf^^dib 
entre Tajo y Guadiana. Todes 
estos pueblas eran Vettones: y 
por tanto se les dietie a^li4i^ 
'quahto coinsté deb^^diee^ 
•nombre. • ■ ' "• •' i > 
' 79 Una de las memorisfs 
"de esta gente es la invención 
fde la bietbüí^ qfie hasta \hcfy 
•j)regclnaf^'su'' nohnbre , perp^ 
•tusfdb dn^el de Vemuita^ ^cfe 
-fciiy as virtudes trMan los^ Bd- 
tanicos, y en especial Anto- 
nio Musa% queiescribió utí li- 
bro de Herba Vettonlia^ Pll- 



80 Este nombre de Vetto- 
nes se teóribe eb' algunos por 
ct^ttí lugar de \zidx^%tt\ pero 
AO'debe prevalecer V\sctones^ 
bí Bettones, sino Vettones, 
üoW dos if-^yi/^. bo Ja ' inicial: 
pues asi consta en l&slnscrip- 
^ciones publicadas por Resen* 
^y y = > ^por ' los ^€6di€es ' mds 
cofreetoB^ kii)'A4kwes Grie- 
gos y Latinos; qtíisf eSi^ibeM 
'Otí€T>ta$v'y Venene $. 'Otro 

nombte^ hay -mu y^ padecido, 
que eiaí el de los BerctjeS: pt^ 
'(O ésta^ fbe- ^eúie divers4i 
•confct&édó t^^;£^tfa^ciif ,{(^tf) 
*qué habitaba ^al ^ 8^(et)tf ida 
Kdú los Céftiberosí y Pt6lobe¿ 
'tos 66l^cá ta'frjbieñ al Oiifente 
¿d^Uo^Arevacós^y P^lendohe^, 
t^bteia'Oeld^/la; kwtnb ^ 
Vi lítk su íMapsb dttl Tomo - V. 
*ló lq\]t^^^e^ná álos VettOüH, 
•que ' caían al Occidente delós 
GariieUúOs; y Vaceos inter^ 

81 Los Vettones fueron 



nio (i) nos asegura la noticia: 

pues hablado de' losfíikvjnd»? (¿eátes !tieliVosa^i unas de las 
res de las hierbas, aplicarlos que^conciurTierQii á las guer- 
Vettones la de SH nombre; gta- raá de. Aniiibal , según Silio 
duandola de la mas plausible: (qué los rtencióna) (3), y asís- 
Vettones iti Hisfahfü eám'^^qU^ ticrgn tambíe;! á Petreyo y 
Vettmica djcitijrjh GaUia^in ¡ ^ÁÍvÁüiAéfl b|iuerra del Ce- 
It alia autem Ser riit^ia^^á 0r}eri fis^r, como^a^fmá Lucano lib. 
cis Cestros^ aut Psiychotrófbcfn^ . 
ante cuneta^ laudatissima: 



4* v.>. 



f • .t\ 



.ja 



1 

(O £0 */ VA. 8j. c»f. 8. (a) Tag. i«9. (3) Lib. 3. víyf1fíy:i6. v, 3&s> 



^8 



EspaMa Sagrada. 7Vtff« 41. Capé r. 



His prater Latios ocies erat fmpiger Astur^ 
l^ettoncsque leves 4 profugique d gent^ vetusta^ 
Qalhrum QHicf mkcenses- nemsn ík^rit* 



Bi ^strabpa refiere deelloy 
una graciosa historia, que po- 
co d^^pues de ser dppfuoados 
de los Hociianos^ vieron 4 i;nos 
Ceií|uriaae9' que coa motivo 
(de* pasearse aQ4ftbait dando 
vueUas por el .campo. Los 



t>rtfpQnsÍQn al trabajo « quando 
Ignoraban que cosa eran pasos 
•ordenados á la recreación. 

83 Haü^id entce las L^gto*- 
4es de los Soldados R^ioaaoiS 
¡Cohortes de VettOQes^.como 
también de Lusitanos , seguíi 



Vettones creyeron^ que esta* - vemos en la Inscripción que 
ban privados de rason^ y com* Resend^ recogió en £bora« 



^padecidos dp ellos se movte- 
ton. & irles á gtiiar i'm% Tie(i« 
4as 4^ dmipaga. f Hin4abase 
ia imaginación en la práctica 
que ellos tenían , de que ó se 
había. 4e. estar descansando ea 
•la Tienda,^ ó que, si se salía de 
.*lla% había de ser para pe* 
Jear; Putabofit^nim aus fH $4* 
hemaculo quiete seidendum4 aut 

pugnanUum, esse. p^g^i^A* nií' 
xima, que muestra .^n W 



guardándola ^a su Casa: la 
t^ual |K)Qdrecnos;aqiii, no solo 
en prueba de la Cohorte de 
los vettones \ y LusttanoSvCO* 
roo gentes diversas^ sino pa« 
ra que sirva después su cit^t 

Íuando bablemps de Ebora. 
is un gr«n,cippo:.y por tan- 
to- se,. conoce que la distribif- 
cipn de los renglones es como 
Grutero los pusQ (i) t ea esta 
forma: . . . x 



• • 



i\ 



F. 



t. 



L. V O C O NI O. L. 

Q V 1 R. P A V L O. A E D. 
I I. VI. R. I I. F LAM. R O 
DI Y O R V M. E T, A lí G G 
PRAEF, .COHvI LVSIT. BT, CQH 
i, VETTONVM. 7. LEG. III. ITAI, 
OB. CAVSAS.rVTlLITATESQ. PVBU 
C AS. -APV T. O R D IW, A M P L I S'S 
FIDELITER. BT. CONST ANTER 
DBFENSAS. LEGATIONS QVA 



• <• 



(i> Wff. 



líe la Ltsitánta\ y sos ^eglóttft^ 

GRATVrrA. ROMAE* PRO. R. P. 

SVA. FVNCT. EST. 

LIB. IV L. EBOKA 

PVBLICE. IN. PORO 



39 



Asi la distribuyó Grutero, se- 
gún se la comunicó ^^d^^s. 
Escoto: y aunque en el lugar 
citado^se ^PQue ea la (ercer^a 
linea H. VlR. II. VIR. FLAM.' 
y Resende 11. VIR. VI. FLAM. 
parece sobm en aquel la sert 
giinda silaba VIBi. que no re-f 
pae Reseoáe.: y en; lugar del 
VL de ést^. hacte tnejor senti-f 
do «1 IL VIR» II. de Escota, ó 
se ha de q;)oner en Reseñde^el 
Sevírato VI. VIR. FLAM. Este 
( dtlAtSárta'A^QífeYédcí^pu- 
so antes (leo JuEXS.' III. la se- 
gunda letra del Alphabeto he- 
&rjeo^ aqüel^ uta j. f ambas 
potas- significan una tnisma co« 
aa^ esto es. Centuria^ pues se 
denotaba por iina ¿orno C. al 
jrebes» Tenemos pi^s , que loa 
VettOMS componían Gobor^ 



tes (que eran la décima parte 
de una JLegion, esto es, 66o. 
Soldados, qúando la Legión 
constase d^ 666^.) pue^ aquí 
tenaos á" Lucio yoconw" Pau- 
lo^ hijo de Lucio y de. l^ Tribu 
QuirinafBdriy Qjuestcf^ Dtiúm- 
vir segunda vez de^. Ehaté, s^ 
PMf^iít ^ [y. Flamen eá Ronut 
de hs:phs9s y de hsi^tígw/^ 
tos^qú^ fué Prefecto, de la Cef^ 
iofte ptimera délas yettúner\ 
y.iGemfuthf^ de^la Legiem ttr^ 

i 'j 84^ .^Tedian taibbiea los 
3i^ef iones í/cuerpá dcMU; uasú^ 
bre entre los Soldados de á 
Caballo, que llamaban jílasi 
pues asi consta poír • algunas 
inscripcidnes. Grutero (i) pon 
ne la 'siguiente: r . .^ 



*\ 



. I 



DEA E. 


FORTV N AE 


V I R I V 


S. L V P V S 


LE a 'AVG. P R. PR. 


BALtNGIV M. V I 


I Q N I 


S. E.X VST 


V M. G 


O R L T H R 


A C V 


M. R E S T 


ITVIT. 


CVRATí TE 


VAL. 


F R O N 


T O N E. 


P R A E^F E C 


TO. ALAS. VETTO 



• I 



(i) ar. /« ptg. 13. jj. 



*. 



4» BfiftaiU Sagrada. Tfat. 41. Gtp.^íti 

8$ Éste Monumento es de cion , que pondremos al ha* 
Inglaterra, doííde'J)4,r¿ce'que^;:blar de Cofíí^ murió tam- 
estuvieron alojados algúatiem- . bi^n en Inglaterra otro Solda« 
po los Vettones de ^Caballé- ' d<» de 1^ fiu^ma Ala de los 
ría , pues según otra Inscrip- Vettones. 



*»* 



> / 



i 



i\ 



€APIT;ULO IL 



."j r 



la 

r- 



Á ' 



a vn ws hiqíí VK 




J>R0P1ÑCIA, 



««: 



» ' • f 

.8^* UnA^ de Izr pírero* 
gitiva» q«e Estrabon, refte^ 
jre jde Liisttania €st)a 'abtoil~« 
daucía. de aguas coii jque ia 
Naturales la /dotó ^. sur^ 
tíendola überalmentéd^ R^0s; 
que\ et» »4,a.Vnaay M pane er^a^ 
navegables, y por tá otadla 
acrecendabaii el beaefic|ó' de 
poder giizair defitroxle ia^tieM 
ra *-de itofe bienes d¿l mar, con4 
trtbtiyendbhs mismas aguasa 
con otro de regarla^ cbn gxa-j 
ooff de oro, :que'>Ql . bjándo; 
pero perpetuo: golpe de sui 
curso hicia desprender de Us 
Minas por donde pasaban. El 
Tajo ocupa, el centro: giran 
por los extremos Ana, y Dine- 
ro, que corren paralelos con. 
el intermedio, rikcrendo to- 
dos en la parte briental , y' las demás cosas, una sola vez, 
buscando en su cu^sQ^ al Ocea- sino muchas: pues habiendo 

(*) Lusifania ergo oPuttntd eif, ac magnif @ párvh fluminibuf pervia^ qua 
omnia Tagi porallela fñnt-y & ^ érUntt maMnt ? per puraque á mari subvehi 
in cotuinentem Iket , haberftque auri ramenta plurma. Straba pag^. ijj» « 



flof^). Entreestos tres, que soi| 
lú% principáis, hay otros in-^ 
feriores, que yai «nidos coo 
los imas caudalosos; ya sia pen- 
der su nombre ,' cán^haA á 

¿leterse eá el Piélago.'" • *• 

• . . í ' ■ I / 1 • ■ ''■ 

-.', f[ J Guatiiana.) '-•? ^ •■ 

> ÍI7 : Recorricfndb Us agaaé 
co:i el'^rdewtde ta5 RegionMi 
se líos pone el primero por 
delicie 4 Ana y 6 Arvas, de qué 
laidimos #yu mención. entre los 
Rio$!dé la<üa4rFhagiaease,:dofH 
de nace en el campo Lamini** 
táno (esto es, de Montiel) ea 
vías. Lagunas, que llaman de 
Ruidiera , con la singular pre- 
rogativa de no nacer , como 



l>t la Lusitania , y sus ItioSí 4r 

descubiefto sus aguasen las baja el rio á fecundar á Aís" 



citadas Lagunas v^e que ern^ 
pieza á correr pasando de uqs| 
'á otra, se oculta, y vuelve á 
nacer en otras, desde las qua^ 
les camina descubierto, por. es-- 
pació de unas seis leguas, al 
cabo de las quales se sumerge 
en la tierra, renaciendo de alU 
á cinco leguas (poco mas ^^ ó 
menos) en otras Lagunas, que 
llaman ojos de Guadiana : des- 
de las quales ^orrp, pateütc;. 
hasta el mar, bañando la Car-^ 
tbaginense hasta coqfrontars^ 
con yillanueva de la Seren^\ 
^onde empieza á regar el cam- 
po de Lusitania, y por tanto 
pertenece desde ^qui á la con^ 
fideracion de esta Prqyiníiiap 
no solo conio limite rqne fuj^ 
sino como quien tiene en su 
margen á la Ciudad Matrí;^, 
¡^.ilustre Mérida. 
[ 88 La etyniología de el 
nombre ^na es, según Bo- 
char t, tomada de la lengua 
^ Phenicia ^ en la quál Hanas 
signiñca ocultarse y volverse 
ft, ptiaoifestar , Qomo.se verilea 
ecí la Ieng[uá Arábiga , donde 
hanas4 es ké proripere , itcf 
tamen ut denuo appareai : y 
como puntualmente sucede 
esto en el nacimiento del rio, 
le quadra bien el nombre de 
Ana , ó Hana;« 

¿9 Después de MedelUn' 

Tom. XIII. 



fi^/z, dejan (iipá u^a y á otra 
á s^u derecha,. e§f o es , ¿ I^ 
banda ^a- apa , que es .la. bo- 
real» Pero ésto sé há de en- 
tender del esta4o antiguo de 
que hablamos, no según el ac- 
tual, en que Medellin ocupa I^ 
banda Meridional del rio , co- 
mo después se explicará. Pro- 
sigue adelante, y baña por la 
parte del Novtc á Badajoz ^ á 
quien deja al Mediodía, te- 
niendo casi á la vista en la ban- 
da contrapuesta , á la Ciudad 
de E/vas (cerca áe la qual cor- 
re., dividiendp el rio los cajn- 
pos, y aun los ^eynos ,, tocan-» 
do Badajo^ al d,e Castilla , y 
Elya^ á Portugal ). Desde alli 
vá el rio.declinando ai Medio- 
día, retirándose del occiden- 
te, donde el T^jo vá corrien-^ 
do; y finalmente baja á la fren- 
te meridional de España , de- 
jando á la riyéra occidental de 
su curso á Aíértola , Alcoutin, 
y Castro Marin (Pueblos de 
Portugal) y á la oriental , á 
J^. Lucar de Guadiana, y Aya- 
mppte (^ue spn.de Andalucía) 
m^tiendos? én él Atlántico, al 
punto que se despide de Cas- 
tro Marin y Ayamonte, sitos 
á^a costa ma'ritima : y allí fe- 
nece el rio: hoy con una sola 
boca entre Ayamonte y Cas- 
tro Alaxin : antes coa dps ^ co- 

F ' 



\ 



4a España Sagrada.^fat. ¿^i. Cap. "1. 

tno afirma Estrabon (i) que le cuerpo , compuesto de la con- 

llama distomo , esto es , de dos fluenciade oti-os pequeños ríos, 

boca^, y que por cada una se Pero Ptolomeo erró la gradua- 

podia niayegar'(2). Con estaá ción de la boca del rio, por 

dos bocas le pinta Barreyros -niendolá mucho mas meridió- 

(3), diciendo que la una está nal- qué Salaria y Cetobrix^ 



junto á Lepe , cinco leguas de 
la otra. Pero hoy no per se ve^ 
ra mas que la de Ay^monte. 
Ptolomeo supone las dos bo^ 
cas, quando describe la mas 
Oriental como fin de la Betica. 

RJO CALTVOS : HÓT 
Sadao. 

90 Recorriendo Ptolomeo 
las costas de Lusitania desd# 
el Sacro Promontorio acia el 
Tajo , dá el nombre de Cali- 
pos al rio que por alli desagua 
en el Océano, Este precisa- 
viente debe ser el que corre 
de Mediodía á Norte , bajando 
desde las Sierras del Algarve 
( casi en medio del mar y de 
AlcouVm ) hasta Alcacer do 
Sal^y Setübal, por donde en- 
tra en el mar: pues se pued.^ 
decir único, por no haber en 
toda aquella costa ¿tto que á 
su vista tenga* nombre, ni caü- 
dol.'Hoy se llama Sadao\ cu- 
ya voz no la recibe en el ori- 
gen, sino después de tener ya 



eemo se vé en su Mapa : sien- 
do cierto, que estos pueblos 
caen en su orilla boreal , Sala* 
cia, al tiempo de torcer el río 
el curso acia Occidente , y 
Cetobrix á la misma margen 
én que entra en el mar. Mar- 
ciano Heracleota siguió & Pto- 
lomeo en la demarcación de 
la boca de este rio , y asi no 
añade autoridad , ni sirve pa* 
ra la puntualidad , por quanto 
señalando lo que dista del S«« 
ero Promontorio ^ admite mil 
Estadios en la diferencia del 
tilas y menos: no mas, dice, 
que 1350, ni menos qué 350. lo 
que(sino incluye yerro) no 
sirve ni aun {>ára averiguar la 
toen te de Ptploméo. 

TAGUS , TAJO , r TEJÓ. 

i^i; De este, rio trataoios 
y3*'en eV tomo V*. declaraháo 
su origen', y "áqui , al hablaif 
del nonibre de Lusitania, num« 
3. donde queda prevenida ia 
etymología de su voz, sobre 



(O P^á"- '4^' W -^*^^ J?"'^'*^ iwkus se toolvens 9stüs, qwrum tingu-' 
U sunt Hai'ígatiotpiS. (3) **•»• » í •• ' 



que Tagfi es lo mismo en Phe- nes, y viene á corresponder 

mcio ^ qne,pisc9sv^ 6 abundan-r cerca de la Puente del Arzo- 

ie.dp peces. Ahp<a resta, ex* bÍ3po, bajando al pcaso por 

pHcar su ci^r^o por:la t.U3Íta* toáo jp %ae ^(^de Es^remad.uf 

fila- j t í . - i/:. ra:yPo.rUi|}^l.: en;Cüyod¡stri- 

: 91. 1 Ftolomeo expresó íe} to le non^raá los Por t ugueses^ 

ámbito que toca 4 ^W Píor no Tajp ^ fipmo ^p^oíros ^ sino 

4linc^a^ declarando lo que hay Teje ral pr\odo qye al üiferp 16 

desde. ia bdci^ df V^M):hasH M^ ^kn^an ii)<?iira ,, por el diiUectQ 

^i)te JM. que s^.di^$pide.d^ d* paF^icuUr de; pfida Rey no. 

í)i;'>qu<{>so<i ..tr^S '9ij El Pupblonias nombra 




grados y medio de LíWgitM4 do que el Tajo baña dentro de 
(con una misma Latitud ) lo Iím V(i(tones, ó Estremeños, et 
que es confo^^fie con l|i, reali- yíicfíntara : en cuyo famoso 
d^d^g^^ü^neyUínríiie Í^^JTW ; í^upnte ¿eldenfipo deTrajano; 
en la Tarracóneo^ un ;ppcó/^^^^ g^ri^bado el nombre dé 
mas al orient^^rdei Abila.ei» .él^/iittf^rp rio en }a Inscripción^ 
|(>atlo^\iióao.de Longitud vdt>n-.:jquft.:ae .pondrá, al tratar dé 
de ^úvo el fié de los Vetto-í aquel Pueblo: . 

TEMP;^UM líl MPE TAQI SUPERIS ET CAESARE ÍPLEÑVM &c. * 

'.^, 9:^^k^MñPé?W '^"^''^^^P^^ antes de Villa No- 

#fx» y fSani^tfn,,, sitos á sp. va hasta Wjis adélártte de Lis- 

haad^PtPreal,» como ta^ boa ^ que es espacio de unas 

féisboíiy f'^P^^ acaba él.'ru)^ se- ocho leguas. Est rabón trató de 

l^ult^ndó^é ^on t.Q44s Tás.^^ua^ ésta espaciosa y profunda bo* 

9^^ ^^^^Mí^^^^i ^^?''^^ ^'l?? #^' ^ .^ > ja' havegaeion que eí 
jP^re^^ae le.abre Isispi^^ri^as^ d^ jiq. I^erniiiiaá Naves grandes 

j?u seno^'^ ^^P^ á r/egibirlé^^nj- /«/^W^i-o/f, eSto es , de porte de 

fraudóse él m^r en la bock,4el j>eso de á <íiez mil , expre?;an- 

:f}Q.^ de ;^uérté ^que- Ao \p s^l^e do juntamente la fertilidad de 

2i'.él m^r,,?!^ convierte i^^^^^ en sus campos p'or ambos Uidos, 

Tajó, ó si él ri¡¿^pj^t|ansfbíjm# ^oí otra>(xirpujD.stancii(s v qi»e 

en mar y porlo pqcho, porfió del todo m.ser puede^ iudivp- 

profundo,y por las Tslas, que dualizar, por esta álli el tex- 

incluye dentro de sü ultimo to defectuoso (1); -Polibit) (a) 



44: Espiftá^S^f'lídd^Trm^^'iJ\ Vi¡f. a. 

refiere^ que el C& pitan de los sigrife meftioria eñ' Roma cii 

" ^' una Urna garande de Marmol 
wtóittpada- en Grutero (i.) de^ 
liüveadá ^nBph&rá (a) y re^ 
producida por Grevio en la 
eüiciorf ti^ie hi20 dfeC rutero: 
tíñ la frente de -cuya Urna es^ 
tan las figtíi^s de Madre y Hi^ 



Carthaglneses Asdrubal Gis- 
gon estabst con oha'pkrte \dfet 
Egérdto eh turftanlí junW'S 
la boca del T^jb; quando Vitfo 
á España '¿scipioh ' eTMricí-i 
do: lo que sirve pai-a prueba 
de U extensión délos Cartha^ 



tale? de nuestt'b' éon'tinetítfei' 1 bb f»¿oa «qs 4hstr¡pck>nes :yy al 

' ^S Del icürso'íáe 4ste>tio tostado^ d;erpcho de la Uriiá; 

con la contraposición' que:tié^ ésttíiT Versos: , • . 

faecoael HebTÓ,háy üWin- ' •« 

tótó';»ET>ÍStMftLE.-FMJMEN;HrBBRÜS ú^'- ' m4 
. ^i VOSlSOM. IDQC ASt>Si)E¿Ut1!. ALtER. íET^AJJTS^, 
STÁGnX SlJ'B.ÓCiAW,TAfiü% ET. T;\^9RHEÑJí:4.r-íWEWJft-; ,;;. 
SIC ETENIM. DVXERE, OLIM. PRIMORDIA, PARCAE. 6uu 

espacio entre Tajo y Jpuero, 

Tomo y. qge esVjá''prpfi!bi&o tó a'l tiajo /at'qu^" llama Mur 
en roriúaaí erdedicarsé' á ex- tíuüás , uno' de los mas •cfono^' 
íraeíH,, cq^na ^firjm,^ Resen- 

no ..Que tienen J05 ReyesT \íh 
Cetrí? 4e Qro del Tajo , e|.iííás 
puro dé iquaatos se conocen. 
Véansí? abajo las IsIaY,^é ík 
.boca<d?eíjte.río.; .'.;;,.,.;, ,',¿ 

• ' '"¿¿j> Mondefoül » > .-.-u 
,. 97:, .Tratando Es.^l¡abon del 




^ . íámWii'=*&_, 

^or;¿?4í-reám'ó\elíl^;'tft 

:Ói'i^hVe '¿'i^o'ni'ente'; "haciendo 
íé-Ará de"lá Clütíáá' de •Goar^ 




0^- ;M¿ísí''Íé'llamaf MonH¿í^ 
6 &ünda(4), 'declarando que 



U) 



" T>e la^Luiitan 
'COrre casi en medio de Tajo 
y Duero : lo que es asi en el 
tío' cjue hoy conserva el ves- 
'ligio de l¿tr' voz antigua; pues 
^^ \\zúi2í' Mónáega. Pl!nio(i) 
expresa , que el Duero dista 
'Cincuenta leguas del Tajo , 16- 
•Hiendo á Munda en el. ínter*^ 
-medio : y esto sola ttibite con- 
tiene á Mondego» Pt<!)lóineo 
^so la boca del rió Monda 
*en el nfíi'smo sitio del actual 
Mo/iüego: y así no queda dn- 
9Büi! en la ffeduccíon. Véase Eu^ 
^íhio i 6 E minio ^ que pare^- 
*éi<>*i^ M irtHhio' Munü^ •: y 
Jírádie '^ equivoque (t^Éfto comd 
-*t'fiGerundenÍev<ÍU€^ por sola 
-fe' atusíofl de l*s voces,; crey<í^ 
•*SfaV'á^(H lá^ €íj}daa^d«*il/fe«- 
-rfrf, donde efCeáí^r venció á 
SjbSf bíjir^S Híé* Póíhpiíyb r^íígU» 
^«t^rtbié^ éta 'él- 'ta)pJ tk De flú^ 
'^minOu^i pu^h a'^ut'l Mutidb eria 
■pueblo dfe • 1& Bet ictar - < ' « :^ 

• 90' Enf el inferno sitio ea 
^ue Estrkboéí mencionf él^rto 
Muíiadán, expresó al '^ae^i/tf, 
conío immediatd al Diíeró: de- 
clarando-, que también admi^ 
tía pequeñas . navegaciones, 

(i) ¿¿K4/^tf>. fta. 



ia\ysasRios. ' 4s 

cerno el precedente. En Plí-^ 
nio se escribe traeca \ y en 
Estrabon es Vaci el segundo 
caso : pero la situat:ion es una 
misma V esto es, la del rio qué 
hay entre Mondego, y Duero^ 
al qual llaman hoy los Portu> 
guese» VQuga , cuyo ctrrso eé 
paralelo con el Duero v tet 
niendo su n$cimiienco al oxieñ-' 
te del punto en que^se entra 
en el mar,bastaiite catidalostxj 
especialmente despuiüsjqüe iz^ 

tibió' pdf lu parte^dtel MetUot 
dja; 2X i\o Ag^da '( noi eK'dd 
Ciu'dlá'i^ftodrigá^'^no otiodei 
la Provincia de Béyrá}. . V 



I •* í^ 1 » 



« » \ 



r » 



;> I. 



BU ME iVvíA^^ Müií^xia^ 

'1 00 Plinib líos mieticiona 
^1 r\ó Eumenio^ en las ediciones 
ánt^u&i; ^e^h^s ante^de Ge¡» 
iéoío^ el qual puso én lugaf 
Uie aqíjel nombre el de Minios 
y el mismo dio Dáiecá^ñpid 
en el tekto , pero al margen 
puso Eumedio^, y ^kniíric^. 
£9ta ultima voz prOpusolel^Hi 
Hartíuino en su texto, en; fuer^ 
za dé seífalaír íAntoniíro v f 
Ptolomeo un pueblo Emint^ 
por esta parte : y Plínio diccj, 
que el rio y ellugai-cot^veniaa 



• » 



• I. 



' ' "I, 'i 



f> 






46 Bspaüa Simada. 

ea el íiooibre. Adoptaremos 
por ahora esta voz: pero en- 
era la dificultad de expresar 
fué rio es : pues aunque .Har-« 
duino coa otros Escritores ilus- 
tres Lusitanos dice ser tXjlgue^ 
4a i no me atrevo á seguirlos. 
La «raigón es: porque Plinio ba-r 
ja recortictido. U.Costa desdf 
el Duero al:T¿uo y por taiitQ 
expresa los rÍQS)que desaguaa 
en el mar ^ sic»do el primero 
( jdesd)^ el Duero abajo ) . l^acca% 
y..¿l iéguado!(. y úUimp hasta 
Lisboa ) el v£m/Vía^..Xas par 
labras son: uf . Durlo Zusitanfa 
incipit. Turduli veteres ^ P<e- 
suri : fiumen l^acc4í. Oppidum 
JÜílahrha. .Oppidum €? "flu^ 
men .jSSminium. Oppidéí \ Co^ 
nim trica y^StcJík. 4. cap. 21. 
ta las quales se vé , que vi 
f ecotriendo; las boqas de ^los 
riofls bajando por el Du^ro: 
después 4<?l: qual expjesa i 
Vactía ( hoy Vouga), figiier 
sé tálabri^a ^ y' luego el riq 
Eniinio, Np puede pues ser 
este rio pl Águeda ; porqué 
Águeda . entr^ ,pn el Vouga 
do$)legU4»i9iH«^ 4el graod^ 
etíñ\\qi^,iQí rio» , en que dío*- 
\TQ del Gofltíoe otease ex^playa 
y métela- Vouga con el mar 
;pot la. B^bia de Aveyro : de 
attér$?<4que¿j:l rio Amd a. per- 
dió su proprió nombre dos le- 
guas antes de la Costa mariti- 



TV#f. 41. Cap. 9. 

ma: y consiguientemente no 
puede ser el expresado por 
Plioio con el nomJbre de Eur 
mejoJo:. porque <é$te es rio de 
I4 Cosu , y el Agued» no I9 
es, constando que acaba ea 
otro que entra eo el mar coa 
su proprio oombre de Vacca. 
- loi. Mirando pues: 9X Otr 
den CQQ: que procede P^inio , ]r 
consider.a;ndo el territorio de 
taX^osta , digo, que Euoieoia 
se llamó también Munia.\j^ 
ra^on «S/i porque* mas ab«up 
d.el:Vougfi no h9y mas ría que 
Mundjai ó- Mpp4«gq } y, <:oin9 
Pltnio expresé debajo dol 
Vacca ¿ Éumeoio, y no mea- 
cioQd.aqAii el nombre de Mua* 
da )' resuica i que estas dos vo- 
^s . denDtfia , uo mismo rio: 
pu^s ni hay inas; q^e uno. <p^,qi 
Plinip había, de omitirle , sieor 
iip tan jiustre. ]£ra pues ^l 
nombre d^Jg^iiifiúp ./^po^q i^l 
rio por la Ciudad : y el de 
Mupd^ %.4>(oprip Vfl rio eo^s/; 
ae fuerte , que ídeíde fcl -priii»- 
cipio de su cursó por todo lo 
mediterráneo se llamase Mun* 
fd« ;)y!al llegffcr »ligiar.jt 1^4ie- 
^pn cambien el nombr^dé.lf 
Ciudad mas cer9ana á la^Cosr- 
ta , que era Euwenium : pue» 
tenemos el mi$mo egemplar 
en jel Betis . el qual demás del 
nombre proprio de P^)^^'^ (coa 
que le nombjrabüstn jos J'urde-- 



V * 



^ De la Liiñtania , y sus 1lt»s. At7 

taños ) y fuera del Betis (que las Antigüedades Lusitánicas 



le pusieron los Peños ) se lla- 
mó T artes so , por >bdber una 
Ciudad de aquel nombre cer- 
ca de donde el rio se metia en 
el mar. A este modo el Mon- 
da ( llamado también Mulia^ 
d0s en Estrabon) recibió, por 
la Ciudad cercana á su boca, 
ei nombre de Eumenio , siendo 
proprio suyo el de Munda , ó 
Muliades, originada acaso la 
material variedad por el uso 
de los patricios y de los foras- 
teros y como en Guadalquivir 
el de Perces , y el Betis, 

loa Añádese , que Flinio 
immediatamente después del 
rio Eumenio nombra el pri« 
mero de los pueblos á Coim«» 
bra : y esta Ciudad tjene su 
situaeioü sobre el Munda : lo 
que vieqe bien con que el río 
Éuménio sea el de Coimbra: 
l>ues de otra suerte resultaba, 
que Plinto callase el nombre 
del rio de esta Ciudad , siendo 
ella fluvial , 7 su rio el mas 
caudaloso de aquella Costa en- 
tre Tajo y Duero : lo que no 
puede decirse^ quando Plioio 
vá hablando de los rios, y 
hasta mas adelante no usó el 
nombre de Munda. 

103 Jacobo Meneses Vas- 
coocelos en las Notas sobré 



de Resende (i) ^ se opuso á 
este sentir : alegando cotilo 
argumento decisivo de que 
el Eminio es diverso de Mun- 
da, el que Plinio dice en él 
cap. la. que Manda corre en 
medio de Tajo y Duero: Ak 
Durio Tagus CC. M. passuum^ 
interveniente Munda. Añade 
Vasconcelos ei texto del Chro^ 
nicon , donde Eminio consta 
ser Ciudad diversa de Coim-' 
bra, y que por consiguiente 
el rio de Coimbra ( Munda )es 
diverso de Eminio« Pero yo 
no veo el consiguiente de que 
si los pueblos son diversos, 
sean también los rios diferen-» 
tes: como consta en los que 
ponen sobre Guadalquivir, 
Ciudiad llamada Betis , y otra 
en las ' bocas del rio , con 
nombre de Tartesso. Una y 
otra Ciudad eran diversas : pe« 
ro el rio uno mismo. Tampor 
Co prueba nada la especie, de 
que Munda corre en medio de 
Tajo y Duero : porque verifi- 
cándose lo mismo en aquel 
riosi)ajo el nombre de Euméf- 
nio ; solo hay diversidad en 
las voces V no en las distancias: 
al modo que tanto dista de 
Guadiana el Guadalquivir ba- 
jo ei nombre de Betis , como 



(1 ) Pag. f6j. de la HisfotnoMusfrafé* 



48 España Sagrada. 

en el de Tartesso. 

104 Antes biea según las 
distancias que en el cap. 22. 
señala Plinio entre el Miño y 
Eminio^ argüimos que el Emi- 
nio es Mondego , y no puede 
ser el Águeda. La razón es, 
porque entre Minio y JSmi-: 
nio señala tantas Millas , co- 
mo entre Tajo j Duero , á 
saber , doscientas, "que son cin- 
quenta leguas : y como la dis* 
tancia entre Miño y Mondego 
es con poca diferencia, la mis- 
ma que del Duero al Tajo; re- 
sulta que Mondego es el Emí- 
nio. Si se digere , que del Miño 
á Mondego hay algo menos, 
que del Tajo al Duero ; se in-» 
^ere , que convence mi argu* 
mentó, sobre que el Águeda 
no es Eminio; porque si se níe* 
ga este nombre al Mondego, 
por no distar del Miño tanto 
como refiere Plinio , qué di- 
remos del Águeda > que dista 
mucho menos ? Águeda está 
mas cerca del Miño que Mon* 
dego ( pues aquel entra en 
Vouga , cuya boca está unas 
docg teguas mas cerca del Mi- 
.fio , que la de.Mondego ) ; hie- 
go el Emmio debe aplicarse á 
éste con mayor fundamento, 
por quanto le favorece la di^- 
^ancia referida.por Plinio, me- 
jor que al rio Águeda. 

105 En e^ proceso de lo 



Trat.41.Cap: 9. 
expuesto hasta ; aquí , no hz 
mencionado Plinio á Munda« 
sino solo á Eumenio ( segua 
los mas) en el cap. 21. y á 
eminio , según todos , en el 
principio del cap. 22. Un po« 
co mas abajo ( quando se acer- 
ca al Tajo) expresa á Munda^ 
diciendo que corre entre el 
Tajo y Dnero : pero combi- 
nando las sentencias referidas^ 
se infiere que tuvo los dos 
nombres de Munda y Mmi-- 
nio, ó Eumenio. Quejase alli 
Plinio de que algunos errar 
ron acerca de los ríos prin- 
cipales : Erratum & in flumi^ 
ni bus inclytis : y como para 
establecer la verdad , empie? 
za á referir las distancias.: Ak 
Minio , quem supra diximus^ 
ce. M. pass. ( ut auctor est 
Varro ) abest JEminiji^ , quem 
alibi quidam intelíi^unt , <£? 
Xfimeeam . vocant ^ Oblwionis 
antiquis idictus ,» muhumque 
fabulosus , cap X2. Aqui se, vé 
el nombre expreso de Emi- 
nio con distancia de doscien- 
tas millas del Miño : pero lo 
mases, que Plinio supone que 
al rio Emiaio l,e colocan algu- 
nos en otra parte, llamándo- 
le Limaea , ó Lethes, esto es, 
del Olvido: loque incluye dos 
co^as , una que el Lethcs se 
reduce á otra parte (lo que es 
- cierto ) , y otra que el mismo 



De lá Lusitániaj y sus Rios. 49 

lio Lethes se llamó Emínío, entíende , de que colocó aquí 



ó que Eminlo es según algu- 
nos el Limeo y Lethes: y esto 
segundo no sé en qué se funt- 
da: .porque los qué ponen al 
Lethes sobre el Duero, no le 
llaman Eminio/como consta 
en Estrabon, Mela^ Ptolomeo^ 
Y Apiano* 

1 06 De dónde pues, infle* 
re Plinio que al Eminio le co« 
locan algunos en otra parte, 
llamándole Limea y Lethes? 
Quién dio al rio del Olvidó el 
nombre, de Eminio .? Parece' 
pues, qae este.nombredeEmi^ 
nio , ó Eumenio \ ioo fué pro« 
prio del rio, sino aplicado por 
la Ciudad Emíaio , que estuvo 
junto á Mondega V sáendo su 
proprio nombre el de Munda: 
y de esta variedad de nombres 
pudo provenir el yerro que 
Plinio supone acerca de los 
rios: pues siendo la voz de 
Eminio muy cercana 4 la de 
Minio, es creíble que alguno 
diese arLethes la de Eminio, 
por ver que estaba cerca del 
Jlinio. Plinio en las palabras 
alegadas solo quiso decir , que 
el Eminio no era el Limea ó 
Lethes; y en esto dixo biem 



al Lethes; en esto yerra: por- 
que el rio del Olvido estuvo 
entre Duero y Miño, como se 
probará en la Provincia si- 
guiente de Galicia* 

DORIUS, DURIUS^ 

Duero» 

107 Finalmente cierra el: 
límite boreal de Lusitania el: 
rio Duero, famoso en la men* 
cion de los antiguos , pues son 
muchísimos los que le nom- 
bran^ con la precisa variedad 
material de Dorias, Doria, 
Dorius, Doris, v Durius. S» 
Isidoro escribe (i), que los 
Griegos le . llamaron Durius^ 
9UUSÍ Dáricus*. Esto . supone 
otra noticia de una Región ea 
la Grecia, llamada X)om^ y* 
sus gentes Dor/eflx», cuyo ad*; 
jetivo es Dórico: y mirando el 
Santo Doctor á estos Griegos, 
parece quiso decir, que el 
nombre del Duero provtna de 
aquellas gemes, como que sé 
llamaba asi,, para denotar lo 
Dórico, esto es, que era rio 
nombrado^ por los Dorienses. 
Debe también suponerse, que 



porque la Ciudad de aquel, los D^yrienses vinieron á los 

nombre , solo consta entre Ta^ con6nes del Océano , según Ti» 

JO y Duero. Pero si alguno le mageaes cittdo de Amiano 

(O Lib. li.Etym, iap, »ú ' • 

Tom, XllU 



/ 



so Espéitíá Sagrada:Trát.4x . CapV2. 

Marcelino, tib. XV. cerca, del disrumpens hca montuosa^ ifiP- 



fin : Dúfiensés , antiquiorem- 
sequutos Herculem \, • Oceani 
focos inhabitússe cwfiñexA^ y 
como el Duero desagua. en el 
Océano, pudo suceder, que vi- 
viendo junto á él los Dorien- 
se^ v^^ intitulase Doiius, ó Da- 
rius , quasi D$ricus^ Pero si los 
Dorienses vinieron siguiendo 
á Hercules eh masi antiguo (que 
filé el Phenicio) se hace mas 
creible, que fuesen los Dorien-' 
ses Phenicios, y no los Dorien- 
ses Griegos : pues ep la Pheni-i 
tía hubo una Ciudad Ca pitáis 
llamada Dor^ segim consta ea 
la Sagrada Escritura y y la 
menciona Estephano con el 
nombre de Dcrus , citando á' 
Josepho. De estos Doriénae» 
Pheniciosi pudo provssnir él 
nombre ^Vnas que de los Gr*ie« 
gos : porque aquellos corres* 
Ronden al Hercules Pheni- 
i;¡o, 

1 08 Del Daoimienta del: 
Duero tratamos en el Tom:aKV.a 
Ahora añadimos la autoridad 
áe Julio Orador , que Vossia 
alega (i): Fluvius Durius nas-^ 
citur in Carpetania ^ exiens de 
monte C^go juxta Vyrenceum: 
currit per campos Spaniie 
iilustrans Pyremeum. Deinde 



wdens GaUiciam á Lusitania^ 
ducens uquas multas valdé ^ oc^ 
eidit in Qceana occidentali ^ 
Currit miUia CCCCJXCP^. La 
expresión de que nace en la 
Carpetania incluye yerro, que 
4ebe coitrjegirse poniendo in 
campis Spatíia : pues asi , j 
Bo i» Carpetania^ se lee en las 
Excerptás de Julio Orador^ 
impresas por Gronovio: y el 
Duero sabemos que no nace ea 
la Carpetania ^ sino en los Pe* 
lendoiUss, parte de ia Celtibe<^ 
vk\^ en cuyo territorio se maa*» 
tiene hoy el ootnbre de Monr 
cayo y que con toda expresioa 
se escribe aquí monté Cajo : y 
no poprt^bo, como Vossio , el 
que::sédtga cercano al Pyre- 
neo^Mpue^'coaio JVfoncayo ea 
pzxte' d^ Iduieda ^ y éste es 
rama del Pyreneo, tienen dis* 
culpa los Escritores antiguos 
e}ttrangero8. en hablar cosí al- 
guna kra:plfacion^ Cauno.K di- 
ce éste' Monte en.Livio (2). 
Pero el texto de Julio Orador^ 
y el hombre actual ^ favorecen 
al Cayoi y acaso Marcial, le 
llamó del mismo modo^(3), si 
donde unos escriben .rr^ri/^»- 
^ calvum nivibúx ^ ' ó steri^ 
lemque canum^ se halla ^^nein- 



(i) Sobre Meta y lih. 2* ^ap. u (s) Lii. 40. cap. 50. 
Epigr. J0,(a/ 5J-) , • , 



(3) Enellib.v 



.t: Dé la Lasitañiaj, y-sas ^ios» Si 

^ Catum\ ppes esta voz es portear á Portugal coa poco 



muy cercema é C\i;<fmr y '^n 
efecto Vossio (eo* d. lugar d** 
tado ) propuso V senemqu't Cu-- 
jum nivilms. .V 

109. Añade Julio Orador, 
qbe divide á Galíciaide Lusin 
tania ^ llevando gran copia de 
aguas: y es así^! pues, -quaado 
entra en la. Lu^taüia ha reei^ 
bido ya muchos rios^ de suerte 
que camina al mar mas cau- 
daloso que el Tajo^aunque.mas 
recogido.; PoT'taiáoea uno de 
los navegables por espacio de 
ochocieotos. «stadios V domo 
afirma Estrabon (i^cuya exác* 
titud se ccmvence^ porquan^ 
to en aqtid espacio i(íesto. e^ 
eh las i&ltimas .vétate oy cinco 
leguas) tiene fránqiié^^a el rio^ 
pero desde allí hay un^scoMo 
insuperable de donde el agua 
se precipita, cayendo, no cor* 
«endo, y por tanto no pue* 
den subir, ni baxar los Barcos. 
Poso la naturaleza este obstá- 
culo junto al lugar , que hoy 
llaman S. Joas de Pequeira^ 
seis leguas antes de confron* 
ttf se el rio cont Lamégó ; y 
aunque siendo mozo Resendé 
(coma' él misma reüere) prof 
curó allanar la dificultad; el 
Jurisconsulto Martin Ficané-^ 
toycon el plausible uotento^de 



(O Poff. IJ3- 



gaséalos Arutos de que:abuada 
el campo dle Zamora ;, y aun- 
. que lleg6 i venicer algp con la 
. protección del Rey; perdió la 
protección , el trabajo , y su 
caudal ^ precisado t á desistir 
por la emidaf^ipp 4eiqs qqe^o 
sonrcapact^s-^de yroniove^ ,1^ 
PfúbUca útiiuilja^, alegando auT 
te el Rey, que el escollo era 
obra de Dios 4 para cprt|ir e| 
paso á los¿ Casi:^ Ijlano^ : conoo 
acno hafaiera.pt r.a^ puertas poi; 
dondti.entrars ó -fueja.^|!ii|ica 
Uaveaquel peñasco. 
. Tío Después que el Due- 
ro regó el campo de Toro, y 
de Zahiora yse asi^^^ft^ poi^tu*- 
gal muy caudaloso>i egtran^P 
f>or Miranda 9 i :quien dá el 
sobrenombre^ para diferencia 
de Miranda de £bro. Llega en 
fin ala Ciudad djs Pfirto , y 
cerca.de ella se sepulta en j^ 
mar. Eaimo de los que prpj^Uf 
cen arenas de Oro;^ peroPárr 
tugal , según .Reseíb.de ^ Uens 
prohibido , como en el Tajo, 
él lisfd de esitafxgrBrigeria.'P4 
Duero .paede .tám&ieq enten* 
derse el elogio de Claiidíano, 
que leaplaads Oe il<¥ridasrri- 
béras, quando en- el Poí^ma d(( 
la Reyna Se)'efiá/,.muger<:?dft 
BstiliqoDT' dü^ £a tiy&sshljm 

Ga 



\ 



5 i ZspaHa Sagrada. Trat. /¿i. Cap. 2. 



Te nascente fermt per pinguia cuku tumintem 
Diirítiis undassfrTagum. Qalltfcia risit * 
Floribus ^ & foséis formasíis Duriü ripis. - 
Vellera purpureo passim mutavit ovilL 



Así da el texto la edición de 
los Poetas hebha en Londres 
éh el 1721. páp*'i39o^'y amii* 
que otros escriben riírt^ ^ y 
es comunísimo recurriral rio 
de Valencia ; parece que no 
quadra tanto con el contexto 
del Autor: portjue precedieá^ 
tio Galicia , viene- bien el Due* 
ro^ que la divide de,Lusitá4 
i)ia: y el Turia^ como rio de 
la Edetania , es muy inconne- 
7C0 con Galicia. Demás de esto 
too es rio de los mayores d« 
£spaña : por lo que ténieodo 
en las riberas de Galicia á uno 
de los primeros , puede apli^ 
carse á éste el elogio de sus 
floridas mírgeoesi, y. la^ pre-ír 
tcgsítiva de que , como el. Bé« 
tis ,klaban su9 aguas color ea> 
carnado á los Vellones. 

)fUENTE NOTjíBLE 
y de la^LoísiPania. . . ' 

^111 * En ¿1 tdam^ Cartir» 
fiense de España dice PHnio 
que existen dos. fuentes mára-* 
vittoaaBí pov lajextrana.yicoiit 



trapuesta calidad, de que la 
una sorbe y ocuha:quanto cae 
en sus aguas: la otra lo despn 
de todo: In Carfinensi HiS'* 
panice agro dúo fontes juxta 
fluunti alter omnia respuens^ 
alter ahsorvens \^ lib. a. cap. 
303 al io6u Mo explica la Pro* 
fvinciav contentándose con- el 
nonibre f que entonces sería 
mas afamado : pero es la Lti"- 
sitania ^ sobre el rio Monde- 
go/quatro. leguas al Occiden- 
te de Cambra , no kjcte de la 
Qo&tñ. AlUÍ exlslien las fuentes 
expresadas : y Résenldke (i) no$ 
dexó autentizado el suceso dé 
que bailándose con el Carde-i- 
aal Don Aifooso en^aqiiel ú* 
tio , y arrojando un árbol fsc^ 
bre la mas notable; se edipezé 
desde luego á sumergir, y al 
cabo desapaxeció de la vista. 
El lugar dice que se llamaba 
Cafima vulgarmente ( hoy Ca-- 
dimaj pero que el nombre pror 
priq era Catina::por la que 
parece quiso corregir la voz 
Oarrimense de Plinio en d/i- 
0^i}^tf« Pero xniéatcas no. se au-« 



(i) Ui. 2. fk* di mumkh 



• . 



.1 



« • 



\ . 

V / 



: De ¡a Liísitania , y stislitaf: ' ^ 93 
torice mas esta voz^ no puede y por tanto dejamos intacto el 
prevalecer contra la expresa- nembre antiguo Carrina , de 
da en las ediciones de Plinio, que el vulgo pasó á Cátioia y 
que convienen en la referida: Cadima* 






CAPITULO III. 



.rí 



DE LOS PROMONTORIOS^ ISLAS, 

y Montes» • 



EL SACRO, 

. 112. Una de las cosas 
'memorables de «ta Pr^ovin* 
cia son los Promontorios^ por 
Ja fama que tuvieron entre los 
«ntiguos, especialmente el que 
ilamaron Sactum^ conocido en 
el Orbe por las particulares 
circunstancias que obligaron á 
los Geógraphos á nombrarle^ 
cuya generalidad nos escusa 
de individualizar Autores^ pues 
en la Colección qiíe tengo he* 
-cha, empieza por el Perypiode 
Scylace, Agathemero, y DíonK 
sio, con el qnal dice su Con^- 
•mentador Eustathio sobre el 
Verso 561 que algurios le lla« 
.man cabeza de la £tl]iopa. Es* 
trabón empieza por *aquí la 
descripción de España \ refi-^ 
Tiendo, que Ar temidorole com» 



para á uti navío^ por tres pe^ 
quenas Islas que ocasionan 1» 
ngura: especie bien diga^ deno^ 
tar: por quanto el mismo Arte»*^ 
midoro (que floreció un sigla 
antes de Cristo; en la Olympiá-* 
da 1 69 según Marciano Hera^ 
cleota)(i) confiesa estuvo áquf 
(según Est rabón) y i testig^í^de 
vista no es fácil desmentirles 
Por otra pairte sabemps, que 
junto al Sacro Promontorio nix 
bay tales Islas, ni laslmencio- 
na ninguno de los Geógraphos 
que tratan dé aquel sitíow. :. 
. 113; Por tanto debe decir^ 
se, que Artemidoro llanaó is¿ 
las á los Promontorios de los 
lados, .según vemos en otros 
varios lances, en que los Geó- 
graphos usan promiscuamén-^ 
te de las voces Isla y Promoa«* 
torio, como observó Gronovio 
sobre Estrabon. (2) O si no 
me engaño^ babla Artemido« 



[\\ P0g.é$^editfO0;9ni^t (^ P^g-^39* 



4 >< 



S4 España Sagrada. 

ro de dos grandes puntas ea 
que remata el Cabo , las qua* 
^s.iie dividen con ua seno in*- 
termedio, cuyo ámbito es de 
cinco Millas con poca diferen- 
cia. En la punta oriental está 
el lugar llamado Sagres ^ que 
parece conserva el nombre an- 
^lio del Promontorio iS'n^rf/m; 
en la punta occidental estala 
Iglesia de S. Vicente Martyr, 
por el qval se llama hoyrel Pro- 
montorio^ Cabo de S. l^icentei 
y aunque entre las dos citadas 
punt&s hay «ina pequeña Isla, 
oo habla (de ésta Art^midoro, 
sino. de treií 3 Us quajes en el 
sentido prevenido de tomar 
por Isla á la punta que se aban- 
xa dentro del mar, pueden de- 
cirse islas los tres extremos de 
tierra que. tiene el Promonto- 
sio : pues ki punta de Sagres, 
eomo Procurrente , tiene dos 
S£oos á los lados , que rema- 
tando en punta forman entre 
todos;» tres penínsulas , en la 
foitáai siguiente ; 



•.t 



^i ricetae. 







'^ Sagren, 

Así propone el remate del Pcor 



Trati 41. C¿ip. 3* 
montorio el Mapa del Algarve 
hecho en Lisboa por Grampré 
en el año de 1730* y en esto 
parece se denota la figura di^l 
Navio á que le compara Arte- 
midoro. 

114. Añade aquel Geó- 
grapho con Artemidoro ^ que 
aunque Éphoro escribió óiosi- 
trarse allí Templo de Hércu- 
les , no habla tal cosa : pues 
no solo Hércules^ pero ni al- 
guno otro de los Dioses, te- 
nían allí Ara. Según lo qual 
no es verdad lo qye Resende 
(hablando de Ossonoba en el 
lib.. 4.) dijo 9 que el Pronaon^ 
torio se llamaba Sacro, por el 
Templo de Hércules: pues se- 
gún Artemidoro ^ fué esta es^ 
pecie fingida por Éphoro: y 
lo que habia eran unas pie- 
dras , puestas tres ó quatro 
juntas en algunos sitios 9 á las 
quales piedras movían los que 
llegaban allí^ y luego fingían 
que ellas se habían mudado. 

1 15. £1 título de Sacro pro- 
vino por la superstición con 
que creyó la Gentilidad , que 
aquel sitio ^ último del mundo 
por el Ocaso, era habitado 
de los Dioses por la noche, 
esto es.« luego que se ponia el 
Sol , y que por tanto no era 
lícito á los hombres sacrificar 
allí 9 ni pernoctar : de lo que 

resultaba f )que los que iba^á 



De la Lusitatt{a\ y 

visitar aquel sitio, bajaban á 
tener la noche en un lugar ve« 
ciño, llevando consigo agua 
por el dia , á causa de no te-» 
nerla el Promontorio» Asi Es- 
trabón, (i) y este sitio donde 
bajaban á pernoctar ^ parece 
ser el que el R aven na te (2) 
nombra S tatio^ Sacra ^ pues le 
menciona después de Ossono-> 
ba. Hoy consagrado el sitio 
con las reliquias del ínclito 
Martyr S» Vicente, que des- 
de Valencia fueron traslada-* 
das alli ,. se llama el Ca^o de 
S. y Ícente^ 

EL CUNEÓ. 

. 116 Por la parte oriental 
del Promontorio Sacro habia 
entre éste y la boca de Gua- 
diana otro, llamado CuneuSy 
que menciona Est rabón al ba^ 
blar del Sacro, como también 
Mela (3) y Plinio (4). De éste 
hablamos ya al tratar de los 
Cuneos i y es el que hoy Ha- 
cinamos Cabo de Santa María 

* 

enfrente de ta Ciudad de Faro^ 
eo la Costa meridional del Al^» 
garve. 



sus' Promontorios, 



SS 



EL MAGNO y y de la Luna. 

m 

117 AI otro lado del Sa- 
cro Promontorio coloca Mela 
el Magno y que Plinio (5) dice^ 
tener según algunos el nom- 
bre de Olisiponense ^ recibien* 
dolé de la Ciudad asi Uatnada: 
Promontorium , quod alii Ar^ 
tabrum appellavere^ alii Mag^ 
num , multi Olisiponense ab 
oppido: según lo qual, el Pro* 
montorlo Magno es el Cabo de 
Roca , que se abanza acia el 
mar por el Occidente de Lis-* 
boa. Y sin duda éste es el que 
Ptolomeo llama Promontorio 
del Monte de la Luna, pues le 
pone después de la boca del 
Tajo, sobre Lisboa, aunque 
con el yerro de levantar mu- 
cho el grado de Latitud, co-* 
mo se vé en su Mapa: pues la 
punta del Promontorio río tie- 
ne mas latitud que lá Ciudad^ 
Í18 El motivo de llamar- 
le de la Luna provino por un 
Templó que babia alli dedica^ 
do al Sbl y á la Luna , cuya 
noticia se propone en virtud 
de las ruinas queá la falda* de 
la cumbre del Promontorio 
reconoció Resende , y consta 
por las Inscripciones^ que ha-» 



(i) Tfag. 138. (3) tih. 4* cap. 43» (3) Lib. 3. ca^. u (4) Lih 4^ 
taf. aa» ($) lab. 4* cap. 21* 



$6 España Sagrada. 

Uó; una de las quales dice asi: 

solí. et. lvn ae 

cest. acidivs 

perennis 

L E G. A V G 

; PROPR, PROV 

I-VSITANIAE 

Aqui tenemos el nombre de uti 
Legado de Augusto , llamado 
Cestius Acldius Perennis , 
Propretor de la Proviacia de 
Lusítania: y juntamente la me- 
moria del Culto del Sol, y 
de la Luna: la qual se halla 
repetida en otra Inscripción 
del mismo sitio ^ que aunque 
mal conservada en las últimas 
líneas t, pondremos las prime^ 
ras , que hacen al caso , y son 
dignas de notar, por ser so- 
berbias ; 

SOtl AETBltKO. Z.VNA^« 
MO. ASTERNITATE. IMPSAII 
ST. SAXiVTE. IMP. CA.. SEPTIMI. SBVXRI 

A V O. P I I 
ST« mP, AVG. CAES. M. AVR. ANTOKINI 

A V G» ^ X !• fipC. 
/ 

^[ 119 Estando pues consa- 
grado al Sol y á la Luna el 
Monte 6 Templo donde se co- 
locaron estas Inscripciones, re* 
currió Ptoloraeo al nombre de 
Promontorio d^l Monte de la 
iLuna I acaso por quánto sienr 



Tral. 41. Cap. 3. 

do el último punto de la tierra 
acia el Ocaso, era el princi- 
pio de la manifestación de la 
Luna* Pero la demarcacioa 
muestra, que ^ llamado aqui 
de la Luna es^el Magno, y 
Olisiponense : el qual, como 
añrma Plinio, es termino en* 
tre el Cielo , mar , y tierra: 
Olisiponense ab oppido ^ ter^* 
ras , maria , Calum distermi - 
nans , Ub. 4. cap. 2 1. lo que se 
declara en virtud de lo apun- 
tado : esto es , que como alU 
se pone el Sol , se ve claro el 
punto cardinal del Ocaso: pues 
siendo aquella Costa la mas 
•occidental de la Europa, el 
Promontorio Magno es el mas 
Dccidental de aquel costado. 
Demás de esto , dando vuel- 
ta desde alli (como de último 
punto) se halla por una parte 
el Septentrión , con el Océa- 
no Gálico: por otra el Atlán- 
tico (que es el meridional) y 
el mismo Promontorio es el 
fin del Ocaso : con que alli es- 
tá el punto distintivo del Cíe* 
lot mar, y tierra, deium & 
nfaria (dice Solino cap. 36)^ 
hqc modo dividit , quod cir^ 
cuitu ejus incipiunt Oceanus 
Gallicus , & ffjons Septen^ 
trionalis , Océano Atlántico^ 
& Occasu terminatis : en lo 
que parece interpretó las pa- 
labras con que Plinio acaba el 



^•^ .T 



> l>é títtkídUtita ^y 

ctp. l'n y empieza el;W. que 
siendo partes de un mismo 
ooftcépto , no debieron f eci<- 
bír eü taidio la dívisioa de 
Capítulo diverso. • 

120. Lo mas notable es^ 
qne Plinio intitule Artabro é 
este Pronftbntorio . cértstando; 
por lo» d^fihíás Geó^raptíos,' 

. <}ue los Arttibrbk viviati w> eff ' 
ht Lusit«tiia; sintl-al íkí d6 Gá-^ 
licia. Pero á esto ie 'octitre, 
diciendo, oo ser aquelfa la* 
mente de PHüsoí sibo* de otrüát* 
Jtlii Arral^kf9íappeltúijfere\^é 
que impugna luego, «Sadieri^ 
do, que etratoA^n I$onér álir> 
la gente de los Artabros, qué 
nunca estuvo en tal sitio: Ibi 
gentem Attabrufn\' qua núm^ 
quam fúit ^ manifést(^ érfor^r 
£ posuer€*>l Nó es pues sed- 
tencia de Plinto, 4'ue fuese 
Artabroeste Promont<5ri6/Asl 
Resende , al habtar dé' los li-- 
mités de la Lniitanía: ;perd 
tío halI4 níodo de discültíar S 

vpliniáf, én qíie atriBuyese k\ 
Promontorio de Lisbbá el dis- 

• 

tinguír las tierras, mar , y cie- 
lo , y qiie en él sé- térWiii&astí 
el lado büeidealil de E^dañá^ 
Marduino" (l) di<íé ; qW^ Re- 
sende, y otros Áéi mismo seri- 
tír , na supieron que >cosá era 



¡níTtmóntüirlói. ir 

lado , y frente de Espaíia: lo- 
que explica asf: Frente de Es?-. 
paña es desiáe e^Prdmon torio* 
deÍilii<J'(cercá-dielf Estrecho) 
jk^osigitiend^ por el Sacro has- 
ta él Artabro: y desde aquí, 
dando vuelta acia Galicia , y 
al Promontorio Ceitioo^ em- 
pge2faél lado,iÓ€úsi:ádade Es« 
pAñá. Según lo quaVdf9co:i>fea' 
Winio, que en*«í'Proínónioria 
de Lisboa se -acaba el lado de 
España , para el que desciea-i 
dn^, *cóm& -ét deSQiende, de; 

Nbi^ >á-MedíodM * porque si' 
allí empiessa eMado ipaT&<^li 
^é<^Eibdv acabará allí pam^el 
q D& • descienda. ' Dijo tambiea 
Méla tíofl' razoñ (a) , <iue et 
lado de la^Lpsitama teira- al 
SepteniriM) 9 te frenf¿ alOca-^ 
só^t pues- comió /diláde'PUnio 
(3), el Sacro'PfOtísiAitíorío^sale 
de casi el medió de ta freiitó 
de EspaBa , esto* es , entre Ibf 
dos Promontorios x«te Jand^ 
(hoy Trafolgar) yde^Liéboar)|t 

cbhíigüiehtemeMVc^«taK)ca« 
sé la frente de Lusitaniá , tst<i^ 
¿s,quanto hay entre él Ana 
y el Tajo. Pero por quanto lo 
^íúe íhay entre' Tajo y Duero^ 
mik'af tftmbiei2 al 0¿aso por la 
Costa, y desde ¿t^acro-ái rio 
Ana es Mediodía de Lusitaaia, 



<i) En las ISmniaéhnif^cl tíb. 4.)de tlimoi'mm. CXX. \ (s) Úb. a^ 
caf. 6. (3) Lib. 4. cap, 22. ...? tn.. 

Tom. XIII. H 



^9^ Bipaña^Saffada. 

resulta í -qtíe oo dehea tomswr-. 
se coa dema'^iftdo -escrúpulo 
los ref&pecto^'deWday írente; 
en tayta phidba vemoi c|u« Es- 
trabon;('fc)'d<iSí;ribe loíjquatrpí 
l;idos de España , con el ter- 
mina de ladá^ sin distinguir 
entre ó$tQ y el dQ frentei y el 
inLsínaMela Ibái^ Cnente á lar 
CosUr«obte::¡el Quera (2): 
RfAns JMa altquaf^diu rectam, 
ripam kahet : de lo que res.uU. 
ta^ que las voces, frente, lado^ 
y tal vez. cabeza ^ suelen .tpn 
marse por respecto de extiifH 
aioiadtfóreateoieate.. ^ 

' t2u Eft este ProiRo^tpri^^ 
Magno pu$a M.^HA. É'i^orai 
j>ero ^stano es U EpfecopaV 
de Luj^iitania,. la qaaVdi»ia mu- 
cha del {^roiAOfütprjtí de Lis-^. 
hóa]i sieodOíUQa '49 las cnqdi-* 
térránéas: entiíe Tajo y Gua-^ 
diana\ y^ no^ de las arrimadas 
i laCosu,de que va hablando^ 
l^ela^, como coasta por su 

Íxto^ ídr tapto.deíioia ptrtt 
boía¿.y esíla quehay no lér 
JQS^^det mar entre el Promoq.* 
toólo Magno , y la boca del 
rib. Munda^, llamada hoy JS^Or 
fH' de Alcoba^a: la misma qu^ 
niencíona PUníp(3) con. nom- 
bre de EbuTóbritiwn ( que e» 
lo coiQua se escribe EburQ^^ót 



Tr^é/j^v. Cap. 3. 

EubuFo^ BpitiunH en dos dte-* 
clones: pef o Gaspar Barrei^ 
ros en ^u Corogfaplú^ (4)^ 
afirnjíi; híill%r^ Q(»nQ ^na dic* 
clon en piedras de aquel puer 
blo) y corresponde este lu- 
gar de Plinio con elde Mela^ 
por quanto .aque)i,le nombra* 
bajando di^l Munda isia el Pr o^ 
ifiontório ck I«i$}K»a.« eo quo^ 
¿síeígoqp,á^J£líOra : eotocáu^ 
dple.^U^ no pon|ue tenga si»; 
situación en la punta det Pror 
fiQQ^toriq ^ 9Ím>^ pot ca6r en el 
^r moría de, $U;CQsta> cotoo 
uqo de I0& maiitflfobiesaUentest 
^l Qiodo que- es el (ftmeñ* ipuso 
á, Í{y/;íí^.^ qpe dMW mas de 
diez leguas de la Costa.de 
aquel C^bo.; pero» er» ujoa de 
tas de su territorio, \sita jtrnto 
ailríoAna que entifab por allí 
al mrar, y poF tanto en algua 
modo pertenecía i la Costa» 
No sucede. a^í ¡eo la £borft 
Episcopal: ^);a.<l9ai es del todo 
{nediteiránea,, y 4J3ta de la 
Costada Lisboa mas de veitiee 
Leguas 1 pero Eboira de Aleo* 
baza e^e junto al mar en trián!*^ 
guío coa rentaren y Leíriat 
por to.i{ueé$ta^ y no la Epis^ 
copal^debe^sQV. recooocida^por 
la citada de Meía en el térrico- 
ríQt del ^f »moatoi:io Magna 



. (4; Fo/w 5Q. b. 



■^SX BJÍRSjíRíQ, 



Déla. LuHtatda ^ y sus Tsias, ' $9 

tían de Ocampo interpreta el 



% i 



I 



• 1(12 Entre el SacrO' Pri>4 
tnoD torio, f la boca. del Tajó 
menciona al Promontorio Bar^ 
harh Estfabon : (i) -lí Sa^ 
rr^...*.. versiu Tagum^frogn^ 
úientibuSf ^^hms esf^' 4einde 
Promoniorhtm Bürbaríum^ & 
prope , Tagi ostin , ad qua 
reaté navigatur ,- decemsta^ 
diorum intervallo. Esta gr^ 
duacíon denota at tpxt boj lla^ 
man Cabo de Espiche!^ hné 
cae al Occidente de Setifddti^ 
cinco leguas al Mediodía de 
la boca del Tajo: lo que prue^ 
ba haber yerto en tos Estadios 
del texto de 'EstraA>ón ( paéÁ 
oro 3on X fino CL. ) ó falta 
alli otra cosa áobre quien ape-^ 
le aquel número , pues la clau* 
sula siguiente prueba haber 
defecto -en lo •que precede, 
en virtud dé expresar d dic^ 
ta turri , no ^babiendo prece« 
dido mención de semejante 
torre, 

123 P tolomeo coloca ta m- 
bien el Promontorio^ BariAríci 
al Mediodía "de lá boca / idel 
Tajo. Mela, y Punió no ¿ 
nombran , por no ser imoy'so'» 
bresaliente , y tener cerca al 
Magno ^ de que hablaron* Flo4 



oqmbrede o99strp Prqmonto^ 
rio i recurriendo á; que vivida 
alli los que llaman Sarios^en^ 
te Lusitana barbara , cruel, y 
de mal .hospedage para. Iq;^ 
ExtrangeroSf como escribe en, 
«I lib. , 3..cap. 7^ Resende gra^ 
dnó de jgnomioíosa esta intecr, 
liretacion : y proppoe ótr^ ta^ 
que no ^e asegura: por. la 
que no pide á los .lectores quQ 
la s)gaa(a> Pero; e? muy i^rq^j 
prío del conjO^píQ geogr^f;^ 
ea prevenir lo quq^, ejipresají 
de ae/'Fvaquel territorio abun^ 
dante en Jaspes de diversos 
colores, (y muy finos ^ pro* 
duciendo juntamente, .ipuc^ü 
Grana, no inferior ír.la df 
Mérida, que Pünio aplaude {3)^ 
y esto puede ceder cn^tilidad 
de los Paisanos. . _ ^^, 



ISLAS DR LUSÍTANÍÁ* 
LANDOBRÍSí 



\ i 



> I 



124 La Lusítania no tie-» 
neisla sobresalfenle á ^su ladpj 
m en:Jlo'^ckua^Vln^eil lp:^p|^H 
güo; Cíolorheo nienckxiacpre-) 
cisamente ünaxdn nombíe.dq 
Landobris^ colocándola en z\ 
grado ' 4u de. la tju^d , 'e$ta;e^ 
en.nias J3lturaique;<^ )xMA AA 



• 

H 2 



68 Espánd Sagradas 

■faíd, y';básí''jerl' medio del 

i\ito ^do^hif titír^ftli itesrwbittw 
táf.'Behy áéguh- losf j?efro&¡que 
Ka y en 'aq^iüelías ^íáWas , pue4 
de é$te^dÍ5knDl'arsa«, y .deciJB 
^é inteatd demarcar una dá 

/¿»;?¿rt} • éótíe««^iTaja^,y*^Mó^fc 
éégó V éíH^üs^'^eft tpda ' áquelili 
¿ésíü sobi^ él Taji^, que sef 
gttñ Vosto- -en las No«dS'ájM&» 
ik' se ;rediMi^n á e8poUo?t,.BÍ 
ti^iíeh j>dt9átiOa 7 fM)r!'i6 qÁte 
cfoií;pa^h impugna "á .lo&íqué 

Mela (r) redute á la Losha- 
nía' f piles fió hay aUi la su^úos 
féreilidad^^ilbe Mola da .á:(hi^ 
Erytliiaí ^»^í • orí ,;p.vii 



¿» «^ •• 



«^it 



Tif. 



135 Esta- Isla :pertenec« 
$egun Mela á Lusitania ,'sien- 
do^l'tf^tá^qlii abdi n¿SQi:idna 
en la Provincia ^ y el único 
que lE-^i^Iocd 1err\tA]üiaDÍar 
pues los demás la mencionan 
j*¥i4o al Estrecha, atfibvyen- 
doel nombre de Eryíhia ;á. 

(Íádlz%! ó^á'iOira imns^diatáM 
c6M)o'refieve Estraboo (^, PIh 
ÉÍo'(j) y Estephano verbo 
^phrodisias. Afiade Plinio\ 
tfOe alguAos juzgao. seA^oita. 1^ 
fi^ySbias iponipndoláea. fhefl*^ 



7V¿f. 4"^. Gí^ñL 3. 
te de la Lusitania , y que eii 
ella JUibUaA£^^Q9. G&^ones: 
en lo que aludió á Mela , que 
(4.) eiopnÍ^a'& Jn^ ^usitxmia 
£¡r¿lihiáy../piam^ Gerjyime ka^ 
bilitíam . actíf^/m/^í > alioíque 
snié^ certis nomkiibMS , adeo 
agti^^^ntiifs:^ ut.-cmn .&eme¡ 
Atá.^frufnñfa sint ,{ subimd^ 
íkcidéms ^emniéíéS . ^^€t€9k 
mvmntibüs y. stptem mínimum^ 
interim phrei^^ss^tiam ^messes 
/<rr4r}^ Lps.Geryoqes se ha- 
Uaa reducidos cofnMDtia^tii^ á 
k^peticá ,. y do á iaXnsítama^ 
áitiiqQe to fadu x]^ieQ^, los 
pó<]ga:en la Erythia de Epiro* 
Pero si en algún n>odor puede 
bcNjr. .adoptarse d dictamen de 
Mekt; dirtcQMJtoi} v<^« que 
AO quisd dénotai^á/la^ Islaa 
Beriengax de eatre Tajo y. 
Mendego , por no quadrarlas 
ia fertilidad mencionada por 
JMela V sino i ía Isk de 3aHeSy 
•€ita á la boca de'<3Uddtada« y 
por tanto en algún miodo ca 
Lusitania ^ que «mpíe^d: de^de 
alli: cuya fertilidad reduce 
Vosio.á la bienba Haldada ^7- 
jMfÁy.A Mifi¡ga^j,'%a latim 
herba.m^dkay)^ qltal -se üú^ 
f/k muchas Veoes,a¿ afiff), doá^ 
de se cultiva^ y es de tal gus« 
to yxaUdad..para.los anima-? 
les , que« ;$i oo: ae les qy tta ^ se 



(i>*í*ni* <«rf:tfa(3^PflíK^tÉéíiv.íí>yUfc; 4» ci|aaat:{4) ^irf {ífc 3,;c-i<. 



í H 



De la Lusitánja^ y sits Islat. ' 
SMfooaii ptfr ia abundancia de acercarse á esta Corte , pasa 

de 9Qseuta estadi^^ la distan- 
cia <)ue hay eatr^^ ktss oiarge* 
oes. de la tkr^a. Iknoas de 
aquella anchura añade £stra-^ 
t>on , que al crocíersel nsar^ se 
esparce el rio. por los campos^ 
formando :Qna playa de ciento 
y cinqueota estadios (esto /es, 
cere» de : seis/ leguas) por ola 
qual se pnede navegar t y. que 
hay una Isla de treii^ esta^ 
dios de, longitud^ y casi tanto 
deiaútud,fer(il de árboles y 
de parras. Pr^igue hablaíido 
de la Isla: pero estando allí 
el texto defectnoso , no pne* 
de perfeccionarse el septidoL 
Tiene hoy el Tajo á su boca 
antes de acercarse '^ lusboa 
en espacio d? tres l«guay, 
unas cinco Islas , desiertas^ 
pero abundantes de pastos f 
según el caso referido pop 
Reseque tib» i^ tit. de Monte 
7Wg;}^,í.doade»dí.ce^ que ha-r 
bienio rprocurado^ inCormarso^ 
en Bepaveate ( lugar de ia 
banda meridional de las Islas 
dd Tajo ) lai que sentían los 
Ganaderos acerca de laá..Yé/ 
guas que concebirían ddl vien« 
to, le respoa¡(i'*ó:\ino5 4i{é no^ 
habían cuid<ado de tal cosar 
pero que. bailándose con* una 
Yegua muy hermosa, y de^ 



• - . 

ISLA JEN QUE ESTUVO 
Julio Cesar. 

■ ' . * 

J2& La noticia de la Isla 
mencionada eii el titulo^, pen- 
de de la historia del monte 
UerminÍQ^theatro de I4 accioQ 
mas sobresaliente que tuvo el 
Cesar siendo Pretor de la Lu* 
sitania : por lo que nos remi«* 
limos i: ¡o que sp: dirá sobre 
aquel ^onte ^ dejando ahoia 
mencionad?, la^- IsUi ( de que 
habl6 Dion Casta) en vista 
de que perteneció á Lusiia- 



f . j 



IJSLAS I>E LA BOCA 

del Tajo. 

127- Entra tan anchuroso 
m el mar el rio Tajo, que 
admite en ei:, distrito d4^ su 
boca algunas Islas. £st(cabo9 
( 1 ) dice y que tiene aquelta 
toca veinte estadios de la- 
titud , con nnw proftindt:*' 
itadvd^ suerte qire adcn^ite^á' 
Jas mayores naves: lo* que se 
debe, entender del rio en^si,. 
antestdeentrar at mar ea mas' 
dti ocho 'leguas antes de Lisi^. 
loca : pues mucho antes de 



(1} Pag.Tii. 



6 s EípáHa Sagrada. 

seando venderla bien , la me« 
tió en la tsla sica en medio del 
T^o, á fidi)ue con la abun* 
daaeia del pa^tó se pusiese 
lozana. Fuék á ver á los dos 
meses v y iiiillandola preñada^ 
extrañó la novedad^ por no 
haber Caballo en la Isla. An« 
duvo á la núra del suceso: y 
á los siete TúfÉts parió; no un 
animal.» sino un i>ulto de san- 
gre in^rme\ con lo que se 
persuadió á que habia abor-* 
tado. Referírnoslo «n prueba 
die la abundancia de pastos en 

la Isla. : 

• 

MONTES DE LUSITANIA. 

. 128 Tiene también la Lu- 
titania algunas Sierras y Mono- 
tes , cuya mayor parte perte- 
nece á la descripción, que en 
el Estado moderno se hará do^ 
la actual constitución , por 
quanto los Geographos anti* 
guos no describieron sus Mon* 
tes^ P^arron en las palabras 



Trat. 41.' Cap. 3. 
arriba referidas núm. ^%. ex- 
presa el Monte Tagro^ en que 
dice concebían en cierto tiem- 
po las Yeguas coa el viento: 
y como afiade que esto era 
en la región donde existe Lis- 
boa , resulta ser el que hoy 
llaman Monte Tuntc^ que es 
contó' parte de la Sierra de 
Albardos^ donde.se cria mu^^ 
cha abundancia de ganados. 

129 Otro monte de la Lu* 
na mencionó Ptolomeo, ha« 
blando del PronMntorió Mag-^ 
ño 9 bajo el nombre de Pro-» 
montorio de la Luna^ de que 
ya tratamos.Ho7 llaman aquel 
Monte Sierra de Sintra , por 
la población del mismo nom« 
bre: y en la parte en que és- 
ta Sierra sé inclina al mar^ es^ 
tuvieron las memorias arri- 
ba referidas, que dedicaron 
los Gentiles al Sol y á la Lu- 
na. A este mismo sitio atri- 
buyeron la Inscripción si^ 
guíente: 



SIBIL. VATICINIVM OCCIDÜIS DECRETVM. 

VOLVENTVR SAXA LITERIS ET ORDINE RECTIS 
i CVM VIDEAS OCCIDENS'ORIENTIS OPES 
' GANGES INDVS TAGVS ERIT MIRABILE VISV 
MERCES COMMVTA51T SVAS VTERQVE SIBI 

SOLÍ AETBRNO AC LVNAE DEC&BTVM, 






'De la Lustíanla 
i^a-Pedro Apiano en el cuer* 
po de las Inscripciones ^ que 
estanppd en Ingolstad en el 
1 534. fué el primero que pu-r 
blicó esta Inscripción^ dicien- 
do se descubrió en el sitio de 
que vamos hablando á 9 de 
Agosto del ano 150$. como se 
lee allí pág. 2. Pero D. Anto* 
nio Agustín (Diálogo XL) Re» 
sende> y los Críticos moder* 
nos Y la tienen ya reconocida 
por ungida , estocándola ea^ 
tre las espurias ^ donde en 
previo hay la nota de haber 
^ido inventada ^ á fia de ex* 
citar á los Portugueses á la 
navegacíóD de las ladias coa 
la esperanza de las ganancias 
por la seguridad del Oráculo» 

DEL MONTE HERMINIO. 

13 u Otro monte notable 
e» el Herminio : pero antes de 
entrar eo él , experimentamos 
9tr ardaidad , porque unos le 
ponen ea Galicia^ otros en? 
Li4s¡tania» Morales sig.uíó et 
prixner partido (i)^. pero mas 
fué dándolo por supuesto, 6 
notorio^ que p) «báodolov sien-^ 
áo asf , que era punto digno 
¿eser catifícado, por qvanto 
en el nfíismo Dion Casio, á 
Quiea sigut6 Mor alies ^consta » 



y y sus Móntela <J^ 

que Julio César (con cuyo mo^ 
livo habtó del monte Hef-* 
minio) gobernaba á la Zí/x/-* 
fania : y mientras no suene 
otro nombre, no hay funda- 
mento para recurrir á Gali* 
cia. Los escritores Portugués 
ses insisie0 en que el Her-^ 
minio cae ^ en la Liisitania, 
como después de Resende^ 
afirma Fr«. Bernardo Brito^ 
Benedictino de Alcobaza , ea 
sil Monarquía Lusitana , (2) y 
esto es lo que tengo por mas 
autorizable > eit virtud de nío 
haber texto que mencione á: 
Galicia ^ quando se habla del 
Herminio, sino á Lusítania^ 
como se vé en el de Diony 
que pone ai César Pretoi dé 
Lusitania , y hasta después de 
concluir la guerra con loa 
Herminios ^ no menciona £ 
Galicia. Entonces dice , que 
pasó á Brigaatio , Ciudad de 
Galicfay lo que -supone ha-? 
ber hablado en lo. precedea-^ 
te de diversa Región*? 

13;?. Coa mayor claridad 
habló Hircio: (3) Cam inLa^ 
sítania Medobregam opfidum^ 
montemque Herminium expug^ 
nasset ^' qu(f Med0hegenses[ 
cenfugerant ,. ibique Impera^ 
tor esset appellatus &c. Tra** 
ta de Quinto Casio , Longíni» 



l{i\ Et^$tm.%.ca£^2i. (9] La.^caf. x. (3] hib. Í€ Bdí^ Jkk. ci ^ 



P4 IRtpaSa Sagrada. 

Propretor, del César en la 
£spaña Ulterior: y claramen- 
te consta , que habla de Lu-«- 
sita nía ^ no . de Galicia. Lo 
mismo vemos en Suetonio (i) 
iMsitanorum epaedam oppida^ 
quamquam nec imperata de^ 
trectarent » & advenienti 
portas fátefacerenf ^ idiripuii 
pótstiJiter. ' Estó9 Lusitanos 
fueron los^ Herminios que es<« 
taban en paz con él, hasta 
qué deseoso de' proezas inven-* 
tó guerra^ instigándolos con 
el einpeño de que desampa- 
rando los síiios:>ásperós , ba- 
lasen* á vivir en los llanos: co- 
sa que de^sde luego conoeia el 
César seria desatendida por 
los naturales, nacidos, y criai"» 
dos allí : pero ese era su fin, 
para pretextar motivo en la 
guerra 4 que su ánimo impa« 
eiente en la paz y en el ocio» 
maquinaba sobre hacerse me- 
morable. 

• ;i33^ En efecto desprecian- 
do los Herminios la demanda 
fiegaroivá las arma<5, perofue- 
fod superiores las de los Ro« 
manos: con io que recelando 
e^ros comarca nos,-si daria lue- 
go «ontra ellos , pasaron al 
etrolado del Duero las muge- 
ns,^* hijos, y quanto tenian 
precioso , lo que fué causa de 



Trat. 4T. Otp. 3^ 
que ocupando sus' lugares el 
César, diese después contra! 
los que se' íetlraban. Ésto? 
viéndose invadidos , pusieron 
en la vanguardia los ganados 
y rebaños con el ardid de aco- 
meter felizmente á los enemi- 
gos , viéndolos desordenados 
y distraídos en las presas. Pe- 
ro el Cesar mirando mas ade- 
lante, dio sobre las gentes^,/ 
se hiza Señor de todo. 

134 Los ifer minios se re- 
hicieron con 'SU ausencia pre- 
viniéndose por el ciittiino coa 
enceladas y asechanzas ,á fin 
áe destrozarle en el regre- 
so : psro informado el César^ 
volvió poj» otra via , caute- 
lando el grave riesgo de lu- 
gares fragosos , mas familia- 
res á los naturales , que á sus 
tropas : y atacándolos por el 
Oriente, los hizo ir retirando 
ácía el Océano, hasta que de- 
jando el Continente se refu- 
giaron los enemigos en un^t 
Isla cercana , en que por no 
tener naves el César §e man- 
tuvieron . por algún tiempo 
con vigorosa defensa : pues 
los Romanos disponiendo aK 
guaas embarcaciones peque- 
ñas pasaron á la Isla; pero 
los hicieron cara los Lusita- 
nos con tal denuedo « que los 



.H^y JCdp. ^ii; 



mstétúiñ i túdú^^ sin que'M^ 136 Demai de esto ii« 



líese vivó miis-^ué^l fiímúéó 
^cefkt >, que^ * ifiuy herido y * f 
perdido el £^i]dó,' te álrréjA 

mi agua i y se evadió oadan-^* 
d^ Final mtfnte trayendo^ et 
€!tíiBt ntfves desde Cdd9«> pa^ 
s6 iáí^laq^Isli^^üOR t^á' sugen*^ 
te¿ y coYbo yai la oileMtjei 
carebitt dé^vvvercf^ r iM'obli*^ 
g6 á <{ae sin baiaUa * se ria*» 
diesen;* ^ ^' 

135 Este es el becbd re« 
f^#ido porD{bil,(f)segUa fcu- 
y© procesarse ar|;úye i^^fa* 

vor de que en Lusitania , f 
00 en Galicia , estaban los 
Herminios : - pues • ^i ' vivieran 
eftcre Ouero y' Mifto (cotnb 
quiere Morales ) los vecinos 
que para huir del Cesar ^ue^ 
riah pasar el Duero, vendrían 
á dar entre el Duero y Tajo: 
y esto no era retinarse, sino 
meterse en lá tierra mas do* 
nittad^vdel Pretor , qual ^a 
U legitima Éusitania , sita en-- 
tre aquellos dos rios. Pero 
«1 contrario reconociendo el 
ittome Herminio al Mediodía 
(der Duero (como se dirá) era 
oportuní^ el intento de pasar 
al otro lado de aquel rio, por« 
q«e asi corrían icía el Norte, 
alejándose de la Lusitania con 
cada pasó que dabaa á Galicia^ 



pueden serbias 'Mas de Bliyd^ 
üt el^tto; donde se retiraraa 
loto RerMiniós (según ftetcáh 
de Morales « en «uposicion de 

2ue eran gentes^ y mbnte áft 
rdUcla> pues ni Dion^ men* 
oioná Idas,' sino una^^M esta 
pudo ser ninguna de BafMás 
porque 4a que menos t- idista 
ana legua del Continente : y 
éste dilatado espacio no pii« 
diera sel? veAcido i. nado por 
un Soldado después de esta* 
can^ad<i^ de pelear, y c^rga-^ 
do de heridas. Sabiéndose 
pues que Publio Sceva pas& 
nadando desde la Isla eñ* que 
estaban - los Herminios á lá 
tierra, firme, despáiési^ la:pe<^ 
lea, y'bon muchas fieiida^; 
es preciso decir, que no esta* 
ban en las Islas de Bayona, 
sino en otra mas cercan* , y 
propria de la costa ide Lusi^ 
ttnfai: la qual tampoco pudo 
ser la Landobris de Ptolomeo^ 
ó actuales Berlengas , porque 
estai distan del Continente 
mas que las de Bayona rf 
asi entte lo que hoy ei^\té 
ík&^ se descubre otro mejor 
recurso, que el de Resende 
(con quien Brtto) señalando 
la punta junto á jftouguid, 
donde existe Penicke^ cablea 



"Á 



«. * 






66 Esp^íihf Sagf0díi. 

tfneateide Saotdreo.por Occi- 

mnscjDM «»a: gran, poicioa 4e 
4ieiira€} ««parada del -COQltt 
«nte> <on un ioter medio ds* 
quintentos pa^os , el qual e^ 
ftita mar.se Ueo» :d^ ^gm^ 
dqauOo, shoci^kilsla pcrfeQCA. 
é mopfíewWQ sin barbos , 4 :líj 
qUQtjeri ^meo^ando jt|s a|¡aás 
qs peaÍJDSüla:.y acasQ en aque) 
tiempo faltando de .allí mías 
tierra^óiareaavf^Uar^a ^uel 
Isj(iimo*:> vjí'' . •'- '^- ^ ' fi V j 

por p«uflfeias po$)livasri'. pues 
éa las rpalábras ya alegadas de 
«ÍToie ^ vemos que. q^ui» 

Lorigiao rindió ja ^ Ciudad, esr 
€rita^al)ii?)4edot>rega<, y luet 
g^'i|)asó al moAte Heipinio; 
donde se habían retirado los. 
de aquella Ciudad: cuyo texr 
tOe y^ conlexto pruebaii t í^í«t 
estaba el ¡moDie-Herimipio en 
Ilusíjianta : |K)/qu9. Medolfnfg4 
era dé los Lü^ítanosA i^gW 
vemos^en Plin¡b^%u»odo nom? 
faira á \ot Médúbrig€nstsi que 
feman ^1 • sobrenombre :4( 
JP/¿jw*íitwr,'-;:Piolomio p0ne 
irrtnbk n>enf 1» t^muufia ií Jlüft- 
ft¿rí|gtííett cV silia,en' que el 
tiinerafio de Antonino escri- 
í)e Muíidúhriga^\tño es, diez 
y seis Iqgoas á&. MérjíU «n el 
camino que vá á jella desde 
San taren ; lo que prueba , no 



4eb9 r se insistir ^ 19 iMli^rtil 
,yar4eyla4 de letpür^ qui^Ddo Ja 
^qiHÍdad((de,]^,sjtuQcioi) oiuetr 

tr« np ^isnotitegar : pues ya 
hemos aotadQ algunas veceé 
el Vjkio^ qup los. Códices coa^ 
tragfíoiv í)pr los . iQopiaDt«» 
ace^ 4« i «ombres ; rpropio»2| 
quft ^f^ppsiguieocemeiKe 4^béii . 
arregliwse^ á; las .MtedallatisA 
Fiedrift - literatas , pues ^olo 
estas se libraron del vicio de 
l«s «qpíAf.! t^ :i 

. 13S .^ Sin h. famosa Ipscrip^ 
cipn 4e| Puente, 49 Alcantaorq 
en JSxtremfitdura h|iy los Mm 
^ubr^enses, como uno de lot 
lugares, que c^ctirricirod ,4 
postear la pbra iiyse^ua^esta 
texto se- . Úam^ba^ el peebto 
Meiduhriga : el q^ial es el mift^ 
mo' 4e que hablan los Au^ 
Ipres citados.: porq^ cat 
iil Sudoeste, .ilel meaicioiíade 
luciente ^ en dlstaa^a de sieta 
l^^as ^ ^itio pfoporci0oado 
para contribuir á ki* fabníca^ 
como confinaate^ junto al lu^ 
gar que llaaiaa hoy Méfn¥iCf9m 
l-aya de fiprt^vgnK . entra* ei 
QuaV y VnkncM 4é uíküntarm 
ya '^ Hmiitf de Iqs» dos Reye^ 
; iio& En aquel sitia cae la 
^lundobriga <le Aptonipo: ea 
aq^el la M^dubi^ide. Plir, 

oioV.plK^v^KlstenjUis» minas 
de plomo ^ .por dqnde se in-^. 
;titulaba Pl^mliiaria^ AUi coas- 



JV tá EiMkitíai''f- sus ^Montes! 



plr» ki UTeribtiga 4e>Ptok»^ 

iMcttla Itnmeaiadilfb k\ l%ien¿ 

•ó-ta contribución' de los Mei* 
dubtigeoites t y 'todo este ro- 
deo <-va>-á<'f«riir, -le» )|ue alH 
estuvo '1» (Shf dad >ifut • iíirci^ 

éeba esfti'íitMAizarse eft )a .di<i 
ferencia ntaterial de Medu^ 
briga' ó M^dvbriga^ )^rqué 
«sea <^-et'i unai de- laS'i^meffáMÜ 

a^uéUa^ «obra sobre l0s'li«É)m 
bfes de Iba pueblos dte B^- 

í ' 139 i Oe aqtti se dedhiciíi 
que t^t^Henñirtio era^tni^ie 
de'I^usiiíania : '(kies- sobre 'ettf 
piresarlo-él textuy referido, Itf 
comprueba el oootexto^:-4ti 
que: desde Metdubrige'< paitó 
CaaloLottglnoi áV . 'Monte Het^ 
miiNÍ»4>^nde '4k reti«fhr(ii^i(ii 
Meidubrigenses : porque es- 
tando Meidubrigfoo IiUÚta^ 
nia entre Tajo y Guadiana, 
junto á Valencia de Alcanta- 

tenia c(Miexloa^'^a'«l«lterti)i' 



«jr 



yitf : viíto : porque '|)or una 
^afté* Vrai; mtno d miedo f 
cobardía ^^^'' los que ftieseú 
hbyetado mais de ^qüarenta le* 
guas V si 0^ habia qúiea toi 
perstguiese 1 y por otra , si 
I6s Romáñoa seguidtt el ¿leát^ 
cc»v rió Í(>odeirio«' detír, qi^ 
ea mim de*qüáreaU* leguas né 
fíüdiefsen cogerlbs. E^fatidl 
pueA Mddubríga junto al Ta¿ 
Jo^ consta' i|ile ei^ Monte don^ 
dé ^«ef fefúgiaron los Meidú^ 
byí¿e»tes' no era de Galkia} 
snid' de lá miMiar Luaitáínia: ett 
la qval se Verifica todo bfeiit 
pues en ella hay un grande y 
eáMimbrádo monte eritr^^Ta^ 

Í[* y Moodegoiy del quaUmotíí 
e- aikt^ el'iiiismo.>JMkio(|ego 
éoii^ otirds diversoai tÁ^B^r y 
tititfe muchas * poblacioóes «^ 
pastos, y cumbres^ Llámase 
faoy^ MonPt 4 Sierra d^.JaJBá- 
ttétlk^ ^por eatfsaldetftnec coa» 
figuración de Estrella una de 
;sur 1^9^ encumbradas puntas: 
p^o eií Ib antiguo le daban el 
nombre de Hermeno ^ como 
'^^tá^^pQ^ iissKácÜtbrlsldZl 
• M<Mi*a«J^rlD L'die i^ta- Cruz, 
niOf si este cayera junJaa«al;^X3topnigos de Coimbra, qite 
rio Miño con distancia de unas propone Resende lib. i. don* 
cinquenta leguas , pues aque- de en donaciones de la be- 
JtosaDOffaeairúraligiattes^r €fd- «tfoñf !d«:8«iií;vlUvn|ii>«^€frca 
Aarcaiinaa soguea pot wite^tf- ^rSepa 4H9 4Me i^taf, jif^tp f^ 
«B¿av aíoQ.hlitjí.;dtti^6lgirJla jnoftciJHiatriDqnOf rqouM ;vfl^ 
aBá&eftftBa¿d64iiMtitaeftii- laiptico U.r/qM|» aotigu» ágk 

la 



68 EspaMa Sagrédúj. 

Coqde DoQ Heorique, y su 
muger Pona Teresa: DeiUq 
^re4itüte ntmuie Sánete : lU^ 
mano :*quée sita tst justa St^ 
nam suh monte Hermeno : y ea 
^fecio junto á la Sierra de la 
Estrella entre Coimbra. y 
Guarda existen ios lugares de 
¿;, lUmaon y . SMa^ y coasi* 
IfQientcmente el aqui llamado 
Hermano dice ser el antiguó 
Herminio : en el qual se veri-? 
fiíca á Ja ¿letra W que, de él se 
^cribe en las acciones del C|e«^ 
aar , ^y ?4e t Casio Longinjo^ : 
|Hies estando entre Tisgo y 
Moadego, tuvieron oportu-^ 
liidad los comaír canos e<itre 
Mondégo, y Duero para idear 
el pasarse al cttro lado ^ del 
Duero V leceLando no diese 
et Cesar sobre ellos tomocon-» 
finante* También los McWu; 
brigenaes 3e:^refug¡«roii*o¡iofit 
«Mameate lü ni#att Hetawt 



njo «on ^ea pon Nor|0 
IÍMbaa;,j aiemio i^iu . tjsrritoiw 

£ilda\ 4tei(tc«mo:iiiendio4al 
del HercMaíp . ««mo; prfri^ba 
ei hecho ^e que á la cumbre 
junto á Marva6 llaaian Her^ 
minio 9 y á las ruinas de Meit» 
dubnga {que están; a^li ) intt% 
tulan Hanamkda ^ ^tiooM afir^ 
ma Resende, denotando eo 
ello el nombre antiguo de 
||erminip% c^mao parte , ó ex- 
tr^og^ u, meridional. Pero la 
principi^ltii fragura. I. de aquel 
nK9nte;a9 eñtxe Ta>. y Moo^ 
dego ^ de donde salen varías 
cordilleras con tal qual llaf» 
nura intermedia ^ ya ida» el 
Orientes ya icia, . Norte i y 

ya acia el Mediodía* AUi puea 
se refiígiapoo* Iqs Meidubri- 
gensea; pero ni la gebgrapbia 
de esta Ciudad « ni k>s puntoa 
bistoriales del Herminio, per-^ 
mitao «Qlofcarle «Q.GalIcJa» 



■ f 

* y 



\\\ 



CAPITULO IV. 



•J.'^ 



aSlON PM LA ,J?¿QV:iNClA fAÁ 



^títóródf'háéian' del -Wríütd»- -blttcfieiido / GlD(í«fteill«ría$' ; <«■ 
# baco gobierlu^^ eir»:fi«r -«MuCtbetM desu ctspeoivo 



«- * 



He M> LnftkuOi 

lerorttoiio ,:.y lacudteseo. «lU 
Jos áfi *, la jiKiidipcioo con. lOr 
4w ÍMipleyíM ^M ociiiuie'» 






•':t 



• 141 La laiáitaiila estiaba 
irepartida en tries Conventos^ 
«onocnos-dice Níqiót: (i)I/¡iii> 
mersa. ffmineiiá dividHm M 
Ccnvmhis irei : f ^estot «rjn 
el Eineriiense^ «I Pacense ^ 
y el Scalabiíano (segua el 
mismo añade) sitos todos 
tres JMI. Ciudades vt^ue etao 
jCqlbiiias Romaiiáli • yi: fpt Hia- 
Jbaa uá triangulo ^ cuya púa- 
4a orieaul ocupaba . el pri* 
mero : la meridional , el se.* 
gando: y la boreal vid. ter* 
cero : de suerle 4 41ÍQ Méfida 
4enls debajo de sif jutisdkcioQ 

todos los pueblos : orienta fate 
•de la Lusttania desde. Gnadiar 
oa al Duero. £1 Paeensi ^ d 
«odos W qu/s itay. entre Gua- 
•diana. y Tajo., q««.ieal« páér 
te meridiohal de LuaitaAia. 
Soñtofjfn (i}ne ei *la antigua 
Scalübis y y de aqtti adelante 
ae escribirá al ú$o;ciistelk*no 
Msealmkis) €x>nioí sirü á * iat ri-* 
llera áspliéntfiooal del Tj{)ci^ 
ae extendía hasta el Dueroipcif 
toda la costa aiaritima occi* 
dental , hasta la linea e» que 
por Oriente se dividía - >del 
Convento de Méridiu Pfinio 



* i'V 



(i) L|>« 4. €^ tS. 



no 

%«le \ no hiao aquí la . Alsdabioi 
de pisebloá que ^aMOturriamcá 
cada Convento V cojOiOf ptit<air 
cor en las demás ^isovinciass 
coya ekpresion individual sta^ 
vía de mucha luz ^Mca .detít 

ctthriaJoslinikesi IpeifiiAJsl» 
jta dé ella V nos guiadios pot li 
situación délas miatrices^ cm> 
ya jurisdicción debe oocdirsé 
«por Ja . idisposicicm i del ^tfjre- 
ho eufqoq existen : ixQeSiCobli- 
cada Mérida sobre Giiaéínnaii 
Hmke meridional^ ^n.aqueU^ 
parte, y casi oriental » de ^Lu^ 
sitania ; no podia alargarse ajf 
mediodia.*» que tocaba ^á^ di}- 
5nersa Provincia de la Bétinai 
Y ^ los. Conven^osi deiSeviUf 
j desCordová^ segunl Plínid: 
-y: asi itoda su:*»ejctendon lera 
acia el Norte, que pasaba 
^obreSalamdaia biata e^.jQue- 
lOjEafa. colocácíoaverai.muy 
inbómodsf * par st Jiosi^ puetíjai 
de entre Tafo jj Du^o; jpues 
la mayor paiáei distaba anr 
chó de Ja GapitaU^y rjíor^taiif^ 
lx> eir^i) molestas ilotreeur sol» 
fennlio«'podia;)eA^itarso el por^ 
juicio de algunos, porcorjcel^ 
ponder así á la situación^, de 
la Metrópoli ^-ciiyo honor pe* 
diáicl d* C^nvenioc.y ^ui^sa 

3lo.queetn.Car«ha»> 



:i 






I « i 






U 



>n í 



/ 



f6 mipM^Sagrala, 

||i«)(í-dii80MGt ^ Im i^M^^lnk 

i»nin«UHibia4ex|4)el« VtttwU 
ftíá mo 4e«ía Jumdiccfon pof 

tbicába^lNo 'f udieodo: i gribes 
Itérala atKgarwtii oUa i¿gat 
por.el Mediodía; toda 'SU e» 
feoüoai era por el Nonc» f 
0114a ÍjCasí lo iqisflaoistio^ 
4i6* >efti' Saatai* én : pof^oe ai 
^flnur9c>'d6l>Tajo(ea cuyé aiar^ 
gién" existe ) era límite áui^ 
^dpbrcktfiado para dividirse 
|K>rel mediodía del Conven^ 
«b> Baoeme: y coasfguieitto- 
jBcoWifto pttdieiido alargacae 
^aftiv era preciso subir por 
MaiM haiiU el Duero «>por no 
Imber otro Convento ¿mas ac* 



\. 



-9iií]^3.' ^SAo al:'Pace9se (qoe 
^ ahúsf^ Beju^ k : Muía i^própot- 
aáohaii^ jorisdlciqn pán.todoá 
isuaipuebloi^ por* estar casi en 
media Üe U costa merídtonali 
'^fdelv/l^ajpcW^evi^do límites 
li^s^ienla ¿aturaleaai^ipor el 
«ffiar¡ j^'loii^los 'riqs 'Ana i]^ 

ub 144 r El teari torio de estos 
tf)S9 Con ventos, estaba pobla-' 
sloii4e quatenta y'ciúco'Gi»- 
«dadtos*P camo. ^prepone . Plkim 
ea la edición de Geleoio: pues 
aunque otras señalan quarenta 



y aeisv-coAMatt IpsqiAwtitaY, 
oiádii'3poiN:4a»'SÍmiaa* siguíeoi 
tess"! ideclaafdM^ pfNrt^l ^ miamis 
Plinio» Cinco Colonias : un Mi^ 
nieipio líe Gmdiidaáos Rama« 
nos :^tr¿s>:on el Derecho ^ 
&atIo fao«i^fMf( j^D^ «siipe» 
diariwVque fbrnían«^s«ivnw 

rLas cinco f!cdafliasia(rMa*'4 
Augusta Eoiarita. B ' 
i' Metaiiinensis; ' 
a.;paceosis% »'»; í>;f.'. ^ 

oi> Worbfpsis , iCéf9Miíam. * ■• 
'icSráltfals^ UraanMétm . Jfcrflmw, 
i* : A M¿tha< Of|sai»na ¿etta- 
ban contribuidas las dos Cia^ 
dades., : 
'^' Castra ijntia» - 
'^Cáilrá* Cecilia. ' "^ 

^r. 141$. ; jaL.Muaictpio deiCi^ 
dadanos R órnanos era lishoá^ 
^e tenia ''diaobrenombre de 
Fe¡M$4$ Juüü. 
•H, i 4^aa Ciudades qoefElbaabat 
del: Défecbo dei: Uátfo vaoti^ 
^tK>^erainl ::^ ' .* • r. '^i 

' Ebora , Í¿iArr4i/<rax yiaifo^ '. 
Mirtdis, 
*. ÍAUtiQ^ ^Urhs ¡mperatorUk 
. iv46ü JSÍéi los «pueUte est£^ 
peni iaíribs oMiMIóiiPlinfo , ae«* 
gup.'costiiáibrev^los aoa»bree 
que « tenia n a^ero sonido; f 
exipnrsó los siguientes ; -- 

Aohgustobriteosei» ^ 
A1sinM*ms£ r * :'«.. n/.) 
AranditanL 
Arabriceast)^ i "i tt) 



A /. 



ZV ^< IhmíImA rYsm JD/«MMr; 



• ' -:\^ 



L\ 



A' 



'T 



C 



*.', *.' 



r 
C 



1'^ Bataeisci. 

Cau ruases. 
• Colarni. «^- : ' 
CibUitani 

loteraAQiemiBSL.M t! :. -c^{ 
Mirobrigd&sM, ijiti GeltícL 

Tapori* • V * 

. i4¡r Este ói^dco?» AiMdstni 

laa sylabas: y quaodo procede 
l^ardando el Alphabeto (lo 
que oo ^empre.c^serva) no 
se debe gradoar* ta situaCiíui 

Íe ao >«|«>ai^ * ^^^^ 



f« 



4t diybioa d«rlá Proviteia se 
l^opbjte; jea conrapi* iPeroi al 
«d^fiMt Aa ^agregaramoatotrei 
lugaiktov ()iieiaefiqioiiói3M]Q¡d 
mas artifatítv desde et cafni 2ii 
y oQ lepkiá después. Taiél 

-jLiQíaiiifnbríauM:, <, r . u ol 

-f .CallifppOuft'*: u ' Jií; .'t'.! 

:. £t>ur<3lbritiiim« ' *.^' [ 

iMerobrica^: ir ü ' JA 

••:£ab^ L i'v» jc/ .í' • Ál'n 
f 149 iPtiilo]|ieá'ttlt|id« etrtl 
varias Ciudadie%idiimd^%e:^e9ll 
aqiJi ea las TÁlas > y MtapaJ 
^ae se fmi&ráw itesyiiei :( y^'^t 
oáaiecó de]todf s fttéacliic|tteab 
ta y seis, según Marciano He* 
xadeoia , que refiere esta su- 
fl^ ^ iiplicaa^ola al nombre 
dt ChuUidei con elogio de Uk» 




coasia que no mir<S á 4a» día* 
tandas^ sino á las voces: y 
ari oa lestoslaciceb ao se debe 
bttsaat la.:dtuaoion por el ino^ 
4o*intf qae^fdoceáe^ , 
- .a||8 . ftro^üwóddb estos aooH 
breii ^ ! ál hablar ' de . las tres 
Cionventos i fserd, como se 
previno ^ nd distinguió- isl 
CiíaaciUeria ájqáe* tocaba cá<« 
4» i||nt»at^ Jo^i^eliáblardt 
inaa^^ tiempo de todividnali^ 
zar ío que aqui por coacepto 



«tatfapdr el texto de Ptolo- 
meo, pues otras umtas Ciu- 
dades jesuluólpor «ift Tablas^ 
y Mareiano .ño tuvRiinaKgiMi 

para lOosasdeWEspañagrnqmiA 
Xtolométt Pe- ^njaet o íi kiia r M í 
tttsultaii^qae^naTvió ^ftáuaTM 
hüas el nomlíf e 4« Ga^tí^iM 
fecido en iai edicttees'ig^'ifgiif 

de 'PtolomeoioédieatftcdtiopiM 
Mo»4^ifesliisit»aMji#>|icdjoa¿ 
aquel eran todos $7- y Mat- 
ciauo €ont^ji|iiD.9eQ¡}|eis.(Ba 



efect» Sa edicló» latías de UU 
taa^no ipropone tai pueblos oi 
le debemos repof|ocer : porque 
ta Jaiitttd que«e 4e aplica vei 
veinte mioutos menos que ft 
Mérida ^ esto es , mas de cint 
co leguas y media de altnni 
ea.á&tMAÍ' que^^eai Capáia : 
lo que repugnaren GiudadMe 
Lusitania : porque ésta no ba* 
jaba oi una legnade Mérida al 
Mediodía , por tocar á la .Bé- 
ticaquantocaía á laihanda«(ie« 
ridional de Guadiana qiie^ba* 
Sr la C^tabr.y i(si inas aba- 
jo de Méfida^'y con nuyor 
longitud^ (qual: se supone Ca^ 
pasa): no podia haber Ciudad 
ae Uisittnia : porque encasa 






1 . ». X 



.1 



de haber tal pueblo en amét 
sitio estaba « at , mediodía * de 
Guadiana muy -dentro de^ U 
Bétíca. 

150 El número de Ciuda- 
des que propone Marciano ¿oa 
Ptolomeo es mafor que el de 
Plinio: )r todavía nos constas 
por el Itineratio de AototÁno 
otros pueblos 00 - menciona* 
dos en aquellos; Según lo qual 
parece qtie junos miraron á4ot 
mas famosos, y otros ií loa 
que eocoiitiabaa por detaüte; 
sin mitar áqué Aiesea pojpu*» 
losos. ^' 

í 9e tos pveblos que haa 'd^ 
jado aif un. vestigio se tratart 
al'hablat de cad^i Obispadas ^ 



\ .i 



I f 



( ? 



:> 



. . ) 



CAPITULO V. 

sÍ[¿eJ¡0*S HAS tíOTA ÍJLES Í©¿ hoé 

^\ '. . t'l. • í: i-.: Ll$sHj0áOS "■'■• — •-" 

«r ^^1 ^iL/flíiítidas las me^ 
■kmas que^ de tiempos y 



'. t 



iabttlosos 



á vista de tiaberse contentan 
da los Roi^nanos, después de 
la primera * guerra > Puntea^ 



tracnídD ^ alganok- sobre IM con que el £bro ifitsé el' llmi^ 
£jusí»»ia \ 'Men ^iesppqial «s te entre las dos Potencias (co^ 



Mitaviadpir 

Bsitó «vempiézan las mas se^ 

Miras desde (el imperio de los 



roo refiere Livio)(i)qneda la 
Lusitania con el resto de la 
Espafta Ulterior % abaadoaadtf 



rthajgiQesn eú EspaSa^pues A domiaio de los Carthagine* 



De Ja Lusitaf^á^ y sos Sucesos. ' ^ 

fes , como que sería despojo bé Floro , (a) si EspaKa hu^ 



de la Repubtica^ ó Gentes, que 
con fuerzas unidas proyecta^ 
ieo encxar á teSorear sus cam« 
fós : especie qué sin dolor no 
puede ocurrir á la memoria, 
por renovar la de nuestra des* 
unioQ ^ * reconcentrada con el 
mismo .terreno, no sé ai por 
funesto tafli]joi4 ó' por felice 
dad de la tierra <. que dando 
en cada «porción quanto se ne^^ 
cemita y no .induce á la confi^p- 
deracton precisa entre ]ps>pM^ 
blQS.que penden unos de otros 
en .sus^ fruios^ íFertiL España 
eá todo, parece que peijudi^ 
có coii la misma abundancia 
4 los sttyos,^ brindando 4 los 
^trafioss y» sl&ndo.presa.d^ 
tu avaricia« porxioaabw iinír"- 
leá la. defensa r tosa taui 00% 
•ocida. de laa Naciones., como 
igiioráda de l/^s mismos. Espa- 
Soíesi: pp^s si^u^ieseojidyer«f 
tjdp su/pod$r , UQieado. la vir^ 
lud, oó. haibief a sido posiblit4 
qqe.los Tyrios , los Celtas, lod 
Griegos i los Carthagin«$es, 
ni Romanps, entrasen á domi* 
narla, f;;omo 'cooflesa Estra^ 
boa; (i) porque rseguü escrir 



biera unido sus fuerzas ^ no 
solo no hubiera quien la da¿- 
minase i pero ni fuera posible 

2ue nadie entrase en ella. (3) 
)n fin hasta después de ven*- 
cida , no supo que era inven- 
cible r y dejando abiertas.las 
puertas sin^ resistir á nadie; 
eatraren>como pon su casa los 
Extrangeros, no solamente á 
robar 16 fiie|or, sino á man« 
darla ,: quedando tan arbitros 
de)'* terreno, qiie ellos señala^ 
bafli los áímties como en alhá*» 
ja del primee ocupante. Preí# 
fijado pues él Ebro por Hmite 
de ' los Oartbagineses , á eit^ 
opción de SaguntOvquedó la 
Lusitania siendo parte ide la> 
peájmitido á.su.dofloíjoio» y eo 
efecto: ckKiiSta por la Exhorta* 
cion . de Axiibal , (4) que los 
Carthagioeses. anduvieron por 
losjrastos montes de la Lusitar 
,iiía, y.. Ceteiberia ,' siguiendo 
las presas de los gafados, por-^ 
qiite les faltarla gente á quien 
.perseguir , por estar á su man* 
do. (5) 

. 151 Prevaleciendo des- 
pufes los Romanos contra los 



(O J8«' « cfmjmctis virihíf tueri fe vúluisientf mmquam ¡icuisseí, neme 
Carthaginensibus incurtione facía nuqorem f^ispamiz partem nemme f phibefite 



herueque montibtis feeera censeetamie^ Qc. 

Tom, XUL 



voítit Lutitmute , Ctltí- 
K 



^4 Ejpana-Vaffrada^ 

Caxtbagineses , vino España 
éser théatfode.las:ármas:del 
Senadio v porque m 'Iftomat po* 
dílMneoos ¿de «peteper Jtiaa 
graa áeyoo, ntésiCe'áuíria el 
yugo, que' se dejaba poner* 
Fué casi uaa continua guer-» 
ra : pero* como nosfaUan^prot 

lirioSiHJstdriádoreaves precit 
8o arreglarnos ¿iios/axiraiios^ 
^ue .suelen referir íbs suceíos 
á su. modo, en especiad :7i#o 
Livh , que disimuló, quanto 
pudó las glorias de esta. Na^ 
cion , por ensalmar ¡las Ak'mas 
de' fos. Kocmnos.r i '^ . ! ! 
153 Sea el t>rimer suceso 
el que nos ofrece sobrt los Lu- 
sitanos, (1) los quales (dice) 
al volver é su casa cárgádoi 
de presas hechas^ en laiBecica) 
fueron a£onietidM<debPretdr 
Escipioo 'Nasica á' ha tres 
horas después de amanecer^ 
y fínallnénte los. venció, .qui«4 
tando la^ vida lá idócc^ miUiiy 
haciendo' .pr¡s¡ohero&>í qui-t 
nieatos y quarenta, con pérr 
didade setenta y tres por par- 
te de los Romanos. Hasta aquí 
Livio: y aqui clam& Reseside 
sospechando sobre leV candM 
del Historiador, y con razón: 
pues si se mira al hecho refe- 
rido por Livio en el modo de 
la batalla, no queda tan des- 



Trat: 4U CafT^. 
airado el valor de los Lu&itft^ 
nos, coma promete la relacioa. 
del triumpho del Pretor. Prí^ 
mecamente se debe ifomar ei^ 
cuenta 4. que ios Liisit^nos ha- 
bían venido caminando desde 
la tercera Vigilia': y i este es* 
pacjo dé la aochec se anadie^ 
TOO otras tres, horas del día! 
de süértetque quinde los^aco* 
oietieron ios Romanos, lleva* 
ban ya'los Duestros noas ció- 
ca horas de camino % en que. 
iwaosámente habiaii 4e estar 
aigorifatigadoscy^sín embargo 
dé estéf cansancio en ilo.^t»noS{ 
y del exceso. que en salir de 
refresco llevaban^ los Roma^ 
nos {{recentí miiite* isíá^ersus 
fessvsiútigo itíneff ¿wicurre^- 
rM ;í como Kronfiesa * Livio) 
eon todb eso liréaal el valor dé 
los Lusitanos, que en el pi^imef 
aconietimiento turbaron á lod 
Enemigos, perseverando etf 
etcotiibatExon. tantfl 'Valeif^ 
tiá^que póír espacio deciáird 
ho'rasf estuvo iDCierti)lel éxitü; 
£1 Pretor Escipidn Nasicd se 
vio en tal conflicto, que hizo 
vero á Jupitet de sacrificarle 
UDa ^esta^, si vencía : ^oco 6 
peco se fué igualando la ba- 
talla : y finalmente echando 
el ultimo esfuerzo los Roma- 
nos I fueron vencidos los que 



«i 



(i) Lib 3J. caf. i 



(ntfcbó antes debtaa haber si^; 
da dfisbanatddosiqstaiipeaanH 
(loila^^pelea^^caosadDS « ¿obiek 
pao peirseveradoL ifen ellai<taat 
siti btitíz»i^it Í9¡a:.armás; <qw 
canias. de ciacoi horas de cútn^. 
bate no ipataroo setenta jr:* 
qi]átro.enéa3Íi;&s¿ Soto^^g^ex^ 
preaa Líúvjqi: ..psi^áíesiiO^ sbití^^ 
Qiera meoós io^veroaimil , ; si/ 
DO hubiera bistoriaio io de*-*. 
más referido: aporque .^aquel 
turbar al Exérctto Romana eiy 
Ql'<|NffiaiQrí ííhxpetii , isei hace^ 
ac^so ^ia muerte de amgtinoi 
de</lo9ttícbados? UseLmo'ett ' 
hora buena de solo* el verbo 
tufl^ar {qüo acaso sería mas ) 
pero de 'qué ae turban los Hoh 
mano», al pelean cóoi^ien no 
sidta. Soldadas {Qué hacianb 
10S que contra » cellos sostuifieA 
con pior cinco horas la batalla^ 
coa duda eii todo aquel espa-r 
Qio.de quien .veafce; srnovcaia^ 
ninguno de .fa)s, RonÉanosj? Si 
Escipion so^ pierde gente^ jr 
derriba á millares á los ene-4 
migos; cómo duda por cinco 
horas « si será vencido , ó ven«* 
cedor? Qtié aprieto le preci* 
sa á recurrir á los diosesas! 
tiene en pie á todos sus Sol^ 
dados, tjr. felices que saben 
matar uno á doscientos , pe* 
ro: no saben qué cosa es caer 
de ciento uno? Aquellos doce 
mil Lusitanos . ^ue murieroo^ 



i y sns< 'Sucesos. ^$ 

es posible que iiostu vieron por 
(aiuorftjdm^e /law batalla ^(sii4 
I^enk>c6is .encalgan ¿.espacio ) ye 
entere. cieaiK» uio.fU^f aitón ; tío 
enemigo i :Livk> díate, que no; 
(-señalando solos 73; y para 
salir üfio ' por ciento ,. debiaa 
sen ciifcnto y 1 veinte ) pero, es^ 
tx><dio creerán ^ien.!;quisÍLre:: 
parque^ et LAisitaaOv.erii* muy^ 
agiU) muy íexer citado eíf lai 
guacra vbien armado , y mup 
disistro ea . el manejo; dei. csf 
cudo^ (it ia''láiiaav, y la SÍt-f. 
cha¿ Slryr pues dieil exemplac 
pai;a . conocer la cautela oocí 
que se han de leer los que 
refieren triúmphos de bus gen* 
tes. ? — ; ': 

I i IS4 En feMib. 36 cap. 464 
refiere Lívio otra batalla d^ 
los Lusitanos contra el Pror 
eoosól Lucio Enfíilio Paulo 
( sucesor de M. Fulvio^.el qu|9 
conquistó á Toledo) <n;la.qjuai 
por haber sido totalmente vcor 
cídos Tos Romanos, no tuvq 
que tergiversar : confesando 
llegó* á :Roma (én el año 563; 
de su fundación , Selpione^ & 
C.La^fío Coss.)Ía triste no- 
ticia de que los Lusitanos lor 
graron una total victoria, ma- 
tando á seis mil del Exército 
Romano , y poniendo tal ter«« 
ror vCn los demás , que no juz«- 
gandose seguros- ea las trin» 
che ras t donde, ae refugiaron, 

Ita 



^6 RspañaSagraéom 

ni pudien'do defender los R^a^^ 
les sia gran difícuhad.^ huye«^ 
rpn[ acceleradaoníentie. i'eroial 
otro: año (s64.tde Roma ,.190;: 
antes xle Ctiristo) recogieado' 
Aueva gente veocíó á. los La-^ 
Mtanos y. matándoles diez y 
echo mil, y cogiendo: á ires 
mit y trescientos: con cuya 
total derroca, se apaciguaron; 
las Empañas V aunque por poco 
tiempo : puer á tos tres aik» 
ya halian^os^ en &rnias á los 
Lusitanos ^y Ceitibóra^^ sejifua 
menciona LivioElib^ 39. cap« 6. 

y en el cap. a'i. .zeñetre^ique 
Cayo Atinio venció en tierra 
de Asta (esto es; Junto á Ge-. 
rez de la Frontera) á los lsu-> 
sítanos^ cnuTietído- luego ' el 
Pret6r, heridaeoilá toma de 
Asta. 

íSS Al punto vinieron 
nuevos Pretores Xí.:Calpürnío» 
y U Qüiticio , los qualés jun- 
tando sus fuerzas <! pasaron A 
la Carpetania, entre Toleda 
y Hippona, donde estaban los 
Lusitanos y Celtiberos, y era- 
jieñadós unos y otros en la ba* 
talla despue!s de algubas es-» 
carámuzas , derrotaron los 
nuestros á los dos Exé re i tos 
Romanos» dejando muertos á 
cinco mil » con cuyos despo- 
jos ^e armaron : pero no si- 
guiendo los vencedores á los 
vencidos , tavieroa estos lu-- 

•. ii 



gár de desamparar )Siu'Réal6S, 
retira qéose < por la: noche- eii 
sihédció ^. .dé ' suelte '- que» loa 
nu0stxos^ salierbn'.pw la ma<^^ 
iíana i busoan al 'enemigo , y 
se hallaron «sia contrario en 
d campo, con loque destro^ 
sando ' qüanto «1 miedo obli- 
ga al enemigo á ? abandonar, 
se arifimaroa paciñcos al Ta* 
jo , hasta que tedutando tlué^ 
Vas fuerzas los Romanos vóí** 
vieron i buscarlos >, deseosos 
estos! de resarcir* la ignominia 
Gon que hablan huido\p orgu«« 
liosos aquellos con el recién-^ 
t« triunfo» Unos y otros acor 
i^etieron con bráVeza: l&i 
nuestros ' penetrarétt; hasta él 
medio .donde estaba la fueVza 
de laa Legiones, llegándolas 
á poner en tal aprieto, que 
envió el Rretordos Legaidos á 
exhortarlas sobre que en ellas* 
estrivaba la Víotocia: que si 
movlaa el |ué, no ^olo per« 
diana EspaSa, yrno veriaá 
lilas á Italia , sino que ningu* 
no del Exército repasaría el 
Tajo. Armáronse todos del 
ultimo valor : los Pretorea se 
metieroa en persona por los 
costados del Cuneo que for* 
^maron los nuestro^; los Cen- 
turiones avergonzados de ver 
á sus Gefes eh los mayores 
riesgos , instaban á lo^ Alfere* 
<:es;á aiover )os Estondarkesi 



De la Lusitania^ y sus Sucesos. f^ 

qoe sin 'detencioo siguieseo 157 No les sucedió así á. 



los Soldados: los' Caballeros 
Romanos se Vieron precisa*' 
dos i; dejar los Caballos: agre* 
góseles'la qarnta Legión: con- 
currieron todas las tropas qué 
pudieron : acoinetteron v e^ 
trecbairoQ^ vencieron. De los 
lusitanos y Celtiberos no se 
jal varón mas de quatro miU 
siendo antes mas de treinta y 
cinco mil) según Lívio, (i) 
lK>r lo que al punto fuerpn Le- 
gados á Roma ^ para que se 
diesen gracias á Iqs dioses ppr 
tan gran Victoria: y en el año 
aíguiente (569. dtf; Roma , P. 
Claudio^ & L. Por cío Coss.) 
triunfaron en Roma los dos 
Pretores expresados íh Lusita* 
itís & Celíiheri4^ como refíe-^ 
f e Livio. (2). 

156 Quebrantados , mas 
^ue pacificados v con aquel 
deVtrozo los Lusitanos , fue* 
ron prosiguiendo en su modo 
de vida belicosa con algunos 
adversos sucesos , aunque no 
sobresalientes, hasta el año 
575. de Ronia , en que ya ha* 
bian padecido una derrota por 
el Propretor L. Postumio -JÍU 
bino^ pues triunfó en Roma 
en el citado año de Lusitaneis^ 
como vemos en las . Tablas 
Triumphalcri de Panvinio. (3) 



los Pretores Mcmüo y Calpiun^, 
nio V los quales^ fueron veoci^; 
dos por. los Lusitanos con 
muerte de seis mil ^Romanos,, 
teniendo los Lusitanos por Ca- 
pitán á uno que. Apiano llama' 
Fuñica^ (4) el qual ensalzado 
con esta Victoria, y uniendo^^ 
se con los f^ettenes , bajó has* 
ta los Bnstulos^ á saquear á' 

los aliados con los Rbaianos: 

«■ . • '1 ' " 

pero muerto de un^. .pedrad^> 
en la cabeza, y sucedi^odolc: 
otro , llamado . Cesaras , fué > 
vencido por .el Pretor Murhr^ 
mió r(que con gente ^cababfi 
(de venir de Roma). Siguíp, 
Mummio á los venqidos: pe^ 

ro. viendo estos, que v?nía dj^^r; 
ordenado , revolvieron sobr^ 
él con tal acierto , que mar 
tando á nueve mil , recoVrar* 
ron sus Reales, apoderandor* 
se de los del Enemigo, coít. 
muchas afmas, y banderasi 
que llevaron por la Celtiberia 
en ostentación de su triunfo^ 
y ludibrio de \o% conidr^rios* 
Mtimmio', recogiendór cíncQ 
milhombres que le quedaron^ 
procuró atrincherarse ^ sin 
atreverse á mover ^ hasta que 
perdiesen el miedo de tan. gra^ 
ve derrota : y entqncie^ yi^R? 
do qffe sus enemigos camina 



ii) IríA 39iCtf^» 31, (3) Cflfp, 42, (3) Iteg^ toQ. (4) 'P^á:*«Ó(55:r»* a 



T;^ España Sagrada. 

ban ;Coaducjendo parte de la 
pfv&sá lov acoaietióvde i\n^ 
proviso V dp^d^randose de la 
que llevabáQt coa la muerte 
de muchos. 

' t 1 58 A este tiempo los Lu- 
ssianos de la otra banda del 
Tajo ^alterón coatr^ los Ci^ 
mosj socios de los Romanos, 
y- se apoderaran, de la gran. 
Ciudad Conistorgis^ atrevien-» 
dose á pasar el Estrecho para 
saqosar 1 los. Africanos, y 
aplicándose otros á sitiar á i.a 
Ciudad, que Apiano llam« 
Ocila. Entonces Mummio, au^^^ 
mentadas ya sus fuerzas, dio 
sobre ellos con tan notable es-^ 
fnerzo, que mató, á quince 
mil, y 4:argando luego sobre 
los que conduelan, la presa, 
no quedó vivo ninguno de 
ellos : por lo que entró con 
trfdmpho en Roma en el ano 
6014 de su fundación ( 153. 
aütes de Christo) como se lee- 
en los Triumphos de Panvi* 

nio. 

. 159 yf/i7/(7, sucesor de 

Mummio, quitó la vida i se^ 

tccieritos Lusitanos, y aso* 

lánda su máxima «Ciudad, lla« 

mada Oxtkrace , se rindieron 

C(^tt lel terror los comarcanos, 

efitre los quales eran algunos 

dtH^'loS' 'Vettones.. Pero, .como 

toda la sujeción provenia de 

la mayor fuerza t- y. ao de 



amor ; se rebelaron , luego que 
Atilio se tetiró á. invernar , (^ 
sitiaron: á uoos- subditos délos 
Romanos ^ en. 4ruyo socorxo 
vino el Súceior de Atilio , lla<» 
mado Galba , con tanta ace^ 
leracjon, que en/unxlia y una 
noche, hiao caminar :Á la Tro- 
pa quiaíenCos Estudios i, este 
es, quince legitas y media; f 
sin descansar se echó sobre 
los enemigos , haciéndolos 
huir : pero teniendo ht* impru« 
dencia de seguirlos ^ y advir^ 
tiendo los Lusitanos el desor^ 
den y poco aliento coa que 
caminaban (pues era mucho el 
cansancio) procuraron ellos 
descansar por veces , ly fbr« 
mando un cuerpo., dieron iSór 
bre los RQCQanos, quitándole 
vida á siete mil. Huyó Galbe 
con la Caballería que tenia al 
lado,, á la Ciudad de Carmelis^ 
donde otros se habian refugian- 
do n y todos se .fueron á in* 
vernar á los Cuneos. 

160 Al mismo tiempo Li^ 
cinio Lucullo (que por mal-* 
dad propia, y. avaricia insa* 
ciable, hizo guerra á los Vtx^ 
ceos) se hallaba invernando 
en \z Turdetaoia , y dando 
contra los Lusitanos , hizo ea 
ellos, y en su Región, gran 
d^estrozo. Galba logró lo mis- 
mo por su parte: de suerte 
que estrechados los Lusitanos» 



Dé Tá Lusitnnla 
^rometiefoo á Galba guardar 
ios tratados quebrantados con- 
tra 'Sil' antecesor. El Pretor 
conriño dolosamente^ compa- 
deciéndose de la esterilidad 
de sus campos ^ á que atribuía 
sus latrocinios, y que por 
tanto ^les daría buenas tierras 
'en t te» territorios opulentos^ 
que les señaió. Creyéronle los 
nuestros: y liaciendoles sol-i- 
tar las armas, como que ya 
eran amigos; cometió la vile 
za de páSd'r á cuchillo á los 
ttes separados campos desar- 
mados , sih qoe unos su^ies¿tf 
de otros: lo que en lugar dé 
Humentar el partido de los 
Romanos, agravó la^ guerra, 
for el' horror ':quecairsóaque' 
Há maldad en todos los que 
pudieren evadirse, entre los 
quales uno fué f^iriata^ cuya 
guerra empezó de este infaus- 
tiy^rincipio^ ydlegóá sei^ muy 
ftin^sta a los Romanos. ' 

GUERRA DE yiRIjITO, 
jf hostilidades del tiempo de 

los Suevos. 

• - • ... . • ^ 

itfi Después db ta* perfil 
dia de Galba, congregándose 
hasta diez mil de los que no 

{íerecicron , se metieron por 
a Turdetania á'talar quatito 
pudieron* Pero dando sobre 
ellos el üuevo Pretor t^etilio^ 



, y stíS^SifcesesJ ^^ 

mató á muchos, estrechando 
á los demás en un ?i|io, don^** 
de nó'pudiendo salir, nr vb\x^ 
sistir por Calta de alimentos;^ 
trataron desometerse, envian^ 
do Legados con ramos de Oli* 
va para el ajuste» Viriato,'unxi 
de lo^ sitiados , encendió Jos 
ánimos, poniéndolos ila vista 
la perfidia de« los Roniá¿Qsvy 
que si queriacf librarse ,: bu- 
cen trarU modo de sacarlos; 
Sonó bien la propuesta á los 
que eran iza amantes delali^ 
bertad: elrgieronlé por Capik 
tans y ordeñándolos á tocLoát 
en forma de batalla, les pre^' 
vino que al verle montar en 
el caballo, se retirasen todos 
a<!eíeriad<>mtfnie» ¿or diversos 
camino^ á la Ciuctád de fribo^ 
lú j esperándole allí. A este fin* 
puso en la frente del Exercito 
á mil soldados escogidos: y 
montando él en. su caballo; 
huyeron les dornas, ptidic^ 
do con su astucia y valdrnopi¿» 
))ar por. dos dias al Enenargo^ 
ya huyendo , ya hacieMolc 
cara: de suerte que conocieii> 
do- estarían ya ¿en .salvjo,si:b 
compañeros i, ^ te fetiróíveloz» . 
metí te {>or la noche, 'sln ipo^ 
der ser seguido dé«lDs Kema^ 
nos: accion>qii& aumentó-di^ 
ñámente lá fama' de ^Viriaap 
entre los suyos , mereciéndola 
entre todos J^ft.^f^t^afids* ^ ^ 



• * 



fio España Sagrada. Trat. 41. Cap:^^ 

162 Vetilío persiguió al (par aquellas ' iofamtas ; pero 



enemigo ^ pasándose acia Trl- 
bola: pero ardidoso Viriato 
dispuso : una emboscada , de 
que saliendo los Soldados por 
la espalda del enemigo , y re* 
trocediendo Viriato á la fren- 
tei| destrozaron á los Ronia^ 
nos, cogiendo al mismo Pre* 
tprv>á«qnieñ un Soldado, viea« 
dole.aitciantf /grueso, le ma* 
tó por desprecio.' Quiso el 
Questor de VetiHo vengar la 
deshonra r y aunque recluta-* 
dos cinco mil sobre su gente, 
fué á< buscar á Viriato, le sa-^ 
lió tan mal , que ui uno quedó 
vivo de quantos se'le pusieron 
por delante. 

163 ;No fué menos infeüs 
el sucesor Planch\^ que vino 
de^ Roma, con diez mil infan-* 
tejt, y mil y trescientos de á 
Caballo: pues fingiendo Viria* 
to que hüuía, y sigUiendoléi 
qfliatro ¡ mil , ::dl^ sobre» ellos^ 
dejando pocos vivos. Casi lo 
mismo ¡ sucedió luego , que* 
riendo Plaucio resarcir aquel 
daño: pues fué tan destroza- 
do, que al medió del verano. 
se retiró :él Pretorá los quar- 
teles de invierno, sin atre- 
verse á volver á salir. Vino 
de Roma con gran aparato de 
guerra Claudio Unimano á ven* 



tas aumentó , perdiendo su 
Exército, que era lo mas so- 
bresaliente de los Romanos, y 
VlHato coronó los montes 
con las Insignias que les qui« 
tó, poniéndolas alli por tro* 
feos, con»> afirma Orosio« 
(1) 7 añade, que encontrán- 
dose una partida de Lusita« 
' nos con otra, áiuy superior 
de Romanos , y vencidos es- 
tos, sucedió que retirando^ 
se los Lusitanos, cayó uno de 
los que iban i pie, en una parr 
tida de enemigos de i caba«* 
lio : y sin acobardarse , mató 
de una lanzada el caballo de 
uñó , y al Ginete. le. cortó U 
cabeza. coa un «sqIo gQlpede 
la espada: lo qtije atemorizó 
tanto 'á ^ los demis Roma*? 
nos , que como atónitos le 
dejaron ir burlándose de ellos 
con d^iprécio y; ?in Vflngann 
zade parte :de lóstin(9ultados> 
164 Venció también Vi- 
riato ál Pretor'C Nigidlo^ co^ 
mo se. escribe al fin del libro 
de' Aurelie f^Mor^ intitulado 
de f^iris illustribus , que anda 
publicado bajo el nombre de 
Comelio Nepos, de Sueto-^ 
nio , y de Plinio el, menor: del 
qual Pretor Nigidio Imbla la 
piedra de Junto á la Ciudad 



/ 



^Pé¿í'Ddsi^ár£ti y ittf' Sucesos. 



8 



•1 



4t Visco; qiie, se daíá á tó 
tiempot 7 üikpieüáo te fama 
y pujanza de Viriátí) con uá^ 
tai Yicibths f díííi'ozo; -dé 
Fretoreá/fbé prétíiía iquc R6- 
ma (ca^h'^xapstá 'dé gente; 
coptinnaséla guerra cotí e^ét'- 
¿itos Consitliínis^ doñi^uesióí 
de Virones ^éicbgtóos ;-y : aé 
^cltitlí» I^i^f&sv y de iillil^' 
dos. En fin emMzó Víñkvó^ 
áér vé¿cid)[> 'aija^uiiás . veées^ 
aaáqué*nó áiri Ven^knza : )r' 
0oí'qtteMeadp\abt]«ar con ía^ 
ibléikcia áe'iu (brtuna, Ik'hi^ 
sofsé^vUr I unos '<iratadps'¿re^ 
patt ínU)!^ ' |K>n6Jlficos , qué 
kendq luego quebrantados por 
tos Romanos V le éostó la vida 
lá^ renovación; nd páé ser v^ü^ 
tido de los ehéiUigds ; títió 
«se^iiMdo vilmléUtW dé su^ amt¿ 



que hacer it los Romano? en d ¡«^ 
versas ooisbnes, ya por sf^ ya 
trnidtís eon okriós« como^sdce^ 
ái& en' ú guerra dé Sértt^é^ 
y eo las de^ulle César con 
los ^óhipéyanos: Fioalimente 
pacificado érOrbe ¿n*el Im* 

{>erio áé Augusto, y héch£ 
ií Lü^itatlía Pi-ovinefa divéf«« 
de 1á Béticá'y<;álida.^S€iift}é*^ 
roo redutléSdc^ítbdWá jfeíP 
cía • haciéndose Rótñáno^ tá 
trage, lengua y propensión; 
yVánéódós&'de^loslds R^ 
iri^RÍMt>á^ir mítKílr^n ^bs t.«i 
giotieü ;^tt '^dal^'i: tiítí(6xnÁS!áé 
sé 'kaHárt varias '€óhQfrt«s <to 
LüskftáóS), htéitctoiíadás^ étt 
Inscrípcrom^t cómase veri en 
tina ' pué$ta'>'ái4tb^ V «V haBlá» 
dé tó^ - Vfetcébes '^ y • «ni "OirO 
a^rG^ttterC» (T)'(dond« se hi^- 



góif '; V^ 1é' dé^oliarón ha- bla dé uno qué fWpR AF.Ferf» 

mndore durmiendo-, por -faa:^ 

berkis iflduddo cofa ' dones y 

proitiesas' «1 Pretor; Gepi'oh i 

tal' Maldad / 'Ciérca 'd& zñó 

6t^ de la fuhdiaciou' dé íRo^ 

ña ,141. antes de CHsto. 

' 16$' Bá el afiD tfrf. dé 

RotAü triumphd et» Roma De- 

lEMfí^éMeft ér Calkiitttt ,; • f 
^^Ipueft^ leernos otré» con ¿I 
nisfkno triuinpho dt £M$Haf- 
<misi pbr lo tatvehd* que áittah 

Tmí. 17//. 



r. HISPANOHUM; 
ET. COHorf/Jr í. MONTA-^ 
NORlTMl ET; €0Hofif/* K 
LUSITANOHwiM Tdburfo d« 
laL^toi I. ADIVTRIOIS^ 
y -ten la- pflg. 38a. é eo -que 
te lee ia COH. Vlí. LUSf- 
TAN. én un Tfibüino>de'^l4 
Uegfon. XXlPRAPAeif. 
^ HS$- De^de Auküsto que^ 
^h ennóbleciidü 'la< Liisitabtti 
cotí *la Colonia Romana iííu^ 
gifrt'a^\Ei»erita., ^üe se tátx> 



JUg«d«s .y PreíftreSi,:ha^)ifinT 
do.wdprjeVprvfíípj:, 1,^pg^<n:4^ 

mo, tgsií^tVííi. Ja%|,Jftqn?4a*, 
Qthon (qo^ 4cspu«SL fué Ego,^ 
perador ). gub^q^ ,ppr die?^ 
a^oa esta Pr^ÍM44>eii ii^u^pq 

4e Nejrc# ,. pük^iMÍos^* ^^i s>* 
L^gac^ 1 con gríip fl^K^era- 
cion* . A^í[ ,f»i^ ' ptpíiguien4o 
i,usitania eir poder del tmpe-, 
^io>.Jiasta>el rsiglo quinto ea 

q,u|; dQiBÍq?ul9f.todq w^SV^ 

CcPíinente ífifn: : Ap^,^b?ípfc 

pera,lq>A.dttró.O)uy |>ft9«;pq?s 

I .lp5:Ocho iaBo?.:l9«, de«tfyy^ 

♦liBfiíí QpdQ,f^¿tf^f»c^Qdp 
fí>Pc/Bl,pombí%,<í^jJl^y^p d« 

ifi», Ala9fi$K.pues:]c» ,§0fi9?)q»ng 

fe libraropjv t«vier<)i^,qi;e «q« 

Aeterse «rl-Rey, Ván4alJ«{Cf8^ 

4/«f/í<{i que .fiajr^4^tw^S«)G»lit 

S¡avWnw(%preF^enwmlf}|prj)t 

Hiicoo Idat/i |«bf«5'>ei J»ñ9i^.f 

4'«.9»i '»•/!( 'A .1 w^,»:V•l.l al 

. 1671 Pasándoselos, Vanear 
los de QaUcia'^yla ^tic^r, «e 
fctajjftrqpííW SjQCV^ftdg )os nij^ii*. 

tes N.^viisiw.)(dfir?ÍpJ«|¿.%St 

(talar > 4a) Msi|WÍ9i^y^4l^fó>(\^ 
coa sus he»jt«l'4ad«^>N>§ípAI¿r 

»id4 : pesQTG/JMerie^ííif JJ^^ 
los Vándalos, aunque estaba 
disponiendo el irse á África, 



\^9) hlííf„S»M^ga5^,ftíft*,§iJH 
desacatos . con3«\idps¡,«a Mé^ 
rída con tr^la V í f j^ea. y. M^úr-^ 
%u. Sanja,5u^aííatopor pw^^iq 

<í«ffiPv«.fiíPí,a-:Wa9«i «ÉffcSi 

.08 Al Aey.Hermiga^iq. 
syced ió, ,el. Suevo. HerH{^ff^^ 

Wi'EwiMg»wep4<l.-eft lap;t»fis^ 
lidades *íí^?po<^fó 4gnM4»c 
da,' en el apo: de:;f^.,4QQd)|í 
niii^ió Gfjwjl. eó,er448flRb« 
Agqí ijOv Poij «h nftttfjís «BP%« 

í!H«>«f*c CjatjifjyffOiv y J9lfti«§l!» 
inafntuvo lo quf; fu^ del^^ 

j?n. Lqskaqia , s^^ . qu^,. i¿.vsl 
4i<i JI*s:j PjflVi W?^ C3 rMvf gi,- 

POJIPPB SÍ Jl«3t Gpdp ^¿rtfi^ 
.Wuf*NÍP4ffí« iwpgw y ^uiíát»- 

^tai«^\^%q5»erííndí).,f^qweflf 

iift^iVSS Sa%taoR^l«Híj Volviór 
ausencia, pasó de Galicia á 

AWk .«mTI 



*' Déla 'tittsihmiaj y* sitít^SacéMií,^ 9^ 

vos ^ que seguia al Rey Mal^ seyendo todo lo que antigna- 
dra y y se apod^^ratfon ^é^Li|^*jm^o^ fué^^Region íegítitna de 
boa , haciendo 'muchos danos L'us¡tania,^és^ó es^ quanto hay 
por ia Príwinsiíu , ,. ... , . (dejsde el Puero al Tajp, á ex- 
y f6^ TE^t>e-fe¿taS ttirbació-i cepcioñ del Óbwjiádo de^Lls^ 
nes se vi6 hecha la 'Cúsltania tk>a ; alargado el dominio de 
Theatro de hostilidad por to* los Reyes de Galicia i las ju- 



d%* ^^cilH'''ptíéf^ ti( Conde 

AV'^ii f^IkSHIáfbn íór «á^ 
frHffAaf-fmitiá éaeiíiñiíáe 
468. Al año síguiéáfe VlégáS 

Mr^^iVérÜHó^ :^^ '&mic^ -éVfJ 

obb^áíiid'7'üé<!frbzamtó cada 
iriaB iqááko' pililo^, «ciel'ítfertá 
qti* •cdh''''éíít-4s<'<;orta¥fetéocfta<f 
<í« "R^Á vddtf tantas-' hottilU 
dMés;'t*ée -Vürbáróii "ló'á liíiílU 
tes> áin<iguo#''é«''LQ^t^ia en 
l&H:íVil'*y'ce»és?íi5ticó: ^ues 
tós Sdevtfi' -qii^'teüS^n en Gat- 

Ta^hib^HSit^ -dAdé'^fann/értb 



f isdkdcHibs • ^ Lámeg;o« Vi- 
liSú\ Coiiftbr a V y Egka ti ia. .' 
- j ; j Wq -Du íó asi- ha^a el! «Reyl 
6baD líeovigildo, ^ue se apo- 
deró del Rey no de los Suevos 
tn d año de'SS^. y como des<*^ 
éé^dtóúctt*'V^vibfork á que- 
déHéH^PfOvifVelarf'teltifn esta* 
biitAM'p^tñáá^ los iRomaoos^ 
sití df^isíoñ de Principes;, sino 
récblibcichdó 4 un; (ííisitio'SoV 
beranflí ; -hubo ; • moú^o >< pai'a 
qitié" se '-¥c!dugesen> 4 kis lími4 
tés án tigtt^s , ésto» • e» , t «lue i la 
Galicia nd'b^jase<delriO' Dee» 
ró, Y llegase hasta rél la Lu» 
sitatiía , como se explicar^ eo 
Id ^i^üienlé; pues a^i se^hen^ 
ctó'ña pof tftblo deiauéésos de 
la LMitania en::com()av're*i 
< qué' retiifiV^iefori 'los Bar- iérvando las- Individaaiidadiíi 
'baVb» H>íft §f fáfs< WoViffCiai) para tos «tk>s ^Onde perteoev 



lié'httDKi^ík-'eUSíga 



••i 



«ea 

••'I 



i / 



• ■ • 



.i 



«r 



•»••• 



< * 



it 



* \ 



'^ 



^! 



j * 



10 



• < » • 



» # 









f.l 



íl 



►i : .1 



*' 



•i 



U«( 



I i^- 



I • i >« 



• fc • <« . 






^ ii. w 



^> 



La 






H 



V if VM 



' qÁPiL;üL'0 VL ' 

, . . I ' • ' i f . . . » «.Mi.. * 



• « » » 



.,.. < ;:.. ; después que se biau> Frtnincia^' '•■■ - 



'. !y ; 



I- 



.ií . A«tef 4||»e: la., i&sipaña 
Ulterior <stuv^e,!ie divkKda,^ 

ca , y Lujitapií , , no c< 
ta que hubk.se M^ctrópoli 
y. deieriniua4*.:Ca, todo el 
territorio i^ue-» aplicó 4¡«8ta 

Provincia íIw^^4«'«W««"»''. 
4a , .ni piaírece que ef a^fesar* 
ría: porque ea viita dé «er. tor 
da la Ulterior Moa. Proviocia, 

«o< correspomiia IfQoer.tauaMg 

Metrópoli» , sino, iquíe suprip ^ . ._ . 

mi<í«do,eL oonabi;e^ de Pf^in- m «»^a. ^u^a) sino,, #< jo )ma% 

««V p«fiíl»l»Q>tP.i»» lugar, el <l^;la Pípvincia : .apiM|uc;t4iRw 



aun. iíi.)>e<^,.luMr.<|e Ht^ 

gjirar k .iibqrtaaX* Ift^w^iPfM» 
tfic© aludía > i^^odenci^ 
fué causa dciocroducir la sut 
jecioo V por 00 haber en taotd 
dcsuoipn fuer;fa^,p)ira., rcfi^if 
al,Emfaño. j, .?.» ./.;.. 
, % Solopu¿;^4e9de,qi|^Kft7 
mp^ PretOTM 4e lV<Wwn9SiAl 
España se puede rastrea r.a}gúi 
pero estos, no b^stj^q parp.in^ 
,r, \ji Capi^aV ^ |^'^ 
(por no .haber iiuio pa< 



áeJiegiúth y:se.es!tahleBC9 ui^a 
Capital, educada terriiwio, de 

lrt*.Ge«i»i|)«oti»ii?aí.v. (|^;uw 
en lo8C«Uioos»,citmeoíf>» Vetr 



pocp de uu ¡modo.Goaviacea* 
>e: porqup i^s muy r^^t9r<qlM 
lí*^seji , lan.Jn}H|iriKM .,pn te 

«ierra fic^yid;».: Ía..MBjií;tva|iT 



Pero áUn ea este ^ntidp •faUafr* daba . jppf. .G,4liiqia-. ( cmiio cfi 
documento» para repolwf;r ^jor tiempq dc;Decio Brtitio él Gaf 



uoa determinada: y es cv^i^s 
que DO hubiese ninguna , por 
quanto en lo antiguo eran muy 
independientes unos Pueblos 
de otros, sin subordinación^ 
sm uniou, sin cabeza: lo que 
(como mencicmamos arriba 



Pretor en la Berica, por la su« 
ma distancia. Asi vemos eo £9- 
trabón (i)que el Pretor de la 
Citerior solia tener Tos invier- 
nos, ^a en Tarragona, ya é^ 
Carthágeoa^ según lo pidiesen. 



(i) Pág. i<^ 



¡w-/ 

■.r; 



}M>c¡^cunjttancia^SÍ{eodp laoo; i)or 4^^P**^* A^ ^* ^^l^f^^f*^ 

jbjeo' muy ánppU ta Ulterior, 4 . Peto -m^s. aot«,bÍc,,es,.)i^ 

^iia «scoger ia . i;esk;lencii^ asigAÍi|Cipj>;4tJl¡^^etri6|K>^a^ 

acoaqáaodose,^ , la ppprioni^ al ¿Uepapo >« einé¿?«r - 4 ]i«r 

áad: en cuya ctíofo^R^idad re- Provincia la Li»iUa^a:.por%iit 

iien Apiano, que ^ dos Esci- aunqtf^ lo común de io4<^ fif 

j>i6ae$ jiiiv^ro^ron Jino en Ojm^ recurrir i^^rida; no u^X^ 

5f :» Votrfí.Sfí C»¿tijJo (O que ^^^ respuesta M^elqpc pf^^ 

.GaU>a.,,sq<M$or 4;^ AUliol, iq- 0101^., qu^l fue la Cap|cal dp 

jtei^é ^n. Los Guineos (^ y 4**^ I^^U*^^P:^^(^^ Pi^i^^^ Oj^.f 

^ '" ' que' Augusto la se|¡reg^ 4^ la 

Beuca : porque éattmces nf 
existia l^éj:idat .yjco«»¡gutenT 
^einej^te^o Do<lií.«rr niCaí^ 
za. M fiu^mliro^ Consta 4o i^aó 

-, . . .. ,. r^Í9:oW'<>.P«í l^.^hronologjíaf 

»fiK'. «•» Sffi Jpft .íV?í?f ?? .««t P".^* ^ 4jvi?iiop !íle las Proyin-r 
3íísrna|?an.,, fto pusd)5|,5»nvenf q^ apMw ^ el^.C^psuMo 

i»<w.» íW?¥fte ^f ?8' Wflp^'S^ »fM««< ^. Crisf o J pomo , recoy 
JPretOT„M«<^:««>^:Spla,f»<íPt«5v^) Cv«0, y fiofi Casiodoro e^^ si^ 



Fabió Máximo fimtliand pasÓ 
¿1 iuvieroo .en Oordoba , (cor 
m «««nlpien Quiíiqip) (3); jf-ÍP 
Pplybio yemqs..|( 4 > qfl«s AI* 

jpiajU^^ Im^ lo in^mf^ Cof 
í^u? por.ci pre<;Vt.«M|«)l? fos 



eotpfnqiw fo^mabÜQ sus Ciuda- Cfaroni^o c ...U fundación; dé; 
ite^cuqi^i ipodo^e ^nq, Mf^:^ :«»0 pfnpezó hastji^doj 



Ox^uviffr. p*» h^a y^.lgí: gtjerf a df los (^ 

14* talNroft y Astorianos, c 



rmyátf de Limtflpí^ , .qfta qi^J ««f».4e> niifo^o Migi^to^^paf 
ApijMio(sJ^^atx 

.X0;-«t|tt';fl|4!«fJ 

Aliiio, ni parece que pe re^uiu- consta, i^r , el misnao Pión , sc^ 

4ri^í4,fom«í<>l con íiq«el,9i>iiip .l»« M^«l•Ponsu|í|dp;(7i Pp |p 

>»>jpuB« ,nó:i yuelve, á ¡sonar flupnffPOfl»'«qc.e,<yieJ|^éi;¡dí¿.»p 

.«n «dielante. (í): y 4i pÓT. m ,{u^,:Papita^ 4«? la^i-íisits|pia,^^l 

:1a mayor, servia coiiKt4e Ca* . jitt(;npo:(l|S' totrqductr A,Qgi^jftp 

pital, pasarla é otra aquel íip- esta ^'^x^in^i.^ . n/^mno »»;»»_ 



.» • 



I' 



•í 



^ fi) Fí^.iíá. (a) *^-a87e (j) ?to¿. 1^.1(4) #^.56*.-..: 



i *m ^^ 



a-»ií; 




DtijeVb;i'Hó'píydía' estar üá"^ 
rim^máidritú qué' h^bli 

ttttMfaiaf Cotlv«lrft^s)$^h tener U Ib inlS. 

If ¥i^vlá^i^ tíá»ec!éf dtfc'HHtíiJ^^ áb!í;iiUB'%i^ ^áuel diiátadb/e^ 

«¿i^selfoUiir HettépóMi ^'h^cé pabfo : y é^te debelaos dé¿» 

tiidabit!áblé,>'q6^';éstS TocFlUC rdé"érde"Escálab1$:":jk>f4'áé 

MéTÍdá'enrádttelWileáVypbr aUnijae 'despúei dé 'Aógnst^ 

lám ^üb^ié 'piJe!(tle - piiüéiñáVf Miéoi'^h'eé ^^ (ebnt6 arriba 

^'ioVtst^gal ba<;át>tfal-i)é-Iá Séf'dm )-^AÍtwuno ihejoi' débé 

l:btítañ!W'r<d>'qúfabtb R^^di»; if¿Y i^cohóbr^ lates def.CQJ. 

fc^to'éii, antes di" séíf' hecha ^ar, que d E^falábitanoi püa 

9rot¡to¥V p6r Augusto : co^ el de Áférid4 ho exíi^a ea 

^iieiiásta-hóy'éfeó'iío'Sé há kdüélstiertiti»>'«/^be ñd §é liíÉL 

y6le9{b*én'd\;dk, tto'r no fiaber bf^ fíitfdaldb U'C!dRyhié>i^W'A 

f«|rá(^áo lóii'A^tb^re^iiU ^be1& P^i fum\üi Wxkctitn sosi- 

Ms!taá!a grr «^Uanio PróVíhciá |fé!):hotó'U^,Id>iii!Mi<y: porqiié 

es' nías ati.tígaa qué Mértda. . ■ k\ oónfbré tóní^ádódie Julio Ce^ 

5 lio mas sensible' ei\ tfü¿ ükr ; ptibUba qUe no'ljubb pue-* 

I anti^uó^ Bistoríá'dWVé^' t bt¿' deVq^el 'nombre kbles disl 

Oéo¿ráte lió'ltf dexarotf'éftti Ossárf ^^^/ítMi'iiiiy&Mi^tftífL 

i^ró^d^'Üalb dtié t(á>ni§¿ita6 .a^*l^\í¿o sn<)Éi«fof ahtilt^edáá 

r-rtíP^l^iá. WrtHÓ Vimí *^ \ihiíí n1iiiibVe':'ifiéne tSidbiéhY 

TdsJrfiH pai'ééfe íésolver^WM'F/- sti»fíV6f W *íibá«ótt\ tScHIltfli*. 

v«!^ii tl'^^^bH ti", 'poli^tté tl\í t^á^ iiíf A cenérb<%!éKest>a«> 

" ^ "^ -^ * i}gdMo^beftí6#tt*e tíd*íéiit¥fe ■ GbadíÜfti y%iri;ro, 

((fqü^ 

CftiWeBt<Sls JüWdlcbs : Iputí «ed- -ffes ribrf hubo ttl^ -OdhVeilt. 

«6 Jíífib' 'CWlfr"*QíésWT' tii -rfíf (como parece' p¥e¿te€rf<íc6- 





«íísepíbfe ¿i* stf- Vfdü^SifrtToWb -^ufe- fesííáfábís. V siatt«s «Ib 

'fittHt.'7>."liM<kdé'efAidsCba^eh- '^^UoC^siir- givzaba dt Chtfit- 

tos , ó Chancillerías , precisa* cillería (de un modo que ningu* 

men|e«dj^bto ^^Dar.teq .]^al%^. i^ .p.ncde bacerbf oj^ et^ia 

•Mk «fMvque stendo'^iaa fsandé .iyR«jt ^«eguridad^rea.. qué(mra 

el territorio entre Guadiana y seipoid tít íreoonocer la Capitai? 



Por veatura la sazoD á¿ Coa- 
vento donde todos los pueblo^ 
deben acudir á tecibir la ley 
en sus pleitq&jf^om^ ^f^t}í:¡*s^ 
noIahaceca,ljsz3.drsn^,níieífl,: ' 
bros? Dtg^anlo.^as; jjhaqciiie-, 
rías aetuales: dígalo la natu- 
Ci|lqza, dj^ QaiWfiülo, JutJdicoí 
I^jj^aiHí ía\d9D¡(íeiíodíís lostie 
SiaJucisdicciiír^^í^pAS^we^-,: \ 
^ovetijunflj como, i^^ .c^pital,^ 
r$- Luego si 'en ¿dala l[U- 
sitaoíañp.se descubre Ciuda^- 
¿pn me^^^s,, ni ¡guajes fiwi- 
jianíepto?,, j,aiii|... wfíoíioQeí .¡etí. 
fe|la¡,el CoDv^^D JÜEÍdico ma%, 
antiguj^, aní:e^^¿:j,ul¡0; CéTarj, 
¿st4 es i^.qiie debeo^os !iupo>j-: 
nei reconocida por cftp¡tal de 
Lqs¿t^i^ aÍ,ii?^^Ojde,emjif;í, 
zar-á 'ser Prjpv^eía^'y ,5¡^^^'*j 
tras noiexjstio, Áu&)$tí^'4i^<^-^ 
fita. Pero después .dfi^la.fun-^ 
ilacipn deesia Ciudad, se pú-; 
so BQ ^lla todo el honor y fue- 
;^,4^,Al,^t^ópoIivén aieaqioi^ 
í¿-I*s.BF,?ífigatÍvas gu^Ia^pn-j 
gf^fidec^p^ ya de si^ .prjbpí? 
0}ag[)^ud B ya del oooibre d,^ 
Eoípfjr^i^ •> ■ ya de. ios, S9jijan 
¿9SiÉ,?;^^iíos,, que desde. iuer* 
»íff^fSÍ?,!?¥iT'«'erMQpar^i4i«* 
fe^sfi^tríz t,j«ítno .qoíupror 



y su territorio primittvo."^ 

i\-7-;<PoR<íVi*4fi-J^ígiWrra de 

4ps ,Cpntíi^ros-.,x,^45Wriano8, 
que el Emperador Au^usio vi- 

te ,:.se, iialió ,-jq4ü,j^f Jróp?ri(^ 

ral ,(ju§¡je^,j^^a. ^bia £^CQ-,| 
giflo .pítr3^4'^?\I(i(é8? .¿^ élfáí. 
aj. (nunfiq.el ául ' - ■' 

ciíiadjo;-"^ iu^j 
he^ohpipRíié,q 
cejrrad^STilaSipu 
viiio ^.j^biirlas 
I|¿b4s& J^ugust 

^edicioij^lJai] 
l^W (;or^ía.,'!¿ 
7.í9.;íle Rom?; 
Cristo,, según" 
nido de^4?.etT 
bóse ep,aqf)pl j 
1^4^, guerra i jf 
p^s.sjt. paliaban 
e/9 iconVeniebCt 
<|hos^c^Kladxt3v 
«1 pi:c;inio d? ]to¡ 

vas Col*99i^ él 
^rt!lidíí(Í ba^a: 
pU-o d,^ Itibr^E 
m(pi(c;abnbie^(j^ 
canso, quieii se 



8f^ Bípa^ Si^a¿k.iyat: 4u Cap, €i 

(^omo acostumbra) tucano^ pregunta: , 
qttaildo ea tu Plurssfía (i) 

Cattfiret txangidf^ fud tt p&st' httía semffhu^ 
QtúB ttiestfit emerttix? i/úié rttra. iabma^^ 
Qiút mutct veterarmt áref?§ii0peniafeífisf 



9 Augusto tuvo poco que 
Vscná^'sobrtf esto. Teóia mu- 
chas Veteranos: bastabaole po- 
co) 'í tiallabise SeSoí de toda' 
fispáña : ibund'a ésta'ea can- 
póí" 'fefrtiMtímos : tea íx pues 
ii^'ucti^ tíerÑ que Tepanir ea 
piéÜxiü í los que le haDi^o ser<| 
yÍío I: Parque f cónia escribe' 
Hfgifto» lAíí.¿f¿o dilEiipera- 
dpr Augusto, en la obra de U- 
liiifi^ur ' cénstituendit (poco, 
del prlbcipia ) Braf 
kmiúm ihrfá ,' & iwV 
líiáibatúr. Uai'ptrte 
^¿leranoífjÚbilaJbs t*©^" 
campo d.e sudescanio 
orio de Mért'Ja, Hinrte 
'eíítre Luslfcáhiá* y, 'ia 
próxtfúo'ála T*rraeb¿- 
doúde podían ' coUcür- 
tneucé los géneros dé 
td4as las Proviachs. Eo aquel 

5' iintofundaroounanueva Ciu- 
«^,Í la qual por el nombre 
eV Emperador ./lugusta', y 
por "^^ tftulo de tos Soldados 
EmgfM^* ^reformados, lla- 



■^rQu 



Augusta eméri- 



ta , cóitio^«xpresa Dton Cé- 

sio,'(2) F'tn'Ho heif-Üel/p [Ciw^i 
ídArícoJ /iuguUüs^i^rttot ml^ 
Htei exattoravhl, lirbemque w 
/« ¿uf/rdir/tf, Aúgustam Eme- 
ritam flomine ;^ cVñáere' jtsíit. 
9 No se ha publicado bas- 
tk bof , qué ¡Veteranos' fueron; 
* de qué Legionfes; lot Soldad 
dos á q^uienesse concedió aquel 
territorio , y el honor de eri- 
gir Doa Qíudad f cuyobombr^ 
concurriesen fcWmo,4 medias; 
6 con partes f|(;aalés, tí Empei 
rador jrlosSoldacfosí de stíer* 
te qué sibfnpre que sonase' lá 
Ciudad,' resonase en su oom^ 
bre de Augusta 'Emérita ^twa- 
ío el deM E^nperaaór^cOrtió 
elde" lof Errfenros ifíiodadótes» 
E^to no <re 1Veg;6 á averiguar* 
hasta que Vinieron i mis ma- 
nos unas muy -raras Medallasi 
batidas en aquella Ciudad «■ 
(iempo del mismo Empfcrádof 
Ao^usto, donde se expresad 
entre bs Sigua» L^iooartos f 
el Águila imperial , las Legio- 
nes Quinta y D¿ci[iia« ea U 



í¿í 1t»;i.wí/.i^j. t«) «*:<j.Mr.5i4- 



De la tMsttantd 
conformidad , que se ve en mi 
libro , de las Medallas de iiu 
Colonias^ Mtmicipios^ y Pim^ 
b¡ot antiguos de España « T4>¿ 
bla XXIII. num; i. según cu^ 
yo documento consta haber 
' coDcurrido á la fundación de 
Mérída Veteranos que sirtfie^ 
ron en las Legiones Qciata y 
Décima: especie que no sepu^ 
do averiguar sino por et bene- 
ficio de las Medallas. - V' 
, 10 Como en esta funda- 
ción se mezclaba el nombré 
del Soberano, y el ñn era pre- 
miar á los que lo teniaB mere- 
cido ; hubo mucha liberalidad 



, y sn MetrápotL 89 

en la concesión ófi campos, se- 
ñalándolos muy copiosos t CO- 
■moque pretendían erigir una 
■Ciudad, quft fmse CatKza de 
la F'rovificia. De esto nos di6 
iuz Hygme , en la obra men- 
cionada , donde dice, que las 
vCenturiaseran señatadas dedi- 
-versos'modost ^e^un la exten- 
sión de tos cam{Íos: porque en 
Italia las prescribieron los 
Triumvlros, de cinquenta yu-- 
gadaí, y tal vez de docientas: 
«o Cremona de docitíotas y- 
diezt pero en Mérida, las hizo 
elBttiperadoí' Aug^stode qua'- 
trocientas (i). 



-W- 



... ....K. , ^ Ai---: 

II Sobre esta división de testifica Julio Frontino (2). 
campos hubo porciones im- Multis enim locis assignationi 
muaes, ó 00 asignadas, .como . agrorum immunitas tuperfuit^ 

(t) Modam autm uMuríü -^¿em /ectíndi/m agrí amplitudtnem dedenmi. 
inltmliaTriumvH jtigerum quínquagerifim , aücuhi dacenum : Cremonm juger. 
CCX. Dtmu AuguTtut in Btíurix.EnUrUa juger. ODCC. Quihtu dimetuiaúbut 
deeumam habtttí longitudinh actut in Orímtem v. XL. Kardintt actut XX. 
Dtcamaimt trt in Orimtetn. Quiburiam dtindt Cotonib fertic* fines , hac ttt 
frim^atngnationet alus limitibur, alHt prxftcturm caniituntur. tlt Erntriten^i- 
mimfimhttt aliqíM. tunt ^afectarte, quanm decimarú *qué in Orimttm dfe-í- 
gamur cardttttt in nurfáianam, ' ft) Al medio de limit, aeror, 

Tom,XUr. M 



90 España Sagr<téh.Trat'j^r¡ Capé%. 

sicut íh Lusitanh finibus, ¡tlu-^ ' Colonias. Por lo mismo, y por 
gustinfirum. Estoj: Ajugustin.os *er tan poco usados los térrai- 
soq los í|ue llamarnos '^gusf nQi\ de re 4gt:aria , desearan 
tanpfi de Méríd^ , pu^s Aggü^ algüpos qtze nos detuviésemos 
ño Úrbico comentador de From- wbre ellos; pero como no tie^ 
tinQ, repite (i) , que en los fi* nen conexión con las demás 
lies de los EmerUenses en Lu« Cíudades^nos contentamos con 
^tania se dio á los V^tecanoft tomar lo que . pertenece á la 
un espacipso cappOi, de ámi- presente; remitieádo al que 
bas bandas del rio Ana , re- djeaee mas-á la que escribieron 
partiendo sus heredades pof Nicolás Rigaltío, y Wilelmo 
los extremos -^ y pocas junto á , Goesio ^ en el asunto» 
la Ciudad y Junto, al rip^ de- 1 1^ Sábese, que la pértica^ 
Jando lo demás para que desr 6 twííitorioí de Mérida^ caía 
imes se ttena5B^ Y. aunque se poír^ amibas, bandas del Rio, es* 
jjizo segunda y tetcera alig-* ío^ es , de su parte meridional 
naci jn, con todo eso no se: acá* y boreaU en que estaba el Kar* 
bó el espacio del campo» que- do Máximas: y que por aque- 
dando todavía porciones sin' /-lias bandas se hizo la asigna- 
asignar, quepWaftT4a? iiaiT^tt- cion de! terntoríor{3) Sábese, 
nes (aV V- ! • [ -: - que los Vete#an^ en la mayor 

l^ Esta, jti Jesj^cie jhasta ¡ parte ñieroa distribuidos por 
hoy no mencionada poír los los entremos, y pocos junto á 
Historiadores , y qpe ho tiene la Ciudad y rios , dejando lo 
semejante ep^lasmepíorias que restalnte para gu^. se llenase 
nos hanTQuedaíbrJiüJ^'é oU^ •aespuésVconaa^exprdsael Au- 

(i)-Enfa seguúHa parte de Cónttoversis^ agrarum i tituU de Altupfone., ^ 
{üY'CurJúm ííuminís ánfreríum'{*)etiaik si qua urque potuh Veferanis esf 
étíbfgnafum stk in huuiama fivikus EiOiritmsiam.ficH^fgtktfk per median 

Colonia perticam pro flumine AnUj circa quod agri sunt adstgnati quousque tune 
solum- u4Ue '^irum. est. Prppter f¡agmt^diflem mm. agrfirum Veiermos chca 
extremum fee finem veíuf termino} di^posuify paucissimos circa.Cohmam (S 
cireaflumina, reliquum'ita retnanserat, ut postea replereiur.Nihilomifm& se* 
eunda {? tertia po :tea facia est adsigmtio^ nec tamen agrorum tffQd^s divisiam 
vipQi potuitysed saperfuit ihadsignatus. (3) Per mediam Colonia perücam pre 
«umine Ana. c^rca quod agri suni adsignati.., . . ^ / ' . 

' (#) In edímm Amsteleddmensi. anm 1 674./K ad oi[^ ífig^io^ An ptirti- 
¿»i sequi usque decuií Veteranif. El aiirjrpatu^ . •- • • ¿ 



¿•4 



De ídLüsitnnfhj ^ su MetrápoH. %ft 

tor citado. Hizose segunda' tarn las poYciones de tierra as^ 



asignación del campo dividid 
do: añadióse tercera: 7 coa 
todo eso sobró cadipo ínimu*^ 
oe^ ó inasignado: prueba |4el' 
copioso terreno que aplicaron 
á la Ciudad. 

14 A ÍQ mismo. alude Is» 
expresión at riba .puesta de H^^i 
gino, quando aflrmá, que eti> 
los términos de Méfida había 
prefecturas : pues estas^ en la> 
materia de limites denotan por*' 
cJ5ones:de campo de otro pne^ 
bio vecino, quese^íaplicati á^ 
Itf3 límites de la nueva Colo^- 
nia» 1 » 

15 Añade Aggeno' otra 
mención. del Presidente de I4* 
Praviftciade Lüsitánia sob^e^i^ 
materia de ids límites vdiclet>^ 
do que losrposfesores áeXo^subn 
secivas aicanzaroti del Ptetóf,- 
que señalase laxicücÜal riorporw 
q^ie $e :tqvo.po]; tnjusib^ ifue 
qiíando jalgimo/se liaUáéoitipM^ 

qisadorá* redimir dos.mibsecf^ 
vo» que babia ocupado, tupien 
se que comprar sitio «soeril, d 
el que era.perjudícacko :por eb 
cíQ .(t)> ,¿ios:Svbsecivos^«kiiiH4 

(i) In his agris (dice imme^laiaaiente d?f puf^t)^ ta» pflabffs dadas, que. 
acaban inaásignatus) cum subsecivífrM^irerentwry ím^travtrunt posses}arif á 
Praside Provincia éjus ^ ut 'a¡íqtiam[fyti/ttdiném ^ Jlurnihí d^ quoniam'c^iin 
subseciva , qua quh occupavetat , feií\here co^ebáfUr'; '¡nijfiimjuJicatüm en-\ áf ' 
quisfiam emeret sterilia, aai qtm anmh pubttcuf Mmbai. M^dus itofite fiumini 
^tt c^mtitufMS. .) .. \\\ i-\..-..\ d ii* ' 

M9 



pera;, que 00 se incluyeron en 
los límite» de la -asignación; 
porqu^aivVetévano* se le seísa*^ 
léba.'iieftita de buena^ labror r y 
tal vez significan los espacios 
qué no fueron asignados por 
exceder ^elterrítorió ^1 nunie-^ 
roHle los Cotonos*. Siendo puef 
ootí^ádoa uAó$ ¿ciotrost-pf^r loa! 
immediátos, y llegando tierna: 
po d&exáminar el ter4reoo, quq 
no estuvo asignado, y era sub- 
sifci va,v6>C0[«0 cortada, ó^á^r^ 
tado^ de-Id :liaea^«en0u7dl); fia^ 
aetttivb porrjusto obligar al *po-<^ 
aesor'á que redimiendo lo ocu- 
pado-^ c€^mprase4o queal^i haw 
bia'és>i!erUs i6 expoeéto á ios 
daBds^<:del<>«tio:)i)r ^u^^l ^kú^j 
dente condescendió á la justi^ 
cÍf',y':iefilil¿3ímites>U rh); 

f 6 'De aqui . podrá» algiincr 
argüir contra iiwque'iDcndiH 
gamlo t á ÜQgieado antigüe^ 
dadesv^i^irohoceñi eo Mérida^ 
iiita;£bhd^ibn;céiftotisima, atm 
blr}lie[rdbhr!^^io$ «Gri^os^Mir^ 
midéoéá^ qne d^pues de la* 
destruscdoQ déTrbya dicen po** 
bknpf é'Mérida^^ Uamandutai 



'l.'iiiJ 



f ) » 






gj Espiona Sag^aéa^ Trat: 41, Cap. %. 

degeneró eir Como si los Romairos hubie- 



Mérida. Otros recurren al 
^iempo í1q.Io$ Gerioaes, ven^J 
cides por Hércules :. el qual eii¡ 

esta Ciudad con nombre de 
Memor ida ^ de, quQ provino ilí¡^- 
#c^a.'Qué? Te rie^íPues aun 
^t roas de iVlorar .eíl. tecurso.de: 
iDtsi .que> juzgando 1! modsenno:. 
aquel origen , apelan á Tubal)^ 
y dícexLla \\amá Morat^ voz 
Caldea^ la qual quiere decir 
ptaei^lo. de . cabcaa nwyor^ 7 
l4ie§^tfe:fiQn}bn6 Miérjda¿ Sí de 
Mt'9 'bus(>^:pruefaa viop bulla* 
ras mas testimonio que elha-. 
berló querido escribir asi aque- 
llos á qutene^ se le^ aAtiojó ^el; 
decirlo en los tiempos: inodertí 

nos. : ' :. :;.».' '■-.:"'.f.:; ' ;. ..• 

171 Mocenoide Vjifga^.3Kr) 

poniendo ( i), que Kifbo alli 
población. desde ^el; tiempo d^ 
Tübal^ por decirlo TárifAben^; 
larique (e^critofi üogidQ esixí 
celeb(io dévMiguelid^.i^Qaai)^ 
confiesa (a)vnb aab€ír9E5 d¡e«ier'* 
to! el nombre de aquella Ciu^ 
dad asites de los Romanos^ atrir 
faaiyfindoloü UambMoii fr^uxt 
ticular cuidado de estos, con 
íin de que sepultado en el ol- 

vívsto^eV hdWDre antifetm''; pre- 
\rale'cfese el áe Eme tita 'Augus- 
f fi qiie ellos le habían puesto. 



ran tirüdo á ocultar los nom-* 
hres antiguos, y no los hubie- 
seür. dejada .bien publicados en 
las que aintes:de ellos le tenían, 
como se ve en el Salduba de 
Zaragoza , en Ilurcis de Grac- 
cürris, en (Sevilla, en Córdo- 
ba; en Ecija, en Acci; y en 
otras mil Ciudades, á. quienes 
los Romanos pusieron nombre 
latino, sin ocultar el antiguo, 
antes bien publicándole de mo- 
do qtie en los mas solo le sabe- 
itooa po): ellots. £1 no expresar^ 
se pues otro.nombreen Méri-'! 
da mas que el de Augusta Eme- 
rita.^ favorece á los que digan 
que »nce& no hubo alli pueblo: 
paw Dion Casio afirma que 
Augusto mandó á suiVetera- 
aes fundar esta Ciudad : y si* 
ellos la fundaron , parece que 
antes no la había. 
: í$ . Mas urgente parece |0 
preifeokUx sobrQ) la distr¡bu«¿' 
cion primerb de sus. campos, 
eoique .A ggeno' refiere, que el 
territorio señalado á los Vete- 
líanos ¡era en los extremos , ó 
tei mi¡&os)del.territ0ri¿, dividí^ 
do, á excepción de poquísimos 
que recibieron campo junto á 
la Ciíidad y síi rio : porq'óe esto 
quedó reservado p?ra llenarse 
después [conforme se fuesea 



■.j^'. • 



i\^'"i 



(1) En e/ cap. 9. de tu Historia de Metida. (») En el capifuio tigatente. 



He ta Luslfania^ 
tumentando los vecinos] se* 
gun se lee ea las palabras del 
Bum. 1 1, de las quales podrá 
alguno' hiierir, no haber alli 
Ciudad anticipadameate ñin* 
dada : porque en tal caso no 
* quedaran sin llenarlas hereda-, 
des immediatas al pueblo,|dé- 
hiendo haber territorio para 
los antiguos Ciudadanos. Cons- 
tando pues que por alli no sé 
hizo asignación, resulta no ha- 
ber antes población en aquel 
sitio: porque dlerígiir alguna 
' los Romanos empezaba la asig- 
fiaoiob de h> centuriado por los 
extremos: y consiguientemen- 
te siempre qu^ el espacio del 
territorio medido ñlese sup^-^ 
rior a) numero^d'e las personas 
qiie iban á vivir en la nueVá* 
Ciudad, habla de caer en el 
medio, ó junto al pueblo, lo 
que sobrase, como reconoce 
Wilelmo6oesi0'(i),y si hu- 
biese ¿illi Ciudad antecedente^ 
mente, no hablan de quedar 
immunes, ó-sin asignación , las 
heredades mas cercanas á la' 
población, porque estas eran 
de sus antiguos ' habitadores. 
Pero á ésto se responde que 
los vecinos antiguos debían se- 
guir la condición de los Vete- 
ranos, si querían quedarse alli: ^ 
y diga, que si hubo puebló^&n-' 



y su Tüietrápoli. ^3 

tiguo, no tuvo nombre cuyo 
vestigio persevere en el Á^Mé^ 
ridaí porque este n^ es cor<- 
rupcionde nidgtino de los meir- 
clonados en el nunfi. i6. sino 
precisamente de Emérita , voa 
principal y distintiva de la Ciu^ 
dad, dé suerte que esta es la 
qué ella misma usaba , qúán*^ 
do no ponía mas que iin- n^mj* 
bre , como vemos no solo eif 
Inscripciones, sino en las Me«» 
dallas, donde á veces se lee 
EMÉRITA , sin ajíadir AugUS^ 
ta. Lecortv'un'C^ poner los; dcs^ 
y entonces se antepone él dé^ 
Augusta*, pdr ló que Boes dig-^ 
no de atención el empefio^clQf 
quien pretenda 'síe> posponga^ 
pues vemos Sét' -la ttiiis iisual 
de sus Medáíla's la antéposi-^ 
cion AVGVSTA EMERITAJ 
Tal vez hay EM. AVG:"co-í 
mo en una de mis Medallas^ 
pero lo común es posponer el' 

Efnerita\ Y ^^ ^qüi próvhicfel 
uio actual dé pronunciar Mé^' 
rída, y no de ninguno de lof 
nombres imagínanos airri6ár 
mencionados.'; -^ ^': 

19 Lo mas probable^íméí 
páréd;, i[|iié ántés hubo all> 
ptieblo , al modo que sucedió' 
en otros que escogieron \ú9 
Romanos para fó^rmía'r su^ Oo-^ 
tenias, donde vétnos^^típtthi! 



(i) £s jtix Antigueiaiis Agrarias fag* 10|. 



•t 



94 España Sagrada. 

c^ian habitadores , pero des- 
da fSQtosnces se ampliaban los 
lugare?, % ennoblecían, y em* 
pe2iab<iQ i ser fundados en ra* 
zon de Colonia\ aprovechan» 
dose de loque estaba edifica- 
do , y escogiendo para aquel 
fiOcdepremiarilos Veteranos 
el terreno iiias «portuna In- 
fiérese de Estrabon, que (i) 
tratando d? los Turdetanosjlin- 
to ál Bétiss afírtjia se habían 
acomodado á las costumbres^ 
tcages^ y lengua.de los Romá^ 
Qos en. tal conformidad <» que 
faltaba muy poco para que en 
ua.todo se digesen. Romanos:^ 
y la misma mutación (añade). 
^ observa en las nuevas Coló-, 
nias de Pax Augusta, Augus^ 
t'a Emerifa^ y Caesaraugusta. 
De lo que se Infiere había an- 
tes en M'érida población , co- 
mo la hubo en Zaragoza: pues 
aá entonces empiezára su pri^ 
tties $er<» habitándola Vetera- 
no&'Romanos, no podía decir 
qu( allí se habla mudado el 
QiOdQ. antiguo de República, 
ni que faltaba poco para ser 
Romanos 'en, un .^pdo: porque 
ail. empegaron á pob^rl? Vete- 
ranos latinos, precisamente ob- 
servarían su lengija,, sys tr^- 
ges j $us (^p'^tumbres. Diciendo 
p4W^qHP:Qa$iígfl un to4o^s^ jiar 



TmL 41. Cap. ft 
bía Romanizado aquella Cia* 
dad; supone habitadores -anti't 
guos 9 á los quales se agr^^n 
ron los Veteranos, cfut 1^ hu«* 
manizaron, los dieron policía^ 
y fueron verdaderos fundado-* 
res del pueblo en razón de Con 
lonía. Este fundamento es ian 
urgente, que no pide disfraer^^ 
se á otros « ya por el titulo de 
la Calzada Romana quecruza^ 
ba por Mérida, ya por el De- 
recho Itálico que se concedió 
áila Gudad (según digímos ea 
el Tomo. VIL pag. 227.) foat'^ 
taddo la mención , ipuies udoi yi 
otro supine vecindario aati-n 
guo de Españoles , pues por 
aquella se transitaba y y ¿estos 
se concedió; el. fuero referid^^ 
que era mas tCúrrespoadiente 
para gente extraftii, que para 
Veteranos de Legiones Roma- 
nas. 

. ao La idoniisiotí para U 
fundación de es.ta ColOÚa fué, 
según Morales , y :s^:uq otros^ 
concedida por Augqsto á su 
Legado Publio Carisiati pan 
lo qual , aunque no |iay Jtesti-r 
monio d^ E^sprítor antiguo qujS. 
lo exprese «^tenemoSf el de \^ 
Medallas batiidas ^n Méfidaj 
donde vemos el npmbre de 
aquel Legado. Dion no le men* 
ciqp^., porque. 40I0 habló d^ 



(i) En la pag' iji 



De la LusHáñia 
lo% que anduvieron en la guer- 
•ra de los Cántabros, C Antis- 
-cjo, Lucio Emilio vTitO' Cari- 
sio , y C. Furnio* Lá Lusita^ 
•fila estaba separada de la Can- 
tabria : de suelte' que ésta era 
Hle la España Citerior, y aqué* 
Ha de la Ulterioxt' por tanto 
«ipefteneciati'i diversos Lega« 
¿os/iNoes pues necesario cor* 
«regir el Tito Carisk) de Dioh 
^en el PuMo Carisio de las Me** 
llallas , ó si hemos de suponer 
errado el Códice deDion^ di* 
Temos que hubo do^estados en 
Publio: uno en quantb militó 
eont ralos Cántabros en la Es* 
paña Citerior (á cuya forma- 
lidad pertenecen losDenariosv 
y' Quinarios^ ÜQbde' se repre* 
senta layictoria coha^nienda 
trppbeos de armas Españolas) 
otro en quanto presidente de 
la Liisitania: y á éste tocan las 
úNIedalIas de- cobre , dbnde con 
«u nppibi'e s^ junta el de^Mé^ 
jrida, y las que^solo expresan 
d de P. CARiSIVS LEQatus 
AVG VSTL El vec en estas Me- 
dallas el nombre del Legado 

^ cosa tan irreguharvq^^ tio 
ctíene exemplai^ en otroPretof 
tIeEspaña.-'porifipntose le pue: 
de atribuir la dirección de la 
fundación de la Colonia, y que 
poreso introdujo su nombre en 
hiü primeras ^hisdás. 



^ y su TUetrdpoü 



95 



REGIÓN, r SITIO 

individual de Mériúa : Metré- 

poH Civil, y Colonia ,' cwi /« 

' vestigios de algunas de . í 

sus fábricas mas 

ilustres. 



r * 'i 



: • . i ; 



: ai La Región en qué ésti 
fundada la Ciudad fué la Vet^^ 
tonia , según escribió PrudenX 
ció. Estrabon la redujo á loé 
Turdulos : Mela , Dion Ca^ 
sio 9 Ptolomeo^y Aggeno> I4 
colocan en los Lusitanos: Hy^ 
gino en la Beturiá , según loa 
testimonios ya alegados: y> 
aunque algunos piensan no han 
ber variedad, recurriendo á» 
que Codos digerc^n una misma 
co^ , por . ha blar cada uab.sen 
guti el estado de sus dias^ ya 
no addpto el recurso : por(|]tt6 
desde Augusto no hubo aite»-' 
ración de lámites de Regione^ 
siendo y« cosa antiquadaladif 
visión de las Gentes. primiti4. 
vas de que ya na se cuidaba:^ 
por estar reducidas á .limitei 
de Provincia : y asi :desde en«^ 
tonces^no' crecieren <m menr 
guaroo los:iíérnMno5 ^é cada 
Ríej;ion, sino d& las Rrovinciasf» 
22 Consiste pues la dife- 
rencia de las locuciones, en 
que linos miraron al concepto 
Á^ Provincia , otros 9I á^ rér 
giones. Jín^ piknerb: perte^ 



jpé Esparía Sagrada. Trit. 41. Cap. 6^ 

necio sin duda á la Lusitania, debe emendarse según lo ei^ 



^údoio sui.Cápital: en el segun- 
4q f ué de los Türdulos ^ como 
exppesa Estrabon^ y Plinio e^ 
la conformidad arriba expues- 
ta. Pero como aquel sitio era 
confín de Vettones, y de la Be- 
turia ; participaba Mérida de 
tos.'dos)ppr Nordeste darlos 
Vettanes;'y por Mediodía^ dé 
los Beturios Turdulos , cuya 
Región llegaba hasta el már-i 
gen meridional del rio Ana por 
lá parte de Mérida, empezan^ 
dp de allí abaxo la Beturia de 
los Celticos.de la Bética, segua 
con Plinio se dijo en el Tomo 
IX. Mirando pues Hygino á los- 
oamposide Ai{i¿ridá(que alean* 
saban á la parte meridional 



puesto: pues habla al lícoo res- 
pecto á las palabras arriba re« 
•feridas de Higino. . 

^3 £1 territorio precisa*- 
«mente había de ser bueno ^^ 
los mismos Veteranos le esco- 
gieron 9 ó Augusto le señaló cok 
ído premio dé sus naéritos^ Aun 
hoy tiene muestras de la fer ttr- 
lidad en la producción de grar- 
nos, vino, aceyte, miel, le- 
gumbres, pastos, y consiguien- 
temente ganados, Vaéást Ove- 
jas , lanas &c. PUnio dejó me- 
moria de lo raras que eran las 
azeytunas de Mérida , dulces 
toas que las pasas , las quales 
se secaban por sí solas, sin oe« 
ce^itar del Sol, ó otro artificio 
Guadiana) la redujo á la Q?tu- Ti). En el libra pono pondera 
Mr. Prudencio por estar laCiu*. |a excelencia de lá grana, que 



dad en la parte boreal del rio, 
la puso en la Vettonia, con 
quien coáfioaba por el Nortes 
pero así lo, uno como lo otro se 
salva únicamente por im media* 
cion, ó cercanía , no en rjgor« 
V de paso debemos corregir la 
gran errata , que.en las AntÍT 
gíiedades Agrarias de Goe^io, 
salió (1) donde dice : Colonia 
Emeritensis m África : lo que 



producía el contorno de Méri- 
da\ diciendo que se la daba la 
mayor alabanza, como á la de 
Galacia (3> Uno y otro perse*> 
vera hasta .hoy. . 

24 ' Ptol orneo no coloc6 
bien esta Ciudad : pues la pu^ 
so en masaltura de laque cor- 
responde, según prueba la disv- 
posición de los denaas pueblo% 
y. del curso del rio Ana , que 



(i) En la pag. 94. edU. AmsttU 1Í74. (2) Sunt & fradulces^ ptr se fantum 
slccatce yuhisque passis dulcieres . admodum rara in África y SB circá Enterifam 
íusitanicCf lib. ij. cap. 3, ^5) Céccum Galatiee'ttíb'ens graí^m..*. mi^c^^"' 
Emeritam LusiPania yin inamma^lau^c est. cap. 41. 



De ¡a LusHanht ^ y su MetrdpoíL 9| 

Wbemos era límUe eatre lo8 x¿i,slhubotaifto1ugarenlaLit« 

sícaniat el qu^i faltaren la edt« 
cion de Ulma del f4d6. y eo 
la numeración delHeracleóta, 
seguolapreveoidoarriba en el 
oikn. 149. \ 

3$ Otra mención hizo 
Ptolomeo de Mér¡daj(i).,doa» 
de ^ata de los dias mayores 
de las principales Ciudades f 
de ladiG&renciadeAléxandría^ 
que en Marida es de tres ho^ 
ras, f casi treinta liíicfvtpi^ 
por ser el día m^yfmo^de c¿* 
torce horas y'cioinuéhtátnltit^ 

. 26 £1 sitio Individual ^ae 
la. Ciudad es al mirgép^jS^l 
iip Ana 9 que la baSaf'^ cpfÁ^ 
apresa PUqfo (3)^ jr, y» >!• 
mos arriba , que Aggeho^ sig« 
niñea lo mismo. Pero Prudéii- 
ció se acercó ma3» jet icícridOf 
que Vi rio Atif^t^qni^n ^^/él 
dictado dc\flt¿,mfir^Mey%'Ji^ 
losLhermoseá ipuros.4ela.Ci|;|* 
dad, y que ésta iteae^sü situaí» 
Clon sobre un f^(^j^ c^qiQ.caq 
U eo.el Hy«f © iüL v. '^^¿]:^ 



lugares de la Hética , y la ^m^ 
aítama. De suerte que supo* 
Hiendo (como debe suponerse) 
qat el rio corría arrimado 4 
Mérida « y que los demás pue* 
blos referidos por Ptolomeo es\ 
labaa^ i su banda boreal (por 
ser de Lusitanta) np puede co- 
locarse la Ciudad en taüta al- 
lura«,por repugnarlo el modo 
^QfB que corre el rio , que 00 
€5 4eiNor^.á J^ediodia desde 
Jk(térJdaíy esto pedia la gra- 
.duacion de Ptolomeo para sa- 
lir bien 9 como se vé en su Ma- 
]>a ) 6Íno de Oriente á Ponienr 
,te, como declara el primerMa* 
pa de.esce libro. Demás de e%- 
Jo pone muy debajo de Mérji* 
da un lu|^r que llama Capa^. 
90^: el qual de ningún modo, 
podiá ser de Lusitania^ ai es- 
tuvo allí: porque cayendo asity 
apa;rrado de Guadiana por la 
^rte meridlopaL, precisa méa- 
te había de. fitr pueblo de Ja 
Bécica. Det)íó pues colocar 
.ma«. ab^JQ á Mérida /y Me- 
:dieUiii » y «fias, arriba, á Capa^ 






.j 



?./f 



^ • • »< 



r Sr-Díji; 






V ,<i-. 



i * 



\\i 



• :> 



I • : ! • i 



-.V 7 



'i 



.•f7 
.1 



feV 



» 1 



7«OT. XllL 



M 



■ .[ Clara Colétiid t^etttini'^ : ' - '- . 

' Quám memorabais amttís Anas . . ■ . 

Tratéríty & víridante rapas " ' 

Gwgin tnceráa puhhralavif {sfc pro lavát.) 

estabiéicimiebtó ' fué ésodgidi 
para MeirópoÜ de llá tUosita- 
nia , parece no admite con* 
trovérsia : pues ijué otra cosa 
denota aquelta graodiosa dtrí- 
buétod de territorio { eo' qut 
fes, Plce también que tenia no solo en Ta primeva asigojí- 
nerinos'ás murallas, y que es- cÍon de campos, sino aiu des- 
pués de hecha segunda y ter- 
cera repartición , todavía so^ 
bró ■ terreno ) qué denota-, 
vuelvo á decir , siflóqüecomd 
il che Mérida, sita á-^ á Ivnnyórlacortabanun ve»- 
é[)tentrional de Gua- tldo el mas cumplido-, ó co- 
te tiene allí ua'gran- tno S Matriz la dabas bacieif^ 
'dé'y á'nirgup piiíinte (de-ma* da muy copiosa con que do- 
de fe^i^ta árcbs; según Bar- tase i los muchos que había 
'íevrosl 'fiara ei'paso desde la -de criar< Así íá CfclebrA PirMí- 
deocio de poderosa y rica Qi 
vecindario, qiM^do hablando 
del lugar en qde nació la in- 
signe Virgen y MírtypSanta 
Eulalia, le da- rt elogio de 
Urée potens , populis locuples 
[v«rj-08,]BeroenelHymnofV. 
Verso 37 , en que vuelve á h»- 
.blarde U Santa, dice con to- 
da expresión , que su Ciudad 
era Cabeza de todas las demii 
de Litsitania. 



~ ■ ^7. ^ ^^' la' voz áé'iúmtiio 
."4eclara"el sitió material de la 
Ciudad , í¡ue es algo levanta- 
ndo sobreseí campo de los la- 
w^,'.f para gozar dé' Sanidad 
^ór.la'veoiilacíoa de los ay- 
res, "t>i.ce Cambien que teniíi 
nermos'ás murallas, y que es- 
bañadas por el rio 
et-de y ráphia cor- 
qii^ í^asa de Orien^ 
so p6r e) prospecto 



íeyros) 'fiara erpaso desde la 
*Béticá^'l^ tuihanía, las qua- 
íes'dbÜ'Pi'ó^ftltias se unen allí 
"Éft ^ef 'rfó^. Vi •noiit de seis le- 
guuHhait' aínSf 'éitáSá el eon- 
fin de la Tarraconense: de 
suerte, que Mérida por su 
«Aktvtial siiuatioilesial^teoiiio 
Asando las fáxiosi tas dós-P^o- 
viucias, y en la entrada y íVeti' i 
te de la Lusítania, como quien 
ae erigió para cabeza y Ma- 
triz de toda ella. 
a8 Que Mérida desde sw 



/ 



taiMaVy no expresajr mas Tiií-^ 



l^tíhMprum caput oppidarMm 
Ifr^Sy adoratée ciñeres puellat 
Qfroiam ChristQ rapiefu^ ud 
^.aram . 

Porriget ipsam 

29 Esto mismo deaotaa 
las Monedas en que al Legado 
de Augusto Publio Cárisro le 
venólos presidiendo en Méri-- 
da% donde se batieron sus Mo<« 
n^as : ppes la ordinaria resi- 
dencia del Presidente (qual 
muestra ser la de batir Meda^ 
llaá en su nombre) favorece á 
la Capital: en cuya conformi- 
dad vemos que tratando Es* 
trabón del Legado Pretorio^ 
que el Cesar enviaba á la Pro* 
yincia de Lusitanía , y dicíeo* 
dp que ésta abrazaba desde el 
límite de la Béticá hasta el 
l>uero« añade immediatamen* 
te, que allí está Méridá (i) 
Este nombrar 4 Marida en la 
Jurisdicción del Pretor de Lusí* 



da4t alude á la Capital: puet 
bien sabía Estrabou» que en' 
el distrito del Presidente cita- 
do babia mas Ciudades: pero 
como trataba ^delGíft de la^ 
Provincia, le bastó nombrar á 
la Matriz. Asi vemos también,; 

aue al hablar Plinto de los' 
on ven tos Jurídicos, y CJolo-^ 
nias de la Lusitania , nombra^ 
siempre en primer lüg^r á'Mé- 
rida,en una, como eú otra 
línea. Asi también Mala tra«; 
tando de las Ciudades medi- 
terráneas mas , ilusti^es , ncí 
mencionó en 14Xusitánia hiaa 
que una, y ésta es INÍénda (2), 
Al mismo fin puede aplicarse 
el Epigrama dé Ausonio, m* 
no L^ en el Ordo nohitíum ur-^ 
^i0W,que anda rpiulado £1)1^7 
r/Vn, y en 1^' ppyisiína edijciotí 
dé Londres, t*6mo í.^dé loé 
Poetas latinos^ pa^. 1301; dl« 
c^.asi; 



1)1' ^ 






• -t > 



?. 



Clara mihi post has memorahere nóf^en Iherum 
Emérita^ iequoreus quam pn^^terlabUúr amniSy 
Submittis cui tota suos Hispania fasces. 



:>'i 



30 De estos versos habla- mos en ef Tomo tíC, . (3) |>o^ 



.1 ) 



'>/. 



'j; 



.¿ 



(i) Legatus Frmtorius jut dicit Lushama ^ útue attingit Beticam^ (í 







«quanto en iaj& ediciones; {inte- 
riores á Escaligero se leía Hlsr 
palif en fugar de Emérita : lo 
<jue h9 sj|(io causa de que cads^ 
una dé las dos, Ciudades pre-' 
tenda el elogio para sí , coma! 
alli se previno; pero la deci- 
afon sobre la mente de Auso- 
n|p pende de sus Códices: y 
^]Qi d.espues de e.nablecer la 
vp*, parece habió' en e?^tyIo 
poético^ por el scberblo elo- 
gio del tercer verso, que coa 
dificultad se pujede aplicar cri* 
feamente á. ninguna Ciudad 

?artrcul9f de las tres antiguas 
rcvjncías^ qué no tenían su- 
t)o.rdinácron alguna de una á 
otra. Por tanto la que masso- 
bresaliese en su jurisdicción, so- 
íg podía gloriarse^ de Mé trapo- 
JjL': ]r p^ra ésta pferogatit^a no 
nos hace falla el texto dé^Aúso- 
iniQ, aqn,que hübfese hábfadó 
¿tHisfálh^ (sfaeaso por áhi- 
sion de esta voz con la dé Hl's^ 
pania^ creyó provenir ésta de 



la linea sagrada. 

3t Desde que los Véiera¿ 
tíos se avecindaron alli , la-eri^ 
gteron Cbhriia\y no Munidr- 
pió, como antes ha bia^n prac- 
ticado los Soldados de £<ici-- 
pión, quando poblaron á Ita^ 
Hca : porque á los Veteranos^ 
ó por mejor decir, al Empe- 
rador Augusto, le pareció me«> 
jof , hacer una Ciudad qiie 
fuese €omo una nueva Róma^. 
con unas mismas leyes; y esto 
es to que denota el hacerla* 
Cofonia , p9r quanto no go- 
zaba los t^onores de la Ciudad 
de Roma por modo de parti- 
cipación^ como los MunicF- 
pios , sino que les correspon- 
dían i sus vecinos por ser h^ 
jos 4e Roída , como propaga- ' 
du hasta Mérida: en cnya cod;^ 
seqnencia no usaban cíe leyes 
peduliaf^^es, sino de las esta^ 
blecidas par^a Boma, de suer- 
te que su gobierno era como 
si viviesen eu^ aquella Ciudad; 



aquella^ y q^ie ppri tanto sub- como explica Aulio Gelio (i): 
piittebat fasces i pues no sé y aunque esto incluía menos 



descubre otro inductivo para 
aquella expresión). A Mérida 

Í,< publican Metrópoli no soló 
os testiníónios alegados, sino 
los que se pondrán después en 



libertad , qut en tos pueblos 
gobernados por sus estableció 
miemos, con todo eso lo re- 
putaban más honorífico; '^or 
la común propensión de vivir 



4^ «. 



*1 ^(.0 Ccpmiarum alia necemtudb est : ncn- etiim vénhtfa txtrhuecup in Cm* 
^Í¡iem.f nec siti^ r^dicibuf niiuntur f stfiti»^ Chitatt qúási fropagata sunti fS 
¡uta ¡nitiiíaaqm tíñma j^fulfilRxi^nam , mé ^ifbkrii kabint ^ lik. lé. vajf^ 15. 



t Ih* móAa ¿te la Goíte s por- bá griaftádo trn arbof, y zf 



que e^n aquella koxifopmidad 
qnedaba* hi ^obüacmn bechat 
mi reirafo de la* '€apHiál átí 
mvií\á&^.t^to e9y como líná; pe^ 
quena Roma ('r), seguo úñkdt 
á alegado Celio.. 

3» 'Este* titiifo ¿e Cotéttia 
consta- no solo por Plinto, y 
por A^geno»^ smo pof las Me* 
dallas ^ dénde la mkrma: Cíh^ 
dad expre^a^aquéV honor, gra^ 
baadole con Ida tfe» primeras 
Ifccras COL. y algunas veces 
con sola- la C. como' usaban 
otras GMonias. Hatlaise tam- 
bién el'dietMo dé Colonia en 
Riscrípciónes , como vemos en 
hi publfeada per Reseade (a), 
que tratando del Templo dt 

Íupiter que hubo Juntó át rió 
^xarratna á tnedia tegua: de 
Torra6^ex:pre$a«óstai - 

povr o. MR 

FliAVlA. L. F. RVFINA» 
EMÉRITENS^I'»' FLA 
M^INIGA P'ROVINe 
EVSITAfNiAE. ÍTEM. COL 
EMERTTENSre PER1»ET 
£T: MVNlaPl. SALACIEN 

■ -a: m '■'■'■] 

JC im^-Kidb de I^ piedra' ésta^ 



etro-cn^^Agutlá^'ést^ndidás Ua 
aiás,i^on eF ray<r'db Jurítieí 
ín lai'iiñtis: y aubq\iié Jívfore^ 
no éé^ar^s cicribi<f (^)v quá 
filé hráUada éú Méritlk m Ins* 
cripcion (de qne deduce hubo 
alli Templo de Júpiter) ^ cons¿ 
ta haberse' éqoiveeado ; puéé 
Resende nio atribuye á Méridá 
la piedra,^ ni el Tetñplo, sino 
al sitio ya expresada junto al 
rio Exarrániavy el lugar que 
nombra* Terrad, ochó leguas 
d'étEibbra al Sndoéste. Pero lá 
Ih^cnpcton ños conñrma el tr^ 
tnle<\le COLonu^; y afiade la 
noticia de una' Ciudadana de- 
Mérida , qrue era Flamínica de 
lá Provincia de £.usitania , f 
Sácerdetisa- perpetua de lar*Co« 
lohia Emerilense, y def Mu- 
nicipio Salaciense, la qual hi- 
zo aquella dedicación á Júpi- 
ter*... 

33 ElévadaiMérída al ho- 
nor de Cóloniri y ;de Capital 
Ab^-toda Ih Provindiá , éraxoni 
siguiente* ilustrarlísi cón^ ediff- 
cios públicos sum^piosos^, se- 
guir* la magúiAceñcia' de los. 
«tottía^ó*, aé' que'*atjnf/ Boy 
jíers^vef an diferenjíéjr' vesti- 
gms y yá en'la. abundancia de^ 



ig'j^iestjbiliir exiitimatüry propter amplitudkiím majeftatemque populi Romtm^ 
asjus irfm Colonia ^ quasi rffigies ^nfdi simulacraqm tstt.mmiím vidittfwrm 



Coíuoas> alguaas muf ,sabe|r«( agua pudiese .servir de Thei* 



t»ias dé ti;eiata varas eit altp; 

Íf «ü.pl ¿iiqo^p Arco 4íe,TO»s 

pípyacioq ,, , ^%^ ^ de .^ ^liarme'- 
trop y 40. de ftqcho^fseguq 
Moreoo de Vargas ; ya ea 
Aqüedactps , cuyos fragtnenr 
tos. actuales, mu^trarvj^iep |a 
^ráacíeza de lo qi]e;£ue,cpnj( yj^ 
en el Tb^tro i ^cpié fo sel ano 
de 1.546. en que )e vtó Gaspa.r 
3arrey ros f constaba haber t^T 
pido siete: ^Ijtos, alzados jpbrí; 
arcos, iCon^Q^^e Roiña:K?u;if 
que iiLuy iQfepQfjSs,; lo&;arco9 
pstab.an d^rr\ba4p^ , las jpare^ 
jdes enteras V los asientos gas- 
jtados. £1 semicirculo tiene 
cuatrocientos pies en la. parte 
«aeíadentro desde una puei:U.á 
ptra.Consta dé unas. muy gran- 
des y soberbias piedras de can- 
tería labrada , que dan (dice) i 
la obra fortaleza 9 y mages- 

} 34 H^ay tambf^, (añade 
,el mismo Autor) (i ),una Ñau- 
maquia de las mejores , que he 
visto , ppfque ol eo Rom* « ni 
¿ñ otra^^utujifijrte creo s^ 
.pueda bailar otra mejor.. «Esbi 
^laufnaquia ea á i^odo 4^ pn 
.grande, Estanque en iígura 
oval, dispuesto artificialmen- 
'te, para que U^oaadole de 



tfo á la representación de ba^ 
talUfStnavales qve Roma usa« 
ba, ipara qgercitar la g^nte^ 
y para recreac^. del pueblo» 
lujigura es oval de M^CCCCé^ 
pies de largo , cercada de muy^ 
gruesos muros de piedra y ar • 
gpmasa V hechps en arcos se* 
gun ios vestigios que.perseve*^ 
raq.ea alguna* partes: y ea 
aquellos muros l^abia asien* 
tos, como en los Ampbithea* 
$ros,^ d^ donde se miraba la 
luci)¡a de las nave^^ Llenába- 
se de agua aqiiella grande coa- 
cavidad por medio de unos 
aqüeductosque conservan ves* 
tigios t y muestran haber sido 
mas, ilustres qtie otros existea- 
tes al presente. 

3g Esta relación de Bar«> 
rey ros par^ece la mas antigua 
y veridica que tenemos: y 
creo ser el monumento mas 
(¡nniosp de quantos cposervaa 
vestigio; en aquella Ciudad^ 
pues ciertamente es ipdício de 
la mayor magnificencia « por 
np haber cosa ordenada á os- 
tei^^k)i| f y frandpzji^qup. no 
pueda suppperse donde vemos 
la que puede decirse ultima de 
la opulencia y profusión. Por 
tanto no tengo recelo en creer 
lo que refiere Moreqo (2) « que 



' (i) Vol. 2J,destí Q^rafÚa. (2) ' F0I. J4. ». 



Dé fá LvsinittiS y 

fuera de los muros , como i 
dos tiros'de-piedra eri la par* 
te del Oriente hubo úa Circo 
Máximo ^ que tfebe forma 
ova) , mas prolongada que re- 
•dooda: Por el extremo orien^ 
•tal remata en medio circuid, 
por 'el occídeata! acába^'eá 
.quadrob Die lai^o tiene dos^tMl 
píes , y quatrocieatos' de aofi» 
cho. Én el medio á lo largo 
está levantada Ja espina %»* 6 
como Isla prolongada , ei»cur 
yos rematen estaban fas tñe^ 
tas, que ser vían, nara las* cai^^ 
réras; sobre k> que* puede ver^ 
'se Panviúio en los Triumphos, 
donde puso^Estampas^ y trató 
así de la Nauma^iiii 9' como 
de los Juegos circenses.: * v 2 
36 De éatos mnoonestoi 
se infiere la grandezm y opü^ 
lencia de la Citida'd , juAtaA» 
mente con. lo populoso det vé'- 
-c¡tidario\; puea el notable ami- 
bf co del Theatrb , ÑádmáqbU^ 
y Circo f démítan^ 1¿ hhiltí^ 
tud de-Ciudadanos que-h-abia-^ 
quando cortabail tanlargo én 
la ciifcunferencia *de» los íea^ 
pectátalos V >a qoat sobrepujut^ 
faa mnctio^iJai 



medidas»^ 'como < quienes de- 
Ibian ser -menores^que el-iespa'^ 
eioi dé los ^. circnnstanté^/dsn^ 
tro de cuyo ámbito se incluían 
tes pla»j? ^$f?rí4as , ?egijn s^ 
percibe por las J^stampas ás¡k 



y su Metrjfp^ ^6$ 

Amphitheatrode Itálica^ pues* 
ia¿ en 'v¿r^ tomo prébé^nret 
CO0 ie-qne se vé tanfbievi^ la ca^ 
2on con que Prudencio aplau^ 
dio á este lugar de poderosa 
y populoso ei» vecindario: {/r- 
iei potens v populis iocupJes^ co^ 
-mb arribarse di}o^ . 
V -mj^Péto eavSdUosa la-suer-^ 
te^^i y/ ac^rersa ki^íbrtuoa vhan 
desfigurado la grandeza de 
nqjuella antigua Metrópoli; 
cdndttciétidola áitan lastimosíi 
d«k:adeBtcta:4 que dentro de Stt9 
muros «MrretfuxMOA á beredaff 
^toa los^que antes eran íkmo^ 
«sos-edifieios: no Riéndose ya 
donde antes los espectáculos 
:de» .ia' mayor- delicia de Ipa 
iHinfbres ^ más. .represen^atío^ 
neis to'^l Tlieatro; nrasrbata^ 
lia d^ Rsvés en la Náumaqüia^ 
iri mas carreras en el iCirco; 
que Ja. ibutacion- de sembrar 
VBriaa? legumbres V la iuciía^ 
iki^gorgoJD con 1íük^« frutos ^ ^y 
la 'car.r£ra-.^e ^bu; hprns%a^ 
contra^ehgirabo: pnesx^mo eit^ 
cribeaSarreyxjos;, y Aloreno, 
ae iredujo isl terrena á. sfimea-» 
^tetá : dé isebada ^ miKlanes ¡¿ ^ 
nt ras * legttmbje$.2 {Tanfmm joxoi 
longinqua valet mufíxre ixétus^ 



1 ;. 



?.r 



.^ 



» > 



' t 



*o# 



MijfiUUf Satinada. Trét. 4t. Cap. ^ 



HERIDA aríliiZjíD^ 

. j^MumeHiadanSuCMveMt^ 



Vv 



38 . Form^cU ya Mérida 
en, razón 4e Cglonia de los 
Romanos, n»lujcuU á ^ua ler 
f^i^y poÚadA CDn iVeteranos 
de U« Legionei QqUita y Dét 
cima ; fué civilizándiifie d6 lUl 
suerte toda la vecindad, qiie 
como escribe Esitraboír {abitaba 
p9CQ para xiue^su gente^ae.dik 
g^se t«calniente..Romafia5 ca 
lengua t en tragevAncostum^ 
bees; y {>or tanto á^í á estajeo- 
mo í las demás CíudaéM de 
aquel iteaor de vida 4^ 4abaú ^el 
dictada de Togatdaf, ó Esaoáa^ 
das , ea vtrDod de los vestídoi 
así llamados de hombces y im^ 
ger«s Rooftinac (<) Era esio ea 
tiempo del Elmperadop Titie*» 
fio: y poco después /Crecuria 
aquella civilidad coa "^motivó 
de la franqudea del £aaperaf* 
dor Otbon , ique llegando á sec 
Augusto después de haber es«^ 
tadoigebernandopor dieaiafioi 
á la LuLtitania, aumenté en Mé> 
irida familibs ; cdmo:, escribe 
Tácito. <a) ^ * 

39 . XrH <)ue mas contribai^ 
ria para aquella vida civil tan 



acomodada al genio y noda 
de los Romanos, sería el Con* 
vento. Jn vi dioo con «que ilu»» 
inven á Marida ^ poniendo ea 
día una Chancíllería^ que ad^ 
ministrafc justicia i tedo el 
.territorio ;(:pues aqneUoJí dts«^ 
«ínguidos Varones > sobresa?- 
Mmtes un la ;Juri$pnideac]at» 
ttt. solovaumentarian con su 
Txibunal el deoaro de la Giu^ 
4ad^ Mao que. en su modo de 
f fOQoder Jrian atrahiendo á 
todos i la. emulación común 
-de vi^ir jtlt modo de la Coree 
dominanie. Véase el cap. IV. 
40 Tomé Mérida desde su 
origen ^n^^azon 4e Colonia el 
.blasón^ ^il^rmas ^que su mis- 
mo circtñtHO la daba K, precíaA* 
'idosp..4e sn graodesa^ ó de la 
elegancia de sus Muros , pues 
qaial en «figona «tra CoSonia 
de Espafia i^mos que el sym^ 
bolo mas f requeme de sus Me- 
dallas era ta Porcada prin ci* 
pal de la Oiadad.^ compuesta 
de dos grandes Arcos ^ con 
Torreones á los lados, y en ifs 
comttA se vé entre uno y otro 
(sobre los áreos) el n^iibre de 
AV<3VSTA NERITA, Tal 
Y¿z le:. ponen en el comorno^ 
aaadiendo eltícnlo de Colo- 
nial COL. AVGVSTA EME* 






»i » 



(i) Pag. 151. (a) Lib. i. db excittu'ifeéemr ^ éa^. i^.lBjnfm largU 



WíffK \ j otras i^«ceé'se lee sa« pioseguir eo>áuestf<^ tmksiUK I 



i5* EMÉRITA « coinio éfi las 
de Publfo Cariáis; ^ edificio 
creído por utfos al Puen^ de 
la Chidad , por otfos, IM Rea* 
les de( Exércico v ^t< y^ ^e« 
tilMocido por las puertas del 
Muro y ámbito de la Ciudad: 
^«es que desde lo antiguo se 
hallaba murada « coasta por 
los versos puestos en tiempo 
áet Rey Godo Ervigio en el 
Fílente^ dopde arte qije cerca 
éel afio686« renovó el Duque 
Sais ios mdrós de la Ciudad. 
BsimHt novatfit matnihis m^ 
hem^ como propondremos en 
,tí Gaulogo de loa Obispos» al 
hablar de Xefum: y estos 'mu«* 
ros aotiaiios son Im denotados 
|íor el circulo que prosigue en 
fas Medallas de torreón á tor- 
tean en la circunferencia déla 
phrte superior» mostraodto^ta 
plabta det resto del muro de la 
Ciudad coa sits rebellines y al- 
menas» lo que ai corresponde 
al Puente V ni i los Reates. Co^ 
a ocesc esto claramente eñ las 
MédalfiiS' i)ue tengo de P. Ca* 
rlsm^'que no se han publicado 
puntualmente»como están» se- 
gún se vé en el libro de núes* 
tras Medallas. Ni es razón 
detenernos en el ridiculo em- 
pelo de Moreno de Vargas» 
que en lá figura de las alme* 
nasitaágina las letras TT« sino 
Tm. XI n. 



^ 4t Usd (ambiefl >iéif|fla 
éb hus Medallas del Symboto 
del bney y baca uñctdoi^teéé 
los qualf^ seftalabaftel tlt^út^ 
to de los mm^os ¿eMa Citi* 
dad que se había ^de 'fuodari 
ó bien erigiéndola dbñde né 
precediese- poblacitfh^^ Ó ele* 
vando á Colonia tf tugar a&^ 
tiguo» dándole mayor amplia 
tud » como se vé ^aqui »-y -en 
lá^oéedas l|iie Zar^aa b««» 
tió coa el mííimotSytÚMltf» eai 
cuyo sitio hübia aMes poblar» 
cioo. En estas de Mérida cod 
d buey y la baca » se poaa 
encima AVGVSTA I, y ^^deb^ 
EMÉRITA » dando ^ih^él^km* 
verso la cabeza j de Au«0Íst<i 
laureada vuelta á la fzquferdib 
y la lascrtpcioo 'PERM1891Í 
CABSARIS AVG. P. P. Orraa 
tengo «^q[ae en lugar de ^otllt 
cabeza vtielta á la iaqutérdaj 
proponen una de fi«nte, mos^^ 
trando ambos ojos: y éstas 
soii difereátest unas con caW 
za adulta: otras con cabeaaide 
javen: y U Inscripción es tam^ 
bien diversa de las /que pé-¿ 
nen la cabeza de Augusto ew 
medio perfil: pues las'que la 
dan de frente en persona adtiU 
ta» dicen: PfiRMlSSV CA£^ 
SARIS AVG. Las del W 
ven: PfeRMIIMV CÜESARM 
AVG. y por no haberlaa %ujh 

9 T 



los r4ii|Í4HarÍ99H,i hap teÁVi» «toa.aa o^a^f g^u^e JCffn 



|ftli|ifipie«: a»ti|pdo «quU qu«í 
eluSymboW dplj buey y baca 
Mül^ «t¿ NléftíU, (coino juzr» 
gálM»1HtiQt^i.ea. <:pntra|)osir 
•io(i sl>4*» W SigQ9S«UgiQna> 
^% «iao.pflra 4ea9Ur la ereo; 
ci«a 4e^U Gp^oaia : "pues tam- 
bUea pjoptyto «stos .^ignos, co-. 
mo te lié^eQt«e !iu«stras Me- 
<U|lU¿k^4»&o^cA»o Ntua hoy, 
•o $»4i«tiiai|»pHl)Íicacl4«A(^ pu- 
ái^túm éai»^r.4e QCro iiu»ijfOi 

m^ •Ot/a.teogP mas raí» 
^ il9f^^ ytHOK). flanee, sqbjre 
«Jbbliey .y.l2aca.agí.t«^ps>coq; 
Mf^ÍTOr fior. el iCotlono , se lee 
{|£RMid<M) CAf:Sai^is, y de^ 
IM^ tldi eKVfio^ , A V(Sust¡. 
Pon»! oint) i|i^9k ofrff^-^oak 
«ifceea de w^gf <: k vu^a á.ia, 
Íl4ui«r^» j^n^o,á•c^^ya. tío^i, 
l»»yr;Píi:pe««eqf» vamo 4p paU 
m^, ' y , eov ti. C90t^cfi<\ AV- 

GVíSTAi.:Í;VíB;1^|TA. perfec-, 
l4in«ia&:!(}GA9ei'yadp todo, jSOll 

ufi,,ba^QÍjS .«egío*.;*!»»* parece 
a«^wt}e,.y por í;1 ca«to se 
9^pce 91^.9 de. Vrooce eir van- 
Ál^no. m¿iíi)lo. - La cabeza es- 
dQ i«'.in«*ger de Augusto, en 
cgoíotnipc'io^ Nt-<^^a,Mo-^ 
Odia ,1 <f ues po .303^6 en ^l 
|f^$ai9) (lictafip.d« Z3írt>a: y 
6l6r# 4«t *sta ^ay l4 ^on^óu- 



|>j|o«c;e<.V»q¥>Kfi n4fKÍt|.)b^ 
tkU eA Al^rjclai^ q^ma Jjtfc 
lia Augusta ,. viviendo A^purs 
to^.en la qua) por un ladaest^ 
una graciosa cal3t|Bza.de;mu!^ 
g^r , Vuelto 4 . la «Uqui^r^iuy» 
al rededor: ^^l'VS. A VQV^ 
TA. PÉRlV^lAVGVSTA. \sim 
el OIVI ) Poc el qtro se vt 
gentada uoa .muger con laaz« 
ea la ii^ulerda (acia 4pa(l%. 
mt^a ) j en ta^^jleieci^ doa/ipi 
pigas^f escribo en el conioi-n% 
lyUA AVGVSTA C, A^ JE» 
£&to , ts , Colonia .. ^ugust^ 
Ejneñtfi, de que y9«teogOidk 
fef§otes,<cpfiftsien^aR \>iq!pc^ 
y «¡tea en .m^kap.Qpn i^^i' 
misma , ü»scHp9lon|» y ca(»esm 
de muger ( á la izquierda) sia 
velo,, pero coa la cabeza ^ 
Tiberio por itlfiito lad^.y ^ 
Xir ^a.de ^qíiella práctica ^« 
Tfipr^síiQfk^v á folia- ea sus Me* 
dallas v^ecinips.fer^ ésto. U 
cabeaa de raugec,;.que sin su 
oombre prpppnt la TgfuiQñt% 

de este, par rafov • oa 

,48 Mu^rtí» AiMpfta ^rqi^ 
siguió Lérida lMtii;n4ole, j^L») 
nedás con el dicudo áe DV 
VVS AVGVSTVS PATER. y« 
representando en el reverso, laá 
puerta? y muros de la. Ciuda<i^ 
coa su 'nombre; y. va una ^nu 
dedicada á su PRÓVlDENtjiy 
^ . la; flue expresaa el noW 



»•' 4k 



yfi d# Ttbéfíb vIénM» nb solo tM de )a «iceeleachi 4«-i»Ci( 



fes ^u«irt'as')ff)fltM'68 de- la <5mA> 
4« tthor# U medbiofi «n (M-ue» 



dad t(v batif caftcas jr taojilw 
tres4loA«fta»i como-iaalHa 
pm «((tte'M )«iei-<cauif>f«bad 

la taemr dé-CilüiM.^^' '^** 
getf de ios Vettripaiv •■ •/ 



• « 



t» 



i! 



Vi 



2U. 1 

• 









■ft:» 



.1 • ' I j • 



. . . de ta áamurca. de • Mériééu 



'< .*! 



••.. 



MX^MLAlíMi/M (HOY 

Medelita) .r *>^^ 

44 liatí^c las Ciadádet 
ñus iDiistvM' áe la Lusitatiiii 
fué UQa> Uqiiet.ícn ei^ )(ía«it 
mrio éeiytotomwa-.stí bocmm 
^ra JI^TíiMlim:^ áktMlt dé 
Méridli pofT la p«rte deVOrien^ 
tei ( esto fes*, caminando écia 
Gárdtm») veía» y qaatoa^Mí^ 
Uas V Mgaa> id ' Itinenuia^ .fia 
Mi nioietnaosiaé CQlqpiav pwa 
conacT tai ia nomlwa ¡ttniedia<- 
tamenteMespiies de la Emeri- 
tense ; pero* la* acguada sy laba 
tiO'^á 111 e<» como eo Antobiao^ 
aino á^i tseviUendoae MétM^^ 
•»nrir4 El Ravenaifc la oon^bra 
MenÜm (i)& p9rocomo allí si- 
gue M líiaeracio^ consta deber 

(i) Lib. 4* cap. 44. Juma stifnucriftam Chit09m AtfgtatÜ Btmrhmm di 

Oa 



toerm^ !llí¡MÍ£r0in». ^$n .PjCfiU 
meo.tuef pareo^^bty 4m yei 
flM; ganado al OritalCd.e Mé 
tfda«:(K>ne CaciHa M^iPnm 
cooia pueblo i<^m^iHo> irl 
GapitaVí argoa: áe^ié>90<f u ÍÁ(i 

iar á GaeiUa *Giii>*MSllíaua¡ 
pbes como no meo^iana.fuer 
de esto á Castra Csseitia y ij 
of reaa . dos posteioaM sepa^ta 
dar, parece la juntó coa* ÍILk 
liiniím» El %. es poner-lMellí 
imnf por Metúlliwm:: pues 1 
situación que. señala» prueb 
ser aquel Mellioum el M^eU 
oum deAntonina^ amibas ^ 
Oriente de IMérida , sin otn 
pueblo, ¿n tnedio. * Demis d^ 
esto el Mellioum ( ^sarito ,aA 
tn el Griego: e»t4mfad9pp^ 



)^i 



• •/# 



u. 



> 



trasaio«y ao gtmeiUmm^ co- 
lo MumpATO» otros) , pate- 
akccriatora 4e ¿Meleülitiiiii 
pK to^qiMi aio «K:iroiHllo |we- 
dttíCttriji^irsMtí Ptt4onw«e slfr* 
teUinumu.f. ^ CvcVtt ñitra 
mejor ponerle más arriba « co« 
BK) lugar diverso t que Pliaio 
llama Castra Ca^fku . , 
4S Eo Pltoió pi^de tam-* 
táei^ corregirse Metellineasis» 
con If 'en las dos (Nrimeras sy- 
labas 9 segu» el %íi%%o de Amo-* 
Dino , y es virtild del seaitr 
i^mub f de «ueMios Escrit#^ 
Tt%\ Me ftcoaoceo áQ^Cot 
cilio MhtM (el q«e vioo ce» 
«W Sértorio) por fuoda^r ^e 
tsta Cotonía^ y de Castra Cr» 
W/ii : paes4ie Mételo sf dedii^ 
tve ¿W^efmMfr, y no Metals» 
lien^Xefairici(i) nost resolvió 
f esia correecioo , eo visu de 
^iie si por -Mécela podía ioti* 
tillarse Metelioense, tambico 
fiif los Metales^ Meulioeosi^ 

Íbes £spaña es Metatí/eru. 
•o ao asieoto á qué este puo^ 
blo recibiese el nombre por 
los Metales: pues atmqoe £s* 
pana es lértH én minerales^ no 
tiene el sitio de Medetlio aqne» 
Ha prerogativa , y debia so* 
bresalir ea ella, para recibir 
ti dictado por loa Metales 3 y 
ca tal caso se nombrara Jtfir* 



ialiica^ oot MocaliiM«se^ fi^ 
rece ' pues nsQor oortcgir á 
PJjiaio por iUtooi|io ; yciejaf 
rtdwcido el wpbf« áCecili» 
Me|ieIo : pues iNHütnr. 00 to? 
aemos docwoeíaoMtiguo.qot 
lo aprese; tampoco le iiof 
eo contra: y la paridad dte 
OQpbrts dpiicfdos á otros 1««* 
l^res por diversos Prctorea, 
juntamente, co^i el exempUw 
de ver cerca de Metelliriíkn éí 
pueblo Castra Cecilia.: apoya 
el recurso i Cecilio Met^o, 
para deferir léá doal isteSmf 
parador. , ..1 ' ui 

46 La sitaacioo áe Me* 
leiliottm fué á la banda boKal 
del rio Ana, cooki Mérída: 
pata por taato la redocea Pli* 
aio y PtolooMo á Luhiunía» 
iia distancia da la Capital era 
de seis leguas, é 94. Millaa, 
como consta en el hiñera rbs 
paas^ todai> las ediccioaet qae 
tengo, Gon vienen en aquel n^ 
mero, I y^ por* taator creo faé 
voluntario oa Moreno de Va»* 
gas, y ea Solano de Figtieroai 
el poner XX. Millas, acomo*> 
dándolas á las cioeó legoaa 
que boy seftalan de ModelUa 
á Mérida. Pero 00 efe precisa 
alterar , por quanto aotene» 
mes fundamento para eito: y 
aua suponiendo las seis legaast 



*^v^ 






• » t 



XXÍL 

i. *^ 



«^ I 



'>. 1 



^otm^mMnaúgntk MeteUi^ 4cip m«i «lio .ckl' \^g¡u ^¿«p- 

jftbao acia el MedfiMlia j par,« 
|)iyar.á CQiiuur ag»a ppr ciiíf 

bie/to: jr «fta^i^Sal^opiti^^ 
JJUvfQC^ df AMcUiAi pag*»ja 
que coa mucha .íacfliiiadl g§ 
encuentra agua por aquella 
parte con cantidad de piedras 
y conpnas: lo que prueba ha* 
ber sido aquélla la madre to« 
ligua áét rio » sia que haga 
notredad i los que coáoc&'ltfi 

ñhio planicie del terreu* « ^ 
it aguas que de ordinaria 
arreza en Wi <^edeocet;^||)|iei 
•fl(coiDO eseri^ SóI«m) ¥m^ 
H][gfo% que i hoj^ des^^gjuí^ pqil 
«donde oirta Wfce^ era . cer^ 
ttmino y fin de wsaMnidati^ 
^ Y de vejóte y quatro aikia 4 
«esta pari« M mudadp ,4ien 
«guoda vea .su ,ciirsa ^éfi^JÍfif 
nAceSaa quellamaadisi Coat 
«tde« y con medios q^' sf 
t»ban intentado, op le han 
«podido traer á sa antiígu^ 
l»caoal/^ Según esjtp ^vemí^ 
que.Metellipum no pertenficip 
á Lusitania por atrilnicioiH s|f 
•o en virtud de su propfia si- 
tuación <, como existente ^al ]§r 
do de Guadiana por el Norte^ 
^e 9tB 1er bawl? df -^ i.^ 
tania. . . ,, - 

48 Coneerva MedeUin^U 
gunos monumentos, antiguos 
en piedras Sepulcrales, y át 
Dedica^íeflMt fUC iestamp^ 



«ttm es Ja: Villa «ciual de lf#r 
íkUit^> segoa prueba c;l pom* 
iiiiejjqee es>^l muma, cpn la 

freciM mwfMáoiki» 1# ^ en üb 
HOMO s^k>s«iifii^|iaiiesti!P Vfitr 
apir idioma: y porque asi Me^ 
^Itin como Meteliinum conr 
^oen en\ ^ocupar »ki parlf 
'Mtental de: Ihürida i 4ebie»* 
db^se. medir las seiai leguas did 
Itinerario en suposición de ha* 
ber estado antiguamente el 
pueUo.á la ribera boreal del 
eio, y hQy«áJa'mefídionaU}o 
que ocasionó diferencia « «un* 
HjMT ittuta.; en el qamitití^ pQir 
torcer algo ~eL «ntlo del rio, 
acia el Mediodía , entre Me- 
4felÍMi y Mémda: y maso iría 
d camiao .de las Tropea .mi: 
d .MedÍQdia«»ett /fie Jhay Jai 
«ais leguas» 

47 La alteración del cur* 
iode Guadiana la dcydyapro* 
bada Reaeode en la J^pístola i 
Vaseo por la Coloóia P^censc^ 
con motivd de) argumento de 
iSéfuJveda^ que sin embargo 
4e feoer Medellin su aituaeioo 
^a la. banda de la Beticfi, mos- 
traba haber pertenecido i Lur 
aitanáa : . y pasando Resende á 
la expresada. Villa ^ vio deside 
el Castillo la madre ailtigiia de 
Guadiana por la parte del Ife- 
4Í09lie^ juntamente con unas 
%ébeda»attbteaaénM*|,ftte des- 






tórift <1^ Med«Miti ; ^y ^a t4ñ 
ié'ine<tkio(i(att los Dáumvitfoi 
0ttfito' -liféinlé'SftCiM-aiMV y 

M ésta'fbtibéí ' • ^''> •-"••* 

fc DOMl.TU:: 

/. ' AVGVST:::: 

!p QÍdP.ON I AN VS 
I..*ÍL VLRX . 

* ' kk' -Orrt e» Dedkaeicm al 
CÜftaV "BA^ ó % ' ^e(- • Ce«at 

Emp^ha(ír AílgWw , ál quol 
t r ata áqftwíltf R^aMica de Pa^- 
éronv*. aütbqike «ía expresar el 
fl&*nbk •díí''lugár :»y.|^or ¡ «er 
Hk^ Azi- H/ntírifptmts de Dj«i'' 
s6",lií^e <5^rm*É¿co , como 
tarrifen poi* la dirGuastascis 
de haberle nombrado su Pa* 
trono esta Colonia, ta poQ«* 
^ym6i a^ti) , 'i\ú «uíaar del 
>^o con: ^e' Solano faíze á 
1^u<«'v'^ híjé' de** Vespaslaao; 
-¿ér ii(i saber tí- genealogía dt 
los *€^ares. "^ • 

'«9^^ #0 e^ B » A R f3 
G E R M A N 1 Cl ' 

-*«<»'A''%*-A'Rt'8/F.- - 

•Í)-1'V r AVGVST I 
'.i <pR>ONEPOtI 



sobre «t astmto dé' los -Saimffc 
qm >apUcr i' Medtfgta v ¡y^'-Á 
efeétjy oMlfeíef^hios^ te>^ oAM^ 

éiatí\' 4 ndAiei» {Nipncbent 
iá(Mdueit« %tt mtdeUy ¥llli^ 
y -e» todo eVOUsptdo de R** 
seocia el Resd de algunos Saa^ 
loSv ique'int»gliKa¥on"8er 'prtfi* 
|ifOs ido M^ettífi :1b qiie 'pi«> 
de deelif' algo ''en li<<mattriii 

BXCWTENSE MOS SAMÜ 
tos nuevameftte atritiáiltt'^ 

S.; EU8EBIO «> PAiJATINQi 
y CoApofieeosi 






50 Des4eeliiieiiOf(tol Sl^ 

Imdo ^ tngisMcitf :oofiio'{Írái^ 
príos de su DiecefffiaJqfpMOt 
SáüloiiV á {quienes^ ieoocedió re* 
zo páblftio 4 siendo no * pocot 
tos qoeitplioóé MedcUifa, été^ 
fiaetiióé m él*%ol i44á^ «oÜ^ 
etuyótSolfta* m xibra por Ion 
ftimos de aquella . Villa ^ qd» 
empiezan por San EuseHú^jf 
PalntiM^ con. otros nueve 
Compañeros, celebrados .eo«* 
4no martyriÉtdos^tiMeérilMi 
e» el dia ciooa deMarso. r. 
• 51 Et motivo- para tfsts 
novedad fbé el mtimo que al 
ya expMsaMtoiofamotrjia Igl^ 
aíifc yiifuiíifiiÉnilii ^ tifa^% 



««««ríl^sRft^ííUa» *oIm# jar ifli 
d^es rt(kM:ithis,4)ui^shallap-r 

4o «O 4lgMnQ?^Ma5(y^«jo|sÍM 
Sftbre €l{,4ia.,tS».<l»íMar?« 4 
^oiYqcÚHia^^l^rifrr^ aja 

C9atrafi^f|rj l¥gttf;lRf^r«:o^ 
gió ^n E;sya&|;i y. l«Jk9>ytó 
IraAca^^ot^. 4,Me.deUio,:pues 
«oaio Golonia .y.^Ui<i\^4 d«.^S 

<U? aJgwp* Jierfi4)va ifipto/ aojsi 

j»» Padce.jWA Íib^^.y.fijp5v 
qujejse imaginó <jlue¿o d^ tQ- 
¿as 1^^ Proyii^as ^^ .estps, 
Reyqp». J|^(e/(jé,el uaic<xc[riy 
gea <le^l(«.q}íf9|e.cita^dM4aph 

foÁsigw«át«mg9t&- «e vé el, 
aMd fiudatsf ajo , gor estd- 
Im^ tn.fÁ f>secisQ celél}ro^4& 
«VMien se, pwoe:^ fngif , f;oüf 
vencido ya tantas. vec^s,cÍ^.{aVj 
«ario, qiíant^s son las niendio» 
«es de* íoqtie' óñicafflente es- 
l^tib^ fa él. . 
I - S% .£a el casp presente j$» 

¥ef ifica Í9 cWÍ»WP í /Pi^ff .ifíi 
^Bto» Eu^ebjip , Pajatino „ y 

jj^n^paj^ergs ,^que IfS Marty* 

Tologios propbnfua es el 5. 4f¡ 

IdarzQ, , fueron t^^tiy tíiiJiáíM 

Wl.Af"f5»».PflnM) expricaái. ají» 

|IMU>f iM^trtyfol^gíos ^n.sí ^iq- 

tjguqs < p^q que. pf^,<${i4i^li>áQ 

fublicadoi» ei; .tiertipq.-de ÜM 



lí*^í^Pf <4o? rVi^o^Ujinventí», 
j¡(f,o9fd.io libremente^ in^^gt*. 
o^odo^iinpunidad « ep vi&ta 4^ ^ 
sUwci«Í ¿P,; íf»? , «H>OUI|íe{Ú( 
We<M^a?^n jjJi.^UjPfttiqa. 5^ 

d^cia cQfi que se ^m$o á finr 
fó?'»*Ptté| son. l\4a¿tyres Afi;in 
«iíP%e-..cftfiK» .no*. CJf/r^a ej 

do por Francisco M^iai,F4<^ 
ceptfoio ^n^\ ^.^oJ^66B^ eq ^u- 
yq.dia quií^to dj^ ^arzo &^ i^f^ 

. nUcfum fililí. Del n)lsnio.mo<) 
4o el £{tf ernac^rivse, con }a, pre^ 
cisa» áj^V^pcia^e no jexpj^sa^ 
eV f^^o nopaJ^e!,de,.%e¿ 
bion ««e- coma el, Luc^usé^ 
proppnií.fll .-BIttjpaa^o^,|.Q«,Pa« 
ár99 .Antu^rpienses Sop^e ti 
diag! de Marzo ap%8,taín| 
bif n á- ^jrjica i J^ inii^^pi E^ji 
sepip yi y. Palatulo , con Qtff|^ 
ccimoi s^ véji ,¿ü^"^|^ '^ 

q*it lisn,algwna,}f5ri<?dad.^^ 
^r^e,i« noq^ljTts ,;,í(is s<^re ^\ 

• tKF,ftl«gio» ,<ví,e;-.tflp€noo*v «¡n- 



\ 



tí* EspOsSSf^éaA 
Utkwit dd ttla cinco ét MH^ 
^if estobásapátt con^ed^ 
eer la temeridad del primero^ 
útie no conteato con la Na-« 
ékM i indÍYÍdual&6 la Provin* 
da de Lnéicania ;^ ir^el lugar 
déf ftfedéiHll':^^ si bíbiett^ 
d^ aAgtiiia diferedéia ééütt IM 
docamentot aotigaoSt fiiaga^ 
f|6 recurre á EspaSt, sino loa 
ma^ i África \ claro MXá . no 
Ikar f)iodamebib ^ra eoÉtra* 
he%^ á tuáltaqia, ^HO |^ 
arciuirlos. 

^3 pe pasor ^y acaso es 
áiayor conn rmacioo del asun- 
toy pr^ogtf ^ qué Galesimo 
ié 'Italia muy vituperado ^if 
Iptano / porque puso ,el niar- 
fvrio de estos Santos ea Aa* 
loquia , como que fué antojo 
)t stt pluma. Pera d Solano^ 
rBfVar debieron recargarle 
Mftcd: porque habiendo díxz- 
do ¿ik iu^^vor Calesiúfo üa 
Ms. no ' pudieron decir , que 
pf qcedid sin Autor ', mientras 
ott/^ Viesen aquel codiSce. Yo 
Ítíií11a« 'que el Martirologio 
Corb^énsede Acbery rédu* 
ée á Aarioquté i estos MtrtV^ 
ttt:\^nrtocliié^ páxsiéS To^^ 
tk^ EjustÍlH\ fítrebi^ Maris^ 
Palkfnl ^' S miiorum návem 
Üfsrt. ¥Xftírnf enÚT^ en i)U¿ 
con él. mart|rr¡o de*-' S. Focas 
en Aniíoquia,,' juntó éf'copiañi 
ttf krfílf artyres s^itreritet^ que 



otros dltlifeti^Tñta^iJildMb'l 
Africd/ edflMJ' Vemos ta el 
Spteraacen^^ifafio^Mir pár¿ 
sh^ S. F0imis. tñ A/rkM P«* 
fri^ Rustid^^c. Omitiendo 
^és el oopiaíte éelf Corbe-^ 
yeuse lá>dl¿ca»b W Afrkm^ 
d«|jd atrticádos iiquálos Sátt^ 
tos i Aatioquia: y si d Ms. 
de Galesinio tenia la misma 
fklu , «Uro está que da man* 
le culpan de liaber ptrooedido 
•in Autét^. Peto lo principal 
que rewKá sobre iMestro asuo^ 
toes« que hallándose varié-» 
dad 7 transpodciott de estoa 
Santos en los documentos aii« 
t^guós • feduciiod<Aos , ya i 
A^ríca^ ya i Aotióquia;- nfin 
auno pMsó en aricarlos i 
Espada* Coasta pues la temO^ 
ridad^del que los ^urtó pir« 
Lúsjtania, y determinadamei^ 
te para Metellioutb. 

á tHEODÓRO. . 

$4 Aún mas palpable es la 
mala fé, ó estudiosa malicia 
con que sé empeló en mentir; 
y querer engañar al mundo el 
fingido Dextiro, quando ié 
atrevió á poner resolutoria* 

a ente en un desierto junto d 
fedétUñ al Santo BWHÜaAo 
Theodofo, de quien sin 
(k^stimóuio que el de aqud 
baucádor rezan comoproprki 
c* MedelHn, y etttododOMH 



/ 



De ta Lusítania^ y sus ToBlacionts. 113 
pado de Plaseocia en el dia can á Lusitania, y con que So- 



veinte de Abril, en el qual po« 
ne el Menologio de tos Grie« 
gos la memoria de este ' Santo 
con elogio, y luego le introdu-- 
xo Baronio en el Martyrolo- 
gio Romano , pero sin deter- 
minar el lugar: lo que fué cau- 
sa de aplicarle adonde quiso 
el que andaba á caza de seme- 
jantes presas. 
^ SS Pero aunque el haber 
sido conocido este Santo pre- 
cisamente entre los Griegos, 
de quienes le tomó el actual 
Martyrologio Romano, bas- 
taba para convencer , que no 
es Santo del Occidente, según 
lo notado en varias partes: se 
juntan aquí otros particulares 
convencimientos : pues en el 
Menologio dellmperio de Ba- 
silio Porphyrogenito , y en el 
antiguo Synaxario de los Grie- 
gos, que propone Hensquenio 
sobre el dia 20 de Abril, cons- 
ta que el Santo era natural de 
Constant inopia , donde nació, 
y se crió entre padres opulen- 
tos; pero renunciándolo todo, 
se fué á la soledad á vivir en- 
tre Monges , de que abundaba 
la Thracia : Theodorus sanctus 
Pater noster^ cognomento Tri-- 
chinas , ConstantinopoUíaníe 
urbis núbile fuit germen , ^ 
aiumnus^ ¿?r. Infiérase ahora 
el fundamentó con que le upU» 
Tom. XllL 



Uno dixo que nació en Mede- 
Uin , mientras yo paso á cer- 
rar este título. 



»•■* 



«■ 



•i»i 



56 Recobróse Medellin de 
los Moros rey liando el Santo 
Rey Don Fernando ano d4S 
1334. en que se contaba la Era 
1272. como expresan los Ana- 
les segundos Toledanos : Las 
Freyres de las Ordenes priste^ 
ron Medellin^ e Alfange e Sand- 
ía Cruz, Era MCCLXXII. 
Sstos Caballeros fueron los deí 
Orden de Alcántara , coman- 
dados del gran Maestre D> Pe- 
dro Yañez, como escribe Ra- 
des en su Chronica cap. 7. por 
estas palabras : ^ Este año (de 
»i234. ) entró por tierra de 
«'Moros con los Caballeros jr» 
«y Vasallos de su Orden , ha-^ 
»»ciendo guerra en la Provin- 
»» cía de la Serena: y tomó por 
»» fuerza de armas la Villa / 
«Castillo de Medellin, coa 
» otras fortalezas y aldeas de 
^ su comarca. Por esto el Rey 
wD. Fernando le dio para su 
» Orden algunos de. aquellos 
»>Castillos, y muchos hereda* 
•amientes en término de Mede- 
w llin. Esta Villa habla sido aU 
«gunos años ^ntes tomada otra 
wyez por el Rey de León |[ea 
»cl 1228.] mas habíase p^di* 
y>4o cinco años antes w( el 



*^ Maestre la ganase. Túvola 
wpor stis días, y llevó las ren- 
Mtaí de eilá- por merced del 
«Rey, aunque r.o tenia la pro- 
si priedad , porque- el Rey -{«*«• 
«tendió nóapartarla desu Co- 
wrona: y sucedieron en la te- 
«nencia de ella otros Maestres 
-líde esta Ord^n, por lo qtial 
«en tiempo del Rey D, Fer- 
f^nando quarto , hubo pleito 
físobre si la propriedad de ella 
wpertenescia á la Orden. Fi- 
wnalmente el Rey por quedar- 
>>se con la Villa^ dio á la Or- 
»dién algunas aldeas de su ter*- 
Mmino, y mas otea llamada las 
»EIges con su Castillo , qw^ 
f»era aldea de la Ciudad de Ce- 
dria. Entre las aldeas de Me^ 
'»»dellin, que fueron dadas á la 
«Orden ^ fué una llamada en- 
*f»lónces Aldea nueva ^ la qual 
«después se díxo aldea de los 
«Freyles , y. en este tiempo se 
wdice l^illanueva de la Serena^ 
«pueblo bienconoscído, en el 
«qual hay ua priorato de esta 
»> Orden. Co» esto que el Rey 
«dio, quedó la Villa de Mede- 
'follín por s^ya^aunque k ha- 
*«bia ganado el Maestre ^ y la 
-«Orden tenia privilegio del 
«Rey D. Alonso de Lton, que 
« todo lo que gatease de Moros 
^f^fuese suyo/' Hasta aquí Ra- 
•des, . . ! f 

i . 57 Medellin estuvo dep.u- 



Trat.'í^i.Cáp.fí 
tada á la jurisdicción del Obis- 
pado de Plasencia desde antes 
de salir de) de minio de los Mo- 
jos.^ como consta por los Pri- 

-vilegios Reales, y Bulas Pon- 
tificias, que propone la Histo- 
ria de Plasencia (iib. i. cap.6,) 
y hoy se conserva dentro de 
los límjtes de la mihma Sede, 
por no gozar Marida dé la su« 
ya. 

Sff Tiene esta Villa de Me- 
dellin la honrra de haber naci- 
do en ella, en el ailó de 1485. 
el inamortal Hetnan Cortés^ 
Marquésdel Valle, ci:yo nom- 
bre, aua solamente menciona- 
do, basta para dexar engraa«^ 
decida la patria. 

CASTRA C MCI LIA 

(hoy Cáceres.) 

59 Con Metellfnum Juntó 
el texto que hoy tenemos de 
Ptolomeo á Ccccilia : lo que 
ya arriba pieveuiraos, dieica- 
do que deben separarse^, por 
quanio en Plinio vemos á CVix- 
ira Cacitia , como pueblo di- 
verso de la Colonia Metelli- 
num. Convienen aquí les Au* 
tores,. en que este tugar reci- 
bió , como el precedente, su 
nombre por el de Cecilio Mé- 
telo: y aunque no hay docu- 
mento antiguo que lo expre* 
«eiparecemuy verosímil, pot 



I>e la Lusttania , 
la concurrencia de Iosl dos 
nombres en aquel territorio 
por donde anduvieron las ar^*' 
mas de Cecilio Mételo contra 
Sertorio* 

.60 Es también lo mas co^ 
roun reducir su situación á la 
Villa que hoy llaraannos Cá^ 
ceres^ muy ilustre en la Extre- 
madura , en medio de Coria 
SMérida: pues aunque Orte- 
o en su Thesauro Geographt^ 
co recurre conBarreyrosáGua- 
dalupe, no tienen testimonio 
i su favor^ antes bieu lo coa*. 
tradice Plinio^ que" no permi-» 
te recurrir á sitio tan aparta- 
do de Norba Caesariana, quan- 
do expresa que Castra Csecilia 
era pueblo contribuido á la 
Colonia expresada : pues los 
lugares se contribuían á Coló* 
nía cercana : y Guadalupe dis^ 
taba mucho de Norba, tenien- 
do mas cerca á Metellinum. 
£s pues mas conforme la re* 
duccion de Castra Cscilia á 
Cáceres : pero de ningún mo- 
do debe confundirse con Cas- 
tra Caecilia de Plinio Ia«G«ci* 
liana, que el itinerario de An« 
tonino pone en el camino de 
Lisboa á Mérida; pues ésta re- 
pugna del todo á Cáceres, por 
mas rodeos qfueHarduinQ. su- 
ponga en el lüneíario: pdr« 

(i) Ci/. 43. 



y sus Voblacidnes. 1 1 5 

que la Caeciliana de Antonino 
distaba de Lisboa ocho leguas^ 
ó 3¿. millas: lo que repugna á 
Cáceres^ y á Castra Caeciiia, 
que estando contribuida á Nor« 
ba , no podía caer entre Setu- 
bal y Alcacer do Sal , esto es, 
entre Caeftobriga, y Salacía^. 
donde coloca Antonino á Cas«* 
cíliana. Añádese, que luego 
pasa á Ebora caminando acia 
Mérida : y esto se opone á Cá* 
ceres^ y á todo lugar de la ju« 
rásdiccion- d e Norba: porque^ 
aunque el Itinerario usa de 
rodeos, no vuelve á desandar* 
lo andado, ni vuelve la espal-* 
da al pueblo donde se ende-^ 
reza. Pero si desde Cáceres ti- 
rara á Ebora, fuera para voU 
ver á Lisboa <, no á Mérida , á 
quien dexaba á la espalda eoi 
tanto tjuanto hay desde el Me- 
ridiano de Mérida al de Ebora; 
61 Es pues la< Caeciliana 
de Antonino muy 4iveria de 
Castra Caectlia de Plinio: y yo: 
^reo que no ha de escribirse 
Céceiliana^ sino CeHana ,. ó Cí-^ 
liana. La razón es, pórque^ak 
C«i¡eeNapQUtvano,cHtado piar 
Zurita, dice Ciliáúa^ \o mis-» 
mo el Longoliano en la'rubri-' 
ca, y las esquelas del CUsanó} 
citadas por Weselingí £l(RaH. 
veoate (i) Cá^ liana : y v^eoanp 



Pa 



1 1 6 España Sagrada. 

este tuvo por delante él Itinera- 
rio , parece deben prevale- 
cier las lecciones citadas :4S á lo 
- joaenos si se adoptare la de Cae- 
ciltatia , no ha de ser por res- 
pecto á Castra Caecilia de Pu- 
nió , ni el C^ecilia de Ptolo- 
tneo; porque la posición -ele es- 
tos repugna al pueblo que An« 
tonino coloca á ocho leguas de 
Lisboa 9 como convence la vis« 
ta de los Mapas. 

6a Lo que Harduino de- 
bió citar del 'Itinerario para 
el Csecilia de Plinio , fué otro 
pueblo que Antonino expresa 
en el cansino de Mérida á Za* 
ragoza^ nombrado alli Castris 
Celicis ^ que Zurita dio con 
nombre de Castra Cacilia. Es- 
te quadrá al Castra Csecilia de 
Plinio : pues le coloca á 46. 
millas de Mérida en camino 
de Salamanca : lo que corres- 

Sondé á Cáceres^ como tam- 
ien las €4. millas , ó t6. le- 
guas^ que: señala de alli á Cam- 
para : y consiguientemente se 
califica la rechiccion del Cas- 
tra Caecilia de Plinio al sitio 
actual de Cáceres, por las me** 
didas del Itinerario ^ y por* 
que asi sale luen la con tribu- 
Qton de este lugar á Norba, 
jufito á quien está. Añádese, 
%ye .sobre caer Cáceres ea el 



Trat. 4í . Cap. ^é 
camino Real de los Romanos 
de Salamanca á Mérida (que 
llamamos camino de la Plata) 
tiene vestigios de verdadera 
antigüedad, y mantiene una 
Inscripción del jiempo del 
Emperador Septimk> Severo, 
donde se expresan los Duum^ 
viros Decio JuHo Celso ,y'Pe- 
tronio Nigre , familias muy 
ilustres* Véase la Inscripción 
ea Morales, (i) 

63 Sobre el nombre actual 
de Cáceres dicen algunos que 
provino de úaa estatua de la 
Diosa Cer^^^ otros de Castra 
" Ctesaris , que degeneró en Cá- 
ceres : todo lo qual parece in«- 
vencion moderna, hecha por 
alusión y juego de los nom«- 
bres, pues carece de apoyo, 
no habiendo quien llame al 
pueblo Castra Cereris^ ntOw- 
tra Ca^saris^ sino CaeciHa , Ce- 
licis , ó Cecllis , de que pudo 
ir degenerando en Cacetís^C^ 
celes , y Cáceres. 

EXCLUTENSE LOS S^N- 

t0s aplicados nuevamente 

á Cáceres. 

& JONA& 

65 Como esta Villa es taa 
sobresaliente, no quiso el ia* 



(i) Lih* 9* cap. 41. 



De la Lusitania , 
ventor de los nuevos Chroni- 
cónes dexarla sin alguna mués* 
tra de su liberalidad : y así la 
concedió á S. Joñas ^ ó Jonio, 
Presbytero^ y Mártir, dicien- 
do en nonibre de Flavío Dex- 
tro, que predicó en Castra Gr- 
rília de Lusitania ^ y que luego 
se volvió á las Galias , como 
escribió sobre el año 76. 

65 Este único testimonie 
pareció suficiente para rezar 
de aquel Santo en el Obispa- 
do de Coria, i cuya Jurisdic- 
ción pertenece Cáceres en et 
tstado actual. Pero en vista de 
Bo tener i su £av6r mas que U 
invención de aquel moderno, 
consta ser iingida la contrac- 
cicm á Cáceres 1 sin mais alu- 
sión que haber hallado en e) 
Idartyrologio de Baronio so- 
bre el 22. de Septiembre la 
mención de este Santo apud 
pagum Castrensiüm (en cuyo 
sitio, y dia 22. de Septiembre 
le ingirió Natalibus en su Ca^ 
talego)^ (i) y como en. Espa- 
fia había unos Castrenses , le 
aplicó á Castra CeciVia r em^ 
brollando, tanta la mención de 
C9te Santo sobre el ano 76. 
I %i^ y 130. que ni aun* los se- 
qBaces de aqi^l mal emplea- 
do Autor ^ pudieron quedar de 
acuerda sobre su^ méate. 



y sus Fobtaciones. » 1 {^ 

66 Lo cierta es, que el paga 
Castrense , donde se contra* 
he la memoria de este Santo^ 
fué junto á París (donde hoy 
Chatres) como se lee en las 
Actas que propone el Belva-^ 
cense r {o) Prope Parisius per* 
venerunt , eui Tficinior est pst^ 
gMS Castrensis ^ quf dicitur 
mcns sancti Jonii , eumque ibi 
repererunt Ñoñis Angustí do^ 
eenfem populum. Y como pa* 
f a recurrir á Castra Caecilia na 
hay otra alusión; se ve el ar- 
rojo temerario del qtse le qui- 
so traher á Lusitania. 

67 De este Santo trata» 
los Padres Antuer pienses so- 
bre el dta quinao de Agosto^ 
con la circunstancia de no ha^ 
cer mención del antojo de 
quiea se atrevió á reducirle á 
Cáceres r práctica laudable , 
que debian seguir en todos los^* 
Santos de esta clase ^ pof na 
ga'star el tiempo contra quien 
abusó dé él tan vanamente* 

S. EVA&ia 

69 De otro Santo reza et 
Obispado de Coria en el dia i* 
de Diciembre , como propria 
de su jurisdicclocr, par decirse 
qtie padeció en la Villa de iE7/ 
Casar d^ Cáceres^ pueblo cei^ 



(1) Lib. 9. ca¡^ iQ6é (a) £iK lOt capí t^. 



I; 1 8 España Sagrada. 

9ana á Cácer^s^dondele quisie- 
con traher á predicar el Evan- 
gelio desdeTuy (en que le ima- 
ginaron Obispo) suponiéndole 
discípulo de S. Pedro Ratisten- 
se. Su nombre es Evasio: y 
aunque la antigüedad de aquel 
Siglo L (á que le reducen) cor- 
respondía al Chronicon de 
Dextro ; coa todo eso no le 
mencionó su Autor , porque 
por entonces no le (uvo pre- 
sente, ni qu<indo compuso los 
suplementos de Maximo,iLuit* 
prando, y Julián. Pero encon- 
trando después á S. Evasio en 
Ciudad llamada Casal ^ y apli* 
cando este nombre de Casa- 
fynsis Civipas al citado lugar 
d^l Alcázar^ 6 Casar de Cá- 
cere$,sia autoridad de ningún 
Geographo , solo por capri- 
<;hto; le contrajo á este pueblo 
en esquelas familiares, que lue- 
go se hicieron páblicisen los 
escritos de otros, especialmen- 
te quandoTamayo derramó en 
su Martyrologio todas las he- 
ces de iiqilellas pestilencias: 
pues alli le dio atribuido á un 
Epigranva de Julián, conser- 
vado en sii Aulo Halo^ donde 
dice, que predicó en Cáceres, 
y eñ el Casar, donde le quitó 
la vida, para salvar que era 
Martyr Casalense. 



Trat. 41. Cap. jr. 

69 El caso es que S. Eva* 
sio fué martyrizado en una 
Ciudad llamada Casal di S. 
f^aso^ esto es, de S- Evasio, que 
es su Patrono , donde se con- 
serva su cuerpo , como escri- 
be Ugfalellio (i) hablando de la 
IgleUa Astense en su primer 
Obispos. Evasio, martyriza- 
do en el dia i* de Diciembre. 
Aquella Ciudad es de Italia, 
entre Pavia y Turin, confinan- 
te con Verce|is,'y Asta, como 
escribe Ferrario en la nueva 
Topographia del Martyrolo- 
gio Romano, donde expresa á 
S. Evasio, Obispo Astense, y 
Martyr en el dii i. de Di- 
ciembre : y lo mismo nti Zf/- 
Ifin en el Martyrologio ilus- 
trado : por lo que Galesinio 
en las Notas á su Martyrolo* 
gio menciona para este Santo 
ios monumentos de la cicada 
Iglesia Casalense, y otros muy 
antiguos de Vercelis , y Bergo- 
mo,queél mismo vio: Prout 
nos etiam vidimus i y por tan- 
to Baronio (aunque no recono« 
ció por si aquellos monuqfien- 
tos) puso al Santo en su Mar^ 
tyrologio con la expresión, In 
Civitate Casalensi S.. Evasii 
Ep. & Mart pues alli se cele- 
bra, y alli está su cuerpo. 

70 Quexase , como acos« 



(t) £fi tu ItMa Sacra Iwn* IV. 



De la iMsitania ^ 
tumbra » Tamayo , de que los 
Amores por ao saber la ver- 
dadera shuacíon del Cásala 
apliquen el Santo á Italia: pues 
consta (dice) mas claro que la 
luz, que padeció acá : porque 
en un antiquísimo Martyrolo- 
£Ío de la Santa Iglesia de Pía* 
sencía se dice que padeció ea 
el Casal de Lusitania , coma 
reifiere Sandoval..(i) 

71 En vista de esto no-ne- 
cesitamos recurrir á que se 
distinga dosEvasíos en la Se- 
de Astense^ uno Confesor ^ del 
tiempo del Rey Luitprando,. 
,otro Martyr (de quien habla- 
mos): no necesitamos^, digo, 
recuprir á esto, para evitar al- 
gunas confusiones sobre Saa 
£vasro Casalense ,. sino propo- 
ner ks palabras que Tamayo 
cita del Señar Sandoyal, pues 
con ellas se corre la eortraa 
del theatro> descubriendo la 
mano dei Autor. Empi^xa pues 
Sandovul á tratar de iLEvasio^ 
y dice asi : {7:^ Muchp me he 
9> valido de Tas grandes diligen- 
Mcias y curiosidades del Maes- 
wtro Gerónimo Román de la 
w Higuera: pues de su mano he 
ngozado del segundo Obispo 
»de esta Santa Iglesia. Elste 
^9 fué S. Evasio Martyr ,. y así 
w dice de él üa Martirologio 



y SM Pvb/acÍMes* -* 1-9 
«imanusciitode la Catedral d$ 
«PlasQncia., que vino á ína- 
nnos de este doctísimo Padre. 
»/. Decembris. Casal i in Lu^ 
i9Sítania Sanctus Evasius^ se^ 
ncundus Epíscopus Tudensis ^ 
^^Martyr.*^ De mana pues de 
aquel artífice y y de pieza que 
salió de sus manos , se formó 
todo lo que descubierta la ma? 
no debiera reformarse^ 

CASTRA JULIA 
(reducido á TruxíUo.) -i 

72 Con Castra Caecilíajun^ 
tó Plinio la mención de Casn 
ira Julia^ diciendo que mía y 
otra Ciudad estaban contri-^ 
buidas á Norba :: de lo que ?e 
ítjñere que eran cercapas : y 
por tanto recurren nuestros 
Escritores á señalar su siiua-, 
cion , donde hoy se halla la 
Ciudad de Truxilo^ una jorna- 
da al OrieiitedeCáceres^de* 
ducíendo también el nombre 
actual del huno Turris Julia^ 
lo-que necesita de mayor cali- 
ficación,, por no haber mas tes- 
timonia antiguo de este pue- 
blo que la mención de Plinio, 
donde no le intitula Turris^ si- 
no Castra. Lo que el nombre 
antiguo testifica es, que pro- 
vino de Julia César : pues de 



(i) En la HUioria d^ Tuyfol. x8. (a) En ilfoL il. 



taó EspaSd Sagrada. 

«te sabemos^ que siendo Pre- 
tor de la España Ulterior an- 
duvo por la Lusitania: y el dic- 
tado de yutia está renovando 
sn memoria. 

73 Pero ya que Trugillo 
no se halla mencionado en 
Geógraphos antiguos , resar^ 
ce bien aquel silencio con la 
fama que ha merecido en lo 
moderno por medio de sus 
ilustres Varones , entre los 
q^ales basta nombrar á Don 
Francisco Pizarro, Conquista- 
dor del Peni. Tratan de esta 
Ciudad muchos Autores, espe- 
cialmente Rades en la Chro- 
nica de Alcántara, cuyos Ca- 
balleros la conquistaron 9 co- 
mo allí se refiere : y concuer- 
da con los'Aafiales segundos 
Toledanos, que ponen su coh<- 
ouista en el año de 1232. esto 
es, en la Era 1270. por estas 
palabras : Los Frsyres de las 
Ordenes , / el Obispo de Pía* 
cencía prisieron á Turgielh^ 
dia de Conv&shn Sancti Pau-- 
U en y añero , Era MCCLXX. 
Estos Freyres fueron los de 
Alcántara, según lo alU men- 
cionado. El nombre del lugar 
Trugiello se escribe Tur ge II mn 
én la B lia de Clemente ill. y 
Truxellum ^n la Confirmación 
hecha por S. Fernando, que 



Trat. 41. Cap. 7. 

exibe la Historia de Piasen* 

cía (i). 

SANTOS ATRIBUIDOS 
á esta Ciudad. 

74 En el año de 1431. em- 
pezó á ser Ciudad por conce- 
sión del Rey D Juan el Segün« 
do: y queriendo también hon- 
rarla el Autor de los falsos 
Chronicones , que no la babia 
dado nada en los primeros es* 
critos, resarció bien la omisión 
en el último, donde la conce- 
dió veinte y quatro Marryres 
de un golpe: pues en el Adver- 
sario 307. de Julián Pérez di- 
xo, que S. Hermógenes, Do^ 
nato, y otros aa. Martyres^ 
fueron naturales de Truxillo 
(á quien nombra Trogilio ) y 
que allí empezaron á padecer^ 
consumando luego su marty- 
rio en Mérida. 

75 En virtud de este des- 
nudo testimonio pasó el Obis* 
pado de Plasencia á celebrar 
á estos Santos como proprios 
(pues Trugillo esdesu jurisdic- 
cion ) señalando el dia la. de 
Diciembre , en que se leen sus 
nombres en los Martyrologios. 
La novedad empezó en el año 
de lóji, en que á la. de Ju- 
nio el Señor D. Diego de Ar- 



CO ^^e* 22. j 34. 



ce 7 Hejrnoso^ Obispo que efa 
'4e Plasencia, ñtzoó su Édicjto, 

Instigado deDfaator de aque- 
llas mvcAcioneS'íZ). ^man Tor 
.mqyo, SalazM.i que se bailaba 
•9a Secretario, y como tal re- 
.f rendó él Decreto de aquellos 
Rezos, que esutnpó en el To- 
ono Hl.de siu>Martyrologia» 
. (i) .confesando, en el Tooi* VI. 
ijx) que por su disposicípn se 
habla restituido el culto de es« 
tor Santos: pues realmente no 
IlubojEitts mbcivo que la>yana 
credulidad con* que: ;»sintíó , y 
quiso promover los delirios age- 
nos, añadiendo de su y o algunos, 
por medio de pervertir , ó in^;- 

ventar nuevos testimonios. 

^6 Vio el Autor de los Ad- 
versarios de la verdad , que al- 
gunos Martyrologios aplican 
A Mérida á los mencionados 
Santos: y como halló por aque- 
lla tierra á la Ciudad, de Tru- 
gillo ^ se le antojó decir , que 
nacieron alli, y que alli empe- 
zaron á padecer el martyrío, 
sin que para esta circunstan- 
cia de contraherlos á .TrMgiUo, 
hubiese el mas minimo funda- 
mento en los monumentos anr 
liguos; pues ni aun «e$' ciprio 
que muriesen en Mérida : por 
lo que Baronio en su M^rtyro^ 
logio, no quiso expresar i)Mgnr 

' (i) Fag. 799- (a) V<^. 460. 

Tom. XIII. 



de este marty rio , comp^ni. Ip 

señalaron Ad.oq,..y Üs^^rdo. 

.77 Alguansá^aiiityfjülpgipa 
los excluyese de^/AI^M^avr con 
xtotal expresión: y entre, esioa 
.el mas antiguo Geronyn^mno 
Epternacense,que sobre el do- 
ce de Oipien)br^,5lice a^ici//^ 
Idus Decembris. . fn Spafiis^ Cir 
ífitafe Émffita jifatfilis. , J?i^Ai«- 
¡iie r & r ^iio taco Ermog^nis^ 
DonaJt4f & aliorum XXII. cor 
xao «prQpone el Flprentinio so*- 
.bre el ^ísmo.dia. ho misnjp 
tesMííca el Martyrologlo; Blu* 
.fnano , el mas emiendado^^ue 
después de S. Eulalia., expré« 
sa : Et alibi Hermogenis ^ Do* 
fiat/e^ &Mior. XXIL Asi tams- 
bien el RichenoYi^nsfjjr que 
después de S.. ííuéÍ^a,;J4p Mer 
rida , dice ,. Et in atiqJocg^jSrr 
mogenis , . Donati í^c. ! £ t . L^pr" 
beano: //. Id. t)ec^X^ Sp^^fis^ 
EulaliíC virginis. Jíübi^ H^f,7 
mogenis^. Donata: ,. .^ ; , , c, ^ ,^ [ \ 

78 £n todos wf ftf í^^tiqWr 
sinaos Geronymianos.se excl% 
yen de Mérida los referidos 
Santo;s : hiendo muy. vera§llpi| 
que aquellos que k>s coqffaljqa 
á ella , \9 hicieren en^yirtVdde 
preceder la mención de Méri- 
dá en S. Eulalia^ cdn»cuyd oda* 
aiop omitiendo el aJibt , míe* 
darán atribuidos ^í^^^r^^u* 



C"i -¿ , ': . 



Q 






<r. 



gar dé la Partía ; cófho %t ve 
en Rhái>¿no: //. t'dus. In HiS'^ 
funis Ci'óitdte ^EmUiia , "iii^ta- 

mojsrérifs , ' Donata y ® - álhi^wH 

XXII. pues'Ma positiva dife- 
TCDcra de lugares entre S. Eu- 
lalia y loi' 'demias Satitos^que 
Vanos '€ fr Ib» clt ad^s^ tooniV 
mentosvtiti tíeírrtiien ^ué aser- 
tivamente adoptemos Hi espe- 
cie : pueí sobre aquella exclu- 
sión hay el alto silencio áeloit 
fireviario^ antiguos de Esjiá^ 
iía; Santorales; y Fito?* Sáncfto- 
-rum; en que íii aun* méncioii 
se encuentra de tales Marty- 
Tes, siendo no menos que 24» 
en un día. Y tjuando para la 
<xíáirátc\tn á-lVIérída rio hay 
seffüfidadf^^isifnó téxtos'antiqu^í- 
áimos.;^qtí^'^ positivamente la 
"CxHiijfen-v'qué diremos de la 
i(rméiá éónque se dicen natu- 
lále* dfe^'Trügillo?En qué Ac- 
tps descubrióJiM^aV Peré^ una 
tíWiíli/?átlHtta ''taü^'individúal , 
quái^dó' ni en* todo él 'nltwid'o 
l^ay^ taiéncion dé qué sé escrí- 
btóéñ Actas dé éstos Márty- 
t<ís i til éri Es^iañá el nñas mi- 
Xiitóo^VeáiScio dé ser nuestros? 

• * ^ Esta és lia^Colonia áque 
PUmo' pone cotitiribuídos^' ios 
dos pueblos precedentes ^ y no 

(i) Un €¡ num. ^IK^. * 



á Mérida .^ á' ique Zurita lois re- 
<duxo i pues la * cbatribucioa 
típula s^irejiaiGoloDiaimmé- 
diataméhté notnbrada, qiie fué 
<Nért»a v' Ooponia ;> AugusUí 
Emérita / JÍme fluvio appoH^ 
^ta : Metallmensis , Pacensis^ 
Píofbehsis^ Censar tapa cognth 
4fíme. Conirihiaa sunt-^in eofl^ 
V¿s$fti yuüay Cdstrür Cicúilia. 
Irb. 4. cap. al. 

80 Sobre el sitio tle esta 
CiUdaid hay alguqa variedad. 
Lo mas regular e& reduciría á 
Ta Villa de Estremádúra ; que 
los Morofl^ llamaron AieaMa- 
ra^ en virtud del fanu>so Puen- 
te que persevera allí desde el 
tiempo de Trajano^ y en Ará- 
bigo es lo mismo Alcaniíira^ 
qutí elPúente.Sfzvd^ esta redtwS- 
cioü no hay texto mas cerca- 
no que el de Ptolomeo: pues 
coloca á Norba al Nornocoes- 
té de Mértda^ con distancia de 
'veinte y cinCo minutos de laf 
tiiud', )o que conspira á Al- 
icántara: pues aunque la dis- 
tancia de esta á Mérida es al* 
'go mayor, con todo eso es 
éorta la diferencia , y la posi- 
ción del Nornoreesie es pun- 
tualC'A Vista pues de los ipu- 
"chos yerros de- aquellas Ta- 
blas, nó es este reparable* 
í«'B* ^Célario (i) dice, que 
Ptolomeo aparta á Norba del 



• .^ • 



' 1 • 



De la Lttsitania^ 
ttoi y esto no corresponde á 
Atcancara. Pero dónde vióCe* 
larío la méate dé Ptolomeo so-» 
bre ét curso del rio? Hay aca- 
so algún texto, donde exprese 
las Ciudades que baña , desde 
que entra en la Lusttania^ has* 
ta Lisboa? Digo que nb<: pues 
Ptolomeo solo propone el pun* 
to en que el Tajo sale de la 
Tarraconense (por el grado 9. 
de longitud , y el 4o«rCOQ iq. 
min. de latitud) y luego la 007 
trada en él mar: sin mencior* 
nar el curso inter^nedio^ ni qué 
Ciudades baña , quáies dexa á 
la derecha, quáies á la ízquier* 
da. Nada de esto declara Pto« 
lomeOé Paes de dónde Infiere 
Celarlo^ que Ptolomeo aparta 
á Norba del rio, mas que Al- 
cántara del Tajo ? Respondo, 
qoe lo infirió de los. Mapas 
añadidos á las Tablas de Pto- 
lomeo, los quales se han pro* 
yectado por los modernos, ti* 
rando las líneas del curso de 
los Ríos conforme los ven cor- 
rer en otros Mapas : de lo que 
resultaron cosas muy mons- 
truosas; pues colocando las 
Ciudades conforme las Tablas 
de aquel Autor , y dando á los 
ríos curso como en otras , y 
tal vez como quisieron ; tras* 
tornaron la^q^itoraleza , con* ; 
ductendo las aguas por donde 
nunca fueron , y desquiciaron 



y sus Poblacione^s. 123 
de sus sitios las Ciudades tras- 
ladandolas donde niuncae^tu- , 
vieron. Sirvan de^xemplo los 
Mapas de Bercio en su edi« 
cion Grseco-latina, Allí se ve 
á Castulo colocado al má rgen 
de Guadiana ]| siendo así que 1 
estuvo junto al BéMs. A Méií-; 
da separada en oiedio grado \ 
del rio Ana por el Norte; siea«> 
do cierto que la bañaba el t\o^ ' 
como se ha probado^ A este^ 
modo. Norba. Ceaai'ea st' véallí * 
mediterránea ^'/4>órque así lo ? 
quiso el que señaló el ourso del > 
rio Tajo : y realmente el que . 
sepa como corren los^ Rios:, si. 
los traslada al Mapa de Ptolo^.i 
meo, no podrá menos. de ¿s<-^; 
tampar muchos yerros.* Por» 
esto en el que nosotros forma* 
mos no se tiran las líneas de . 
los rios que corren por medio 
de las Provincias, sino solo sus 
bocas en la entrada del mar^; 
las fuentes, ó lo demids Ijue ¡ex- 
prese Ptolomeo, por no ser 
posible averiguar su mente ea 
esta línea: y en caséi dé . co«- 1 
regirle en algo « había- de. aer- 
en los números de losFueblos^^: 
arreglandosus posicion^s^á loy.. 
ríos , y no apartando los ríos 
de las Qiudades que ib^ftáo^ 
porque; estos no. tienen y^carres^ . 
y* J9S' bá y muchas veces tendías; 
Tablas de la graduación de los 
lugares. ^ : ( ) 

Q2 



134^ España Sagrada 
8a ' 'Dectmoa pues, que por 
las' Tablas tie Pt<>lomeo no se 
puede decir, que Norba diste 
del rio V porque oo declaró el 
curso del Tafjo: y en caso de 
suponer que erró en algo (co^ 
mo esciertoque erró) no he- 
irvos dé alterar el curso que la 
naturalera dio á^Ias aguas, si- 
no los númotos que atribuyó á 
la< posición de «las Ciudades, 
por<^6 visco el modo con que « 
corren Ta)o)yA¿á,'cbñsta con 
certeza que á^^érida ' la dio 
jnab altura! de ta: que tiene: y 
así no hay que extrañar que á 
Noi;íba la pusiese mas meridip^ 
nal de lo qye ' *cor responde á 
pueblo del Tajo, porque quieo» 
erró eo tantos pueblos, no se 

. debe. suponer acertado en los. 
xlos« Pero. suponiendo ut jacet 
su textor decimos que el res* 
pecto de Norba con MériÜa 
favorece á JVlcáata ra . 
. 83 ^: Calíanse en esta villa 
monuinenios de Inscripciones 
gentílicas., ijue propone en su 
Historia Á |aciuto Arias: (i) ' 
^y: aucMjue. ninguna, expresa el 

^ npmbre del Pueblo , sirven de • 
apoyo para su antigüedad. Mo*- 
ral^s en el lib. 9. cap. 28» hizo 
st^iiugar menos antiguo que 
XrojajQO, creyendo que ol Puen- 
te/de erigió antes det haber po- 

(i) Os¡f . tf. 



Trat. 41. Vap. 9¡f. 
blaoion, en vista de que entre 
los Pueblos nombrados en la 
Inscripción del Puente^ se pu^ 
so en prinier lugar otro diver* 
so de Norba, y algo discante. 
Pero con razón se ha desaten* 
dido este alegato, constando ' 
portel mismo Morales, que ea 
lo antiguo hubo quatro Ins* - 
cripciones , ** donde estabaa 
M escritos los nombres de los 

■ 

npueblQs. %ue coptrtbuyeroa 
nparala pbra..Agora (dice) no 
»qtteda mas de la primera , 7 
nias seQale3 de donde faltan 
nías otrras tres. Las dos destas 
9>Tabl^s de mármol estaban al 
fHin lado, y las dos al otro* 
n^Mas faltando ías trbs se vé 
»> como faltan nombres de har« 
wtos pueblos. Y muy bien Se 
ttentiende, como Jorzasa meo* 
títe hubieron- de ser muchas 
mnas las pueblos que contri* 
«huyeron: pues el gasto.ÍQmen- 
♦>so no fuera posible sufrirse, 
tj^sinosiendc! re partido por mu* 
f>cha tierra»" Puessi faltan tres 
Inscripciones del nombre de 
otros Pueblos, quién le dixo á 
Morales que en ninguna se ha- 
llaba el de la Ciudad donde el 
Puente se erigía? Luego el si- 
lencio de la Inscripción exis- 
tente no es digno de alegarse 
para el . fia de <%ue obra tao \ 



\ 



Dr Al tusúaniái y sus Poh/acionéA i^$ 

costosa se erigiese en despo^. ble que la Colqnc^ estuviese- 
blado. Sabiéndose pues v; que privada del beneficio. dcA rio^L 
por alli'efitaba la Colonia Nof-v (teniéndole tan cérea) ni qoet 
b^se, como prueban los con*'» careciese de Puente. > 

textos de Plioio y de Ptolo- ' 84 Otra prueba descubro» 
meo, no hay siiio.aoas oportu- en el nuevo Thesáuro de 4ns-' 
no para reduciria, que aquel* crxpciones de Muratori^ que 
donde hallaoio^ua monumieú-I (1) prdpone la siguiente: 
to tan famoso: p^es ni es créi-: '^ 



NORBENSIS CURA ET 
IMPENSA AVIJAE MODERATI A 
ViTÁfi. SVAE POSVIT 

1 . . ' .* 

Recibióla Muratori del P* Cat- co aquí según la delineó Se^ 
taneo , como existente" eto |as bastian Ventura Araujo, Ar*- 
Brozas ^ <^mpo de Alcanura: cbitecto en la Villa ]de ^rozas, 
y aunque- tiene alguri y^rro ía * qiíe fornaró d*dibujo en punto 
copia y vemos' s^r ajonutnento jná^cir ^.^'D.'bieg¿/de Villa-* 
puesto por la República Ñor* nueva, Architecto de S. Mag. 
bense : y consigarentemente ' tereduxo al de laadjuñta £s^ 
estaba por allí la Colonia: por-' tampa. 
que el campo de las Brozas' 96 Empiezia aiu singularf- 
confina coi» el de Alcántara^ . dad por ua pequeño Templo 
85 Lo que mas ha engraf^- « Jabrad9 en peña viva /produ* 
decido el nombre de e^te Iu« crda allí por la 'naturale2!a«i 



> 



r es la fábrica de su famoso Rompió 4I arte aquella Roca, 
Pueiue, una de las massobef;* por lo que su Artífice dfxo en 
bias obras que perseveran has- la In§crípcfon qtíe le puso, 
ta hoy después de mil seiscien- ^ TemplumlH RVPE Tagi^ &c. 
tos y quarenta y ocho años de ' í-as tres paredes que. compo-' 
atiiiguedad. £1 P. Montfaucon "nen el Templo son de una pie- 
deseó vivaniente la ^delinea-*' za ^ como, formadas excavan« 
clon de esta gran ^brica^.y > dp la pejl^. El ámbito es de» 
üo pudo lograrla ; yo la pubíi» 4 veíale pies de largo ^ y die^ t 

(1) fin t0fi^. MUaV, «... f 



I sfi España Sagrada. 

de JiQciiou La poruda se com-* 
poae dfi.tres piedras, grandísi* 
mas: do&.á los ladoé^ de pie 
derecho: la tercera encima de • 
ellas coronando el froQstipicio. 
£n esta grabó el Artífice uoo« 
Versos y dedicación del tem- 
plo, heciioefi honor del Em-*- 
perador Trajano. El Epigra- 
ma se compuso en aplauso del 
Architecto que rompió la Ro* 
ca : en recomeadacion de la . 
firmeza del Puente , y en de- 
claración del ñá del Templo* 
Las leiras del Epigrama son 



IVitf. 41. Cap. jr. 
demás de seis dedos de alto, 
y. algo mayores las de la de«í 
dicacioii á Trajano ^ que est¿ 
eocima de los versos en la con* 
formidad que aquí las propo* 
nemos, tomadas de un Ms. del 
Lic« Juan:'Fernandez Franco. 
El Templo está hoy dedicado 
á Si Julián ;^ por los Caballea- 
ros del Orden de S. Julián del 
Pereyro , que decimos de Al^ 
cámara^ desde que los Gaba- 
Uefos deCalatrara tes dieron 
esta Vltta. - 1 ^' 



c 



IMP. NERVAE TRAIANO 

C AES ARI. A V G V S T O. GER 

MANICO.. DACICO SACRVJV^ 



TSMPLUM IN RVPE TAGI SVPBRIS BT CAESA&B PLENVM 

ARS VBI MATERIA VINCITVR IPSA SV A 
QVIS QVALI DEOESIT VOTO FORTASSE REQVIRET 

CVRA VIATORVM QVOS NOVA FAMA IVBAT 
IÑGENTEM VASTA POÑTEM QVAM MOLE PEREGIT 

SACRA LITAtVRO FECIT HONORE LACER 
0(n PONTEM FECIT LACER ET NOVA TEMPLA DICAVIT 

ILLIC SE SOLVVNT HIC SIBI VOTA LITANT 
PONTEM PERPETUl MANSVRVM IN SÉCULA MVNDI 

FECIT mVINA NOBIUS ARTE LACER 

ídem ROMVLEIS TEMPLVM CVM CAESARE Í)IVIS 

CONSTITVIT FEUX VTRAQVE CAVSA SACRI 



87 La Inscripción anda 
m^\ publicada en Escritores 
domésticos y forastero^. Ptero 
el ya citado Franco la dio mas 
puntual que todos , observan- 



do la disposición material. Mo- 
rales dexó en blanco el octa** 
vo verso, como que no se po- 
día leer , siendo así que Vaseo 
tenia ya impresa la mayor 



'parte, y Franco copiada todd^ 
antes de escribir Morales. 
' 88 *HFay también otra In»- 
^ripcióri , en que el Architéc- 
to volvió á 'repietir su «píelli* 



do, declarando su nombre { y 
sobrenombre Y en que vemos 
' sef llamaba Cqy^ Julio La$w. 
Dke así : 



C IVLIVS LACER H. S. F 
ET DEDICAVITV AMIGO 

cvRio lAcone igaeditano 



Sobre SI inteligencia copsiiltó 
Morales á. Resende , y éste te 
respondió Conferiré Htmos en 
el Tomó \í^ de 1^ tíispania il- 
hstrata^ (i) donde dice , que 
estuvb mas de una hora mi- 
rando la Inscripción, y que 
l)ailó mal eooseivadas las úl** 
.Ikuas letras de> la primera lí*- 
cea. La fecha de esta respuei^ 
la es del año de 1570. Pero 
veinte años antes tenia ya Va- 
seo formada la primera parte 
jde su Chrooicon,. y alli (2) nos 
propone aquellas letras coni- 
forme las tuvo también Frao* 
€0 en la Copia de qué nos he- 
mos valido. 
. 89 Monifaucou en el To«* 

tiguedad explicadaí; > pag^r 91^ 
4ftt?rpreta las tres úUitnasí le- 
tras del primer renglón : Hvc 
Sepukrum íVrfrt esto cs,-que 
Xacer hizo aquelSepuicio^ y 

• * 

-1(1) Ftfjfc |oa4, (») Foi.^ 



ie dedicó á su amico Curio Lah 
con IgeditanOr Es , dice ^ cosa 
tntty nueva ver un ^pulcrp 
lifáfcado á \xn amigo. Per^ 
también es de extrañar, qtie 
Montfáucon interpretase asi 
las notas, quañdo pudo adver- 
tir por la misma relación de 
su Capítulo y que aquello ao^ 
puede apelar sobre Sepii^lcAí, 
pues está en el froustispicio ddi 
Templo : y así debe recurrir- 
se á que la S.. denota Sacellum^ 
(como vemos en las Notas de 
Valerio Probo) 6 á 4^ <iñie 
Solus^ seguu interpreta el Au- 
tor de las Abreviaturas puer- 
tas en el tomo IV. de Grute- 
ro con Graevío pág. * XCIX. 
donde hablando de la presen^ 
te Inscripción se interpretan 
-aquellas tres Notas , diciendo: 
iHo€ Sohis fecit\ y puede go». 
probarse con lo siguienterpues 
aunque solo Lacer hizo la O» 



/ •■ 



1.' ; ; 






/ 



^Ta8 * España Sagrada. 

bra , oo la dedicó solo « sino 
^acompaftado para la Dedica- 
.oionMel Templo con su amigo 

Curio Lacón , que era natural 

de Igedita , Ciudad Episcopal 

de Lusitania. 

90 El techo del tempto es 
también de piedras; pérp tan 
perfeccamence utitdas, que pa¿ 
sadofs tantos sigl.of inp^ D^raii-; 
ten se conozca humedad por 
-dentro , quando abundan las 
lluvias* Dentro delinismo teoír 
rfiloes muy creíble que estu- 
viese la. Ara, que en el año de 
^ji658. existió en Alcántara ea 
*€l patio y casa de D. Pedro 
•Barrantes ^ Caballero del Or- 
jdén de Alcántara , cómo tes- 
tifica IX Jacinto Arias en su 
üistoria^ cuya Inscripción re- 
jnúeva el nombre del Artífice, 
y dice que habla erigido aque- 
lla Ara, para hacer Sacritícios 
á los Dioses. Por tanto saldría 
:de allí la piedra. 

C. I. LACER 
•HANC ARAM 
EREXIT. VT 

D I 1 S, S. F. 

• « - 

91 Otra eitiste en la mias- 
ma casa , la qual sirvió para 
cubrir el Sepulcro del meocio- 
aado Archiiecio, que consta 
guientemeii te estaba avenctda- 
do allí ; pero esta no existió en 



^aty4i.sCap^^. 

el Templo , por haber sido se- 
pulcraL Na es de la íigura q^e 
QfiTaS) sino redondas y lo^as 
.aus dicciones se abreviarais e^ 
Ilotas 9 de este modo^: 




Sví sentido es: Cafus. yulius. 
Lacer. Hie. Situs Est. Sit. Ti* 
bL Terra* Levis. Aquí está en- 
terrado Cayo Julio Lacer. Seá« 
te la tierra Liviana^ 

90 Después que los cami« 
nantes admiran las grandezas 
de tan pequeño Templo, en- 
tran á registrar otras mayo« 
res , metidos ya en el Puente^ 
donde se dilata la vista , ba- 
ilándose con una anchura de 

• 

ocho varas en el suelo (ó 24 
pies Castellanos) y un tiro tan 
dilatado en lo largo, que pasa 
de doscientas y veinte y^ tres 
•varas <, 'esto es, 670 píes Cas- 
tellanos. En el medio del Puen- 
!te.8e levanta una Torre mur 
notable, no solo por su arcbi- 
tectura , quanco por la Histo- 
rig%| ,Ci^ronología.| y Geog^a- 



phía ^ue gravaron en sus mar- do lo largo de una sala, y ad- 
moles. Ésta torre no tiene de'! Aítatíí<Km^ví^ Aíi>n^^ri' 
ancho mas qi^ once pjes :^ pe;^ df .^pe^ /^^i^F ^^^ "^^ exce- 
ro eri lo alto qyarenta y. siet?:,' sosiquela ht&i*4sK<5 J^^,^"^.? ^"^^ 
de Síoettie , iqiieüesde'su rema- verifica etí'el qii^ tieiíe Ak la- 
te hasta el suflo del, rio tfay; do, ^üé pareqe^le igualaron 
«48. pies de altura, esto es. Si, para la uniformidad en lo nía- 



s 



varas y dó^ tercias T^por quan<- 
to desde el &udo del Ptíente al 
suelo 'del rio hay ^61, pifes de 
aliara, que és elevación bien 
notable, y prueba de los bue- 
nos cimientos dd* la' fábrica* 
£sl<J9enla fijayor parte ésíri- 
ban en unas rdcfas,''qfüe la na* 
turalc^ próduxó^n acjáel sin- 
tió por atübas^ margenes del 
ili; de suerte , que éritre '£ol 
dos los ptlatnes ^eL Puente solo 
dos tienen^íiétítb én leí fondo 
del rio : y cstoí -^oh.dos que 
contribuyen á una de las ma- 
yores excelencias de la fabri- 
ca , formaiuio un arco' do tan 
maravillosa^ ^¡/ím^txx^ que de 
pilarJirpilar hay^ la .distancia 
de unasr quarettta var^s^ aa*^ 
chura verdaderamente admir 
rabie, y tan fuera de lo isgular^ 
qtfQiJM.siK^pdiárá iormar. idea 
correspondiente^ aiatft nlidiBiM 

A 



<.^ 



kU . 



?., 



it.i 'i: 



r. 

Olí. 



■j» 



.;.•.! 






géstubsor y> sober|pio4e:la^fi^ 



lí 



.♦€ 



•í' 



. 93" i '£obre el pilar deí ed tne* 
dio se ei^igió la torre mencio- 
nada, compuesta! de un f;ran« 
de ai^o, por donde t raicita la 
gente, isobire el quai ipusfeoda 
la dedicaóioQ á Trajin6^ohfla 
expresión Obronólógica de el 
alio octayo de sa Trribonicia 
Potestad ',> siendo Bmperadof 
^inta !v;es , dod el mismo, nn-^ 
mero en ^ Consalado«^ ^segihl 
lák profané 'Franco ; pues aun^ 
que otros señhlan año VL de 
Imperio, es mas conforme coa 
la Trlboaicia Potestadi octava 
el dietaáda^dé Emper^adArqi^nt 
t»Mfcz,li^ieF.eLiVUségUn ladis- 
ttifouohrflL 4el Conde Med^o» 
barba-, en cuya Chrooologí¿i 
debe reducirse la conclusioo 
de esta: obra al ade ju}6« da 
Ciimtoi . . : 

1 • r 



vu 



* J 



yn- 



» - .d » ^t k^««« *' * 



.,*> 






t(^nv^» ^1 



f>í 



R 



-1 



J -» 



1 30 Eipaüa-SkgrMila. Tr^* '^T^Vap.'fi 

iMP¡ CAESARÍ/DÍVL NÉRVAE. F. JÍERVAB 

" DAGICO. PÓÍÍTÍF* MAX.^ TRIB; Í>0TES ; 

Vín. IMP. V. C€)S. V. P. P. 

0e suerte^que':en este: año de 
1754. se verifica haber. comt 
pecidalá obm con Id» rV rentos^ 
con el agua, y con el tiempo 
por espacio de i648.'años^ y 
ha quedado porrea y 3 la Victo^ 
fía. EstadedicacHxi. se.gfav!^ 
en la' piedra . qu6 esiá t sobr fe el 
Arco , repitiéndola pot tná^j 
otra fachada, á fin que asi Á 
ique entraba coma el que sa- 
lía de la Ciudad > supiesen el 
Meroe á^qutea eélatai idedieft^ 
4a una obra tan. soberbia.: £t 
tamaSo de las' letras corres- 
pondió á la grandeza de la. fa- 
brica; pues son de tercia!, 6 
algo mas^seg^'n Morátes^b . • 
- 94 A los I Uidosj^Kl, .Arco 
«uneron qaaf>o':^aiHÍes iá^ 
Días de martnol blanco (dos.á 
cada- lado) donde gravaron loi 
aómbc«s \d& los Jugar» jque 
costearon l»obra; perod)ei$iuui 
persevera mas que la piedra 
de una fachada , y loa nichos 
doade colocaroa las otras. 



(1) MorattSt Tolori. 



.'• ., WÜNICIPIA' 
•; PROyiNClAE 
' i LVSiT^ANlAE. STIPE 
GONLATA QÜAE OPÜS. 
PONTIS. PERFfiCERüNT 
.f: i ■ IGAEDITAN/ 
• ; LANGIENSES pPPIDAMI 
-s. (.I:..'^ALORB&(i) = 
-•: I INTERAMNIENSES . 
! GOLARMI.: 

LAMCIEMSES TRANSC VDAÍQ 
r ,. MEIDVfi&lGENSCS 
^ ::.'.::,'! ARABRISEÜISES ■ 
•.:r^ ..BANI-£NSES. 

PAE'S-VRES « . 

Los Pueblos aqni expresados 
se iráp declarandpi,^ confornie 
ocurran 4a8i situaciones :de . ios 
eDSQCfdos;, á fin «de ¿no tutear^ 
gar mucho este capitulo» Hsy 
variedad éo los Autores t'pero 
corla :r;de' lo: qiue.tambíea sp 
tra£ává«á>sie (imificu < /:. . u:> 

95 £1 Licenciado D. Ja* 
cinto Artas se quexa agriad- 
mente contra Morales, de que 
hubiese afirmado , que se tie« 
ne por obra de Trajano este 
Puente » pero que ni hay Au- 



5*1 



<i 



tor que lo diga , ni se puede bien obra dé Trajano; pero 
traherbastaotCiXazpn, para pro- ^ Mtpxjces pi se hubiera, callado 
bario. Contra eito alega Ams^ M l>a Inscptjpciií^n su magniñ- 
las Inscripciones precedentes, cencía, ni se reduxera el gas* 

de que es obra ^e Trajanou sin tares 

reparar erí^ué flinéiíb^í'íé^b-^'^'tespíáiide^ía Ikónjá'^ue quisie- 

né en caso recto, como cor- roa hacerle, en ded^^^r á su 




ftft-éé'(> ÍHisb^> eom<y lA.iigti|td; en 







concluya láJfkB^ié* i'ítóbícift 
dtt-ínjpoáé^'qwí eti l4'6hra Ris- 
c'rli)Cion<i¿dlat¿frár^»tttrkrfillfl$ 



Aómbfe iiaá obíáJÜt^a^ do la 
M^'estad: ásA ^Im^eño.p. perá 
ft^ dtbe pubHcanQisreetori'dft 
loqüe^iotYbs erigieroQji ' i á > p 
'< [Conquistó -á^-^^t^otóHii et 
Ré)^^>&6Jb:iF0raaaiiaiUI eael 
rVlÚtíIttJPrivU^io; df JOohdjd» 

fffy.:Véa^r«i:-7opL?xyfi^.efsre¿ 



Ciudades órlncfÉ^^^ -f^'^^mii . C^'W nfkthiff^Bra. ^Citaeñittl 



giéW>s' ; V.- '¿. í^WbS: V iCSaitVS 
C«táia ,"'Jél» V''MfettIT¡nrfrH| 
Cátiriofh^r'&t: cocí ttklós toé 
t!\ieblbi*de U cohíar ca fe tK el 

cSV%dH<o^Íé>fM(^'legbSá:V'96'^ 
•l<Pédtf(Mf<i|aáf»Mtelatéí'éii^ 

i 9 Muut t¿duiq eo;u9boq 'oa 



Atltóeífi^Mü^ífl viim ajuiq o.m 
-''i^ ' 9i esie fNi>éblo.4^ha t)«r 
db6 'iri^ftfdrabie-fiorigoiiar'de 
n^ fóbf ka tád 4^jMá«f(;Lnias . 
lídAb^ y ^nfo»' fi^atlcpcón^ 

M9H^(b é^}eP¿di^ttoitQÍMit 
Tftf^ feVWi d^'qufe'íiaCíeítt.'iaTfl 1 

(Jáfa ^'-mSiimit^amPc deoe«i|| 
¥Rl3-^kiiiét-V»Hd¿<)ÍCMÍ£]blqipii» 
tRÍ n9l^tfó^W9á9>(nittWrtliaÁn'j| 

riíjM ri9 oiub.Miiii of. ,r.3Íijp'' 
'M 8oai9di)b ioih^aí^a. i» «i» 

Ra 






134 España Sbgr'adá^Ti-atyit:]^ 

socediera, si León y Astorga vincia? ¥ ea i:aM'JÍt qtíéfef 



fueranf dos Obispados á los 
cuales pet'teneeíeseñ las perso- 
oas de los dos Obispos^ depaes- 
toisiv de qui'eaei alli se cra€a^ 
tttaa- lí^Tñáá(g ^BasUidet /otro 
Marcial: porque sí fueseü dos 
Iglesias can diversos Prelados; 
ambos depaosfos 4 clebiera -caf^ 
da Iglesia ' escritíir por sí , esttt 
es; ikoa^vcabciáiáe iSn-Arcir» 
presta, ó Arcediano; y of*a-'dfe 
otro\ de suerte qué por d'of 
S^es hulD36$e' dos 'perneas 
^« lá«^'i^pr(sSé»tasefa):/yi>dfeí 
nftym&''Mbdo''Vetadfítt>aii Vés-i 
fruesta á iú-dos Í¿teMi üómtí 
dbs, Y no como urna ,/pofqUe 
el Presbytéío d¿ León /no íe^ 
nia tbnexioo ^dM Asiorga; tS 
cíJtaí/elra Sejaie^^divertai^i Afia^ 
étit\ quesi'^or notñbirar^ettlQ 
Im' - eos ^Cfúd^des' -áe^ 'Leoil' i^y 
Astorga^ se han de reducir <I 
^ai'ibs dbs^ispbs dk que se 
éf ataba ;} étá ttAy ifeper cihlEftíi 
té'la^eJ^ueitk que^Si C^rprian» 
Aii^^'á' lá' Ciiifdad' de MéfMa: 



plérqiSé^^rél ásuhté es dé Pit'e'^^ 
tódói^ífe Astórgá^yíc*-'--^- 



!nfórniar', qué papel hace uní 
Diácono Emeritense? * 

'6 Todo* esté se allana fa« 
c¡l(fiéat^;''dafn¿orá lá ^clttusuU 
el sentido que pide: á-Saberi 
que León y A9toi*gá faeron re- 
p^réseatydas por ufi^soloPres-^ 
byterof^k cau'sá'deqoe noieom^ 
pbniaft' b*¿ q^e «ereiá^^edes tí 
q^ial HJteá^üeJÍ W ItíútnUílAhk^ 
rUeAée , ttiyá jíá'rfe et*a liééfU 
Gemose 4eé erFia-diVisidu -del 
tíetepodt'léfí'SuévbS: {v)^Aíi 

gftí'&cJ en cdya Cbhférrttid** 
nó áe lee jimi&ikúio de'ObiiíI 
pó L^giónense en tant* nilrtie4 
ré de Concilios corno tehéftioá 
del ^üéttipo 'de Ibi Satevos,»y 
decios Godos; pí«Vq(Ue«1[ás ddü 
^IHudadeü' componíate - utia S^^ 
«fety ^r ló'hii$*ó »;Cypria-^ 
cíbolas jantá, y ellásformabad 
un culéVpd ,' representado éd 
aü^ndk'dél Pi^ktei&;4^r'U(t 
§oIo-PreM»Vterb^, qbe escribid 
enf'faoiíibií^ d!é lW«ias^ N6'de«¡* 
bea pues reputarse coiho Se^ 
des diversas « aquellas que asi 
S« Cypriflfioé/cén^'^^i^razones 



(ftií mhexm^'itíné boa- ^Hb» 
Otfá ^ifidád tHíV dist^iTté^ónib 
M&rfóii^'SÍi &»guñ¿ítt¿4líSf a¿¿ 
fíüéstoS%k^u PWladtf, ? qtiJé'íM 
y^ mezciía üoií élios^ ^a ígle|^ 
perteneciente á diversa 9^ han de concraher á León y á 



alegadas^ propoaea como una: 

Obispos depuestos (de los qua- 
tejií'liablá S.- CypHanA^) n& se 



\ 



De iñs Otí^ús. MardaL * '^35 

Ast6rga ,:sfno uno á las dos, y mas cei cairo ál origen entre 
otro á Mérída , que. por bab¿r 
^ido uoo de ellos su Prelado, 
^Hcribió 9 y snbsQiibró la Goitr 
iulta á que reispondió S« Cy- 
priano, nooibraado con exprer 
sion al Diácono Eraeriten$€ y 
4 su pueblov porque como l^^t^ 
sia de uno de los depuestos: d«« 
bia en cansa comua natrse con 
León y Astorga, 

7 La aplicación de los 
Obispos, Bno á Leoo, y otro 
á Mérída , se hace e« virtud 
4el orden coaique^S. Cypria* 
00 nooibra las Ciudades- y f I09 
depuestos : pues habiendo^ 
puesto en primer lugar á.Leoo 
con Astorga^ y en segundo á 
Mérida , se distribuyen en la 
misma conformidad loa Obi^ 
pos , de suerte que el prime- 
ro fuese de León , y el segua* 
do de la segunda : y como el 
Santo nombra siempce eo. pri- 
mer lugar al que se llamaba 
Basilides <^ y despves' á MáTT 
ríal^ ccn razón se drce que éste 
fué el Obispo, de Méri4a. 

8 Visto ya el fundamento 
de'colocar á Marcial en eí Car 
tak>¿o:de los Prelados EmerF 
tenses ^ resta proponer lo que 
sabemos deét, fbnesto en la 
substancia , pero comjprobaiip 
te de la antigüedad de la Se- 
de» por »E el mMiunMiifi 



qeantos t^emos^ :í 

: 9^ J Fué el caso de los mas 
ruidesos^tpor haber résonadd^ 
no solo en toda España, síné 
en Italia , y en África , como 
correspofidfa á la ruina de dos 
Olnspos, BasilideSi de León ^ y 
Astorga , y Marcial de Mért^L 
da. Estos eti tiempo de la pér^ 
secucion de Decio ( ahte^ del 
año 254.) tuvieron canto mié* 
do> de ser delatados á los Jue- 
ces V tanto amor á la vida^ f 
tanto deseo de conservarse en 
su honor , que redimieron con 
dinero la vejación , kaciendo^ 
se LiMátieos ^ nombre que 
se daba álos que con dadivas 
alcanzaban de< los Magistra* 
dos Gentiles el Libelo ^^ paten* 
te 9 ó certificación , por- la 
qual. quedalt>aa libres de lai 
extorsiones de los Alinistrosy 
como lo estaban los que idókn 
traban* Este se reputaba deti^ 
to muy grave entre Ibis Cb#isít 
tianos, con razoni; piorque nd 
siendo el Libelatico ^persegti!^ 
áo pof los 'que perseguían :á 
los Christfuiios; venia é qtté^ 
dar fiíera de aquella clfrsevy 
cónsiguiente^iente estaba^ d 
Lsbetetico en el pfiblko sin 
confesar delante de los hocn^ 
bres á Jesu Christo , con la 
fibertad' de los que le «egabdo» 






\t 



»»l ;4i 



• i 



ti36 Espafía Síigrada;'Trat. 41* Cap. 2. 

loque coifia. del ¡cadamente ar* miedo de los hombrea ^ íaltá^ 

ba freno á la maldad , se pre*- 
cíjíitacfen en oirás abominacio- 
iies^Basí lides cayó enfermo, y 
blasfehió de Píos , según con- 
fesó despues^i* Marcial fre«- 
quenco los impuros , y detes- 
tables convites de ios Gentí* 
4e$: enterró sus hijos en lot 
sitios dv los profanos con ri^ 
tos de los Infieles (probán- 
dose de aqui , que los Chris- 
tianos se enterraban aparte) 
jyi fuera de «otros delitos, ea 
que el bao y el otro' sé maa^ 
ch'aron , consta expresamente, 
que Marcial actuó publicamen* 
te ante el procurador Ducena- 
rio, que renanctaba á Christo^ 
y se sujetaba i los ídolos. Es- 
te nombre de Ducenaria no 
era proprio de persona , sino 
común. de oficio, esto^s, del 
Procurador de lají rentas y ^ri- 
butps^ que por el salario de 
docientos.SextercioSv seiinti^ 
tnlába Ducenaria ; y coino i 
este le tocaba recoger los ia<» 
tereses, actuó coa él Marcial 
su :api)8taKÍa« . * x . 

-fTii Aisí uno comO' otra 
Obispo declararon sus delitos: 
y coiho>ea vista de ellos nd 
podian perseverar en la digni* 
diad ^ pasaron las Iglesias y 



guye Tertuliano,: '(f») era ser 
fico contfa- Dios, porque se 
yatia del dinero, para üo con- 
fesar, á Dios delante de los 
hombres. Así se verificaba 
au9 quando el Líbelatico no 
^dalatnaba positivamente, sino 
jqi^t compraba el qué no le pre- 
cisasen á la maldad: pues aun^ 
que no blasfemaba ; con todo 
eso la coaciencia era errcneaii 
comQ arguye S. Cypriano,(2) 
por juzgar licito lo. que según 
!<>• preyenidoiflo* era bueno* < 
. 1,0 Bwilides y Marcial no 
recíbierotí el Libelo en este 
preciso concepto de que no 
fae$e;irjCM$crijigidos á llegar 
á la Aradc; Satanás, ó que no 
les precisasen é coafesar la 
Fé, siao.faltanddá^ día,, di 
ciendo que no eran Christia- 
nos (y que por tanto se les 
diese CauQÍon, ó Libelo ,. do 
que no ifu^seu' buscados,, ó 
perseguido» por titulo del osom- 
bfíe de Christo) según consta 
pofi el-kiformt remitido á San 
Cypriana cá^^ue ^tabao maon 
ch^^o$ 0pfíi /L^l^eios 4e idií>lan 
t/í?. .(3D:i El Lrbeta, de ridoia-» 
fria.rdra yadxH .que ^cibcdecia 
fl mandato imperial : y: Como 
perdido el . teaior> de Dios por 



(s) "Sigrüjicaníes Bniíidem ^ BtartiaUm Ubiiiis idololatritR commacuUi$9Sm 



Ve.i&s ÚU^: Mi^cbL ^ -^ i^ 
pvéMos de León y 4e Metida;^ cometer otros luievos^ i^pni^ 
é nombrar sucesores. Junta* 
foo^e los OMspos comarca** 
•os, y coit oiséoso de las pie* 
bc9a y de crftos Prelados a«H» 
aeates p que accedieron por es^, 
er $to , qued6 electo i y cobs»« 
grado en la Sede de Leoo y 
Astorga Sabino ^ suce4iendoí 
4^ JBa^Udes , como expresa '$aa 
Cy pr^aao: ioArietidose det cpn-^ 
«esooj de la Caria % q«e en la«7 

far de Marcial fué colocado 
V/r4r«, por ser éste el aombre; 
^el OUspo que con Sabino 
jHisd. á África sobre la causa 
4e que. vamo^ haUabda Bar« 
aiU<ks conoció sus pecadosi4.y 
«o 90I0 se aparté Voluatarla* 
neote del bonor« cooociendo^ 
ae in^gffo, sioo que aSadíó el 
4edicarse á la penitencia; te-^ 
nieadose.'ppr bapcaote afonu-^ 
oadoi si le perno^tiso comtiU 
gar coa los legos. Duró poco 
fu huimldad .: pues ea tugar 
de abatirse mas, y mas coo« 
ajderando el peso y graved^iA 
de 911% culpas , le sugerió la 
Serpiente, que volviese á su« 
bir al Trooo de que le habi^ 
derribado: y vencido de la 
aoibicion el que debía estar 
sumergido en el mar de su 
llanto 9 resolvió seguir su te- 
ma , pasando á Roma , no á 
confesar sus pecados % aioo á 
T9m.ZiII. 



lo h»o por las malas artes 4e 
engañar al Pontífice S. £ste^. 
bán L qoe^á. la; sazón goberaa- 
ba la Iglesia. Calló ^s a;|;>omi^ 
aactonesir manifestó la 4eppr: 
sicion del b«nor : propondrían 
que otro I» viviendo él, ocupa** 
ba la Sede; y como esto era 
contra el Canon.,, qq constaa* 
do el delito, que obligaba ^ |a 
justa diJpostcioa , l(%ró , prdea 
del Papa pava ser resi4tui4p 4 
í* Sede. . _ , . ^ ,_^ 

la . En efecto volvió á Es^ 
palia Basilid^s i ipqner pp^ 
obra susinjustos cpnatos^^graf 
vados ya coniícl; oueyo deiítq 
de' la seduc4iop4cl¡PQnt|fU:«: 
y como. la casida cr% coinpn á 
Marcial , quisfo hacer tám^ieo 
soy a., la joJA?íLa pretemion dci 
srrjestituij^q á la Seji^, según 
co)nprpeb9¡ la Canta de S* Cy* 
pf iano, que igpalmeate apiic^^ 
á los dos las doctrinas de que 
09 pueden volver 4I honor de 
q^e se hicieran indigno.^ Sed 
nec Méirtiall potesi: profuisse 
faUac$M\ quúminus ipse quo^ 
que deiiffis gravibus involu^ 
tus ^piscopafwn . tenere non 
iebeai* (^uifp pues Marcial 
queje su Craga^J^ falacia con 
que Basilides se arn^ó: pero 
en yalde (añade el Sap^o) pre« 
tendea esto^' tales usurpar el 



f^ España SvgJ-Bdafi^p^. ^\ . ^^ap. 8. 



^ecadbs los^ tienen removidos 

d%'l9Sefcle.(i) - ^ -• 
-f ^2 '^ i Viétído las Igl^ids. W 
pTé?tér«¡6tf de lo6dHD»deiMie«*í 
t6i\;^ q¿e ié aistortzíabflii co» 
fl'di^deo del Papa í ¿ehallai^' 
féíi' ¿rgo embarazadas, por* 
^e pbr üoa patte conocianí 
flb pódef Éfeoita^á*se'ld-4ioe era/ 
éóikva fó^íGrfnóWes, y poí otfí' 
Ki^m{íélitt'¿l stíWMííteñdiiwifeiK 
fc^¿l'ísüéeíorí'de>'Pedro*í Hubo» 
diversiíJad de parecerMt püín 
flué uhbs OMspós uéJ pasáe- 
ttiii dé' ♦p^rte deí1¿» fiepueS'* 
Ifcs* óifós'petsevéírardn.coiitifa 

Wteií; Flofecia^áí'í* «ton* 6M 
J^Mfca «ÍAciytúDdotor S-Cy^ 
prfáno ; ^ como '«oí tíncre ^ los 
Astfor: y deseando ase¿lirair- 
éé riü^áfráV Iglesias .w>al^ te-^ 
Iblbcioií de'aqiíél avjctirfrtitf y 
satitisríTy(yPj»élaA(^,' le e$«ibie^ 

ton , dirigiendo á sü: presen- 
cia á los mismos Obispos or-ií 
denados en l\jgat de tos :de-í 
puestos , para' cjú^ «¡tóB Icifbr-» 
masen de pa1áb\ra\ y por e:^- 
tenso de todo lo ique. pasabais 
El glorioso Padre jiiotó tretn-i» 
la y* seis Obispos, (cu^«# 
nombres se leetí ea* alguno^ 



bando la depowcioa de< unosí- 
y of 4eM€Í0o déids otros : ^ 
qtMq no se^ pedia reBcindíp 'áí 
eoüsagracion beolA si^utn Ofe^ 
reteho j por elreiarip(Of etbie^ 
mdiytlel Pa^a;'|)«d^<Q8to e» 
lugar dfe favor^ecerá Basilideüi^ 
le perjudicaba más/pof'qQao^ 
to hibia ,9Ído por snrreiraícbf 
engadatido al PótisifíGe^j '^«9 
por eitaT.ilístaBt&, tgríntraba'ltf . 
iféniñd fiei- hecho. ifanupoiteA 
(dicen ) os debe • coaCurbarV 
que algunos de núe$trós' Co^ 
episeopos favorezcan fli BasilM 
dei» y MaVcial : pues no 
Son' culpables' los 
ras , sino « 1os que cooperátf 
con ellosk • Y asi debe * quedar 
en su vigor la Coffstitucion de 
kto*ObispoSde todo ei oHM^o^ 
coH quienbi' «i'Papa^Siíin Gor^ 
n^Ui< detreté , <{ue ' semejan^ 
tes dclinquetitek jpoedeo sefi 
ádmiti4os^«Q la IgleUa para 
hater penitencia , pero iKypa- 
iú ^tít restituidos al horíór sa« 
éérdotal. Alabamos pues(<:^otf7 
cltrye el Santo) la integridad^ 
de viiedrá fé , y la religiosa 
Solicitud , (Midiéndoos , qué no 
ds me Arléis cotf Ío6 profáhoes 
f pervertidos' Sacerdotes. 



MssJ y leidks las fcarráís^dt? 

\ {l) Cumque alia multa sint & jgravio¡radelicta,MlniS,Bási¡¡des^ Mdrtia^ 
iis implicaü teneniuf'iffMra'tOleí Éfisco¿atum iiffl uruirpare cfin^rntur. 



D^ iút Chispóse M^arcial. . . i if^ 

r' la^r G«b ^efta decisioQ tan Basilídes, y la respuesta de 



tcrmtnaace tsimuy creiblct^sé 
serenase -. aquelia turbaidont 
pues sm duda procttrarian. las 
igiestás responder al Pontífice 
Sao&cebarQ tioformaadple de 
Ib verdad , que ^BaiiUéesjIe 
•cuitó; ea^cufa .vista ^pwci^ 
yamútetninifestária^iel mis^ 
Bio dictamen que se ba. ex«» 
puesto, de la Iglesia Af ricana^ 
pbcque este fué ¿omado . d¿l 
Sftpa Saa.Comelioi )r#.poik^ 
guien tejoente Marcíaí acaban 
m sa vida en. la depasiciog 
del bonorv sin que tangía moa 
doeomento del año en que 
murió; .• - .' *-».;!>. . • r . 
-« 1$ £1 de su consaigracion 
fué MtM éeft. 9511.. pues la caí^ 
da.^fué en itdmpo de persecu- 
<úon^ y ésta corresponde al 
Emperador Dedo^ porque la 
Carta deiSan Cyprianofué en 
(tík año de as4. «n quela cdlo^ 
/sa U #ueva edición 't de \m 
obras del Sanie por/Juan Fel- 
;lov, j Ceiiler. (i) . Tülemóot 
(a) coQirahev y expi^sa.la tdier 
,posicson\de estés dos Obisfioü 
eo ú ;i3o 4e aga. (>éstxi -es 
un año antes de empezar i 
ser Papa. San Esteban ,- que 
;subió á la Sede Roavaoa en el 

^^ dSSO y ^'^ ^^ ^ 294*. co- 
loca la seducción del Papa por 



San Cypriábó ál li Qoosulta de 
España ; porque desde la de- 
posición de loa Obispol» 9^)ie« 
cesita tiempo . para lot suce* 
sos 9 en especial de ir, y vol- 
ver de Roifiá.^M'lorimaiSies, 
que coflaioyalfifl(i«oa-fué.&vQf 
rabie i los Christíaaps ^9 siit 
principios, (desde fin del 25^ 
hasta el de %%6.) es preclsf 
cetiroceder flaas^atrás del aao 
4e 3g39 patoa^señalar la perseí* 
cucion, ^,Mque Bá$UÍde$ f 
Mai'cial ise hicieron Lib^lattr 
^os , y. vendremos á incidir 
en la persecución de Deciq, 
ifue emffezóren ei.asp. ^^S^f* 
Jo qual coincide la deposjcíoa 
de aquellos Idos»^^ Obispos^ tfiu/ 
cerca -del año 2$i. desde ^ 
qual básia, el de 254. en que 
ya no habia persecufúi>n , ^ 
aoloda, bien el vlagie de. ltaliá« 
leí de Mrica, y.loa efectos. íi 
iKnnano tobemos quant$^añ^ 
tenia ya. de Obispo, antes de 
jer depuesto; por taoüQ .nof 
contentamos C(M:de€rir¿ q^^p 

«apeiBÓ AAsricíal jao^K de^ !|S^- 
) Veaseí la Caria 4^ $aa ñít 

|)riano (sobre la qual estrié 

la fé de; estos sucesos), en 9I 

Tom. IV. p^« vju. , . , . 1 



\ 



(i) r«w. ///. ^og. *%%. (1) Sm is ( n t r mu l p tí afnutMoifimiijmTeimiV. 

Sa 



/ 



«4^ España Sé¡^aim. 

r* Hr li« I X* 

- Desde nufy cerca del año 
%¿2. en adelante. 

• ' • •. * • . ^ ' . 

1 6 Depiwsto Marbial de 
la S^de'EiDerUense por juntn 
4e lo9 Obispos comarcaoosi 
{tuvieron «stos mismos por 
Pastor con informe y tesiimo* 
nio del pueblo sobre la buena 
fama y prendas disl s(icesor^ 
1 uno llamado FeHxy según 
comprueba la ya citada Carta 
de S. Cy priano, doride yernos^ 
que los dos Obispos dirigidos 
á informatle sobre aquel gra«- 
visimo negocio,' fueron Félix, 
y Sabino. De Sabino afirnsa 
alli el Santo, que era sucesor 
de BasUides , -Obispo de León 
y Astorga (i)« Y según esto el 
otro que le acompañó , Itania- 
Ao Félix j cot- responde ser el 
consagrado en Mérida, porque 
la causa de que secrataba, era 
xomun á los dos sucesores de 
lo9 depuefstos. * 

• ' t7 • Eá* virtud dé esto as^ 
beftiésV que Félix pas^ á Áfri- 
ca, y trató personaímente t 
<&'Cypriane en Carthago. Sa- 
bemos también ^^I^e la consa- 
gración de Félix y de Sabino 



TrM. ^t.Cap. 8. 
fué a)>roba4a ; y califitadt' de 
legítima , en el Conctiíó qo€ 
el Santo congregd para este 
.fio, con la expreskm de que 
no podia ser rescindida por 
ñas qóe^ Marcial y Barilklea 
pretefldieseo ser restituidos á 
sus Sedes én virtud del Re»» 
eripto Pontificio . é ^ su fa vor« 
porque aquel había sido ob» 
tenido por surrfe'pcioii con la 
detestable malicia de seducir 
al «Papal y asi no queda duda 
en que Félix ^ y Sabmo proae^- 
, guirian eh el gobierno de sua 
iglesias , reconocidos como 
legt tibios y únicos 'Prelados; 
pues se hace verosimil , que 
desde Cartílago sé embarca^ 
rian para re^fionder y asego^ 
rar al Pontífice del hecho co* 
mo fué 9 llevándole ya auto«* 
rizado con la resolución que 
el Concilio Africano formó 
sobre: los infbroKs remitidos 
por las Iglesias de España^ 
León ^ Astorga , y Mérida 
( donde pasaron los Sucesos) 
con las quales informó lam- 
ben otro Félix de Zaragoza^ 
«elogiado por San Cypriaáo» 

1 8 El tiempo de aquella 
consagración fué cerca del 
*as^ en la misma saiioo de la 



(t) Manut ei h íóeum HasíUdit imf&neretur,^ cúmó u lee tn ti 
mmtra tiicim tu ü lugar cii»Jk M Tmm IV. 



fntm. i.d€ 



De Jos Obispos. Feíhu 141 

•cbn de Marcial, según justicia de la pretensión, pra- 

seguirían los dos, reconoció- 
dos coma legítimos , sin com- 



dépotí 

lo prevenido aUi num. is- P^ 

<ro el orden en^re los dos su* 

cesoreí Félix ^^ y Sabino , m* 

gun los aombra S. Cypriaoo.| 

sDuestra ^ue el Obispo de Mé** 

•fida fué depuesto antes que 

el deuLeoa : ^lorque asi como 

apone siempre á Basilides en 

iprimer lugar (por ser mas 

ttotiguo que Marcial ) asi tam- 

bien nombra al sucesor de Ba* 

-ailides* después .. de Félix : y 

esto prueba^ que primero fué 

Ja deposición del Emeritenst, 

y la consagración de Félix, 

jque la elección de Sabino. 

t 19 Empeaó p^ies el Pon- 

rfiñcado de Félix :cerca del 

^$2. desde el qual prosiguió 

en paz por algún tiempo, se* 

gttn se infiere de que era mas 

, antiguo que el sucesor del 

Obispo Basilides : y éste des* 

pues de depuesto estuvo pé* 

niteote, en el humilde reco* 

iiocimiento.de su indignidad, 

teniendo por mucho favor el 

que le concediesen comulgar 

entre los legos i y asi por en*- 

tohces no hubo empeño con* 

tra los sucesores , ha.sta que 

-pasó y vino de Roma en el 

año de 254. Desde entonces 

Marcial con el mal exemplo 

de Basilides, quiso tambtcn 

remover á Félix de la Sede: 

pero sentenciada luego la in^- 



j)etencia por la parte de lol 
boos de la Iglesia ; pero no 
en paz con los de afuera , po(-^ 
que en el afio de 157. se hizo 
general la persecución de Va« 
leriaoo y Galieno : en. que po^ 
demos creer procurarían mos- 
trar la constancia que falcó i 
los antecesores , por no caee 
•ellos en la «flaqueza que-deru^ 
bó á los otros. Pero en iin ^00 
^ sabemos lo que sie.. siguió ni 
el tiempo que vivió Félix, ni 
sos accione)^* 

líber 10. 

Desde el fin del Siglo tercerey 
hasta después del año 

90 Prosiguió Mértda con 
su honor Episcopal det^iQs 
del Pontificado de Félix , se- 
gún prueba la memoria de un 
sucesor en el tiempo de la 

g^rsecucioa de Diocleciano. 
sie se llamó Liberto : pero 
no conMa si hubo otro Prelado 
entre los do&; y asi parece lo 
promete el espacio interme- 
dio, en caso que el Obispado, 
de Félix no hubiese sido, de 
los' mas prolongados, 
ai £1 nombre de 



V 



1 4 1 España Sagrada^, 
y I4 difaidaá.'£fptsooípal Eme^ 
riteiise per$9vera^£tn el Cpoct'^ 
lio de £liliBmV;'eotre^< cuyos 
fV?elados^ ludlaiinoft á* Liberto 
can' titiilo de 'Qbispo :de esca 
Iglesia. El ordeo coa que se 
nombra^ es ^deíAmo ea iiuesr 
tros CodiceTiMssjrtó- el dtdtno 
fulnm ení*'Aa$»f'ediclbi|sa.'anci«- 
guas 4 que ^antepusimos al ha^ 
lÁdk de Osíó ea el Tomo Xl 
Y por taafo , es preciso de*** 
iiir,^que hrabieodose , celebra^ 
<lo aquel ConfciÚo ea Ueatrai- 
tda del Siglo qt];arto ( como se 
iMpuso sdbre/la Iglesia de Eli- 
beri en el Toma pi^ecedeáte) 
incidió la consagración de Li- 
berio al fia deB Siglo? tercero» 
pues era de los menos antí- 
igtKfs^'en ire diéa^ y ' náe vfe . q fie 

asist4eroQ. • ^ 

22 Acercg de sus.acciones 
la primera es esta de haber 
iDUncorridOM pér^ónaittiente á 
^ElKberi , y haber dooretado 
tmn los -detnas Preladol de 
«aquel Syoodo los «Cañones de 
iobservancia .y * disciplina tan 
recomendable 'como allí se 
propuso, propiosidel.espiri- 
' tu fervoroso "de li^ - .primeros 

Padres. 

^3 Poco después de aqoel 
Concilla empezó la persecu- 
ción general de Dioclecianó, 
en que Mérida tubo la gloria 
' fde algunas X]oronas de Mar* 



Trat. 41. Cap. 8« 
tyriar, especialmente de su 
ftüstre CíudddiauHi'-la.Iaclytá 
Santa Ealaltav i)ue. inímmphé 
gtoriosatÁeftti^ do^^la 'sapersti*» 
cion eo el afíede 304.* según 
referirémor' en su logar. Éite 
tiempo iutidió^ en ^L Poetül- 
cado dei Ltberiej, ;qiie..'pe9rse* 
vero en lat*. Sede ea ios aiioii 
siguientes; y por tanto tubp 
el goeo dé ver en sus días aa 
triümpho ta» tieroyco en una 
delioaddima dencellaj Goópe» 
raria 'á. sepo^^'^^y^ honrar 
«aquel saorátisimo cadav^rcóa 
.el jubilo de« Padre en las ce* 
lestíales^'mtpcias de la h^a: 
-Padre digo^ .. por qftalo ^ como 
iPáster que esa de \úb Fieles de 
«todo 'aquél rebaño ;>^ 00 |)pr 
oatu raleza ( como algunos 
quieren) porque él Uamarsf^ 
Liberio el Padre de la Saata^ 
y ver ^alli/al mi«iio tiempo un 
Ot>íspo de aquel nombre , es 
-muy flaca congetura para 
identificar las personas : y por 
la circunstencia d^ Sácenlo* 
t:io pedia testimonio muy abo- 
nado 2 nlrse hace creible, que 
los documento^ antiguos hu- 
biesen omitido tina cosa taa 
notable^ sí el Padre de la 
Santa se hallase á la saaoa 
Obispo de la misma Ciudad. 
24 Otra acción notable 
del Prelado Liberto es ^ que 
i los diez años después del 



MaftyTio de la Sania, saliü verle mCTOs «otigwoí que Osio 



de España para, las Galias^I 
Cooritío, que de orden d[el 
Emperador -Constacitino '-se> 
emigfégó :éh ' el afiwde 314^ 
«H'^hi Ciudad de Arlesr", y* Alé 
el A relátense L Entre Ids-mn^ 
cfoos' Oiiispos v-que formarotf 
el Synodo\ '»se halló nuestra 
I^iberjo f acompaíVado <de urf 

Di^coifáv llantfado JP/orefíriéV 
con 'el' qnal subscribió < ex-í 
firesaiido la Iglesia-, y la Na->^ 
cioo : Liberius Episcopas , Fle^ 
rentiü^ Diaconus; de CM- 
$Me Éfnefit4', Provmcta fíís^ 
paniú. Bs^e filé el iiAico Obis-! 
^ de S^|)aM V qu<^ '^ tee'en^ 

tre los nómbrese de los quecon^ 
corrieron al Concllrá, s^gun 
hoy le tenemos : jAés «u'^n^fBC 
sueotfii lAas Ciiid«ides« no^^tli^ 
vtortfú repré^etítad^s siff fglff 
«ias por Obispos,'skio>por Ct^ 
rigds, dirigidos en n&tnbréde^ 
las Comunidades que pudie- 
f^njr quisieron enviar Minis- 
tros que represen tasen aus %^^ 
des. Por tanto Liberto ^ confd 
Obispo 5 precede á todos lo* 
demás Españoles que alli se 
expresan; y también podia 
preceder áotros^^ aunque fue* 
«en Obisposvpór la antigüé^ 
éad , que era yá de tftioS diez 
jr siete anos de consagración, 
tomándola' desde cerca del 
^71 cuya época resulta de 



en el Concilio ^ £HtseTi (coiv 
trea Obispos entre I06 dos) y' 
ma» antiguA'qué qoatfd en ek 
mismo^ Coacitio. Rero^lasi/flf!-) 
mas se* >>pusieiron distribuida^ 
por Provintiáis. • - • 1 

25 ' Su Pontificado fu9 
mezclado despesares» y gozos^ 
s^ágún jprueban los dos tiemi^ 
pos taA celbtrafio!} ,« como el 
de la' perMcfücion de Dicrele- 
clano, y tíl de )a paz genfe:-' 
ral de Constantino^ Sobre vi« 
vid'4lgdnb4 aik>»' después del^ 
Gontílfe A'rdateflseJ^.-cocua 
plómete 'it) Po[¿¿¡ftcadad¿ll9«i 
cesor , sí* feste fué • el mfomor 
Diácono* FhfeucVa que • con-^ 
currió'toñ él al citado Conw 
dlio (según parece, probable) 
pfA^que' hbliand<r-á :éste pre^ 
sMiéndo eñ Mérida en: el afia 
ée •347. pide el juicio pntl 
dencial^ de lo regulan, seña^ 
lar el fío de uno y principio 
del otro cerca: deV yiu :c©it 
pocii dií^feuelavCMao 9e di) 



t • < 



' i 



FLORENaO. 



■■■■■■ '''^"mc(rdth3S7' • * 

^ 16 Despules de Libefiohtai 
liamos en lá Siede de Marida 
UQ^Preladcí ^ &e llamó Fink» 



1 44 España Sagrada. 

ret$cio ^ ovtfo oombre« y dig** 
oridad coosu por las subscrip? 
Clones del Concilio Sardiceo* 
ié eo las.Aovhiinis ediqíonea 
( pues las antiguas le aoaH 
braá Fioreatioo ) y juntamen- 
te se autoriza el nombre de 
Florencio por el Liibelo de los 
Presby teros Marcelino y Fau^ 
tíoo á los Emperadores Ya*^ 
lentiniano y Theodosio^ 
' 27 ':Este mismo nombre de, 
Florencio hallamos en la Igle- 
sia de Mérida en uno de sus. 
Cierigosi»e$to es» en el Diá- 
cono que asistió con MiObisH 
po Liberio al Concilio Arela^ 
tenst: jr no tenemos diñcuU 
tad en admitir, que aquel Dla« 
cpno Florencio fué el que su* 
cedió á Uberio en la Sede« 
pues á esto conspiran las ;cif- 
cunstancias^ conviene á saber^ 
la identidad de la Iglesia , la 
del nombre, y la del tiempo: 
pues eligiéndose entonces los 
Prelados del gremio de los 
Clérigos que serviaq á la mis* 
ma iglesia, y hallando entre 
ios de Mérida uno del mismo 
nombre. que el electo; no te-^ 
nemos fundamento para ne- 
far que el cooaagrado Obispo 
fué el que antes, sfírvu alli 
como Diácono; antes bien le 
tenemos para^ decir , que este 
fué el sucesor de Liberio: pues 
sobte ser una misma la Igle^ 



IVJr. 41. Cfp. 9. 
sia , y uno mbmo el aombre# 
liay la circunstancia de hallar 
aquel Diácono condecorado 

con la elección xle su Prelado^ 
para concurrir al Coacilio ge^ 
oeral Aretotense, eo qoe efeot 
tivameotese halló: y por tail^ 
to^ después de 'muerto Libe« 
rio, no había en su ^ Iglesia 
Clérigo mus sobresaliente qu< 
d Arcediano Florencio^ pof 
lo que todos pondrían: en él 
los ojos para entronizarle e« 
la Sede. 
a6 Favorece también el 

tiempo: pMesel.qjtie viviendot 
Liberio se hallaba condecora* 
do ccj^ el primer empleo de 
Diácono , y con el honor de 
haber asistido á. un Syiioda 
genera}^ tiene proporción par 
ra aer reconocido succmt im« 
mediato de Liberk>; especial* 
mente si éste vivió algunos 
afios después del Concilio Are* 
Intense , como pudo s^gun ot^ 
den regular, y en vista de que 
por aquel tiempo escogían pa« 
rn la Prelada á sugetos nm 
muy ancianos , á fin de que la 
robustez de la edad les facili* 
tase las operaciones del celo^ 
V de su cargo. Pudo pues Li* 
berio presidir en su Iglesia 
S4. ^ños poco mas ó menoa 
( estofes, siete , ú ocho mas de 
IOS que tenia en el año de 
314.) pues í vista de I9 ft^^ 



loogados qoe «ran, t«s Poati^ CastülemeQse, mas ioit%un: 



Scado¿ de Yierés^* Obispos de 
aquel tiempo ) es este espftcio 
dé los xttA% portes ': y en tal 
aupasidoo ent^ bieo'la Chf o^ 
iioibgia ' ák ' l^aveiióicv v eottitf 
wcesqr>.mÍDédjaM»t:de' Ltt)0^ 
rio: puersdiaiaMUi;«i|^cóiisa^ 
gracton eércá del ^ií. con po* 
ca diferencia y sé kálva lé^que 
aa éste aos 'póosta a(;drca de lil 
Chronoldgpa V' que t»';la iaá 
paní It» sucesos "^Ipúei 'Joto 
eit virtud de esto diremos^ qué 
Fio rendo se crió ea la Iglesia 
de Mérida: que Hegó á ser stf 
Arcediano: 4ue leescolJBió L\^ 
faferio edtre itoídtos siisi Q^ri* 
gos para llevarle : al Codoillo 
AfelatcQse: que estuvo ^éa 
•qod'Syóod'o-.: y que fakao* 
4a d Pi^rtado, fué eleao; ea 
anJugakí-'i' ^ '^'^ '«j • 
.•»^9> Las acdoaes de Flb<< 
MDdo ea "SU Fotftifieado' no 
han llegada á la noticia de la 
posteridad. Sólo sabemos coa 
certtea; que liié uno de los 
á[)bispos. Elspa Aoles Y que con* , 
Ctff rieron al Goocilio Geaerat 
SardiceíQse, presidido por el 
Grande Osio de Córdoba « ea 
d -año de 347. entre capas 
•ttbscripcíones VenMi en. «er^ 
cer lugar la de nuestro PreHH 
áo} FJorentms.ük SpanHM ¿f 
Eéerita.. Fué precedido de 
Osio, Y de AnianOt Obispó 
Tom. XII I. 



pero preced)6 Florencio ái \pá 
demás EspaSolés , que , asis:* 
cteron^^el de Astorga, el de 
Zaragfbaa , y el de Barcelonai 
porqué éntoncef tenia ya bat» 
larite Antigüedad^ seguo prue^ 
ba lo expuesto i pues stém^ 
pezó cerca del 331. contaba 
entonces cerca de 26. ailos de 

Prélactsit 

* J30 Sobrevivió' dies afiaai 
si es verdad lo qüb axerca de 
su 'muerte escribieron Ma ece^ 
lino y^Raastiao en el Libe*^ 
|o presentado «1 Emperadoa 
Vheodosib t pues aiU i dicení 
que iaJufió4e .resaltas (del Coaf 
cilio SiraueaK t'Coa muerta 
repentina , en p^na- déi babet 
comunicado coa Oslo y Pota* 
miOf sabiendo que babian pr#» 
varícadó» £t moda con qoa 
tiraron á proteger aquelloa 
Presbíteros su dsrna* fué di^ 
dendo , que Florencio des<^ 
pues de tratar con los prevari# 
cadóres Osio^ y Potamio ^ ca* 
JÓ de 'repente de su asiento 
eia un isoncurso púUico de sa 
Iglesia; de ^ue le sacaron pai^ 
pifando. Volvió ya medrada 
J ocapar la Sede ^ y volvióle 
ápaceder lo mismo. Quisq ter« 
cesa vez sabir lal thfono: y 
fiaalmeate.ftsé repelido como 
indigno , cayendo no desma* 
jrado cama aaieti M^anm^iar* 



;i||tf Espa9¡t^4gftdi 

4»y teros :eii el fragmento j^rctr 
puesto ea elToúio X. (i) 
• 1 31 , La iasifnuada prevarl-f 
oacioa dei OsJo ft^^on l^icmiQ 
€tiéUaño.4e:3S;7. yjaiiFlorea:- 
cio^c-ootnonidkíentóiicíis: Kon 
OsU) ,-es prueba ide que sobren 
uiyió hasta el.dtado. año: eo 
que de vuelta áiEspaSa (^i fu¿ 
á Sirmio) es creíble .faUec¡e4 
Ittj'poDteiier ya^aai de treta-* 
ta años de tPi^lapfaujñ es iHfitr 
éad lo (qaeidárriba. !se. «dijo«^ 
Xambíen puede i* .ádipiíitae» 
quií M;\ccéliilo ytBdustino.suif 
píesen lá. asuette^de^EioÑ^ftcif 
yDr;t^ek^Uea»pft^^)r la iop 
toasen: por jtneAwy^x^r cll fin 
^'su tdfea'vquer'8ra(jedpaotar 
«ti^inuodo con castigos.de los 
^/K. hubüssan tcatlMlo coa los 
eaidos ,i pdra autorizar .de 
aqjuel modo so sectí Lucifót 
rU na ., q oe no ad mil ta :comer^ 
cioxoa ios qué hubiesen fia-* 
qtieado» i . : * ^ 

' 3a Pero acerca de si fué 
v^dad la nouerte de Fldree? 
ck) en laáoólormidad que aUé 
aei cupones oá^e^pdit tetatfrt 
vezd^fisu tróiio y-jíe. neoenit 
tiba teistiniODlo.^mfe a^orixa^ 
d(» qub e^ de . aquellbs Piíeafay^ 
tjenass pdtqhe estos en Ivgai 
defCoocHiar* crédito i| káceA 



sospethtf ,nirw en0> liAbo: rtal 
€osa« y t{tá6 FhMeDciü 6ié>unll 
de Iqs . bueooa* Prelados i, que 
DO siguieroo^el partido de Idi 
LuiQÍfiefJbnefti ipues colara ^es^ 
toase actfiarfMfistCismitiJsot 
oiettíioQlidMinptobiiGáada^cas^ 
t^«ts espaaitotfos^ para ai;erra)r 
alOrbe,7y$i{a4rleá su sectas 
Pero(j<:QfBb/«esia,ao podiá au^ 
toijtar9e?por milagro» yenda# 
iüeros^ltofllaf op ejioéi á su cueok 
(«Mtl fingir los v^eomo <se; vié eg 
la.^ demás ; calumniáis., espe* 
jCÍJÜtpíntieien la*de Osib, ed 
9«e;se dexa ya.desculáeita so 

-1 1^^' Si se^ mira JndtyiduaU 
OlSQte''lai» moatená seg^n stqi 
eiircttostaticias^ poca reflexioá 
serAecesitfi para^ tonocet que 
no merece .cf^ito^aiiüilla f^ 
iarion. Los que hablaiputsas 
CÜ69iái»cos.<^ ópitestos.v yr<le«* 
elarados; enemigos ^dé- todot 
los que no son de su* secta. Soá 
lambien falsaifios ; comj> se 
prbbó en la: cama de Osiqu 
Hablan ptivaidéanedle '^n ua 
Memot^íal dirigido., á ^ buscaT 
proMccf(in;:desu,mala coo«> 
duela.'- El Hn^^ se conoce no 
aef;«:bueoo, pues quién tx^ 
traiwá iqiie usen, de^ maloa 
flKditisi El iastrumeato<; deav 
ée tei«e^serva<la especie^ ea 



« (. 



,.t 



.•.'% 



X 



Meamrhl . par ijgutar de tierras para que no faeseo Iva^ 

go destttbierOBS : pero asi co¿ 



iloo» qoejona;: y tizáá dia ve^ 
mas á los litígaotes exponer 
ea sus peticiones* lo que desdó* 
re á ^lá. pacte contryia ^ sia 
^oe^aldaaceisid^relacápQ á s^n* 
^Q¿iaf ^ . "miebtrat aá 'Uégoe 
^1 pi^pctso de testigos y prue^ 
baa>ii Atestiguan los Presbyte-» 
ros con la gran Ciudad de Mé- 
Mda: (i) pero esto nq era ha ^ 
-blando oda un Pretor, ó Vica- 
r^o'.de £spaña^ que pudiese iá^ 
fistrniarse fácilmente del hecho;* 
sino con unos Emperadores que; 
estaban en el Oriente, distantí* 
siffios del lugar mencionado:: 
por lQ.que.no podían conocef^ 
luego la ficción : y el intenta' 
de los pretendientes era lo^ 
grar algún ^ Decreto Imperialv 
como le consigaieron pronta* 
iQen te , sin buscar mas-íafor-i 
mes* Asi también digeron^det- 
pues de. referir. la imaginada' 
competencia de San Gregorio 
^oo Osio^yel fin desgracian- 
do de éste, que España sabia 
n^r que no fingían; (d) Pa-t 
ijece que recelaban fuese re4 
putado ficción lo que tpamá** 
rocit; -y: recurrieron, á lejas 



mo sé atrevieron á atestiguad 
con España aquella famosa ca^ 
lumnia del grande Osio ; n^ 
hay que extrañar, ni quecreer» 
losv quaadot para la tragóla 
de Florencio atestiguan coa 
Mérida: pues una y otra rela«¡» 
cion son labor de una manoQ 
que as( en Osio, como eh F1q# 
reacio , y en Potamio de Lis4 
boa i^ mostró ón mismo genío^ 
en forjar Iguales miiertes re^ 
pedtinas i aporque asi condtt4 
cia para eliatento de aumen^ 
tar el partido de su secta coo 
derrores de castigos formid^Hi 
bles , 4 ^tt yo fin inventaron 
las tragedias: pues* como ex^ 
presan al hablar de Floreocioi 
iba aqpello ordenado á\qu0 
esdrmfentasen no solo los ^pre^ 
varicadores, sino los qu^tra^^ 
usea con ellos. (3)^'» Aqndlisk 
comunicación con los qne^tiu*!^ 
biesen caido:^ era la que hería* 
á los Luciferianos« Es croiblo 
que Florencio siguiese *eñieliaí 
á los Cathólicos, y que por 
tahtá \d¿sCargasdtt^>AiOM£^Q% 
contra éU no pocqAie no hubie- 



r 



(1) Seii h9€qu9drt^¡trímufm9gBackfü )(s> &ci^ métiuf cm^ 

{¿) Hac i^eo retulimus, ^í vií^aitf iiU fuid sihi agetidum sit \ ^ ¿i cum n-'n 
mhscripsefifft ut ^éstfOricaiareSf ttín$timper,camni^ni(memfravárlcatQribúf si A' 
C9gniih copuldti iimt. Bi fuio, fuod mfitiigtm fuU txifnflo'FiafkfftVtitiif^ 



f4Í España S^adlái 

w otros vsIqo porque éste ,err 
de tos mas retirados del Orien-' 
te (como quien tocaba á Lusi» 
tania) y por tacto mas difícil 
paraf que se descubriese la fic-^ 
cion. 

- 34 ' Concluyo pues, que la 
nenctonada rjelacitbn de \o^ 
Lucififcfrianos noi>asta para vul- 
nerar la fama de Florencio: 
ftfites bien |ti]ede*recQQi6{idar« 
k ef hecho de que Ws Sectario», 
lie: tira ron i ioli man después 
de muerto:, pues esto e^prjue- 
ba de que na seguía su partt«' 
do. Y aunque para la. causa d6 
este Obispo no tengamos otro^; 
documentos que hablen dét 
modo individual icoo que mu- 
rió*, para convencer por ellos 
$er ficción lo que le atribuyen; 
tampoco se necesitan : por 9^i 
ptrnp digna del que éngió. unas 
cosas:, e) no creerle esotras; y 
si^ una Vez se le convence de 
infamador injusto , debe . pre- 
sumirle inocente qualquiera 
contra quien enderece su ca« 

luinnia* ' • 

'• »" - ■ . * . *> 

MiBTñOmLt ^CLBSIAS^ 

i' . tka m Méridaé 

35 -Al tiempo dé este Fr6* ' 
lado Florencio reducimos la 
prerogatW^a de qué Mérida fíie- ' 
«e Metrópoli estable étt Ipecl^, 
siástico, como lo babia sidd 



desde Augiíaioreddb lAvife pues 
aunque itieJe 'Surpoaerse>Bquel^ 
fuero muy anticipadamente, e# 
sin documento legítimo^en vir^ 
tud de ayunos testimonios apo^ 
Cí'yfc^ t ya^ de ! Decretales y yw 
de División^' 'de Obispadoti 
que lio hubo, cómo digii^oa 
en el Tomo IV. Lo^mas auto* 
si;¿able es decir, qué en los prp-» 
meros Siglos se gobernarois*' 
nuestros Prelados en la confor*^ 
midaden que se n^ántuvo^fr^ 
ca, reconociendo por Metros 
politano de cada Provincia al 
Obispo linas antiguo en consa* 
grácion: pues aun después de* 
estar la primera Sédede la Pro* 
vincia establecida per manear^ 
temente en \^ Capital civil, ve» 
mos qué los Obispos en t^nci->: 
lips Generales, ó Nacionales, 
guai^daban l;i antigüedad de 
ordenación, hatta ^ue en fin se- 
concedió abso juta precedencia 
á los Metropolitanos. Asi vía- 
mos ¿n ei Concilio de Eliberi^- 
que precedió á todos un 
po qué no lo era.de 
Matriz» Así vimos en el Cón«». 
cHib* Genepal >Sardicense , que 
el Prelado de Cazlona prece«^ 
dio á nuestro Florencio Eme* 
tf Ikense^ siendo estaCiudád Ca- 
pital, y tío Csuclona: porque 
ioddviá bb gpi^ban los Obis- 
pos dé las Metrópolis civiles. 
Ú í^fo de preceder al que no 



txK'Mnttofióílúúiy, slna ^ué cítitaba mas la ñciioíi d«l Aih 
fueselajuáta^katroctesu Pro« 
vincia. Eq eMe lance recono-^ 
cemós precedencia eoel Obis* 
po de la Ciudad Matria desde 
el año 34i.'efi adelante; esto 
es^ desde que el* Coiieilió An» 
tfoqu^no/( celebrado éa aquel 
afto) decretó la precedencia; 
del Obispo de la Capiíat avil 
ai^rt* lodos los de m ^rovíai* 
ciá r como ' se^ propaso en et 
Toiiio:lV/(i) Y como^per en-» 
iMces y después presidía *F1^ 
rancio en Mérida (como cons- 
ta por su asistencia al Conci*^ 
Uo Saf dtoeaw dal afio 347.) se ' 
fetefe^v^iié ^ed> tiempo^ de* tste 
Fteiado4al^*coh(eArse ttérU 
di eiMi U prerdgSftiVa de ^que 
m (H>¡spo fuese Metropolita^- 
fio, ó prinnero entre todos los 
de la Provioeia , por fuero dQ 
tal Sedei sin-^teociotí á la mar 
yor antigüedad de la Fersona 
en linea de la consagración: 
pues aunque (como se dijo en 
el Tomo IV.) \2) fuese necesa* 
f io^ algún tiempo parí la pro-^ 
mulgAcion y poner pot obra ló 
decretado ^«n el Antioqueno; 
puede contraherse al Pontifi- ' 
cado de Florencio^ en virtud de 
lo que éste' sobreWvi<(, y de 
batíer estado en et Oriente al 
Sardicense(lo que fa* 



tioqineno} y sobre todo que si 
Ctudlzid no tenia competenícia 
de njnguna eri el hoftor dailfeA 
trdppMcfviU • i . r p 

-: 36 Tad<> esto obliga 'á<|il# 
no atrasemos disl líttúpti^^é 
Florencios el hóaordt Mtirt^ 
poli firme y estable en ^ Igle» 
sia. Sitio que se re^ccmozM pri^ 
mera Sede de la LuSitaniapOt 
tfiulode tal iglesia « sin Vetiif a 
So á la calidad de la Ptersotia 
4ue presida en ella. Pe m hay 
•era prueba positiva, tomada 
de la historia del que gobern!6 
á Mérida después de) falleció 
miento de Florencio: {^ue^ hd^ 
Uáxidole ekercitaikio actíiOnel 
d« MetmpoUtaflo' ed* juicltf 
contradictorio sobre cansas d€ 
Obispos de* la Provincia, e4 
preciso reconocer estábticido 
a'quek honor en sdp Iglesia antl«< 
eipadameute :* y ' ningdn ' tiefif^ 
po íoas oportuno ^ara su in^ 
troduccioh , que ei de Floren<p< 
€10^ por las raaónes alegadas. 



' -m 



1 D A'C 10. 



Dexáe ataes titt S79* hasta 

ti fie s^^ - 

37 Después át Florencid 
g¿bení6 la lüetrópoU dtMé^ 



(1) Pag.^p. xO P^^yt' 



•♦ 



i$9 España S^graéík 

r^íVü PMl94a« que «fiel laa 
4q |«;Hist9riade San Sidpkk> 
Sitiero 8e« oombra Idarío^ Y 9 
AflM^9IP4 .«Q rf Toma IV. (i) 
que las ediciones, de Siálpfcia 
t«^aIlMK^iadas eo los Qom- 
bc^^ique f])srtiíoeceaá^£«|idoai 
|i^iiAtio$K)bf8pos Qombnidifii 
aJÁlIdacia y tthaciov se escti«{ 
h^sk eael^Cbronicon de Prps- 
fOijbt, y en Saa hidoro ^ Itha<^ 
c)ft y Uf «)ciow .1^ unos 6. eb 
•tcoa^jbf lice preciso recooo**' 
cer errata^ pues tratad deuooa 
mismos Obispos : y aunque en 
f) Idacio ilustrado del Tomo 
ly. nos ÍAcItnamos á las edi-- 
cipnes de:Próspero y & Isideh- 
f Q^ puede sostenerse la lecciOft' 
4e Sulptcto ; pues aunque hay 
irtíli algunas erratas, parece no» 
iberias en estos nombres: por« 
Que repiíiéndose alguns^ ire« 
cps,sei$scr|beco0fí^meea Ida^, 
fif$s .^. ftkafiius< Fero lo müs 
ef , que en S. Gerénymo están 
del mismo modo, según prue* 
ba el texto griego de la .verr« 
sion de'Sophronio, donde lee- 
mos HidifCii &Ithacii V íaríu 
m4LÍ I d^AAiV: y por tanto aunque 
encías ediciones vulga^r^s de 
& Gerónymo anda v.iciado el 
texto con ios nombres Hylatii^ 
Hydii^ti ,; Hilarü,, .^ptrncir, 
dfb? Mtff se \á :U| 



T^ai: 41: Cáfh.9. 

Fabridó (a) dsMif ^ ttíttas ett 
el tttxto liiiri^^op de 'Sophronioi 
se lee* ya ea el latino ífydacii 
^ líhácHi pues la menciona-» 
da Versión gri^a convence^ 
que SopbrOüio tuvo las pala?t 
bras dtiS) Go-ónyajo del Biis<t 
mo modo^que Us leemos ea 
Sulpidié: y consiguientemente 
ta favor de los nombres Ida^ 
cioi y Itliacio^ ^ hay. los ; ttxf oa 
tiias. antiguos del asunto :. loa 
qualea^cn halla Mose contestea 
(como lo estén) parece que de» 
ben prevalecer contra losmaa 
modernos* Añádese el ConcL«> 
Uo L 4t Zaragoza. aeaidorcoaHí 
trftPrisciUafió^dQade;coiieisr4 
rieron los doíi QbispotquoAuli 
le perseguían; y eiiifeAia«>m^ 
bres leemos á Ithacio y Idacioi^ 
Cdnque aunque el textodeSuk» 
picio por sí solo^ tto pudiera 
prevalecer CQotra. los demás» 
por tener/algunas erratas^; de-» 
be formarse otro juicio , vién^ 
dolé sostenido por S. Cerón y*- 
too, y comprobado por las Ao-i 
tas deji'oita^o Concilio ; puea 
sieado lo$ documentos mas an* 
tiguos^ siendo trffs ^ y.haHaiH> 
dose contestes^-ibraaan lazo iii* 
soluble, * 



• 1 • t ' 



« «4 / * 




38 To49 esto, luí sido «e« 
<;^siifk^ p9ra señalar .«I apra— 
bre del Prp^ásípinHatít , que 



(t) Pag. 996. {*) EttH Tratad» (te Virit JUiutr, cap. itt. 



jtitriha^nti texio^'&alplcios vectada»! del Otñspo. de C¿t¿ 



y en vista dtf lo expresado de- 
•be prevalecer , escribiéodole 
Jdacio ^ voz mas usual que la 
•aspirada ffydmtío -^ porque és* 
*fear'coxresfK)ode.á/lar oritogra^ 

,phía.gríéga!; aquella ala Utt«- 
oa, á que nos acomodamos» / 
39 Después del oombire se 
iofíere iámbiea delf texto de 
Sul picío 1^ Sede ieo que ;prem*^ 
4Íia Idaoio^laíqttal e^8tlaEnie^ 
f itease ^ Isegun corista i:for el 
Contexto: ^d Idacium Ente^ 
ritaatatis Sacerdoíem^ donde 
•e hü corregido y á. Emérita:. 
CivHath (tú lugar é^iMtatis) 
¿orno íf|iae la :locuc¡cm ; pütfl 
)o Emérito oo corresponda á \ú 
edad^ sino á la Ciudad que s# 
Uama Emérita. Y á esto mis^ 
ino. favorece» el, prixíeso de. U 
histof ia que tfli jrefiejfe : con^ 
viene á saber que el ObisfM^ 
de Córdoba ¡iygino ^'noíkci» 
^D de loque pasaba^quandosé 
empeaói propagar 4a:4beregía 
4cuPctscilia9oo^:á quien/ptme> 
iperpn i f -^guieron . algonot 
Obispos, viti^'cbenta' i Idaeio^ 

S' ira que ocurriese al mat, qolfc 
yginot por estar vecino, sap 
hfa amenazaba: j^ua^i/jrgfitiíi 
0gÍQUs se escribe aiií poco dcsr 
píx^y.B^Mput Qcrduhensh 
es mcitm ügens romper tx^ ^ mí 
idacium Bmeritte mtviis Síh 
aetdetem tefetu Hstc coafífi, 6 



doba , viene bien con* Mérkta; 
pues son Sedes confinantes, sift > 
haber 6tra en medio de las dos. 
Aqu¿l recurrir á Idapio, para 
que cuidase de Yi causa de<l«| 
Obispos, favorece á da liUsma 
Sede Emeritense , cómo Mc^ 
Irópoli de la Lusitania, donde 
andaba ya la infieccion ;. y'i 
cu y^proviñcia pertenecían hif 
DÑspos fautores dé.^PrisciliaH^ 
no vComo se vio por el^^ecio 
dequelelijcieron Obispo Abó* 
S^^nsé, Iglesia de la Lusitaniá, 
tt> que, los supone de oina mi^ 
v^t Proviociaj;Añadiese queel 
Obisporagfegado iá.Jdaclo«eó 
la persecución deiPrisdilsami^ 
^ra también <)e(Lu6Ítania^<Usa> 
hobense;«y ludo.junt^ «ntf la 
1i0z£i»er/hret3q>res8da^ Mfnb 
üaat» ii2;Sii>pÍ!PJ04 .no:f ernuit 
otro nsQurwsobre:^ :$edeM^ 
Idacjo, mas que'^á la:£fnt«m£^ 
aOjCOiDo capáial de^LiIsHania^ 
entia qjuah se vue^Vfi ^.matiH 
faaoin ti foüti> üAi^ lopolhico \ 

qsuaQdo!lea HiáñiddeiiH9 eit^ 
pdn%6l!perl^iqpl^cia/etíiense df 

toda hi bnSiCfliniatá^P^cencii^ 

como h)tgo xliceasoa al 4i¿a,M 

de Amonio. T . ¿ s • 

. 40 &iar puesiiObinpOn^ 
Mértda eJ^Uai^ ái^ien S|^ 
pkto afírina^ /que «Ij |^>j;UdQ 
deCórdoba'diópar (ede ío qu^ 
pasaba en su Provincia act^cj» 



^ 



ng^ EspaKaSkgréda. 
dfda ottfevt per irictdsf sima scsc* 
¡tair4e Rrisciliaoo^ eo qnéesta^ 
bta ya toficsooados varios puer 
bkte d( Galicia 9 y de Lusita* 
iiia;;y esfedialmente idcis 0\fii^ 
pos de está' Ptrovincía, llama-* 
dos i Instaácio.y ^lyiaQo ^ lot 
quales fueron seducidos tad/ 
ciega y tercaménú dp la pes¿: 
tileate doctrina ^ que qo solti 
protegiaa á PrisctQaoo cop su 
asenso, sino que llegáronla 
conjurarse de que siempre lo 
defenderían. 

41 Idacio como Gefe y 
Pastor de la Provincia eoipezo 
i proceder contra los tu^ba* 
dores: pero dejándose llevar 
delr ¿elo cda mas exceso de lo 
que padia U coyunura, trat6 
al Obispo lostancio ^ y á loé 
de 10 partido con dureaá ^ d« 
nécfve que exasperando los>aai- 
Mos, eir lugar de sua viinr y re« 
primir los daños, encrodect¿ 
las herMas\| y la azeyte que 
liabia de gastar en la curación, 
airyió para eniudecef el íhcmk 
dio. Lkgó d ifíjego á tomar 
tanto 'Ower poique noalcania^ 
ba ya Idacio á poder' apagar^ 
)o. Juntáronse et» Zaragoza [en 
el año de 380.I los Obispos de 
fispsPña^ y ialgunm dé Aquita* 
nkv V^4t 14 menos fiíeron d6^ 
c*¿ eneré tbdos^ oegun hoy per- 
íK^erán k>9 nombres. Entréis- 
tos leemos los de Uacip y Mar 



TrA. 4r. Cap. B. 
jcio^ expresados én Sal^ielou 
Idacio^ es el de Mér ida. lucio 
era Obiipo de Osonoba en Lu* 
aitania : pues aunque el Sulpt 
cío se escriba S^ssubeme^ troiD- 
vienen los' Autores eo \^t Ofh 
^m4fhi^%> Ciudad i Efíiscopal, 
cayo titulo consta anteceden- 
temente desde^el Concilio de 
EliberL A. este kacso dieroa 
)ós Padres de Zaragoza la ccm 
misión de publicar los dec ^etoa 
del Concilio, en que habiao s¡^ 
do condenados los Obispos Ins* 
tancio y Salviano (que na M 
atrevieron ¿concuirir al Syoo» 
d6| y los l^os Helpidio^ j 
Prísciliano ;• excomulgando á 
los que comunicasen con ellos^ 
y especialmente al Obispo Hy*» 
gino, que habiendo sido el de- 
lator , fué lu^o cómplice. 
- 4a Los perversos Obispoa 
Ipssíeróoá Prisciliano por Obís>* 
po A búlense , pitra que con la 
fepotackm de. aquel honor to«» 
viese nns recomendacioa sa 
coodvcui.ldacio y. kacio iati^ 
mentaron entonoes la oposi^ 
cíoa 9 tirando á cortar Jos da^ 
fiop en el principio^ y.consi«- 
derando que ya no eran por sí 
su iicientes p^ra reprimir losre* 
corrieron al Emperador Graf 
ciano : el qual por aojllcitud de 
Idacio dio ^rdcn de qii6 lodos 
los hereges fuesenV excluidos 
de las Iglesias y Ciudades* los- 



Obispos de Méríáa. Idada 153 

tsficio , Salvtaiio, y Priscilia- fiti de cortar los pasos á los he- 



no fueron á Roma, á ver si lo- 
graban purificarse con el Pa- 
pa ^ que era entonces $• Dá- 
maso: pero nojqueríendo éste 
admitirlos á su vista, y haden- 
éo luego lo mismo S. Ambro- 
sio en Milán ; recurrieron á la 
Corte Imperial, donde con dÍ7 
ñero y malas artes corrompie- 
ron á Macedonto , Gran Maes- 
tre del Palacio, y sacaron De- 
creto de ser restituidos á sus 
Iglesias , en el año de gSs* 

43 Armados con aq^iel De- 
creto volvieron á España Ins- 
tando , y Prisciliano (Salvia- 
no habia muerto en Roma) y 
no solo recuperaron sus Igle- 
sias^ sino que corrompieron al 
Procónsul Vol venció; de suer- 
te^ que aunque á nuestro Me- 
tropolitano ídacio no le falca- 
ba voluntad de resistir, desis- 
tió por falta de fuerzas , vien- 
do ya al Procónsul de parte de 
los contrarios. Estos acusaron 
en su Tribunal i Itacto de per* 
turbador délas Iglesias, y que- 
riendo prenderle con la fuer- 
za, tuvo éste que huir al Pre- 
fecto Gregorio, que residía en 
las Galias. £1 Prefecto Preto- 
rio informado de lo que pasa- 
ba , dio orden de que fuesen 
llevados á su presencia los per* 
turbadores, y al mismo tiem- 
po informó al Emperador . i 

Tom. XIII. 



reges: pero esta prevención no 
llegó á tiempo: pues hallándo- 
se el Palacio corrompido de la 
avarida, estaban de venta to- 
dos los expedientes , y los he- 
reges habían ya sobornado al 
Gran Maestre del Palacio Ma-, 
cedonio, que facilitó Decreta 
del Emperador^ inhibiendo al. 
Prefecto sobre el conocimiento 
de la causa , y mandando se 
devolviese al Vicario de Espa- 
ña. Envió también Ministros 
que cogiesen á Itacio, y le vol- 
viesen á España desde Treve-, 
ris, donde estaba retirado, es- 
peran do el efecto de la voz que 
corría, sobre que Mashn0 ha- 
bía sido publicado Emperador 
en las Bretañas , y que luego 
entraría en las Galias^t como 
se verificó : con lo que frus** 
trandp astutamente á los Mh 
nistros que venían i buscarle^ 
y defendido por el Prelado de 
Treveris ; logró Itacio infor- 
mar en la misma Ciudad á Má- 
ximo, y éste dio orden al Pre- 
fecto Pretorio de las Gallas, y 
al Vicario de España, para que 
los hereges compareciesen á 
Synodo en Bourdeaux^ como 
en efecto se hizo |[en el año de 
384.] pasando allá Instando y 
Prisr*Uano, yJos Obispos Ida- 
ci< de Mérida, y Itacio d^ 
Q«onoba: los quales viendo que 



I j¡4 España Sagrada. 

Priscíltano apeló al Cesar, le 
fueron siguiendo allá, perdien* 
do el loor de perseguir á los 
hereges, por quanto se propa- 
saron en el exceso de tirar á 
vencer , aunque fuese á costa 
de derramar la sangre de los 
contrarios. 

44 El que mas rinconada 
estaba en la acusacionvfaé Ita- 
cío : tanto que S. Martin le re- 
prehendió en la misma Ciudad 
de Treveris» tirando á que de- 
sistiese ; y al Emperador le ro- 
gó, que no derramase la san-- 
gre de los infelices, tomando 
por bastante castiga que fue- 
sen echados de sus Iglesias,, 
por haber sido declarados he*^ 
reges en Concilio de Obispos. 
Añadió el Sanio, que era cosa 
ilicita^ y jamás oidaí, el que utk 
Juez secular sentenciase una 
£ausa de la Iglesia» En ña di6 
Dios tanta fuerza á las pala-^ 
bras del Santísimo Prelado, que 
no se vio la causa mientras el 
Santo se mantuvo ert Treveris» 
y al salir le dio Máximo pala- 
bra de que no correrla sangre: 
pero ausentado San Martin, 
enardecieron al Emperador los 
Obispos Magno y Rufo: y re- 
mitida la causa al Prefecto, que 
era hombre severo, fué Pris- 
ciliano declarado reo, y el pro* 
¿eso pasó ^ Emperador. H^^ 
ta aqui siguieron la instancia 



Trat. 41. Cap. 8. 
los Obispos acusadores, entre 
quienes sobresalía Itacio: y co^ 
nociendo éste, que parecería 
muy mal á los Obispos su asis- 
tencia en un juicio que era ya 
ultimo en sentencia capital, se 
retiró del examen que se iba á 
hacer en presencia del Empe- 
rador : pero era ya tarde ^ por 
estar actuada la sentencia; y 
en fin de orden de Máximo fue** 
ron degollados en Treveris 
Prisciliano , y otros sussequa- 
ces en el año de 385» según 
S* Prospero ^ ó en el 387- según 
Idacio, de lo que tf atareifios al 
hablar de Prisciliano en ta Igle- 
sia Abutense. 

4S^ Todo esto ha sida ne- 
cesario referir con Sulpicto en 
la causa de nuestro Metropo- 
litano Idacio, por lo que le per- 
tenece desde el principio (en 
que procedió contra los Obis- 
pos discípulos de Prisciliano) 
hasta el 6n de la sentencia: pues 
ésta según $.. Geronymo se 
efectuó por facción de Idacia 
y Itacio: Priscilianus yíbilét 
Episcopus ,, qui factime Hy^^ 
dacíi & Ithacii Treveris ¿t^Mor 
ximo Tyranuo ce sus es€ <S?r. 
[cap*Tai»deVir»¡ll«str.] Des- 
pués de aquel suceso se siguie- 
ron otros muy funestos, que se 
tocarán en otra parte. Itacio 
fué convencido de reo en la 
Aiueiíte de Prisciliano, por mas 






\ 



OMspos 4e Mérkia. láatciBé^ IS5 

que procuraba dUculparse de qeguido al detrusus^ sin comai 

-ai piwto entre las dos, diccip* 
jj^, loqiie no forma seoiidí^ 
y el cpQliexCo pide Nam Ida-^ 
cius^ como tienen ya notado 
Sigonio^ y D, Nicolás Anto- 
nio* TileíaoQt hnbíer^ seguidQ 
este dictamen^ co«^o se ie hi^t 
biera preveai<iúi|* pues por el 
contexto corrigió la vó¿ de 
Trachio en Idacio^ quando SiiÍt 
plcio usa de aquella ec^ la pag^ 
i74« y meaos dista Nardaciu^f 
de Nam Ida^us^ q^e T^achi^ 
de Idacio: pero unoi y otro de* 
be entenderse asi por el con- 
texto : según lo qual resulta^ 
que auestroMetropolicanoIdar 
i;ió vivió después .del suplicia 
de Prtsciliaoo: lo que se comr 
prueba también por S. Qero* 
nymo, que defiere la muerte 
del heresiarca á la instancia^ 
facción de Idacio y . Itacio : y 
asi como Itacio viviai quauda 
murió Prisciliano: ; . lo mism# 
sucedió en el otro acusador 
Idacio. 

47 Pero lo mas es , que el 
texto<de Sulpicio prueba que 
sobrevivieron las dos acusado* 
xts^ quando distingue tos efec* 
tos^ diciendo, qjue Itacio fué 
convencido de reo^y.depoes^ 
lo de la Sede: pero que el oiré 
renunció de suyo, es]N)ntánea¿ 



lo ¿lizq por cpnsejo de 
i)tros. Privarpníe de la comur 
siop de los Fieles, como esci^i- 
be Prospero : fué depuesto del 
Obispado, según $.^ulpicio: 
jdemas de jestp le desterr;Eiron<i 
y murió en el destierro , . im- 
.perando Theodosio y Valenti- 
^iano (como escribe S.Isido* 
xo) (i) lo que fué antes del 
392. en que falleció Valenti-p 
:iiiano, según el Cb^onicon d$ 
Jdacio. , , ; 

. 46 Tilemont .viendo, qu^ 
después de la muerte de Pris* 
ciliano no se vuelve á oir el 
nombre de nuestro Idacio, se 
inclinó i creer, que murió ano- 
tes que Prisciliano, Pero Qode-* 
bemosadoptar el dictamen: si« 
no decir que éste fué el Prela- 
do de quien SulfHcio afirma 
haber sido menos culpable que 
Itacio, y que voluntariamente 
renunció el Obispado: Solus 
tamen omnium [Ithacíus] EpiS'- 
copa$u detrusus^ Nam Idacius^ 
Jicéí minus nocens^ sponte se 
Episcopatú abdicaverat [lib. 
a. in fíne.3. La alucinación de 
Tilemont consistió en que en 
lugar de Nam Idacius , puso 
la £dicion Antuerpiense del 
Ml^ ÍA^ qü« él usó, y yo ten- 
go en mi Éstu4^) Nardacius^ 



Va 



^0 



1 §6 Espaita Sagrada. 

nenie el Obispado. Esto sti* 
pone (a dtstíncto» de ías pér^ 
<80Qas , f que ¿mboá:^Cii9adó- 
res Vhrtan áespues de muerto 
el reo. Los acusadores fueron 
seg^n Su^picío Idacio y Itacro, 
de quienes afirma, que quaa^ 
do MáxiMb aVo€^ó''á sí á los 
teos/lóíí' siguieron estoá dos 
faastat la Corte, qué era entoo-^ 
tes Tréveris: Omnes quos cau- 
éa ihv&herat^ ad' Regem de* 
thicti : Secué^ etietm accusttto^ 
Yes\,' IdaciiiS & IthdciM Épis^ 
coph Aquí se vé á Idacio -con 
Itacio ea la Corte donde se hi- 
zo luego el castigo de Prts^ 
ti-liaDo ; y que estos eran }oi 
^acusadores* Si Idacio hubiera 
muerto alli antes que ti reo^ 
iH> lo hubiera callado S Sulp^- 
'cfo , siendo cois# tan sobresa- 
liente, como parte principal 
en los Actores, y mas not^íble 
«que la muerte de Salvinno en 
Roma , de la qual hizo men-* 
cion expresa. Viendo pues que 
después del suplicio de loslie- 
reges, trata de dos Obispos 
acusadores, uf^o privado, otro 
que renunció voluntariamente; 
es preciso decir, que éste era 
Idacio i pues el primero fué 
Itacio^y como allí se expresa. 
Por tanto queda convencida la 
kccionde Mam Idacius en vk^ 



TVaf . 4k Cip. 8. 

tud del contexto. 

48 * Tlletfiont (i) viendd 
que en S. P*üS)5lpro , y S. Isidó^ 
ro sé nombran 1 tocia y Ursá^ 
ch los dos Obispos castigados 
por la sangrienta persecución 
de Prisciliano , los quiso con- 
ciliar con el Itació y^ Nardá- 
cio-,. (que supuso en S. Sulpi-* 
ero) diciendo que í/'ría^r* se 
IlanOaba también NardaciB. Pe- 
ro aunque hubiera documento 
i^Q afirmara^ haber Muido los 
dos nombres, todavía eta difih 
c¡r persuadir él' intento : pues 
si Sulpicío, como único coetá- 
neo, ha dé ser por quien se e«- 
pfliquen, ó corrijan tos peste* 
riores (como dice alli Tile» 
niont) óesará toda la diferen* 
cia, leyendo por Nardacius 
Nam Idacius, y arreglando # 
está i>eccion las demás. La ra« 
2on es , porque ni Nardacio^ 
ni Ursacio han sido tonteados 
en boca ei! tod(' el pioeeso de 
Sulptcio antes de la muerte de 
los reos. Pues si no han sonado 
entre los acu^^dores, á qué fia 
viene la exf resiím del castigo 
en quien ro ha inlluido en él 
exceso? Si antes tenii:mos dos 
peiseguidoiis, uno Itacio, otro 
Wacio ,^qu}én mttedespues en 
lugir de éste un segundo ^ no 
oiencióñada en la causa , sia 



(1) Twno VIH. tit. Leí Priscinianistes artilc. tp 



r 



O^sposáe Metida, láacta. "^ 'í$T 

prevenir el motivo de introdu- en Sulpicio el Nafdami y que- 



€ir de repentefea di casi*go al 
que xiufica sonó, en U cufpa? 
Qué bizo éste Nardacio , ó 
quánd<> tttVo lugar de encarni* 
aarse contra Prisciliaoó^ sien 
el uliimo viage desde Bour* 
deaux á Treverts ^ vernos que 
le slguieroia Itacio y Idacto? 
Quién nos ^uita de eo o^dio 
irepeniinamente á Idacio^ subs- 
tituyendo otro nuncaoido, á 
quien pene castigado^ sin men- 
cionarle rjQD? . ' 
^ 4^ Esta raaon bastaba pa- 
ra *no admitir el nombre; de 
.K^rdacio ^ ni Ursacia , y con<* 
servar los de itacio y Idacio 
en lo?' !do$ Obispos excomulr 
gados panel exceso de ia acm- 
liacioa. P^ro se acabf^ de con- 
vencer por el texto dado de 
S. Gerooyipo^ donde después 
.de lamyerte de Prisciliano ve^ 
nos non^rado á Idacio con 
Itacio conu> Actores del supli- 
cio , sin que entre la variedad 
jáe ediciones que desfiguraron 
los nonobres^ haya alguna que 
jrefiFies^iá Ursa^sio^, ni á Nari- 
dacio: Luegc]^ e&tos deben ¡re- 
putarse desfigurado^: y decir 
que en Prosperóse corrompió 
el Ursació (siguiendo Juego 
aquella yaz & Isidoro) coo^ 



darnos en el lance del casti§» 
de los acusadores coarkxs mia- 
mos nombres d^ Idacia y Ua^ 
cio^ que hallamos ea los per- 
seguidores. 

50 Fué pues nuestro Ida<^ 
ció privado f como^ I^cia, de 
la comunión de los Eteles ^ j 
no hubo necesidad de priva rk 
de la Sede j porque conécien^ 
do su exceso, depuso yohinul» 
riamente el honor. Este^ hii^ 
jntlde conocimiento y' ki*Qntír 
GÍpacion en la penitencia^;) Ip 
libró de la pena del destierikl^ 
que fué aplicada á Itacio^^iuea 
& Isidoro no refiere el déstieii- 
n>ina${que en itacio. Snlpicio 
dice con expresión* v que klai- 
cío fué fitteaos .nocivÁ que el 
compañero, y que con rtodo 
eso renunoió espontajieamei»^ 
te la dignidad. • . 

- . ^ i 'Hasta aqni. es Ikudaisíé' 
la peniteocia de Idatiio: pero 
<luego la desairó :' pues mal 
persuadido de otros, ó sfage»* 
riéndole ei- enemigo el mal 
egemplo de sujintepesM.Maii- 
cial 4J pre tendió *volvet!ft^cRi- 
par. 'la. Sede v : ique había* fcéfr 
nunciado. .Asi <Í0 expiesk tSub- 
picio (tVNo prosigue el San» 
tu en continuar loa sucesos t'^ 



9iftciMd$, tmi ¡fiatii atmswn locum remeteré $iíUa*S€U 



^g^ España Sagrada.' 

€s¡ tampoco podremos expe- 
la la» coasequencias^ por no 
haber 'idocumen tos. Parece lo 
Maseneible; que muriese ida^ 
cío privado del honor , como 
quien estaba removido de la 
comunión de los Fieles desde 
el año. 389. en que Prospero 
refiere aquella pena; hablen* 
do sido muerto en el ano an-*- 
tes el Tfrano Máximo , que 
los protegía. Vivían pues Ita* 
cao y ídacto en el año 389. El 
•primero murió antes del 392. 
'.y ^e parece mas antiguo que 
Jdaoio :. pues. firmó primero en 
iCd,Qoncilió de Zaragoza , por 
410 estar introducido todavía 
el fuero dé que el Metropoli- 
tano pnecediese iaera de su 
Provincia á todos'los compro^ 
vinciales, si no hay yerro en 
los nombres ^ ó en el orden. 
Desde el año de 379. en que 
fueron Cónsules Ausonio y Oly- 
hfio ya^ hallamos en el Chro- 
oicon de Prospero la heregía 
4e Prisciliano : y como Idacio 
jempezó desde luego á perse- 
guir á los: que le seguíais cons- 
•ta>hallar9e presidiendo' eo Mé- 
-rida anteceden temeate« Igno- 
liase lo qcre vivió después del 
^oo 389. ep que fué privado de 
<^9L cocnunton de los Fieles: pe- 
ro sabemos que mas de diez 
«9a«i «AfiM^e hallaba Prelado 



Trat. 41- Cap. 8. 
Emeritense, persiguiendo á loa 
Prisciliadistas desde su origeb, 
esto es , desde el año 379. coa 
lo que viene bien la Chronolo- 
gia del Concilio L de Zarago^ 
za , colocado en el año de 380. 
esto es , en el año después de 
fraguar Prisciliano su heregía: 
porque en aquel año primero 
se empezó á propagar ^ y á 
ser perseguida por Idacio: pe- 
ro no pudiendo ser apagada 
por éste , se juntó en el año 
siguiente el SyooÜo en que lee- 
mos los nombres de Idado y 
de Itacio. Asistió también Ida- 
cio con Itac4o al Concilio Bar* 
digalense, donde fueron de or- 
den del Tyrano Máximo los 
hereges : y desde allí * pasaron 
unos y otros á Treveris, co« 
mo expresa Sulpicio en las pa- 
labras dadas : según las qua*- 
les se vé la ligereza con que 
procedió Moreno de Vargas» 
guando repitió , que desde el 
Concilio de Zaragoza no vol« 
vio Sulpicio i nombrar mas á 
Idacio, sino á Itacio: lo que 
^s falso : y por lo mismo ft 
arruina quanto quiso edificar 
sobre aquel fundamenta 

$2 Otra especie apunta 

alli en orden á que este Idacio 

*tuvo por sobrenombre el de 

Claro 9 alegando para ello á 

Sulpicio 9 en cuyo nonibre po- 



obispos de MiHda. Idaciá. r' i^f 

Be (i) ad Idacium j cognomen- §3 D. Nicd as Antonio (2) 



to Clarum EmerHíe a^tatis Sa-^ 
eerdotem refert. Pero esto prue» 
ba la poca exactitud ea cónsul*^ 
tar las Obras de los Escrito* 
res en sus textos : 'porque en 
Sulpicio no hay tal sobrenom-^ 
bre de Claro : y si le hubiera^ 
debiera Moreno haber aplica^ 
do á este su Idacio la Obra: 
que contra Prisciliano escribió 
Itacio el Claro, (según S* Isí« 
doro) lo que no se atrevió á 
asegurar (aunque lo apuntó) 
dícioido queejt escrito contra 
Priscilmno era del Idacio de 
Lamegor cosa muy descami* 
nada ^ como se propuso en el 
Idacio Ilustrado : pues aquel 
escrito fué de uno de los acu-( 
sadores de Prisciliano y exco-* 
mulgado por el exceso en su 
j^ersecucion : _y esto no pudo 
convenir al Idacio, que llaman 
de LamegOt el quat escribió 
mas- de ochenta anos después 
de morir Prisciliano ^ en el de 
469. Convino pues á uno de 
los dos perseguidores V de que 
hemos hablado : y éste fué Ita* 
ció de Osouoba ( segnn lo prer» 
Tenido en el lugar citado del 
Tomo IV.) no el Idacio de 
Mérida. 



atribuyó i nuestro IdaciaEmei 
ritensé el dictado de Claro,' j]^ 
la Obra que $an Isidoro apiíca 
al deteste' sobrenombré V refi^ 
riendo en nombre del Santo lias 
pialabras siguientes : Idatius 
Hispaniartm Episcopus ^ cogr 
nomento & elaquio Clarus^ 
scrípsifi&c. (3)1^ro si se.pre4 
gun<a de dónde isacó el nom^f 
bre de Idacio para proponer^ 
le aquí como constante , digo 
que Bo fué de las edicianes de 
$» Isidoro: porque tenjendo y q 
las que se han hecho de laé 
Obras del Santo ^ dos en Pa« 
rís y una en Madrid ^ y otra en 
Colonia ; todas usan en este 
lance del nombre Itacíns^ y 
ninguna del Idaciuy^ .Viendo 
pues en Sulpicio distinguidos 
los nombres y personas de los 
dos Obispos de £spaña> cdn^ 
temporáneos de PrisciUa^op 
uno Idacio ,r otro Itacio ; y ha^f 
liando en las Obras de & IsíHF 
doro á Itacio (en loque míra.S 
la Obra contra et citado here? 
siarca ) y 00 á Idacio^ por qué^ 
razón hemos de ptKter alU stf 
nombre, y no el de Itacio?; b 
54 El P.. Andrés Escoto (4)1 
puso Itacius : y en la nota (5) 



s 



Y\ FoK 127.. ?•" (12) Sn ru ÉihKoftieca antigua tít. 2. num. t%S, • '^* 

'3) Véase Tomo V. pag. 4$ i. (4) En la flana %• del Tomo IL de la Hit^ 

fanh musrraia (j) De ¡a pag. 17. 



;<.^- 

j 



I ;. 



n> 



i60 España Sagrada J 

^nijgiÁ^ que debía leerse Ida- 
enm'^ Mlepaido para esto á Sh* 
gebertó ^ Tríthemio , y Vaseos 
eomo si estos; tn^rao ma» au* 
toirdad» que ios Códices de las 
Oblas de San Isidoro. Pero lo 
mas es que en esto tuvo uoa 
graode equivocación Escotó: 
pues Sígeberto (i).. habla de 
Idacio Lemicense, Escritor del 
Ghronicou^ al quaLcorrespon* 
de el nombre que allí expresa 
de Idacio : pero este es ntujr 
diverso del Claro; como se ha 
preveai do^^jr ^eomo i^oasta tam- 
bién por S. Isidoro, que habló 
de los dos como diversos. Va- 
feo (en el lugar qae Escoto ci« 
ta , del arlo 410.) trata ^xpre- 
s^meate del Idacio Lemicen- 
sey(como Sigebertb) sin men« 
cidnar al Claro ; y asi ambos 
«aan biea el nombre de Idacio: 



pero ao sirven para corregir 
etitacío de 3* Isidoro, coa so* 
brénpmbre de Claro , porque 
hablan de perdonas distintas. 
Trithemio usó también del 
nombre de Idacio: pero fué 

g>rque trata del Lemicense, 
scrifór del Chron¡coa:y aña* 
dio lá alucinación de confun- 
dirler con el Claro, haciendo de 
los dos una persona , con un 
nombre, un apellido., y unos 
mismos Ése ritos. No debe pues 



Trat. 41. Cap. 9. 
corregirse el itacio de S. Tsido* 
ro por el Idacio de los mencio* 
nados: pues el mismo S. Isido*. 
ro en todas las ediciones de sus 
Obras, los distinguió bien, se-^ 
gun el nombre, dictados, tiem* 
pos , y escritos : y asi aunque 
en las Colecciones de l^iris iJ'* 
iustrihus se lee Idacius , ha* 
blando del Claro, debe corre** 
girse Itacius , como en las 
Obras del Santo* Y de todo re^ 
sulta^; que el Claro , el Escri- 
tor cratra Prisciliano , no fué 
el Emerítense : porque éste no^ 
se llamó Itacio , sino Idacio; j 
el Escritor no fué^Idacio, sino 
Itacio. Fué pues el impugna* 
dor de Prisciliano el Osono* 
bense., como se dijo en el To« 
mo IV. Del nuestro no pode*» 
mos añrmar , que escrtbieser 
sino que vista la muerte de 
Prisciliano, y conociendo 1<^ 
que habia cooperado á ella; hi« 
zo dejación de la Sede. 

55 Lo que se puede aña* 
dir es, que en su tiempo se 
celebró el Concilio de los Obis- 
pos Lusitanos, que menciona 
el Concilio primero de Tole^^ 
do : porque , según diremos al 
hablar de los Concilios de Mé* 
rida , es muy probable que in- 
cidió el mencionado Concilio 
en el Pontificado de idacio. 



*•.)*. )i . ^ .t, 



^) S» ti café 18.. en qui U ata* 



ffiteose 



. *• 



, pATRuma 

Desde cerca del ^8^. hastei 

i>^ ; ' ' fren» del '^i\ 



r\', 



A 



/ Otfhpci ie MérUa. PatrudiiÁ t i^t 

StfCtfflMJe e& la SedeJEme^ ^16 , y^bafa46 ea ftrimcc.Iogfii^ 

al empezar Ig Ses^ de^lc^ 
Cánones, propQoiefldo comi^ 
fiíodaitoetito de. coda la Disci<^ 
plioa £cle9¡á9Uca , la obsex* 
vaociá del Sfanlo ConcilioiNi* 
oeiiOiM I* Noaotcos (dijoJl JtiiMf 

tunos discordes, Qbrai)d9.]U((qf 
Míen sas! Iglesias unas cosas, j 
M otros otras, de lo que resu^ 
^.ta un género de escándale;» 
t»«|i]ei pasa ;á císma« Poritant» 
«necesitamos díecretar íp 411^ 

^v^M obseriremos UQi£;>r^Ei^ 
«refrende lasordeníctonesd^ 

mIos Clérigos*. Y en prifn^v Üfr 
«igar roe.pajTQbe.se debp.ponej 
y¿pM ftthdameato |oieití|bl(;cir 
^tdo en ei^ Niceno^ ^e.^^ert^ 
trqne nadie dexe^d* xío^xíí^ 
9» sus Decretos.*^ ü esuftaihprjir 
dente y religiosa proposifíipf 
respondieron iqdoi AnsiQbis^ 
fM» , 4^ie^ let; «grad^b» hfiMs 
dando t|ile si alflMnoU4iaibA?pd9 
lo alli establecido^ sci^trevier 
se á exeeutat otrü ofsa^esfi.tal 
•e tenga: por cKooniulgad^^ t 
' $6 . Oespues de .tan ^n> 

dnMefundamenítOff^rotfedMifili 
édecretAf 4o demaa.^^jWf^pr 
altaba espreáion{tnd¡v¡du$A, y 
ei todo 1 legó á veinte} Canopea, 
^oe íirnuMMNi. lAs diéa^y ma&if 

<PrcladQ45del .Cob¿U|9M4Írnifa[^ 
ifk i^rimebo ^de>^o3nnuMl^ 
Obispo Patruino, cuyo nota* 
bce se^escfibié ^ottfM e^ /as 



^ S6' Dei&ste, ni de otros su- 
eesorbs^no tuvieron noticia 
ios* que han corito de -Mért-* 
4a^'>por néf baber tenido pré.* 
4Mhrtb»la Episüéta del Papa San 
JaoéenitfíoL escrita á los Pa- 
dres del Concilio dé Toledo^ 
que publicó conupleta el CL 
Síraiondo,y solo en ella se 
declara la Iglesia 4e Patruino, 
que fué Mérida^'^tt oiiyo desi^ 
eubrimieoto se^^maniAesta la 
poca solidez cop que procedie- 
ren algunos Escritores,, que 
por* las cosas* de este ilustre 
rretaéo quisieron easaUar^á 
M ras Iglesias. 

^ 57 Hrzose famoso nuestro 
Obispo por haber asistido * al 
CoocHio Primero de iTcdedo» 
celebrado en él afiode quatro^ 
cientosv como queda probado 
mn d Tomo VL Y no aolotfué 
mno de los que concurrieron' á 
la causa de los P^riscilíanistas 
^niaquel Condlio,sinoqjiietu«- 
iio el Honor ds? ser el P? iniero 
^ todbsIoS'Obisposqnecttm^ 
pusieron el Synoda Por tanto 
lile Patruino el que los preili-- 
Tom. XIIl. 



i6á España' SSgraHa, 

^gro' en óWós > eo I» E-péstd. 

lá de San Inoéeifck) 1. Ptarui' 

tó> , que e* el ^we prévAlece. ' 

• ^^- Cóttíd 'rtirtgüBó «de. U» 



ft ar" Vos' ,rrR>de r Ao* pá í* j con* 
tr a he r « n u^st ro Obispo a djoo» 
^ meí<ir lesfparecWk Boobj^sk 
«^íéíiddle preMdir «efeíCoiicilia 
•eatbfadcí «i totedOAiihocqoi^ 
%o"^éáéík 41 otta Igltsw V yjle 
lÉ^plícrt'irta «ly». Péro«ioq«e» 
tKi ^tf'i^batidiíeftVl'FoinoVi. 
H )» Q. -Nwot*} ^ Antón to (o):^te 

/16ftttK^<0()í»>GiH»f dowile PoííTv 
iU>'H'ieVd4iie> ftVáearemei Esto 
■\ied a 4i^h^clf»«ii ietTf móVL 
^^r«(tfr muy t:la«a ld>di!«(i»« 
tto#i*íiííéi|Muír»oí yjií^aiMiif 
«eq*ft¿s«ateí'W»í ía rdifertfnoib 
tfi los n«Anbt«»4«Sa>9'1»l' loÍ 
|ld<íhos>4"d< ;qu« Haftraiao .fóé 
PrefHio^te , '>»§w«Bt!ttn aquri 
eóátiWo , «A qa« Paterno, de 
^W^í Atéi juégalo , y > cbnVeii» 

i1aAis(ti<>'abnque Itisg* coifocié 
4jV'iyíír»<íf»f'v*rtu4^* lo*«s- 

«¿n9i<ivi«latju£^ 'yl«} jtuc¿adt> 
«ft^lMi'vecotioCerie «liaitiiaóon^ 

-nott ffíii ,';ni. »V ■ - -•'T) 



Í^4Í. 4r\ Cap. 8. 
es''fiietttor déci» qde'^nRao, 
Presidente dei Synodo,:«oefa 
Obispo de Braga, cuyo Pt cia- 
do Patentó I fué' juz^^Ao por 
Patruino con los dem<rs Obis- 

6o Óaaftá/i»ue»\>que 1>^> 
truino no se debe aplicar £ 
Toledo, t^ á Brdgü; sftq» d 
Mecida:- porque esta etla qtre 
el Papa S< Inooencio nes 4ci 
¿lacóeiiiSirDecottaU losObi^ 
fos del! Synofto. d« iTole4a^ 
qtiaado iCB ' d'-Citillo ¡Vi dicd^ 
yqtte se oiga.U queji de Gre» 
goriOf Obisfo Emeriteose, coa» 
sagrado .en lugar de Patcníno, 
y« ' difutitot: « Gte%f^orik ttiam 

cordá^itmfs eft^cardinütns^ qae^ 
tela^. si qu0ktft^ gudiaiur : & 

' honor is alHHus jfmdi¿ttur^\i tm 
posríuut Í9f^ypi€ihfuam\ y^ofmr^im 
spiritus /kctimiá imsfirgaí. -fll 

' éi^ Miiiemr de Bal f uiho;^^^»- 

C'tioiiíKofe ¥ y^¥^ ^tk de cam 
claio')^ g^aisi¿K»docimienio«w 
debeijqiicdjEU*' duda tnépVíCmt 
4U Iglesia üi^i^é^da.^'iici^* 
(fi0ttde^.h;fhff.<HdO'Stt Pre}a«lA 
el Pf «i4eiift^ dAl »Gk>iir iüo «prir 



'.•jí*: 1 ^ ^^* A.\.:\ 



. f' 



• f 



\^ 






•♦• 



mero de Toledo. * el ttisniQ año «i ao es ún ifacíl 

calificar la antigüedad^ que ea 
el año de 400. concedió á Par 
truino U RrM4^9Ía id^ Con* 
cilio. Pero juntando esta anti-* 

güe4a4<;j(Hi UtraoM^ia ¿(sl'ffl- 
tecesor , resulta qujs 00 puede 
reñioverse la consagración del 
ano 387. pfir^:,qiie gsi tubiese 
PatruiíVí treijft gn9S.4ePrel^T 
?(aep f J 4e4905 V síeonJP^^r, 
peraaoticipapios, dos áno^^^nr 
el castigo de.PnsciliaoQ'; pue^! 
de taA¿ieo antic¡|»arse la ¿é^ 
jaci.on.de Idacio áfaSpde 385!^ 
y >« s^lvain^ ÍS% años. de, 
coQsagracioii e^.Patrúipo..! .. 

62 Colocado patriiino ,eQ 
la Sede Ésneritensé üe hallo 
luego con la qoyedad d^ que 
su.ant^ceioi; Idacia.ioceátáse 
turbarle :e;n la.. posesión 4, cqq 
el feo conato d^ {pretender res- 
tablecerse eq el honor de que 
laudablemente se h^bia reti- 
rado, como re6ére Sulpicio en- 
las palabras puestas eq el bum; 
51. Aquella pretcnsión fué en- 
derezada coatra'eljinniediató 
sucesor (como de suyp coñúa) 
lo que debe aplicarse á Patrui- 
OQ, según lo prevenido: mies 
i&steo<^^p6 ¿odoeles pacido ^U"^ 
hay desde Icl;icio Tiásf á cí áf 
de 406. y por tanto presictió 
Conéilío I. de T^kHó. 



: $ I Esta Presidencia de Pa« 
tr.MÍ/)o le correspondió en vitt 
fpd jdc ser ipl cni^. antiguo ^fi^ 
^e Jos $iie2 y osÁo> Obispo« 
m^i qpqcHrrieíoo |il,,$yno4Q 
pn el añor-de quatrocientos; 
puQs comK> Toledo 00 perte«i 
necia á ^ ^r^vjiif:i|i^;f«i(^H 
4í# eger^í ^ Tivrrq :t(r(>prt9: dft 

)^: antigüedad 4e U consagrar) 
¿joq er* y,a de uooa quincft 
99^Á esp^gio; i que el sfe^ta 
op^ dice^ po tHíiaÍJA ftírp de 
. 1<» Pf.eseetfis) H.ifi5 •*?««« l« 
lieclafadoei^ el^l^rite^^sorcQfis* 
tá haberse manteaid|0;ÚacÍQ 
en el honor i hasta el año de 
la iiiu;^!;^^ d^ Pmcilianp, en 
gue. ppnpcipodoi >shs /ew^so^ 
rcounc;í.á.l?fc4'^í4ad: y entop^ 
ees 6mpfz6 el.s|icesor, que es 
preciso decir fué Patruino, por 
q})aqto deotrp modo 119 pudie* 
ira ej Qbispo d^ .Mérida pre^^ 
dír|por fuero de máyoc. antir 
giiedad (único en a.qud tiem.^ 
po) á di^^ y ocho Prelados en 
el ano de quaxrocientos Un que 
ae tubo el .Concilio.) £1 año 
^ la Renuncia deldacio fué 
ea el de Ift; muerde de Priscir 
.Uaoo,, ^to^fv i^a el dq. 385. 
seguQ Sao Prospe^ro, o en el 
de 387. según Idacio: y si n^ 
ponemos la éjegcion de; Patrui,* 




la meacfotiAld^ Epístola, sabo« ' 
mos que teatí' sucesor, llama* 

do 

GilÉGORIO. 

• • . , . « • • _ 

^Desde cerca del 402. M 



p^\'lÁ mentom de este 
Prelado ^rs^vérá juota con la 
déPátrühiQ en la Carta <(ae'&* 
lDt>¿eacio, cuyas palabras di- 
tnos en el nuqfi. Í6. por las qua*' 
fes sabemos^ lo t. q\ieGrego* 
fío ^ué Obispo de ^í[ér¡da: lo 
á/que eVaitnmédHitosucésoc 
de Pátruiaorlo 3.^ue se halló 
con alguna querella ^ digna de 
proponer al Concilio de los Pa* 
d'rés, que se congregaron t%y^ 
nodo en' tiempo de S. Inócen* 
k\b\ á \qí qu^les mandó el San- 
to que le oyesen. La materia 
parece era de alguna contra- 
dicción que padeció Gregorio 
por parte de tos envidiosos dé 
su honor, esto es^ de algunos 
que desearían la Sede: y si iX 
mismo tiempo no hubo otro 
ObispQ del mismo nombre, te- 
nían los envidiosos motivo pa- 
T3 Ja'.'coñtradicción t porque 
Gré¿on<í después de recibir él 
l>a«í^$(íi(> >e habiá empleadjo 
en 'negocios forenses 9 según 
expresa allí S. Inocencio cq el 
título ^ÍV, por íoque.digimos, 
qiie SI no niebla éouwites otM 



Obispo llaiiMdo Gregorio, Vttíi^ 
bo motivo para contradecif al 
Eflíieritense: pues el que deá*^ 
pues de la gracia delbautisnlb 
egercia Causas»; ao debia ser 
admitido á la Clerecía, come 
expresa el Santo eo el tit; VL 
Gregorio tubo aquel empleo: 
había pues motivo para per« 
turbtitlea'^ro la querella no 
meió de eftd(<ó no se redujo f 
ello, ti enfpexó por álli) sino 
de algún exceso ó violencia 
qué sobrevino: pues afiade tí 
Papa la eoodicional de si pa^ 
iecié injuria centra su mérito: 
lo^que prueba, fundarse la qué* 
ja de Gregorio en otra cosa 
diversa del empleo forense: 
pues lo que solo proviniese de 
alli , 00 era ccMit ra su mérito. 
P^ró no sabemos eo que con- 
sistió la injuria individual- 
mente« 

64 '. El tiempo de estos su«» 
tesos fué el del mismo Papa 
S; Inocencio, que.gobe<*nó la 
Iglesia 'desde el año 4oi« y es* 
cribió la Carta mencionada 
antes del 409. según preveni- 
inds en el Tomo' VI pues eoroo 
en el afio dé 409. entraron los 
Barbados eff España, yempé^ 
asaron ias guerra^Maméntables 
que turbaron las Provincias; 
es preciso decir; que ia Carta 
precedió, ^ues no significa, nf 
supotie'^uer ra í¿\íüo paz: y ásl 



10^ ma» cmigtimdte es tedvciv^ nes contra el Canóii.^ 



Ja at e^i^aclo iatermedio, esto 
€8, cerca del aAo ^/ó^^ Eaton* 
cés DO sottf liabU fiíUlecido Pa^ 
44ruiiK»i sino que estaba ya'cofih 
sagrado el sucesor GrcKorió, 
'Como expresa d &iot<^ Padre: 
-y no sabiéndote el alio deter* 
-mtaado'de la muerte de Pa* 
iruino;<qWS^v]Nta fíOf 8e(»tieik»- 
'bre derafio 4oo«^eiP%tte ptesU 
díóel ConciHo de Toledo) io^ 
;aistireaios en el medio, que fué 
cerca del 402. Por enioncesie 
^iuéedió Gregorio i títtya causa 
"St^laéitimiriada ettia junta que 
^!si Obispos tübieroí^ de f autta 
ndií la Orta del PóntiÜce: que- 
dando- afianzado eñ -^jsu dtgD^- 
*dad i aunque' inese éátt el (^e« 
gório del Oficio fo&ensé í por« 
*que el Sünto Padre* kíocencié, 
-mirando á las turbaciones que 
los Priscilianistas hablan intro* 
ducido en las Iglesias , y con* 
siderando prudentísimemente 
'que la actual constitución tto 
pedia rigores que aumentasen 
4a inquietad ; sihd indulgencia 
-que acabase con las disensio- 
ües ; resolvió perdonar y ab-* 
4olv«r lo mal egecutado, pero 
^cott la caución de que én ade* 
lante no se tolerase el desor- 
den, sino que fuesen depuestos 
quantos efectuasen ordenacio- 



» ^6s Prosiguiendo -en pac 
Gregorio en laadmintatraciofi 
de su empleo, sobrevino la 
grave tTiirlMieioii deStti i^ntrada 
y guerras de los Alanos , que 
acompañadas de muertes, re* 
bos, y destrucc¡on^4^ í^rutos; 
ocasionaron una general tur- 
bación, pestilencia, y- iam- 
bre tan cruel, que "no solólas 
fieras entraban en /I95 pobla- 
ciones á comer carne huqiana, 
«viciadas en los eadi Veres que 
las batallas, la ihañíAire, y .ia 
^pestilencia 1a»^frao^eal¿n ; 
isino que lo» faombrts ¿tfomiaii 
á ^1<9 hombres,' Iann£lMS'á 
los hijos, como' refiere Idiscio. 
En* tan lamentables tfíaa pasa- 
rla sus noctíes luiestro Olbispo, 
llorabdo lo que hastit tOB'mi»-. 
'mos Barbaros sientieron : pues 
como no podían subsistir, si 
acababan con todo; resolvió* 
'ron pacificarse en tre-sf, y ecJaar 
suertes sobre los residuos, eh 
que A los Alanos les tocó Mé- 
rida con toda su Provincia, y 
la de Carthagena. Lo que dea- 
puesde esto sobrevino, y per- 
tenece al asunto, se tacó arri- 
ba (t). Fué aquella partición 
en el afíd'de 41 1, en'<que Gre^ 
gotio, cómo tenia piceos años 
de consagración , podo vivir^ 



(1) Th il cafi. $, ¿isdiit mm. it6. 



*w 



tvó Espu§9 SégnkfSé 

Y sobrevivir al¿iia tiempa: per 
ro no sabemos quanto: y asi 
¡pBMtemm i oiio Obispo. 



i. 



'/' 



ANTÓNIMO. 



•í> 



Desihémtes M 44^ hasta des* 

r fues del 448. ' 

. . La ignoraneia del tfio cb 
^e murtó Greigorio^ 0s cmh 
M de ^ue. tampoco sepamos 
ai Aatonioo le sucedió sin otro 
tn mtdio^ pues no consta al 
primer Año de An tonino. 

66 Pe este .Prelada taní» 
i]kX)o tobieron noticia D. Tho* 
inaa Tamay.o en el JÍpaspas- 
maeim de Reha Bmerirensh 
émir nt.Moceno de Vargas 00 
sorHistorta; por }o que aqu^l 
-pasó«ii blaneo todojo qiiehay 
desde' Idacio hasta el tiempo 
i de;! Rey Leovigildo, y éste in^ 
girió los fipmbres de Preladop 
lEmeriteaaes, que. encontró en 
testimonias fingidos, ya acer- 
ca 'del Concilio de. Braga Sti^ 
£ancraíi(h^ reducido al año de 
411. (de qi|e trataretnos so- 
i>re aquella fgle&ia) ya del 
ChroníTM de Julián Pérez. 
; 167 £1 nombre y dignidad 
de AAtwiao consta^ pqr el 
Chronicoo de Idacio (puesto 
en el Jqp^o IV.) donde sobre 
el año de 445. refiere, que en 
Astorga se habian ociitcado 



«ftoa hereges Mtf«iqmro9« eah 

4o es, 41009 sectarios de Pris- 

«iliano , los .quaka en aqudl 

táísmpo .solían nombrars^SiM^- 

4iique9s>:por %i^iiJU> afluells 

\ hercigía «ra jtto j^pnHinda «h^rr 

co , dondt .se> estancaron Ivi 

mas feas pestiteni>ias de. loa 

Gnoj^cm» y. d^ los< ^Mao^ 

queotH coffipc ^#i«a ISL P.. S» 

^Águstin.M«lUbro d^;Ul h^ 

regías cap. 70. f porjtq misr 

woo Prospérp Ty roo d^jo efi el 

Chrooicod Imperial wbr^ el 

nik». L de.TJ^eodo^to^ ^fi» ^1 

Ty r^iWQ Mwíipo acaJ?(6,«q T ijg- 

¿veris C09 losrMaqiqueoS: qwe x 

¿aliaron aUi y estoa eran Pri%* 

cfliano, y si^s sequaces. 

^8 Afuellos Priscilianistas 
de > Astorga . 4*uecp(i de^c u biei| - 
to?. y juagados ?poc. Santo Tp* 
rlbio^ y por el Obi^tpo Idacio, 
que escribe esto. Hicieron. pro* 
ceso contra I09 reos, y después 
ren^itieron ;lo actuado al Obis- 
po de Aí|éridA Aouiaino; In 
.^sturi^ensi . urhe Gall^teí^t 
4¡uidam tinte aliijmt annos tét^ 
Jentes Manich^i geetis Epis^ 
copalibus dete£untur^ quse ab 
idath^ff Turibio ^piscopis^ 
qui eos audierant , ad Antena^ 
nfsm Emeritensem Episcqptám 
directa sunt: en que no solo 
consta eV nombre y dignidad 
de nuestro Obispo, sino el he* 
cho de que loa dos tf ftri^os 



3e tos Ohkp» éü Mérito. Antonino. 1 67 
leaft'rfyroii luiActáB de aque^ tfy Preveoido imestro Obh*- 



^Ui^tthk^ i ftn (seg«fr prestí^ 
üiIéim) dtlqiie €stilbiese pre^ 
;reffidó: de) contagio , ^como 

2tttea era MeiropoUtaaade la 
usitatiia:^ coDftiíaiite canX^ 
Ack: -ó porcftie viéndoae ^e«->^ 
^tubíEMos Y {iersegnklos Im^«í$- 
regcs de Astorgav htIyeroD alw 
^imÓ6^ y fueron A parar i Mé*" 
«ida r en cay a • ^aposición era 
IfrecíM rñfijrrmár al Obi(ip«^ 
¿aiuMe cuenta de* to procesar 
alc^ ea la hi!3ta4fiaM,.para contrv 
«luareír la* pesquisa y semencia 
jáe losiqftfeaUlestubiesea» Iiy- 
ite^eiati^por el ocMitexto 4el 
Chrooicon de Idacio: pues ha- 
biendo referido esta especie 

sobre el añ(Í^tfe'^4fS?^'('''^^; 
el de 448. <pe un he rege iñÁ:-' 



po con aquella instrucción de 
Uacio^, y: 4e Toribio ^ descu^ 
brió al jra expresad o- Priscilia* 
nista, Pasceock), á quien preo» 
dio , precesando costra él: f 
iidbiéiidole oido f exAfnlaada( 
aemenciéqiié fties^ axpcitdo 
ée%ú Pvwtiifefa picóme* afiade 
en a» rdacini ldacU> después 
de las palabras alejjprdas: Aié^ 
éiiumftie wHam* dé flrcnmcia 
íusítútila fofií txptUL íktiúa 
448. En esto vemos leiHrcfta-í 
do el fuero Metropeüiico de 
^Antonino, quando su decreto 
obra-s^bre los límites de.UKia 
la Lusitania, y no. pc<<t if anvM^ 
te de su Obii^add, como quien 
•Gaííeíá dS' líj Provincia» 
?^f(Ui .se deja prevenido desde 



iijqueo«llaiiiádoPasc^licW,Qpe/NeÍ Torno IV. (1). ; 
era natural |áe Ron!/, y bábia''^ ^ 70 'Dedúcese ¡por este do- 
huido de A|torg%||^fin^:c(^i€l0:.^CanMpto-d;;li^ y noticia 
]x>rel Obis{io Antonl^^eiÉuMé^. 7^^ pel|o no se ex* 
rida: Pasce^ium ftíemifaurjur^ ptésa allí su principio, ni su 
^is Romic ^ qtti af ufsturica ' fin, por lo que ni sabemos mas 
diffügerat ^[^JI^icháeiim^Ail^ 'acciones, ni el añonen que mu- 
toninus Episcbpa:i - Émf^ Yltió en él rey nado del 
^0mpreAfnii)f»f^ifi^ecepuesVqué Suev.Q Retahila; p*r el qual es 
el remitirá j^toñitijo^lblaciusí^.* jniíy oreíble qiie i^adecleseal* 




Mérida^coiáo ^ 
ücó en Pasdencio* 

¡t 

(i) P«f, «•«. 



..•••V.-. :-^:- < '* <■ T^ ií 



/ 



t f 



I». 



•• *•- 



« Km - 



fi 69 España SsgraAi. 

Lusitaaia éI faerege Pucenoio. 
BmpcDÓ eotónces áfejrMr.Rer 
Qíarío (hijo de RcthiU) f c6t- 
mo era Cathólíco es verosi* 
mil qiierespirase es su tiempo 
U Igletia : pera muerto luego 
lifle d Rc]r Godo Xheodorica 
e& el afto de 4!s6t iawidló «te 
eaemig*'de^» HlyleiM A Lmvh 
uaia, 7 quetiewki asquear i 
Mérida salió, el Cielo i lU de- 
feoM por el sobermo patrocí" 
iiio de. la Virgen y Mártir Saiir 
ta Eulalia, i^ue le aterró con 
portentos. Fué este maravilloi- 
' so suceso ea tiempo de Anto- 
nino, ú de su sucesor , cayo 
oombre ignoramos, coreo tam^ 



faioD'^el 4e,.|l»i^ae-irÍvítff6A 
<lesd«{eÍaMd1o 4et siglo .(}uifl(> 
to basta el medio <lel signenr 
ce: ea cuyo espacio sawmos^ 
que el Rey Godo Eurko htu 
grandes Á»fios en«sts Proviar 
cía dC'tusiUDia cerca del 446 
tegua te6cre & Isidoro en-la 
historia de los Godos. 
71 Del tiempo del Rey Am«p 
larico hay en Mérida una Me- 
jBoria ctiristiaaa estampad^ 
por Moreno, en el fbl. 136. h, 
y puesta ea ¡I4 -Polygiaphii 
GOaiStts mismoscaracteres,que 
por ser Curiosa refwcMluciaios 
aquí : la qual es como ae sigoe. 






71 De esta Valeria no ae halla rse o tras muchas lascV i p 



cl|í presan loif Patf res; ' sino 'tt 
dtctacfa Aé siervo de Dios ^ con 
que los CatboHcos se difbren* 
ciat}a<^ ( cóofó poc. el Alpha f 
Otnega);dp Jq« Arianos : y ? á 
vista de aplicarse aqui (cooio: 
en otras Inscripciones) el titu- 
iá ^de ^Eammla Dei á ana niña 
4e;qQatro afios.y.nueve oleses; 
aexoavfiocé la í^reza de ka 
qac{ tal vet por jol {nreciw titu» 
ia de famwha Del ^aterea idet 
dttcii: a^tidad heroica cu el 
<ugetOt Y tal ven 9 estado Mor 
oacal , como le sucedió al D(k> 
tor Huerta en los Anales de 
Galicia; (i)idoadc iafirié^ que 
Valeria uiéMonja^porme es- 
to ( dice ) aignifi^a el /amuia 
JDeit sin reparar en que ftíurié 
de quatro años y nueve, mei- 
jes ^' edad incapaz de aquel es- 
tado; 6 si reparó fué mas.^uU 
f«ibleen poner de siiyh el nu^ 
jnero de 54. quandaen Moreno 
(á quien cita, yule qiiíen la 
traslada) 00 hay mas que f no- 
-tro. Parecióle sin duda errata 
{ porque repugnaba con su 
preocupación ) pero ni se hizo 
cargo de la corrección yolup- 
«taria , ni podia autorizarla por 



doneii dond^ el di«tadó (refe- 
rido se aplica á la tierna edad, 
como (omitiendo otras ) pue- 
de verse en Rodrigo Caro (2) 
.que pofii^ dos, ¥Óa de un niño 
de^uatraaños, y otra de una 
niña de once* Usábanse pues 
fuellas expMsione» en tiempo 
de los Godos^ para difieren,* 
ciarse los CathoUcos de los 
Gentiles, y. de Ips Arianos :./ 
jiór tanto sabemQS que Valeri^ 
fué h^a de Padres CathplicQl» 
£1 día de su muerte fué el d^ 
cimo de las Kalendasde Febre- 
ro (23* de Enero. ) El año, la 
Era 556. (año de S??») .py« 
el numero uUimp 4fQ se^i^ ^ 
aex-ta ^ se df claco por ^exsi^^ 
con 0at barbarie , que. el rer 
^yeivit par repiieviu* 

73 No era de aquella cía-» 
se et que compuso o^ro Epita- 
phio de la xoisma Ciudad de 
Mérida á otra niña, llamada 
«IVr/^^ , que ,(iLp llegaba á seis 
años, y niurtó poco después 
de su madre. La memoria se 
comer va i?n un Epigrama, es- 
tampado por Moreno (3) cu« 
yos versos aon: 



<i) Ttm I. fog, a|7» (•) Llk. f.'M. t^. í. (j) .IM. 137. 



. xin. 



^ 



«7^ 



£i^«Ai SagráSk. 






"^^ 



i . »• 



XVX MBO SBUCIA DIVINA HASTA FlLAQBLLOc. ! 

TE MATRKMQ. TVAM TEMPVS £NORM£.TVLIT : 
NECDVM TER VINOS CRESCENS ATTIGERAS ANN06 

LIOVISTl MOESTO VULNERA DIRÁ PATRI. 
FLETIBVS ECCE »TV1S RENOVASTI FVNVS ÓPERTTIt 
• OVOD MATRÍS TVMrLO IVNGERIS ÍPSX'laTO . 
■ • - ' ■ ERA D L X'XXV 1 1¿: ^■■■i--^i^rru •=., .. 



i * I 



• Esta Era de s^pcrntespom- 
de al año de ^9. en que por 
muerte de Theodisclo» sucesor 
de Theudts, y éste- de Amala* 
^ico i empfezó^ á teynzt yígéla^ 
•el qual déspties' de vencido po> 
los Cordobeses, se retiró á Ma- 
rida, y allí foé n[iuerto por la 
rebelión de Athaoagildo ,, co- 
mo refieire S. Isidoro en s¡u'hi*- 
toria sobre el año de 554c Pé* 
ro por quantoen aquel tiempo 
teoemos ' ya noticia de Prela- 
dos Emeríten^s; coatlmiáfe*> 
-nios elCatal^. ' 



('? 



. ■ , • ••i'1>/í'tí'L0l • ••■ ••! 

Desde cetina del ^30. hastd 

cerca del AÓOh 

\ • ••> 

74 Desde ac(i>i cflipeEa* 
mos ya á gozar del 'tratado, 
que Paulo Diaconade Méridü 
escribió sobre las Vidas y Mi- 
lagros de los Santos Padres 
Emerheíiswí^, ?Bhe1ofuqualc« 



fi'.i-y,! >nA rí r.\ 



.iJ 



do de' su aatecésor ^pero »h 
declarar ehaoMbw ^ m^eypU»* 
ear una ootaUa circuDs^aocía 
que apuntffi, jebn^ ia^iémpes^ 
ud detiir|»aieJ3oeárqae4totÍefl¿ 
ipo del pTJGxlecesbriáerBauladi^ 
ce afligió la Iglesia. No decía» 
ra el origea de aqtteUa arrba^ 
Clon , oí /creo se to perpetmi- 
dq en oüro daouBfieQto: pero 
sabeiyos que' «Ra'iíld fué iel Iris 
de serenidad, ciijra exaltacioft 
al Throoo disipa todas las* ifti- 
bes^ como Sol; y a« empieza 
^u memoria xxm ausi^cio feH& 
'75 Nació este iiostre Va«» 
ton én^la Grecia^ y: se dedica 
i ios estudios de la MedictiMi. 
£1 lugar 4e su aacimiento (^ y 
el motivo iodtvidual de haber 
pasado á España, 00 le ebcpre- 
sa el Historiador: pero sabe- 
mos, que los Griegos de la tier- 
ra de Paulo tenian comercio* 
cpo Guadiana, porque de-«pues 
llegaron á la misma Ciudad de * 
Alérída qtros Griegos V ei| bu- 



habla de cinco Obispos, sien- .^ya compañía venia un Sobrino 
do el primero Paulo ^ en cuya de Paulo. En fuerza de este co- 
entrada menciona el Pontifica- mercio, ó por mejor decir, por 



/ 






Dtó9át 

te Varón, /'le coíodoxoá Mé« 
rida V no ifanto f>ára«exercitar. 
affjasreode tnedicMiic^aclflii 
eneff pw 4< qoaiua' para abr rPá<^ 
dfe db'toi'-tfliinM»* ';i:<^ > .• .1* 
t' 76 *>Av€dfidóser es U<>íti^' 
4ad i dodde vivió por macho 
tiempo^ ^obre^talteado mascón 
pirapaaís: Mf>iYkuales^: que ei^ 
d^Ms^dt $^te^ ftomcia. eh 
éirtiide? y sanitdad^eíocedia 'é 
aoJoa eii' Ss' hutmidad :, y < be^ 
oiga ¡dad t y cotNo^llegajejátfol^ 
tar eo aqu^ tíeopo el Obt^po^ 
(riigiá Bio^&>eMs>^Medico: por 
PaaccMv Ytaiocifd -muy cv^fole^ 
^^^lulMfirtgfirrvtMble porfcen^ 
to^^par» aqmiJíáielecctoii:'piies 
iii enípreikiar ^t : HfstoriÜKianr 

es., que ekjcto pov Dioiiv^ 
«¿otNigfado aWt^ ( y oÍ|uel 

-eUgfiriec Oiob 4^ t pttMOe • ánlk^ 
^ qiie'd Clelé lé eacopÁcén 
-«Jgim&bnlagro'j ^.ideivá2¿<ie 
^rigMH ^fiM«e4 5W)deli<pgao de 
-fráloíiHi ^ yar<' [de/ ¡coarar ven .U 
4g)eaw^e» tal^oportbMdadv'al- 
-moi^iq^. aerJIítcienniúotírais 
"«Itcoiooeftide Saotoa/Pe^ó 'BO 
-podemos asegurar mas ^uelo 
1^ declarado, ét que fué electo 

féiáíiám^i JEípiáf^^m. capd.4* 

-'.f.77; t;Edqct»^^ (Paule oofvlaa 

' Ibiieoa hiaoov W^ (leja íbaea^- 

fcqaitosiel acíetM dftsu ceadtto- 



dor «ensa-Paati^cado. D^sde 
hiegk> se ¡empegaron á manifeS"* 
lac los efectos : pues hallando* 
se' la ^^leaia combatid^ de olas 
de tairbatiofieS' desde el tiemt? 
po^tf siiaateceaor» ifigvó.pfirr 
feciatran^ilídad la Nave , 4 
pomo que 4 (Paulo le dieron el 
Timón. Prosiguió con viento 
fisvoraUe V gobernándole ea 
paz 4 yv* repartiendo liberal á 
ios feiigoestíslosibieofs que te^ 
oía' akhé«>rados.^}Pres¡d^ia á to- 
aos ^ >y. i ^ oiinguno i dejaba d^ 
atender. A. cada uno se acon^of 
xiafaacon AfeetopBtjsrpal^ úpf^ 
do» todb paira, radoví copoQ^aij- 
en escdigídOjP<>r«l Qíelp. M. 

78 Sucedió por aquel tj^mr 
fio que eafef noió gnavenj^xite 
moa Sefiora de familia ílu$trip 
fsinaa!, casada con 011 .Procer 
dlplok.iiias OQbles ((e ^Ci^'* 
•da4,. quesera del Orden die los 
Semidores. Esta Señojrá. pade- 
ció el infortunio de qujs se la 
.tawriesfi eo su vientre una^cri^* 
-tiira que. bafasa concet>ii|o: y 
aunque ouichos Med^icps intea* 
taaronjss^viir la vld^ide.la Ma« 
.dre, no encontraron remedio. 
Acercábase cada diá á la muer* 
te. El Caballero .stf marico es- 
timélM |a salud 4e }a consorte 
-aobrr '• todfi ,. p^que (a, ^m^b^ 
stiefitartiepte;.y estaban muy 
jMacaa..la$ pripaerju finezast 

Va 



{fbrqiie baltii {Mico titie ^sq h^^ 
blan casadd. Vieado ias entra- 
ñai paternales del Obispo Pao* 
lo, acudió á su'patrociniot ro« 
gandole, que pues era siervo 
y^'mínistro de Dios, le pidiese 

Jr^ alcanzase la salud de lá-eii^ 
brffla: ó gi^, pues sabía) el 
arte de Medicina « se dignas^ 
fiasar á curarla en persona. El 
áanto Or^ispo Tespondió^ «qué 
00 podta efecrtiar por sí* la có^ 
ración, á cftiisa'de estar suá 
manos consagradas al Alur: 
'pero que en» nombre de Dios 
iría á visitar la enferma , y 
prevendría lo que alcanmaé» 
para que otros Médicos^ loefec^ 
tuasen, pues él' por sí no pof^ 

■día. '^' 

* ^$r ^ El Caballejo cdiiocien- 
tlo qué el cuidado de los :de^ 
linas Médicos ño alcanzabas én 
'el extremo en que estaba ya 
'sil muger mtídío muerta^ pro- 
siguió ton muchas lacrimas reí- 
gaodole, que no se valiese de 
otro, sitio que ía curase por sí. 
Y coMo él Obispo rto jcoasin^ 
titsé^em lazaron todos los mi^ 
i)i!^tr<ís dé ía Iglesia, que « 
•hallaban presentes» 4 pedirle, 
también con lagrímas^que ío 
hiciese/ Bírtí sé ( dijo ehtoiih 
•¿es) <^úe Dío«-e» mayirniserl- 
cárdioíío 4 /crío. que^é üw^ea- 
'ferma la Mñdrá,'>ir * «if nie 
*p¿rdonarrá el usurpas *la*¿tc« 



GÍDtK |l^i>o t^mféCú^vAé^qvm 
kiégo i me hk ;éc^arásr e* ca rir 
todos los envidiosos. Nada mo* 
nos (respondieron los£clesia>t 
ticos) iiisgunadc nosotros di* 
fi nada .^lor ello : y tfi€Mgamñ 
do la sápHca^teisacarothlia pzn 
labra; kroft tal que le'.dejMea 
tratar prín^éro con Dios sobre 
la acción: é cujro íia pasó Ine^ 
go á la Igiesia.fle SiMita ¿id*^ 
Ua , y postr^o; alH por^todft 
«Ü'dhi eo oracioAíy pntsrcH 
taiUbien^por la ooebe, eo-^ue 
conociéndola voluntad del Sce^ 
Éót^ pasé ácasn de la Mfert 
«Mi : oró: impttsc^a las maai» 
í^ nombre 4e Dios j. y lw€iefi> 
do la Qpera€ÍQti.cf9^sMlrt!^Ui<^ 
aa sutileza, aaiiód.* cuerpeci*- 
lo dei Í9f«<ile«Q patiiniilM 4t 
carne. jia corrompidatf ^ . ; 
• 8e vLa«iíf«d»¿<|ua««afaA 
tya ' icaát'Jiueyf a« 4o¿ró: repeí»- 
tínaVanidjLdJ ibbtjígóaala air 
ióa^á^su toarsdp: perói.ia pro^ 
vino -jqtie hof^roliúeaé^ i loaspo»» 
«ees :varoa,.poaque.ia ancedo- 
Tia/pé0a:7 dando amiftoajptf» 
labra deiquei|ruaTdar^O'.c|HaB» 
<tp ks tofaiidase,'ibe'eoaiiftr#io^ 
ron ios p es ares ea. gozos, quf* 
dando aquella cttsa lieaa de mil 
-placerea^^aiailallZ4s:de Dias^-y 
.bef^dicioM^ée qlie;las éiabieac 
^eaviado aúiA'igal;>ptf^ lijbrar» 
* lostc^ la tribiiJa<!ÍotirMÓs«rá« 
-taob^ia^ gsatatiid áq^loio|Ni-- 



feotos ^flores h^sieada lúvca* po> y Iteg^odo á Méri4a ^ f uf^ 



tarjo fik' sus biecies^ que t^raa 

los oMs copiosos 4ite quaotos s^ 

^coáociaa eo toda la ProviocU: 

rcedieroodesde luMp >ai Obispa 

la m|ta4.t y ie Uicier^u faert* 

•4f ro <ke U oin |«rie fiara* des- 

•poes que .ellos faUeciesefi. £1 

^Saoto Obispo recusó lo que le 

lAabao, oo queriendo recibic^ 

J0? p4uro:^r<MLta(i( impprtA^r 

*te« las:iosiflincias ^ qpe im vilS 

üffTiBQlt^óaí^ coode$ce»4Qri a^r 

««íitíeadolo no tan|o para . su 

ittSQ i quanto para $ocorr.er. á 

los pobre^ Poco 4cspues pa^ 

fiUrooi'rá'U otra: vida tambor 

-«tMísortes: con lo qiir HMkis sip 

tbíeofil>«ecayVo»!ppr ipoKro 

en el Prelados y el que ^babia 

-llegado peregrino aio4!ener p ó'- 

«tSÉOU de jcosa alguna ^ 4e vio 

jdias . púdftDOSDi qiie.tq^cisJ^ 

trpottocadas; de wvnf^ que lor 

.4as las peAesiooesi ;de la lgl«r 

.aiai» se nepuiabao por nada m 

-cansparáctsM' de loa bienes fdel 

•Obfspp.' .♦"•;. ^ :♦ , 

* . 8jr. ^ Enriquecido .Paulo d^ 

Jimome tan crecida /:p resiguió 



aon ^ según <:ostumbre ) á tpr 
mar la bendición del Prelado» 
Este los recibió benignan^^a* 
te,: V cooio al ptro 4ia le ^eor 
viaseu un regalo, por m^djio.df^ 
un joven ,;lliunado TiiUf^^\» 
traiao los , comerciantes ;4 sp 
bordo; arrebató esie la ate^r 
.cion del Obispo , por la bel^^ 
Índole, qué manifestaba». Pj;^ 
tguntóie el nombris, lá Proyin- 
'Cia t.y la Ciudad de donde ^qr^ 
>y como las resfftiestas le fui> 
mu empeñando en la indivV 
.dualidad de quienes eran sus 
J^^dre^v halló aqr un ^bfkio 
camal V hijo die su \wift^f\iy 
€k>nímovieronae laa en^at^a^ 
del lio en el amor nati¡iral.4dL 
SQbrino:abraz:óle c^n leruui^a: 
Jloró.en vista de todos, obraa* 
.do aqui faa¡^ la gracia » que Iji 
Aatuf ales;a, pue^ ^giu) ío^e/ec* 
4ps V ;cendncia Dios aque) jor 
^vea pa^ra que ftiese su fa^ es^ 

ftrittmU y sveesor en el go- 
iariio d^ la Iglesia, 
.; 8v Pidió ^1 tibíspo á los 
;Cq)Yii^ciaotes que le dejasefi 



jnutho'tíempcí enid gobieíap <en su ^^ompanja aqutljóveo: 
pacifico de au Iglesia^ creciea- y como ellos oo ipoiiViukseo^ 

diciendo que sin él no podiah 
.volver á ver á.sus Padr^.^ les 
previno qu(e tuv^iet^e^ p9c cief- 
to^ nq:11egar»aofá;J^¿| tit:;:ra, ¿í 
no le (;e4ian al uoichaf ho« Ai^* 
lopriíados cpn esto, J,e 



do en virtudes^ y enrique- 
ciendo 1 los pobres.con sus co- 
• piosw iaenes» SíaMstió un dia 
:jde*aquelloS4^que.apoft^qdo ft 
;£s|>a»a unos merca^res de^la 
:<^recia (de donde e^ a el ObJu^ 



&t^ , . Espéfia Sagradititrk. '4't . Cíf . ,8- 
tárón^'qué^motlVo tenía '^Vá Id ique retolvü ordenailé sá 



a'ftíar i^nto'4 ni moz6á qutei!i 
M conocía 1 A lo que les resr- 
|Jiondí^ qje étásu sobriúfótjr 
q[ue asi fueseaed'pazv amah* 
'úo i su hermana como qué^ 
daba coffi éU "para aU consueto; 
SnViólá atgiirtos Tegalós v t 
di6 tambiea varios dones á los 
mercaderes , con lo que voK 
Viei'oú gozosos á- su Patria, < 
^•«í >A1 pu tito dedicó Paulo 
i 't}i sobrino al serviciode hi 
Iglesia , toeistirándóle ^ jr edi^ 
Candóle en el Templo dé dra 
y de nfoche , como otro Helt 
á Saaktíel. En potos años le en- 
ácRó todo el OAcio éQlMií'^tH 
1Co<»'y toda la Sagrada Escri- 
^ttra. Füéle dando Ordenes, 
'hasc^ hacerle Dracorid : y Fi- 
del correspondió tan bíen á 
4t>s deseos^ que p'atfccia Teft#- 
'plo delEsprritu Satito, se^^fi 
el trolfno dé virtudes^ qutf lé 
Ilustraban^ pues ékcedia á*to« 
dos losdemís Ctertges^en Htf* 
mildad , pacíeneia ;* taf idtid, 
•y santidad: Era' tal siíafábili- 
^dad y santidad para ¿onDícts 
y coa los hortibres, qéie It jusí- 
« {i:aban' como uno de los Ange* 

aes. 

* 8^ Perseverando irrepre- 
Thensible )pót muchos años en 
^iervich» de09os, de la Iglé- 
■iiá,yde su Maestro, llegó 
"Paufo 4 la edad decrepita: por 



Coadjtifor, como lo ht¿o de* 
clarándole heredero de todos 
sus birnei en^tal conformidad^ 
qué ti la Iglesiü de Mérida le 
tíígfese'por'^sU'tfbis^, que- 
dasen después é^ ^úi dfias t#« 
dos aquéllos -bienes á la Igle- 
sia: pero que si no, pudiese 
Fidel disponer éfi ellos i su 
arbitrio. Bsto to di^tpuso :P)ai»» 
^lo siíbiendo con 4ü£«)^roí|^bed* 
-tá lo qtie desfwe^'der tu^dí^i 
'habñi de ^asár entre envidiáb- 
aos contra la - dignidad de su 
-sobrino; y promulgó aquella 
dispoiíeiOtf por' revelación del 
espirite! Saiitd (seguu'él^Hi»* 
t6Hado^ )' 1# * que exime de . 
quaiquiera üdta. 

S$' Dispuesta «si las ^é^ 
'9Ía% cedió Paulo todo ^l peso 
'delcárgo en et semino ^ ftkp 
^úferte* qüd^ too le asiiRlese ya 
c^táo mini^^'o <, sino que en»» 
dase de la Iglesia con^laatítb* 
^pidadpontiilcat* que 4iabia de- 
legado en él , por no pernal- 
tMe su 'aáéi^ifrdiad ¿I egeirci- 
cío» El Samo viejo' se ¡Ktíró*i 
una estrecha Oe^a de lalgie* 
sia de Santa Eulalia; donde 
abstrafrido de todo lo tempo- 
ral, ocupado en meditar so- 
-bce lo «eterno 4 vestido de sí* 
licio , cercado .de polvo y de 
¿éetliza , orando por las culpás^ 
de «odosY salió su alma del 



n '^#í^<**:^íN^:iP«>í>' 



fMcrflA*! mi ifUCí Kabaa feriar ir 
4ikéÍQ*pot tao largo ti^mpot par 
4ra^Qz»r los premios.de la pa« 
.tria.: 

96 «El año 4e sq t;rans¡t0 
«no quedó declarado en; si} .kis>- 
4orU: perfoi ^abeipos que go^ 
bernó la Iglesia por. {iiucho 
.tiempo: pues antes de la ve«v 
iiida de Fidel llevaba muchos 
4doade Prelacia :,De»i9iie cum 
pfunimos per annos ^ &c. co-^ 
jQo empieza eL Diaopno su 
cap* 5* Al sobrino le estuvo 
insiruyeodo algunos aüfis^aun- 
que pocos, {infra fauc^rum 
Curricula amofum)\ pero Fi« 
4el sirvió, después é la Igle«a 
•muchos añosii antes, d^sejrc^onr 
.jagrado >{cum pluribus anw 
Deo irreprtbensibiliter deser^ 
^t€t ). El viejo después. 4fi re^ 
^tirarse i vivió algo 6a la ]gl^r 
aiade Santa Eulalia {cum aJ¿x 
quandiu ibidem positus) y A 
vista de hallarse en edad de* 
crepita ; es preciso decir ^ que 
su Pontificado fué largo ^y.p 
de treinta años V en esta coQ^ 
fi^rmüad^ que llegase. i Aífóri^ 
4la dequarenta años. de edad: 
que viviese ¿allí diez años aa«^ 
I» de ser Obispa (pues el iDia- 
cono dice^ ibidem ifMdt^ tem^ 
poreldlsgeojt^ antes de su .elec- 
ción) y que mu^riese.de ochen*- 
ta;, ó cosa asl^ pues falleció 
en edad decrepita. En lo que 



¿ns 



hay verosimilitud para los 
treinta aooj^ide Ql|ispado^ en 
prueba de los muchos que re- 
petiásL^Y sucesivamente le df 
el HistQriador,. Si. sobVe estos 
damos diez al sobrino que le 
sucedió ('que no , parece piu- 
cho .) resulta , . qi^ie habiendif 
muerto Fidel cerca del ^71^ 
(cpmose dirá) puQde^poner.s^ 
el-principiode p4u]ia ^erca de^ 
53P, hastaM<;erca, 4^1560. no 
porque^ sepamos ciertamente 
que fué así,' stn.o parque Í09 
domprincipiof alegadps lo.perr 
miten prüdencíalmente con e| 
poco mas órnenos: y para 1^ 
luz de la Chrooologia C^nvio; 
ne señalar ej tiempo jen c^da 
Obispa '; : / 

. 87 Pero aunque ^Igun est 
qrupuloso no asienta á^ Iqf 
treinta años> ^s fr^fSfifii ^rpfi^ 
nocer, que ia muei^tg d^lJ^f^jf 
Agilaen Méridji ei» ^rl año úff 
S54. incidió en er;PontUicad9 
de Paulo, por nq|)ermi,iii; otra 
cosa los muchos^ apos q^e el 
Diácono recoqofse en 40S siif 
cesos d«. su vida^ Ni i)if o meoT 
cion de aquel pu<^tp civil, pó^ 
fK> babecse róf^ado con la vi- 
da y milagros ¡íe los Obispps^ 

de que solo esqrihi^v :•. ^j 



*1^ 



r • 



no los desampairif^tf. «Gondi^ 
Gteodtó ea fin cooeltos: y dC9» 
de entonces aplicando todtfs 
sus hei^dades á la Iglesia de* 
Mérida, quedó ésta la niM 
opolMta detoda^ lasde'Eisptf^ 
lia. Pero lo mas notable* foé, 
que desde aquel dia se muda^ 
ron de tal suerte los animoft 
en amor de Fidel, que «a 
tobo mas disensión, sinb ilto 
amdr entrañable con\qtie fo«> 
dos se hicieron un labio, jr uA 
cora2S0n con el F^relado, yésté 
prosiguió en paz , gobemaif^ 
do su l;^tesiit>, Hustrandola, 7 
•obresalieirido en virtudes y 
maravillas, de que el Histo» 
fiador hace alguna memoria^ 
omitiendo otras muchas, por 
00 Causar fastidio: aunque fue> 
ra mas disculpable» en no pa^ 
^ar en blanco lo que era de sa 
asunto. .' 

JK> Ciertodia de Domioge 
fiíeron seguo costumbre ios 
GlerigoSt con albas, y con el 
Arcediano dende la Iglesia 4il 
Palacio del Metro|ioUt«fto,'que 
estaba aeompafiado de mu« 
chos hijos de la Iglesia i y le- 
vantándole foios, caminaron 
á la Cathedral, llevando los 
Diáconos incensarios delante 
del Obispo ( como se acos^ 
tumbrab^i). Lo mismo fué ja^ 
lir todos del Atrio del Prelt*- 



FID^; I 

Desde cerca del ¿6o. hasté 
cerca del ¿7 '• 

98 Después dei «Paulo go« 
bernó'la Iglesia de Méridá Fi-* 
del , coiho es preciso oonfe* 
sor en virtud del proceso re« 
fertdo en la vida del áütece- 
sar, que cohvenee el' ycirro 
grande, publicado en nombre 
de Marco Máximo , dotide le 
escribe haber sucedido Paulo 
á Fidel, y Masona á Paulo, 
todo lo qual es contra la ver* 
dad de la Historia* * 

89 Fué éste (como se ha 
4icho) Griego de Nación, so<* 
brinfo de Paulo f Diácono de 
Mérida^ Coadjutor del Tio, 
Y finttlaenté sucesor paciAeo, 
aunque' rto sin contradicción 
éti el principio : porque vsm^t^ 
to Pauho, al punto se declara* 
ron contra Fidel algunos ma- 
ÉSévoIos ; pretendiendo remo^ 
yét\t dé Hi Sede: lo que en* 
tendidt» por Fidel , no tuvo 
empeñó en persistir: y asi dis-¿ 
jbuso retirar» de ellos con IdS 
bienes que heredó^del Tic. En* 
tonces conociendo' ios Ecle^ 
sias ticos, que la Iglesia que- 
daba pobre, si él apartaba su 
hacienda , se echaron á sus 
pies como por fuerza, pidien* 



á0^ «ptf tados ya/como dkx. cairidad^ 4|ue algunas vecei 



pasos, ^ue de repente se^arr. 
tüinó aquella gran fábi>ic9: 
pero COA la felicidad de, que á 
nadie IÜ2&Q mal, manifestaar, 
^o Dios el mérito de su siervo 
en no peroMtir la ruina, hasta 
4|ue hubiese sacado de ajiU 1 
todo$ stts ministrQs* Certifica^ 
do de que. nadie habia pere- 
€udOf no.se conturbé «a cosa 
alguna; celebró la Misa coa 
gozOf datido gracias i Dios, y 
pasó toda el dia alegre con 
los suyoi» 

- 9£. Deatfo 4e: poco tiem-< 
po reedificó la -casa Episcopal 
íevaniáadola mas espaciosa y 
. magnifica que la antigua ar-, 
ruiaada : pwes Ia;/jiió mas ca- 
pacidad y altura 4 erigiéndola 
coa mucho adorno.de colu- 
nas , las paredes, y los suelos 
. de mármoles , los (echos muy 
vistosos Aplicóse i^ttibiea á 
mejorar la Iglesia de Santa Eu- 
lalia , que restauró, en bella 
disposición , levantando altas 
torres en ella. 

I 9^ Entre estas soKcitades 
la principal era la de erigir en 
ff Ara y Tenaplo del ce^stial 
espíritu , promoviendo en su 
corazón aquellos grados de 
virtudes eo que digimos so- 
bresalía desde el. cargo de Ar- 
^pediano de la Iglesia, Creció, 
tantpen la.fé^ humildad, y 
Tom. XIIl. 



le vieron en ej coro acompa- 
ñado de multitud de 'Santos 
^tonaajio con ellos alapanzas 
d¿ Dios; Otras muchas cosas 
se refieren de él , que por no 
%ex molesto omite el Histo- 
riador, y solameate aos^cjuea*. 
ta lo sigttieote : 

93 Es una ocasión énvli( 

á un familiar suyo al lugar 

llamado Casfiana ^ distante 

diez y seis niillas de Móri-. 

da «^ipandandole que irplviese 

prcwtjimente: peto oo pudiea* 

do hacerlo en c^l teísmo ^dis^. 

se detuvo allí aquella üochCt 

hasta ^ue habiendo dormido 

lia. poco le pareció qué catjta*. 

ba^n los Gallos: y montando. 

en su caballo, llegó ;faté$ dé 

la media noche á ia puerta de 

la Ciudad, Hamada'^puerta d$l 

Puente ^ la qual estaba cer^a-» 

da : y como nadie le resp9a» 

diese, puso, el caballo á pacer 

mientras abriesen. VJó qntód-f^ 

ees un globo de fuego, que 

salía de la Iglesia de ^ao f aus« 

to (distante de la Qkidad upa^ 

milla) y y Kegó hasta hlvd(^< 

Santa Lucrecia. Atendió 4 ¥/fK' 

el éxt^to , y al punco vió una? 

multitud de Santos (entre Iq» 

quales estaba Fidel), ^ué s¡^ 

gutendo^t gloh^ de fuego .p<yr; 

^ puente , llegaron á la pjiitjf^ 

tat. Vio cntóec^f í.Fidel>ií4^ 



N 



178* España Sagrada. 
tido de una ropa mby' blárica 
en medio de aquella domittvá 
niuy copiosia , y ' pa'sttiado, ' 
cfuedócómoitaüetwy Abrió ^1^ 
Obisjpó la puerta de lá tiuw 
dad, y entrando todos, qui* 
so también seguirlos él que' 
escoraba le abiiesen ¡mas tío* 
pudo^ por hallarla tan cerra^* 
d^' como áíires.- Entró en> fin 
por la mañana: y llegando á 
casa det Obispo, le preguntó 
í qW hora habia* salido de 
Caspianaí Dijolé la» hora ,' y 
la detención , y pre^nttidov 
sí Wabia 'visto algo ? respón-' 
dio, que sí. Entonces le nidn- 
dó que no lo contase á nadie, 
xhlenti^s Tidel viviese , por- 
uña ño lé^ sucediese algún tnarU 
•'í)4' Otra vez sucedió, qiíe 
ifri váron religioso le vio en- 
tre lina multitud de Santos, 
qbé faltan de la Iglesia de 
Siiita Eulalia , y entraban en 
las de los Martyres': lo que 
ifó tolo recrió á muchos , si-¿ 
lito que finalmente se lo mani- 
ffeátó al Obispo* Preguntóle Fi- 
del*, SI lo había contado á al^ 
^no^? f confesando ^eflCÍHa-^' 
tñthlt , '^út sí ; le dijo : Dios^ 
tt lo perdone : no- hiciste- 
bien : pero tampoco te se im- 
putai^á tá ct]lpa en el-iuicio fn^ 
turo. Vete á comulga i*, 5^ da- 
Ihé d ósciilo de despedida; 
fleque ¿klis para partir. Di#-' 



pe)n piioQtamente hs cmsts át 
tu easa , y si deseas tUt reme«' 
dio de Id penitencia , recíbela.^ 
Así se v€r ificó todo t pues re- 
cibiendo loego la peojienciat 
y dispuestas sus cosas , murió 
en la noche slguieoce* 
' 95 Estando ckr tova roa 
religioso 'durmiendo una no* 
che, y pareciértdolev que 10^ 
caban á Miíytines; se levanta 
^prontamente, y fué con velo* 
cidad á la' Catbedral , cuya 
ihvócac¡on'e#a«^'db la Vírgea 
HARÍA* Oyó.unas voces mny 
stínor^s de< Santoi que canta-^ 
bah en el coro: y viendo aqtie«^ 
lia celestial, comitiva , quedó 
atefDof izado, retirándose á un 
rintotr de ki^ Iglesia , desde 
donde oyó que acat)aron eli 
cficiodeMaytlnes: y concluid 
do antes de cantur el Gallo, 
pasaron entonando Laudes i 
la Basilica dé San Juan (don<^ 
de estaba el Baptisterio) con« 
tigua con lá Cathedrai, con ^c^ 
la una pared en medio; pero 
con un mismo techo. Coñctni* 
das lá^ Laudes digeron : "^ Ya 
»^llega«la iíora de que se ha* 
'^gaí'sefhít : trumpíamos coa 
^aquello á que hemos^ veni- 
wdo,'* Al punto aparecieron dor 
Etyopes, de estatura agiganta* 
da , feísimos , terribles , ate- 
diados, que sin ^dud a parecía a 
mioikfOs del iafierno, y traiao 



Obispa^ 4e mfida. FkleL 179 

.«ipudas muy. agudas.^en «»s . 96 Entregó -á todos sus 



. «U|ikos« : A estos . digerqn -, \tfi 
Saotos :• Id profütamenftei al 
'A tria, y enrraíodo ep «I.quar*- 
•ta de Sao Fidel, heridle graí- 
-vemeate en el ouerpo » para 
^tque^stt. alna -«v^ya. Oda «pil- 
tro» á' goMr la CoMiM* JFu^ 
rchi:. per,aiei«olyiierob dioí^ 
•do, que.ddíMOgua'inodio poi- 
diaa ¿ntrar.e« ati celda,. fot^ 

^ue «p» duerme (digi;raíi} SÍ09 
quft. estílf ^«ra^q^. ?a UerM 
.orando:: y 6s iraatt-.U fraif n!]^ 
tcia.dei iiiGieoso iiue hd ofr/c- 
GÍdo:á Dios^ que OQ. permite 
entremos^ Id , -replioarop l^ 
Santfis , porque es. preciip 
.«unapiirt lo. queh Dios lyiafida. 
iPuerotí s y.' volvieron aegqndii 
vez rechazados., como en la 
primera* Pero . intimados so* 
ore la indispensable egec}}-* 
4Ú00, per.miti<kI>ios, que cen- 
trasen, y le. hirieron con tan- 
ta crneldad , que oyó el griip 
y suspiro el mismo que veia 
esto en la Iglesia» Por la mar 
4lana se faé al Prelado « refi^ 
hiendo 4o que habta visto. F^- 
áeille düo^ que.se hailaha oo« 
licíoso; y viéndose ya destv 
jtoido de fuerzas en su ^ltim| 
repentina. eiii6srree4^4>i hi^o |e 
Uevasen 4U Igi<^sia ^e-S^nAH 
Eulalia , .dood.e Jlpr^^ >sus 4;ulf 
pas : repartiendo Jufgp mv^ 
chas limpsQ«sá muchos jC4)i- 
tivos y necesitados. 



^«odores los recibos de.jf 
flpe les bajbiapípstadp; y so^ 
'^ Je habi^ quedado d de v^» 
Yiud», á quipij fsperaba pv* 
da fia áu cgucion»: pero la po^ 
•bre «Oíppdisi áleg^ít ,á paus» 

de la QiuUi»4 A^ Í^Sí^W 
estaba al rededor del Obispo; 
y como/ sp^ Yply ifsf,* afligida^ 
se la aparecieron íina noche 
M Ma.f tyresS^n Qypri?fl0.rf 
San LoreMq> í^rejuniahdola; 
sí sabía el motivo de no en« 
-ppn^rar lugar par;» .I|legj|r al 
Obispo? Y respondiendo, ^ue 
(itp ; volvieron á preguntarla.: 
Por! qué 4Pades co^ freq(íiea* 
^ail«|Igl¿Vas d'éótfjps nüei- 
tr^s herpiapos .^ty rev,;y 
no vas á las nuestrasf Pe>pcr- 
t^da con esto, fué'á pedirles 
.perdón á $ifs Igí^sias, y pí- 
laaudo á U. de Santa Ealalia^ 
jap:.solp encpotró. lugar p^^ 
llegar donde ^stabaTideL si- 
no que le encontró con el re- 
cibo en la mapq, esperando^ 
Ja^,para.entre|pirselejpl qup 
recibió. gpZDsa ^ y pocp. desj 
ftueS)pasó.49Í S^ñto P/el^dq ^^ 
*e«ifeílr 5QP ípremíos , precc^ 
di«n4ple».conaitiváji de 54nlf>% 
y. e$petafK|otej(os cofíisdie io^ 

Angeles, fiu hF*Wí Pft; ^A. colof 
ca4p ! h«pqri<icap3|eQte. ^ ei^ e| 
a«$mp,scpfilcra,.4e ,ím. ;pr^<JPf 

Za 



i9o Esf^ña Sagráis. 

97 Ifesta aqiii el Diácono 
llÍ3tór|á\lor ^ qu^ no declara 
Ib qXie^eTlt^^^ aV dempolü- 
^í^riduti: p^ro/'i^gim Ío que 
€llréíi\os ea'el sucesor i eonsM 
tiabfiír f^ Hecidó^ cerca dei %j\. 
;noi^ cti/o tiempo empesd el 



MASON^Ak 



» '/ 



•/^■'^••*' üit^o^. • •^^'• 

/ jy^ 'Duró poco él dcííor ¿fe 
la muerte de Fidel ^ porque el 
Cielo tenia preparado un gftñ 
Vs^riíi ♦ que' llenase todo el 
^uque deTídel, y^njiigasfe l« 
i^¿rírií¿as de su faftar'con elf gc^ 
ZQ de lai prendas que le ílu»» 
traban» Su nombre era Masó- 
na^ (escrito asi comuflmeBie 
tQr nuestros Coatíes, eñ oíros 
3i(á!(sona«. Mássano, Masonev 
% MausooÉ^' \ Fué de iamilia 
niuy itustre entre tos Godoi?^ 
como declara Paulo Diácono: 
peto iam 'boble rn' los bienes 
lóliiso»^ 7 adquff id6!s ^ que eti 
tas hei^edádos:' ^rvi6 th Va 
Igfesta ^e Santa Ehtattar y 
filé tanto t6 que sóbreialíaa 
áu nierttos^ que"ftfífe«to d 
Pregado t: áttetkfó Masbíia fot 
bp9^ Y lá áteiftfdrt'^é todos; 
para ooK>carlé^ éh AúScéeí 'Sa- 
cáronle de stt Iglesia t y'^é 



consagrado por Fastot de tiK 
das tas de^ aquella MetrépoM» 

99 Al pumo qbe subfé ál 
Tbrooo ^Düliftcio empesd á 
krMIar como Sol sobre el fir- 
nóMnentode su Iglesia , 4isi- 
^sdo Dios ^r 8«is méritos^ 
páe 4áa«a SirfaHa v las iafec- 
tril^S' ée kÁ iiirt»^ tus do^ 
Cencías , la pobwaa , é ^ inftu* 
yendo los bienes de salud , y 
*áé abundancia coo ¡tanca lib^ 
f^lidad; qde tilt^ ridn^ ni éí 
^p^tt tealan quie*de^e&r« Todo 
era cá tod<»s «afluencia \ todo 
{ma ; todo concordia »n ea^ 
^iFldia\ gozo sin exceso^ ala^ 
^biñtm d» Dfosstn interml^ 
iSd»: Goaabaitsecoñ ta» |[ran 
'Padre tos hijos de^ k Iglesia: 
f»ero et zefoso Pastor alarga* 
ba su solicitud basta los de 
afuera ^ tratando coa tal aíeo- 
to decarídaé é Judión, y Ge»- 
tlfes, que los veducia al gre^ 
ínio dé la Iglesia» 

too Dedicóse desdé íuego 
i ttígh Monasterios ^ eu que 
sé caotasen solemnes alaban^ 
^^ í Dios« dotándolos con 1^ 
beratidad. Funden tanibien miK 
ehas Iglesias^ en queeonsa^ 
^fó á Dios no pocas a^mass» 
Labró ira Hospital pa?a teda 
suerte de enfermos^ esclavo»^ 
fibres, Chrístianos^ ó- Judio%: 
afpTlcaitdofe copioso pSFtrimot 
oto ^ coa muchos Médicos ^ 



j( * 



Ottsptfs ie Mérida. Vluma. ' .f9r 

VRúhíife9^ y surtioitenio de pronta rio ntcesiUr acudir ^ 



quaiito podia c^oiiductr al biea 

de los efifermM, A los'Medi-» 

eos lot níaBcli& que recorriesen 

contiottameote la Ciudad ^ pa* 

ra recoger quaotoa eofermoa 

bailasen, peregiiaos, ó nata» 

tales, añadiendo, qáie^fe todos 

los regalos que fuesen alPala* 

CÍO del Prefaido , ^¿levasen al 

Hospital la mitad para recrear 

ȇ los eaiermos: porque en 

-au intensa caridad iodo ie pa- 

lyecia poto^ con Í09 pobres» 

.. roí Sableado todos la ato* 

• sna propensión del Obispo pa* 
*ia -hacer bieay acadiao i su 

Palacio; fsi de la Ciudad^ co- 

:jno de los lujares ^á pedir 

qoalquiera cosa 'Usuai qke Its 

raltase, v. g^Vino, aseyle^ó 

• miek Sr la vasija que trahiaa 
era pequeña , el buen Prelado 

. aegun la grandesa^de an cora- 
son , coano era tan agradable 
Í plácido; Ja mandabar qué- 
rar^^ y que tragesen otro va* 
*ao mayor. 

lod . 'Quién podrá ceotar, 

• á vista de e5fa, lolíberal qae 
' era e» las linsosaas? Solo IKos 

(diceel. Historiador) sabe qwui 
largt» filé. Al Diacano de San- 
ta Eulalia (Mamado Redento) 
' ie tenia' emrégiadoa dos mil 
«auelilésfv para ptesiar á qual* 
- qaiera^que nocesítaae^algun di- 
. mmOf^Y con q^ae ^ socorrerse ée 



Obispa Aquella caminad et* 
taba siempre en serc pues caK 
da ano volvía á recoger sn Re- 
cibo, quaodo pagaba el em^- 
prestito: y de este nodo sin 
usuras,]! aun sin sonacga>i te»- 
nian tedois eavdal para hacer 
sus provisiones >á tiempo* Fue^ 
ra de esio^laqae efectivamente 
daba no ptiededeclararse*» por* 
que le era general la lairgue- 
za^ periuadidot'.á la seacencüa 
del Apóstol , de^ que es nieíjQít 
dar, que- recibir. lios.Mials^ 
tros de la Iglesia estaban tan 
copiosa y rica mente provea 
dos,: qué cb el día de ia ft?»* 

cáa-afur^^la Igle^v ib^ 
'^delante de él* muertos. HrescidMs 
de ropas de seda ^ obsequian^ 
dote como si . fiíerá persoafc 
Real, ^ues cn^nqoel tiempo- 
solamente 'los Reyes i usaban 
de tai grandeza t'^pero el vé- 
awrabte PreladQ/ordienaba td^ 
é9 acpiella opuleacia á la glo^ 
ria de Dios y de su ^lesja, sla 
'abusar, ni etisoberbacame cok 
ki prosperidad témpora) , por^ 
qoe estaba superior íf esta- fla^ 
queza ^ amansadas su» poten^ 
cJQS en aquel grada heroico 
de igualdad , donde ai lío >adu 
-verse turbat ni- lo:/préspeM> 
-eógrfé V pot» éstár isieB aáajj^ 
.do en humildad. ¿ . . : 

- -^ro3 . uLa grandeza do a^ué- 



tiBa ISspaññ Súgfada 

Alasí íprospnidades de Mérida, 
-y jla»pi:€iiáir>tka s<lbrjenlíea'^ 
Haes /deL Ststo Metrorporitaao^ 
Bp podían: estar «icuUas, ni re- 
-ducidas á ips límkes de su ja- 
frisdécciofl. Y como el liberaU 
^l bumildie^ él caritativo es 
ifta»á)íe.pfra Oíos y para i« 
^hoitabres;, todos preconizaban 
^quel feliz estado : resonaban 
en todas partes las excelen* 
4:ias, y aplausos de Masona. 
jLlegaron á oídos del Rey Go« 
ráq Leavigildo!^ . é ioságado 
<^te por sugestión de ia Ser- 
piente <|tte le tenia inñcio- 
áado con la peste de la he- 
^eg^a Af tana ^ envié MLmistrta 
rque 1^ ^mandasen d^ár* ia Re* 
riil^Otfi 'Gat(lwltca> y abrazar 
4a perfidia detestable-^ £t ve- 
nerable Padre blea fundido 
<iobr0 ia iocanirmstable piedra 
4e la Fe>'k>s rebsii^ «ana . y 
4ítra yeziy ¡eeliandoiiab Rey en 
i^ara su heregía^ y/¿se¡|¡ui!acH 
jdo que jamas se apartaría de 
ia verdad una vez conocida. 
Eoitoocea enconado mas: el 
A^f^ % ¥aU6 de aligos^ pra- 
JUesas*, y regalos^, á ver si, por 
.este medio podia atraher.á su 
isecta tan gran Varón. Pero in- 
-flexible; oo.^olo despreció sus 
tdkoaes^ mas ioculc6 con efíca- 
'da 4a .necesidad de la.Fe^a* 
tliolica, porque oo falseasen 
'á su Cavar el aileocio« si ca« 



. Trét. 41. Cap. »• 
rilaba. Recurrió el «^egoPfte- 
icipeiál regalar CQnaáo>;de la 
•amenaza cAn.:€errof es y opre-» 
sionesi viendo 4}ne: era Supo* 
rior al amor de los premias 
temporales $ perp aifnella fuer-* 
ízat»a)tiear»n9a»d.eL lazo ^ue 
^pretabftttia ^fcdci buen Pre-- 

104/ Y como ni con et 
«agrado 4 tii con ia amenaza le 
pudiese torcer V» dio en otra 
-depravado .cmpefio 4 de eo;- 
vikráAIéridá por Obispo i un 
- Ariano, llamado S^ma^ para 
que turbase al Pastor y reba* 
fio de los Catholicos, como 
lobo contra iá& 10 vc^s. i^ pelr* 
vtef so ^Ministro lal punto que 
entiíó* eh. laiGiudadse apode- 
ró de algunas Iglesms por aa« 
toridad-dei Rey^ y empezó á 
tiíaátradeeir al Santo Obispo: 
pero éflte ae oposot coma maivo 
úivsSií%tm9 (Contra las baterfca 
del enemigo en defensa de la 
Fe , y de la casa de Dios. Pro* 
pasóse el intruso á querer de-» 
.dicard laseqtaiAríanaialf^le* 
sia de la ilustre Vtrgcte ¿y Mae* 
ty r Santa Eulalia : y^como Ma* 
son^ y todo el pueble se opií«- 
sieseu; firmemente ; escribid 
Sunna al Rey^ calumniando al 
QbfspOi, y piiiiendoleiauxifo 
para apioderarse dq la'Igfesia* 
£1 iR^y. epeyeado que la astit* 
ala y veiJMDaidad de s« Minia* 



tro bantftrla para lograr el fin sus siervos palabra» irresisd^ 



810 recurso á la fuerza ; man^ 
dó que imbos Obispos dispu-* 
useo públicamenttfclelaiitede 
sus Jueces fiebre la Relígieoy 
y que fuese )a Iglesia de Safi«» 
ta Eulalia del que prevale* 
oiese» • 

105 Al pantoque llegó í 
los oídos de Masona la uoti* 
cia 9 se fué á la Iglesia de la 
Santa ^ donde por tres dias y 
tres noches se encomendó ¿ 
Dios por medio de la gloriosa 
Marty r ^ postrada ante et Al- : 
tar donde estaba su cuerpo^' 
en oración, y ayuno: y arma- 
do con tan eficaces armas « se 
fué al theatro de la palestra^ 
tan seguro de la victoria , que 
sobre publicarla la singular- 
alegría de su rostro , anunció 
1 los CatbóUcos el triumpho* 
£speró por mucho tiempo a) 
competidor , que en íin vino 
snuy pomposo, acompañado 
de los Jueces , y de> gran co« 
nitiva. Sentados todos, empe- 
zó el herege la disputa con 
Yoees orguUosas y blaspbe- 
SAI», á que el Catbólico res- 

Jondió Con blandura y suavi* 
ad^ penetrando con cada pa* 
labras como con una Secba, 
la oMentacion y vanidad del 
contrario, que en fin , como 
DO podia prevalecer contra: 
IKos (qut^ tiene ofrecidas i 



bles, quando por so fé se vaait 
delante dé los Jueces) > liivqí 
que emmudecer con ignomdf^t 
nia, sin que el empego de Jos 
Miuistros de su secta pudiese 
coadyuvar (aunque lo proctt* 
raba n) 9 pues unps y.otrosise 
vieroft con veactdos , . sin i "te*: 
ner que responder i- ko que la^ 
celestial Sabiduría poota en la 
boca de su siervo 7 y los que 
poco antes venian á contra^- 
decif le, quedaron espaotadbi,^ 
admirando , aplaudiendo^ « y 
ensalzando la eloqfiencia V| la; 
eficacia^ y la energía de sua 
voces, que aunque eorlo regu>-^' 
lar eran claras^ dulcesy y per-f 
suasivas ; aquel dia derramó^ 
i)ios' tanta gr^íá en. susylav»; 
bios, que deleytaban^ conveiy* 
cian, arrebataban. Y síaun los 
enemigos quedaron atónkos^ y 
admirados , quál serra eligozo^ 
de ios* Cathóíicos? Estos sobre 
el júbilo del triumpho , téniaa* 
el particular inductivo de co» 
nocer los quilates con que Dios 
realaó en aquel laa^e sa. fa- 
cundia, pues nunca le habiací; 
visto coa estylo taavsloqueih*^ 
te, tan escolástico, tan lim'» 
pío, tan sublime. Quedaron; 
como fuera de si absortos ea 
el pasmo; Prorumpieron en. 
alabaoza^de Dios. Caminacon 
á la J^iesia^ de Santa 



rt4 Espa/h Sagrada, 
llévaodok eo triumplM al glo- 
íno30 Vencedor > y coa ^ re* 
:gOQÍÍ9 .que «e t)ttcde imaginar, 
mas a#i decir, ^diecoo gracias 
Á au invicta Patrona^ por cu* 
yes méritos les hizo Dios tan 
«oportund y distinguido favor. 
• ^isqS i Avergonzado el hen^- 
|>e)Sunna, ^ero oo coaver tido, 
Í0tenLj& Rengarse de Misooa^ 
xnaquiaaado coatra ¿I qiiaato 
pudo en los oídos del Rey , á 
fia <pie 4e removiese del Obis- 
pado: y como Leovigilio es* 
t«b) Idd^ tosí afecto á uno, y 
propeáio i'otra 4 lio hubo mü- 
•cho que veneer para ioelínar* 
ae al mtL E.iv¡<V Miílistrda- 
que iiuim^sea al Metropolita- 
ao^ compareciese ea ia Corte 
(que era Totedo) sia dilación 
la mas mínima , como se ege- 
cuto: y vteodo el pueblo la 
«violencia coa que le quitabaa 
•ei' conduelo del Padre, y que 
9i inocente le trataban eomo 
rco'vfuertMa indecibles los cla- 
mores , geiaidot , y dolor coa 
«que se condoltao de ia auseñ- 
eia del Pastar , quedando ex- 
puestas al iobo las ovejas que 
mués gozaban ^n seguridad 
las pafitoa mas pingues y de* 
lejtables, Commovieronse las 
entrañas del Prelado por el 
amor tierno del rebaio , qtie 
ae le aalió por los ojm , pues 
4icen.que lioró. Coasol^scon 



Trai. 4f . C*p. B. 
rasooes msuy vivas: despidi&se 
de todoa:^ armdse coñ el divt* 
no auxilio: aálió con tratiqtii-^ 
Udad de áMoio, mente serena, 
c4isiro alegre, corazón immu-« 
table. 

f of Llegó ea fia á Tole»* 
do: y puesto en la presencia 
del Rey, le habló éste coa pa« 
labras muy ásperas, pretea* 
diendo persuadirle con rigoc, 
i que siguiese la heregia A ria- 
ná. El Obispo desateadieada 
quanto miraba á las cootume* 
lias propias , sacó la cara pon 
lo que tocafoa.á las injurias de. 
nuestra sagrada Religión : com 
lo que el Rey saltó 4 otro ¿a-*. 
tentó despedirle la téaíca de 
la Virgen y Mártyr Santa Eu- 
lalia « dicieado que ia queriar 
colocar en ia Iglesia que tenia 
de su secta en Toledo* El Pre- 
lado respondió, que Jaméai 
mancharia su corazoa en Qa« 
operar á cosa que se ntezclv^. 
se coa la perfidia Ariaaa; y la. 
tánica (dijo) de mi Señora 
Eulalia nunca ia entregaré ;» tc 
aun para ser tocada de las su ▼ 
crílegas manos de los here^ 
ges« El Rey pretendiendo vea* 
garse^ envió á Mérida Mt** 
nistros que la buscases coa 
exquisitas diligencias ea la 
Cathed ral , y en la Iglesia de 
Santa Eulalia: y aunque lo hi« 
cieron así^, se volvieron, va^ 



cfos, Enftirecido mas con el diícida á polvos la' túnica , la? 



desaire, 'le intimó, que si no 
deficubria la túnica/ le mal- 
tratarla con mayoreis injdírias, 
y le desterraría é Regiori dis-- 
tan te, donde Iteno de miserias, 
y destituido de todo alivio, 
acabase con una muerte crueh 
No temo (dijo Masona) tus 
amenazas. Si sabes /de^ algu- 
na Región; donde' Dios no es- 
té , ese será destierro* Leovi- 
gildo le instó : Pues dime, 
nfueaüecata, en qué lugar no 
está Dios? A que respondió el 
Obispo: Si sabes que está Dios 
enlodas' partes, á qué fin mé 
amenazas con destierro ? A 
quálquiera parte que me en- 
víes, me seguirá Va, misericor- 
dia del Señor. Y sábete , qlie / 
mientras mas cruel fueren coñ¿ 
tra mí , tanto mas tne conso- 
lará su clemencia* 

108 Esta constancia Sa- 
cerdotal irritó nuevamente la 
M8 del enconado Príncipe. O 
dame (dijo) lo que engaBosa- 
mente has ocultado , ó si no 
atormentaré tu cuerpo con di- 
versos suplicios. Ya te he di- 
cho ( r€|spondió el intrépido 
Prelado) que no temo tus 
amenazas. Inventa contra mí 
quanto tu ánimo pervertido 
te sugiera. Ni te temo , ni te 
daré jamás lo que pretendes: 
pues te bago ^aber» que ;re- 
Tom. XIII. 



bebí, y la teugo ^Jqiií dentro. 
(»lo que decía tocando con la 
man3 su pecho, donde sin. qiTe* 
nadie lo supiese la tetiia ceñi- 
da por debajo de ^ todas sus 
vestid u'ras). 

109 . A este tlermpo , eo 
que el tíielo estaba muy ^2-* 
reno, dé repente Rowai'on unos 
tru^noá tan grandes, que avó-; 
nito ypdvoroso^el Rey cayó 
del Th roño al suelo: y Maso- 
na le dijo : Si e^s R?y , mira 
al Rey á quien se debe teníer; 
que no es tal cortto tA.' Leo-¿ 
vígildo despreciando U vo¿ 
del Cielo , dictó ál punto la* 
sentencia de que Mison-i fue-» 
se apartado de su* vis t^, y des- 
tcfrrádo, como 'enfeííii^ íde 
sus costbtt)bres^ y centrarlo ¿1 
su rélígtón, Pata-^l ^cumplí '^ 
miento del D^cretí» dtspuso el 
perverso Príncipe, qué 1% die- 
sen un cabaUo , en que nadie 
se at^evia á motttar^ á'éausa 
deque á muchos les había ya' 
costado la vida , precipitán- 
dolos con rara ferocidad, ^\n 
querer consentir á mngnnó.* 
En este bruto indómito man-» 
dó el Rey ( ya homicida ) qncí 
montase Masona : y el vengar" 
tivo Príncipe se fué á íj ven-' 
tana del Palacio, qué c^íki 
aquel lado, para diyertirse 
en ei espectáculo que esj^ra^ 

Aa 



1 86 Espaüa Sagrada. 

ba coB la ruina del Confesor 
de la Fé- El Siervo de Dios 
militando como buen Soldado 
en la expedición que por la Fé 
se le intimaba , se persignó, 
al montar, con la señal de la 
Cruz que gustoso abrazaba; y 
el bruto que antes parecía fie^-- 
ra , se convirtió en cordero, 
¿^minando con mansedumbre^ 
y como con cautela de no caur 
sar fatiga al que había doma- 
do su soberbia. Quedar.on to- 
dos pasmados^con tan.inopí-*' 
pada maravilla: el Rey sobre 
burlado, aturdido: pero en- 
durecido como otro Pharaon, 
oi se ablandaba con prodigios, 
del cielo , ni la luz aprovecha* 
ba» pprque ya estaba ciego.. 
' I lo Salió en fin á su ác^r, 
UerrciMasona acompañado 4^ 
sqlas^r^s ¡personas de «¡u fa«^ 
milia ; .y„ al. punto envió el 
Rey i: ocupar la Sede á uno 
de sus perversos Ministros, 
qu9 t/eni£) .Qombre; de Obispo 
qn otra Ciudad , y se llamaba 
Nepúpis (Sunna se mantuvo, 
ocupando las Iglesias que te* 
ivta ociiipad^s , como luego di* 
Tainos )t .Nepopls tanto mas; 
se manp4iiaba en.su empko,; 
quanio Masoaa vse purifíoaba 
en su destierro* Este le pasa*- 
ba el venerable Padre en un 
Monisterio, cuyo nombre no 
de<;laxa Pablo Diácono: pero 



Trat. 41 i Cap. 8. 
se sabe que le era como ito 
Paraíso, por la vida feliz que 
alií tenia » apartado del bulli- 
cio pro&no, y dedicado todo 
al egerckjo de virtudes, sin- 
olvidarse de la que tan genial 
le era , la limosna: pues aun; 
quando no gozaba de las rea« 
tas del Obispado, repartía á 
los pobres lo que tenia para su 
manutención: de suerte, que.^ 
llevando ya mas de tres años 
de destierro , se halló sin te-* 
ner que dar , por haberlo dft« 
do tt>do. 

A esta sazoQ llegó una po^ 
bre viuda á pedirle limosna, y 
como no hallase con qué so-» 
correrla, dijo á sus familia- 
res , que si alguno tenia algo^ 
lo tragese para aquella pobre» 
ELpcincipal (que se llamaba 
Sagato) dijo , que tenia un 
sueldo ; pero que le necesita- 
ba para traher de comer, pues 
no había otra cosa para u» 
alimento, y el de la cabalie*' 
ría qve tenían. El Obispo te 
mandó dar á la pobre todo «1 
sueldo, seguro de que Oíoslos 
socorrería Y aunque Sagato 
lo hi^o. así ; desairó luego la 
acción con poca fé, siguiendo 
á la pobre,- y pidiéRdola un 
Tremisse (esto es , la terce- 
ra parte de sueldo que la aca« 
baba de dar): y la viuda se 
le franqueó, oyendo que no 



Obispos de Marida. Masona. 187 

les quedaba nada con que so^ gen Santa Eulalia: pues en- 



correr la necé.^idad ^ y ella se 
fué contenta con loados Tre^ 
misses. 

Til A este tiempo llega- 
ron á la puerta del Monaste- 
rio docientas cabellerias me« 
ñores, ca^rgadas de alinAentos 
y regalos, que algunos. Caba- 
lleros Gatholicos enviaban al 
Santo Metropolitano : quien 
luego que lo supo, dando gra- 
cias á Dios, llamó á Sagato, 
y le^dgo : Quánto diste de li- 
mosna á la pobre? Respondió 
confesando :1a verdad , de que 
solo había llevado dos Tre* 
misses, por haber recogido el 
tercero. Dios te lo perdoné 
^Jdijo el Siervo de Dios) que 
dudaste de la misericordia del 
Señor , y causante perjuicio á 
muchos pobres. Por los dos 
Tremis^B^ nos devuelve el Se- 
fioF do» mil suddos , y docien- 
tas cargasde alimentos: Sí hu-> 
hieras dado el tercero; sin du* 
da que hubieras recibido tre* 
cientas. Después de esto dio 
gracias al Señar, y á los qutf 
le^ fa vorecieroa : y al punto 
empezó á repartir i los pobres 
te que faabia recibido. 

112 Estando en aquella 
iFida pacifica , empleado en 
obras tan del agrado de Dios, 
obró el Cielo otro prodigio 
por medio de la gloriosa Vir« 



«trando un dia Masona en la 
Iglesia del Monasterio á orar^ 
como acostumbraba, vino so- 
bre el Altar la Santa en la 
mismaügirra de candida Palo« 
ma, c(ki' que eñ el triumpliO 
de^ su Martyrio subió su ialmá 
purísima á la Gloria: y pre^ 
sentándose á la vista de su 
Siervo con blandura y agrado 
maternal , se d^nó consolar- 
le , diciendo entre otras cosast 
Ya se llegó el tiempo de que 
Vuelvas i tu Iglesia para que 
me tributes tus antiguos ser**" 
vicios. Dicho esto desapar^í^ 
ció : quedando el Varoo de 
Dios, gozoso! con la dignaciatf 
de su Señora, pero tambieik 
dolorido de perder la quietud 
en que viviá, pues no dudaba 
en que se cumplirla luego lo 
que anunció la Santa. 

113 .Esta invencible Pa^^ 
trona tomó por su cuenta la 
causa , siguiéndola por la via 
egecutiva de una extraña pro- 
videncia, con que vindicó las 
injurias de su Siervo. Estabaí 
el Rey Leovigildo una noche 
en su cama : y bajando la 
Santa, le dio muchos y crue- 
les azotes» diciendo: í^uelve^ 
me á mi Siervo : y si no me le^ 
vuelves prontéui^ntfi , ten por 
seguro un castigo mas doloro^ 
SO. Fueron tan de buena m»*. 
Aa s 



1 8 3 España Sagrada, 

XK> Ips azQties, qup despertan- 
do «J infeliz con .gran llanta, 
mostró á sus familiares las he- 
ridas que estabarfi fajen estamr 
peídas en.su cu<?rpa , publi* 
caja do e} motivo : de. lasffinjur 
i;i^$ que había heclio.lMaso- 
aa« pues la Saut^ 1^ decla^^ó 
quien era», y la causa de su 
visita. El Rey usando de la sh 
fnulücion que acostuqihrabaí 
y fingiendo piedad \ mandó 
que el .Mjetropplitano voivie-^ 
se^ gobernar; su Iglesia. Mar 
^na respondió, que estaba 
Cíjntenlo en su destierro, y 
q4ier alli quería pernianecer; 
pero el Rey temiendo que vol- 
viese la Santa .á visitarle, co^ 
jjio le tenia prometido ; hizo 
repetidas insíancias: y en fin 
i:edió el Prelado, no. tanto al 

decrf-eto-'d/g; JLeovigildpv qyaílr 
to á la YQlwBtad. de su . ieñpn 
3rR.rTQ4$ví« iM> Qítaba el .^ley 
asegurado de loflu^ naerecía; 
y queriendQ tcíner j)^vopie¡o i 
Masoaa,.le,h¿s<> varios rega- 
los, acompapajíos d^ súplicas: 
pera él .perdpparvdoie Jas. inn 
yxtííí^ W d^volviór las . d^di* 
vas. • . ■ , ^ • •' 

. 114- Salió de su destierro 
MasoPá*^ volvieriüo como tri- 
umphatiíte á su Iglesia . coa- 
mucha comiti^: ea, lo, que 
también CUATo'á su favor la 
pxQtecGioa ^l Cielo- : pue* 



Trah 41, Ci^. 8. 
oyepdo jsl inttusoíNc!jpopis;lá 
noticia 4e qpe.el legitimo Pre- 
lado volvía á la Ciudad, coas^ 
ternadp repentinamente coa 
divino terror, resolvió esca* 
parse á la Ciudad eo que an«^ 
tes, era Obispo: y cómo no 
vino á Mérida por verdadero 
Pastor, sino como ladrón, hur*"* 
tó antes de salir quanta plata 
y ornamentos preciosos ador- 
naban la Iglesia ^ cargando 
carros 9 que de noche enca- 
minó fraudulentamente á su 
.destino, y él se anticipó á sa- 
lir precipitado , porque nes- 
gando Masona no le echaba 
con mayor ignomioia <le lá 
Ciudad. A ^sta sazón dispuso 
Píos por nierjtos de su. amada 
Esposa Santa Eulalia, que se 
acercase á Mérida el venera^ 
ble Metropolitaito acompaña- 
dp de una infinUa multitud de 
gpnte por eLmisnáo camino 
ppf dpftdie iban los carros carw 
gado$:CQQ las alhajas diela Igle-l 
sia : y como pregúntase á los 
que conducian la recámara, 
quiénes eran, y qué llevabaot 
respofidteron (conociendo á su 
Pastor) nosotros, Sefior, so^ 
mos vuestros criados. Lo quéT 
va en el carruage son alhajas 
vuestras y de Santa.£tUalia,qua 
hurtó el ladrón ávarieíAo iVe- 
popis V HevaodoQ6s á rk>soiro& 
obligados á , la 



ifraacadoB 4c nuestras casas^ yo no Id sé deeii^^ sino pro<«- 



alé nuestras jBogeres^ nuestro3 
hijos ^ y sinQsita ñxñ^kda Patria. 
Oyendoesto él SierVa de Dios, 
lleno d'e gozo' dio ¿racias at 
.Cielo de ría alta providencia 
:con que cuido de sui Siervos, 
-pues le ^«s&ndujo cbn felicidad 
len coyuntura! <te qae los the- 
^ofós de ja 4^1ñiá se librasen 
üe las manos de sus enemigos. 
•Mandó que todo y todos vol- 
iviesen á la Ciudad : por cuyo 
OYuevo trsumpho fué mas col- 
4nada ^1> goao , el júbilo , la 
¿aclatn^acion , xón que llególa 
*Hérida. Y asi como un se» 
idientp se tira, en el rigor del 
«estío <al .cañó de una ^fuente; 
^eí mismo naodo se fué á 1^ 
iglesia de Santa Eulalia elen^^ 
morada Padre, abrasado C09 
ia sed de tanta ausencia, 7 en- 
cendido por el nuevo calor, 
que* encella había ^fomentado 
iá imsz y amoix>sá dignacton 
«te: U tfimsima Patroiía, (quanH 
do como Paloma enamorada 
ie b$q^ ir consolar en su des- 
tierro. Los afectos^ la^ ternu- 
ra v^el fervor don que el Siervo 
de Dioíf tú tributai']& el cora^ 
MH1' en gratitud y recpnoct- 
hiiento de su soberano patro^ 
cinib, lo podrá imaginar quien 
Mcanccf 4os. estilos del amor: 



«I y 



lu. 



seguir ^con i^aulo Diácono refi- 
riendo « 4^e desahogado el 
afectuoso deseo del Prelado en 
la Iglesia de ^u amada, entré 
gozoso en la Ciudad ^ y ésta sa^ 
lió de sí al verle entrar,- por el 
indecible jábiio con que todos 
le recibián, como que en á 
encontraba el enfermo sanf*^ 
jdad,el afligido consuelo', d 
|)obre alimento : y en fin todaí 
las penalidades que el Pueblo 
padecía en la ausencia del Pre> 
^do, las dolencias, la pobne* 
?a; laa olas de turbación; ce^ 
«arOfl al entrar en la nave áé 
su Iglesia el Piloto que la go« 
bernaba. 

115 Todo esto ftié antes 
4el año 5S6.T«ynandó LeorviA 
gildo: y dejando dtfscansarpof 
un corto ratbá Masonai cona 
viene hacer memoria dé Sa& 
Hermenegildo: pues ^si fue#4 
verdad lo qnie Moreno de Var* 
gas escribe , que Leo^ígild* 
dio á su hijo la Ciudad de Me- 
tida , y que e/i ésta abrazó la 
Fé; deberíamos conceder gran 
parte de la conversiob áfl Me-» 
tropolitano Masoná, quedantes 
de casarse Hermenegildo a, era 
Obispo de Mérida, cotia Ine* 
go se probará. Pero ya queda 
prevenido en el Tomo V* (i). 



• '{íY Pag.^ii^'' 



ét #.*» 



^9 



^\ 



* 



f »♦ 



. k 



1 90 España Skgrááa. 
i)ue. Méridaí » no fué Cone del 
3anto Rey, sino una de ajque* 
ftlas Ciudades quee^.Bíclarea« 
«e (sobre el año de 579. > dice 
haber seguido el partido del 
hijo, rebelándose contra el Pa- 
dre. Esta ^guerra, y éste de- 
clararse algunas Ciudades >eH 
favor de S. Herineoegildov yá 
Catholico, no fué estando el 
Santo' Rey en Mérida , . sinb 
residiendo en Sevilla, como 
expresamente testifica el Bi- 
ela r en se : Tyrannidem nssu^ 
merts ÍN HÍSPALI Chitar 
ie > reééUione . facta recluditur^ 
£? alias Civitates\ atque Cas- 
talla 5 secum contra patrem 
rebellare fecit. 

116 La única mencipa que 
hay de Mérida en esta guerra, 
es la de S^ Gregorio Turonen- 
te, Ub. 6t cap. 18» donde dice, 
que Leovigildo quitó á su hi« 
jo la Ciudad de Mérida : Leur 
vichildus res in exercitu con-' 
tra Hermenegildum filium su^ 
um resiiebat^ cui & Emeritam 
civitatem abstulit. Pero esto 
de ningún modo prueba , que 
Mérida fuese Corte del Santo, 
sino una de las que 3egutaa 
su Vandera: pues el Biclaren^ 
se expresa mas conquistas de 
Leovigildo, diciendo, que en 
el ano de 5 84" recobró la^ 
Ciudades que había tomado el 
hyo: Civitates S Casttlla^ 



Trat. 4f. Cap. 8. 

fttas filius óccupauerati^ 
pit. £1 Turoneose mencionó^ 
.Mérida: el fiiclarense^ Sevi- 
lla, !Cordova^; Itálica» y (en 
general) $ todaslas^emas que 
seguían á San Hermenegildo^ 
Por ventura residiáid Santo ea 
cada uña i Erap todas su Cor- 
t«? Abrazó kL Fe estando ea 
cada Cíudadidflf^aSi que el Pav 
dre le quitó i No por cierto» 
Y como el'Turonense do dijo 
mas 5}ue Leovigildo cpnquisti& 
á Mérida^ consta no inferirse 
de alli 9 ique fuese Corte de.S», 
H irrmenegildo^ syioque cobM 
tan Catboiica , siguió el paf** 
tido del Santo « luego que le 
vio militar por la. Religión: le 
que es crédito de la Ciudad% 
y. nú se supiera , sino fuer4 
por el texto de S; Gregorio, 

117 Como la conquista de 
las Ciudades que Leovigildo 
recobró fué según el Biclarea*^ 
se en el aña de 584. no sabe^ 
mos de cierto-, que entonces 
se hallase en Mérida Masones 
antes bien si el regreso 4e su 
destierro fué poco, antes de 
morir Leorigiido (como da A 
entender .Paulo Diácono^ quaib 
do seguido á aquel rq;reso rer 
fiere el fin del miserable Rey) 
consjLa, que incidieron aqiUe^ 
Ibs .novedades núentrast. .el 
Prelado estaba en su destier^ 
^o , pues éste pasó de tres acos; 



GhispúsékMéttíta. Masóna. 191 

€úfn jam per anms tres , & podo introducif se en la de San- . 

ta Eulalia ^ y en lo mas prin-^ 
cipal de lá Ciudad;, pcfrque es^ 
10 quedó en posesión del Pre-^ 
lado Oatbólico^ hasta que des- 
terrado envió el Rey á Nepo- 
pis : en cuyo tiempo ocupó 
éste la que era de Másona^ 
qui^ando^Ulinaen posesión dé 
latrsurpadó: de suerte^ que éS 
Rey bárbaro tenia dividida eú 
dos de su f^lsa secta la Iglesia^ 
que 00 era Esposa de ifingunoi 
siendo ambos adúlteros , poi^ 
vivir el legitimo Pastor. Pqtó 
esto* cauísaba poco escrúpulo 
en los que no mirabati mas 
que al Patrimonio de las ren« 
tas : en' cuya prueba se añade 
sobre lo que ahora es asunto 
laya citada, de qufe'Nepopis 
era á un mismo tiempo Obis-^ 
pode otra Iglesia, donde vol- 
vió , quando llegó el regreso 
dé Masona. Y como Nepopis' 
ocupaba lo que el legítim>9^ 
Prelado tenia <tespues de jñ^ 
t reducido Sun na (que era lo? 
principal,' conviene á saber,^ 
la Cathedral , y la Iglesia de' 
Santa Eulalia) ocupó Masona- 
después de la fuga de Nepo- 
pis, lo que éste tenia: quedan** 
dose Sunna en este lance en la 
conformidad que estuvo antes 
en tiempo de Masona, y de Ne- 
popis , como prueba el efecto 
de que hasta después de la 



eo amplius y *como refiere él 
Diácono en su cap. 13. y an-» 
ies del 586« ya se hallaba- res<^ 
Cituido Masona á sú Obispado* 
Parece pues que el Cíele miró 
i los méritos de este gran Va-^ 
ron, no permitiendo^que mien* 
tras estuviese^ presente pade« 
cíese la Ciudad los. sobresal- 
tos que la guerra ocasiona. ^ 
• 118 Llegó en fin el dia úl- 
nao de Leovigildo después 
de estar Masona restituido íf 
sy Sede , donde tubo el goza 
ée que Recarédo, sutesov eá 
el Reyno, se hiciese heredero 
del Eterno, abjurando la he« 
Mgia Ariana , y abrazando U 
Vé Cathólica eh Toledo!, doiir 
de' le dio Dios gracia para re-s 
ducir al gremio de la Iglesia 
la gente de los Godos en el fiíí 
del año 586. ó principios del 
siguiente* Aquella maravillo^ 
sa conversión fué de la mayor 
y mas florida paiPte de los Go-* 
dos , que luego arrastró á lo» 
demás , aunque de pronto hd 
á todos: porque en Mérida se 
mantenía por entonces el in^' 
feliz -Obispo Aríano Sunna, 
puesto por Leovigildo como: 
Ángel de Satanás, que afligiese 
á Masona. Ya digfmos , que 
desde luego usurpó algunas 
Iglesias de Mérida , protegido 
de la fuerza del Rey , pero no 



- 19^ España Sagrada. 

conjuracioQ, que movió rey- 
^ oatido. ya R^caredo^ no. le qiú* 
taroa » ni recobró, el tegítimo 
Pielado- lo que aquet usurpó 
en ^u primera entrada. Sin du* 
da perseveró en aquella consi 
titucion ta la misma confor-r 
mídad aun dos pues. de %glr Ca4 . 
thóiico RecaredQMtPcquetiuflit 
que éste restituyó 4esde luego 
á las Iglesias, lo que sus ante^ 
cesores aplicaron al físco (go^i 
mo diK^e el BiclareQse)iK>alce» 
só nada por entonces acerca, 
de los Obispos intruso^ de ^1^ 
Secta Ariana^ basta ver si se 
convertían; en cuyo caso per- 
severaban con el mismo título 
de Obispos en aquellas Igle-» 
$ias don4e estaban^ s^gun co^n^, 
vpncen las actas del Concilio' 
tercero dé Toledo, 
.119 3unna en la entrada 
4e^Recaredo perseveró como 
todos hasta e) tiempo de la* ^ 
cpqyersion del Rey , que faé^ 
ea el décimo m^s; de su Re^y-i 
nado : pero no se convirtió: 
como otros: antes bieq de la 
bondad del ;Rey tomóocasion 
su maldad, para otra mas ex?*' 
crable de pervertir, y sepa:^ 
rar del gremio de la Iglesia á 
quantos Godos pudo inficio- 
nar , haciendo el tiro á los. 
peraon ages mas ilustres, en ri- 
quezas , y empleos de gobier- 
no, como quien conocía que 



Tr¿ít.4i:C2ip.9: 

estos podtaü arrastrar á*iós 
demás; y en<efecto fué grande 
la^ropa 4e ^nte^queauxiliado 
de las fuerzas dej ihfíerno re- 
cinto para la r'fbelion: y como 
8U resixiéncia era en Mérida^ 
quiso empezar por allí» quitan*^ 
dade en mcfdioí átMasona con 
muerte cruel* y violenta. - 
- >.>i2ol^ Estri traición detes-* 
table faé trazada entre los 
Condes que Sunna habia per- 
vertido, en tal conformidad^ 
que coo vid asen á Masona á ca- 
sa del Obispo Apiano , y -allí 
le quitasen ja vida cruelmen- 
te. De hecho fué recido de 
familiar convite al Metropoli- 
tano, para que se sirviese pa-* 
sar i la casa de Siinna^^Pera 
como Dios cuidaba de su Mi«4 
nistro, frustró el consejo y as«# 
tucia de los perversos , inspi- 
rándole el odio que se oculta-* 
ba en lo que parecía caridadi 
y así respondió Masona ^ que 
no podía ir, á causa de cier«* 
tos negocios del bien de la 
iglesia Cathólica. Que si Sunna^ 
le quería ver, podia venir á 
su casa. 

No desistió por esto el im-*. 
placable herege. Dio cuenta á 
ios Condes sus aliados , lla- 
mándolos á su casa,^y resol- 
vieron ir mancomunados á 
efectuar su traición en el mis- 
mo P^lficio. del Metropolita- 



n 

o 



Uwbét losr^Coifdes se Ut^ w> oUrgaiido U tralcfeá á i^iie 

Witertcb matase también á 



filaba' if^Uerkp ^ Varoa'mu)r 
«rimoso « y esforzado (que 
luego ocupó el:Tiiroiia4€ loi 
^Godos 9 matando al h^ 'del 
Catbolico Recayedo ^ ^ue bs- 
bta sucedido i su Padre )4 A 
cate pervertido Ariaoo eneo^ 
ineodo Sunna la acción de 
conaumar la maldad^ ;tratandQ 
tKhlot con él ; qM en estando 
yaj^n: la Salude Masoifa le 
pásase de parte á^parte^con la 
espada^ Paeron asi resuelt<i^ 
i casaidel Obispo « f aunqu* 
fuisieran enlrar sia detención^ 
aalí^ «a féeád^^d^ qué cispe» 
faaea un poq» en la anteíaiSéi 
• lai El motivo ftié'^ pori¿ 
que el Prelado quiso que es<* 
tuviese presente. eLDuquéGd-» 
%ecdador 4e ^Méridaj llaiAad* 
Chmdfo^ de< «iniaia nobiUsi* 
«la de Romanos ^ grmo Solda^ 
4o, y mejor Christiano v muf 
temeroso de DSos^ fidelísimo 
hijo de la Iglesia , : hooradoi 
con Cartas 4e los Santistmoii 
Doctores Gregorio^ y Mdoroi 
^ya casa estaba muy contit 
gua con la del Obispo, y poe 
tamo, oyendo feu recado, pron« 
taiotnte pasó allá acompafta*^ 
4o de gente con alguna cáu-; 
tria. Al entrar el Duque, le 
siguieron los Condes y él 
Gefe de ta maldad , sin acor-* 
tarse por aquella preseociai ai? 
Tom. Xitl. 



Claudio. Sentados todos, y 
-hecbas las salutaciones fami* 
Jiarea^ se alargaba ya la coa«- 
rVefsacfoo mías de lo que de^ 
neabaii loa fiíoineroso^ , extrae 
fiando, cómo Witeríco no 
cumplía lo pactado, y tiaciett* 
dolé atantes* sellas conejos y 
ciabeta aobre ^qu^ descarsfase 
los^ golpes^ M» podllia 4udat 
delWoeiy de sir^-Joirépido 
arrc^^.'pero esto mismo lea 
tenia admirados de. la .falta 
de iai egeeucion* Pasmábanse 
<^os!4 ' W tterioo.: mitcbo ^as; 
Borqw empuñando la espada 
^ siempre lobeidieote i su: bra? 
sé^,Lpor .mas que ahora for^ 
pejeaba,;no peniia extraherla 
dei la.vaymLj Attm*ental>a eVes* 
fi^rsor/ afiddia^ la industria; 
ecfaabavel resto al arie y al 
valor. Pero quién : tiene braaoa 
contra Dios?. Cor ría la vida de 
Masona. por cuenta, del Dios 
4e los Egercitos^ Si éste ciér- 
M, quién abrirá?' 
r I aa ^ / Viendo los homici^ 
dias, 6 palpando , que alli an- 
daba la manaOmnipotente, se 
despidieron tristes y coosterr 
nadoi^ pero no arrepentidos, 
pues todavía teoian prevenir 
da otra ntiayor maldad , si ésta 
se les frustraba. Salieron de 
alli todos ^ menos Witerico: 

Bb 



f I 



¿e IMM.'4|ue'le contuvo »//9^ 
ech<i<-á los. pies det sañtiatíüto 
Prelado ídescu^ckQdolé quaii- 
^to^'hafoU ..pasa4cr>{{? {ñliendelfe 
^rdotp cdn -AiirdHis ildjgfuan^ 

traioion ,qúkf estaba/, axoi^dá^ 
de ()iié eu'i\ .día» djb.JcffascMa 
)Í6»)Uíes de<celebrarrl2^^s«{«i» 
tai <:)Clie4lfratvpqi»<<da tal|^ 
^fj<!]^/'eff íptoceapit semio^^*! 
t^tn^i^^v^^ra i^Scai^tantoyPjab 
mós/á^'la IgteUi:»de>Sa9tadB¿vW 
kh (^ui^esl!abacAleFaídKIa.Ctw 
a9d),4ieneá dwpuesCQ;^qiife 9b 
|fttiite;He«iiti ácla Tpéififyí xlR>la» 

ctr^atfds^ ^if'tla spartamcia^ 
de trigo; peroíearealidad^ids 
armas; e<padi(si ycigaiiotp» 
pará^^daadb»lbdtti'tavAt¡mb 
tMsvie 'flécente £s6bM voMtcoi 
ftesSríffado^' yoüesp^evadktoi} 
maten ^á" hoimlirrés;^ j iirfúgOTéíí 
Viepsv y bítiós. eVói inStíip 
(aaatíió)^ qiie iiastao^hMa^iiitf 
hice^ eómplicet^iíy b( '¿laéloatt 
arrepentido ^ ya ice pidoppnec^ 
don , y qu% ^sfegtih/ tu ftadad 
me alcances la deI>io$.Mam^ 
fiesto fielmeiít«iqfra«to«éyí)d* 
niendome en* vuestras mános^ 
para que hagáis de* mí quaAto 
os pareciere» ttortvMteiJtet Y\ 
|)orqbe do ¡{liagiAe*V«Mti^daa)<' 
tídad , si ¿tr^aso soy fatlzs <:er- 
iradme aqui én Vuestra caka^ea 



Ja: t>jriti<»!qi^anfaífiiaritfi6» 
traa ae bag9 xdcanM^ dé itL 
verdad ; y si 09 fuere 331 { óai^ 
Súoffo digo J^io quiero, viyir.i 
h'ti%¡.. Bl bikatPad4;er^ Iprd» 
•fttiso> ai^mpt cdbitflpinlad^ tra^ 
t6 al Coade oeniblatidoravaiea^ 
taodole á qué no temiese nin^ 
gun m^l.rDiá gracias al Sefior^ 
porcia pptecnalr' prorádmoia 
ofta jfut :libi4 i $tti siea vos éé 
U^9^(ftJkn 5)ÓQíiabadós(!peHf 
gtoa^rAyi^ó al Duque Ctaadio 

l|iie' todo $e gttatdate}en ttgíi 
^^ .i:iSfl' 4at^ oi^.iiityntnrrof 

»ngiild6sciaotidbfvihafIfó ser lo-^ 
do» <a^^ .. Pir^iad ? astbfaanzat 
coQltca';jattlcbaojaA:?]( saHea^^' 
4AMé»f.llepebhbMi ügeaaér^bioitf 
a»tAttdanc(MÍEro i>>sa|üe ^nii aí| jO 
aabáiV ViJ^QripMiftpetfbdliitHI 
á;unojS«,<maUfoii'i otras* d^ lok 
:qiieii%á^t4Fot/la»<éspatfeíSí: y 
pdaaqdoi áf ciase tiei máWadd 
]^nai»4e praoAiójbeattegShdoa 
)eiaLNelpdo\^ iHP^ar Ae*2Mé« 
gMraae fo^^stietfafaicifMaditf) 
baciendOfdaimisMb ckAi todiot 
sna faoiiHaitas. AlCotide^Wi^ 
terlcorJe dejó telíi- libtfií\.:4pof 
haJser. aidp tfiei* en ia d^iafeioiil 
-Ji ia4n:;lDüi> luego parte iti 
ftey4e io^^qné ^pasaba <?tpÍdWa-4 
áoíe otdea de lo quetiebia-tuí*^ 

|Qos:y su44age»i 



•V 



^d/reqmidiá; i^uei feodos fuer ; rx^s- » Los demás céeapútía 

•f ili¿cif08v dls^ateKranáoiok con 

: fxisi6Qe$3 qt» ai:ial8o- O&is^ 

Suniiá.fle ^c5Qadie8e& que se 

Uciaie Cath^licovy .9^ nh}\¿r 

#abg4Ísi heVíeg^ ; qiip xTeetbkflC 

. iáJ^oitoocia ^44órase S9s< pe^^ 

^aéosz.f /SI despoei 'Conociei»* 

Aen^^que verdadoraoldote eéa 

Catholieo, le o«deiiaséQiObi^ 

jpckje» algQiia Ciudad. - kititna* 

]idíüe lá'setii^Atiisprperiyct \a^ 

„ itíiz4seogi6JíVáe^áet9ú^ mas 

.^eilar .oonver^imís dteíendoi 

que hi.saibiar qué cosáí^' erá^ pe^ 

aiiénciav oi se ápari^ría de su 

&aac*coct do ^ué ^reyeoíitté 

JBdi Navióhiüela la ^ expeliera 

: lie E&paRa;* jasándose á Mafu- 

f uama , 4oadé pervirtiendo el 

^nrerso á quaatas fftido; tu- 

Jiro, luego el desgraciado fin 

qjia.iiiMe€ia.»Al «puato qu^ sa«- 

iiÁi de Lérida pertantebicrron á 

Masoqa las Parroquias y'-ren** 

las 9 4ue Sttttim^ tdatá injusta- 

> meóte ma jipadas 4 y el Catha»- 

dloD PriacipeRacatedo maneó 

Jaa;pMeyasa {r|>ó0ilo jqfiñ dig>- 

jBaé% amiba , qae^Saif&d-asi chi 

aieas^de NepopisvoDnio dea- 

i|^uie^ del destierro de^lti^asona, 

aci a(u^tuMo»con lo quéjtrsarpó 

^fesde^aVfiprinotpiOv pues solo 

"^aé^r^ aoiiihft^aaegfcSayJBia- 

lado sus Iglesias], véase Paulo 

Diácono, cap 18. n. 4a.al fin. 



det fiuriíia /fueron desterrados, 
^.excepción rx^euno d6i,el46s 
(llamado Vacrila) que esca^^ 
pandóse de la prisión^ s^ re- 
fugió á» lalglesiá de Santa .£ur 
iaíkllEl Rey informado por el 
OoqtieClíiitdia, estrañó d}|f^ 
iiú'metite^,:que él enemigo de 
ta Iglesia Catholica, hubiese 
tenido oarade valerse de ella. 
Bero ! -ení: ün i» . conodlendo las 
límraasJ misencordias del Se«- 
itor; qjiie('0o*desec;ha.á ningiff 
00% • <pDf indigno que sea sí 
sé ecbviérte á él, mandamos 
(dgo el Rey) que Vacrila, yá 
qfue buscó':a^Ío en Santa £ué- 
lalia 4 sirva perpetuamente á 
1á Santa , cóA todo' su patri- 
monio^ fnugefr ', y. hijos : y asi 
como los idfímos criados úi^ 
ven á su Se&or yendo á pie de- 
lante del caBallb de su amé; 
d^l 'mi¿mo >m0.dó mando , que 
Vacpila catnine sin oslen t»- 
cion , ni troge de honor [que 
era: proprio de Cbade] delanJ- 
"ttidel cabatlo'del que ps*e^d2i 
cM ' el •Mdnastei'io^de Santa El»- 
-lHÜáí^ hiaciendola^los servicios 
.píroprlos'del >maa»kifimo £^ 
t\ivo. \ •• 

ra6 - Visto elDecreto ddl 
ftay^^t^ punto mandó el Pret- 
iado^qaaí'Arácrilji.'isblJese dql 
Sagrado, y pareciese en su 
vista* Tratóle cteKxPadK ton 

Bba 



\ 



;i96 Espaíh Sagrada. 

Mandara séguo • tas i entrañas 
^ue tenia de triisericotdik 
Aseguróle que ya no tenia que 
temer : pero para obedecer al 
Rey «^y juntam,eate mostrar su 
compasión , dispuso* que e* 
fefecto saliese Vacrüá desde lá 
Iglesia de Santa EulaMa hasta 
casa del Obispo dc;laate del 
caballo de Redempto {(iM 
presidia alli) llevando el bí^ 
culo de Redempto en su maT 
no, y el freno, del caballo sé» 
gun un textOir Liiet|[o qu^ He? 
gó al Palacio del Obispo (que 
estaba dentro de b^; Ciudad) 
Je did total libertad á éK i su 
wuger, hijos , y patrimonio^ 
intimándole vivamente, q|ie 
guardase la: Fé Catholica coa 
Ltegridad por todos los diaa 
de su vida. 

1^7 . Todo esto paiA ro 
Mérida eH el alio segundo de 
JRecarédo (s»?- de Chrjsto> 
en que el Biclarénse refiere te 
jrebelion de los ArianOs, noa>* 
hruaáo al Obispo SUnoa v J i 
St^ga : df quienes dice 4 que 
el primera fué desterrado (00^ 
mo se ha ckpUesto) y: f I ise^ 
f uhdo k. ciMriaron las fM009% 
enviandole en destierro á Ga- 
licia« Al nfio siguiente fv4 la 
lamosa Victoria 4- qud • ej v0«i- 
uresado Duottc CUlldi» loic4 



Trei.4t.Cap. 9. 
en la Gaita Narbboene-^iMí^ 
tra los Franceses «seguorefi» 
re el miima Bklarenae sobr* 
el aSó 588. de la qual Victo*^ 
ria tratamos eo el Tom. V. (i)» 
£ste glorioso iriumpho fué 
muy festejado eo Mérida^ nm 
solo por haber sido lograd» 
contra los enemigos por mo«» 
tivo de Ri(ligioa, excitado el 
tumulto polrA ríanos; sino por 
causa del Comandante eo Ge» 
fe 9 que fué el I>uque Claudio^ 
á quien Masona y la Iglesia 
eran deudores de una gran 
fidelidad y protección* Juntó 
el Metropolitano todp el Pue« 
l>k> , y dieron á Dios las grm¿ 
cias« pasando eti Procesicjo á 
la Iglesia de la Patroaa Sántm 
EulaUtf ' cantando hy mnos de 
ahibansa. Siguióse luego le 
Pascua, en que toda la Ciudad 
4t Mérida conUniió el jubilo 
con pubUccs festejos y iego- 
c^íos. : -^ 

138 Extingeidotf todos 1<« 
turbadores de le pax , resol» 
vio el Cacbolico Aécaredb 
CQlígregac tin Connlio geiicvel 
<de todM sus seis. Provincias, 
-para que fuese proclamadeia 
Fé 4 que poco ames babiaa 
abrajcado los Godos v y fnidie* 
9fcñ los Padres, ésijsbleoer 1% 
Diiciplif2á Edtsüstkié Que 



. 't- 



*-\ * 



'.'.i'i 



|i) lísg.%\%. 



aieipnit ét Unta iotcrabiaa antiguo, en 
-4e Cgaciliot, y torgas nrlm* 
«cioaes, era muy necesaria. 
Este Concilio fué el cenAro 
ét Toledo , celebrado en el 
año de sdg. por Mayo^ el mas 
notable de iodos loS de Espa(- 
fia« por lii* stiq^tor circuns* 
tancia dé haber abguradó alli 
los Godos la beregia Ariana 
aolemoemente t y haber sido 
votversalaiente proclamada la 
ReUgkNi Caili^Uca^ coa as»^ 
tancia de sesenta y dos Obisr 
pos^ y cinco Vicarios de Qtros 
-^ne no pudieron c<MicttfXÍr peiy 
aonaimenie* 

'. €29 C^ ^^^ mollirói pa<> 
-tó.á Toledo nuestro Utoltisii- 
•mb Prelado^ y nosolofué uñé 
■ét tantos en >aquel santo Sy«- 
nodo , sino ^ne tuvo, el distin^ 
rgttido honor de ser Presidente 
jde todos; precediendo ál Me^ 
•tropolitaiiu de .Toledo^ á Ssa 
'Leandro* de Sevilla * i Mígey- 
:cio de Narbona ^ y i Pautar» 
.éo Bracarense : firnundo asi: 
Musmm im Chrirti naming 
Eceiesiée CaikeHae Emtritenr 
sis 'AfetropúÜiamíS Epiuspiff 
Bnmmcia^ l4ísitmuar^ his Cmtsr 
titufioréiéus ^ fmims m Urbe 
TpJeiana . inttrfiA ^ MnnmeM 
süiscrifffi. £ste honor le.cór- 
•copibodiá á A|asftoi», Mfpá Ta 
DiKfpKna de i aquel tiempo^ 
fOÉ 9g£ el.Me(rópoUtanu mas 




^W 



todos los . quatconcairtíeras jC 
•Toledo» . , . , . '-ó 
130 Restttiiida é au Igle^ 
sia continuó gobernands^ ^es 
Ja paa que Iliwiest4ié4 hasta; 
el añor doce ida üacando f «a 
que paipai icelebcar pff o ConciK 
lio volvió á la Corteje 'Tai» 
do, y ocupó el primer kigarv 
presidiendo como el mas anti^ 
•guu. Era ya entonces fdhño 
597. eñ que vuelto á M^^tda 
.el SaoioMetropoIiíano^ ;yit«^ 
dose cargado deaños, y ^e» 
títuido de fuerus^ cipoMié 
que no poditt diferltse su tralla 
mol y velando. sobr^.eJt(bg|ea 
íproptío, y de ía Igleijii ^.dísf 
pusa Hangar á su Af cedMMKí^ 
que se llamaba Eleuth^Vf^ ^\j 
)ed«o:Sabe« hyo, qu^efi^irf 
se me llega ya el 6a deaii pf^ 
Kgrinaciwi^ Pl^toMíiy te en^ 

catgO :^qe tomes IMibre il li 
«iifdsdo dt la ^^sé»^ df. l«i 
Fieles, á fia que asegurado, da 
tu solicitud^ viva yo quieto, f 
retirado , llorando, mis /ma)<ai 
gustos en el secreto de^un utílt 
<iaa cubierto de dolor* - < ) 
:i3k Viéndose el Arcedla,» 
no honrad» con tan honorífica 
dignación % «o lugar de condón» 
lersi: de la andanidad del Pa^ 
•Arevydequeluego les Alta^ 
úac aguel . iíonsutflo > se le lie* 
nó el cojraaoade jgraa vano da 



pi^ Espti^ Sagrada. 

%l3isoMÍeiiii tom^^'Ordtúaa-^ 
dola á la ostentacion*teoípí-' 
égii\ |K)it medie *de un gran 
iiq)aytitadecHados que llevaba 
dAetafatédesacaliálto, en ^oé 
«rgidUMt^«2tgiiteba • de lunas 

Hb'OtAfi» paitea^v daadcy; maa 
«flwii^trift^de ámtao «iñütidano^ \ 
^«S de Padre de pobres, coino 
'efectivam^otese coafíí thó dea- 
tro tte poco 'tiempo con oca- 
tionide que' el Santo 'Másona 
Temanepó él 6et; «erVicio 'de 
fdgunps e#claV6s,';4ÍQ<ioles lt« 
éíertad , y cdnfirtñandolá coa 
tilgutia dádiva de dinero /ó ^o- 
' «esion peqaeSá. Esto que éti el 
hvká Pastor era 'efecto de sus 
Jbiten'as *ent rañas , dio*' ocasída 
ni fi(ie^qr súbstitMo ele mós^ 
ikTCi^ léiH'ihfec'ctón de las suyas, 
-pifes ál'pufito itjtie supo lo que 
^ í>áaréí baWáf heého v fu^ a* 
^alácto ^^1 XBteisp*, < saber 
«KS^iiM» tt»vbáV:é lotórmadó de 
* l^ae^iígi'avádá t|i ettférm&dad, 
^«ábá m^y ]!>fóxiaib'ála muér- 
iie,'««i(i«á^ifld^^uefib de la- casa. 
4Mi9^ i^oscfknÉtob'qtie el sant 
tó víejoremune-fó^é inflbrmaáo 
^ loi^l/e les habiaidállpvles íii- 
itííttó 'muy furibundo, y 'con 
-teriwes / que- conservasen in- 
•laceo lo recibido: parque si no 
Hó tehian todo fentwo y qfuaadie 
^ los requiriese, serian grave- 
^enu^oliM^»^t/^^A . 4^ o.« 



f!rat.i4t.Cap. B. 
¿w*i3f2. ,Lbsv istef vot vkojdoie 
'ianiiojosi^^y 4ursn|élM» inib- 
lídmttos ^ entraron á la :al»>lxi 
'etique yacta enfermo el sanco 
'Obispo, y llorando ^aímitrga^ 
f mente , lé jeñ rjeiroQ lo que, les 
pñába ,, dot ieodose' de que ti 
viviendo tod^yia el. Pad^e;, pü- 
decían los hijos ^qtieUa violen- 
cia , qiié sería quando les fal- 
tase) 'Ei' venerable aaciano, 
coqio era- exipei^imeBCado, -y 
muy prudMíte vrof i'omps^ sita 
informarse ii ates de lo ..que'OO 
Qreia iaeilmente : y baáljuido 
ser toda asi , lloró de sentir- 
miento. Hizo que«n una/Silia 
4e llevasen á- la tglei^ de^S^n- 
ta Eulalia^ , como á sii Oracis» 
lo^ jT puéstot'ddantje dett éb- 
tar^ extendió ios brazos , le- 
vantó los ojos ai .Cielo , llp;pó^ 
l^mió , ' postróse en . la tierrg^ 
oró algún tietnpoi^ recibió .el 
OrácuTov rxdaató tdaodo gri- 
etas á Dios de que le huiMitse 
oido (oyendo esto, todos los 
circüfistantes^ y^ volvió á $u 
*Pálaof o : peKi4an*coFifef ta4<H 
tao' retiovadó y ' tan «otiiipse, 
iqmiib íie eseyera ser un eo»- 
^r^iio y aiici«iio,\sitio.uo ré- 
süGÍladó. i>ispuso ir á: Vís- 
peras; segiHx acostumbraba: 
y oaasando esto lingqzaine^ 
^abie.en .todos:; sddtieii Apee* 
^ranoi; sobvesalcaído^dié sp^míft- 
cna GoooianQia i jquedó Móakp 



y 



»\ 



r — 



• ". # 



I 

-^ ^ ^A . ' A A ^ 



«jiM de -quiim jaz^ba. que 
SDoriai jaquel diá. Lleob eii fia 
ider-ctaf uísK>a t fm iié^ui cos^ 
tutnbáe coa .elX!)leró á Tedbir 
-JF >a|6Dknp&&tr al Friebuiot y ral 
incéasarle el Arcediano {K>r sa 
4>ficio ^ ie ákm el sama ladree. 
-Irás d^kmt Üe M. No tnteo^ 
^ó *^^l6B tlrt rio * ti aénít ido r dé 
«Blas Jp^ldbras ; 9 ptegadiaoDÍ^ 
4aá:iotcoaj0ÍM6oos:v ^i|^^aei> 
cüií deeir^^eo^ aquello'; f:€amo 
ellM' tampoeo' aabiba el my9^ 
ítecio , ídixerbn.qiie ao deóoiá^ 
iiá dfra'jcxMa^ sUio queiél^Arn 
€edi^o Jiahia'ée «r delate del 

Prelidir xlesMiQ 'Sü> cata :á Í^í , . -. 

Iglesia (ynbera este él sentid ^ d6$:Padireii.ijíe,?4arI^^ 

do , Hqo qUe Eleutfaerio mori-ü Coii&siores <k: la Mv A h\^^P% 



fia$:á ló$ pobi^^ cAAiOL^iáiia. 
de costuflibce^ yTí Ips^coiádol 
les'fraoqueó ináyores ibenei» 
ció^. Lleóo en iJa de^^j^sc^M 
edad ]^\4fcreptf8 /iifto^QAé 
áú ciirsoí, j^áe4ó el^ijiriaio ^liál 
^irfl/ei)cre«claii$ü)as de as <aiceM 
úmbrada Osadeaa C0i) ia^ p^ 

tarecf^iMil 
lüa:siiiiaKtf 
ide ^efidl^t.^qim cetaiíícBac'Uii 
¿rato- que fué. 4 OiQStCiftfc ad^ 
atervor^ -por loquerao eaidft^^f» 
irañfüia ddtnicaciaaid^^Bíyai^ 
stfbíaqup Sse 4««e;fi*^¥Mnbcit 
eaielMaVty rekig^A,. pu$fe(Hltil 



fia* primero qiae^ ian(^ vie^ 
j^.) :£aijefectoral etnpeaar. eb 
^cib ye?¿pertiaD.irie jicooie^ir 
tM al Areediaiiqmia gjravisiinot 
dolor ^ que le hÍ2o trfá,su casá^ 
may'éoferiho: y al^punto la 
mad re vqueieraMat roña muy. 
santa., acudi6^ ai.Prelado ^ ;f Off 
gkndóle con/fvaa tHántOiiqoé 
•casepotrau h^.filsántdvie'-^ 
jo»ad trdípondi6«otra:cosa maá 
que^ta-s^if^ foetvré^ fi^é.Áí 
tei^er dia^rau^iétaife'iAirQediB^ 
qa',*qoedartto9aBi'4>ieá:califíN 
Cí^iaJa |fe^pbacífe^6:queii}ria 
delante. .r. ..v#.*.j;4 

^33 El santo viejo sobre- 
vivió muchos dias, emplean* 



hitw^ lfc8íJe''píMlecidAp§f í4p^ 

Stt'conft|anH(Ms»9r4ifoft^^tf^:ft^ 

advtíisí) ; léjÁym Om^^fAHm 
demás ndTtudpKy :?jr a«| aiQ.^ 
gros^cdh que ^n: y ida. tehoi^ki^ 
et Cíela^jct^tfniíaisiacatiQili^A) 
pues de'««iet^ s^ii^* t^tír^ 
fica Panto Oimm^.ak tel capiís 

tilló .ultimo vdqnd^ihat>l9u4ll 
dehshio *^de}/5fc^iilcl'0idft,eHCf 
y jpitas Prelados* (qtie^^ajua:^ 
to al* A4tár de Santa £u)aH0^ 
émser^g^^k Ipióa ipor. M: Jp4 

.taiacaiiap p^kmúzd^MulfííípiiHin 
■as :;1 {fvT alt preáanMpl « ^r^ticjl 

haca ükmt (iaijSahtéijt^kiif^^ 
btspo de Toledo Don Rodrigo 



\ 



f »cnie,tettarta> i to« eos Sm* 
títimat Obispos, (i) El SeBor 
Lóajn-C*) le Uanu varón e«f- 
Mifo <ti soHtídad « acérrimo 
taeiBMgo: déla perfidia Aria* 
Éa , f «deftiHor intrepidp de la 
Fá« por U qoai filé privado de 
MIS menea, 7 'desterrado de la 
^lesia , conservando para la 
lU^ton recib¡4a de los ma« 
inwescon -invicto aoimoi, no 
•Mo 'en- el coraaon, sino en 
la teoa • y en público. Asi 
«tros muchos , con merecidor 
^ogios V pero los priocipate* 
•on lof perpetnadot en su His' 
fort«dor.« .dónde hablan la» 
iriMrtfiaé licroiaa caridad con 
los pobres.; tu iosigae zeK> 
«MI los MEooascerios i Iglesias, 
y Hospiules: tu ffi iiicootras* 
lable: sa oontcaocia en «oafe^» 
Mfié, y aoMeoerln, sin ladear* 
9§éoú promesas, ai con ame- 
aazas'de «o Aef t su Hrmexa 
eii' un descierro prolongado: 
sü oracion 4 y exercicios de 
aüsttr diariamente á los Divi- 
nos Oficios: su meeito de ha- 
ber movido al Cielo en caoo- 
nftacloo de su Gondncu, ya 
éuaodoen el principio de su 
poatrficado disipa Dios por sus 
siéricos las dolencias f fMi- 
riaa : yn' ^ando ^ pdbliea 
diíjMita triunfó de U» cnemi- 

(1) Lat.%.^.ti^{¡4'^^^ 



ÜVtft 4Ve Cap. te 

gos de la Fé; ya-iqmoéé éé^ 
mó mtlagrosameflte el brnt» 
fiero 9 en que preteodiaa* que 
perdiese la vida: ya quaode 
en la heroica limosna de dar 
quanto tuvo á la viada ^ le pre- 
mió Dios succesivataeote coa 
mas de cieoto |or uiio: ya 
quaodo bajó á visturle^ y ha^ 
blarle Santa Eulalia : ya quan«» 
do ésta declaró al Aey Leavi^ 
jpldo V que corría por se4alied^ 
ta e$t€ fiel siervo : ya quando 
le coacedi6 que resuurase A 
tiiesoro de las Iglesias: ye 
quando repetidas veces le li^ 
bró de la muerte coa mjla» 
gros: ye qeando tepehtioa-^ 
mente le re^tituy^ samdád eá' 
el lance del Arcediano £leu^ 
therio, en que el Cielo le di6 
<ioaocrmteoto ipropfaetioó: -^ 
ya en fin qus»do. desf^ues de 
muerto prosifpió favoreciera 
do á los que« concurrían devo- 
tamente á> su sepulcro. Todas 
ciscas son prerogativas « que 
parece suponen virtud en gra^ 
do heroicé V acreedoras al ti^ 
tulo de Santo con que alguaoa 
le tratan: pero esta dedara- 
cioo no nos toca á nosotros^ y 
asi pasaremos á refe>ir otrae 
memorias* Véase €l eum. 154. 
y stg. en la Vida del Obispe 
kenovato* 



'> ( 



il 



•moña ' di "MtaVka en oii-or' 
■ ■ '•docunktntósi " ' 

í • . . • . . . [■ ' "* \ 

^' 1^4 Él historiador ma^aá* 
(fgiJó, qu« i^^meniió la fáMá- 
de Macaba; faé su tohtempo* 
rákeó el Abad Eicíarenkviqaft 
ha b1 a ndo « enf isíu Cti ronicofi^ 
del año séptinM del^ Emperb-f 
dór Justfího 4 y dd ^(^to d%l 
Kejr L^o^igtkio, dibé^,' que él 
Obispo de Mérida'* Mbüsoiía 
(a'sí se escriben allí)^érá ilustre 
y' afamado^ en el dogma de 
nuestra Sagrada' ReligitfQ^i 

íftr Épisrcdpu's in ñ^sít^ áúg^ 
Mate blarúif halrétur. -AtíéTca 
de esta hiemoria ttiW^dos 
equivocaciones. Móreftó de 
Vargas y quándo (i) -ditíé^ que 
eVBiclarense la propone en el 
- año qáartb de 5^íWw;y'<jtie 
habla del año de la eíeccioá 
da Masona , lo que no fué así: 
pues ciercaméyte cétrsta, qué 
el año de que ¿lU' trata el Bi^ 
clár«lasé es^ séptimo ¿el Etñ- 
parador Justino ,' coWp se vé 
én lá edlcTon que cita Mórerio 
de la España ilustrada. Equi^ 
^Vocóse (yendo de prisa) por** 
'queahtés'de las palabras jíro¿ 
"^uéstki se lee alif Wn. iP". 



OÑspMdé Hériiéu Masona. sor 

MausoM^ &Cyy esto' que eV 
BiclkrMse dice- $er ^l espacia 
dél^Poniificado de Benedicto iJ 
i^iMefuit^n. //^.) lo entendió 
Moreno ^ de que allí se trata- 
bla del Imperio de Justino v lo 
qtie*íO es ash pwes a4uei pár-í 
TfeiFo 'tm^tW.^i'Anno JPTH. ^axi 
rinilmp. quiml^eavigildiP^i 
Mtius y &v. y así no hay q«Q 
detenernos sobre ^llo; 

1 3S Tampoco dice Si Jüáa 
de Vatlcldra/que ettottíxs íñjíé 
etecto^-Masofia , siik> <qné iraU 
ibñces Dé^ecia con fama á^ 
Religión Cathólfca en 4q ígle^*» 
tía de Mértda donde presidia; 

y e^t6'le'supérte<>bfepovt)t>'le 
hace: ttl modd-qae^dide*d<> ét 
mi^iM^ Biclartnse ^ que títí éi 
año décifho de Leo^^igi•ldo flo^ 
recia el Presbytero de Méri*« 
da y llamado ^0071 ;Do^eiB'¿teA 
cir^ ^e en áqüet aíkyfüé^oy^ 
denado de^ l^pe«byt&r^ V'^ia6 
qué ordeñado ailtes^^orilá su 
fama por entonces. A 'este 'tno* 
do 9 introduciMdo al Obispa 
de Méridé etí A'éafofuirab'át 
LébvfgíMo y ^cofAo qlietya' bk 
aquel ¿fíií añdaíb^ sD' ifihtíikke 
fanftoso etot» ibsíhóVnb/cfSv de- 
bemos récoínücerle tatrsagr,^ 
dó an€eSt^ dfatido álguti tif^m^'o 
para el enerfei^io de arquellia 
acciones sobrc«aUe^M%s o^ ttt* 



* . 



(i) En si fol: 148. 



kéU - '^i C 



k * 



( di i.l 



Ce 



aat EspaStf^SagradÜts 7f{it:.4i4 Cí^. 8. 



Vo 8fí¡eV prinqipio^xi^ su EteAT»: 
tincado, las qualés* pQiiw4p>¡<l 
la pública voiij fmnik^ís^í*^ 
garoa al Escríf óñ lítectr ^ qwi 
ea aq^UjGi año* de: que: habla.,'j 

sobi^saJia^ sa ooipjbitei íqqm 
aplajiisoLLo^raiismai^conQpruep 

bapdtlk práctkft'dfl^ii^.i^T 
rQQse eti: meqtit)iiaf i pciícpvsu-r 
getps^: pues. á..3aaUean;drale, 
introduce ea. el año* décimo^, 

éaúdoletadUi la misma. phi;a^(^ 
die Ciaruss hakeíur;, y* Wdi.e di-- 
xá^ que le reservón psra^aquieV 
año, por haber, empezado eá 
fü: .á¿ier Obiiipo> (sabié04Qse. 
qpeilo/era /iuKe9^de. la ?.opver; 
)Íon:4e:d¿ U«xmeflegildo.)/SÍpá 
porque ya.ent^nce^i volaba e^-f- 
tre. Í0A. CatJiiSUpoi súi nombra* 
jK>r. sus. méritos V y acaso* ,1er 
desce.cr^.el Rej^ Leovjgildaeaj 
aqu«ly$5a, seg^ai )a que pre-r 
Ke0jn¡)QS: en. sul vida., \, r , 
} . iglSJ E¡5ias* coaftrqíiaqibaes. 
d(pl: texto.del.Biplia reoi^e se bao. 
{>ropu9sto,. por ser. el: ^lejor 
textO' par^a la Cbiy^oplogia de 
jMasóna:. pues» Mbieodo. inc;if 
^ida el añOi^VlLde Justino ,. y 



3pai seSalajao' el de $70» 6 el sl« 
gj(íftHte¿ ndSi»<»i*x$2itOíiO$..t- 
e^ twn*ppi.PQí.li9* 6all4F.c%. 
sa: en. contt.a v f\ b^a^ar dos ó. 
tres, a ños de consag;racioa par 
caí .hacer; Qjpq«o^ ^ ;]Vf^sona ^ á^ 
«aiíi» deíJft visibtos que era» 
la& ac€Ípossi<ie$de d» pr^^eipip; 
de^ si}« RQQtiábadOvComo se di-t 
jf>! desde etí núm*. 99. Pero no* 
p0dea(K>9' anticipar ma& suépp- 
^^ Il9cque sía oijty OA anjtela* 
Cvon^' Sft>ftrí6caq;.;íreiqtí| y 
€HiQa 9Sosi4^Pke^íaj;^qMi«^ 
cío* que: úúi 4oGumea{oa. ^ysr^ 
presos^, tio^ se: debe: alargar 
por ser.de lo^ ir tejp^uliares^. 
137 Ej$t;Qs:;tFeiata.y cinco- 

añn^Q0iM»xL6aw¡rj^u¿^4e o^ra 
pvmoiiiaiiíqye ptpseuef as entre 
las«obr.as.de:Si.Isrdof o ,, donde- 
hay uña^ Carta del Santo> ea 
la: qijah vernos» que Ma^na le. 
^$q]:^bi64M)& mí^4^i& dlr^n cria- 
dQf$ujyOvBai»a.da Nfee^Q^ofür 
saltáiidple sabré. un pirnto^ de- 
IlisGÍp}rn? E^lesiástícavá que 
el. SáQtp» respoádiáep et[ aSO' 
tercero d e W¡itef ^p^ d ia i^li- 
jntMde if (^l¿tf pa;p ^ gues^ía feíjha 
i^i'e 14 Ó^i<ta' dicerf^jr Éatazsuk^ 



. Vi de LeAVÍgildo eo; el año de: ^f^ Prhi.. KalL MartiHanni iii^ 

^S?3?- resulta ,; que sti entonces, régni: Dñii nústrí g/'oísiosdssimi- 

.era ya-afamada este Obispo. Witericí r^¿r..Aque): aio^fu^ 

JEimeriteose ,, fué:. cpa?agjrada .el de 6oj$4 de: Chrísto:. pye». 

•«nte^». segHD. lo y^bP^ORpestg,. W^t^icíp. ?inpe2KÍ- * rey nar ett 

£1 ano determinado 00 se sa« el año. de* 603^ Era DGXLL 

be á punto fijo: pero andaba como, consta por S;. Isidoro ea. 



h Hijtofilí ae los Godos {se- el Secreto de Gracian,^ (s> 



g:ua las mas correctas edicio* 
íies de Madrid ; de I-abbe^y 
46 €tocio;|qae'fyfopusjmos^ietl 
ftl Tomo V¿) í i)y eti Va<x}n^ 
tla^iaéiM^^ Bkkirefn« l^^qftte 

publicamos eú el mismo To* 
mó) (i) poí lo que w> -se del^é 
4Mniar>& 1b¿ edldíótaes ^de S« Isi^ 
^d^r^o^ ^ir« íMróft ucen 1 'Wite^ 
t1co'«n lá' £ra 6424 y ^údbo 
fneü^ á )^ tábta? ítnatgiQat «que 
Jacotiú Di^Breul jifuso al*fÍB <le 
aquella Carta,{3|dOQde ptri- 
biffie la' Época tt)^aquelReyii 
iú £ra^6!4$Lxtoift«a^lR3^|uqt!U'»a 
misma ^dibiaüi t4) ^&m§tá^i^ 
"S. Isidoro. No 4ebe pues atrav- 
esarse aqaelb ¡data del 4ifiot5o6. 
por FeWero: y si Tuerade'^^l^ 
¿naos neses últimos ipkl raHo, 
pudiera anticiparse al de 60$^ 
porque á da <le^ste corría ya 
«I año tercero de Witerico: 
pero -como ^es de Febrero, re- 
currimos al prí nrcipSo <lel ano 
606 «D que vivia Masona. . 

138 Esta cana (de -que 
vamos hablando) se halla en 
las Colecciones aptígua) de los 
Penitenciales de Halíi;gario, 
< Escritor del alio 9^$^ y de 
Rábano Ma«TO<del ado 854!) 
aegfta -la- edicktn '■ de Di' An to^ 
mió Agustin,)Conio ;iamtueff én 



t ' 



donde pone á la letra la prin 
cipal materia de la Epístola: 
Teprodudéndolá en< la iseguA^ 
datarte: (6) HianTvg[üe i Caai^ 
sio dice^que demas^eSos mat 
nu^critos de Halitgaxio rObist 
po CamerBioense» «en tjiíe^halld 
esta Epístola -^ la if 16 laisibieá 
ñi otros perfúmalos i del Mo* 
«fiasterio W^etngaf teose^ il^ttr 
Breul la estampó stEgahiísiiMab 
de S. Germán de 'París , 'crft- 
yendO'*sep i iél'/ primero ^qiíe la 
daba comífletaH^ por quantpial 
Xiempo)de 3a loQfireátanijnpjtUy 
^ dpticiajde la :1lelQi«][»e "se 
Ahabiá hecho^n Madrid'^de Iím 
Obrab de 'S. Isidoro ^ donde ei 
<ll. Di Jaaa Bautiscs 'P^ergzM 
^propiiBo ien: ^elJibr a ide iU$ 
£pifiKiolas del San^<^i9Ue,Teco^ 
^ió de vaiüos Mss. coi^sii^aicof* 
lumbrada díBgencla» 

139 Sin embargo de ti lUi 
tan remota antigüedad d{!M$i^ 
y t:onsentlmiento 4e «aici^ney, 
ha Teputado. el P. Ceiíliei^^stá 
Carta por so po«ta ^ en ^^\vt^Jkí 
de quéS.lsiáora^n laE|yistOr 
la¿ HeUadto, y.^n el Ub iXf4f 
i Div. O^ivdicer^ t^ .et) >! apü^ 
fde la especié des)»e 9HÍ se[ 1X2^ 
ta, débe'ser di^ües1!0i<^rren 1» 
£jpist€4á tf Itfasooa resueWs» 



iw ih 



€Úf* 



W 



Cea 



904 Espmh SSgr^la,* 

honor 4«spues de baher cumr 
plida la penhencia¿ lo que á 
GeiUier qo^sdIo le ^arecí6. \n^ 
coiic)i¡8b|é4 aitibi^evle tuvo 
por sufícleeiepara c^pluíti e^ 
ta* Carta dis las obras de San 
Isidoro, como escribe ea el 
romo XVII. (i> 
^ I 'Ié4o^'! T^neTiCGwsti *Iícenm 
^ilfbf^^qae p^ecé'Aaber pro^ 
4;rakU) em^siesia ¡mucha de.»- 
tención^» ^üznáo el estelo ^e 
lá Epístola 06 desdice áéi Sao- 
ko\ bI 1í9> matQráai. ^a:«e re& 
xiuce¿4.que A^asova xemulia^ 
tóiiloi>dbbéiealetuief sev que* A 
CaoÓQ' e|i lina* parte éxclúyü 
él Sacerdote Mpio del honer 
^ua ^saba ^ y fia otea 1^ p^r^ 
«hite Mstauaarte? A cat&ires^^ 
|M>fide^la'Ep}st<dayque no hay 
«OMnadkcioni porque quando 
el Coacilio Ancyrano ^cap.' 19. 
16 20. en otra veríion) dice^qte 
«el adulteró pueda recobrar sn 
.perftecioai 6 primitivo bouor^ 
l>ab^a 'denlos qee isumpUeron 
legteknamente. los siete anos 
tle peoiieBCia (seguaelCanon 
tax^esa) y los lernas Cáionss, 
<(tft^<e9schi^yeo de^su' k(^or kl 
'ddAheib'v tt^zví d&h).»s)tte'm> 
eé emjjeikUm. Estojas ¿t tope*- 
4C«plo: de la Epistole. Quáliajr 
aquí iadlgao ^ ó ágeno de la 



gravedad ; litera:tiHiat y 'S9otl- 
dad de Isidoro? Confieso qu^ 
Qo lo advierto: pues stipuesie 
que, d Ancyirapo. ( celebrad fií 
cerca:del 3^140 de^íretaseí la 
fesíauracjw ^k\ íienor fecer- 
d0tal despula de siete ^ños de 
legítima penitencia , 6 que así 
atuviese entei|di4o j^íCjapop 
«nüa'vferfion de fi.f$n^ tiempo; 
«ao toy ^neppvi^'ijjeq^ffac fe* 
«OMOcer pof legitima dcelara* 
^íoft de $^ I^íd^ro^la ptopuesi- 
4a í ;potqvie I9 que puede defe- 
f ii^sc^i: Jo$ :Paü ises Á c c jr raoos^ 
no repuDctaá:nn«str.Q Santo. NS 
^te iQQsega ;^09a.(]^.Qntraria en 
4o$ lugares. eítc\dos. por Cei^ 
Bíerc pues alH sig^e les Ganoc- 
4íes,.que prese libea la deposjh- * 
,ct(Mi M\ Japso: y aqutno.dice, 
que Bb sea dispuesto , siae que 
¿íespuea de la deposición , si 
por siete años hubiere llorado 
iegitimamente su pecado, per- 
mite el Canon q ve suponemos 
la re^taui'acion del primitivo 
bonoi^:en! cuyo favpj sün muy 
oportunos* los textos de Efcri^ 
rtara aili- alegados por el Sanr 
,éo^;los quales son mas eatpre- 
sivos 4© sii trtintfc ¿ que .el re- 
(fipriUaranbUé NoiáÜiieado pu:és 
•eo a^utílessHtós feosa'coe.tra* 
im de. lasque explica enf. e^ta 
Epístola , no debemos darla 






(i) Caf^ m. mrné u> £et4tt lá^lCaMWtt WWV^ ' • ^ ^*^ ^ <' ' 



/> r % 



»vfc<^ ^</ 



V». » 



por siq;>uestá ^ contra la,^ de citada por Qracian es* U' ¡p^pis^ 



tantos y un ^venerabk^Mss. 
^ue iai!iíer(s^em^f>te Ja .pr^^^p?^ 
sten en nqn^bre dejS«':l^i4orOw; 
I 14& PareUarVeoaoSreUieiv^ 
fo. caique Masooa persevera^ 
pa en su Iglesia, r vemos el; ««r 
Ib de los Oíaopes r vjsoios el 
apjrecio^ue hacia d^ ta^^sabi- 
^uria de ísídoPOfr/ftiíiajida le 
consulta : vem(9%; (a^l>iea la 
.«qu i vocación de MorMO de 
iVargas , qjje ( i<ji 4¡ce ^ baber 
jdedicado-. S« Isidprcv á:, nncsarp 
X)bjspo^ (eiy.libflf^ 4i ^fumm Aflr 
ní> ^ aleg%iij4o>^paj^iesto Aa.«|(f 
joncncioB^dar de 6 pacían y^:caf. 
Hoe ifsum ¿j. quizsu 5. que 
ün alguna edición, dice: Z)^* kis 
ita scrifi^P Isrdofus ad, Masser 
ftem- EpiscBpum in pr^jinefion^ 
Md libfum de: Summo- ¿cm,o. £0 
la edicioo^ que yo uso-de Piarís 
en el iSS^* ^^ ^^V ''^da de^- 
.pues^de la \o^ Episcopumx mi 
toecesi tamos coosulra^r ediciic^ 
oes, puea el fragmeo^oque ex- 
hibe aUf-(^racian »es. papjte de 
la Epístola de que hablamos, 
y qo del libre de Summp b^no 
(esto es V ^^ de Im Sehtenciaf) 
que poii cmpe^r Smmum bo- 
mum^ te nombran algunos ¿fe 
Summo bono) y así se eoooce 
la^qyivocacioQConque de una 
Obra^ta^qi h^ho. dgs : 0uea la 



tola 4 Masóla i.jiola obra ^ 

las^^efte^ciasr*; r.» ^\ -p 
J4% Él-^utof/que t6o6 
jQombre de M. Maxinof intiKe 
duxo la muerte de Maspna eA 
eldia primero de >lovieRihre 
0eL aqa'.6«s. á. lO'.qiie' asintió 
jVfosrepQ ,sip míks.pípel».{Jí4«> 
eR yis^a desque vivía por F^ 
breEO-del año tefc^ro^ de W^ 
tesi<:o (como convence )a .C9T^ 
ta mencionpdíi) ro^^^pi^ede 
colocar SH m w,|te f n,Nc(Vi§ich 
l^i^ejtf^BjtSos. íniei)ira$ n^-«e 
pruebe que ;Wkeiri«o^empa- 
.20 át reypar ei^ Enero r<¿ Fe- 
brero del^6cpt3* y esteno tiene 
documento á su favor : en cu- 
ya f£i)^,e% Ollas ffQgUf^cIolücar 
su Época después de Febrero: 
pprqua^ta restatj» dié»;m<le8v- 

en los qp^les incidió la entra- 
da de aquel Rey , micatrasno 
'C^qsCQ eosa, ci(:itaiy eq.qtie se 
determ inerhaber si4:$(pQr;Eiñ* 
»e,.6 Febparo^.. ' ..m j 
14^ Parece puei^ mas pBu* 
4encial y seguro el reducir el 
año tercero, de Wiierico al 
año 6o6* por Febrero ,'y dp- 
, eir., qjwe despuQide aiqueJtmes 
falleció Ma^ona^JWfK^ >?a de 
años éo edad cleerepica , conto 
afirma el Historiador, y segiii) 
SiHtebaQ^las do& meoioiJatr pát 



* • ••*- r 






C 



.? XlX -&Jl</V* i<^. ;^**! fv;i. 



..liii. 



• « 






^d6 ^ Esfáft¡iÉ:a^raéUL 

'^t Obispa antes Át\ 573. y 
<que ívívía «n Febrétk) Sdt^víSdé. 

-Jtads.dethffiiQká y rtré^áíl^ esp- 
ito *4 4 dc'^s. sí cfá Obispo «n 
Vil de S7Ti^omo árflba'sé pVe-^ 
^looiCbáS^tie si fué electo eñ 
Wdád ^k '^alrreatá ]f ^ás ^^^^ 
^^sábft üfe^ócfaéAta eh'^^V<dé 
-*ooií. -En' ^ste^ ^ál«6«mos ^^ 
-muertes ^rási «^pfor -su aban^áAa 
^dad , como ipenjue á los ^aa- 
rwo' ^ños «TguTfiñles *tfltomos 
apr«sl£tíittláo ) iie'n Mélrlda aV^^iH- 
^es6r^^ v^'¿e -«n^l ^ñó «dié -^Si d. 
^ramas^antiguo igiie .otros Me- 
/^rópoQianos, j^sü áiombre fué 



*- 



t,i 



» i. 



T INOCENCl-Q. 

r I 

t'} / I • . . ' • -' • • ' 

icerca del (5 16. 

■' t44 Dé Inocencio tfata 
Taulo fMacono EaiexiteÁse^n 
«1 jcapístiilo üLtídio^^oricuy^o 
:fliedio sa^beiBos, (jaecera Va- 
jron.de gran ^antídad y de cos- 
^UBibres inocentes., de •suene 
tque el nombre <:oryrespandía 
:^erlectaniente á la persona, 
jorque á iiaále falzo^mal , y 
iué piadoso para todos. Muer- 
.tQ.el antecesor arrebató Ja <vl- 
^4 inculpable de t^ececKsSoia 
atención vde todos fiara ensal- 
zarle Á H Cátiiedra Pontificia* 



•ttinio" ¡efi eTécto ié Üizo , i»t> 
obstaitte ;que Ihocetiolb se ha-»» 
ilába * «la ^^hfion - en tfl Orden 
^é !los 'ííiáfetmós el ifífi frió d« 
nodóVí iffltíi aa'hwní^^^ 4 la 
afeansédurabré, y áa !tibcent34 
<é*nsakan eñ Ja^*v!sta 4e 3)ieS'^ 
y de3os horfíbres. - 

'-' 145' 'Püeíto Taércéhcuo -W^i 
:bre :él^á«de1eí'<!^ a¿ la ^Tglei^ 
^nipezÓ* lucií <3fifn tama^é-^ 

¿neralidadV'qá^ ^^ *sdló á los 
fiomibre^ , sino á lás^riatura's 
<ih4efi«iblcs-ákiáokaba3aben1g- 
^idad de^s^iífl^tíkbsilogtandó 
inovfcr a:l Clétó » t^iíé en iCxtra?^ 
'|)o de «eqtledád socorriese 4 la 
tierra con -copiosas lluvias, y 
«correspondiendo Dios ft saeta* 
cíon ^n coyuatura^ue fuese 
ládioio paténtele fiffoerlo por 
ísus méiitoi: ;pues halaíerido to- 
'cldid0 len sa 'Pontificado. alga- 
líos .años ^ecos que obligabaa 
A iTcCiimr Á Días con rogati- 
•♦ás ^publicas-, -sucedía^ tjuc 
^<)uando el Prelado Inocencio 
Iba en :4a ProcesSpn^ de reped* 
te caía copiosa lluvia, -que ^o« 
norria largamenre i la tlorra. 
,Y como este favor «e^lcanza- 
4)a públicamente^ quándo «I 
Obispo Iba en ia Procesión, te- 
<iian todos por cierto .,^ae la 
eficacia de -sus Ságrlm^s ooa« 
¿veríia; el ay re ^en lixivia, como 
nacidas 4e corazón tan blaa* 
ido^ ibumiLdé^^ yi^HiáaUBÍik i 






en que: el Rey^ Cuadiemaro hi-* áf jp^ xpas* regijlai* V;|^<Sc<)P9t4bt 
Teda^ coocurrieQ4o áv. la^ acia*- ^níeptra^ no/ cQ|9r;st§p? jppo ibik*: 



nación muchos Obispos^de di- Brre&iÓQ r y np^de;La;4eii[(es.a1go. 
VersasjPr9VRicjas..UJc^ dí^ e^os: íci^nlarM .^ue* feq; qp^^c^^iAoofti 



fué: Bpi^,QM> lnoceqc^6;;:y:,co^ nuiííweiptr<lsrftfet:tOB«Kt*|iplti 

Wp P9r,^tDpcesí.s^Qere|ir6elí Ppp tanto- 4eí:jiipít)^.rdq915 fis», 

Cb^niQiiraToledano V congregarr pareciéra^cprrp-espi|cÍ9f4iá>ito; 

4o en favor de la- únicas Me^- ver que Másopa^vivia^en^^^l 4ft^ 

fr^ópoU Cárthagkrensev, quisp* ¿95.. Pero^ en iS^q^nÜ^ s^positi 

fl Rey añadir su? Decretp cont gipnv es= jt^ef;^ polpcaf^eifi. gl^ 

¿Vima^riav y que apcedíesenr mismos nño>la;:coa^gffíam¿j^4^^ 

ios Fritados preseoóss :: eotrcp rap<;^nc]OVvpaf^qué'ilñreo^^ 



}bs< qiialés el' prameroifué Sau^ se á dps* Pfeladbs.:: pues auqr*j 

I^ulor<r :: eb segtindo biocencio^ que bempVdíchp.^j!^prr^3 par-^ 

i quieo^s^ siguieron. Tos .Me- tey^que. los- pBíspp^^ fir^inarf\nj 

frApolitanos-, de Táppagp^^^ r y; ¿íq^e;l Decxe,^o> [sin .a^teaO^iJ ^ 

Nárbpna'tl.cen otto^ veinte y* las a^tigii;ec^fíesV,allr jtip^^ 

i/dj" Obispos ^como^se veenet eic^samps' en tenderse-; aqiie-^^ 

Tomo VK (i) donde se ponen> IFa- especie de los^ Sufragúeos,'. 

€ \bi letra: aquellos momunea^ mx:de los -Merrógolltanos : pop*^ 

tos;. ^eestosvcomo*eran^y'?íi:]^tT 



1^47/ De? aqpr resulta^ que- sibles ^ y solos trésv pf d^b-Jaj 

la? epnsagj^Gion d^. Inocencio- atención diQ mirsíp |i,s^u ,^nti^ 

fué. immediata á la? muerte'de güedad^ asi' como- leV guarda-^ 

Masonav siií que pueda, dife- ronr el privilegíb d,ér predea^cj 

rirse dtsl 606.- por quanta este* á' los^ demás Qb^^lios; Deth^^^ 

é^acíp. ^\req9iar.e;pata* que* de* esto vemos v qi^er 1s|cJót.0^ 

em et año^óip:. tuviese; oues- pTec2?5dí<9 áVInoqeociíXjj Íp)j^| 

íro- P'celíido mas- antigüédiadi realmente^ er^i* mas' ant^jib ; y^ 

queotT4)s* dos» Wtetropeüianos:: quañdb en tre Iby cqnpgídps vér^ 

y auík' pareoiéia' corta* espacio- píxos^guardádo-eror(Í^nV:i^<? te^ 

ú nO'ViepaflK>pí*que Masona vi^ nemos fundamento par^^de^f^t 

;VÍá,por Eebrexof deLóoó.^ (ser- que., se perVirtió ep. lófj; plíosf 

(0. fH'US*' 



t 



iPí^aiW«^#f«ifeVTjr»tff: 4í» Oí>. 8. 



«5» 

Bdft^^iJtétWé' de* aííUi'%1^ 

NwbWírtñíieVcNí^i/yáJ Época» 
amMátéu- t).>-Antdaio Augustlti 

Ifaidhf hfttóSa: -sobi^lá Pf evia- 
(Ak áe Nifbtona ;- siendo t*n 
um "ü' eHi>dtf<}ildÍ^a á« Cid* 
(!>bÍ^'>«>'Qtláfltd 'sea ^o^bÍ¿ 
jóoot^ahtírise.''* ' ■■ 

''jW' R»üWDl4doiíótám-po¿ 
Ctí' favo genrdí C.bronofógicd» 
pues áo señild Iki Eras, que 
^otoxjcés' s^élfíáii 'bien patentes, 
3^' hoy snfiÍ(Á riiñ'H<^9 ^tidkr 
mí5ndlgari^-<íanéxt'ohes, y <!«« 
Carezca'fndjí'de'btra^'ootitíias' 
individúate?, pues sV punto 
ad^je, gae por muerte delns-i 
<*4ncíó'^e Stgiiilj Reftovatoí W- 
cftbñ'ió^;' í llegó* » ' ^«e ftéitovate 
gifeero^Hs I^lesra por muciios 
¿tf:)s^ se iaüere que el Pontifi- 
4:ádo de Inocencia ao fué lar- 
6: ,pi^s Renovato murió aa- 
'és délSsjj.en que ya noscon*- 
és'ihciWr''. y debífeodd darjfe 
iSuOToís'afioí de Sede; es pre- 
ciso ¡btjte'líiócéacio ' no la go-' 
bVrripft"||Or . mucbos. Dando 
á(f^dfeV,añ^ al tíOO, no óüdo 

0W áPbiffó de xllez y Seis. : 



• ..«.i 



i 



*KJ 






• ft E N O Va ttO. 



&efüa4eT €j6. hasta 



1; 



<-^4!9?'í Desafíes WlnoceiictQí 

mentüofiados por «Paitló Diaco*' 
nó^ á -quien ^ebetiios -el ñom- 
brey loijue de élsef^afbcí, pues 
círeo iio se' 4ia p^petuadte en 
otra párée. A esté tó ccrfioc^ 
muy de cerca el Escritor^ pueii 
refiere con tanta indívfduaK- 
dad sus calidades ^ qué parece 
quiso dexariios dos retratos: 
uno destt ci^rpo¿ y •otftt'del 
¿spirku. Empézé á díbíijérlfr 
por eí'btlgen /y- declaré* qué 
fué Godo de familia^ «nobte eíi 
Iltiage, mu/ ilustré en la san^ 
^re* B3 cuerpo era robusto^ de 
estatará^recida,tatíc agrada* 
ble^ roii*r ó hermoso, f tado 
bien parecida Asi eran su^s 
facciones exteriores: pero mas 
bien dispuesto, más am^ble^ 
mas glorioso, juinas recomen- 
dable le haciáaiás' prendas m« 
teriores. Su ingenio era vivó 
y pérspicae:: el ánimo estaba 
cultivado en artes y fectika* 
des; florecía marayiUosamen- 
le én lasr cii^ciás eclesiálstídas: 
«en la Sagrada escritura del 
todo consumado.. Peco todavía 



dlíbé éflsáíitharse el lienzo, w^ mo el lobo iafernal quiefe per i 
tói de 'tiraifáéalgtin rasgo de* bar m insaciable voracidad . 



s&s Tírtuáes. En esta linea se 
hallaba ^rópiosamente dotado 
por el Bspiritií Santo: era 
mansof^frido; miséricoídio- ' 
so \ prcrdenté'ijjüsto, edificaíi- - 
vó\ Santé? en firi- en SMS acrío-'» 
nesi Y como t<:>dos- estos res- 
plaiidores no podian ocultar « ' 

. se, lucia en síVy alumbraba á • 
títtos, iástrayendolos de palá^ \ 
bra , Y polr c^ra'^'ComíuriicaR- - 
doslú en vidiaf las ciencias que 
aprendió sin ficción , y ensé* 
fiando la virtud con el santi* 
simo exemplo de sos opera- 
ciones. 

I so Este caudal dé pren- • 
das le tenia athesorado Reno- 
vato mucho antes de ascender 
ai honor Pontifical^ y empezó 
á manifestarle anticipadamen- 
te, quando fué hallado digno 
de ser electo Abad del Monas- 
terio Caulianense, sito junto 
al rió Guadiana^ á'ocfho mi- 
llas, ó dos leguas, de la Ciu* 
dad. En este Motíasterio pre- 
sidió como Abad nuestro Pre* 
lado antes de ser Obispo, se- 
gún expresa el Historiador en 
el cap. X donde afirma el ma- 
ravilloso selo con qbe veL|ba 

. sobre el 1>ien de los subditos, 
dirigiéndolo» por la senda de* 
la perfección con doctrinas, y 
con el ipívo* exemplo. Pero €0^- 
Tom. XUL 



con lo mejor, hizo el tiro 4 
una oveja de Renxivato 4 pro- 
cubando arrancar de la mana- ; 
da * yn^Mongedc 'aqueJlai san* \ 
tai casa V wa el cebo .delexcer: i 
soitftt comer ^y 'beber , en qoe ¿ 
efectivamente le prendió:. y. 
como perdido el temor dé Dk» 
y^ de los hombres , no queda > 
pundonor , dio en otro:fi&o. vi- t 
ció de hurtar «quantoeacontr^ > 
bá. Bl dofor qu¿ faltaba á la i 
oveja, estaéa en el Pastor. Sen- 
tía tiernamente sus desorde-^> 
oes : amonestábale con blati- j 
dura: volvíale á Mptrehender 
con severidad ;;y como ni el \ 
agrado, ni el rigor de palabras 
le moviesen, recurrió á late 
obras, manejando las armas de 
la Religión > disciplinas , ayt>* 
nos, y encierra Pero si estas 
le privaban la acción^ ?no al^> 
canzaban á curar el atiima 
Salla del encierro^ y volvía i 
caer en lo^ mísmoíi excesos»; 
Viendo ya el Medíci]i lo jncur t 
rabie del vici6, dexó- al enfec- • 
mó en manos ¿be subónsejo, ár* 
ver si haciéndose. mas disfor-: 
me la fealdad , se avergon^* . 
ba, ó bufaba et remedio.':. .\^ 
' iSt' '-Mündé! quepnq^Ebrra*) 
s6ni4as despens^i; iqóe nadier 
le prohibiese entraknv quele*. 
dexaseo tornar ^ y sacar quan*'' 
Dd 



ft I o Espaia Sagrada^ 

to quisiese* En efecto el ¡osa- 
ciable entraba^ cómia\ bebta^. 
y sacaba quanto quería. C,re- 
yeron ya todos que ñi el exce- 
so podía conteoerle: pero cooií* 
padecido el Medico celestiaU 
l\ito una ^euráctoa como suya^ 
Hafllabase un dta por la maña^ 
Ba tan borracho cómalos de-^ 
mas dias: y viéndole los mu-- 
chachos del Estudio » empeza- 
ron á repreheodetle, ^diciendo: 
Cómo no consideras el tefri^ 
ble ^icio de Dtosi Cómo no 
temes el formidable castiga 
que te amenazai C&ma na re- 
paras en los años de tu edad^. 
para escogec siquiera un dia. 
en que corregir tus costumr 
bresf A nosotros siendo mo- 
zos nos fuera muy indecente 
tu descaro^ quanto mas á ti; 
que estás cargado de afios?. 

x^i 'Palabras fueron estás^ 
que como puestas por Dios ea 
boca de los infantes^ obraron 
la obra de Dios.. Avergon^se 
aquel homfire de sf mismo en 
tanto grado;; y cotí mutación 
tan propriá/del Altisimo^ que 
compungido repentinamente^ 
bañado en ligrimas^ elevando 
al-JGielo los i)jos ^ exclamó con 
gran cUmor»: Sen04: (nip< Jesu- 
Ghrtsto 4 rque hq quieres ja 
]Bitfir.te dd pecador ^ isino que 
asicpnvierta.de.sus kiiquida- 
éea y viva; ruegote, que me 



Trat.^i.Cap.% 
c^rijas^y apaft^s-^iaC estjp. 
i^omtniosaoprobrio^jó si eti 
de vuestro agrado ^ sacadme 
de esta. vida miserable, para 

. que no oyga mas los imprope* 
rios. Oyó Dios sus gemidos ; y 

^ al dol<>r ^que l^idjó de su&pe«» 
cadQs ^ añadió 4pÍeQCÍa coipo-. 
ral de unas calenturas agudas» 
Quedó repentinamentermuda* 
d^ á mejor mente: aborreció 
todas las delicias del sentido 
que antes le t^iHao, hechizado: 
pidió la penitencia I, y comu- 
nión. £(/ Abad JEtenovato creía 
que la calentura; :le ha^ia deli«^^ 
rae; por la que solo.lpraplica. 

> la penitencia canónica (que el 
Histosiador Llamea a^uá g^racia 
para el camino.) Estuvo asi el 
enfermo por tres días y trea 
noihes^ curándose con lagri- 
mas, dc^Ior;,, y coafesíptn de sus 
excesos: y aí tercer dia^es^, 
taodo ya para morir,, y despi^ 
diendose de los hermanos, di- 
xo: Sabed , que..se me han per-* 
donado mis. pecados: y á la 
puerta me esperan los Sántisi<-> 
mos Apostóles P^edro^ y Paulp^ 
con el Béatisiii>a Martyx^. y 
Diácono Lorenzo acompaña- 
dos de innumerable multitud 
de Santos con quienes llegue á^ 
la presencia del Sefior t y di- 
cho esto^ espiró. Enterrado eq 
el modo acostumbrado « suce* 
dio después de quince 4&0S, 6 



Obispos de Mérida. Kenovato. ; dii 

«Igo pasf V qiie[ arruinando fil de h compaliia de. los bieq- 



..rio Guadiana con unas de sus 
. avenidas muchas fábricas ve- 
ciñas , y entre ellas el Monas- 
terio Caulianense; al riestaii- 
'rarlejos Monges « abriejcoa la 
sepultar^ del expreíado^ 4^ 
que^ salió: na olor maravilloso^ 
y encoatraron.su cuerpo tan 
incorrupto^ como si en la mis- 
iDa hora hubiera sido enterra- 
, do ; de suerte, tjne , ni el, hz\Á^ 
' to« íqí. los cabellos teniao la 
saas mínima . lesión* De es|e 
. modo miró Díqs por la ov^a 
perdida, que. con tanto conato 
. procuró Renovato recobrar: y 
si tal 1^ la mala ^ quájies «• 
.rían las denuis? 
. 153 Colooadoen finelbiten 
Abad por Pastor de la Iglesia 
Emerltense ^ se dexa bien en- 
i tender el zelo con que B»ji;aria 
, por el bien universal de las 



aventurados^ y reyoar con 
Christo en la Corte de su éter* 
aa felicidad. 

154 El íuerpo asi de este 

como de los preicedbdtes (.de 

,que trata el Djacono) fué sg- 

. pultado en tina misma CapUÍa 

junto al Altar de la Mártyr 

Eulalia , donde todos eran te* 

nidos en, dignó honor^ y obra- 

.l>aI)io5 por su intercesión tan-* 

tos miUtgros^.que quántós ini~ 
ploraban allija divina piedad 
len sus enfermedades , ,p doIen« 
cías Y experimentaban gozosps 
el renaedio r ^omo afirma e^« 
presamente el HistQriaidor j^a 
el capítulo iUimo,.j^;' ...^ 

JSS £n esta cm^órmidad 
descansaton lossagradoscuor- 
PP9 en el sitio de s^ primera 
colocación por tpdo el tiempo 
de los God^s basta el de Ips 



ovejas: pero no podemos ioAí- .Sarraceno?. En tjeippodel do- 
yidualizar sucesos, por no ha- minio de estos bárbaros pfidip* 

cióiyfértda bastantes infortii* 

nios : y como no rcíspetaban á 

. Jk)s Santos i| fu^.preci^9 ,: que 

.quandola;.per.aepucion'^mea^- 

saba rmgoiiifi s|igrad9,^.prp- 

. cu rasen I0& chrisjtianosrr^aeg^^ 

rar. y r^úar^ar.l^s rel^uias* 

Eq efecto Jloy,Chris^8«Sjt(Íe 



herios expresado Paulo 

no, quien sobre las preadasya 

'^ r 9pefei;ida&, solo afiade, que con 

:;Su doctrina, coa su prj^diffi- 

. cion 9 con •3u exempla, s^rió 

otros talescomo era ^a^ cnis- 

ipo : que todavía bollaba la 

Iglesia con su doctriqa , coipo 



Dernó irreprehensiblemente flicto semejante al que prwisA 
S2r„S"f lol^"-^'' que^oal- ^ á los de Córdoba á juntar, y 
mente áubró su alma á gozar ocultaren úqsepuicfplwíí 

-' 0d'a 



V 



íiqwWs^^de qufe* tóbf áiiloí tn el t» e& bendítoír iníflado*<[d% q§e 
'Tomi'X. (i^) pues'Ambi^osio de ' íse hk habláátíliq^lrt coíi ét Dlli-. 
Morales 'dice, '(2) que eti fa "cono Emeri tense] 6 áio filenos 
^Iglesia, de Santa Eulalia ^3e wqíjé córi reliquias de otros 
Mérida ^ aí haxref aHí obrk en «Santos 4 qtíe áíü bubrese ^ es- 
' tiempo iae ios \Ré;^e!rteáth^fi- '¿Éaíbafí támbie» ras de 'ellos. '^ 
"eos (ánb de 1^00? seí^urt Mb- -tíasta áíjiíí 'Morrales , cuyas 
'reti6 ) (3), se dés6'ubr¡)6 én liba » fíálabrád l'y súcesoy propone- 
concavidad dé la parbcT, cer- rnos,pó¥'loque toca é tos cia- 
ca. del Altar mayor, "una co Obispos referidos, Páulo^ 
i>Cajai donde habi¿ ¿ábezas y * Pidel., Masona, ínocemcio , y 




9»nio eirañ reliquias de' sus San- ' hay lagar para reconéter éa 
' i^tósrpprque denias de sentir- ' lá citada caja las reliquias de 
' ií/se üh DÍor suavísimo eñ toda ;k)S Pi^elados, por ¿tí y a ínter- 
* j»fa' iglesia , coa qué tódbs Ibs '^«esien íliirflfia^l Émeritenjíe^ 

»nre«ente¿í?éalégraban/y'béft- que obraba Dios milajrdsJEo 
^'^Bécíá'n S 'ofies'frd Se5ori su- esta suposición- cc^nsia,^^*^» 

¿cedieron mHágros^dé cobrar • Mérida^ los veneraban comóá 
' 4>la vista algunos ciegos, y sa-- Santos"^' y consiguientemente 
]^*iiar jiáríosfenfelrftíos. Poréé- - llegando el labce de»#tgdña 
^'♦>r(i 5¿metiérbrf todas aquélías •peísfecÁclon , es íntiy creíble^ 
''•> reliquias cdri mucha viíherá- -^'¿^jü litasen íus relkjuías éón 
' *f clon bn* u^ná arca dorada, q'Ae -Jbs de otros, paira sjüárdár'á 
' «Jipara esto se hizo': y se puso * -todas > y que fescas fueséii iks 
^^ *>alliénlaCapiIla mayor,&c/^ * flescübiertas. ;>•*'*» 

'- Asi'Moralds eri el luga i? ci^a- M^'^' -^'^r*^ Ptro sú^fi^fld<?^e 
-*A).' Después (4)qaSadfe: 'VY -«atfié-^as^'hayqHéañtóil^ófta 
^ Wpod^iá' algttnoi^sar ,' t:flo ^ ííidivtíttWftfati S'á -saber (••^%e 
^'it sifafundamenié, que los cütft- -^hié «*>asPáfciy>tf dte^ la^ cábtíífes 
•' ií^pois santos que se haUarón en ^-y íiiflísos^ de los -Obispos/* "Ea 
•' Westá Iglesia en miaros tiem- - r^áíoo»^; éorqtíeía Igle^ áe 
'^^^^iia^tí^ñáiü^áé ^Úos'diúr ' ^niá' ^Eulalia '^>d§fidé 44ttpa 



1 L .i 



sepultados, es,tab^,. fuera dé la , del ültinvo, awnflyff £il!e4*i4p- 

C¡uda4, fcotpo esiíribeel Pía- . dar$e».^i:lie|;;4,.!..'jCí:: '' f::'iJ 

«orio Émeritense, y sé ixi^e- ., .',.-••, o? 

sará en su lugar. El templo . , ESTÉ'B.^N I-. . t 

donde sedescubi,ieron las mea- • , , ., .*:; 

i cionadastreliquías fué Otro que . Jpesifier C3eifca\del ,S^2. nasf/í 
. hay dentro de^ la Ciudad ^c^ , $er€a4?lA^^ oi.Kf 

j mó refiere Morales* Resalta .^ . ¿ . ; *.:;'' 

pues, que si estas son de los ^ 158 En la n>uerte dp Re-* * 
' n^nciouados Prelados, fue rpn . iK>y ato ^caba el Diácono Eme- 
asacadas déla Iglesia extranau- i riffinsbe el Tratado, dé les. Pa- 
i ra^ ^ y^coloca4a9 dent^adci |a .4^ea de aquella Iglesia iWf^o 
.Ciudad eñ ¡^a pared>.íCwyo ..qn&.ae bacc; muy verosímil» 
.'suceso es el. testimonio mas f qi^e escribía viviendo el suct- 

abonada de la veA^rácioa en ^;sor Esteban: pues si fuera des* 
, que dieron tenido^ después de pues de haber fallecida é^tfiy 
. .sugrqriosotráns¡to..Acercj^4^ ^00 (sa preiblc que ibuípíesp (df • 

Jo que mira á estas materias xadp d9 metictona^l^ ^ fC<wio 
*^.se tiritará después.. ,. ^.sucespr^ RenQvata;'.peírQics- 

.'. *57 Ahora jresta decir, que . tando vivp , t^vo el i|idpctiVa 
,, el I^onttfícado de Renovato no que le obligó; á callar v ao^sa 
. pas(Sdel año 632. pues en aquet por no rozarse con lisonjas/ 
^•aoo,. á pías t^rcLar^ presidia en 159 Pero .aun4pe eji iBui- 
^ Mérid^.elsucesprEsteban^co- ..cono no le nómbi^i^ ,a iqtMfrió 
^ moy^.5|irá: y ep vista de;afic* ; perpetuadoen las sub^Kn-ipcifo- 

'wár el Diácono Einerítense^ i^es del Coacílip quajrto de Te- 
j. que. R-enovaípf. goberí^^_ por . led'o^ celebrado, en elatño de 

muchos años su., Iglesia {per . 633- por piciei|ibre,r en:eldtfa 
^^fLÍfirimps.,^ opfiQs): j4istribmrpos . íj-ieatre .Quy«)S ^fff aiS^Siq:bal]a 

>J espació qjuc'ííay. desde el -,^n tercer li^ar la de miestro 
JéoS^ daQ4<^: prudeacialn^ente Prelado con su n<)mbi[e pro- 
^ al sucesor de Mjsona diez . prio y dignidad : Stephanus 
...anos,, y así no .pas^.de.diez y Eccíesia B¡mer.ifffW^"^iMe$ro^ 
[ seis el süce,^r de Inocencio, poHtunus Episcopus sukscrípsi. 
^ entendido#Jc{S)e,x^prfsadosa^$os Convivió pues , y trató á San 

'hd de*duracion real , sino de Isidoro, que presidió el ex* 

límite i esto es, que no Bas6,.;^rew^4P €«««1^^ i^ 



r 

o 



Eipátta Sagfaia. TVtff. 41. Cap, 8. 



*Í4 

• ^és TftS S^'fóban ¡subscriben 
tres Metrapolitanos, es preci- 
so reconocerle consagrado aa- 
ticip^dameúte ,* pero no mu- 
cho: porque el Toledano ^us^ 
*ó{\Mé^txtí6 imóiedíaío des- 
pués de^Esteban; según lo pre- 
venido en el Tom. VI.) em- 
pezó en el mlsiíio año del Con- 
cilio á principios del 633. co- 
mo diximos-én su Vida^n el 

' ToMo V. y para preceder fis- 
< tebaná Justó; le bastaba ha« 
" ber sido consagrado en el año 

^32. 6 algo antes ^ cuyo año 
«na puede determinarse : pero 
-* lio disvaria mucho del expre^ 
' sadó 9 pbr haber dos Prelados 
> en loí ¿6. años • precedentes, 
^ de uno de los quáles consta» 
« que vivió mucho en el honon 

y consiguientemente no es mu- 
- chb dar 16. años á los dos : en 

cuy> suposición empezó Este- 

• ban cerca del 632. esto es ^ en 
el noíismo año , o poco antes. 

Sábese únicamente, que 

. concurrió á Toledo al Conci- 
lio quarto , y que no sobreVi- 

. vio mucho: pues en el año de 
638. por Junio presidia en Mé« 

. rida el sucesor. Fué pues cor- 

->to su Pontificado. 



(; 



ORONClO. 

í)$sde antes dei 63S. hastía 
después del 6¿g. (*) 

1 60 La memoria del suc^« 
sor de Esteban empieza en el 
Concilio sexto de Toledo , ce- 
lebrada á nueve de Enero del 
año 638. en el qual Concilio, 
aunque Oroncio no se halló 
j^rsonalihente , asistió en su 
noiiibre un PresbyCéro; llama* 
do Guntisch^ el qual subscri- 
bró el primero de los Vicarios 
por serlo de un Metropolita* 
no : Ego GuntiscJus Presfy^ 
tér ^ agens vieem Orontíi Epis^ 
cópi Ecclesi¿e Emeritensis ^ 
subscripsh Consta pues^ que 
Oroncio fué consagrado Obis« 
po antes del año 638. porque 
el Concilio se tuvo á nueve de 
Enero de este año , y consi- 
guientemente en el anteceden- 
te de 637. era ya Metropoli- 
tano. 

161 De alli á nueve años 
se celebró el Concilio séptimo 
de Toledo : y ya que Oroncio 
en tiempo del precedente tu- 
vo estorbo que le impidió pa- 
sar á la Corte « pudo hacerlo 
en el año de 646. en que se 
halló presente al Concilio sép- 
timo 9 y tuvo el honor de pre- 



(*y Véjie-la m^^^e'tr pag.ilgiifente^ 



- • i 



(Md^or ée Méríié. Oroncla ^ 1 i^%. 
^ cümo tmioiiintiguo de por Noviembre, httbifsc jMÍe^ 

ckio i pues {¡^)^ fatp el <S(m<!Hio 
X. de Toledo, cetebr^o.á i. 



todos los Metropolitaaos. ique 
aiisiieroo. 

162 Sobrevivió después de 
esto algiiflcs años; pues vol-^ 
viéndose á congregar otro Cpa*. 
cilio Nacional ea Toledo en el 
año de 653. (que fué el octavoy 
volvió á la Corte nuestro Obis- 
po , y definió coo los demás 
ios Cañones q;ue allí se contie- 
nen 9. ikfyio el mas antiguo de 
todos los MetropoTiíanos ^ por 
lo que ocupa su nombre el pri** 
mer lug^r^ como ea el Coa- 
cilio precedente- 

163 Alcaozópues tres Con- 
'cilios Nacionales ,.. y presidió 
los dos r constando por e9tos 
documentos diez: y seis^año^ 
eo el Pontificado de Oroncio^ 
desde el 637* basta et de 653- 
sin* que* pueda determinarse 
CO0 certeza quanto vivió so- 
bre estos r pero es verosimilr 
que á los tres anos siguientes 



de.Dicieaibre del año 656. no 
suena ya su nombre, ni por sí, 
ni eo Vicario. Y digo ser verch 
simiír ^^ fiíerxa de ja edad, 
que entonces sería ya abanza* 
da, pero no hay certeza: por<- 
que en aquef Concilio X. aufk* 
que fué Nacional ^ concuiriier 
ron pocos Obispos, y no fue- 
ron Vicarios de otros, que de 
los Carthagineses ; por tapto 
no es argumento tan fuerte, 
como en otros Concilios ; pero 
la edad I» la vecindad de los 1^. 
gares , y la falta de ^u memo- 
ria,, hacea verosímil; iavAr 
carite* 

164 En tiempo de este Pre- 
lado y y por su diligencia con-^ 
siguió la MetFÓpolr deiMérida 
recobrar los límites antiguos 
de la Lusltania, que ea tiem- 
po de los Suevos se habiaa al- 



M 



(♦) Nota. En la pag^, arif, cof. 2*. y síg. de fa primera impresionr dé este 
Tbmo dice N.. R. Floreza que en el GmcilioX, éU Toledo celebrado* á i. dé 
DkkmBre iet afior 6 $6, no suena ya su nombre (de Oroncfo )[ &c. y .ál margen ' 
del Tomajque su Rmav usaba puso Is notar dé suena t alodiendb en esto i lo 
qtie deciarér después: en el Totno-XIV^ pag» 23. en donde exhibe tas firmas 
del citado ConeiUb X. según las* estampó* el P.* Mro.- Yepes:^en su Tomo IL 
fol. a a».) diciendo' que era copfa de Libros Mss; det EscoriaL T en la pa«» 
gín. 94. dice et Rmo.^ Floreza ^^'Segu» cuyas firmas constan^ tres afios mas en 
9» la Vida del Metropolfnmio de Sférida OrQncü»'^ de quíenr diximos en el To-^ 
>9mo precedente (XlII.)^'que presidia en siu Iglesia hasta después del 6$i.*lé 
nqiie ahora se comprueba y determina hasta el 6 $6. Véase el Tomo VI* de : 
ttla segunda cdkioo^ pag« sos* y el Tomo XIV* psg. aV^ 



teaAá, ^ééí^üsda;p&rátea^ r los límites J4iiftigüd8^deí>la>4já^^'. 
doillífóiMk isu iprí(rf[|tf^^ > siMijia^vy^MFUNiroñ pertenlei^* 

6ic»i , por^üusa de haberse ía- ! cer á Mérida como Metrópoli « 
trodiicláo.^Ios Suevos coa ^us - los Obispados fundados dentro 



cgaqui^tsi demfo^ de ia ^Lusi- 
taQia; eif ciiya'^se^i^Mif per*^ 
mlaederoií después^ del estow^ 
btecímleiiwde los? <S«ios/, y 
per (aiito> se ^hallaba Mérída 
defraudada de algunos Safra* 



de ' tos ' teiyniooa 4e la IVovkiw * 
chxifH, Id qíae:3e^Rey^aAidióí' 
Décimo x^oafir malario , cbnió > 
t(xdo t)onstá:<pdr el Concilio 
Emeritense ti$. 8. donde se ex*- 
presa ^ que el saniisimo Obispa 
Oroácio logró estolón proteo» 



-f6\ ^'VlenéóiOtbiidiotl de- - cioñ de Recesviiitíio : Sugge--* 
rechof de su Metfójpoli, y buip * renre sdMta memoria sanctis^' 
ya habiá cesado ^ésde LeoVi- shno Vir^ ORONTIO Eph- 



gUdo^el motivo de* la separa- 
ción ; ocasionada por los dos 
Rejrnos de Stievós y de Godos 
( pues dfesde Leoviglldo perté- 
netfíán Galieia' y Lu^ltánia á 
tin mismo Rey) conoció que 
era coyuntura oportuna para 
pretender ia reintegración. 
Jutítóse i- esto, que Oconcio 
pasó 4<js- -veces á la Corte de 
Toledo, como se ha dicho ; fa- 
vorecióle también la circuns- 
tancia de ser el Prelado mas 
condecorado, por el primer 
lu^ar qué le. daba su venerable 
^Q^jxíi^dad, f esto le daria 
también mas entrada, mas re- 
presentación, y mas confianza 
p»ra hablar* al Rey, que era 
estonces Recesviutho. Repre- 
s^'tój^ ^ derecho, y en efec- 
toi obtuvo la protección Real 
á su favor ; con lo que se jun- 
taron los Obispos^ á reconocer 



copo animum ejus ad pktatem 
moverit , ut términos hujus ' 
Provincia Ltísitania cum suis 
Episcopis^ eorumque Parochiis^ * 
juxta prlorum CaMMum sen-- 
téntias ad nomen Provincia , & 
Metropolitanam hofic Sedem 
reduceret , 6? restauraret. His 
€rgo juxta eámd&m regulam de^ - 
creto Syn^dico^^judicii formm^ 
lík , <S? sua clememia confir^ 
fhatione ad hanc Metropolim 
reductis , &c. 

}66 Debió pues la Provin- 
cia de LusUania á Oroncio la 
reintegración de sus antiguos 
limites, deque estuvo defrau- 
dada desde el tiempo de los- 
Suevosi y en esta restauración 
salió Mérida mejorada, entran- 
do ep su ^!(etrópoli los aumeq-' 
tos que ea tiempo de los Sue-^ 
vos obtuvo la Lusitania en la - 
parte dominada por aquellos' 



•" QSkpbs ¿ir iíRWifcí;' Orondo. , ai^ 

Iléyes. Í)é todo eaio íie trató áS; Ildefonso, mies en el Coa- 
C6n ffldiFidttáliito* én el To# .cilio octavo (presidido pot 
molV, . (<)::Jjoh aer materia oiiestro Obispo ) firma emr¿ 



perteneciente á las Particiones 
de Obispadésieii bsiProvlncias 
antiguas: donde propusimos 
las ^leüa* qne Mérída'^lnan- 
tuvo antes y en tiempo de los 
SBCvas^y.quáiesfiíerdn lasque 
logró xiesde Recesan tho- De 
todas^ se formará Catalogo ^ al 
tratar de ila MetiiópoB EraerU 
tendeen. el cap»XL >* . 

1^7» No quiero detenerme 
en lo queMoreoq escribió so^ 
bre este Metropolitand, dP 
eiendo que quándoSan Ildefon- 
so fué c<fasagrado\ se hallarbo 
en au coanrgfocloírrlios Aípzo^* 
tóspos tje Mérida^y de Sevilla, 
y que Oroncio. hiza eiOficioy 
y le consagró dia de Santa 
teocadia á g. de Diciembre 
del ano de.6s9- No me deten«> 
go , vudvoá ^decir ^ sobré es- 
to, porque todo fué dictado 
por la "voluntad, y qo por^l 
eatendimientoc pues nr S.,Il» 
'defonsO'(í]é> consagrado eorel 
aSo dej5s9. ni consta queeti*^ 
tences viviese Oroncio, ni aun- 
que viviese le>tocaba la coo« 
«gracloa de otro Metropoli- 
tano; y asi no es razón que 
ocupemos el . tiempo sobreí ta- 
les voluriiaríedadeí , pudién- 
dose decir, que Oroncio trató 

Tom.X!IL 



los Abades Ildefonso , pero rx> 
corista' que le consagrase. 



:j* 



PROFiCIO. 

Desde antes del 666. 



^'. < »- 



i68 El sucesor de Oron- 
do se llamó ProficiOy cuyo 
ií&mbve y dignidad seperpe-; 
tuáfoa en el Concilio «le Mé^ 
Tída, celet>rado en el añode 
666. eo que se contat^ael ift 
del reynado de Rece}vintixx¿ 
y- la Era 704. :; . r. ..:> 

169. Por este Concilio* ^^ 
mos- el zelodel Prelado á fkv 
vor de la &iscipUna Eclesiasi. 
tica, y la solicitud y eficacia 
con que obtuvo del Rey la fa-' 
cuitad para congregar lo» 
Obisptfs .de lu Provincia, qufe á 
la sazón era de mucha exten> 
sion , pues llegaba ya hasta et 
rio Duero, en ia conformidad 
con que emp«Kó desdeel Em- 
perador AugU5to:<y,esicre!bl«í 
qne estribase en esto el motii^ 
vo de tíáber solicitado Profi- 
cio congregar un Concih>, y 
no otros de sus antecesores: 
pues estos no podían convocar 
a todos los que estabafl dentro' 
de los tírmiaos de su Provia- 

Ee 



•- ^ * . .- . 



3 1 a España Sagraia.Tfaf. 41; £ap. 8. 

cia ( halltinduse algutios jigret después ( C0a poca dAfereodi^) 



gados á Galicia) y ooquercim 
hacer Synoc^o Provincial . sin 
presencia de todos los de la 
Provincia : pero como Proficio 
los hallaba ya unidos á su Me-» 
tro poli, era muy (ióngruente 
que procurase congregarlos á 
todos^ para tomar posesión, y 
dexar autenticada la reduc- 
ción , como en efecto se hito. 
Lo cierto es, que desde la en- 
iradiJí de los Suevos haatft el 
rc/rtado de Recesvinthono te-r 
aemos noticia de que el Eme-» 
tliense hubiese celebrado rtin-', 
gu3 Conciiioí y hallándole p^ 
co después de estar recobra? 
d-QS ios límites primitivos, es 
verosímil que interviniese el: 
inductivo expuesto^ v.^ :« ^ 
* Este veierable monQttiea» 



ya presidia. ^iJaiJglesia ode 
Mérida oteo Pre|aik), llátaacto 



fi 



4^£ 6 



w< 



Dgtíle Vns^s úel í/i* 



;i 



V 



1 70 La meifibr ia ^ de este 
Prelado persevera, por : ^oa 
rara incidencia , en ea^Pliego 
que el. Rey £giG^ presen só á 
los Padres delCoQ£Íli<rx/e¿r/>nfl 
^^to ^teXolodo ^celebrado en 
elr ano 693.^ paes álli les pro** 
pone , un suceso^ ea que tncn*- 
cipaa ¿ FmHq\ Obispo .delMó^ 
rida^^ retMc;e(Íiea;do sÁity^» 
do 4e Vajntba mk , sas . priiicr^j 
pios: y eonsQiréáte: empezó á 
i;ey nar on úÁti Setiembre del 
año 672. (según ppobamosea 



to es el testimonio ma^ rjeeo-i d Tomo Ü. ).|)or tamo ifftr<>-i 
m^adable dePfoficií>t peroe* d4iciinbs á F¿sto:pr£5ÍdiíBndc>« 



sensible que teng^moa que 
añadir el que también e^ uni-' 
co , pues od hetnos dejsoubler* 
to doctimeáío diverso oon aa 
noaíbre « : ni del 4W0) po en. que 
perseveró gobeMiando la lgl«K 

fA^. Sote podeaio$4eclP4 <iw^i 
empezó taües del aoQ 6ó6« ea* 
que co/igfegó el ConciUo: 
pues algao tiempo era nece- 
siiírjo sf^xt ot*ianef dei Pfia*í 
cipe el beaeplacita , y «^onvo 



en: Mérida áoies ilel« 67a. 

171 : £1 sucéso^ que el Rey 
fefíere es acería deoin Procer; 
llamada: J^^a^eiMuii^^^ el q ual 
tica de Haage^y profesión ilua» 
liifo,-ppro:st^g;ani el electa pa^^ 
MCe que'degeEflievá eo^aiguai^ 
aofiionr^ que ai)Obis|Ki:£naert-f 
tease Festo le pareció ^ig^a 
de castigo V pocs e» efecta acu- 
dió' áj la Pcfsana.Rfeñl, queea-^ 
toticé]^'er4 Vjatnba, y se halla* 



G^r á Iqs Padréi$« Juatanciente'^ ba recién electo. La resulta 

sabemos , que á los seis años fué poner & Theudemundo ea 



í- ' 



Úiispcs de 
el Oficio de Numerarh^ em- 
pleo mury ageoo de su nobleza* 
j pr&fesíoa ; pues el Nninei^* 
1^0 era el i!|i»e recogía el diñe* 
ro.de los Tributos y rentas pú*- 
biicas ^ tiombrandoie asi por 
las voces latinas át numus , y 
krariam^ coino* significa Saor 
Isidoro^ en- las JEUymologios, 
(i)' Este cargo te' hizd «xércer 
eríley Vamba.á Theudemun: 
do;eD Mérida, atropeliando su 
honor, p^r la represeutacíon 
que hjzateí Afetropoltuino Res^ 
to: y en'iefecto exercíó Tbett^ 
áemundo el Oficio por un afta; 
siff poder xeststir á la suprema 
potestad. 

172 &l Aey Egica cono-- 
ciendo luegd la injuria que se 
habia hecho al honor dé 
Theudemufido , no se comen- 
tó con elevarle al honorífico 
empleo de su Spathario^ 6 Ca- 
pitán de Guardias, .siao que 
propuso á los Padres del Con¿ 
cilio, que declarasen nulo lo 
efectuado, á fin qué no solo 
por la Real autoridad, sino 
por la Eclesiástica , quedase 
sincerada no precisamente la 
persona de Theudemundo, si- 
no toda su familia , de suer- 
te^ que ninguno de su poste«- 
vidad padeciese la mas mtni^ 
váoL jflolesti^ piof aquel succ-^ 



MérUa. Festo. 2 t q 

so« Asi consta por el mencio- 
nado documeq^to : Et q'iia 
pradecessor noshr div¿e uíj- 
morite Dñs^ Vamba Rex in íp- 
sis regnandi pr i muráis Th:"*-, 
demundum Spatarium nosirwn 
contra gen^ris vel ordhiis sui 
mum^ FESTÍ quondam ímí* 
tatiúne Emeritensi^ Episcopio 

^ soHus tantum Rcgice pQtestaíis 
impulsu , • in ^adem Em^riten^ 
si urbfi Numerariíe Ofjuium 
agtre initituit^ &c. jcomo se 
lee al tin del Concilio XVL de 
Toledo, 

Según esto sabemos , que 
Fisto vivia al principio del 
reynado de Vambaí que se 
disgustó del proceder de 
Theudemundo: que dio par- 
te al Rey syadicanidole: que 
el Rey correspondió 6 su re- 
presentación. Pero se ignora 
el año de su muerte; pudien* 
dose afirmar únicamente, que 
fué antes d«l 680. en que y^ 
tenia sucesor , como se vá á 
explicar. 

ESTEBAN II. 

Desde antes del 6.80. hasta :. 
después del 68^ 

173 £1 Prelado Esteban^ 
suceior de» FestoV queda ya 



(1) Lib.g.cap^^ 






Ees 



1 
• 4 



2 20 Esp aña Sngtaáa. 

meacionado eo varias partes, 
coa ocasión del suceso en cut 
ya noticia ha llegado á noso* 
tros su memoria. Esta se coo*^ 
serva en . el Concilio XII. de 
Toledo tit. 4. donde refieren 
los Padres, que' el venerable y 
santísimo Esteban. Obispo de 
la Sede Emeritense^ les pro- 
puso como por instancia del 
Rey Vamba erigió una Sede 
Episcopal en un lugar peque- 
ño , llamado ^^«^^onde es- 
~ taba sepultado coa ..el debido 
honor el cuerpo del Santísimo 
Confesor Pimenh. AUi puso 
por Obispo á Cuniuldo : y co- 
nociendo su facilidad é indis- 
creción en asentir al Principe, 
quindo intimaba una cosa ifl« 
justb ( qual esconsagrar Obis- 
po para Villas pequeñas v don- 
de nunca le. hubo) el mismo 
Estt^ban se delato á sí misino^ 
$e postró en tieri-a ^ pidió per- 
dón , y rogó, á los Padres de- 
clarasen lo que se debia hacer 
acerca de la persona consa- 
grada. 

- 174 Por ¿ste hecho cono- 
cemos el nombre y dignidad 
de Esieban. Conócese» también 
el tiempo de su consagración, 
que fué al fin del reynado de 
Vamba V al modo que festo 
presidiaren I^léridft eitlos prin- 



Trat. 4%: Cap. 8. 
GÍpios de aquel reynado, sien- 
do uno sucesor immediato de 
oirai;por quaato Vamfba na 
reynó mas que ocha a£os y^ 
ngtes y medio* Pero la contrae-^ 
cloa del primer año de, Este*^ 
han , no se sabe. Yo digo qué 
^pezó á ser Preladoantes del 
680. en que á 14Í de Octubrd 
acabó el reynado.de V&mba¿ 
y ya notamos en el Tomo VL 
Ci) que el hecho de la erección 
del nuevo Obispado: fnde reoo- 
íiQoer i Esteban . consagrado 
as9tes(del 68o. porque pract^ica*^ 
meate.no es posible , que eo el 
espacio antexior al 14 de Oc^ 
tubre^ y dentro del mi^mo año 
fuese.caosagrado'JEsteban, se 
tratase de erigir Obispado ea 
AquiSf se. resolviese^ se nom* 
brase sugeto^ y fuese consa-. 
grada Por tanto decimos, que 
Esteban empezó antes del 6fío. 
sin determinar quanio antece* 
dio.; sino solo, que no fué mu« 
cho : asi por vivir en tiempo del 
mismo Rey su antecesor Festo, 
como porque en el Concilio 
del añoóBi. firmó Esteban ul- 
timo de lo^ldetropolitanos. 

175 Por el documento re*- 
ferido sabemos/ demás del 
tiempo, ia accioii expuesta de 
haber consagrado Esteban á 
Ctmíuldo por Obispo d£ Aquii: 



(i) Sokre la Primacía de Toledo num* 9$< 



^ Obhpos de Merida. Esteban II. 231 

al. qual liigarcilh) pertenecía, territorio otro sitio de muchas 



por lo mismo ^ i la Lusitania, 
pues de otra suerte no tocaba 
le coasagracioQ del Aqticnse 
al Metropolitano de Méridai 
De aqui resulta, que aunque 
fuese verdad lo que el Arzo- 
bispo Don Rodrigo escribió, 
(i) que Taiavera se llamó an- 
tiguamente jíquh ; aunque es- 
to (vuelvo á decir) sea verdad, 
"no podemos entenderlo del lu- 
gar de que hablamos: porque 
^ííte tocaba al Emericense^» y 
:Talavera es del Toledano, se- 
gún, el Arzobispo, y segnn los 
límites entre la Lusitania, 7 
Carpetania. Por tanto nodtbe 
reducirse el Obispado Aqucn- 
se á Talavera : porque para 
colocar Obispo en este pueblo, 
hubiera recurrido el Rey Vam- 
ba al Metropolitano de Tole- 
do,, y de ningún modo al Eme* 
jiten5«. ; 

176 Si se pregunta donde 
estuvaei Lugar y Monastevrio 
de Aquis, responde el Padre 
Higuera , (2) que estuvo en la 
jurisdicción de Mérida , seis ó 
siete leguas de la Ciudad, don* 
de hoy f^íülde fuentes^ pequeño 
lugar, pero de muchas aguas, 
que le diejron el nombre. Pero 
como él mismo cita en aquel 



aguas, á dos leguas poco mas 
de la Ciudad « se infiere, que 
el nombre^de jíquis^ no es su* 
ficiente para determinar el lu* 
gar individual : y como era 
pueblo corto ( segirn afírmaa 
los Padres del Concilio) no le 
-mencionaron los Geographos, 
sin cuya luz será querer adivi* 
nar : y así es mas seguro con- 
fesar que no sabemos donde 
estuvo* Tampoco sé áh donde 
sacó' el Arzobispo la especie 
de que 'Talavera se llamó an* 
tiguamente Aquis. Resende di* 
xo, que lo sabía , según escri- 
be en la respuesta á Banholo- 
mé Quevedo: (3) pero esto 
creo fué por hacer mas ridi- 
cirta la especie: pues respon- 
dió , que la sacó de la misma 
parte donde halló que Toledo 
fué fundada por los Cónsules 
Tolemon^ y Bruto ^ ciento y 
ocho años antes del imperto 
de Julio Cesar: lo que dixo 
Resende , do porque doode se 
halla originalmente la ííccioa 
de los citados Cónsules, se á\r 
ga que Talavera tuvo el nom- 
bre de Aquis; sino , porque lo 
uno es tan ai bitrario como lo 
otro. Acerca de Talavera , y 
los nombres que la han apU« 



< 

' (O 'En el lih. -j; cap. 8. (a) En ía Historia Mi.ic ToUio Kb^ ta.cap. iS. 
(s) %. Fierro 4ud ilfu ialicuuáp. 



.1 12 España Sagrada. 

cjdo^ hablaremos al tratar de 
Ebora. Ahora prasegu iremos 
coa nuestro Prelado* • 

177 En el año de 68r. se 
celebró en Toledo el ConciUó • 
XIL en que , por ser nacíona:!^ 
fué convocado Esteban , y es* 
tuvo en él presente y ocupando 
el ultimolugar entre IpsMetro- 
politaiios^ como menos antí*" 
guo que el de Sevilla^ y Bra* 
carense. Demás de la ncticU 
que nos dan las subscripciones 
del Concilio , consta en el tit» 
4. su nombre v dignidad , y. aC* 
cfon referida acerca del Obis- 
pado Aquense, quealli mismo 
anularon los Padres, dexando 
el sitio de Aquis reducido al 
estado^antiguo de Monasterio, 
gobernado por su Abad, y pre* 
viniendo que á Cuniuldo se lo* 
tuviese presente para una de 
las Sillas que vacasen, como 
en efsícto se hizo, pues luego 
sé lee su nombre entre ios 
Obispos de Itálica» 

1 7IÍ A los dos años síguien* 
tes se congregó el Concilio 
Xin. y Esteban se halló en él, 
ocupando el tercer lugar, an- 
tes que Floresindo de Sevilla. ' 
Al año siguiente, 684. se ofre- 
ció otra junta de Obispos por 
orden del Papa*, pero como 
acababan de moverse los Pre- 
lados para el^pncilio prece- 
dente , se tomó la providencia 



Trat: 4r. Cap. 8* 
de que solo concorj'lesen los 
de la Provincia de Toledo, y 
(Vicarios de los Metropolitas 
nos, como en efecto 'se- hizo; f 
Esteban eovióen^u nombteal 
Abad Máxima^ que fírmó ea-»- 
tre los demás Vicarios. 

Aqui acaban las memorias 
de Esteban , que duran> por 
cinco años, sin saberse lo que 
vivió después del 684; en que 
4i 14. de Noviembre se t^ivoel 
Concilio XIV. de Toledo* Pq- 
ro consta haber fallecido lue* 
go« antes del 687. en que ya 
tenia sucesor, que también vi* 
vio poco en la Sede^ s^un se 
explicará. Su nombre ft^ 

ZENON* 

Desde antes del 69/. 

179 Immediatamente des- 
pués de Esteban II. entró en la 
Sede Emeritense un Prelado 
llafnaáo ZenoHy según consta 
por unos Versos latinos con<» 
servados en un Códice Gothi- 
co muy antiguo, conocido ya 
en el público por el titulo* dQ. 
Códice de Axagra^ en. que es» 
tan los Versos deDraconciov 
de San Eugenio Toledano, de 
Corippo, Sedulio, y estos de 
que Jarnos á hablan Este Co«i- 
dice se conserva hoy en la Bi- 
bliotheca de la Santajlglesia 
de Tokdo , yalU Je vi, y co-^ 



. Obispos deü/lérUa. Zenon. »33 

fMf Ím Versos cofifonne «staa Códice se lleen de otro modo: 



<3oq ^Ms defoctm; lo que ex- 
preso ^ fK>r quBDto entre lo^ 
papek^ dffl Padre Gemnymo 
Roinaa de la Higuera se ha^ 
41a roo de otro modo, jr Axx prer 
keooioa «¡de correccida se dw 
cea saltados del Códice de Aza^ 
gra ^'^omvi estampó JVIoreoo 
de Vargas eo ^u historia , (i) 
lo qisé (oo^€é^ así : pues* <ea el 



y Moreno Jos dfó <!onforme 
ios cor rigió el Padre Rotnan 
de la Higuera. £n el Gfíthico 
dicen como .se sigue, sin leyes 
de Prosodia <, y con otros de« 
fectos del tiempo en que se 
escribieron en aquel Códice, 
i que añadimosen diverso ca« 
racter algunas letras que íkl<> 
tan* 



:[ 



INaPlüNT VBRSI IN POiNTE EM^RíT^WS? íNíCrlpT/. 

t , . . • • 

Solverat antiquas molles. ruinosa vetustas 

Lapsum & senia ruptuoF pendebat opus 
iferdidérat ttsnin suspoosa via per amoeni, 
. II £t ililpeí» pOKitis clisu^ n^gábát iter« ' 
- / .Kiinc <ettt^re potenm Gelarum EftVlGlVRe^s 
. :• UQuod iáféditas- sibípt3Bcepit''exicóli térras 
Studüitt magnanimus factis extendere nonien 
'Veterunn & titatis adduñt SALLA sunm. 
Nan\.^stqaan[i eximiis Aovavlt moenibus urbena 
: Hóc magis miractvium pattare non distitiu 

CoMtfiixiC arcos, penitus fuadavit in undis, 

£t «irana auctoris imkans vicit opus. 
l^ecnofi & patriae tantum creafe ^nusniíneii 
. í Suaiim^ Saoerdotis ZENON^S sluasit amor. 
. tJrbs'4Ñ%»sta fdix coafisiifra ^r-^a^mla longa, 
^ Mo^aia Aiidio dac¡«¿¿ PONTÍFICIS— EruDOCL 



fí"! 



180 ToAoslos-d^eotos de 
latmidad y poesia se )os per* 
doütioios tibet^lmeti^e '^ 4á 
meiabria que «os coflrsei<iró; idel 
láe(rdpofitaií6 ' Zenoa y ^ues 



«no fuera por cstedocumen* 
fo^ careceriamos de su noti- 
%\t. En virtud deiéi sabrmo^ 
'^leéo tiempo 'dt I Rey Ervi^ 
£fo presidió en Mélrida un'Pre- 



'(O F«J. 23; 



3^4 España Sagrada. Trat. 4? • C2ip. 8. 

lado llamado Zenon^ pues ex^ renovó las mu rallas d¿ laY^ñt- 
presamente se aplican á este dad<,;y:Con este motivo le pef> 
nombre los dictados de Sumo &uadi6 el Obispo 2^1900 v por 
Sacerdote, y de Ponü&ce. Sa^. amor á la patria, qüe^levanr 
bemos también que vivía al tase tambíen^ las ruinas ddl 



fia del Rey nado de Ervigio, y 
no al principio, porque éste 
correspondió á Esteban , que 
desde el reynado de Vamba 
se hallaba en la Sede, pe aqui. 
resulta , que la Época puntual 
de Zenon fué entre el año de 
$94,.jrel de;f687. porque en; 
el de 684. vivia Esteban : y^ 
en el de 687. murió el Re^ 
Ervigio : coa qup hallándose 



puiente, fromo.en efecto la hir 
zo , con tanto aciectD f qoe ai 
querer imitar Ta^obra dal^pri^ 
mer arquitecto, le. excedió* 
S^beseí pues , que este beneficio 
le consiguióla Provincia ¡por 
solicitud del Prelado Zenon: 7 
podeaii>s^aSE4i^r 4tfe esterera 
natural de Mérida, según 
prueba la expresión de que 
por el amor á la patria per- 



Zenou presidiendo en la Sede, suadióal Duque la empresa: 
Emeritense en tiempo d^ este, y la voz putrna, parecfe apela 



Rey, es precisi^ ^pcir,, que 
empezó entre el año de 684. 
y el de 687. 

181 Esto es lo que perte- 
nece al tiempo en que Zafion 
empezó á ser Obispo de Mé- 
rida. Ahora reftan otros pun- 
tos que pueden deducirle de 
los mismas Vef^os; pu^s «pri- 
meramente sabemos qg,eia f^\ 
brica antigua-d^l pijeate.deia 
Cittdad '^flaqueoxoq .e| | JQ|itipOi» 
y *que en el del Rey Ervigio 
00 estaba tcfi^nsitabl^, por J).a- 
berse arruinado algunos, ar- 
cfis^ Sabemof ^^más dciesto, 
qije reynan4o,.el,Rey EnrYigió 
hubo en Mérjda uu puque^ 
ó Gobernador llamado Sala^* 



;mas sobce el Qbi^po^ ique so- 
bre el Duque Sala«fi(|almen- 
. te de^p^es de restaurado el 
puente «I se grabaron. en algu- 
na piedra. los versos aqui co« 
piados, con fin I de >que la 
posteridad tu Wese. noticia de 
los bienhechores: puéjs aquel 
liecho de grabarlos eftiqtíva- 
lijóte se prueb9ipoj!.el título 
ifiQa quilos pone^el CodUe. 
>. a8»L El Atftor. delJEpigra- 
ma puso también el año en que 
se peiiñcioQÓ la^ fabrica; p^ro 
las manos por donde Ja copi4 
ha il^s^o^á nuestros* dias, 
viciaron los • nui¡neros. Eft^el 

Códice; de ,A?agi;a se dan al 

fin de la ultima linea quatro 



1 



hombre mngnaoimot el qual numtiros en laEra^ cuyo pri- 



9l<^u^rt^qkie)Aopcéinet^«iiiss -m* efbfte^ttUf mUdmOImIh 

ique l»«*a/£KQGi.» C^^oii^^^^^te lios. Su nombre y difi^dod 

jfcsitQ rb»y .'Síiii á^dá perco pot lebnfOi/BetUa^'ffi'ftmaá^DCon- 

idefeeioQ pofei en aquella Em -cüio XVl:xlé Ti)ledé,aietoÍRi9- 

;iioreyaabé.todávía£fviglo«ai <do é »:)gteínM^£dok^^ftftd 



¿au . aatqcaaiprnVam&a. 8sbiec(« 
^o ipfjas^i.i)^ «ZeBoníiimviem 
•Obispal «I la £i{»^ DGCSCICII» 
f( aña da 684. ea» >iwi Mgttlí 
arha.jytstov vlvia £«abaii)« 
t|i9rccsfia vdéeir ^ :<pie loé^- o tf im^ 

Jte^ ttiyiai^ií&iaaav^tos^ií^^ trak 



4884 doMa tubscribié oi«^.fakt»- 
-nvoilugat^'eiítrS lés^Jlétrof^^ 
4á/faí6s piboau) - inianc»i anKí|^aa: 
«pM's'sü^HsofllsaKraisJPid fiié3|M^ 
-c^'MttSi^ segmd lo prav£a¡4t0 
ea^él aniaceiar^y^cDoio aácd- 
r¡2a también la corucamigQ^- 
¡íaá <pi&^úVmús^rii(B^ aA solo 
Vn * al^^Uirnt^i^ lu^^ cáloouA 
precederle el Braca rense ^ su-* 

á fío del 



unidades mas , que ia^^-BMI 
DCCXXn. Pero no pasaron 
de tres^ porquerErvigioaca* r icesor (detqae vivía 
bó en la Era DC(^X V:' emi ^ 6*4/ ^ ' 
que si escqgeníK>s el medio, di^ Parece muy verosímil que 

^MoOiuV^ icadó^ flbi^¿ ^Me^fbo^4iia&Í}6^ 
y que vivía Zenon^ab'^la fita ^ iiaitil<> A^ad en algún Monas* 
DCCXXini. año de 686. terio , 6 Iglesia de Mérída : 

Falleció poco después este porque quatro al5os antesjde 



pr^lado^4mx|ii3. aD^eihsllr da 
^81 á páioRTOsda MJiíya»tbúk 
attbesor : ty^t feaotáí^u' BDOti*- 
Aeado no llegó ¿ quatro años. 



tj 



.; :^. ? M>AXIfM.O. '^'í^^ 

• r ^i89«i U^amoi fiaalmaata 
al auGasar.<feZtiilant|*naBÁiidía 
^AñutíftÉB , .último ¿ db Joa:>qtie 
Tm.XHL 



tüUr' <Mti«ig9f!aRlo%i> SDrté/ki 
4i6mt^e coom^Aba^éntprlaa 
Vlt^ali'iorquebsjacveron al Coif-' 
cilio XI V. piles d deMéiida 
M llama Máximo. W^uáo ^es 
4ñticbos ^germplaréS'de que eh 

•ai|ifalfos ' tiempos aaDe0d%i»¡< 

'Ibs jpriiMraaf8ed)es^tós q^e np* 
eran Obispos, y hallando eh 
Aférida un Abad , disttngaido 
con el honor de inepresratal* 
an uo CpnciUa la :pacsona á^ 
•sip Ai^ao^spov^OTO nc^bnf) je' 
\At i>loa;quáeid^aSasusígiikíni- 
Ff 




les en U Béiit') feroce qae al ^Mo^ofe hoy i)e tilntm^nr ^rife 
4K>fi)ibrf v«()tíc^^pO'« y cl^^uf^F »ubscripcÍQiieK^i«^FnAj«lj4ir^ 
^leclOaiiLMcottltt*^ Jf s pe¿^ .^sobis^ riteo »Rüáfípx^\ ttiie 

. r!CÍittCD;iilflt)»;.dM|niC9i :del ^f Kfioii laqittaiitOBCriírriéi 

CoMíaia.XV. dift :Tofódo pfef/- JUlts iCoacUio$ Na<^iaoales , 7 

.ieyeraba(l^aitfmo^i;oberQaiiidD '€Q0^a que gobmió^^aii. Iglesia 

-tn Ittkesift c' ¡ pues t a ekana die -iM»f\ teis <afiM« slo^e f^damos 

é9»xol1íÍ&á: Toledoi^^oomr* sáMetmiMtf^Ió s9sitaptei;:po|w 
xa^ paut ei CtmeUiQ X\^K #ie)«Í»SiU aqui eciipi0z»4ai fiK 

^ii)& ^fi twiro> en .aiqoel a^Q ^ Aa^dt )«$ rConciUós: laqosei-ei 

dos úh% de Mafo ^ y su^c^ir cansaite :que i Umbieai igaore-- 

It^ió tercero eqtrc^ lo$ Me^üOr «109 %i stoiloiqz^ 'k ibvambí» li^ 

.po)4Uinos.)uc t.i rr. í' í > k.níi iMrAltfiti^os ^ )6':s>}a9^^^ 

o Al ,afi<r.(S¡gttli^e.ffii4í«l foftu|ii9tiite¡tli4ieiiítíea¿^<tel 

ChKinlk>XV]JL.!di^rTc(teda:^^^ , '- .' ^-^tchinu 



t (• . :«'^ 






-CAPI,TlJ;J.,aj-5J, 



; . . '• . . 1 • .'■•••■,- !•■::• .••.•"'•• 

J\ MM' de «nli^ «tt d ' füT ^rea 4e lot Eappcqidotoi v f 

«esto theatüa dé< tos guerra», de lo» Meytáz^^fuat wjl» nil» 

y domiaftcíoK d« }ós Mfiht»- «a aotigSedad iiabM :<>cieri»v, 

jnetáoos , coBUiene píev«i<ir .irado algo. Lo restauró después 

algo del 'astado en que «e con mejoría la solicitud y 

haUaba,la<Ciudad,.y lal^ magnificeatísi dfe/.s&i Gober- 



JüaocibUíiM« de94e ..el tkm- nadores. Asi viraos que el 

«o de ítós Romaotia^i f dfe piítote fcürf qufe kií aiifiigiiei 
loslGodúc.! ' > hicieroft >ca«iiiK»- Hai» sobre 
I La Ciudad ea quaoto i las copiosas aguasde Guadia- 
]o material , y lo civil goasaba na , viéndose en partes pos- 
de la, opuienCi»v..y gjfaode»» %tni« f»i sunmisiñá a^laai- 
á que po*i «wcboa sfgío» M, e»- 4ad =, (úi.áti^iaáe.iieuamdQ 
tuvieróa^cAaduokod» Iflii Wr «caca : del: afioi686..A«4aefios 



é d. 



,0 »if^ 2lf<H*isry^^^ i **f 

y toud ^ iJM fWij^t qiieiMdrHdUQ veoiao i Mérida: lo que prue* 
me ^iméi^ i'M¡¿aüémáiA»'9á^ ba la mucha fama que tenia 
sttSiMeiÍ!aUtk:ipMi4«i^iitt:b¿> ea el muatlo^ y Ift grandeza 
ii¿mlQ)deOhfíistdsiy'lqvt Pro^ que la ,4Íaria^»l^ comercio con 
deojsip a^bbÁv^dúneodo'Jfe^ ¿enteSdel Orient^. 
miíi.fmabna ¿mtf ;.5Í.;cedinoi» 3 i En estos diaV^i^ ba des- 
i:ÍM.^iglas^ftirirod.etolel.sé|»o^eum^ alU otro ilu^e roo« 
limo JrescíAtddos lái m áá^tw Aumento, que autor¡33 con 
^p.lñdor. :a de \wBttt "r ' qutt{ singularidad el concepto!^ pues 
^Mnd0*<entrtir«Q» loi S^rraie-^ en el año-'de 17 si. se descu- 
nm^J^d España, habta fioco) brtó eii M^rída luia p(^cioo 
msL^ ée a4i aoos enque «e'ihatsf de Góluná de dos pie^ « ó' pe» 
l)fiUl.reflov<áda/laa^fartaleKl8^ quarías j;|< Ufgo: y de ^áho, 
d% Lérida id^ita topreveití^ i ó diámetrOt una ouartaT: en 
á^ dtfsde el>ném¿i 1.7^. • < ^ ' la qt^l se^effraVaaa «nk íns- 
. a * Este circuito macerialj cripcSoa que copió , y me re* 
S9 halUba con las grande^att mitt^ el Doctor Dod 'foseph 
^rinalet^de poblacioo oorres«i Alsldít,. Médico. titulaf^is la 
poodiexilie? liona Ciudad, >:4.uei> Ciudkd de 'MérW^ttofjdel 
e«9. Capits^ 4e lar^ Pjpov^icia^r) RealfSitrride Araajuea) A^a- 
üwitradaea tienapo deloaRo-^ dén^icd^de la tléát de U- H<^« 
manos con residencia de Pre** toriaU la qttal íoaGftpcioní tie- 
tprj?9:^ ,Cbaiicillefía:,''^nepa^» nehcjy^et Señor Viscondp de 
Y fiB timnpo: ^e loi iGodos;. Sierrabírdba , Marques dd Pe^ 
qpn jresktefioiá de Duqmsv >iai^'t Safuente, l|ue se sirvió^áios* 
teadeateg ,^ y 'Ca(iltaftéa^gene«*i trarmelaori^al, traMendo la 
r^les, segyun co*sta poiir'laleiHs piedra desde NMérida á esta 
^U: las vidas de íBImo»^^ Corte en el anb' pasado de 
y 4e*2eÉldni¿'La;f0eqÍ97;i 1755. Tiene una R latina: le* 
I* gftntes^f ly^smillitudide qu^ s^ ^\^l\^ Í^X(\^?J^ >«fl, p t ríls^ 
io8^4«dtiaiífaíán.efitinKl#r> laaci^pcimies .(xriegasX^jv^t^i^^ 
la :raa«fii 4e Mitris v «ab se.ve eaMMrator)v(f) No est^r 
r^urrir á J0 que eicriheelati4 « perft^^a(iic«ite ^t^egra su ^n-i^ 
tQr)iiqtUttM<>^9itS!ifi]»iya]»M^i sttva«úí»(p«roi\ó^4í^cír^flp4 
m^ü^.^S ^oMidavdebAaiilfeiiila!. la«0phki«qi]tr«Ri|?í^l^eÍjiL^ 
CMcwMiKiaado fioeeescffiíev S4i>l« W^fimt i<9IP<fcSié.^gHe*^ 

Ff I ^^ 



Mt& 



riikJuigr«ii^!pidñ 



Mí. 01 ' '* tc.fil i.fhnfn t[ rd Gfítg6s^j|itñÉeiilK$4JUftBsÍQpW 




ri í ' *>; 



.') 



O'' 



f» '^ 









lA.TOCítY^ Y?. !í . 



Miiiéu «reconociinfeiito, y <)ut^ 
«broBl>üaptar^iiiai Is- acepta^ 
0Í9h>dle}a:€iQitod, nóli^cstmáo- 
«B- iMAifticD aquehiy!?6to ^pbr iaí 
pvqsperidddf del: órdit u de )»- 
Gobernación^ y de todos lot 
Gottqíves. De. aqtii inferimot 
la 'fr«qjíeneja^dé. ffstifxk 4 '^f^ 
grandeva del Pueblo , q^anda 
hallamos avecipdadoáen %é* 

^ i i rida á los Griegos^ ¿on el esa' 
. > de su proprio idioma : en iru« 

: fr; yai^ prueba del gran issómerciór 

^lA pc^Tmar^isírve tel iibstlmi>6io' 

j > de^ iE$trabon i p^:.i* r4&; don-i 

'^f de eKpvesái ser o^v^i^ble Guá-* 

b diana por cada una^ de las dois 

. bocáisxoB.que de^iaguaba' ea 

etoaiar^HrQiBDtligimos^^agi; 4a;' 

Ahí f.v&iiiar tambieq <uii *Míie«. 

rafio^: eosiA¿toniao ndéMle la- 

boDA^4e'.G9Uidjah)3i t MéYtákty- 

en 4a Vi4a. del Úbi$fi»^ Paulo' 

ser>m¿i{cidnan>i«s Griegos 'oü^i 

ll€giA^/ttiaatan<Siiidaa;< c , ^íi 

De'iifcaéiort votiva Ucohá* eci doif c<»nel.'&iei^ i>btcifldó etiT. 
dc>fíréc£fctoB í><w^ ^^» 1 /^rf* í ei ímp«id :dt 'AcígUsfo sobre^ 
dm^^'r safúd^é idS^nm¿gU$fM^ baíclrfe|l(|iied¡aí |»>>iiígulí Jpué- ' 
dh]í-4^y^M'Uk'^9maé^ deIirlíl»ift€Otreila¿/qtl¿ p*rS#ín 

y'-¿B¥feabpca%*<JW'bi^^ vttyíu?««^wñ Cóni^^aWi*#ÍPa*3' 




/ /• c 



' - I» 



of : c:»Í:/.í .^í f í^í 



♦ -. .-1^ 



0> 






d6sv und ¿r.^RtoarfdileM 4a 
Inscripción de^£M£ilI>irA 
V) e r a R. Omrardel^Unéc 
EMÉRITA P I V S; OtríL de 
Hetesvtfidio EMÉRITA PIVS^ 
y i dé' Vambar qoa la misfiiai 
tecciofi &MER1:TA PiVSy 
ata qtie por esto seaiiecesarió 
recurrir al pensamiento de aU 
H^UQOs ^ que por estos priBCÍ-k 
pioa quieren^ probar celóbrfi* 
cUw dé CbifcrUos^ i éomor^ue 
póritamo se daba eiiciiuiode 
l^iaddfso al Préncípe;»k> qae.s0 
dice voluotariameine sio upo* 
yo, ni necesidad: porque se- 
g^y^t vembs tn^ el nc«io:df las» 
Medallas de los iGodos^^^ltoon 
mkí^ dfciadó i|a9^ citasaelesi 
á^ba, era el de PIVS, ei de* 
IVSTVS; el dé V ICTOR: 
de-í^iierte, due para no p¿aer> 
el nofAbre oetiRey isia atguir 
elogie^t'l^ iütftulabaiielvJiM^i 
to , el > PHá€fífo , &t. y esta' erfa í 
la moda común «n todaa sua. 
monedas, «tu' que eo.laf 'de« 
ri&ñkjiwí^'^iad0s ihayp ^ue« 
recurrir á puntoa MhtoQitil^ési/ 
|»M^á^i4éra«^ar^^illtts Ciu- 
dades batiah la9lM&«edli$.*.y 
algítflás lo pi%etic4i^%ii;rtcoitu>' 
hoy véá^ IM €oi^cKi4[^ttaidr^dat 



rá aJ^diéiidaidad^pqnKrl'amiiií 

Ykaé éonde eátababob^idaaJ 
Lo cierto eavíquélen láaMoer 
nedas de la Coreé vemon^Has 
BiiMkás kx:<ibictfiek<: y^coaicl 
atti esCtf ítei la labtídat ;{3p¡iicí p^ 
(^im^pfMbá la [ílb¿oéiné§á^ 
sé conoce, que aquél ;etracj|[ 
estilo áe^ lo< Godos. - ^ > . 

«^ § GdtftTfibélydWlíibierf* 
i1\]ktrai' lo tayateítatdetpu^blor 
la ReliglM, y la l$edtt'P^tifi^ 
calV ptte^r^con <aq tyelto^'e- iiu«íi 

sias , Monasiei io^v^y-^t^i^v 
éfál AlgBr^frptm^tí^^^ cons- 
tan conex^re^idn fot^UtíJbtk 
d« Pauló «Emdritonfifc v ^ ^^¡t^ 
ya^ tti2. ciareeietoawdsi de '|iqií^4 
iM^MtdÁuiátítA u |»ftiil^«f«il«i 

debcta«mmb#»4¿ engflialhdeadi^ 
qtieisssába kr.Ciii4ad;^ ' U' > > ' 

^ jHfií ^ i^Íni«4r««i«títe<M08Mf 
i^tfie áUa VJstá^atfgfesia Ma^ 
yor, e«6 es, lar CMhiáK^Í,c6^ 

to[íoé)bi<y 



tblaéíJi* del n^tUM^ Pv}|kí|mI mÍ^t)^^d6¿MÍi^tí^|t^tttAÍ fe- 
bastaba para las expresiones res , asá del nienpionado Pau- 
referidas , usando unas el eh>- iDv^tbauAlel'CoMilia fiméri- 



pgm España Séfpiiitda. 



lí»liOfítrau| «s«teit0e0af6Q.*eii 
ItEQafAsd.^lc-k» Prov^mcitiar 
Giiidad.dfi:iMéii4a. dentro dti 
kt.IgIet¡a>Mayóf i que aoiott 
brao caci;Qb&ítul0';d¿ fmmiihi 
ía^i iSÍíq|ia]:>dícUd4>iMt««pittf( 

^iMo.ée . lailgtesiatMaftria ^ 
gan¿digimof en ti Tomo IX^) 
(i) y ea el Tomo V. .^ Pero 
qI Diácono Emeritense nos da 
mayor nOlki^ ; 4itlettdo , que 
la Iglesia llamada Santa jeru^ 
$aknA»%^t d«dlcadft>á Dios 
9ati I la Uwocacion de Jlta^ Aía^i 
rv4.4 segao expre^eQ el caiik 
H.i\Éccleii0m. Safic$i9 >Maiim 
fm>}Sünctit, MkrusaUm mmas 

-:^jr Aqui nos manifiesta dos; 
lit^uloaj! uno el de Santa Mé^^ 
fia I otro ^dc SiOñtá ^erm^. 
Mr4hk Timbos: d^üMabaa üna{ 



de fienta' jíasosdlenj^ ¿aplicado 

aiaavi^r quantd 00*10 de f^ 
nisaíea salió |iata Ais deferai 
0I Evaagdk), así de laa MatSH 
Cfes/salio la l¿y paf aiSiliA Sufrar 
gattéiis.*Y:tl áelnalaif el tMtdd 
con 4|oe ae explica d A^tori 
diciendo, que hasta ahora se, 
Uama Saata yerfssakn^ pw\ 
aquel hasta^ ahora iieoe algMq 
Da.energéa, süponiíeniQ , i^ao 
eitapeadiifesdeeL origen; de«lt| 
Iglesia áqud dictado; y*!po» 
tanto era Mitable, que.se maiti 
tuviese ea el sigk) séptíonot 
e» qte-^esérilDáa,'el']dtÍ9óooc^ 

Ñuatjusqmi'ooMtmu ;Cl ;0trOw 
tíMiIo <íq«ie lexpr^a \,dieODta, J« 
iuvoéacion^ pacticulaf de U: 
Iglesia: Mayor^jcuyo titulo «r* 
de Sania .Mariax. 4^ suerte, 
quq^si eiidietadode-Santa JcH 



i . 



AufiqueLsegiift 
diiíersa foripalidftdciMieaiel de. lidadrde. Iglesia Meir<ypoU 
Jerüsalen ..sigaidcaba Uc Ca^ 
thedral , no precisamente co« 
mo Sedé Ei^istto)^ « Wdo co* 
mo Metrópoli: pues por tanto 
nemoiiel jBt^aMt (itMle^^n l^r- 
ta^SÜxViiY ^^ Sevilla t Iglesia 
Matr^ices>de las «tras dos Pro- 
iti«cii^.,.y lüfit en oteas 4e U«) 
Svfi:4«fi9«lfft* y. ííMnft>M4ri(^ 
er^siitftmbifd Caj?ital<i5 ' 

-{i)...Pi^t>iMSr;. (3)'.JR«t 5J|s^,; 



na 4 el de Santa .María deter^, 
mina , que esta Iglesia Mayofi 
teofa por.itiiuUritKcuUac itMl' 

-;9:) As; esta sabémon ÍM|bes][ 
sido la primera Iglesia, que 
biibo ep. Mérida antes de San^ 
ta .EdilAlia: pue$ c^iDi^coop, 
Emctriieo!^ eofl.«ap'a'&: hai 
b}^¡ idei'^ Templo :ep 4«c^..el} 



>*ji 



* « 



'«. »' 



c 



y 



OMsfMi 'ftabiá tf« celebrar en 
-Mctos, y deii(fe él) ijudl «a* 

Santa Eulalia, que sin dud« 
era la Cathedrál: y todo esto 
4d éKplica dando á dquelhl 
-If^sia él tkui<v*dis la mas ao^ 
«igua : lo que declara ser -an- 
terior i la de Sáütá'^ Eulalia. 
Y ^ara qde no se dtide en que 
'la Cathedral era la' más ancia- 
«i>¿; y primuivaí, )u«i!i6 ^\M^^ 
^rldd Aii'fof los 'd6íl'tkuk^>';«i^ 
«t « o; 30. ide nuestra A&AtoJtíé, 
-Solide ^xpxt^4 qae feí tSíEidtá 
JenuMlen era la prkiiitivas-A 
m«s ,antigM : < Ewkst»'Uiníá^ 



JgfoOai'de^MAtía. 



^- '» 






iéíTRKk DB I¿A IGLBStA, 

• '• I - 

'« Junto á tsea^igtbsia^ ei^ 
«IM "el j4tHúy est« esi^ el Píittf^ 
4tío dondíe habkaba c4 Obis« 
t^« ta* qufal casa «eáeciadnaa 
veces ehAttU sin jnas adición) 
<itrasll» el ^rr/^ ie laígleskt^y 
^^ Atrio 'áti^Obisfo^ queifodó 
%a« twio t ' pues 16 oue «si del 
ObisiHÍ,es de lá Igleda;\»'y »é 
fin era* ordenado ar servicio 
del Templo» Moreno de Var«^ 
«M fenMUdtó que ^ ^Airior 
^9tttbái-Mci» í liombiadú^ eá^ 
Paulo Diácono) era el Portal 
de la Iglesia, esto es, el Por- 



ti<io pOT' idoti4e^ se- entra al 
Teitípldír perc^ líir <5odoa^ íy 
AeüerttiioiidSiiieMté ttt ¡Dk^é^ 

^iftfq Em^iténbe >" trsk'^oiT üe 

a^tkélla v^kVl^fá iigrtihc:«r líi 
casa^ é^ Palaeic^ Cpiscópaí-, t<y^ 
rao €on'cef tezá édnsta' po^ «¿^ 
do «i cc^tewtdf^ ¿le^ i^^W Did^ 
iGom^Bek etf'ti <^^; 8/ tríate 
ft^Jhaft>ita<:ié¿f 'deT Ob}$i« éh 
el Atrio r^f' en elniísiiio «iP- 
pbne á Mlrsóiía «n<b¥wo /-^o** 
itoo sé'taéViirel «lim«^^^5rt:fíii' 
^^^sttti^é tos>J&bís^Q» tíKfM^ 
<viair;'tii*T%iTiail «l'b di&Tia<i^^^ 
Portal de la Tg1)«lá^} bíib e» sa 
cas9. AAddé ^ qüe< Másonavh!^ 
rZd lelle^a^sen^e^deáltf en^na» 
aiUá «t^Tetnplo¡:de^rt«a Sü^ 
latía V y ^Íueg«nse^ivolVfóua| 
Episcopio i cu yi^ i ¥Da ' ilgniftaá 
áqiij la casadd Obispo, que 
tíotesexpres^ bajó el non\bre 
4e Atidó V dodde'lseí hallaba 
Ctoretní»/" • 'í-> -" í!v 'i..'.-.; 
lo^ ' Lo ni1SinM> ifeeonrphi» 
ba por el cap. 6. donde téA^ 
ré^ que un dia di^ Domingo 
vinieron según costnmbmLkís 
Cler igbsi «1 At r io i )>a«ra i ikpkwi 
al^'Obkipo i' Id IgleiQ^u^ qiie 
desputts de saNrr todw«d«> átl% 
andados ya diez. pásoSYnin>i«r 
nando á lá Iglesia v tt a^'Vqiiié 
la gran ^bricá ^del* Atírios* to4 
do 4o'^üa 1 dedót á la c(Zaa« Episn 
copal , y no el Portal del Tem- 
pla , como de suyp .aoftst^ A 






«9> España JingrOilai'Trat.^. Cap. 9. 

j«3t(^.<ii9d«eh»tirfity oyeras mu- ;CÍ$tBnú [QuiWm^ rMrit0fííf(ío 
«lfia#)to(liCMMiq9.#qqii?., todas qvtpotrJU Otxpatlei;X>»fioi|o 

i9obrela9:^piVibiKlM ba»t#j^M- .f«Qp^l« 

j().ic el. xestimpiiiQ ;4eSafi Isi* 
íI^Whi que i?a ^ Ijlx i^s.^de W 

iAlKfó.aqai(ra«4j% ^ emacíosa 
f¡a$!k:^Q es P^A4^)iUjquii 
4ipír ¿Qfistar eor Jo ^evtei^icnr ^ 
tf^s póriicos sp)^dUo cAtria: 

«a qmá.adi(U^ur ei tres pof^ 
tipus,^»tiims9cus. DQOde cía- 
f ameoie; lo..ftpUca tío al Portal^ 
w» caV>;fiala€ioi« ó casa ¡que 
|K>Ráulci¥igoífiQeiicia tfsnga de<- 
huxtít v,tf ei portales : y ^ este 
modp-exaf Ja Gasa Episcopal: 
iaqualea Mérida fujé restaü- 
j:éáa;.|«>c?Fid»bjioi\ atuiui cup 

tentación de colunas /y, isArj 
awMw v^jf^gMA ftweiiimq» en 

«i*Vida---n ^ .. . ^ ■^.•" ■ 
*.-. AiXiÁ\ ii^ta acepQÍofi da 
Atrioir^r.)^ ipalacio Episqor 
pAÍ4>liQHdi^(fiñadícse al ,G)osa-« 

fio> 4e, Qioga: 4)uies.>i{a se lee 
^1i dbcftt&meaxet y Moque 
eo ¡ncideooia puso el concepto 
¿kgade :de Sbjü; Isidoro t ao 
filé eaelr Aombrejdel Saato». si^ 
Mí'jdtiaiuib;tk »Mis. .del^Fraa-^ 

^(•»> 'Ci^'i-r- 



ia Mortido .dice<» que et 
ffiitiord^ la Cathedral antigm 
e«b. el mismo. • de . la ¡gk^jíi Í^A- 
yoriaetiAal; Uama^^^ t^mb^ 
«S^iiiir^ Lfl&oí*, f JO que f se «011- 
^c v^an , veMigios. de Qbra Gl>- 
ihica, juiítp á la.qual estábü 
contigua k Casa A^reo^^p^U 
!»ijid4trtíinaaLhacen. wq» gran 
,alMi>a jáeía^i^rl^l^a.jée Sjam» 
iClaM, jr oafasi «^e por alU e^ 
.<ap. vLiO qqe rsabemos por. el 

Djacpiio £mi!ri(ease es^ ^tt¿ 
l«^£kthe<lraii4[\AMióidftl Obis- 
po estaban dentro de la OÍMr 
dad, según prueba su capi- 

isilp ig;. doftde exftresa ,1;^ 

para ir de la Iglesia Mayor á 
i*^ 4«'$9lit»i JtMialiA 4^ha^aa 
á»n\xt:i laipuerias^e ila C\» 
dadt^ piiea «( TempJx>.4e. la 
Santa ig.staba Cuera ;' y por tan- 
to eo el Qum. 43< dice^ que 
desde la Igtesta de-Santa £uia^ 
lia viao^el Arcí^iaoo ^i caba^ 
UOi btstaii^ AtriQ^ fal>ri<rado 
dentrp,á|e. loi mucos de la^ Ciar 
dftd. Tambieo puede añádir«í- 
se, la immediacioa del Atrio 
QOn Iji Iglesia t piMWíÑiel cap. 
9L^ regen del qut.cttabaeocíl 



'é é ^'< 






«■«• 



Iglesias 
Cathedral á media noche , que 
0^6 desde alli la voz del Obis- 
po Fidel, quaado le birieroa 
los Ministros de los Santos; 
y aunque por milagro la pu^ 
diera haber oido de muy le- 
jos; no es necesario recurríSr* 
á milagro: bastando la vehe- 
mencia de la voz desde un 
sitio cercano , en hora de si- 
lencio general. Demás de es- 
to corresponde de suyo la im- 
mediación del Palacio Epis- 
copal con la Iglesia para la 
comodidad de la acción con 
que los Clérigos con albas é 
incensario sacaban de su casa 
al Obispo : por lo que hasto^ 
hoy vemos en Iglesias anti- 

f;uas los Palacios Episcopa- 
es muy cercanos al Templo. 
Sábese también qué en la 
Cathedral se celebraban los 
Oñcíos de Maytines á media 
noche, scfgun la Historia de 
Paulo Emeritense en el^cap. 8. 



• 4 



BASILIO A DE S. JUAN 
Bautista, 

13 Junto á la Cathedral 
tetaba la Basifica de San Juan 
Bautista, sin mas separación 
que la de una pared , pues 
los tejados de la una seguían 
hasta cubrir la otra, como re* 
íiére el Diácono en el cap. 8. 
donde añade, que allí estaba 

Tom. Xni. 



de Marida. ^33 

el Baptisterio : todo lo qual 
cjorr^sponde al uso antiguo 
de la Iglesia , en que el lu- 
' gar destinado para bautizar 
estaba separado, pero «rri-. 
mado al Templo pri^Gipal , y, 
se decía Aula, Casa, y Basí- 
lica del Bautismo , por ser fa-, 
brica que por^í/píímaba cuer- 
po aparte. En medio de ella 
estaba la Fuenjte :>afiít¡sn\al: 
á los lados, Altares, Reli- 
quias, y plntura$ sagradas; 
alusiva^ al myft^io jíe.Aa.rej-^ 
noracioia f, !Q4tm0;!.SA4L l^^x^^ 
baii tizando al pifí^fíVW ,|Sai» 
Pedido á Corpftlwí, íkc- fX» «¿tai 
como cots^i del usopirirpitiyoi 
y como conjm^a i )$ Iglesia 
Afayo]} , . la j%izgíro»5i\an %(in 
tigua como Templo princí- 
-paU ' y ria.meocionamos junto 
á él. Alíi'í fué el coro de los 
Santos, de que. hablamos tra« 
lando del Obispo Fidel , á ce- 
lebrar. Laudes divinas, y des- 
ude aUi envtarofe sus Ministros 
á herir al PneUdo , conforme 
queda dioho. Bl título gene* 
ral .de .estas: Basílicas era de 
San Juan , el Precursor , por- 
que (t. estotole :en()f>fiiend^ el 
Ciehnel m¡nidterí«^el BauUjSr 
ro6.,Asi :VimQ3. efl>l.as Af:tM 
de los prioleros V!ar9nes ApQ^r 
tolicctó , que llegjandp 4.l*;Qífr 
dad de Accí , y regenerada 
con el/'^gua bantiso)^ ^iP^ 

Gg 



Í234 España S^grada^ Trat. 41* Cap. 9. 

natriz ^ ierigteron Baptisterio^ pado en: la devoción del pue- 



for mando/ Iglesia ccn aitar é. 
invocíacióade San jÁiañ Bau-^- 



blo el üritimpho^ de su ilustre 
consspatriota^naes creíble hu- 



tlstai: Joánnils, Bapthta con^^ biesedilacloa en erigir á Dios 
secrator^alkirio'ic'EiK^e^ia: Deh altar sobre el cuerpo de la 



consttúitur., ( i ) 



f r 



IGLESIÍ^ DE S:ANT^ 

ESuíaJia..' • •; 

[4 Ditlcifotaenté se podrá; 



I>ersuadír , que el' Templo de 
Santa. Eulalia no fuese enMé;- 
Tida^ desloa: {MTÍmetos* que alli; 
Kubd (k^ues'Jdei primitiva^ 
y-él- ptitoemqüe: efe erigiese 
desdes de Ja p^T ét> ConSí 
tantino:: porque estando» tjan^ 
fresca' lá isangre de la gío«^ 
tiosa Viígeti ,. jr taa, 

c/i :»( •/rrn.íiSfed nw)1c ;; subjeclií hostihus,. 



que habla sida Ara. y Tem- 
plo del Espíritu Santo;. £ri«- 
gido el titgto ,, tenemos sitio 
donde los Fieles, se congre- 
guen» á implorar la protecr 
ción: divina:: y. por tanto es 
forzoso/ reconocer Iglesia des-^ 
de que el Cielo? puso fin á las 
persecuciones; gentilicas , en. 
lai confócnwlaid que hablando^ 
Brudtíúcio' de Sao' Vicente ex- 
presa se le erigió altar lue- 
go que empezó la: Paz en la; 
Iglesia. Catholica*. 



•ii: 



Jl-.í »,í. 



S-X 



í;'7 









ii 



I" í 



lam PAíCE lUSTlS REDDITA,. 
t Altare quíetem debitam 
iPraestat: beatis* ossibus;. 
' r Subjectai nam sacr^rio» ;/ 
Imantqueádai^am. condita,. 
QaeJéstis. a mam m^iíerisV /' 
Ferfusa súbtus iiauriunt. 
Sic. Corpus,. /í vérsu sfZ* 






(ti, 



'' >$• Aijül' venios) cort ex- 

{rféWon ,. qoe- con la ípazrde 
á ^ Iglesia empezói enaltar, de-^ 
bajo del qual se colocaron las. 
Mgfadas Reliquias: de Vicenr 



t. 



te,, alegándolo por la paridad 
del. tiempo inmediato ala se^ 
renidad de- las< persecuciones» 
pues en< lo demás, tenemos 
expresas locuciones del mismo 



JgkSias de Mérida, 235 

veoeraWe Escritor, que en el -clara el altar qoe se erigió 
hymao de úuestra Santas de- á la iüélyta Mariyr: 



rf 



' Slc yenBra'f iter ossai libetv 

Ossibus altar & impositum: . 

' ^ Illa Dei ^ita sub pedibus, 

Prospicit haec , populosque buos r 

Carmine pwpítiata favet. Vers. vlt. . i. . j ) 

-EUgióse >á Diw Altar sobre «ertia deT^mpW^Jal?radp,/fe 

el cuerpo de la Santa, puestos piedras de España , y qtras 

sus sagrados huesos debajo de traídas de futra : pues en 

los pies de Dios, porque no se /tiempo .del e3(presa4o ^^cr^- 

colocabaa en aquel tiempo los tor (esto es, en el sig|aquas- 

fcüerpos de los Santos sobre el ix}) era lu Iglesi^ídeTúarinoles 

Altar , sino debajo : y consi- Ubrádoi ^ techOí dorado , y, 

guientemente teniendo enci- suelo vistosamente matizado 

ma el verdadero Cuerpo del de piedras de diversos colore?^ 

Señor, estaban las Reliquias que form3ÍbíinxoroQ ^í» P^^P 
-é los pies de Dios. matizado>deíflQTes,<se^uíj c^b^ 

-«'i6 Aquel altar de la San- -ta en \qí Versop / S^Í^^'^Í^ 
ta estaba cubierto de un pre- (191) 'i V 

cioso y vistoso edificio^ que ... 

Hic, ubi marmore perspicuo ; .^ ?/ 

Atria luminat alma nitor :- ^ . . :);;>. :. : 
Er perftgrious & indígena^ V ^ » /.. 1;. cb 
Reliquias cineresque sacros . - : -, 

Servat humus veneranda simL t. y 

Tecta corusca super rutileini . uv^ < ., ,.,( -j 

' • De laquearibus aiuwaHá,:ií> jo ,3fi ;.>:: riL^m 

Saxaqne cs^sa solum varkntcr'í. ; nei' ;j t*> oa 
FloribnV ut rosulentá pates» \ .' ,, ' ^ ';í> 

V p , . i Prata rubescere niukimódis. oi^v .í.á s.\.rj ,/^ 

.Sabemos pues, qweuel.XetPPIo ,i;io.^,,popv> jn5;je4íaí^^^^^ If f«« 
-de Santa ..Eül§l¡ai»i€« Marida ., deja JgUsw,ry í¿pi»Qrte,;qu¿gp 
fué muy cercano á su marty- padeció en la ultktta ^per.fie'* 

Gga 



2,^ ^spnUa Sagrada. TriU 4I. Cap. 9. 

cucion dé Dioclbcissino , á que tar a) Joven Augtxsto, quees- 
se siguió Va paz dc^Gdnsíafl- -taba :C<jft;rmo, y .sucedió^ ío 
tino. Sabemos lo costoso y que se dirá después. Por' el 



precioso de la fabrica*;. por 
medio de piedras fiaa;s domiesh 
ticas y peregrinas , según cor- 
respondía á la o^p»'1en(;ia de >a 



Ttnisoio 'capiiOlo sabemos, que 
recriaban aUi mancebos para 
e\ servicio de )a Iglesia : y te- 
nían Abad, é Prepósito , que 



Ciudad , á* k devoción, del. cuidabd y presidia á todos los 
pueblo, y á los méritos de la Cleiigos y Ministros deaque- 



páifta; Sabeifios! que ailL 



lia Basílica» Bu el.^cap* 3* re- 



1 



1>á colocada su purtsiinoeuer* -pile la expresión de los May* 
po debajcf dei altar : y codo tinesque se celebraban de no-* 
esto eú el mismo Sigla.de su :che,.y añade el nombre que 

tenia tü Presidente de aquer 
lia santa casa ea tiempo del 
-Rey Leovigildo, que se lla- 
maba Redempto^ y era Dia* 
cono ^ ó Arcediano, el quaíl 
perseveraba en el mismo em^ 
pleo en el rey nado de Rec%» 



itiártyrSo. 

' 17 Peteev^ró su Iglesm 
e.n^ lá mrsfna cooforinidad has- 
'ta él siglo sexto, en que sien* 
'do Metropolitano -JPítófí/, como 
'se hallaba opuientoí, mejordia 
IfabHcaV^yfia iluítW con tor- 
ces ,'y^n refiere l^la.Eme- -fedo^ cottio consta por el ca- 



riteose. (i) 

i& Celebrábanse en esta 
Iglesia los divinos ofícios de 
las horas canon icas asi dM- 
ñas ^ con>o nocturnas ^ aluno- 
do de Colegiata ohservaAtír 
sima : pues el Diácono Elmerir 
tebse lo dice asiierí el cap. i. 
hablando de los Maytinies á 
media noche, que en.lnviefi* 
DO se teniao un pocot desperes 
de las Vigilias, 6 excubias,. 



pitulo' diez y ocIk). 

19 Para aquel s^ryicjo de 
la Iglesia habia aili celdas de 
Wbkacibfi'parft )os Ministres^ 
segum $< acostumbraba anti- 
giiarfietíte : y así vemos que 
Augusto (ya mencionado) te^ 
nia falli a<>o$ettto en qtie esta- 
baíexifermo; y el Metropoli- 
tano PauU escogió nna celda 
de las -meóos ap;eciables, pa- 
ra acabar 9IIÍ su vida ^ como 



en cuyo intervalo, fué á;Visi- ^ 9t veirífícé^V^adviertase, que 






-HíU$'fñbfak}'U f^ 






I í'j 



i t 



u 






'-/.•„. ^ i 



-•i 



;u 



"ir 



Iglesias de 
tal vez suele llamarse Celda la 
Iglesia y toda su adhereote, 
como se lee en el Diácono 
Emeiltense oum* 43. donde 
sefiere el decreto del Rey Re- 
caredOf en que mandó al Con- 
de Vacrila &|ese delante del 
caballo del Prefecto de la Cel- 
ada de Santa Eulalia (que era 
entonces el nombrado Re- 
dempto^y U Celda en este 
caso significa la Iglesia de San- 
ta Eulalia, lo qu^ 1^ desdice 
^el, estyIo,^antiguo , pu^s^una 
.de las partes.de/lQs Ten^plfs 
del Gentilismo se llamaba 'Ce- 
lia^ y era donde poniai^^ Ips 
simulacros^ de los Diosesv 

20. Tam bie h ^d vierto, qite 
aunque Doír' Jh0niai9f Taní^ 
yo en las Notas al capituk) 
.primero de Paulo Emeritense 
aplica á la* Iglesia de Saní^ 
Eulalia de Marida el . Abad 
que pofi el Mf^nastepíade i^sie 
jiombf e subsj^ribe en> el Con- 
cilio erjQe de jQfcdo [F&r^/í- 
tius^ Eeclesia-: mofiatter^ ^. 
Eulalia Abhas ^ <S?^*3 ^O ^ 
debe aprobar el pen$a<n4eQ(o: 
porque siei)do aquel CoqcíIío 
paramente Pr^ovincial^* díqíftde 
no concttcrió Obi$po niogqoo 
. de fuera de la CarUiaginense, 
á qué ;f)p« había de ir aljCon- 
i^ilio^V)i(i/\bad de Miéri<jl^? Es- 
to 'repugna : pero se infiere, 
que la bendita .Saata 



Metida. Oí^ 

tenia en la jurisdicción de To- 
ledo un Monasterio de su 3tA* 
vocación , donde habria algu- 
na Reliquia , con que se piro* 
pftgába su culto. 

21 La devoción que toda 
la Ciudad de Mérida tenia 
con la Iglesia, de Santa Eula- 
lia correspondía 4 Ips incom- 
parables memto» de la Sant^, 
cuyo cuerpo era como prenda 
de todas las felicidades que lois 
Citidadafios podían. desea r.^ y 
por %^s\io aaiidian ¿ aili , cómo 
4. . asylo en sus > tribulaciones^ 
y ella los oia, según testifica 
Prudencio : .Pefuhsfue saos 
earmine. propitiuPa foveK Alli 
iban 131» Procesiones de I9 Ciu- 
vdad::.aHi se retiró el Obispo 
-Paulo á miorir: alli fué enter- 
rado : allí recibió también- se- 
' pul tura el sucesor Fidel: aUi 
se crió Masoaa : afli fué s9« 
pultadOr cotB0 los auceso^rey, 
.Inocencio.^. y. Reüorato : alli 
yace el Santo Ji^ven Augusto: 
alli buscaba» asylo:ba^ta los 
IieregeSv según vimos^.eo el 
Conde Ariane. Vacrila^é qniea 
< por tanto perdonó Recaredo: 
allí q^iso introducirse el Aria- 
no Sunna; pero de alli le repe- 
lió^ el pueblo , y aun el Cielo 
)e excluyó con el iriumpho 
.qMe<. concedió á Masona.. Alli 
cebó su avaricia el Aria no Ne« 

, j^pis i ' pereí Dio^ . íiízq i que 



8^8 España Sagrada. Trat. 41. Cap. 9. 

píDntamente fuese restituido el Pueblo, iba en Rogativa & 



*el hurto, según todo consta 
poc lo .expuesto .antecedente- 
-menre. 

^1. Delante de «sta I^e- 
sia fué también el theatro jen 
4que el Cielo :qu1so ostentar 
unaide.sus inas graciosas ma- 
raviHas, qae refiere Sao -Gré- 
fgorio Turoaense* ' ' (<) Hzy 
.•{dice-) .deünjte del Altar , ó 
Jglesia de Metida , en que es- 
tan^ las* Reliqüiasí de Santa Eii- 
jalias trc* .arboles <cuya es^ 
,pecié;igaor0 ) Im .qualés h^ 
•liándose «n • Diciembre' :sip 
hojas, de repunte en él día dé 
la Santa Jique es A- Jiez] al 
•tiempo de amanecen se cubren 
de floresi Pero '.no es jcsío lo 
-mas. maravillosov «inojciuc ias 
flores son blancas* de ñgura 
de Paloma, en ^cuya especie 
•voló al Cíelo el purísimo fís- 
^piritu de la Sanca, y io blaa- 
I do renoüva iá ntemoria ;de la 
:oieve con qué inilagrosamen- 
te cubrió Dios ^u inmaculado 
cuerpo. Añadíase «n esto mís- 
rfno otro* |>rodigio ., de -ser 
:anuncio feliz de pn bU0n aiHp 
'^*n sanidad y frutos , jquaad'o 
las flores brotaban desde lue- 
go: pero si tardaban, era in- 
odicio de algunos contratiem- 
.'pos. Por tanco anticipándole 



/ 



la Iglesia de la Santa implo- 
rando .«u benéfico 'Patrocinio, 
•y tiocesiba^ .hasta que apa- 
xecian Jas üores. Si brx>taban 
á la hora acostumbrada , co- 
stiocian la tenían propicia , y 
•fera sumo él :go2o. Recogían 
^las flores^ bañados todos de 
^ün regocijo indecible., y dfe 
la fragrancia que ^espedian, 
lisonjeando >de una vez los 
Manimos y el sentido. Lleva- 
^banlas á iá l^esüa , y se la^ 
<^nt regatean 'al Sacerjáote., hk- 
4iiéndo tina 3>rocésío¿ muy fes- 
tiva. Y por quanto Bofes tan 
mysteriosas no podían carecer 
^e ffruto , se verificaba en 
jeUá^s otro b^defitio., de que 
j^píicadas á im énFermos , lis 
• coopedian salud. Yo (4ice S. 
'Gregorio) <lo he x^ooocldo asi 
^varias veces. Véante sus pala- 
bras en el Apéndice IL 
' 23 El sitio -de este venera* 
ble Saiituarlo «^aba fuera de 
la Ciudad ., como repetidas 
♦veces muestra el Diácono Eme- 
rit^nse , y se vé claro en el 
cap* 18. dónde* expresa , que 
párá^ir al Templo de la San- 
la se habia de salir de las 
puertas de Iá Cíadad. Fundó** 
se alli, {^or quánto aquel fué 
\jei sitio de su triumpbo, y éa 






it) 






Iglesias de 
el mismo descansaba su cuer- 
po. La parte era la que mira 
al Septentrión^ cerca del arro- 
yo Albarregas , donde perse-^ 
veraron las sagradas Reliquias'- 
hasta la traslación, de que 
se hablará ea la Vida de la: 
Santa.. 

34 Mantúvose aquel Tem- 
plo. en< tiempo de los Moros:: 
y después* de volver al domi- 
nio* de los Chri$tÍBnos>se eri« 
gió alli Parroquia ,, que tiene* 
adjunta unai Comunidad de: 
Religiosas* del O'rdea dé San-r 
tiago , trasladada allí desde 
Robledo en la Sierra derMon* 
lanches, en el año de 1530». 
segua Moreno*, (i); 

IGLESIAS DE S:4N 

Cyprian^ S. Lorenzo , y las de 
otros* Martyres^. 

* . ' « * 

. ag; En el Diácono Eme-- 

lítense^ vem.os mencionadas^ 

otras Iglesias de Méfida^de- 

dicadas^ á Dio» con titulo de 

diferent^"^ Mart jrres ( pue.^ so- 

Ip estos- se celebraban en lo* 

antigiio^) Algunas» se refieren 

en común V diciendo ^¿*r.$íi- 
silicas^ Martyxum : o tras, se in- 
dividualizan V expresando los 
nombres. Tales, son la Iglesia. 



Mérída. 339^ 

del Majtyr S. Cyprian , y la 
de S. Lorenzo , que sin duda 
serian de las m^s antiguas, se* 

gun.laaniigitedjadv y merítoa 
de sus^ Santos* ijtulares. Estas 
se* expresan^ en el num. 20. 
donde vemos se aparecieron 
aquellos Martyres^ á una po- 
bre viuda,, culpándola de la 
poca' devoción que* tenia en 
acudir á sus> Iglesias , siendo 
asi',, que freqtiencaba las de 
otros: Qtdare perre^liquas Ba^ 
silicas: fratrum ností^rum cer 
Urorum Martyrum frequenter, 
CQncurrfs ^ (S? ai nos venire 
contemnisi Aquí vemos no so* 
lo dos Iglesias" con el titulo ex- 
preso que tenían , sino' quQ 
habla, (¡^(fias* icffd ieadas* á d i ve (H 
SOS' Martyrje8.;Y para que noy 
se juzgue;, que era un Temr 
pío solo consagrado con> el tH 
lulo de los dos :,. añade elHisT 
toriador la dísp^cio&^d'^ciéab 
dos que la. buena- mugeiracUT: 
dio prontamente á: visitar 1^% 
Iglesias de San Cypriax), y S. 
Lorenzo , y logró lo que de- 
sea ba- : yf ¿ eorm/i Basil^^cas cu-:;, 
cur^it ,, ^c^ VempS' también 
Ibt propicio que se mostraba 
Dios con los que iban á las 
Iglesias de estos Sanws á im-» 
plorar su patrocinio, pues al 
punto que la viuda las visitó^ 



. (1) ^Li¡b. $• caf, iQ*. 



V4^ España Sagrada. 

logré su buen déépacho. Pero 
no vemos el título de las de- 
más Iglesias , supuestas en 
aquélla clausula ^ p6r lé que. 
sfolo sabemos qiie^ había otras, 
peto no á quíea estaban de- 
dicadas. 

' SANTA LUCRECIA. 

. . / 

26 Junto al puente de la 
Ciudad habia otra Iglesia in- 
titulada de Santa Lucrecia^ 
como refiere en el cap. 7. de 
l'a edición de Mpfeno*r pues 
áfuaque D.Thbm¿$ Tamayo y 
Bivar. estamparon Leocricia^ 
fué yerro del que escribici los 
GóJices: y -e* muy deestrañar 
lá-nckj de D: Thomás , que 
equivocó á la Santa de que hra- 
bla nuescfo Autor, con la San- 
ta Leocricia de que traté AU 
varo Cordobés: pues habien- 
do padacido ésta en Córdoba 
al medio del Siglo nono ^ có- 
liio es pisible queTuese suyo 
el Templo de que trata el 
Em^ricense, i^ablando d¿l Si- 
glo áexto? Claro está , que de- 
ben' reconocerse Santas muy 
diversas la que en Mérida te- 
nia Iglesia en tiempo de ios 
Godos , y la que trecientos 
años después murió en Córdo- 
ba. Por tanto decimos , que ia 
Santa mencionada en Paulo 
Diácono no es Leocricia la de 



Trat. 41. Cap. g. 

Córdoba , sino otra llamada 
Lucrecia^ la qual murió en 
Mérida (según diremos en el 
capitulo de los Santos ) y á es- 
ta erigieron los Ciudadanos 
Emeri tenses aquel Templo. Sn 
situación era junto al puente, 
según dá á entender el Diaco* 
noEmeritenseen el capitulo 7. 
(por la razón que se apun- 
tará en la Iglesia que se sigue ) 
y como Santa Lucrecia murió 
en Mérida , es muy creibie, 
que estuviese atli su cuerpo, 
edificando el Templo de su ¡11- 
vocación en él sitio donde ha- 
bia sido «1 sepulcro. 

SAN FAUSTO. 

., 17 .C^rca de un quartode 
legua, ó casi una milla de la. 
Ciudad , habia otra Iglesia, de 
que era titular San Fausto por 
la parte meridional de la Ciu- 
dad, es'td e^, icla el puéAte: 
pues en el cap. 7. refiere Paii- 
lo Diácono, qiíe llegando á fa 
puerta del puente el familiar 
del Metropolitano Fidel , vio 
un globo de fuego que saliá de 
la Iglesia de San Fausto, y lle- 
gaba á la de Santa Lucrecia, 
coü cuyo respiañdor venía una 
multitud de Santos , que Ué^ 
gando al puente » se raetiefoa 
en la Ciudad : y consiguiente- 
mente sabemos que estaa dos 



feteidM oaiati á la: parte me- desde \f^ z^úigv^ rm^m 



ndiooal del rio , y que fueron 
ilustradas con prodigios del 
Cielo. Bl titular San Fausto 
aerisiel Mariyr Cordobés a^ 
llamado V, que ea tiempo dé 
los OetitUes padeció cou- Ja* 
nuarío, y Marcial: pues te^ 
aieado dentro de casa el nom* 
bre^ y las: Reliquias^ no nece- 
^canMs recurrir ^á Santos^ exf- 
traoíjeros» 

SAtnA MARtA, 

' 18 A' mas- d(9tacida de ta 

Ciudad ^ esto es , á legur y 
quarto, ó ctilGo min^ , h^Jbia 
otra Iglesia con titulo de J^^ii^ 
ta Maria^ la qual era Santua*^ 
rio de mucha devoción :' puea 
el mismo Diácono E:nedteif^ 
ae^ que al fin d¿t oap. i. nos 
da^noticia del templo, afirma 
que se fué á orar á esta Igle- 
aia de la Virgen. A5ad^, que 
€l vulgo la llamaba Santa 
S^imilinai'y Moreno 4eVar* 
gas se tAdioa á que es la Br« 
mita llamada nuestra Sifñúra 
ée Ureña ; por ser una misma 
ia distancia^ y retener mués- 
ftsras ide fiibrica del tiempo de 
loi Godos. El litado: vn)gall^d^- 
Saata Quíntilina parece le re-^ 
dúce i que fuese Santuario de 
cinco Estaciones^en memoria 
de la Pasión del Señor : pues 
Tim. Xlll. 



los Vecinos de laMCiud^d if 
allá los Viernes^ de ia QuB¿r' 
resma, . '••■'■, '\^w\'< . n 

. .':>//. *c'íp;-:i '¿oí v\ \% 

MONjfST^ RihOhBiiS 

' >ci9' Demw de ias Iglesias 
referidas , ;mencíaoa e* iDíaí- 
<SiíM^ Emenitefisetel A^aao^ 
rio de Cauliana , ó CaulimürA 

?ue distaba > unast^lbxi leggas, 
casi ocho miUas^UrUás^of» 
dad , cerca del lioft^ísegtinisé 
infiere de que eni^natintsnda^- 
cton 'destruyó e^trfo iAna tlafe 
celdas de anuel Me>násterié^ 
como afifttiatliDSáboíialíl tfe 
del cap. a. El sitio ^ataallUé 
donde está la ermita áéOtíiS^ 
Mana , á dos^ Iqguas de üa* QXwm 
dad , segub^ M)»Knbi' AM «dS 
Abad eb Santo Va>on ^^énúúi»' 
t&^ que después ascl?ndt&'á¿ la 
Sede Emeritensew AlU'^vfai||^ 
también aquel dietwsOí-Mtíiv» 
ge de que'tratamidQQ aS'hiSMxr 
de RenltMOitO,* Altl»4kíl!0¿to4t 
enseñanza de la'^ventanl^^ptféa 
babia Esciietáa ptb^'^iáhíi- 
de concurrían á d^edieanie Íl 
las tetras los que deseabba^j^ 
^ber , como su^otfQ ePOhc))^ 
^o , qwMdo fenera la imf^isidli 
'que^los esctediantes á^ aqué- 
llas Aulas hicieron al ver bor» 
ractao al Mpnge ;s que luego 



«9^ . España rSá^^¿ikWiák 



íM»é^l$naMSefiasrSfítteris: 
stuéekantk^ Servida. de.Alaesh 
tros lo&> miamos Monges.: y 

inpy opQr¿iifiQV.fiá>a: la. ense- 
ñanza^ a^ipor la. abstracción 
^Ir i^Hteibí^ QoinovTpor^,<'los 
4Mranc»eieníp}oa?qye; le^^ibr.- 
teMí ai)M^lli>%; Ra AfMi yfi«ef»b- 

,¿ f 310;} ' Sflkeif efiteli MotaiiastejriQ> 
-m^cidoatíQieúiynai Ca rta: ddi 
jtfM^&^T^prn v: q^e. ba:$ta hoy; 
oottseí hai.puÚlieaflQ^i* y * por 
<Blnia la dardmo^en.elt^péctr 
4tee IV/l.^MadaL^ol M^s^ile esr 

Aii iRaal(>:Ba(li6fthe«a . 4e^ Ma- 
sdndLyí&fcla.Sdi^a. Iglesia: de: 

4UÍU 4£tfftfUai4 .4^^i H)<^ 

«Qll&rfi)¿:(tllfa;lMadi^ m^et M^ 
Mfa^ti4tO;'GauittiáiM4fise iCi€ * ufi. 

^^^'^^'"^^ ^ ^* V ^*^^^fc* • ^^ ^ * ^ ■ - -^ ^ ^ « ^ 

^fidve 4tíitO>\por lo qUe cocn;- 
iftfnl9ti^ra«tet>el.íObÍ3po,.yf par 
tKMi r! Ite jWfj^Áron^ de . ;aü^ 

lÍMf:jtnKpr^vl»ft9ta.que el Rey 
J^ajM«v!lei maiid<S.. híblar. 



muger v y {enttaácfo . Monge, 
nb hatíajweltotá: tocará otra:, 
cóbrelo qnejnUQcabjiipor itsr 
itJgotal.iBad)'e^«aU|{y(>.i^.iy at 
£sp¿rf tu. Sanio^ fin^o^x te. .vet4 
«0^ sttfa milsflia^ degostcMft'% eü 
4|iie.'W'declara.intíceatesy fior 
-tanto, se. iiiííérk ^^ que; Dios . te 
^uiso. acrisolar- v.fr^MdQr an* 

so. examen, de un. fiUaa^eatl^ 
tnonio» en materia, muy/ gra« 
vev.>: en sijgeio í}ne: parece: 
muy distinguido,, según «la in- 
MeatigiUáoiii 4i}e¿ í^\ ^y ihizo^ 

I «311 ^E^C^esDfiaalmeRte.'ioi' 
MólíaateEriotdQ-fqge'^ babla^ U: 
£scf ítbraa publicacla pojT! Brito 
efuau Moharcbiáft4Lu8itanai(i) 
4fiodi$ise<leei«:,^ue^ v«ikj4o ai 
Aey Dofi BoKltígo:en Iftii^tinMi 
ibataUa,^:lo$ ^6dx)is^ y hay eib- 
dovaun^de/loa^SíUyossMl^ó al' 
<Mf>na&terÍÉi de ^üliidasm v y ^ 
yde ali i:«aU^ €Mi < et Moi jf^ JRi^- 
iMít^ '4Í4)9i¡a' JMe *4rlo \i!áili^ • 
de I EipfEifia ^ ^ y^ Hágtran ^Kastji : 

ik- fi0|;car'occi(faeft||^lf4^f Alcor- 
rjei mawiv.. xipoiar... ^basa, j^jLo á la.^VJll^'dé^'R^ 
j^atéis^e^dió. su .des^^rgo 1» di- d er wyt^ ^ . can ^ tp •- dentaá^.qué : 
JMe»íto*.qiíe ni.en;M4rWa,,ni; <|^uede;»9rs&.en4e] 
4A Qjtr?. fM«terde:íi¿ti5ijtaoib! tfiotJ^^^riideUasobto^^ 
jl^Jcfia) a|p.ren4i4o '.MiBjBjaiite' -!: •.:;- '--, i ¡i < 
maldad ::.que: euuyo^ca3a4o/ ' i :;<s' .' .- 




•••»/ 



j • 



c¿(l4 W4* 7/ «1P« 4- />^|U jíp. *^ 



*' * 



ft <■ . 1 



atiKM)ra*uchítt' ií¡IwiíísteTk»s» Santa,, no .^ie ,.vip?e nio^toa, 
desde «él tieinps" diehPcelado' mugeiv , pasó-^ en -este empleo 
MasonaTi^mes ea<«^ nnm.-334; alg«ncfs,.di»? re^guaidado -^pi; 
dice, <jue al;pr«M^tpÍ0.rde;;aai aquéU^nftautela/ pero escita-», 
Poaúftoadx» fatídó mncihotJMEtt- ; da la piedad, ó ,cllri^^aa d^ 
•laipceriarf' , . ^dcítánddlo» : v'oon. uo» j^S9S9!i^ÍM4^'<^Qfde$<^s 
gt«¿dei M^dades [pócque si de Yer ai 3íeryo .djC DtQ$.v5<Aír7 
tt« hay 'pongraatsasteatacioa, -QÍl;ó>;logra.rlo. U abatíase ;^tá^ 
jaca rVivtrirabBtrafdiM , 'será SeSofa.J?M'^Mi3(;yfe(;^fd«e^^o?. 
lAuy: idifldultoso'víiif eon; ob^» 'bUi^iti^ Unag9 ,'iid^u jf /dad^^i^ 
aerVaitiéia^}^ ficoro .Tunnarel Avr la. vistud^i ÍUi^a$^nv pó^l^^t^ 
totr. iio- expresf^^los nnÉibres <le- atguoos .'#i>ife0(!?.'y ^oi)/, /q|l^ 
aquilas vCaaas, w> :pode!mo» '«oadesoendieíe r4.. los ^f^^ (^ 
nosoCTOR deblararloSf ' .:'■ "pétoao hdbo D|odQ íle. !B1^r) 

gg Ewelxiap.3. refieceun» dearle.: y «>íno^-di§*í!¿fcíft 

mayüQStrodha^ Juodada fuei:» Wk» t^iu^ec.'djssist^^^j}! ^<^patf^ 

dé Mérídar%ntH» despéblaéeí,! á iqu^ 3tegó: ^ ./^ete^lV^f r^ 

donde «ivié^ -con' .'Otros-.el San-. rogó^'irH^d'^tQf^tOi'que, uña-np/f 

txr Abad «ATimt/o , qae habiai^ Xb^.despttesdQ .aoaÍ^a(L» 1% 

pasadpdeide Africada £spaña Maytiae$> ;en^6ndiesqi.^'(itOt 

ppc^ -despaes del medio ,d«k ^: Sasc^i ;^b)i(it'in(^lu¿ lúcc», 

Sij^ sexta V 7 ^ino 'á:patar>íi> al«iie;nipii^Jlí|Vk$.^é;yb}v)«e á l4( 

Méridcu E^e SaaCD 1i^-aron;poi> p^^(ii)))|r^i'<)M^ mi il^dle^ 

dcnrfMüoQfíifls^ glono^a. Vípgetf vetie á CDttQeáoti'd^.l^fipsY'doaiir 



y-Mznyt Saotá Eulalia asi^? de dla¡ Qstairia may. oculta., 

tia jDOíi frecjaeací a á t>rar á sii Hizose: coiño ^propuso ;: y ,s¡£^^ 

^;lesia: ^y^:x:oiiio luese suma*) emhai^ de/que/noQatfjapcy)^ 

likemé esxBíeraáa en evitar ^ no perado Niía^^jtoi^á: la; .acción^ 

solo el t raco , ; 3Íno: la vista • «(e smt t6 fiaoio que /le Im U^^^y^s^ 

las iBt^fes^ URg&.Á tal eic^ lolaifiii^rvqui9 filoirlp cayq 



iremo. s que tí permitia le vk^ t« tierra C0iiiia;;£r4p gemidoi 

Hh 2 . * 



t'dM^y 4i lé'^dbfésétí heriéél^ enviado con itistandt de que 
cbd aik'nn ffieVie^^^^ Dito n¿ debía d¿í)»Mé¿í^ U oblar" 



^*«n ffi^+te giilije- Dijo n6 debía dá&pítóí*: 
deé^iiés á Redenípte^^ 'i^jaé has cion deURoy Vqüe. le .miraba 
hecho'!» hérmaáó? DiOü te i(Oí como á Padre; cfedió final- 
péráotiéy^í ^vre'ádo^qüé ya b%|> mente al que le compelía, 
estatfá aili ^gúro, sé fué^ál^ -^^i Ete i a^t remugúeos d^s 



düerótíbládc^con iii^^hos ccUi-^ 
I^afferos^ donde labraron Untf^^ 
pVb^e habitación' i» viviendo 
<?dmo Ermitaños en total retiro 
déí rriundp'il y por tanto masf 
▼ecínfds del Gielp.- • :^ . ^ fc 
' 34^ Reblandecía afUNu]i»e^i 
tb despidiendo tanta claridad 
áé virtudes^que se divisaba de 
Jipiuy Íej69. Lleg^ á noticia de( 
RéVv due'éra eñtóacésliéo* 
^tóldó^ríy' íünqti¿ n¿ cobV€>- 
¿S^ cotí él ^nto KrMitáiio eil^ 
Á^lrgión, (por estar perver- 
tido en la beregia Ariana) fué 
éañz^íií épitíió» de «antidad^ 
éd h^ k^tiWi Nuncio, que 
envú'WflW^ metisagero qveie^ 
liSblásé'én su nómbf ^v pídietf-^ 
dcíiete^ 'encomendase á Dios, 
teniéndole presente en sus era- 
i^neis: y para^i^bllgafle'n&aív 
lé' envío unsk' ^tm^dkvi^ ^tér. 
¿íendote van Itígar ^ principal, 
(ara que valieddt>se át los de^ 
recbbs que tocaban 4 la Real 
autoridad V tuviese alimentos 
y vestidos para sí , y para loa 
démas Mónges que le acom- 
fhñahzú.' El sanio Abadi se re*- 
éistió á recibir lo que le da- 
ban: pero estpecfaaadole el 



pM^rotit tosAwriabsjdel lugar 
que el Riey^fe habia.dadoveo 
ii íl ver alrSeñoná' quien per-» 
tetiecian : y como parece que" 
buscaban'^ y. esperaban osten* 
tAlóns y.se> bailaron : coa: uil' 
hnmbre pobrismo, de.tra^e 
desagradable^ y feo^, le dea^ 
preciatt>n altamente, leniea^ 
do por mejor el morir, que 
s6rvi r á tal' Sejior^ i De aUi. á: 
ufids dias.CQnsmnarón )a ^últi*» 
ma maUaá á qtie les ioéi^cr 
su despecho : pues como el, 
Santo varón, se. hubiese alar* 
gadoiá un monte , úotsnit Aps^ 
centaba'udas: bvejaa^íy' les v¿«; 
Uaaos le eniconcraseti.soloi, k* 
quitaron cruelmenM H Mid^f 
Fueron presos los homicidas) 
no mucho tiempo después : y, 
^omo. diesen cuenta al Rey, 
dicieadrole qiie erao^ k>9 reos; 
de \la' muerte <dei: Sierro : ái 
DÍ0S4 respondió , que: ksL qnU» 
tasen las pristonea^, y tosde^* 
jasen salir libres de la cárceh 
porque jí 6sos.(d^o) fueron 
los, que qnítaroo la vida al 
Siervo del Señor , no aecá ne- 
cesaria miestra veoganta: eL 
mismo Dios, saldrá por la cau» 



ta de su Siervo. Asi fué : pues solo no quiso ¿ar á éste , y á 
aprobando el Cielo Ja sMlea^.^ Nun£(o la ci^gulla, sino á to* 
cia del Príncipe de la riérHir -^ dos lo» Monges que florecían 
lo mismo fué salir los reos de en España antes del año 516. 
la cárcel 9 qué apoderarse ^úé^ ()estoJ»syantés. qbé Síín l^ii 
ellos l<ia. demonios ^ átoFJ0*m. ^ . tOi es 



«au^s^i^ada Re- 
tándolos por muchos d¿á|^l)i^^r;^2^i^.)\ c^o escribió también 
ta que les quitaron la vida 
cruelmente. 

36: 7odo esto n felaciait; 
del Diácono Emetítetisfi^ lOi 
quil referimos ^ po soIq paf^\ 
gloria de .Dios^ y^ créd;HQ de la ' 
Ké .<ra(ÍJolica.^ .s>no:ipajca el fi» 
dtf los Monasterios .deMériK 
lUi % y sus contornoa^ pues el 
pi:ésenteen que vivió con otrQS 
eV Ab«d de que habliampsv,. f«|é^ 
fundado allL ce/^ca ,de 1 ]un y er-r 
iDO.»^ é dí^|K>bl;(4o.r He9«.v 
prei^nida eo^ oti'as partes^ qqo; 
00 in^t^ntanios mfzclar^os en 
institMlos de Mona^iíf^ios anr 
ligaos» y. persQveiFafaiQ$ ¿enel, 
mismo dictftrofo^ Por tanto. 
(»«út|i«09^1a s%ÍE4iá^ ^Mq^ 
fenb de Vai:gas^ que en las 
liteíaa á PaiMo Diacooo ^ ao 



Morales :' en lo que se ve la 
poca critica con qu^-.^se ha 
procetíiáo. t!» -la «atena por 

u4r9. ' preocupación indiscreta 
de í medirlo todo por ima re* 
^a y Hp &«p4rar .ei^ que a»k^i 
^> SígW /«^to i^Hafafa Hcpuf i 
proiwg44o^/ España el Mo-) 

nabato i y que el imtituto^d^i 
aquel antiguo tiempo (que no 
pildo^ If^r Benedictino) no po-- 
do estar dc^sy^ueci^o en el Sét. 
gJoífxto.y «epíimo^en que 
flo^rejcieron Nuncio, y Paul6. 
Diácono Véase el Cardeaal 
de Agukre; en las No<as sobre 
el.Cpnctlia Tarraconense i y. 
pe rdonesele i Moceno. de Var« 
gal} ío que er roí en >^ asunto^ 
po« la serictli^íz doLvtieoiiio 
en ^1)0 eacribia^ 



. I*. 






i. I 



•^ »• • • 



* ' V .J 



. » 

■ t 

1' ' • ' • 



'< t ¡ 



• >^. 



\r 



* »T 












; t! xlrii«9td^QflifoniÉlli)lP»ei ^^rlilltem tintina «exc^^). 

Itellába Ua Clud'a'd' <de (ftfót^ -dlá «H'jntfchm y smctaoos^edi^ 

dá(< al ^ribblpio efel éi^ ' xx»^ ffok»: ^gloriábasev^e ;la' l;{X!(Kit> 

»iVd ^ :C[fiá(ivdte \Vtí i^t^xi^o „d«S lééa <{>oM9CÍ<»n <c)«ie ^ .*lia xtába* )sii{ 

6«ao4: f>«fáiíU% <^i4itf iSiiWtf^ rdk!4rfáa<iÍMe cajOaz dé^' resIstU» 

ddgase\^tfdi.á%.^<^, j^dhtKÉttítot a) proüSetr idel eaettiigov s4ió «A*, 

á -dominat* ^Stas Proy inQia$'.t<9^ .dar le%atanii .%a efeoM^se pof -q 

Sartceaoi;!, ^xxé'tt^tA&a jürtoiiH :ta¥WAd$4CSttdalÍ4fi«»'''.CM^aíb 

.Uádjrt:la«,dé«Afí¡<Au'» '"J''» '-'t» v4ltír/^ü8'a»|Wdb'llIuei>i|^Míá 

9í>ti > D9<I^U«(í- ate l)a it^dÉt^ ^VéKéfiéí: y(«mettUI«!^ la fuetm 

.cM iot Godí>á>Tu¿K)a1dS-Vew-> ;^J«#'.ale8<6ííbli'.jí«ta1a'*€ft»í5 

.dedoées ^títeaá^'^l^s r^ri^gfe^i (<^1sta ., Mcárrió ;fll\aT.t«; -ipó-a 

sfts^igMe -sa triúmpfto^le^ '4fre^ n^ndó váaa ^«lui^laílf a Wle.|^ii<ce> 

tistaiiel R«y^ .e¡a>ulia^(5íMíceVií««t«ft4telil40í«-* 

ibi>^!^^íu<q ,diM!.^a«a^uéi^«litidodo»Oti«i 

4ad«8 f(r1iicii;$ali»9 á^tiesiq»e |$tm -dá^ártbd <^oWt6é«a J ísaiJ»<^ifi»A 

d»e9«a4l:y{(^cai^bee4(. £i Qá^; .diese! veoteltotittos <4^ iüñaM/ei» 

neral Muza,, des^s^MAoiai'' {)<iir él ))dóbef^ MptXá^í, Kxkiié 

,á Sevilla, se .«aderezó ottaivA se hizo.: '4>ues xogieAddlos -ea 

Mérida. Hallábase esta (come juedio^hlzo-Jín ^ran desi^reíao: 

se lia -preveaida) muy g^a^ae- y los que ;pi>d¿epoo toed^c, se 

■cida .de muros^ poco antes «res* Tcrfugiamn Á ia Clodad , <:tiyos 

itaurados : tnostraba ;(díce el muro&^-por ^u :gran áfocialfita. 

Arzobispo JDoo iHodri^o) Ja ios xlabaa seguridad. 

;(*) Dcinie Ivit lEmefita^^ í «<c •multif :& ^antiqüis aSificSr .antiqtue *Íigni'» 
,fatis gloriam .testfAatur .<^ & Íncola 4e ^mdlthuáine fr^ofumemef contra -eum ai 
jftalium exiermuí sid ea die Mtnu^mon fatta$ prmvakre. üb. 3. <ap..ult. 



• g^' 'TVtéiidelos Cbristiatío* i^s tehü^ recedeténf & perso^ 
¡k %tQt» [qji^r ibaff pcráiettdoi^. ii0#.><£fto -suena ^^precisa méot^ 
«00 espef^nzaideretrhitarotr^ i&'éváifliáti^láCiudad: pero d^ 
«iesrjMl¡¡eTQn.<litscáse¡endó d:e be ebVfciftftitseVtie'dé que'^alie- 
anifpo^:yrpe{isáiidoieiMf£pito-' «¿ntitóiios!^|Íb$ iÉbíristianos, siúo 
láii c<¡>A lof. 3ttrftdérési'5^ eflviá*- ^é^^ qúe^ fúÁiesení ir libres los 
Win á cdifferíb^obfferel'BsQnto.. quequisiésen :-'ptfes^<íóhsta ha*- 
liios Ciadadianos: observaron oer^peti^Veradola^ iglesia con 



qtiér NTi; jaJasiaba' oiuy^tand^y ChitisU^dád^' £{" aiiofué ^ sé« 
l^Méadaán/efdetQancompó- gutí>A> ntt}$tií¿' A'fzobiis^, la 
«k^n#i|[er9ibáUOT'siiy(^: qtíe 'H«jgiírfar|^. qne*' toDcurr ió en 
vifi^Muza:podia vMt ibuy^ ^u^ roayór^patte^coni nuestro 



(pocD^ Con esto^^el: eneo^igo* 08*0^^3: por haber empezado 
hiendo que/ na se- te- rendían,: en ei Jueves diá^ 6. derOctübre 
«ti^ecifid'píias^susaeediey mao- rd«r grecedénte 7121 £1 día 
4ancl<»voatear:i los.* n¡iurósv¥)olr' ^(eSdde^ e^ A'rtebispo Y fué el 
«mriai^rtaSiSSillé^on.los^Ckl- ^ltimo^<de{'m'e^ dé Raniad^tí: 
cbdano», y/ñíacarokáimiichos:: Cépit^4t<tqúe P^illam atino Arar 



fxeroi vjeiidx^. que se.' eu^0tía* hum pjf^ última die ntensis Ra^ 
«fean^^iü^olvjeron & contTat^r^^con^ maáart*' Y> coiiio ,e V Ramadañ 
•lyFú^ta^ «1 qua!)(n¡eticiá5Cí^2e i^ ^ elnfr»es^nonó)dél añodé los 
•lérha^n^^rep^tad'iPíntty^Sneiá- -Asáb¿ss 'rt^ult^vque en" Ik He- 
no «pswlas ebna^: tiSÓctláo^e^' ?¿jrai 94.-empe2Ó el Ramadan^ 
ilo »de^negro : cpsar qiiersóKref- ¿an el dia 3a',de May^o dé nues- 
iBOgíórá los^enviados'^ y vólvHd^ tt(y año 713; Aquel mes dé ló» 
iBdtfi qatdiutos"^^acfil¿iy4rndoidft -AM^be^ ei^'pjetió ^ de 30; diá¿ 
«ábnfianíá^mavá»^ ^^x«iti !i^üli$n(é mente cayó ^eA 

-getooíla. y;srii«iád)¥:on:if qesie— ^'^}^^^t8ii^'^ié\^Á\i\tíítí día'dfe 
•gi|n.^péTÍa.'seiáitiUiJ»av^paM^ -Hamad&rí¿ en<28:' dé' Jimfo de 
joiéndb ya«'aiLCÍáno^;y4^^;^vieii.. 'laireéti^vdgb 7T3.'©é lo que sé 
Esiacoftsrtepnó iGrj* áninws^^ iif(iefré<,rque qüandó^^Morerió 
«ydí»s«en< canto, f^rads»,!. ij|utodl^ de Várgtf «^nltoátd^fcl' dia ál^ 
iprnlolie »6dñeron^aiiéh£^g0) , timó tferft'aityad^i^ cton hueétro 
ImptcniÉandá ( segan • eY Atzx^^- -03; dp Ge tiibVeí ajustÓ^ 1 a cuéiír- 
4bíuspa DamRodiigo)\la indreí^ -ta p6t>vbluntad é sus glóriosfds 
^idad: dertSénesiy- pBtsonM:'. tI%t4k)a6iB'S. Servando y Ger^ 
Urbém pp^ius'reddídérunt\ in^- man (que se celebran en ^23. 
Ur pósito tamen pactó , ut saU- de Qctobi:^^) :ao po it^réipectb á 



H>4? Espumar S^lgWtlA 

U Hegira 94. pMea tiat>ietKlo 
esta empezado en 6. 4« Ocitt» 
!bfe¡ 4fS aingUQ iq^dQ .puAo^ el 
üiiticno día d« su oonotiBiss io-^ 
.^dir ea el 234 4eiQctu{)ire 4$ 
aquel afio de los CivisU^noft^ 
üi del siguieiite. .. • » 

- .4 . Ea lel escrito af4ícj(de al 
3^orQf R isis sd rel|9X(^ U co»- 
j^uista de Mértc^ cm muchas 

indivi4ualidadeji % jreotatáado 
en que las capitulaciones fue- 
ron , que se diese á Muca to- 
do el haber de los muertos ^jr 
de. los heridos^ de las Iglesias^ 
y de lo qué en idlas: hubiese, 
así de piedra^ preciosas, cdrtio 
.de otras cosa^ nobles, y todo 
el haber de lo^'s Clérigo^. Añá- 
dese, que después de e^tas c^ 
pitul^cioaes le abrieron. Im 
puercas, eotregíidole Ir Ciu- 
dad: y se quedaroa alli los 
Christianos que quisieron, sin 
hacerles mal, y otros que, gus- 
taron irse «se fueron sio.racf- 
bir molestia. Ocrad varias «co* 
aas refiere ailt , que coqstaráki 
al publicar aquella histocii, 
por DO ser ahora neccAarias, á 
causa . de estar reputado por 
Angldo aquel escptjto, 
/. S i^o principal dse nuestro 
asunto esv» qu^ no solo perse- 
;Veró la Ciudad, sino la Chrts- 
.tíandad pon su Prelado, como 



afttek : - hacieodo está'.'^revea-» 
ciOa expresa., para qtse. no aé 
alucine alguno oon Jo. que éa*- 
cr ibíeroo Morales, . jr :Dbo Tb» 
mas Tamájio de V^irgasrpuet 
Morales (i) dioe, que Mor ida 
.en.la entrada de los -Moros es« 
taba 'destruida de las guerras 
^e Suevos^ Vandaloa, y Go« 
4os: y* que)auiique estaba aai 
desirukia-y anrmnada la Cíih* 
dad antigua ^ todavjii estaba 
.bien cercada por d cuidado 
del Duqu« Sala. Yo no haHo 
iundamento paraiaqudlade»-* 
(ruccioQ(f ruina: pt^)eatie«i^ 
po' de los. «Sue vos y Godos^ na 
fué destruida , sino saqueada 
por Hermigario Suevo, lo que 
le )CQstó la vida por castiga 
jdel GídO'C y queriendo el 6^ 
do. Thcudortco poner tfat» mai- 
ao9 en k Ciudad, le aterré con 
prodígios^ la gloriosa Patrona 
Santa Eulalia , como refiere 
Jd^cio*. Fuera de esto 06 pade- 
j:í6 Mérida infortunios de nií« 
aas por hostilidades , aiíio por 
ancianidad délas fibricas, que 
no pueden prevalecer contra 
los siglos. Pero estos meoosca- 
bo9'<^l puente, muros ,. y otraa 
.cosas,, fueron restaurados por 
el'^ Duque Sa)a en tiempo del 
Rey Ervigio, y quedó la Ciu* ^ 
dad renovada coa hermosura. 






4 ■* 



.\ x\ 4 v; 



lEntrüda de 
prometiendo duración por mu- 
chos Siglos^ como vimos en 
los Versos latinos del Pontiñ- 
'cado de Zenon; En el de Md- 
sona consta que- fué engrande- 
cida con fabricas, sobre lo que 
edificó Fidel. Pues quién la 
destruyó y arruinó desde en*- 
tónces hasta la entrada de Mu* 
za? y si estaba arruinada, dón- 
de vivia aquella multitud de 
vecinos en cuyo copioso nu« 
mero esperó la Ciudad resistir 
al Exercíto de Muza? Sí esta* 
ba destruida \ cómo dice Mo- 
valeSf con Rasis, que Muza que^ 
j^ó espantado de ver 9U gran^» 
^eza y magaifícencia? 
^' 6 Mas notable es , que el 
mencionado Tanaayo en el 
Apospasmacio, que pu^o al fín 
áe la ofbPa de Paulo Diácono 
(i) digese haber quedado Mé- 
rida desde la entrada de los 
Moros sin nombre y sin Sede: 
^cuít Hoque , jacente énter 
barbaros Emérita , hiBC Me^ 
trop^Utana Emeritensis dig^ 
nitas sine Sede , sine nomine^ 
usque ad annum nostrce salu^ 
tis phr minus i ict2. Esto no 
fué asi: pues Mérida . mantu- 
vo su dignidad episcopal , y 
honor de Metrópoli, durante 
el cautiverio, del modo, que 
otras Ciudades conservaron su 

(i) Pag. í$o. 
Tom. Xlli 






'/osSaracenos.' ' */' 
Obispo, como se verá en. las 
pruebas de los Obispos si* 
guientes, 

MÉRIDA PERSEVERÓ 

- eon Obispos en el dominio 
de los Saracenos. 

7 Aunque no se conservan^ 
ó no se han descubierto docu* 
méntos que traten de laChris- 
tiandad y Arzobispos que tu* 
vó en el Siglo octavo la Ciu* 
dad deMérida; con todo eso 
no se puede dudar, que fué la 
Iglesia continuando en la cor)-, 
formldad que estaba antes del 
yygo de los Moros, esto es, 
perseverando Chrisiianos go- 
bernados por Clérigos^ y es* 
tos por su Arzobispo,. sin otra 
novedad que la inseparable ^e 
la servidumbre á Principes eit- 
traños , ágenos de la verdades 
ra Religión, que la permitían 
por política y avaricia, bom^ 
sé ha declarado ea otras par* 
tes. 

8 La razón de esta cons¿ 
tancia en Mérida se toma de 
ver alli Metropolhaoo^ea el Sin- 
glo nono , quando ya habían 
pasado unos ciento y cincuea* 
ta años de servidutúbréb y ^r 
tanto se convence que la Chris- 
tiandad y Sede Pontificia fué 



li 



I s¡(0 España Sagrada. 
contiiiuaiido como estaba en el 
domiato de los Godos: pues el 
Siglo nono , y la persecución 
que entonces se movió contra 
la Iglesia, do era tíempo opor- 
tuno para establecer Metropo-^ 
1¡ taño. en Mérida , si aquel ho- 
nor hubiese sido extinguido 
en la entrada y dominación de 
ios Saracenos. 

9 * Que perseveraba la Me«* 
trópoli (^) consta por el insig- 
ne Coriicbés el Abad Samson, 
Escritor del medio del Siglo 
nono: el qual en la prefación 
de su libro segundo num. 8» de 
nuestra edición , nombra al 
Obiapo jíriulfo^ diciendo que 
era Metropolitano de Mérida: 
Ariulfus videlicet ^ qm CQUch 
lio non adfuerat , Emeriiensis 
Sedis Metropolítanus Efisco^ 
pus (i)t y consiguientemente 
cesa toda duda sobre la perse^ 
veranda de la ^i%/úá^á £pis« 
copal en Mérida. 

10 . De este ArzoUspo solo 
sabemos lo que consta por la 
expresada memoria, y lo que 
de ella se infiere , conviene á 
«aber« que yivia después del 



Trai. 4%. Cap. ló. 
medio del Siglo noao, coeta* 
neo con el glorioso Padre Sao 
Eulogio, y con el menciona- 
do Abad Samsoo« Sábese que 
el año determinado era el de 
86i. en que se luvo en Cordor 
ba el Concilio , donde por la 
maldad del Obispo Hpsi^esis 
salió condenado el expresado . 
Abad. En aquel Concilio no se 
halló presente el Pbispo de 
Mérida , ni otro de su Provín- . 
cia , como consta por el Abad 
Samsoa^ que no njenciona ninr 
guno de la JLusitania, sino á 
Ariuifo, y de éste dice ^ ^^ue 
no asistió al Concilio « Kgna 
expresa en las palabras al^;a)fb 
das. Pero sin embargp de no . 
haber, concurrido á aquel jSy<? 

nodojedierpu^partedeloque . 
pasaba acerca de la c^ttsá, die^. 
Abad , cuya Confesión 4^ Fé 
habla . presentado á los Fadr^s 
del Concilio, el mismo. ÍJdtére* 
sado. Ariulfo viendo la bueoa 
dpctrina, declaró á $amsoii 
por ioocenjte, n)jinife$taiido su 
mente por escrito , pues ésj;e 
es el primero á quien nonibra 
el Abad entre los que, le absol* 



{f) |[Noca« Sobn ti mm. 9. fufP el Rmo» Fkn%\ 
f» Véase el Tomo XV< al principio. Concilio de Córdoba 

ffAJUULFO Eoieñtense 

VéMi también el Tom X. áela segunda ímpresi&n pag- 363. 75»$. *«* ^ 
ifrw¿i€eeldoeuami^f»eata delTmñoXV.-} (i) TamXLfog. i93- 



Entrada de 
pof Cartas z Peeré" au^ 
tem Episcopi , qui epistolis me 
censuerunt suis absolví , hh 
\drhdfús videlicet &c* y co- 
mo éste no se halló en el Con* 
cilio, consta que no fué de los 
feducldos por las^ malas a^te^ 
de Hosiegesis. 

tí Ya i|ue no concutriA 
Arittlfo á \i citada junta , pa« 
rece preciso reconocerle pre* 
senté en otra que se tuvo po- 
co antes (esto es, cerca del 
86r.) 'Sob^e ocurrirá la dívi- 
aíoa que habia éntrelos Chrís- 
tíanos dé Córdoba, como cons- 
ta poí lo expuesto en el TC>mo 
X. sobre los Concilios dé Cór- 
doba <(r), pues según los textos 
allí citados concurrieron Me- 
tropolitanos: y fuera del Sevi* 
llano, ninguno puede entender- 
se con mas fundamento que el 
de Mérida, por saberse (en 
virtud de lo prevenido < eo - el 
numero precedente ) que des* 
de Córdoba comunicaban con 
el Emeritense. 

I a Por el m ismo principio 
de expresar Metropolitanos en 
Concilio de Córdoba , se de* 
duce que el de Mérida pue- 
de decirse incluido en la ex- 
presión de S» Eulogio , quan* 
do dice (2) que el Rey Abdefi*- 
raman huo concurrir . i Car- 



tos Saracenos. i^t 

doba i' los Metropolitanas de 
diversas Provincias [Méiropih 
Utanortím judicio^ qtd ób eam* 
dem causam tune é diversis 
Provincih á rege fuerant adu-^ 
natij y entre aquellos Metro* 
poli taños no tenemos funda* 
mentó para exceptuar al de 
Médda : pues demás del His- 
palense no restaban en los do- 
minios y confínes deCordoba, 
mas que Toledo , y Mérida, 
los quales son los incluidos en 
la expresión de Metropolita- 
nos de Provincias; dtversas'dé^ 
la Betica : y para Mérida teñe* 
mos la declaración citada, de 
que en el año de 862. ya que 
el Eme ri tense no concnrrió á 
Córdoba , fué determinada*^ 
mente consultado , y subscri* 
bió en la causa de que se tra- 
taba. La mencionada por San 
Eulogio era diversa en mate- 
ria, y en tiempo: pues eiasun** 
to era acerca de los que se 
presentaban al martyrio: y el 
año fué el de 852. lo que an- 
tecedió en diez año^^l Conci- 
lio de que trata el Abad Sam- 
son , en cuya materiji nombra 
con expresión al Emeritense^ 
Ariulfo : y sí esta diferencia 
de diez años basta para dife- 
renciar 'las personas v diremos * 
que Arittlfo 00 era Metrópoli^ 



(O ^H^tH* W ia.t.c^.i$. 



lia 



«ca Esp(íña Sagrada., 

tatio en«l año deesas pero de 
íqul:>«» tít.HáJP'telado .de 
MéHda' é\ el' meíiio del.Si^to 
oono » antecesor de Ariulfo, 
cuyo nombre ignoramos, á 
quien se acomode la coocur- 
rcnciaí á Cordpba , que.S. Eu- 
logio»^ tribu ye á Metropolita?- 
nos d& Provincias diversas: y 
cfo toda combinación se dedu- 
ce, que babia Metropolitano 
^n Mérida al medio del siglo 
nono : y que se llamaba Ariul- 
fo el .quei vivia en el año de^ 
86c. El tiempo de su Poiiti- 
cado no sabemos quaoto duró: 
pues ni el nombre se supiera, 
si no fuera por el escrito de 
Samson , en el qu^l no se deí-* 
eiars ha^ta quando vivió; 

•13 Omito la mención de 
otro Obif^po llamado Lando^ 
á quien Moreno introdujo por 
Emerítense; engañándose coa 
el P. Higuera , que por alusio*: 
nes ridiculas se atrevió á x^r' 
ducír á Lusitania á S. Magno, 
discipulü de S, Galo , añadien- 
do en confiímacion de esta in- 
v-encioáelerfor d.e hacer Obis- 
po de Augtistá Emérita, ¿ 
Ztfírrfa Obispo Augustense^ esr. 
to es. Obispo de Ausbourgy 
llamada en \?xm Augusta Vin- 
deHcorum\. el qual, Lando fué 
sucesor nié SindpertOif . Augtts-^ 



Tratn^l.Qép. 10. 
tense , y éste: del que- tral^ i 
S. Magno, como mas Urga^ 
miente sj^. vé en la Vida del mis^ 
mo Santo^ publicada por Ca* 
nisio, y reproducida por Bas- 
nage en el Tomo I. donde coa 
expresión se dice Augusta 
Vindelicum^ y se mencionad 
S¿rn Narcisoe ainque baya mas 
fundamento* para Mérida, que 
el dictado general de Augustai ' 
ni otro para aplicar á S. Mag-* 
no á Lusitaoia , que el pooer-^ 
le Galesinto eo su Martyrolon 
gio, Ad fauces^ S. Mag;ni &c. 
16. de Septiembre] y el P. Hi- 
guera , considerando: que fau^ 
ees en latín es géírganta^ y que 
en. Estremadurg fc^y* un lug^r^ 
llamado GargantalaoHa\ resol-* 
vio á favor de éste (como se 
vé en sus notas á Luitprando^ 
estampadas por Ramírez de 
Prado) (j) pensamiento ver- 
dad^ameote ridiculo, y teme-, 
rarlo, constando por la citada 
Vida del Santo, cap. ai. que 
el sitio llamado Fauces era 
ím mediato al 4e Fontes alpium 
yuliarum eq el Obispado. dé 
Ausbourg; donde erigió el Mow 
nasterio Jlamado ad fauces^ y 
alli murió. Mira que buen ca*' 
mino, lleva para Garganta- 
laoUa! . /. » . 

* 14 Tan deacamiaiMloiesel 



(i) Pág. 303. 



s 



' '<Entnada ée\tos SatacemS. 

^>efisíimieüto siguiente ,de <][ue J^los determinadoiTefieien cor 



<en el año de .9:10^ er^ Obispe 
^ :Mériáa uno Udmado . ^/i^ 
áír^^í., pues para éste no alega 
Moreno otra prueba^ que el 
falso testimonio atribuidoá Ju- 
lián Pérez en;el Chronioen á^ 
fiu nonkbre*v« sobré; el citado 
adió 1» en:: que cofBO / introdujo 
uti imaginado Blas, Obispo de 
Toledo^ y Sede Episcopal en 
Talayera, forjó también un An- 
<lres para Metida. Omitien* 
do pues esta;f ideas , mientras 
tío se desdubran. mejores. dor 
cumentosv queda 'reducida la 
memoria de los Metropol¡ta<p 
nos Emerítensesdutante el caá- 
tiverio , di expresado Ariulfox 
j ésce basta para; asegurarnos 
de que perseveró la Sede, aun» 
qíie ignoremos los nombres de 
los que la poseyeron, y el año 
determinado de su fin. 



ALGUNOS SUCESOS. BE 

Marida hasta su réstate 
racien. 



4 

k 



i^ Lá«' molestias y tribtt^ 
laciones , q«ief las Ciudades ^«^ 
jetas al 'dominio de los Mdíkaio*^ 
metanos! padecieron en su cau- 
tiverio^ ^^^ quedaron perpetuan- 
do en «d%iftHtt*Jdooiimt|ptosi; 
que las tocan en genera!, y 
otros 9 que hablando de pue- 



Ms. individiíaks;» v.g. lo que 
$e ha referido sobre *Corduba 
en ttrtsd délas Obras de Sao 
Eulogio, y de otros. Alji vi* 
mos la tyranía de tributos, y 
la multitud de extorsione^ con 
que los enemigos acriisofaroa 
la constancia de los Fieles» Es- 
te rigor se alargaba á las díe-** 
mas Ciudades por algunos Re«* 
yes, según refiere S. Eulogio 
en el principio de; su libró ter- 
cera:. ysi'Mérida hubiera :tl8»- 
nido en aquel tieppar algna 
EscVitor sagrado, comb. lie ou* 
vo Córdoba , sin duda estp vié- 
ramos menos escasoís de n«^ 
cias: ptiesi eL Siglé octavo ^ y 
nono ¡se nos 'pasan en , elicdn^* 
cepto GomuA de que; :estutfoi| 
como otrasr^ sujeta á los Go^ 
bernadores puestos por los Re* 
yes de Cordob^ , únicos Mort 
narcas de' los Moi^os de Espárt 
Ra en aquellos tiem^pos: tosqtiav 
les causaban-meas ó menos exr 
torsioires^ según era i9l genio^ 
ó crueldad de cada unio. 
^ 'i6< 4)e los rlg^es^cdlú qiüe 

al fínidel^*giotdcta«ovy pfctii^ 
cipkíá :delr)nOliotañigiéron lá'ilos 
Chfi^ttdn(ls^iir''Mé(i<ka lus Re^ 
yes Alaaban, yjsu hijd Aisder*- 
ráman \\. persevera ai n^dcúQú^^ 

nMí^tfuindiMikfiuaU pt^eqprioda 
las cosas de esta Ciudad, el 
qual se halla eaifdl.lWlnq.|lL 



A 54 España Sagrada. 
de las Obras de Sirmoado (i), 
y es Catta del Emperador Lu^ 
dovico Fio (colocada entre las 
deEgiaardo) dirigida á la Ch> 
dad y pueblo de Mérida , en el 
tetíor sígieote: 

^ ij ^^ Hemos oido vuestra 
■ftribulacioñv y las mtrchas 
^angustias que padecéis 'por 
mU crueldad del Rey Abdira^^ 
•9» man , el qual por la dema* 
f^tíada codicia con que quiere 
i# quitaros vuestros bienes, os 
ttha afligido muchas veces coa 
ff violenciav como tenemos no*- 
9»ticia haberlo hecho también 
9f su padre Abolaz, el qual au^ 
fnndentando injustamente los 
Mtníhatos desque no^erais deu* 
fHdóres, y exigieodolos por 
^iuet^za; hacia de amigos ene^ 
fttnigos, y de obedientes con- 
»9 trarios , intentando quitaros 
f>la libertad, y oprimiros con 
^injustos tributos. Pero voso- 
fftf ros, según hemos óido,.siem* 
ffpre>como varones esforza* 
wdos habéis rebatido con va« 
nlor las injurias hechas por 
tf los Reyes malvados , y resis- 
itttdo ás^ crueldad y avaricia, 
» segun> al) presente* practicáis, 
f»oomo nos asegura la reía-» 
n clon de muchos. Por tanto 
n hemos 4eaido á bien escribí- 
I» ros esta Carta » coasolaa*^ 



Trat. 41. Cap. i o. 
Hadóos, y exhortándoos 4 qmi 
9» perseveréis en defender vues* 
Y>tra libertad contra un Rey 
w tan cruel , y resistáis ^ co- 
»^ mo hasta aqui , á su furor y 
»' crueldad. Y por quanto no 
wsolo es vuestro enemigo, si* 
99 no nuiestro ; peleemos opa* 
'»tra su crueldad de comim 
aconsejo. Yo intento con Im 
»y ayuda de Dios embiar en el 
t> próximo Verano mi Egerci- 
wto á los límites de ndjuris*- 
Mdiccfon,para que alli espere 
Mvuestroior den. del tiempo de 
w pasar adelante, si os pare-* 
nciere bien , que en vuestra 
M ayuda se ocupe contra el 
ftxomua enemigo : de suerte; 
»que si Abdiraman4Ódu£ger«* 
ncito qufáiere ir contra'>vpso«^ 
99 tros, lo impida mi tropa. Y 
»>os hago saber, que si, qui« 
n síereis apartaros dd , y venir 
oá mí , os concedo plenisima* 
emente, que gocéis vuestra 
i»añtiguá libertad , ^in alguna 
»> diminución , ni tributo: y no 
»> pretenderemos que viváis en 
»>otra ley mas que en aquella 
ven que quisieteta vivir: niños 
»» portaremos con vosotros, si^ 
n no como con amigos y con* 
n federados honoríficamente en 
n defensa denuestro reynaDios 
m<x% guarde comO')dieMamoi. 



• I 



Entrada de 
i8 Esta Carta se halla la 
39. entre las de Eginardo (i) 
Í>onieiKlo al margeo ti afio áe 
%26. esto es, el' año aote^^dél 
837. en que el Emperador en* 
Tió su tropa á las fronteras de 
.España contra la rebellón del 

• Godo jtíizon^ que coa auxilio 
del Rey Abderraman causó 

• muchos danos en los dominios 
de la Francia , volviéndose sin 

. pérdida á Zaragoza, cortu> ex- 

• presa el Autor de la Vida de 
'Ludovico Pío , y otros coeta«- 

• neosi Pero lo mas notable es» 
qUe len la edición de Bouquet 
se pone el titulo de esta Carta 
ad Casaraugustanos , previ- 
niendo al pie,cou Cointiovque 
quando. en el texto se... lee pih 
pulo Emeritano ^ debe < corre«- 
girse CéesaraugustanOé Lo cier- 
to es, que Mérida dista mu«- 
cbo de los estados de Ludovi«> 
co : pero acaso este jnismo fué 
motivo de incitar aquella Ca* 
pital á la rebelión, por ser mas 
oportuna para la digresión de 
las fuerzas del enemigo. En fin 
alegamos el texto como se ha- 
Jla« 

19. £0 0fectp sabemos qué 
.Mérida se rebeló contra Mar 
homad Rey de Córdoba , hyo. 



los SaracenM. ' 2^5 

del expresado Abderraman¿ 
pues el Arzobisno D* Rodri- 
do lo refiere asi(3)* Aquel año 
^, es tercero después de la Hegi- 
^ ra 245. nombrada al fin delca* 
pttulo'antecedente: y tres añoa 
después, forman la Hegira 
24$. que concurrió ipn su ma* 
yor parte con nuestro.año 86 j. 
desde el 6^4e Marzo en.ade* 
lante. No les- saltó bien á los 
de Mérida su alzamiento: pues 
acudiendo el Rey, hizo derri* 
bar el arco del puente^ eoo Ic^ 
que los Ciudadanos se rindíer 
ron 4 ofreciendo rehenes que 
fuesen conducidos á Córdoba: 
y en efectQ convino el Rey en 
iello: pero para evitar seme«* 
jantes alzamientos , hizo der«p* 
ribar la^ murallas de la Ciur 
dad , manteniendo unicamen* 
te la Fortaleza, en que puso 
guarnidon de sus Soldados. 

ao £n el Monge Silens^ 
leemos, que el Rey de Lean 
D. Ordeño IL pasó á tierra, de 
Moros en el año quarto de su 
rey nado (917. de Christo) y 
que entró talando hasta mas 
allá de la Ciudad de Mérida; 
Ultra Emeritensem urbem hcs^ 
fiHter proficmitur^ Apoderó- 
se del lugar, llamado Castrum 



^ (í ) fa¿. 379; deta^dicitm de B&ofuit en el Tmo VI. Í€ J^Coíéccpm'áe h$ 
Bscritares de ¡a Francia. (3), En el cap. sS. de la last^ia de los Árabes: ge^ 
fuetai armo Emérita rebeUévit. , . ; ^ 



.0 i 



/ 



256* ^ España Sagrada. Trat. ^i.fjSp. lo. 

colubri^ híataado á todos los y Albanxe ( donde 
Moros que allí había , y sa« 



) 



cáada^Jas mugeresy hijos coa 
tqdo el t>rov' plata; y bienes 
que* teojaiit: lo ' que causó tal 
terror en los demas^ que to« 
dbs los de Mérida salieron á 
pedirle f^a^s* y ofrecerle do^ 
nesQ cdU^i^t'Re^, Uceando á 
reclbk^evá Id Ciudad de Bái- 
dajofc : i^i omnes ^Eméritenset 
icum Ré^e eórum Badalioxcivi^ 
tote- obviám cAkuntes.^ curvi^ 
^Vmique^ pacem é^fdxiui pos^ 
fUlahdt)\ei innumerábilia mu^ 
néra obfulerunp. £a el Tuden- 
8e (i) se lee cüm Rege de Ba^^ 
dalíO¿ obviam -ffxeuntes , de 
suerte V <{u& es equivoco- el 
sétitído: pero en vista deltex: 
ttí-del Silense (á qxiieü alH coi- 
ffíi algttnas veces á la letra) 
parece , que los de Mérida coa 
su- Rey fueren á recibir á D^ 
Ordoño á Badajoz, 6*^ que sa- 
lieron los de Mérida, y los dé 
Badajoz con su Rey , á pedir- 
le la paz, y en tal caso falca 
la copulativa & de Badalioz. 
El; lugar de Castrum colubri, 
añade el Silense , que se llama- 
ba por los Árabes Albanze. En 
el Tudénse'se escribe Albanza. 
En el» Arzobispo, Turne Alor 
riz^ que parece debe leerse, 
Xurris letkUgn .4e Castrm). 



y parece fué el Cas^tíllo de 
Aibange^MioÁ treskguas de 
Mérida, de la parte de allá 
^el rio: loque viene bien coa 
la expresión del Siliense , y del 
Tudense , que dicen pasó D. 
Oráoño^uhra Emenitensem ur^ 

: !ax : £nlamisnftaconfbrtxd-> 
dad fiíeron luego éntrandd por 
la Estreoiadura otros. Rey^s 
de León t y finalmente cuvie* 
ron los Moros 3us guerras ea- 
itre sí ; inckalaodota Reyes-so* 
dos los GobernMores de*li|B 
Capitales^ en especial desde 

?ue se acabó la Monarquía de 
!ordoba en el principio del 
Sigila, oncee : A la entrada del 
Siglo doce ya parecerse habia 
axrabado ia 'dignidad £pisco«- 
pal en Mérida, pues asi cons- 
ta en la Bula de traslación de 
la Metrópoli Emerícense á 
Com póstela , hecha por el? Pa* 
pa Calixto 'IL en el 'año *de 
1 1 19. 

22 El año de la conquista 
de Mé r ida fué , segu n More-« 
no, el de iiaS. Los Anales 
Compo$telanos sellalah la Era 
1^268. que fué el año 1336. 
JLa misma Era expresan los 
Anales Toledanos: pero creo 
iacluyefl ywto} pues en el 



••«, 



**h 



' ,f 



(O Fo/. 8k 



j» 



zfío antes ( esto es , eo la Era 
1267.) concedió el Rey dp 
León D. Alonso ia Ciudad de 
Mérida á la Iglesia y Arzobis^ 
pe de Santiago ^ según consta: 
por la Escritura que alega 
Moreno fol. 228. 

23 Como la Ciudad esta- 
ba en frontera de Moros, y el 
Arzobispo no podía defóndér-* 
la según con venia , se ajustó 
€00 el Maesitre del Ordeu de 
Santiago, I>. Pedro González 
Mengo, cediéúdoJe la niíta4 
de Mérida t y sus pertenen- 
cias t eo la con(brQ3Ídad que 
se otorgó en la Er^ 1170. año 
de 1232. según consta por Es* 
criturasdel Conventbde Uclé?. 

24 ^ Todavía no estaban el 
Maestra y Orden de Santiago 
contentos con aquella partí-* 
cíon : y á los dos años síguien* 
tes lograron por entero la Ciu- 
dad y sus términos^ ajustándo- 
se coa el Arzobispo y su Igle* 



los Saraeenosi 25? 

sla de Santiago por medio de 
cederlep equivalente eu otras 
co^saá qué fel íClaestre tenia en 
Galicia: lo qual se hizo con 
aprobación át\ Rey Si Ferian* 
do, y confirmación del Papa, 
como consta por Escritura 
efectuada á diez de las Kalen- 
das de Mayo en la Ef^e 1272. 
(año dé 1234^ su fecha en To- 
ledo , la qual existe en el Arr* 
chivo de Üclé^f según la razona 
que tomó Moreno paraisu^his-*: 
torta , conJo refiere foL 210. 
Desde entonces perteneció es*^ 
ta Ciudad á la jurisdicción del 
Orden de Santiago, en que se* 
mantiene , en la conformidad* 
que refieresu Historiador, don- 
de debe acudir el que desee ' 
mas noticias, pues esto no es. 
ya del estado antiguo , de que>' 
vamos tratando: y por tanto 
volveremos á tocar lo pertcK 
oeciente á aquel estadotf acer* 
ca de Concilios I yát SantosJ 



( i 






/ 



■ í 



* 


• # 

r 
' . . V 

• / i t 


. -. . r» ^) 




.. :i í' :í • 


• > 






■ 


« » 


■ A 


*• \' y w , \" 


' í 



Tom, Xllh 



i ,•• 



*« 



Kk 



358 España Sagrada, Trat, /j^i. C<^. lu 

CAPITULO XL 

— *• ^ » * 

DE LA IGLESIA EMERITENSE 

en quanto Metropolitana ^ y sus 

Cmeilios^ 



Y 



a$ JLa diximos arriba ^ 
que Mérida gozó del honor Me- 
tropolitico en lo Eclesiástico , 
así como era Cabeza de la 
Provincia en lo Civil. Esta 
prerogativa empezó muy po- 
co después del Concilio Án-* 
tioquenoen el año de 341. sien- 
do Obispo Emeritense Plo*^ 
rencio ^ según lo expuesto «n 
su título. Por tanto ^empe- 
zó luego esta Iglesia A eger- 
citar los fueros de su honor^ 
formando causas acerca dejos 
Obispos *comprovinciales ^ y 
siostrando su jurisdicción so- 
bre Jx» límites ÁB toda la Pro- 
vincia , ^conno se vio al tratar 
de los Prelados Idacio, y Auto- 
niño. Era también suya por 
derecho la consagración de to- 
dos los Obispos 4e Lusitania:y 
en esta línea conserva la me- 
moria de haber sido el Emeri- 
tense quien consagró un Obis- 
po que el Rey Vamba nombró 
para el lugarcillo de Aquis. 

a6 Su asiento era entre los 
Metropolitanos , antepuesto i 



todos los Sufragáneos , como 
testifican los Concilios desde 
el tercero Toledano. La supe- 
rioridadá todos los de su Pro- 
vincia^ el derecho 4e ser quien 
los convocase, quien señalase 
el tiempo , y el lugar para los 
•congresos , y que todos le re- 
conociesen como Cabeza; esto 
ha quedado bien perpetuado 
«n el Concilio Emeritense. 

.37 ;La mucha extensión de 
-su Provincia se conoce por los 
límites antiguos del tiempo de 
los Romanos^ á que se redujo 
.en el de los Godos bontra las 
.usurpaciones vde loSsSuevos^ y 
según los documentos de Con- 
.cilios y Divisiones de Provin- 
cias en Obispados , resulta 
que la Metrópoli de Mérida 
tubo jurisdicción sobre doce 
Prelados, que á un mismo tiem^ 
po coexistían , y reconocían 
por Gefe*al Emeritense. Esta$ 
Iglesias fueron las siguientes: 

I Abelense. 
•2 Caliabren&e. 



-• » 



s 

4 

5 
6 

7 
.8 

9 
la 

II 

la 



De ios Concilios Emeritenses. 
Cauriensé. 



«59 



Cooitnbricense». 

£borense«. 

£gitaQÍense« 

Lamecense. 

Olísipoireose» 

Osonobense. 

Pacense. 

Salmanticense;. 

Vísense.. 



aS Sobre todos estos Obís^ 

• 

pados se extendía la jurisdic- 
ción del Metropolitano de Mé-* 
rida por fuero particular de su 
Iglesia: y de cada uno trata«r 
Temos en lo restante por el 
mismo ordea alphabetico con 
qut aqui se han propuesta, ea 
c^formidad al methodo que 
iservamos en las demás Pro« 
lucias, para evitar por este 
ivedio las competencias. Todo 
estb^mira precisamente al es^ 
tado antiguo, de que ahora 
tratamos, pues el actual es su-^ 
mámente diferente f viéndose 
aquella ilustre Iglesia , antes 
cabeza de todas las referidas, 
hoy inferior á todas ; pues no 
solo carece de Metrópoli» sino 
de Sede : sin Pastor la que da-^ 
ba Pastores á las demás Igle-' 
sías : hecha tributaria la que 
fué una de las Princesas de 
Provincias» 



DE LOS CONCILIOS 

Emiritenses^ ' 

ag La primera mención 
que nos ha quedada en mo- 
nunjen tos antiguos á cerca de 
Concilios en la Provincia; d^ 
Lusitanta , es Ta incluida .en el 
Concilio I. de Toledo, del añb 
400. Alli en el primer Canon 
se expresa que los Obispos de 
la Lusitania habian estableci- 
do antecedentemente ucr pun^ 
to, que toman por regla los 
Padres del Concilio Toledano: 
y esto no pudo establecerse 
entre los Lusitanos, sin jun« 
tarse un Concilio ; por lo que 
es preciso reconocer p que le 
huvo. 

3a Pero es muy de sentir, 
que ni existen sus Actas , ni 
mas noticia que la alli embe- 
bida; según la qual' decimos^ 
que congregados los Padrea 
de esta Provincia, trataron de 
la pureza de los Eclesiásticos, 
excomulgando á los que no ob- 
servasen continencia, aunque 
antecedentemente tubiesen le-, 
gitimas mugeres» Este Canoa 
no solo fué renovado eael año 
de 400. por los Padres con- 
gregados en Toleda^siQO que le 
reconocieron con su fuenzaiea 
la anterior al Synodo Lusita- 
no: y por tanto fesolviejroo* 
Kka 



26o Espans Sagrada. 

que si algún Diácono (casado 
'0QtQs de ser. ordenado ) vivió 
incontin^oteinente con su mu- 
ger después de ser Diácono, 
¿este tal no ascienda al Fre»by- 
teradoii aunque la iocontinen- 
i^ia hubiese precedido! la pro- 
bibicíoa piibUcada por los 
Obispos Lusitanos. Y lo nüsmp 
(añaden) se debe practicar con 
log PresbytjejH>s-: los quales no 
serán ascendidos al honor Pon- 
tifícal , -si vivieron incontinen- 
temente con sus mugeres, sin 
embargo de que la incontinen- 
cia hubiese precedido al De* 
cxeto^ PJacuit ^ ut Diacones^ 
si vel. integri ^ vel casti sint^ 
& CMtinentis vitce\ etiamsl 
itícor^s habeam^ dn mnisttrio 
constituantur : ita tamen ^ tit 
^i'yui^ etiam nnte interdictum 
quod per LUSITANOS Epis- 
copos úonstitiüum est^ inconti- 
fienter cum uxcribus suis vixe-- 
runt^ Vresbyierii honore non 
eumulentur. Si quis verd ex 
Presbyteris ante interdictum 
filias susceperit , de Presfyte-^ 
rio ad . Episcapatum non adh' 
mttatur^ 

i 311 Según estas expresio- 
nes inferimos , que el Canon 
de iüs^ 'Obispos Lusitand^ fué 
posterior al Concilio NicenOt. 
3^ 'iio^muchoF antes (del prime- 
ro, xle Toledo^ pues el contex- 
xa '^up0he que viWan algunos 



Tré^. 41. Cap. II. 
Diáconos , y Presby teros , los 
quales pudiesen defender su 
incontinencia con la evasión 
de que habla precedido á la 
prohibición de los expresados 
Obispos: y quando el Concilio 
del año 400. da por nuk) este 
recurso 9 supone que la prohi- 
bición se publicó no mucho 
antes, sino en tiempo en que 
los Diáconos actuales pu^^ie- 
sen alegar mayor antigüedad: 
lo que no puede a>nticiparsg al 
año de 379. sino señalarse por 
entonces 9 esto es cerca del 
tiempo en que Idacio Metro- 
politano de Mérida, andaba 
muy empeñado en reprimir 
los daños qtie amenazaban á la 
Iglesia por las immundicias de 
Prisciliano y sus scquaces» 
Aquel tiempa era muy opor- 
tuno para la junta de los Obis- 
pos, como Pastores, Maestros^ 
y Jueces de la doctrina verda- 
dera : y en vista de que el Me- 
tropolitano de Mérida era el 
mas solicito, y que algunos 
reos eran Obispos, parece pre- 
ciso reconocer Concilio, ana-* 
. qué no IfC supusieran tan á las 
ciaras los Codioes Mss. ^ue 
manejó Loaysa-: los quales po-^ 
nen per Lusitanos Episcapos^ 
donde otras ediciones perprio- 
res ante nos Episcopos. Y aun- 
que en la expresión referida, 
no se redux:e i Mérida, pare- .: 



JOe los Concilios Emerítenses. 



¿6 1 



ce verosimil se juntasen alli, 
convocándolos el Metropolita- 
no á su Iglesia , como es lo re- 
gular, mientras no tronóte lo 
contrario expresamente. 

32 Otro Concilio (*) (que 
tampoco existe) se halla men- 
cionado en el Ementease del 
-año 666. ti t, 8. reduciéndole 
al reynado de Recesvintho^ y 
al Pontificado de Oroncio (es- 
to es i, poco después del año 
'650,;) en el qual Concilio que- 
daron reconocidos los limites 
de la JLusitania según su esta- 
do antiguo , reduciéndose á 
la Metrópoli de Mérida los 
-Obispados que en consequen- 
•cia del terrenof 'Conquis.tado 
por los Suevos, fe habían apli- 
jcado á la Provincia de Gali« 
cia , según lo expuesto *en el 
Tomo IV. (i) y aqui, al ha- 
blar del Obispo Oroncio^ don- 
de se pusieron las palabras de 
e»te a<:unto: pues diciéndose 
alli que se efectuó aquel reoo- 
tiocimiento decreto Symdtco^ 
parece preciso admitir Syno- 
do, en que Obispos nuevamen- 
. te agregados á Mérida recono- 
ciesen á este Prelado como su 
"Metropolrtano. El principal 
asunto se redujo á este 'fin , y 



por tanto de solo esto ha que- 
dado memoria, inferida por el 
sucesor -de Oroncio en las Ac- 
tas del Concilio Emeritense, 
para «que nunca ^e desvane- 
ciese. 

33 El único Concilio que 
ha llegado á nuestros diascon 
sus Actas, es el congregado en 
Mérida en la Era 704. año de 
666. aunque también tardó en 
publicarse, pues nó estuvo co- 
nocido al tiempo de las edició* 
fies antiguas. Copióle el Señor 
Don Juan Bautista Pérez del 
Códice Lucense, y los dos To- 
ledanos : y le estampó Loaysá 
-en su Colección. £1 testimonio 
mas honorífico sobre este Con* 
cilio es el de «1 "Papa Inocen- 
cio IlL que en la Epístola pro- 
puesta en el Tomo IV, (2) ex- 
pone lo siguiente : Emeriten^ 
^e ConciUum autheaficum esse 
fnultis ratUmibus a^truehas : 
tum quia cum alih Conciliis 
^ontinetur in libf^o^ qui Corpus 
Canonum appelJatur^ quem Jíle- 
xandér PP. per interlocutionem 
authenticum approbavit : tum 
quia de ipso Cimcilio sumptum 
est illud capitulum^ Priscis qui^ 
» dem Canonibus, quod confiné^ 
turin^orpore Decretortwt.fi. 14. 



r^ 



'(*) (Nota. Sobre este Concilio ó Junta Ue Ohiipos Lusitarücos^ para el _ 
xonocimiento de sus limites y véase el Rmo. Florez en suTomo XIV. pag. 24. col a.) 
(i) Trat. i, cap. d^ (a) Pag. 27^. 



202 España Sagrada. 

34 El año en que se con- 
gregó fué la Era DCCIIIL ex- 
presada en el Códice Lácen- 
se , según consta por el Señar 
Ferez, y por el índice que yo 
tengo original de Juan Vaz«* 
quez del Marmol , á quien el 
Rey encomendó el reconoci- 
miento del expresada Códice^, 
quando se trasUdó desde Lu- 
go al Escorral ^ y le concluyó^ 
en Madrid á 4. de Marzo de 
1573. La misma Era* expresan 
los dos Códices Toledanos. La 
misma se verifica pjr el año 
XVIII. de Recesvintho, en que 
los mencionados documentos 
dicen haberse celebrado ^ pues 
como empezó aquel Rey en 
aa» de Enera de la Era 687^ 
resulta que el año iff. empezó 
desde 22. de Enera de la Era 
704. y coma el día del Conci- 
lio fué dentra de aquella Era, 

después del 22. de Enero 
esto es , á d de Noviembre) 
sale acorde la Era con el año 
del reynado t y uno y otro 
corresponde al año 665. de 
Christo^r 

35 El sitio del Concilla 
fué la Ciudad de Mérida^Ca* 
pítal de la Provincia, congre-^ 
gados los Padres en la Cathe^ 
dral: donde primeramente die^ 
ron gracias á Dios^ de que 
les hubiese concedido juntar- 
se 1 y después al Rey, orando 



i 



Trat. 41. Cap. ir. 

por su prosperidad: i::on lo que 

procedieron á los* Cañones. 

CAÑONES DEL CONCl- 

lio.' 

36 El primer Canon fué 
confesar la Fé Catholica, ex- 
comulgando al qjue no conven- 
ga en los artículos alU expre- 
sados.. 

El 2. se ordenó á la uni- 
formidad que debe haber en 
el orden de los Oñclos divi- 
nos: mandando que como en 
otras Iglesias se decia en las 
fiestas el OScia Vespertino des- 
pués de poner luz^ anteponien- 
do la parte que llamaban yes^ 
pertína^ á la que decían S(mo\ 
asi también se observase en 
las Iglesias de Lusitania. 

El 3. que quando el Rey 
salga á campaña 9 se ofrezca 
á Dio^iSiacriíícro tod&s los dias 
por su prosperidad ^ y del 
Egercíto , hasta que se resti- 
tuya á su casa. 

El 4. que así el Metropo- 
litana, como los demás Obis- 
pos^ después de ser consagra- 
dos hagan el Plácito^ esto es 
la declaración y promesa de 
vivir castamente 9 en templan* 
za , y rectitud. 

El 5» ^ue quando el Obis- 
pa no pueda concurrir al lu« 
gar del Concilio decretada 



De ios Cóndilos Emeritenses. 



363 



por el Metropolitano coa or- 
den del Rey ^ deba enviar ra- 
zón del impedimento al Me- 
tropolitano 9 y no señalar por 
Vicario al que üo sea Presby- 
tero, porque el Diácono no 
puede tener .asiento al lado de 
los Obispos» 

;E1 6. que el Obispo con- 
vocado por el Metropolitano 
para que Je .acompañe en las 
Pascua&i deba concurrir, quan- 
üo no tiene impedimento* 

£1 7. establece la pena del 
Obispo que no concurra al 
Concilio establecido por su 
Metropolitano con orden 4el 
Rey. 

El 8« refiere la restaura» 
cioú de limiten antiguos de la 
Lusitania; por lo^ual el Obis- 
po Egitaniense , .que perténe* 
da ya áMérida, reclamó con- 
tra el de Salamanca sobre ju- 
risdicción de lugares,, que de* 
cia tenerle vusurpados.: en lo 
que el Concilio dio la acos- 
tumbrada providencia, de que 
se reconociesen los límites y y 
se guardasen. 

El 9* que no se reciba na- 
da por el Santo Chrisma <, ni 
por administrar el Bautismo. 
El 10. que los Obispos ten- 
gan en sus Catbedrales Arci- 
preste , Arcediano V y Primi'^ 
clero: y estos guarden el ob- 
jequio* debido á sú Prelado. < 



El !!• que los Presby te- 
ros. Abades, y Diáconos sean 
humildes , y reverentes á su 
Obispo, recibiéndole digna- 
mente, quando según los Ca- 
ñones visite sus Parroquias , y 
ministrándole lo que necesite, 
según puedan. ítem , que nin- 
gún Presbítero, 6 X)iacono 
trate causas de seglares sin vo- 
luntad de su Obispo. 

El I a. que los Obispos 
puedan escoger de los Pres^ 
byteroa, 6 Qiaconos de sus 
Parroquias á los que iiallaren 
dignos , y llevarlos á su Igle- 
sia principal que es la Ca-> 
•tbedtal. .Los .que .asi fueren 
trasladados, «deben :mostrar al 
Prelado Ja jnusnia reverencia, 
y honor , que los ordenados 
ten aquella Iglesia* Y aunque 
por esta obediencia reciban 
algún estipendio del Prelado; 
no deben qurdar * totalmente 
excluidos de los bienes de las 
Iglesias en que fueron ordena- 
ndos: pejo se pondrá enia Par- 
roquia tOtro Presbytero que 
cumpla >con su oficio , dando^ 
Je congrua sustentación. 

37 Loaysa no entendió 
bien este Canon: pues al mar« 
gen de Cathedraiem sibi face^ 
re sacóierectio Cathedralium^ 
siguiéndole Aguirre sin mas 
nota. Pero aqui hp se denota 
por la voz Cathedral potestad 



a64 España Sagrada. 
4e erigir Iglesia Gaxbedral en 
la Parro(}uift9 sina potestad en 
:«1 Obispo para hacer Clérigo 
4e la Cathediral al jque era 
Clérigo de Parroquia: porque 
en el tiempo de la media é in- 
fima latinidad llamaron Cuthe-^ 
érale fi á Los que liamaqios C^- 
nonigos 9 esto es < á los que sir- 
ven en \a Iglesia principal don- 
de está la Sede , ó Chatedra 
del Obispo. Y por el titulo del 
capitulo consta claramente es- 
te sentido^ donde se ve que la 
m^z CaPhe árales co acierta con 
los Presbyteros ó Diáconos: 
Ut Efiscopus y qui illi placiH 
faerint de Parochia sua Pres^ 
bs^teros^.ntqtie Diáconos j Ca^ 
thedrales sibí faciau Consta 
también por la razón que alef 
gan los Padres ^ diciendo que 
si en caso de necesidad puede 
un Obispo pedirá otro un Cié^ 
xigo^ por qi^ no. podrá tomar 
al que le padeciere de su Dió- 
cesi, y llevarle á su Iglesia 
Cathedral? Dónde se vé, que 
hablan de los Clérigos , no de 
las Parroquias : y por tanto 
añaden luego^ que los Clérigos 
asi trasladados (de la Parro- 
quia á la Cathedral) sean hu- 
mildes y reverentes al Prela* 
do , como los que fueron des- 
de el principio ordenados en 
la misma Iglesia principal. Pe* 
ro aun mas claramente hablaa 



Tra/t. ¿^\. Cap. ii. 

^nlas palabras Siguientes: 0/99* 
nes ' Episvopi Provincia^ nos^ 
trof^ si volue^int de parochpo^ 
nis Presbyteris ^ títqm I>iaco- 
nibus Cathedralem sibi in prin- 
cfpali Ecclesia faceré , maneat 
per amnia licentia. Aqui ver 
mos , que el Presbytero , ó el 
•Diaconot es el que puede ser 
'hecha Clérigo Cathedral én Ik 
Iglesia principal : y esto solo 
^e veriñca trasladando al que 
sirve ea una Parroquia á la 
Cathedral: y no haciendo Igle- 
sia Cathedral á la que es Par- 
roquial : porque entonces so- 
brara la adición in principa ti 
Ecclesia: pero en su virtud 
consta , qué el hacer Cathe^ 
dral á un Presbyteró, ó Diá- 
cono , es trasladarte de una 
Parroquia á la Iglesia princi- 
pal : esto es , hacerle de Par- 
ropo, Canónigo. Y con razón 
expresan esta potestad los Pa- 
dres en caso de necesidadip 
porque la Disciplina de aquel 
tiempo mandaba, que el Clé- 
rigo no pasase de una Iglesia 
á otra. 

También advierto, que así 
como en Loaysa y Agaifre 
hay la errata de latinidad, de 
poner onmes Episcopos ( en las 
palabras alegadas) en lugar de 
onmes Episvopi , li ómnibus 
Epi^copis ; asi también es me- 
jor leer Cathedraks sibi face^ 



nr:, qoe DO Ckithednakmi. por^ rigos: y condguientemente ej^ 



-que habla de Presbjrterqf^t.^ 
l^iacooos en plural: y porque 
tñ el titulo (donde se extracta 
di sentido principal) oo expcor 

hw si6i facia$. j- -.-: . j : í -i .' j 

V ' .38 ; El Canoa 15^ o^ced^ 
é'lM Obispos, quei puedan be- 
aefibiar coa bienes de la Igle* 
aia .al Cléf igo que vieren, ade- 
4antar «a ^el aprftVccbafmie^to 
fippiritual: y, volverle, 4 pcit 
var de lú concedido , si 3e en^ 
tarpeciere en el secviciotde la 
iglesia. 

Ei 14. que la llanQsaa ofr<)- 
por los Fiele3^e9 ]o^ 41^ 
4lé (iesca^ se /ec^ ^eloptervcfu 
^andO' una parte al /GMnspo, 
«tra á led Presbíteros^ y^Pia*^ 
conos: y la Jterqera $ los der 
nat Clérigos «9ntr« losiqu^ir 
les la Impartirá. el .Primiclero 
aegUB :el jiefr vicio de cada uno. 

Y lo misfiK) se observará en las 
Parroquias. 

' 39' De aqui se infiere;^ qiie 
KJoaio el* Arcipreste era el .jprjr 
mexo de. los Pr^^by teros 1 y el 
Arcediano eV pHon^ro de lo^ 
Diáconos, asi el Primiclero era 
el primero de los Clérigos, es- 
to es<i el que presidia á los Clé- 
rigos desde el grado de Sub- 
diáconos abajo , los quales en 
contradistincion de los grados 
superiores se nombraban Cíe- 
Tom. Xm. 



qne presidia á estqs, sfe ÍI ama- 
ba Primiclero , px)r lo qu.e no 
parece necesario corregir lá 
voz en Primicerio : porque es^ 
J4 es general; ai, primero eq 
^alqiiiera orden , y aquelj^ 
propria de ía Jerarquía Eqíe^ 
slastica en la conformidad ex- 
plicada: por lo que en el Cotí- 
cilio XV. de Toledo j?ul¡{$(;jÑ^p 
después del^Arci?díanQ ei%^ 
giicl^o^ cojiio que e?te ,9fíiflja- 
ba de los Órdenes infefi^ref: ] 
en el Concilio Com pórtela q< 
del 1031. se encomí encías, el 
x»i4Ídado. de todos, .los , O^dpí^j^ 
al Arcipreste, y al Vfimi^pxqx 
I)i^ipliMam &JfHtriHon(f[^¡pe- 
ricorum faciant & sup^ brftnnes 
Or diñes \/ír¿hif>resly,t^ri S 
Primicleri. cap. iz '' " ^ 

;j .Rl Qanpn is^q^qni ej.0bj¿. 
po^ ni el Presbytero^^áj^dM 
condenar en causa grave, ¡qri- 
minal ala familia de.la Iglesia^ 
sin eifámeo del Juez. ^'^ 
. . El 16. que el Qb'^^'hoí^^ 
me las tercias de las. Is;le$jatL 
sino que se emplejeii e(i la t^ 

£1 17. que no se di^a (nal 
del Obispo , aunque sea des* 
pues de muerto. Señalante las 
penas délos que le vilipendien. 
£1 1 8. que los Parro<^os ins-> 
tituyan Clérigos de su feligre* 
sía 9 según sus rentas , crian* 

Ll 



dolos- dignamente: paral d: sei?-» s*- ^«frreáai ©h; fiisp^nn aqurt' 

yjftio, divino , y. dafndoloscon* Hile taúo^, cornea' a|)Ucado á Prc>- . 

gi^ua sustentacif^n.. lado d^esto» Rey,nos>ani;es d^l 

Él 19. que el Pref^bytero de- sígloi octava: y e^to< no ftíé 

dos tglesidís diga. Misa enxad¿.^ iisai>dole- en nombre prop ría 

íina; en. loa. dtas. de 'fiesta ,,rfe^ felí MetrépoUuna^^. sino, que^ 

citando. los, nQmbfes de 163. riéndole bonxar.e)¡Sttfr;agQnec\, 

dotadores^, si: viven ;, y sino,^ que: eifirp^aaba ái^ reüonécei le- 

entre los.difuntos.. por Prelado^ £13., Adeodato 

' \]El: 10.. trata, de losiLibertoSi Pacense; 4: Aspbalie de Abihi«. 

liteartienife». / 5.. ThcodttitoJ d«. Lisboa, 6, 

El í¿tv def • modoide conséri*- Theédl^lb /baifieceoM: ( tami 

Var. fí]r.me: lá donaciani heeKái bi^ib agtégado^' d'e <i«ievó. ) ^ 

j^or éVObispoi á> sus.amígos'), Tusto.de^tániancaí 8..Canta^ 

¿ria Jos , ó Libertos.. wo: de Góímbra: (úiio> de ka 

Él %2. que. sea. excomulga^ nuevos.) 9; . Donato^ de Gorja. 

jJodiqu'eüaspasatetoa<^^ fo. Exaríio^deOraücbai. 11. 

"Úb^ecido,: '\.. • ': Pédrb de*Ebi>ra^^ 12.; A^lvario 

'':'tihalméhté^;ccrtldi}yenidá^^ 4eGáíHálírlttJ8ftloftU6^el Obi**- 
3ÍÓ grac¡9s/á Dios ,. y/ ál Rey,, po de Visecívpara' verificar, él 

^ robando por elbierfrdej tofr nuriierototaK de -las Provincia: 

ús^^^ . .,,/*. líeroiaiq^uella^Seíde- pateca qii« 

-í?K ^¿;' ' ig^fjeürfiferom dbce? vácabaiv quáwdb no 'Suéba* ei: 

í3!bÍ5Í)6.sl"ÉÍ: primero el Mfctí^ Prélédto ^^nifea; Vifcaíto.- i ' »I 

pülhánbV.líamado.'Pre^^rtó; El: ' Nó tehéibos- nótítía^de mai: 

^'l. Selira. Egitaniense ,, el', qual; Concilios EtneriteasesseDel es- 



decJara . pertenecer á. Méridáy, tado antigiio :- y ed^queL ocmb « 
'^br. ser^ unos, de Ic^ reducidos, los Gbdós congregardm tatitos 
íestai Metrópoli , y; da á^ iba Góncilios N^ciimaftés:^ cn: 1*: 
"íreládóel. titufó 'de> -^w**?/-- Corte ^ eraümuy.í raros en. Uia. 
jgtff que es la. única. vez: eá que: 'déiBtts:^Rtaviñciasi. * 



*:- 






r 
I 



• X 



i ' 3 



f •' 



1 



• ■» «• 




ur 'j ' 



f # 



CAPITULO XIL 






I>.jB XDÍ* santos £MBítITENSES 

^ ' •' ')-j* •■. • .; • •' 7 ;, • • • i 



i- 



1 rué también Mérii)^ T^resán él -nombre dé sü -Pací réj 
muy ilustre en la .gloria de diciendo» que se Uámá i/*^-- 
algunos Santos con que en^ 'rio^yqut era del estado Séj 
su tionibre tno solamenv ijatorio , loque 'Prudendp^'n'O' 



te reo la tierra 9 üao :en el 
Gielo. Quien qia^ 3a glori@c<^ 
fué Eulalia^ que 'Como Luna 
entre las Estrellas -brilla y sor 
)>resale ^entre todos los Santos 
4e esta IgleAa ^ y por tanto es 
la ^pdmera e» el f ixmamento 
&neriteñse. . . 



«. ♦ 



SANTA EULALIA^ 
J^irgen jf Martyr, 

j ü Eq el aüio de v^x. h en 
el antecedente , nació en Mé«* 
rida^ para gloria de Dios^ cré- 
dito de la gracia., fapnra de 
Sspaña^ y instre de la Iglesia 
fSathoKca, la Virgen Santa 
£UL4LIA. Si» Padpes fueroa 
de famalia muy iUistre y y ri- 
ca, segan contextan los San- 
torales Mss. y Breviarios anti- 
guos^icorrespondiendo alhym- 
eo de Prudencio ^ que en el 
^erso io8. celebra la poblea^ 
del linage de la, Santa. Los 
mismos Mss. y Breviarios ex* 



declaró 'en sú hymno, pqt^P^ 
atendió priñcipalmen'te i i|¿ 
:glofia de los tríumphos sin^éxi 
;presar todas las individniíli* 
dades de la historia^ que pro* 
pondremos ^segunlos ni'enfcld* 
liados documentos^ siguietído** 
los en lo que 91 no Be natía de^; 
clarado ^n PrudencÍQÍi tampo- 
co tiene <:osa que 4e 'contra- 

diga» ' - wf 

3 El ttombre;'que.lá;pus}ejr 
ton sus Padrea , es /grieg9^ 
t:or respondiente en. , , nuescrp 
idioma á huena Joqiiela: y áun^ 
que. en España eran tremen* 
tes los nombres de los 'Grie- 
gos, aqui puede entenderse 
particular pr9 videncia., por 
io bien ¿ue cpti ej tíóm ore ff^ 
adequó la realidad de lo qu<^ 
habló la Santa en edad tieroa^ 
t:oafesando la Fé delante del 
Tirano. Su crianza corr$$pQo« 
dio no;splo í, la mobleza y ^s^j 
plendidez de sus iRadres, sinQ 
ala Religión que profesaban| 




'España SagradOj^ 

ma prueban todas las circuas- 
tanctasc Escogierotí sus ^adseb 
ua Presbytero llamado Do^ 
vhttí' , ¿Mu al ,':á, md<k 49 Ca- 
pellán^ sirvió á la. oiDa 4e 
Maestro ea la poctrioaChris-* 
tiana , enseñándola los myste'- 
TÍOS de! Fé, é imbuyéndola en 
^la^ máximas dignas de gn Sa«* 
íierdote-» sobre el temor y amoí 
/4¿' pios^ y sobre eV menospre* 
¿19 de las cosas mundanas» 
[ 4 La niña oyendo tas fine* 
zas con que et Redemptor del 
inundo manifestó á lo^ boih- 
l&res su Infinita"^ caridad ^ sé 
fué enamorando det celestial 
Añilante 9 én tanto gtado^, qué 
cVecieñdo el amor mas que la 
¿dad; deseó morir por el Ama- 
do, ante;s de vivi^ para el mun* 
3o;. Aorfeí fuego dé lo eterno, 
(lüe cÉdk dia sé iba endendieit^ 
fio éní'sus entrañas « la hizo 
ííesprectar todo lo perecede- 
ro. Era niña » y no^gustábá de 
juegos. Era doncella , y ño 
cuidaba dé parecer bieti á Tos 
hombres. Era rica ^ y no quer 
jia joyas. Era en fiti muger^ 
Doble 9 opulenta, y agracia* 
da, y despreció las ga>as , los 
festines, las bodas. Dedicó á 
Dios su cuerpo , para dársela 
Irías con toda el alma. Sü con- 
versación era' mucho mas se- 
xta ^ 00 sola que la de otras de 



Trat. 41. Cap. 11. 

. clias. ancianas. Su modo de aa* 
jlar c^rrespondj^ á ta grave- 
dad de su tíiente, mas juicio* 
^'Sa^que I9 que oodiaii pfpquf-^ 
tér sus tiernos años, y n^ 
adnfíirable, por sobrofi^ij^r eo 
ellos á las tanas.: 
* 5 Este conjunto de preír* 
das en una niña^ precisamen*» 
té habla de arrebatar la atea* 
clon de k>s Padres. Tampoco 
k vehemencia del tumor ai ce* 
lestial Esposo podiaestar octit- 
ta en quiei> tanta le limaba» 
Conocieron pues' I0& Padres, 
que la hija se ai^r-ojaria intré** 
pida á' tas llamas ^ si llegaba 
ocasión de que ^1 Tirano ia^ 
tentase perseguir su constanr 
cia: y como en efecto publi- 
caron- los Ea>peradores,^ Dio» 
cleciano y Maxt miaño perse* 
cucion general cootta los 
Christianos-eciel año de 303^ 
dispuso el Padre de Eulalia res* 
guardar i la bija ^ por el amot 
natq/al de tan estrecho paren* 
tesco ,. y po^ la amtabilid^d; 
qu^ sobre la nMuraleza aaa* 
dia la graceja*. * T " •• 

6 Envió Liberio á su hija 
fuera de\la Ciudad á una po« 
sesión, que los Saaloralea di* 
ten estaba casi treinta y ocfaa 
millas de Mérida (ó nueve le^ 
guas y media dé alli), én los 
confínes de la Bética^ al qual 



jx>sa semejante v fieiiat' de iúii^ 
guo modo conserva vesitígio 
donde estuvo^ por no haberle 
joeocioaado. ios ^eqgrapboa: 
y .si realmeote, distaba nueve 
leguas y medie dfcJMéfídaveo 
ios fines de >a Béttca 4 en sus 
confines; es precbo decir que 
estaba rio abajo ^ ^ fio arriba: 
«porque ssendó el rioJioiitef de 
Ib ^tea t m. |ml üt ^aer P$mr 
fktpú etk los fijies djs: ena; P^raír 
viñeta V y esut muy distante 
jde Guadiana* For tantalio «e 
puede recurrir á sitio aiuy re* 
•lirado de.Méytda por. el Nor« 
4e 9 ni por ek Mediodía p pues 
«aquel era L^si|tania^ y éste Bé* 
tica y axnboaaparta^Qf de. con* 
fines. 

* 7 . Lo ubico que sabernos 
•de cierto es. lo que escuibe Pru« 
ciencia, que^efa.easa de. caro» 
po distante de la Ciudad : .ab- 
atía rure ^ & aé^ urh pr§cpi^ 
:V. j8. y que saliendirde alli 
la Santa por U noete.atKluvo 
«Hieiatas.iiiíiUas* aaieaxike safo el 
«Sol^esamfnandio Icgefc^Xv. 6t.J 
.£sto sttpoae que hábiá distan- 
cia cottsiderable: pero capaz 
•de ser vencida por una don- 
cella de^dioce año% en^enaJie^. 
cUie y «toa míátfatgaú^^ pos ea* 
-paciode jcosar {de. euovc .jtoors6t 
'kuq«ie.no 4esdice ^ tas nue- 
ve kguas jn media le&rsdas: 



,por saberse que cáoilúalttf eos 
«pasa acelerado, y- coa bUeof 
guia 9 como luego diremos* 

8 En esta ^^ranja ^ pose» 
^ioa , 6 Villa ^ estaba retirada 
,)a Santa» ao por propria elec^ 
.cion^ sino poc díspc^icíon de 
*sa Padre^ que ponQciendo bien 
tos deseos con que >a hga sus* 
piraba por el Mariyrio, la 
atpart6.de. la CiiMiad: y como 
siapodia. tenerla sola., quando 
la procuraba divertir ^ es >pfe« 
txisa decir que ta acompañaría 
gran partede la famUia^con rey 
creos ^ y diversiones , segua 
correspondía á la. opulencia 
del Padre, y á «ts imeotoa» 
Entse .aquella familia refieren 
losSantorátésy Breviaros aa* 
tíguos 1 una doncella , llama- 
da yu/ia (de quien hablare- 
mos después), y á un Va roo,, 
de nombre Félix ^ á quien dan 
el. titulo de Confesor , como 
-que tuvo la dicha de haber 
confesado' ta Fé ante el Tira- 
no» Con estos y U>5^ de mas de 
lia fanyilta estaba EuTalia en su 
•Ccanja, réttiaja' del mundo, 
,91 mucho con el cuerpo^ mas 
con el espíritu, porque%toda 
.4u conversación era en el Cié- 
lf>4 teniendo el alma donde es- 
piaba su. amor ^ .mas que donde 
ranrmaba* 

. 9 Supo en fin la^persecu* 
ciou que el Pretotr movía coa-^ 



/ 



9^6 España Jüígri3a.^TrM\r4Í. €ap. 1 3. 



{xibliban^ .edido^^Mbne «que 
;tpdos ücucfiettn á -«acriñciojs 
pubüjcos^^ea ^^uer-ofrecíesen i 
ios .dioses ^iacienao-, ediandó*- 
le pcMr su .n>atio^eit^ ^1 Sntg^ 
vofrecieiido el hyffiéo de los 
Aoimalesi^ y .aüadieodo isal ssh 
%\xn costtuopibre, ^Esta sufMsreti- 
4:ion sacrilega 'Contnayió ^ 
«orazoú ])r las «MrjsAas ;d6 la 
:6anta doáceHa , ;abca9amÍ0l;a 
^n zelo de ia í:é dé -so E<^e^, 
j deseando windicar^su haaór 
con ;nn triutBpho .admirable» 
idexermiaó ;pre&efiitarse al ene^ 
.migo. ¡No vcQüxafba ^errtt^ttces 
«más que .doce^ajios' ;de %dadi: 
iper o jzotño .coda ia g^^fift^ha* 
rEria de -ser de;su Espeso ^. ton ^ 
•véala i^ue ^tio .hubíne uiilacíocí^ 
.-saliendo desde \\xegQÁ la ba- 
cila ^\ ^jexó frágil .eo s\ ^aso 
snas tierno, iuna natiger xrontca 
JUQ [hombre^ una: niña desar- 
enada contra un Capitán re- 
<vestído del orgtiUo ^y .del po- 
wder. 

«o Disgustada ^es xle da 
«quietud -y del «rétifo ^ ooro- 
.ció que su nombre de Eulalia 
*iio se acocnodaba bien jcon lei 
üsilencio : y como la <!au^la :de 

-los bocobres^iioalcauízaiápro- -^rascones mcoq pródigo y 
4úaver los consejos de Oios^ 'JíAú)i^úK!t!pt^ikÁo*¿st^mSis^ 
-sirvió poco la preeaiucáon idd '^tOú% ^9t |>osim9K1 á das píe- 
Padre contra la que di Cielo ^dras latindas^ ^ Jii^^iien al 
llamaba jparajcoafuiidir coa ;$i2 ^Dios juhíco *vefdadefo \ Si 



>8al¡ó$e><le isinobe uie da «eaaaii 
^sin >^er ^Mtída .de ilosa^iieipce- 
aéndió resguardarse. Era j1« 
noáhe^.iperé lomuasha 4C0flM 
isifufirade^ttiia^^rque losAiy* 
.^gdM % dbatf . 4ííiaiibranfla, :ai 
imodo que4»iiidugeson :al ¿Pue^» 
blp IstaéHtíoo tcoa :1a ^Coluna 
4le lúe, "pues oíaos ^totrosse 
«ndereeaiban á la tléira eparor 
rmeleida^ ^vditwpdo^ %m «espak- 
:^drasláUa Idbla^ia, ibai^ple^ 
|>isaado el tntmáo ^ Jxias no 
.^tempte: la itisnra., -poique 4k 
"vec^s'^saíba ilas ^e^>uias y las 
jjíedrás, ique ^bapián ^ispensi^ 
:nio ^1 ^ftmino^%>kra tuna: «dx)n^ 
«celia i déHcada w pero .auufiple 
:pára quiea dibai':á «despreciar 
la vida. 

« I Uegj^ -eo'fln .al ^ati(ipo 
-de ia lucha ^ i^ animosa ¿^irív 
trépida «ooQ elwe^fuemo iafiui'* 
drdo por el^Cíélo^Y ^Atu¡&^ iil 
Presidente^ pveseatanáose «n 
«u mismo Tribunal <» j |iue^pa 
^«eo ai6dJo^dos Mipistroaar* 
rm^os 4&las Insignias de'ju»- 
^ticia^ Histbló orak ^Deetdíné^ 
^qué Aifbr' es el nuestro eo 
>)i»pretender ta periáicion 4e las 
al mas 9 Siadeado que los »co- 



w^nÜF^rík misenbli^s. á des- bló EulalÍ9V ^ a» l^al>I^ 1)^99 



9'^itbrrr Gimsüánorv» aquí me- 
wteoeís» á) mí; Ya íoy decía— 
uTadaí enemiga^ de* los> ritos* 
«sacriTflgos' com que sacrífi^ 
99ai8^^ !ósi I)ibau»mbs.rYó'poii^ 
i^go' de&ajo dé* misf pies^ loü^ 
ttldol^v yr «11^ mii sectioí-y la-. 
wbiós'á'DiosvcreyeBdólé coir 
•^el' corazonÑ, y confesándole* 
«coflhla boca..I¿Sr Apolo vVe-^ 
¿nusv y el^ mismo* lépera-- 
•fdopMaxímiáiiovoo-soff oa*- 

i^dá: r aquellos V porque nc 
«tienen: ma&' servquer el que^ 
ir^es' q[uiso' dar la^ mano* del^ 
i^fisütrltor:: éseé por adorac^ 
»lat obrar der los^ hombres r fr¿^ 
»volds« uno9- y^ ottoft r: todos* 
««nada^ Maximiaoo^coatodas^ 
MUS riquezasT^, adorador der 
»piedxas,.rtBda9por; síi su ca* 
«fbes^'ái siis>ildblbs^ ;- pera^por 
«<qiié.;nñt£rátB ár los-Chrisiia— 
j»nos?iCíértd^ ^ue^ reaets* buer 
«ü>a guia L'Uñ< excelente árbi¿ 
^ crol. Eli que b^Be lá^ sangre- 
.^deinoflcates' reí c}iie^ suspira^ 
i«»por lóss oiiari;fOft»*9aot<wr:; el^ 
aique- dei^pedáya ' lás/^ jenira&Qis: 
wpiádMBs r elt quet gustan de^ 
f»naoléstar: la* Fé^.^ Gftte pues^ 

%rpmaV'V9rdttgo*r'q;iscfiiiav cor- 
dita v divídeY.lo66 imtf9bf0ft> d^^ 
ttfJsarra.Factfl ts)^ fonnDecs uoa> 
.»ébsiiiiragir: : ptefo^ oa>será* la 
j^fúCBzardel' dolor" capa£< de 



porbdca deuna nina. 

13* Irritado con tan animo* 
sa confesión^ el Pretor , maih» 
dó prender ^ la intrépida don- 
Celiav yrque^descargansen sor 
bre eUat.xqpisitos> tormentos» 
á fiar que coaociese la¿ realidad 
de Iqs' diUes V ^ que^ no* era 
▼ano" eL imperio del Principe* 
Pero pTifflfer0»(düo>> qpisiera 
ó* fieras otña* sanar tu^ maldad» 
Repara^ ea^lo»- mu^Üos^ gozos 
que te ofrece el* deleite ^ y de 
que^ te privas.. Tu casa' arrui- 
nada" llora : la nobleza^ de ta 
fámilí^^ gline' acongojada* de 
verte nxaiobitadá flor^ quando 
tstó^a lá-vist^'del^dotb y: des« 
posorio*. No^ te^ mueve* la os* 
tentosa pompan del tálamo, ni 
la v^nCMbl^ ancianidad de tas 
padres á qjdétres* ttfmeraríá de-^ 
bilitasi'^ Raes ai vésv prrep»ra<f 
düslos.iástrumeiuos^de un*i|^i«>> 
sera ble fía* Ó>)& espada^ cor» 
ta I á^ tu^ pesctuezo , ó las fieras 
d4^5pedíi2arán: ms*^ miembros» 
j&^ epB'eg^dá^ al bnoip y^ ftiego 
de:. aeliBs^ eacesdidas V %tTÍ% 
•zestii^liiá' eir ceniías^:^. hecba 
llapm^ miserable á^* los^ tuyos. 
Pi&ro^ué ite^cuesia^^ qué trar 
.baJQrbay/ en^ tibpartede estos 
iñjBbrfHnioB t Solo« copí> que te 
. reduzcas á^ ttxrar coir los tres 
dedbs> superiores ' de lá' mano 
Qp poco de sal y:, de iocieiisoí 



é^^ España Sigralia. 
te libras de las "penas* v ' 
13 La invencible Virgen 
no se movió con tales persua- 
siones , ni respondió palabra; 
pero de obra manifestó su in-' 
drgnációa , bramando en et 
áúimo ; y llena d« zelo ^éins^' 
piracioh del Cielo, escupió 
en los ojos del Tirano , derri* 
bó los Simulacros, y pisó el' 
incienso 7 £arro molido de 
I6s Incensarios* Al punto Ift 
tomaron á str cargo dos ver- 
dugos , azotando cruelmetitc 
sus delicadas carnes , j aña* 
diendo los garií6s de hierro 
hechos á modo de^ uñas , la 
fueron desgarrando los costa- 
dios hasta los huesos. EutaHa 
superiof á tan Cruel tormento, 
np solo no se afligió con el 
mas minimo suspiro, sino que 
intrépida y alegre en el mar- 
tyrto dio uno de los mas altos 
testimonios de (|iiantos pue* 
den imaginarse sobre la vá« 
lentia de la gracia: pues quan- 
<lo la naturaleza se hallaba 
cercada del dolor , mostró el. 
espíritu la igualdad' f supé^ 
fiot^idad ¿Pasmosa, de ^one^^ 
4i contar las llagas , ó C^egun 
creo, permite ra phrase db 
Prudetició) de escribir <:on «1 
taisrna saftgre ef nombra y las 
Hfictorias de JESÚS, por cuyo 
amor enfria, de cuyo amor 
-estaba llena y cuyo amor .re9« 



Trat.i^t. Cap. tu 
pírab^r , eá ^ctiyor' éxúotví^ 
vja : y como no speosaba noM 
que en el Amor, no podía pro*« 
nunciar mas que al Amado* 
En carne viva , airvicydoia ile 
pluma $ua4ledw, jde tiñoaf:» 
sangre, y «be^piei iá xaroei 
escribía eir sis 'cuerpo el aom«< 
bre del que rey a aba en susea« 
traüas. ^* Ahora sí, Señor ( de>» 
nciá ) , ^ué te escribes pati^ 
fttmi biei, como Bien mió! Qué 
ngozo tengo es leer estosapf^ 
i» ces,que publican Christonaio 
wtus victorias! La púrpura de 
t»la sangre que corre por tu 
warnor, ew por sí habla y 
wtestifica t^sagraído oombreT' 
f 4; Asi caneaba la inviotaí 
Virgen sus tropheos: asi ea** 
señabí los mas fíoos-^iktet 
del amor : asi mostraba Ift 
fuerza de la gracia: raágnadi* 
ma , alegre , ádmárahle ,, pinh- 
tada con la purpura , lavad« 
con so sangre. Y ho sieodo 
bastaote aquélla ^carniceriá 
para diüolvep la foerza de taa 

fieroyco es|Hritav a^dicaroo 
lel cuerpo virginal á las 11»- 
•rtias:, para probarle Gon fuego 
^cdmo oro porisí'mo* Enciea-- 
dése wia hoguera: arrhnao á 
su 'cuerpo ^las^ aehaa.: ^fu^ 
ireceseta llanta pon lbr> cesta** 
dos y pechüc; Los^ /cafaeHos 
IVagrantes [adérezádosvno^ef 
bttoiáoo arti6o¡0 <^^ aiooi .por 



» é 



Cielo] estabaoeitti4tido6L> por iiqite'ibst^éleawfitos .Mletvriibl^^ 
los hombro^, bajando á cubrir -X^^^<'^ y¿ la8;j;xé^ttt«9'„:iÍQÍ 
por delante / del: caellola-^óf jeon fúoeb&es Iqto»^ '6Íq0» vI^ 
nestiiiad djebpMho: f xomo'ia ^éháft de iblaoM-ie^ ttMltMp 
materia fx^Jxxa -cóaibustiUe, Idel triitmpbp. l; t* , m h^h!: i 
voló latillimiaTporJ)99>iDiibdl6s <ii$ : Hástíl^slqtiioj&l bywQO 
•1 rostrovi.!? ttibeeji^^flxár 
i^>rD.. . La .valerosa . Ma^ tjrri 
muy lejos devolver la cara al 
fiíegotp'^^áó^métevl^ eaisua 
cot rlfisis , panrai üar .tnasi p»»- 
<• If ,Wdá pól* kii ÉspKMK; Abe^ 
lar boíca' para:beber4|í^ llaima: 
tttraa ésas á ló iot|pao: f 
coft^oáo el delicada láao)d¿l 
€afeffH>:'jr: del- éspírtmv JMdi^ 
étte «á. forniade a^% b^imAl 
Paloma )tpor «ta boca , ti^i^;^ 
dota mas'übmdt iqtie la otevi^ 
y lubtendo-¥Íiiblemeate al 
Gieloi Aiijasceoidid con triuib* 
ffh» ai^elAi alma jlallij8talatlir 
gel:a comoj^na avey^aúca ;eo- 
cÉo la^ nieven cptoceate eoiSciO 
^akraaw Gediá e}>Giif UoslfA^ 
gura tttíik ^ alrdcjarli el eapl^ 
^¡IQ rapag^íe \»Hat^t^ deii- . 
Cüuis&ro/i Ida mieasbro^^ wha»* 
yeron*los 'mHiiMíraA« pQUia-v 
fOnse coo} la iaopiaiída mtra^ 
«iU«4ef¥M«alir«uiia tve pof 
H»b0e4ii)|»eiO'jccittimtaiidQ Im 
tríüQiptiQs de laSanta deipuM 
4».jMu«^M% vieron todos «1 
ÍV;pAigíadewha{)i^ar e][^i:¿ielo>9l 
cuerpo ae su nué^k cortesana, 
oyendo Mt^ que CMbrió sus 
Tom. XUl. 



-défiPrtidncio v que ^acastf veir 
«ando á qué cacribiailiiyn)nof« 
aip histosias tstales ; . de Iqp 
IMartyre% secíMteiit/éítOOQ^eitp 
^HresM jo suftcieoterpai» ^ dMr" 
«loiia á Ditfs eq Ji^oor de $<ie 
^Dtoa; yipor)tatito-a« coom 
ÁOfescrimó de todQi- k>Ji MMt 
lynes ^9 > tampoco fiié. preeíse 
4^ en. cada unoxipxpfps^i^ 
^áoMt habiai; Kfo «f^^yne* af^ 
JÍAneoto .iaebictabjf^ el(,iilea[r 
4d^4el sagrado- 'Voeía: f «li 
jmedhe ^idmltirse lo que ^oir 
4e ;pof ,oiro do c ü W ifn te fide^ 
digno, á lo me«j08fii Iq qqf 
no ae oponga «con v^r udjpocw^ 
i6 De esta.otese es la exf 
pl'ejioD del' Breviario Gothir 
€o« que en elr' hy^mnodi? 'lau/> 
des l«fief« la^cáf cel de )a San^ 
tac^o prisiones^ cosa que Pru^ 
fkniM^.eóe9pr^a,rxy;ito pqf 
eso. po£tea|o« dudar de :eUp¿r 
puefe *pare«? pfwi^o supope%- 
\fit% alio^n^ tto estuviera declaé 
jrado. <!Soo ^^ t\i sileBq¡|i^)4f 
4íqu€l oo.qxcliíy^ Ip^gije 9pn¿ 

quando son legítimos \ antx*- 

gttWi.T%egMH »,\rerifica M.el 

Mm ' 



'•lira »l árg(iintfit«^ deK sí1¿a- i#Aa¡|$^l«)l9 .^ida : pM4|»/rf fcjik. 

.«io de aqfci*I> Autorvi decíitiipí, j40i.4#i»rty/¡ft, de iaf mgttÍ0$^ 

^^e t»ró'á ciMipendiar los t<>r>-' -y., las- j^QÍ(cps palal?ra§- 4e Mi 

. ncotoav palia rremMac<p<w.fil 3ÍÍa«|fi;,pM*t^;%»i:f., ,.,. - a 

-:• . :.■ ■) >.■''. .;.. il '■» r '.'-.;^:, 'x^ -f." ^,;".-q : - <,<■;•'.•• . m :,. • ■• -^ 
<-- . , .. 'Ultima' JC$rwf5cÍfta 4*hflkjt«r^ .,. iif . r ;: . ?;•..••:•' 

~^.!; i .1. • .*ÍQO laC?f|tU> Vl|lnVejpaj;-,>* t. • » í-S •. ;.. .. w,\\ '' 

I ' -..•... 'i; .Crate ;t€nus neí^ araca cjuíft., -^¿.j. :)• .-., .' , .< 
; FlamnAa sed undique l^m|)a4ib.t»j.^ ; ■_■■ . .j 

!. .,. . JolaterAsto«^ac^umapCitiy^¡J,>.9|j , ;i .: toM-o 

na.:(ltté bicieroD: cQai.la',Si^(fc- v^^.ln, Mzxm Cpi^a. (nwi'í^ 
tat fsa la <iual eLPoeta 99.quL- n^.jsf <;siii^r^,ii>q jipdtvaÜttali^ 
•D.detenei;ae, sinopas^r i la zar ]^ forn]ent¡iBti.»..C)«iiunes 

general, que < Bp. |9M{^!^ : ei^ 'iJ^Ai i ^^HÍmT^ ftV \thiimfO& 

S»tro9 BiHi*y.rio«^o.5if e «(^fpé- «oa ^>;P^tU9ft>,||<ir(üqp ^ tné 

«Uaarda <^onifhf?iida» «|;| of fr «"Un: fiUéato de Mt»er^l>cbt4o 

Uiei,i.f4,en otro» con- qo^-rU «IfoagQS ; ; , ■..■. ,( m.í> 

¿escuraairoo hasía la* «w«o»af ■*. ;• •« í -.^v^i .1.: 0/4 

-.r • '■<:.: ....^i-i'. '. ílvr. • '•■ .1, 1 ■íi.-.O li,: ¿ l,.í í'. J.!l,-'C 

-.yjft-'.ii,.»-' • ^» ••.••'»»» • f*--* ''V 'tf. .■^ 

''•r',..-*«l*.í<«i . .»■*• ' p f \. , , .ti • -1 

j^gwi €8t» «or le opone. 4* lo* bfe que el sileacip de Ptvátth 

^ue 4-efieraQ».i«(epM<iaineate H» f:i<9 <i9«:í{0o|raí^ke»>á lo.qu^ 

«ncesos,, siAí^ (qq^ 4a lugaf< j[ ¿^(^ «;)cCkre!^{h, rpKed(»..ta«9 

permite >nilyi»f , ífiiMviiaijaU? jyef)<.afaicax9« ¡tf #ii0*cift^ddk 

•dadviqtMUtdo iPieDQÍ90#^^:jj|^ QH^ '^^9ttv^; ^liés r^naqnv 

faecal otTot tpr<n?ntO|^i y m^ S«i,^4s»ff ^OÍ eneuwitrp d» tcoH 

áxslel»i»r<:«lúlMiBi^:' r- r ^K^H^Iide M>er «Mq metida 

I t '.. f.'»?.*a .. 'í l«iSaí»t»,ei^-<al,|llYari«iJw(ll« 

aíCTAtS, CHW^Qf^l^ «f»n4«|Kb9t t, B^iaEiotl a^iki 

?jp fiv.j '^.isi. orjqTiei ,«)b 1v49K:3^i|IÍÓf|t|.«^7:Ms%jraM9 
ti Lq que sft.jlM dU$illft.-S«f M«n£Km^ d^0. 4fllS:. 9/^ 



t^J 



.UértAj vvt> 7[ 



- «o • hay JA Jbmta ^ <tegHiFÍdA4: ^ue Thoioái >X^*«ginot préfone 
«^ |kiff quim to la^ noticia* ptt^ sobre Saom* Eulalia de. Barce- 
^de 00 gécrero de Actas .| fofr Ipqa^ las qual^sfacabao e a quie 
r ipadas mucho de^pfi^s d( Pni- >Cui degoilacía]; aiUid^' Bolaodo 
odeofiiD^^^ qui? á Ío.infAPs>Íi|- rqwb^queUas oimf üsolamcnte 
J Ji)u3^f n^iifttrpolspiop de algii- j«)nvip¡ei«i . A H de -Mérkúi. 
*4iaa(CMis,*CAmQ Him ií-^piy Si escp se halla aiii ea las Aco- 
las que lieoeo, no iníerecea 
^^redito^n lo principal: pai^ 
que Sanjca, Eulalia üq jnurU 
dcg(>lla4a.t md hebíeodü i^ 
JlAiQ[a« del fuego que ta apis*- 
;<;ar9n ^ fipm»^^%presMlftuáeti*' 
j6ío> y el Oficio Gothico. Con- 
3^isaeQ en lo* mismo las Actas 
^pof; donde ae formaton los 
Br,^viarios aoU|[uos de. i^ue^ 
tr^eiJ Iglesia^, de que yo* ten{p> 
a^g^nos EgemplaresT y tan^ 
\^iw Adon, y Usuardo: loa 
quales añaden , que la arran^ 
^carou Jas uñas ; especie qué 
;*e h^ tn algunos egemplárea 
4fi4as < Actas . publicadas pot 
Don JuanTamayaén su Mar-» 
tyrologío, la qual se autoriza 
|K)r el testimonio de Adon^ 
que; sin duda vio Actas seme- 
j^ni^9 en esta parte. Si no que 
djgamp^ haber sido especi9 
equivocada con otra de Sanu 
Eulalia de Barcelona, áJa qú^ 
apika el, Qíicio (ioibiep i,4 



.' . 2%. «Aceica de Acias (que 
* spa ^midieran . dar inzA^\ posai 
tladíndlfa^i>«tafl^ faí- 
-títf klli«iMaqs;4Úe. pubUcé «il 

Belvacense (i), y wp^i^mp 
,^O0ibrit <a)\ spn tales,, que 
-partite aer .una Vida de la San- 
.ta ifiscrita sagufi el hypinp de 
^Mi^enpio;>^ii£ afadif^ Bliqui- 
-4WJ, pueSiiC0nyiqpen opj|tod9, 
(nenoa^en^el flMtro : y asi Bui* 
'jnat puso entre las, Acras sin^ 
« ceraa de los Marty res ^1 hym- 
'jna.deiiPrudeocio» cbmot^ico 
-ÚOAümttíto aatjgupfiCfl. cosas 
rAatlanSyta^ SoIar|fe;Mbretel 
^itft|rologjo deiiU^Hardoea 
•«I día delaSaota» dke^ qbe 
^nen aquellos Padres , varias 
Jleía» Ede iSüaca . EiiiIaJKi : pero 
«i son ésasAlas qwe aupom fi(h 
ÍGtado(iobreel.XIL de Febre- 
fo en la yüa de Sáni;a' Eulalia 
de Batoelona), tiejiea.co.ntra 
ú á Prudencio en el principal 



•suat^; del . ultiai« maift^^ríp; -ma^ tyrio.4^ sen e^ungu/aia^y 
pnea habi^fklo referido. B.olao-r 40 eai^ue4tH2;i«^*^ cosa; en et 



(i) Tam. 4* ¡ib. is. cap. id> (s) Tmn ufik^Pf» 



>• 






ff t EspsMa Mi^aáa: 
stMftMia^fírial^iláf Actas de 
^«n Saíl•a^| iiii« iitftteá tñ mi 
Eftodío: por lo que no |iode- 
jbw'adtoftstr It especie «m 
«tarddeuüíefitos^iDicofl oVrás 
.díe Biévitlti(fé tíbtígúM^ f^4tl 
*«ctujil^ donde oo^ meaeioi^a; 
33 Las Acias que yo tM- 
go Jncluyeo muchas ' tíKtívr- 
«ttoalidades ^ alg«oas ^ dé tías 
q^aMaiidaé attt(>ricftá pordi^ 
-veQso dooomecitOt otras pare^ 
<:ea glésa ioíter pohrda % y^tal 
vez se conoce la poca luz del 
4)ue habla, pues contradice á 
Prudencio. Tal es la especie 
«de .que te Santa se hallaba fué- 
•« de Mérlda, pof haberíü 
4X>avidado^at ya expresadlo H^ 
tio una hermana-, y que el 
^uez envió un carro en que la 
tr^gesén á la Ciudad , comlb 
te hizoii ' Esto es contrario i 
lo .que sabemos por- Prudeo* 
cio;». el qual afirnia , que el 
vivir fuera de la Ciudad - fué 
por haberla retirado el Padre, 
temeroso de que no se -arree 
• jase intrépida á la muerte , y 
^ue salió i pie [^pedilmí Im$^ 
rés}^ de noche^ guiada de Aó« 
^es« IEá iambien contrario al 
Oficio Goihico, eo el quat se 
«xpresa , t^ue se presenté vo-« 
tuataria al tribunal , sin ser 
bascada; #^4id0^ ai trihmál 



Ti^aty4UCap. 19. 

truemt, PraiUk *^flpfíí '^iétO^ 

9a ; ' comb' fc)t prA a^ la Macha 

de la Misa del Masarais ,^ 

de I* LKurgiá Galicanar de 

Mabilk)n, numetl» XVfUv lio 

Mism» difcelá'OiratSiiMr #7; 6fcl 

€odlcé^Yeroflense:c ItM^viMH- 

ne tuo ita impavidam reiM^ 

^4f$ ^^ at perseáutUnem- xe- 

'wemium ^tmpiortm^Oíi/i^wg^ 

peí iViiíd^iifágtf aíjlpeuySry^^ 

ÍJARET. *^ < '.* ' ":íí^r»vif\* 
14 Oón esto sé convence^ 
de paso , «I desliar de Mwt- 
Jes^quando en er Escolio tt* 
tiel libró 1. de Si EUlogio, aricf- 
^a qije>oUestra Santa se fué- 
catase vdluncai^lamenie ' il 
Tiraiio, fundándose en que 
*San Ettlogia alega en prueba 
«de aquello^ á ^nia EtilaKa 4e 
Barceloiía^ y no4 ladeiMM^ 
da^<lo oA^fio es. ittrgítmeiito: 
p9eiel Sioftoprtt^pone 4*lar<fe 
Baroeltona : acaso por desci^ 
brii^ lo menos pateóte, sbreí^ 
clolr á^la fimosislitia- de Mé^ 
ridá ; pues dice t Haif^ ai» 
ipoate^ktuJiranti Y asi el feaii» 
mo Morales citó laégoí en as 
historia á Prudencio, aobffé qi* 
nuestra Santa se fbé de su vo» 
luotad al martyrio (i)^ pero 
no retrató lo ocaito* aotes^ 
por hallarlo^ coHiirdbtto 



ft) £ffJu I o, Mp« <sw'^ 






s V 4á8 Acial ét ^íote naiMoa ÍM|r 
v4laado tienen eir. esto pootn 
^Vk é Iot testunoniM toas anti^ 
ifif>$«iref ragábles r^y . por tan- 
'^o norawrcsof a crédito eoiesút 

(x.i{9^ : Añaden 4 ^iie.iil licer**- 
carse árMéridsiJa Saota^ki dif- 
joiuo Judio| %as^'bija ,. rbi6ii 
ateúida t' véi^y.^9acjt^a 4. para 
jpodervvWir.. La Santa, le resr 
f)batlf&¿ AuBteotete IMostá t( 
layidav^ue yo. ipor amor de 
mi ^efior Jesu Christo deseo 
woxñU. De^ptoés vio el Judíos 
^iie\la.'Ji<aoiapaDaba. un .Tes- 
|)Uiidar fStt foego., cdnio:Ua^ 
ft^ t nianifesfando I>ios aqtie- 
Ua maravilla para confusión 
ée los^Jctdios; Si esto >o refi* 
viera I^ndencio , tuviera au- 
t^aidaü : siptro recelo se inven? 
fé^^mor^osa de laiColtma tle 
Iftei^ 'que guió áloi Jni^iot^ 
mencioiiáda por Prudencio al 
Hablar del camino de lia San? 
ta« ' Omftéole los ^ aaas dé loa 
Brevi*¿ioa.<aÉiigyos : y poi 
tanto üé iotisttmoS'eodla ; 
''a6^ Lo mar eati^afto cs^que 
Miaodaf. estas 'Actas, no se^ex**» 
«rasao* las. pat4>i^as notables 
Mfef Mijsr '4^t 'i^sndeáriof^'^ 

Íaand<i 'la ^ama contaba \9k 
agali da*»su* Odeapo , y lefo ei 
abnnbre dulciskno de' JESÚS 
tsofito c{?4 ItoaálttM ttagrt? 



iiiersoa tnayores de la gsa»* 
^a i pasage id oaaa sobresal* 
lieote del animo heroico ^ ée 
ia; Santa en su mastyrio^ ia4 
t:lnido sin duda e« las Aciáfe 
que tubo Prudencio por d€>^ 
lante ; se* infiere V que tas ppc» 
séiites no son originales, y que 
están xlefcctuosa^s en unas^oo^ 
sas^ y redundátítM % en otrasc 
pudienctose adñiitf (¿ lo nHis| 
que texomptisteuroíi €oñ frag^ 
mentosL de algunas oías ántff 
guas interpolando' cosas > pof 
arbitrio. Ponense cón^ todo eso' 
en el Apéndice IL áaeadai del 
Passionario de San(Fia«i;iscQ' 
de íColedQ ( de que habktoos 
en d Tomo VL)s y del Cod*» 
ce^Smaragdino <le la ..Iglesia 
de Toledo^ xuya copia me 
franqueó el R« P.;Aiid(isMar^ 
eos Buirriel ^'de: kij CómpaiVü 
de ' Je^u^Y \px la .coU}ót¿oii 
otro'Afa«^de laimbnja l|ftesf<i$ 
y en/imo^e eSto& se- haAlanrJia 
Antas distfjbiúdasóealLwreim 
nes. Xkrcn man Uscfiao, tengo 
em- pergamino. iÉeifa|¡0(^(aiin9 ^ 
que no completa^n^estar'paiga 
te , pues faha . la ulttiita bd|a« * 
Ijos breviarios 'ü milcos penen 
tambie» lia 1 Aatts »i)mrQ¿ v» 
matado \ áo .^ioacif cn^i^m^tsdi 
Leccionat.i««Maií «r «c! é ^mti | "^ 
* 27 :> CoNvíenbfli^toffalÉMO 



o8o España Stí¿raik 
^jretoF €1% Cáipmñktí^Jtací^ 
«»«ígiina¿ vecM^Calphornia^ 
fliK)Adotii 7 Usttardo.leUii)^ 
fRan Daclamf.Oirc^fatmmi 
la . concordia ^ 4ícteiido , que 
Oaciaiio dejó eo Mérida por 
tu Legado ICalpúroiana: y 
ea' e^a cotifoi^iiiidad el Bre4^ 
iriario Ebore^óse de Reseade, 
€mpfe2a : Quum ai Hispit^ 
niarum . Prcesidá Datiam pai^ 
purnianus in Lüsifaniam I Zef 
gatw Smerítam devemsset &4ré 
Prttdeacto oo; le nombra coa 
expresioos usando prec¡saflkea«- 
le del nombre de Pretor. 
I^uede verJAcárse' uno y otros 
porque Dacíaftio erai Rresiden*» 
te (te lai £spaña$« segun^M 
vé én lá iascHpcipn puesta 
al fin* det Tomo 1. y éste co- 
mo era -á modo de Vicario 
fMeraU no aligado á ninguosí 
rovjnciá^ particular , las ao« 
daba todas, encendieo4o S Qa«* 
da unü , Y' i (os Ministros do 
eita?!;, ten aquel fuego iafernal 
qiie>:ariUa^'eo iu^coraion : Ae 
üime^ ^e ét era «laacenion 
en.todasi^tef f f «I mullMi^ 
tgecmor^^ porque oo podía 
serió ea todas coo aquella prest 
tesa coa que deteaba acabaii 
eaiSapifa oo» et nombre del 
KadeaipnMi f •nt'fepárcfá Lot 
gadM« é ios escaMeda^ en las 
GinÉAdeS'ikMHle ído so quería 
r^ poripaaíV f aiaiotaan 



4V»fl4?4 Cap. t9é 
4es á otfcéud^ ttv oiliwirf'l^ 
fo áéí sacti%Bt0>de (ai Idálv s 
«eon que redtíxése á ceniils 
«uestras Aras. Asf es muy ereir 
-ble , ¡que en Mérida defase pfip 
Miniair0 á Calpumiano : y: 
obrando éste en oombce c^ 
aqual /piR^dto rtiadlsse # ubo 
y á aiw los aany fiM. ^ > 
/ a8 ^Otra Dcqaetta yarieír 
dad e$^^éf «giüot daa á ia 
Santa doce a&oi y dtvos tstce^ 
y otros cerca .de trec^: todf 
io qual' puede Ycrtfiearse coa 
que contase ya doée aüos cuna- 
piídos , y estuviese estrada ea 
lo^trece..Lo> m^s autorizado 
es insistir en; los doce aaosc 
porque usando Prudencie^ da 
dos phrases^ en tiíinguoa pasa 
de^docei tres y nue/e: trú 
veces quaiVo: que todo'Sqr^i^a 
ea doce^: Oufr$cufí9JriAuk*atf 

ter attiifera0iy y dice coiij rft, 
gor attigerát , porque como 
padeció .á' la edtrada áékMúA 
má Invieraso ^ se veiiíícót v qnt 
llegó á ^aMr!;iei . dnodéclmti^ 
per^^ao^rácunupltrle^ Va o^ta^ 
mos xm ló que mka al tiempo» 
. a9 « £ste fbé. Jmperaadha 
MoáHmiam.i ptequie; Priidcaif 
€^ iioiiibraá tste RrnpétaAna 
doa ^ veoes; t ^ascogiaodo .^coa 
jNTo^ried^d 4 éüe mas qtie a 
Dioclecíaoo^ por quanto la 
Rimo a áflfitha i4 JifaTrifuiana 



Sant$s d€ Mérída. - , ; n ^^X 
Hercttleo^Mgiio Lactancia, (i) depicíembre, en el qual la^ 



lo que contra Dpdwelo puede 
conürmarse con el testimonio 
de Prudencio. Éste infeliz Em- 
perador fué.. ^!ÍiK:entor déla 
general pecsefcií^ipn :puWica:^, 
4a: en.eí 0/:ieateHÍ j^ipcipios > 



colocan también el Corbeién-. 
se pequeño^ y el Richenovien- 
se, pero sin haberla raencio-' 
nado dos dias antes, como los 

citados. . , 
31 Esta diferencia no me- 



deLa&o vulgar, 303.:pti, el qual ' rece mucha atención , por-' 
vinorDaciam) i E^spa^a.^ y .al que los primeros docum?ntos^ 
fiq ^tíL 2L%^ andabia ppr ?ara-. deben prevalecer^ no solo por 
lyysiav^* desde .¡dopde jg^^ ,i^ el may^r número ,.sinó por; 
Valeqeift:;y;pof tantofl fñoi, estar apoyados con los Codi^-r 
á£\:)m^íY:nOná^ nue^^a ^aata c^ mas antiguos de España/ 
f^ el ^igiiíqnte de 304. ca .el .6othico, conservado ea 
que Ife orefHuioc^ jo^^Criticos ej. Rico Muzárabe j y él Vero-^ 
HWi4e.fP9s.. ,:,,::; jf.: í); , . ... «^nse de Blanchíhi, encuyoj 
08^ r El,día¿rué eíiq?íjatflto4^^ ^l^dicc ^e coloca ^la^ .Santa; ^en' 
Ips Idus 4^ Pkicinbr'e. (que. eí dia lUL idus Vecembtis^ 



W .el :|[Ok^)c.en que. la cxpr/j- 
aan, Qo,solo.el M^rtyrolqgio, 
Romano pequeño, sino el an* 
tiquísiiio .Qarthaginense dé 
Afnca^! escrj^ al fax del Si*. 
gto y^ carino «expone Mabilloi^ 
en sus Analectas, donde le pui- 
blicó. En el;mismo dia lá co- 
locan los Martyrologios 'Ge> 
spay miados; el ^ntuerpiease,: 
¿Epternacense : el Corbeien-t 
se: el Lucense de Florenti- 
nio: el Labbeanp, y. otros mu^, 
chos posteriores: Wandelber-. 
to , Rábano , Adon , Usuar- 
do , ¿ce. Pero se debe adver-, 
tir , que el Lucense y el Lab* 
beano la repiten en el dia 12. 



que es. el. 10. siguiéndolo tñi^n 
iQO los Breviarios de las kgle-> 
sias de España : 'y asi solo 
puede repararse en la repetí- 
clqn^ de los que la mencionan* 
segunda vez en el, dia tai ó de 
los que soto la refieren en' éste.^ 
Y digo que uño proviíio dé* 
otro^ por yerro .6 descuido! 
de ,1^05 copiantes,. La razón esJ 
porque el Lü^eásé i>oW á la^ 
Sanitá eh. ambos dia$ con ;il^ 
mismo noníbre^'yiitríbujrptí^ 
dbla un mismo lugárMo jjue,' 
supone yerro : poFáp* W uhal 
misma Ciudad de E$páñá úo 
hubo dos Mar ty res Eulalias; 
una del dia 10. y ptra del ik. 



^ 



f ) Su W Ubrp de Mortiiui Persicuiontm . eap. i. 



•1 • I 



~ 1 

a&/ ^ ^España SagrMo:: Trátl ^í¿ Cap. 11^ 

y esta ec;á/'necesarra v' para córrfegtr^se jJoí- tes dénríaVMtf* 

verlficí^r lá r^petrcionl Las pa-^ quisimos <l'ócu'nÉientos, que.e»-^' 

labras »0€r en el día diez: In criben Emérita. 6 ciúita^ 

Hhpanm civitate jlimeri S.. Binerita. - < .- < 

Mitl'alrce rirgifiis & •^Martjltisi' - 33- . Dél'^hüKKló- qaé erKürol» 

En el dia doce t In tílsbci^ Cíf -repetir •l3it€lütíad':(.pl»esill 



«/a civitate AlniéritB' Eúior 
lite P^irsinis .••doncíe se Vé^ úná 



eh Mériffiíl,tiheto^^ftt:4 ei«rftai£ 
hubo doá lAilStlia^ i¿Gn «un d%» 



misma Ciudad, y un> misma^ iá€epniedÍ0)rMr'tamMen^éifrd-^ 
flipmbí^ en la Santa i y ce-- rcm tú '^óaer segénáá ve» ei^ 
ina^09'hubb:eniifr'P nbpib/étdfe'm ^tftft'gh el dteri 



consta ser una: misma rette^' 



dos EulWiá^ -^ BK^&i t^ttés^ 

tíifcaJ/ '' come se mostrará ,.*ál'b»br»r 

:S¿ ÍTáte i^tté.tíci<)n:nó solb? cíiH£í!^á<^de»feií^eí3na^;Sio 

•fe .hizo en ef nbmbr^ tl« lá^ se^puedé'Éfe^t\í <f«c tíivibiés.' 

Sápt?^ sipo en;el noftíbrb d.tf íáP cfós EtiMiks.YEl/lli^ óé laJünar' 

<^íüdad; qiíe/uná vez se es^ és el i¿f¿:¿: de^iétembre r el> de 

eribe Ahneri , y otra Alnie-^ la' otra el rf^re' ék fPelkere r- y* 

r/ii,. errando arribad veces la tomando el rdoce de ¿^a eoftf 
"Hf^ji. de/AJmeria ^ en tó^ax' de 
i^merifa.^ La' rizón e^ r P9rqti€f' 
lyrnq^uié' Floren t-jVlo.^^í^^ ' Y 
i|¿9CÍ9nó' U Ciudad áe/Afl-da-^ 



el níés y Ciudad dé^ la^ ot'rat' 
fbVmáron uafaj EufiliaT' aúacát 

vlsfóv * • • •■:''"^'- / - 

* 34 Est^ sos^^dlla^^ auto- 
riza por el Mart;^rol6gid 



lucias Uamafla yfyweríw , coq: i*iza por el Martyrolegia de 
ifedoesp Wfait^ádvé Béda (nojeT-vulgá^^^ue a^Ü^ 

esta vo¿ es^'mtíV aliena 'de lóá él} 'sus otrr^asVeVátííd^^s'^Ad^ 




ljir*tal nombre^ por 'lio hiabeV- 
leen el liiundjO hasta. el tíem-^ 
pó de doniinár. los. Sárjatenos 
eq España: y asi álli Há^ yer- 
ro Ubmb'eíi «llVIáítyrologíáf 
Richenoviense , donde se lee 
SmeritíOí :; toda lt> qufl debe 



níáfjaV sitio ••pór*él''^¿tno*]í? 
dfenaé vííq|f6s\^qüe-eft él 'df* 
diez dp.Btcíembre pone i San-' 
tá Eulalia de Barcelona v «in 
me ricionar i ía tíe Mérida eir 
a^uel diá, uT eo> el ¿hce del 
mi^iiYo mes V lii'en- el doce de 
Febfero (^cuyos dias no^ tie- 
nen: Santo algpno en Beda)r 



. Santos de Mérida. üS^ 

if^J^khisi :NataU •. S. Eídalite Jebraba en Mérida por Dkicm 



P^irglnii in Barcelona viviPa^ 
te y &a. }JUo imsiBO hizo Ra^ 
bd^no eti^^U'MaTtyroio^í pó* 
^neodo aquelLas palabras «a él 
Aiz : diez • de < Diciembre (aiinj- 
^ue ¿nadiáefi eidocedeaqud 
files d la^ de 'Mérida). Coos^ 
ta pues^ que la Eulalia de Bar* 
cel<ÍQa se equivoca i con la 
'Emerítense, dandojé aquella 
^1 mes y día de ésta: y á la 
de-Mérida la dieron el día doce 
de la Bari^aotiense: y ceta o 
la Emerícease padeció en Di- 
-cjerabre , resultó aplicarla d 
doce d^ este mes > par.confil^-~ 
sion de las dos^ por inversión 
de meses jr de dias, y po<rcom«> 
mutación de Ciudades/ Ponien* 
do pues un Escritor á una Eu- 
lalia en et diez^ y árotra ea 
el doce ^ . iresiiltó la repetióioii 
de la Emeritense : siendo cier- 
to que no murió en dos días 
aino en uno : que no padecie- 
ron dos Enlalias en iina mis- 
ma Ciudad, sino en diversas: 
que las d^s Españolas no mu- 
rieron en un mes , sino en me- 
ses distintos : y asi está cla- 
ro el yerro, y que éste provi- 
no por confundir á las dos Eu- 
lalias de España , equivocando 
raeses^ días ^ y Ciudades* 

35 Finalmente advierto, 
que por el Turonense consta, 
qu9 la fiesta de la Sania se ce* 



bre, á quien (como San Leen 
en sus Sermones) llama mes 
décimo ^ empezando el año 
Eclesiásticamente por Marzo: 
.y aonqüe dice medio jqm men^ 
se^ no sé«ntiefide -ei medio ep, 
rigor ^ sino usuajraente^ «19 
reparar ^en cinco. días de difq- 
rencia. La razón es ^; porque 
ningún dQcual(^li$9 Isi .Qoloca 
en d diá i$« ni después : y 
asi habló -sin escrnpMlo « ea 
modo familiar : porque* paiyi 
^ milagro que refiere , d« flq«» 
Tecw los arboles en la festi- 
vidad de su pasión , no nece- 
sitaba determinar el di^, sino 
expresar el mes de Diciembre 
qiie estaba ya abanzado al 
tiempo de 9a fiesta, ést:0 es^ 
én^ di a décimo. j r^^ 

igé El culxo^ y ,f4m^\í4fi 
Jáffesíta Santa se «tmipe pcp 
los nkuchds testímonio» ^xion 
que se halla autenticada {w 
memoria en Naciones divee^ 
sas, desde poco despti€fsd€i su 
triumpho: lo ^que pruebaía 
excelencia de au' martyri», 
qnandotaa presto se propa^ 
su nombre por él mundo. 
África la celebra en* sti ariti* 
qt^isimoMartyrologio de Car- 
th^o , en que colocaron po- 
cos Santos. Italia en su Ma^« 
tyrologío pequeño;, el mas an- 
tiguo de los que tenemos de 

Nna 



284 España Sagrada. 

Roma. Francia publica en sus 
Escritos la- fama que allí teí- 
nia nuestra Santa, como nos 
manifiesta el Turonense refe** 
xido en el cap. 9. nam.22.F0rr 
tunato.en el Hb. 7; 'fioeroa 7. 
Buhlia Emérita t43ÍHt né mpt- 
he captít... Adon^Usuar(}o^i&o« 
Inglaterra, ptír medio de San 
Al delhelmá, en el libro ^^ 
'Ltiüdibús ^íH^iñit/tíis ; cap^, 
¿Si escrito én el siglo sepii- 
mo* Alemania , en varios !Mar- 
'iyrologios antiquísimos^ y «n 
los de Wandelberto^^y Raba- 
no, tomándolo unos y otros 
de las Actas formadas, en £s^ 



Traf. 4Í • Cap. 1 2. 

37 'E^p^incípátcolfo^deTa 
Santa fué en su Temple de 
•Mérida, erigido poco después 
4e su martyriov segufi digí- 
mos ea el cap. 9^ desíie el 
<kúm, 14. AUr' se ostentaba 
Dios naa!raviUosj& en su Sa^a^ 
-favoreciendo á los quj& im^plo;- 
>raban su patrocinio cou fé 7 
devocion^v y castigando i los. 
.que la desapreciaban» De amr 
bas cosas traemos caUficacioa 
en documentos autenücps an*- 
etiquísimos : pues lá protecclosi 
á sus devotos la testiiSca en el 
Siglo quarto Prudencio^ dtr^ 
hiendo en su bymao : 



paña< 



t ( 



j Populosquersuo» . 
Ckrniine propitiata fovet. 



w ••• 



38 Lo segundó, de casti- iperpetuádo .ea el mismo £s>» 
*^i^'á los irreverentes ,, se ha- xiritdr ^ es del año^s^^ en qiie 



^lá autenticado eit el Sígio 
íqülnfú pút "el Obispo Wactó,. 
i^ue en su Cbronicoh refiere, 

sobre el ano 429^ el desprecio 
íque elRey Suevo Hermigario 
.hi2o de la Ciudad de Mérida 
,¿ion injuria de nuestra Santa: 
ik) que**al punto vengó el Cíe- 
•lo, precipitándole en el rio 
-Ana cerca de la CmdsíáiHaud 

prtícíél de Emérita^ quam cum 
' Sancta Martyris Eulalhein- 
^juria tSpreverat»^. in flumine 

Ana divino br achia pracipi- 

tatw iüterüt. Otro suceso 



afirma haber ..pretendido el 
Rey Godo Theudorico saquear 
la Ciudad de, Mérida: peio 
Santa Eulalia,, en cu^a pcoiec- 
cion estaba larCiudad , le coa- 
tuvo aterrándole con porten*» 
tos. 

39 En el siglo sexto , con- 
tinnando la Santa en la tutela 
de sus devotos, se manifestó 
gloriof^a contra el Rey Leo vi- 
gildo, que iiabia desterrado 
, injustamente al Prelado de 
'í&éúátjL.Masona : en cuyo latí* 
cev no. solo atendió la Sanu 



iSafttos áe 

t^ consuelo de su Siervo « apa- 
-íeciendosele en figura de Paj; 
loma; sino que castigó visi^ 
ble meo te al Rey ^ pidiéndole 
que la volviese el Prelado, 
como referimos con Paulo 
Emerttense en la Vida de Ma- 
sooa» Alli mismo vimos, que 
en Mérida ccn las Beliquias 
de la Santa se guardaba la tú- 
nica , que Leovigildo codicia- 
ba para ^u Iglejsia de Toledo: 
y asi sabémós^, que crn el 
cuerpo recogieron los Chj'is- 
tianos su vestido. Al medio 
del S)%\o- séptimo fué á visi- 
tar el Templo de nuestra San- 
ta en Mérida. eK^lorioio Sao 
Fructuoso , que después ascen- 
dió á la dignidad Epispopal 
de Dumio, y de Braga : y ha- 
biendo cumplido alli los de- 
seos de su. fervorosa devoción 
. con la Sania , le concedió Dios 
,los efectos de sus vetos, co- 
mo afirma el Escritor de su 
Vida cap. 2. Dum...., provin^ 
• die Lusitatíia* egimÍGm ur^ 
hem Emeritcmy eh desiderium 
egx^fíi^ l^irgints EU L A^ 
Ll M ^ feteret , qmtenus ini-^ 
, hi sacra vota mentís sute sa^ 
eratissimis coráis sui affecti^ 
' hus persolveret , fusis in cons^ 
fectu Dei dulcifiuis preci- 
Jhs ^ perceptisqufi Domine jf^-^ 
su Christi largiflua pietate 
postulationis effectibus &c^ 



Metida. aíj 

40 Lo demás que pertene- 
ce á la Iglesia de la Santa en 
Mérida se propuso en. el ca- 
jpitulo 9. don4e nos remiti- 
mos. Fuera de allí tiene tam* 
bien gran culto en Ermitas, 
Iglesias y. Y aan lugares ente^ 
ros, que recibieron el nom^ 
bre de la Santa , que vulgar- 
mente suele pronunciarse San^ 
t a Olalla /y por tanto llaman 
asi.á los Pueblos, en Aaturias, 
Portugal, Estremadura, Rey- 
no de Toledo &c. y ya digi- 
mos en el jugar citado , que 
.babia en el Arzobispado.de 
Toledo un Monasterio de San^ 
ta Eulalia, cuyo Abad con- 
currió al Concilio undécimo. 

DEL SITIO DE LAS 

Reliquias de la Santa.. 

. 41 En la Iglesia extra rm^ 
ros de la Ciudad de Mérid^, 
en que descansaban y se vene* 
raban las reliquias de su ti- 
tular Santa Eulalia , perseye* 
rarbn por todo el tiempo de 
los Reyes Godos, esto es, has- 
ta él Siglo octavo, en que con 
la entrada de los Saracenos 
empezaron á turbarse las co- 
sas dé la Iglesia de España , y 
también las que pertenecen á 
, las Reliquias dg nueitxa Santa, 
pues hoy es'd i ficul toso resolver 
el sitio donde paran i á causa 



«f^ España Sagrada. Trat. ^1. Cap. 12^ 

4e losdiver^díci[améaes4que ^^^rpoz y dedtnoi'^ «pié ho 



iiay «obre la materia. 



^e iocrodi^o.la fama- de la Eu^ 



41 Oviedo afírma^ que -lalia Bardneneose y por haber 

su Iglesia es la que goza de aide£tra«la4adoá Barcelona el 

^este sagrado cuespo. Xa Galia ^uerpo.de la ée Méridá ea la 

.JMarboaeaae >6e gozft de ser entradai de los 
^aia 'Posesora ea la Ciudad 
-4e.£laa. Metida *alega>.docu- 



44 La /razón es^ porque 
antes de acabarse -el Imperio 



-mentó del fin del Siglo ^d^ jAé los Godos ^! rezaba España 

^ torce , en que/ae ve lo persua- de dos Eulalias ^ como vemos 

dida.que estaba entonces la -en el Oficio Goihico^ pues 

rOiudad d^rten^r^llí elcuer^ aunque Titemont cno defiere 

bastante autoridad i este Ofi« 
CÍO' (sin haberle visto ^ segua 



de )3tt. gloriosa Patrona*' V i 

testas tres opiniones puede afia- 

vdirse atra de Tilen^nt^ el xonfiesa) (i)^ tengo por der- 

iqual exokó4a duda de si por to se guió por el común «a* 

tir de los Extrangeros^ que 
viendo en el Kalendapio- Mu* 
¿árabe muchas gestas moder- 
nas v<^'6cn no ser antiguos los 
Oficios proprios de aquel ^ito: 
lo que no es asi : pues el oarto 
;oámepo de estas fiestas.^ .to* 



liabef sido trasladada nuestra 
&aota á Barcelona, se intro- 
dujo la especie de una Sant^ 
Eulalia en Barcelona. 

43 Entre esta variedad , 
^ué podremos establecer? Pe- 
xo ya que sea díficU afirmar 



icosa icier^ta-; á lo menos se ^as de Santos anfiquisimos, 
pue^eá .-eicánaioar los funda- pubitca que los Mueacabes sno 



raentos, pata \V6r lo que hace 
Alas fuerza* Empiezo por lo 
último » Á .caüsa de que esto 
nie parece lo mas importante, 
pues se ordena á negar, que 
bubiese dos Eulalias :.y aun- 
que esto derechamente perte* 
Bece al Tratado de la Iglesia 
de Barcelona; con todo eso 
coaviene tocarlo aqui, por lo 
^ue mira á la trasladen del 



metieron la mano en formar 
de nuevo algún Oficio : por- 
que (como se ha notado des- 
de el Tomo III;) , ú hubieran 
tenido por licito Introduxár 
algún Oficio proprio^ que no 
estuviese admitido en tiempo 
de San Isidoro , quién se per- 
^adirá , á que hubiesen <mri- 
tídocd jRezo de S. Isidoro , de 
cSaa Ildefonso , y ^ de otros 



{*) j5» ^9ánu:i»ícfg^ 5*' 



N 



*M '^.-.'-V 



Sdiaós 

SmtDs Confesores, y Maíty-^. 
res ? De quién mejot* íbrnia<' 
tUU^ Oficio proprÍD losTele^ 
4iAt>s,, y los SevHl^os>, que 
db los* egresados Sant^bimoa 
Doctoreé ? Viendo pues >^. que^ 
eir> eV Oficio* Got hico Muíaira^ ^ 
6e tK> tienen rezo proprio és¿ 
tos y- otros Santos pót^teriores 
al Siglb' sexto ;;$€- conoce q^e^i 
Im ^Muzárabes : mif aron ^on^-^ 
táiHo respeto^ lé qpe recibie^ 
seflis dé les Atm^uds V que lo& 
nfttiituvieron intteco^ shh attire^ *> 
Víttéeá-intrddtK^ ni una^Qra^^' 
etdÉ^'fineva r: pQ^ na- se ImiU^ 
ii¿liát'^:aqi^*lUtOvqué no sean 
dtt'ltotfta^ aHterior élai céwtt^^ 

3RSú(tfe:lÍ9S<^(ldt>íh V 

'*«'^: Uettias de estov Ib*'^ 
€M!cios {Jroprlos^deaqttéi A^^i 
sal •^' láreviarioctodos^ nbties-- 
ifráíi «^ ¥ffisfiiD genk^>^ esií^lor:> 
sobtéf^^iieí^nos^üay m^gor plrire^ 
te^^qué;^ fóeHM, «soiejMiddJ» 
Ib que se juzgue mas aiMiguo^ 
€Rí n el' Oficio de que^se diidie : 
r:' gl eMte^id de Sfttíttt Bula«*' 
Hti^^de fi^rc^ona ctoftíél^eJái 
Élíierítente , óxon otras^#(^-: 
As^e €hristo : y rballandolos' 
^batósv será preciso- confe«* 
á&r^qqe el culto dé Santa £i)h 
Kilia* ¿e Bdreeloba» na provino^ 
]tér haberse msladadd allá et 
dte-la Emeritense en^ el Siglo- 



octavo, sino por estar allí re- 
conocida en tiempo délos Qo^ 
doaeomo diferente, ^ por tan- 
to se celebraban las dos en.to- 
da^ España desde el ConctUa 
q^iarto de Toledo ^ en qae se 
Kfzo eomtin- aquel Ofício.^ . 

46 Otro argumeatoi se to«) 
má del \renerable Beda v que 
en SI» Martjr^rologio genutnoMi 
pone <9obre el 10^ de. Diciem<* . 
b€e)r et martjurlo'de Santa fiu*^ 
lalía idefiwcelbna v^oomot se 
dijo eo el» .núm¿ 34; sin hace?' 
ninguna^ mención' ém svr iHai^i 
ty^rülogío (te to^ Emerkeiise z^:^- 
auiixíue^e^M' :páreee quer^apiB^ 
}fa. el > haberlas repucaOb' por 
UHait (según* escribe Tilemant)^ 
(j)r yo. creo que prueba* lo* 
coat r ar io:> 1&' 1% por4|iie el Sao^ 
to'di^ee^xpresaraeate bátala 
m ^Barcelona snb Déciano : yn 
eati^de ningún modo-conviene 
á^ la Emericens£úen virtud der 
ser. trasladada i». Barcelona*:; 
ptírque latraslacíoii^ i^^Kaeepi 
que la^ Santa 'pasase- £ mcfjor 
vida desde el sitio donde fué. 
trasladada ^ sino^ dbsde donde 
padeció : y Bedti dice^que.!^ 
Santa, fué martirizada én Bái^ 
celona ,. y que fué suif Dadm^ 
no , lo quaV antecedió á la:eii^ 
tradá: de los Moros.: £0 ua^ 
porqpe eo- tiemj^o del Venera»- 



tO Tim. V. ¿ág. 713^ 



úS9 EspaHa Sagrada. 
ble Beda no ))U6de reconocer* 
se , que la Emericense estu- 
viese trasladada á Barcelona, 

:47 La razón es , porque 
según el libro de Paulo Eme-, 
rúense sabemos , que ta Eula*^ 
lia de Mérida se mantenia allí. 
en; ei siglo séptimo: y consi- 
guieatentente no. puede ádmi^^ 
tirse i' traslación antes de la. 
inundación de los Africanos eni f 
el aiglo octavo. En este siglo J 
GBDtavo £iUeció B?da:en.el año 
^ 735- ^ntes del qual escri- 
bió Reconociendo la Eulalia 
Barcinodense: con que si tras- 
kdaron á esta Ciudad la San:- . 
ta de'fiférida s fué muy cerca 
de la entrada de loff Saráce-^ 
nos: porque solo así pudiera, 
reconocerla trasladada el qtte. 
escribió antes del 735. y enr 
aquel tiempo (digo yo) no. 
pudO' hacerse la traslación^. 
Porque suponiendo , que los: 
Christianois de Mérida.quisie- . 
ten sacar de allí el cuerpo de 
su Santa ; ño habían de p^n^ 
sar en llevarle á Cataluña^; 
balüudose aquella Provincia; 
tan invadida y dominada de 
los Africanos, como la Estre- 
madura >' según vemos en el 
Pacense , que pone á Muza y 
6raii>hijo oonquistando mas allá 



Trah 4t\ Cap. 19. 
de Zafágoza^ y luego Se apo^> 
deraron los sucesores de todo 
lo^üiterior, y de la Galla Nafiíf 
bonease. Pues qué iiitentnvb 
los dé Mérida en pasarxoQ el 
cuerpo de su Santa & Catalu^i 
fia i Boí Veotura Musá> y sw : 
sucesores npspetario las Rell-J 
quias en Barcelona , 9i las;>ul^ 
tcaj>nL.en Mérida $. Clara está^ . 
que no serán. matTéHgíosotf los:; 
Sartóenos Mk CataiuSaví que . 
en £$tremadurá<; ysilds Chr^sr * 
tianos procuraban «resguardar. 
Reliquias, ao s^ trian con eUys 
a! tbeatro de guerra y 4oaiir 
nación de los* Aribes, ^al * 
era :1a. Cataluña' y Bárcfel^a: . 

y asi en caso de aducir l^^rrr 
lacion t» xio podemos.dl^cir que 
fué i Cataluña* Vieado p»es;/ 
qu^ B?dá recoaoQeá jCi^alra 
de .Baooelona i; n.o : ytu^ ser 
poü: tratación,' de la ^naeri^i 
teftse, 8Ín¿ por ha^beralliotr* 
distiittiii ;. . [ 

48 En efecto recbnócp, co- 
mo distintas á las dos. Eula- 
lias el .Martyrologio. RDmaqo; 
pequeQo de Rosweydo , elquat{ 
es mas aniiguo que Ad(Ki, yi 
acaso ,. que Beda ($egun prue- 
ba el Ci.- Solerio) (i) , y por 
tanto na se introdujo já de; 
Barcelona por traslación déla 



¿•'.*V i- o 



i.tí 



(i) En la frtfaci&ná tu. Usuario ^ Arf<, i. Parvum Rosweydi Martiro^ 
logium. ' * - . í 



4iiieYifeKÍb2 Jorqué antes dt -Há cneáito^ pue» 9lm0íÍQS»i 

jotrodúcieado U noticiateá ^ 
¿hrooicoa del Obispo Sieb«t- 
tiaot' sobre» el reypado deDoa 
fiüo.VTeiiel4e J)oa Alfon»» 
^ iCásto , .que. puso imm^diato 
4¿D. Silo V'^ara. eacad^gar I9 

2ue restaba de la traslación i 
)TÍedo, añadiendo lu^ojo 
^ve < hÍ£o el 01ÍS01Q Obispo. D» 
i^0la]rovcoiií0l. expreso tUuló 
de :qiier lo- sigiíjeqie- era. S)i¿ 

Ovetenrís., Este titulo ;di i 
entender V qttt lo siguiente ey 
kitérpofaicioa d$ P- Felayp ea 
«1 ChtonicM .4A.SeÍ^sitiiia:' jr 
poc. contígui^al^ qvaotos |le 
Isan^^criseDio qil^lo preceden* 
te es del principal Autor Se- 
bastian^ por quanto la excep* 
cion está después , y nadie 
.creerá q(ue es adición 4^ Pq^ 
Pelayo lo que antecede y no 
cae debajo del titiúo y, yiddifi0 
*BeUgU., Pues esto no fué así: 
poi^que el Obispo Sebasciaa 
\A éi Rey D. Alfonso , si éste 
^¿el Ajutor ) 00 introdujo en 
<9it« Gbronicoa la traslado^ 
de Sama .Eulalia por el Rey 
IXmSíIo^ según se convence por 
las copias ^ que no salieron de 
Oviedo^ librándose de las ma* 
nos 4el Obispo D*..Pelayp: ep 
^ qtiales /^p hay tal cosa, co» 
mo. se vé en la que el. P. Ala* 
liana sacó de un Códice po* 

Oo 



ferbiaréer aqnl l^artyrbl^ 
ao>piidar'ileVarse á.Cafealaña 
•ei^cueepo de la die Mérida^ 
pot estif eatonKses^Bárceldnt 
a^fti dQiii»adk út Mbhomets^ 
Aosv ooi:iidrMérid9.v . l r. ; I 
./^ -'EAi\Vis^'de esto ea 
ihucho mas'^Ati^Rymblelaop^ 
oiofl 4e loü.quepdseijLla ua»^ 
{aciQa á Astñriastx porqtte.idli 
/aieráMeite . donvidaba< elíteé- 
f^uardoijPera' aunque !]b;tb eís 
kíque másvha «prevaleícido en 
£spa3a,i'y se j expresa en el 
fireWarid'aGiüalvcoa. tqda^ eso 
tieneiiooñcfa . sí al <.orig^')i^ 
•doñdeipnwimie la of t^oiaJ^iie 
«i el Oittspé de: QVÍQé6 d9oa 
Pejayo : el ^ual fuéefcprioie^ 
ro qup lo dgoi conisu atíostunv 
•bmioi nsodiirtle jntsniduj^irr la 
€S{iec!e en ."esari&oa .de \At|toi- 
ores-, quíet 09 dictaron tal covu 
Asi se vé el Ghronicoq 4^ 3^* 
Iraitiaki Salituiitt¿oease;«i. que 
estampa &iitdoyjJ^ interpola^ 
4a «on: üi especie dt qtte l^ar 
U^mbut poff::qiianto salté ;4e 
Oviiedo Ja^jiopilifiy pon lornuis- 
mo 'Ambrosio de Morales cttf 
para esta materia al Original 
^elObispo. .Doñ Pekiyo, que 
yió, ycopiér^ puesjUiít^r de 
la no^t^^iirffsx.^rmeooíonado 
Obt$fio^,que «scüibi^.t^al prin- 
cipio del siglo ;doce. • . 

go Esté, o/'igen np conci- 

Tom. Xni. 



tpé España SaéMMi Ttat^ ^iU Cap. t%. 



^t Obispo D.'jfiiaa BáutiMá 
Peres ^'^omo también ea Ift 
edición de Perreras, y eala 
ide Berganza: {«é» amique i^ 
te puso la claijsaía,<»ftsé^>td^ 
tnáfndola d« la edición de tk^ 
idovaU por lo qué la colooó^I^ 
t re las notas de ^^ de suertt 
que sola en el Chroniobn ^ 
Sebaiiitfn ; tfopiado «por J>oÍq 
Pelay O', it eniiuentifd tal tras^ 
))cion s Áót en otros Ms& (<df 
que yo he sacado copias ) c6^ 
too ni en el Tudense. 
^ ' Ahora arguyo asi. .Si d 
Obispo de Cmed» habkr» re* 
ferklo la noticia/ en nombr^ 
proprio , estriba ra^en la »fiér.de^ 
bidá á su nombre en cosas de 
sú Iglesia : y aunque para má- 
ticia que hab}$ sucedido mas 
de trecientos afios antes v no 
fer^ buen fiador ; en fió v no te* 
itiendo nada eh contravpudie^ 
ira correr la buena fé, Pero él 
haberla puesto eñ nombre áf 
Autor, que no esc^ribióUdlcblh 
!sía , se hax:é muysOsj^echMÓ, 
pu^s cae el at infició en sügeto 
cioíivencido át imposter • 
'51 El mismo modo COA 
que la introdujo en el Chroni- 
con hace desconfiar de la ver-^ 
dad : porque no solo^íbi demás 
Historiadores, sH^ó e) -ffiism* 
texto de Sebastian conforme 
le copió Don Pela y o, coflvieneh 



.vi6 fiinfuná 'gttfffs á ios Mo* 
iros , po!rquíe «tobo en paa coa 
ellos:^i€omó sil antecesor Aii- 
MtXioi^'iéketmm Iwmaélitís pa* 
«¡rtOftoftsM Atí fibieéfkit: Dm 
Pela yo: y.fíairdtrfhttúdocjr la 
ffspccíü de Santa Eulalia ^aña- 
dkk), quéicQiigre|p6?uo grandi^ 
sima Egpasátp:{ímagnum2^ mui* 
áiim.$rifids^ deiofiainieria y ca^ 
-balléria^' tp ' seofiíé :í -^ ftfé-idia^ 
de dmade (dice}ssuí6 el caer«* 
jpo die la Santas 'y la quarta 
parte de mi cuna. Si et Rey 
tiene! paz; cofi l0s:Mon>s; i 
)^éi fin junta un £géix:ito. taft 
icopiosovfrara ^entrar^» tiCf,#- 
ra^e les Moro^! Si va é gner^ 
ra, córao dice que tuvo paz 
^^n ellos? Si vive en pa^^i 
qué Sití tamtó jarato detfciii- 
re i y ^tantott gasto? Estc¿lo 
concordará: quién podtere; yo 
dígos quC' noticia , €i^o uni<ío 
llorante 'sea> él' Obispo D;.Pe* 
la yo ^ no ' Uénv segur idaíd , co^ 
itíé tiO/ sea de ^u' tiempo ::>>y 
'4rsi msede^né^a s'pues redis>- 
ttda'^ál^ reynadioi'deiDon Silo^ 
^que murió en el 783.) dista 
de sus díase» trecientos años: y 
para cosa tan 'remota no es 
buen\testigo ei qw está con- 
vencido de • imposturas.- * 
-' 59 ^Aun todo ^etso se pu- 
diera atropellar ^ si 00 bubie- 
Ta nada contra ello* Pero el 



/ /• 



tos Tti«$o^erM de lás Reliquias 



de Oviedo « üo sabían , <|tte es- 
tuviese iilll ék cuer{to de la 
Smati : y iisi ao pudo enten- 
derlo kí Obts^ por tradición, 
y( acaso sirVe 'de aírgumento; 
jobré qtie no esié allí^ el no 
saberlo loa Tliesoref os del si- 
glo oMe: porque una cosa tan 
notable como el cuerpo de 
Sonta EülaUa, llévvÉdo á As« 
til lias ¡¿jon'^el sumo aparaté de 
fin figerciio tin copioso; y 
trasladado á Oviedo en el si^ 
rio nono, parece 00 podía 
foorarsé en^ Oviedo motes ddl 
^bispeí Don Pelado. Peto lo 
mas- es ; que visto lo^onteai^ 
do en la Caja, donde el Obla* 
po diee batió el cuerpo de la 
Sa^taí no podemos afirmar, 
que e^té^ alfí oV<cuerpo: por- 
que M^retto de Vargas en su 
Méridá fr) habiendo ' de la 
Arca de Oviedo, refiere lo si- 
guiente. ^ Pero tertificanme 
ff per SMOS qM *t0 han virt^ 
léahierta^ que solo tiene den^ 
í» tro unas pocas de ceikiza^ 
t»en tan pequera cantidad, 
itque no llenarán las oíanos 
nde un hombre : j unos muy 
¿pocos Iniesosí 'pequeRos^, co^ 
limo que fueron de los 'de^- 
»rdos á$ kft pies,^]r^mMM«e&^ 



Púedé- 
hst entender , si asi es ( prd*' 
Insigue Moreno') que estas cie- 
nnlzas, y huesecicos son de 
^los pies de la Santa, los quá- 
t»les se la quemarían, con los 
9* braseros qué la pusieron de 
•» Alego á ellos , estando en el 
•f'CCuleo , y se recogieron , y 
Impusieron separadas del cner- 
M po , pues ésie 00 fué queman 
9» do, antes quedó entero, y 
lile cubrió de nieve, el X^ieló 
n luego que murió, y- estuvo 
I» pendiente tres días ^n el 
n eciileo : y asi el cuerpo ha 
i»de teoer sv. cabeza, y hue» 
^ sos nriayoKs , .y en mas cao^ : 
Htidadr Por lo qual se ádM" 
^entender que está ea otra 
imparte. 

S3 Hasta aquí Moreno de 
Vargas: ea cuya suposicioi^ 
por ser de testigos de. vistan 
no podemos afirmar,' que el 
c^tpo de la Sao^a está eá 
Oviedo: pues este 00 se re^ 
¿U1J04 cenizas ,> antea quedó 
entero; y por tanto cubrió él 
Cielo su desnudez. Con- que si 
reslmente habia en la Arca do 
Oviedo inscripción dciser Re-^ 
liqdias de Santa Eulalia^las e» 
pMMdaa, aeriatii propiamea^ 
te Reliquias^ w^s no ^'uespoi 
y cott-'estoquedaí Lugar. pami 



\ 



(1) F$í. 92. h. 



\\ 



• t> « 



o»t 



«99 España Si^¡IÍa.-TfVt^4:ftCap^ 



lic^a deréGÍiáaienté;contra la 
del Obispo Pon PeUyo« «. 
r 54 La de.Francia,;poí su 
Iglesíade Elijia.eaei R^elliSa 
sel haUa mtroducjbdireaVelrTo- 
Mo: VI. .de-la. Ga/m Chriítia^ 
tei^(i) doade se- refiere, que 
fncre el aao.de 10^2^ y el4e 
4oao. pasaron allá las Rel¿r 
qaias qáe ^scabaalens^Mérida, 
i|o .solo de Santa EuUlta 9 sHio 

die sü (ioinpa3iera\SaQtii*3^}^« 
£1 modo vidi vidual aerv^en 
Una fiescri tora de la GoAsagrAf 
cion de la Iglesia Heleboase^ 
puesta ^a el Ap^éifí». de U 
Marea *- ' HispanuHhi: {a) ^ doadi» 
ieieitiosi^ que ¿tabieod^OMsido 
decribada dos ve(^sja>lglfí|¡a 
de Elna por los Moros ^ i «i)Ur 
$a deestár en la paiif roa«^a* 
¿adeikt (pittdad, fué t/aslts^^a 
¿.lamparte supei^ior p6relObt»r 
ípo BereQgaftacoaa0u«rd0 d€il 
Cabildo, y de la9 principaliM 
del FAiebto* ... - : . ' . 

^ 55 r^ Atieste, tiempo, imsóii^ 
Conde de R«oselbS«. ^A^rome^ 
ria. l^Sadtiago de Galicia 1^ jr 
oyendil^. IÓ& inautoerak)Ij9S mi** 
k^ros que obraba Dio^ do 
Mérida.por iñUKcesioii de ^4: 
M'^EuIa^t poaó' all^RÍ[>9tiiiq 
jm^n'J9Íc%\mo^ dáras.r «b ' fliüs ' to-^ 
jtláqiai^ tdd^too {Uii> Ascipres^ 



sqOMM 'de? k Saqt^',':4iquíe|l ^«l 
Conde heibia cobraífe).¡deirfli^ 
«ioiiv 'Dijple^ qudii» tíMiabíi 

,tí»^ y-se ib»4:«li!(IM» á Jíbtiefr 
i^a d^ Conde! J[$^$ía>^J|4 ua 
guarí Señor. • El; A4H:ipres«e m\t 
no en í Up>,y CQfl<ie$i<Qs «ji Ccfo-^ 
d^.dijo«lObi^)#;d« £p)M^;qU€i 
9i.c€wce4ti el Altaiv^*f^ dQ 
la^C«tlwí4wJ ^ gu^iüeabfi has 
ele«4p« p^a:CQWqar aUíi Sam 
(a Balalia, yjiilía*^ no solo le 

conoede^ia M^^AeliqHiaísH sino 
(|qe %páo$ s)is^vi^al}«s trian % 
Jtf jlb4j0ri eo; ÍAy((^rj% Asiise hir 

gW«A«ojiá¿a j^f^ia el títttlQ4e 
Sa^:Pedrovyvá,la nueva que^ 
rían dedí«$rJa4 Mai^i^SaniL- 
sima ^. se ckdMÓ <p9r 9I tpci^v« 
eocpue^i.Saqua Eul^ii^ aiip 

tes.deliaSorVoao..#iiiqíW mut? 
I5ió ^l ObjfipOr'Berengiario, fudi^ 

dador de la. Iglesia de la Sale- 
ta* Asi la «nem^iOnada Escri- 
iwra^, ee.,cuim oargeip Ja -re^ 
düjo el .editor *l ^Sq rxo^p. y 
1^0 opj»^di<«(umefitp piie9tOí9}U 
pfl $1 nurti. GCQCCVIII. se exr 
pr«»a i qtt0 ««.ia(4icha Iglesia 
de.iElna.descaiiiM /Santa' Eula^ 



(i) Coi. 1040. (2) Nttm. CCLXXlh 






>«* 



.^i^;£s £actttura:d6l*Qa«<;|l« 
de Barcelona D. Ramón t^he- 
Qba ea el. aaó de 1.1401 y ea 
^O099q9^ocia'. de.agwalU ' jiíf r 

.^ua$iofi. eíí.ObhpOídfi BJopí Di 
Fr» GüiAcim^Kl^ ea 1^ Qoqs- 

tituciones Synoclalet$' del añ^ 
«340. criebrar la,.fif$ia.de ]f^ 
Traslación d^ Saata^Eumia» 
^.I$ama4¡ alia con rito dqbVpjjm 
¿I dia 27: di A*>íik »Ma.lníiWi 
■te en toíla sui Obis^dp rJÍ; q»^ 
en la Cathedral se rece de la^ 
Santas una vez ein^cada^ sf^ma^ 
aa en d*dja que ;esti>iyipre\dft; 

«íQup^do, excejílQrjíl :AdT*&<\j 
4i)., Quare&naai ]ji Oírtay^SMO 
¿6 : Eite «S :«lí, Q«a,dA -del 
éulto de las Santas erí'Elna, y 
d origen V 6 modo de Tras* 
jacion que iiOl r«ifier99 : cyy9 
4|i«dQ- padece ^r apocrypH^ 
fondado eiíx aigiina inyje/iQlDJi 

ina^ moderna q|ied:iÍ9<npo:4 
iqüe se defiere la prin^era £s4 
critura del año 1069^ La rar 
9ost esv porj^ue en.ia.oMsma 
Marca Mispanití^ h^yt.JíWkr 
ohos instrumemos^.^a? a^tí? 
igjtios de siglM.ant^qiofi^M^nr 
4e vemos que la .Catedral* d« 
ElnaTJte intitulaba tdf ^antif 
£uk^ en el siglQ rP<Hio«^5^r 
jnt) coasta por el , Apepdic^ 
LV'.que es dotacípn 4)^1 Rey. 
Carlos el Simpíleaño de^998« 
otra del año Z^gi, otra E^ciin 



dicha l^leaia aSp üb£ $^i<& eil 
las quales como taaai>ien en 
Otras vse intitula de, Sanfa Eú^ 
iflliaciy {)9£iatttotifia. puede 
3$r/ y^rdaderji .lai*qa»fi:9ti sA 
año 10^ qoe dice;,: quQ^/.el 
titulo era de: Sair.P^ro en do 
aníigtto^ y .q\iQ al tiempQ 4« 

^u4ar el sitio (al prinoiivip del 
si^loi XI. >: ^é ^nttoiiló,fle^f\^ 

Ejilaliav pof-haber tf^sladftT 
doiallá/eaionfies.eLCfipd*/ d^ 
Roseljtoñi Jas Reliq.i)ias«de Uft 

dos Sa^tas/EstOf vi^^\^«4^^^ 
Cir, es falsQ.; porfliíei^p M 
aíglo-apnQ íediíitit|il,o.dft,Sa»: 
lA fiqlal4aia,Cathed];ald^ Eb 
i^a V ;y- en lel año de 898^ e.r^ 
ya tan antigua V que aliena*? 
aaba ruina , como/ se lee en 
el mencionado dociuneoj^q diel 

íjum« A-Mfv ^ j-' ^\i )*'■'*', ' i/*2 
' 57j Detna* de;^esio la £a^ 
critura del año ¥069. au: qVf 
se refiere la Trasl^cíqu; de ,}af 
Santas 9 no es del áño: que 
suena ^3180- p^st^fi^^j p^rqup 
dice, qi*e. M4r|da^ efi|á. ?n,,^ 
Reyao dj? Portugal: j e^ 9f^Í4 
aiglo» no babkií taí'j^yno^^ ¡4 
sonaba J* vqaín^e Pi^rtugaf^ 
aplic^daf;4Lt9r]f^o/«Í9 de MÓ7 

fi4a ,5» por^eifqííelvaombr^ 
€K>^;eHteiidió;&i<iia.del OU$j- 
pado de Vertid ha^taf el'ca;}^ 
miento d« I>oda. iTeresA^ ^hqa 



íii^ España Sagrada. 
con^el Gitute BiMi'ltiMrtqtfe; 
lo qunl faé dMptieg del año 
que sueoa en la citada Escrl^ 
tara: y aún al tíeinpo de aquel 
cá^amieffto no «e a^có la vó» 
de Portugal al termino de Mé^ 
iiát^y lo que mas es, ni aútl 
liof , en que tiene mas ejcten^ 
iion aquella voz , se verifica 
que Mérida esté en Portugal^ 
^rqUé^-no es^dé aquel Rey«¿ 
no, sriio Ue^Caátttlaeo la par* 
te de Estrémadtíra: y así se 
conoce que la citada Escrir 
tura no «s legitima del tiem-^ 
(K) qneaUr^uena , porque en* 
tonces' no it había introduci-i 
áo la voz 'dé Reyno de P^ffí^ 
gal^ ni habla, tal Reyno ^ »y 
quando le huoo « nd fué sujra 
Mérida. Por tanto no merece 
crédito la historia allí incluí^ 
d^t pues se opone á otros docu^ 
méntos mas ikledignos de la 
Iglesia út EIna, y áe oues* 
tras historias. 

$8 Rebatido el modo de 
TrAsIaciooalli expresado , re* 
sñlta que U Iglesia Elenense 
gbtiaba ' anticipadamente . de 
Reliquia^ de $anta Eulalia; 
pues esto dtoota el tener aquel 
titulo antes de Carlos el Sim^» 
pie. Perd si era el cuerpOv ^ 
parte, no se dice en aquellos 
documentos; al tampoco se 
expresía el titulo d¿ EmerUen^ 
ir*, et qual se aeoelitaba^ para 



9fitti''4u Cap. ifl. 

te ? eobtVádttdbit t^ piiár' h«p 
Martirologios Gerónymiadba 
ponen ana Eulalia en Roma, 
día once de Diciembre: y ha^ 
bieado otra en Barcelona «r no 
básCa el nomtxre común , para 
diíté^mtnar , que' son Reliquia! 
de lade Mérida : antes bien la 
mayor cercanía de Barcelona 
con Elna« favorece mas á que 
tean Reliquias de la ^rcino^ 
nente; Pero «cómo esta no ea 
yai ' de- muestro * asuáto^ con»- 
cluirttos diciendo^ que Elna 
no prueba tener el cuerpo de 
Santa Eulalia de Mérida í por«* 
qutf f á^udiea Bycrixu ra 'queato** 

Íl^a 'con ' el Aodo de la Trat^ 
adlon , ño mttreee^rédita 

59 Seígun esto hay entni^ 
da para la ultima opinión de 
que el cuerpo' de la Santa te 
mantiene en Mérida. Lara^ 
aon es, porque si no consta 
ciertamente de haberse tras- 
ladado , y ninguna Ciudad 
prueba tener el cuerpo , sino 
á lo ma» alguna Reliquia; q«e<* 
da 4a posesión en favor del 
sitio donde ciertamente estuí»- 
ftt' veaeradó hast» el aigUi 
octtavo. Wanddbelto qne es* 
erlbió iu Martyrologto ne« 
trico cerca áiA medio del sin- 
gla oonb« esto ea, por loa 
años de 841 expresa que el 
cuerpo de la Santa ae maote^ 
oia ea Médda. 






.»r,.", ^r,'^ 






S^fntHi^ Mtríét: 



i t J 



r k 



« «< 






Bulaliam 9MCM quaitis yeneratmir jmofifi ot ; 
Hispanam^oEoieritain cujas crúor oasaque^semuit* 



*-Í :<k> t3iea pddia este e^cri* 
•tor .igo6taf^ que fia Santal hur 
inese raido ttasladadaiípeK) á 
Id menos prufeba^ qiue ootera 
^púbHcó él ^ab^rse trasladado 
átitra parte;: y* aquella mlu« 
cton tuviera entrada 4*ea caso 
^jcotntar^ que el cuerpo, hu^ 
«bies sido extraído de fifécí^ 
rda: pero no constando talco- 
-aa, hace fuerza el referido 
tes tinyMria: léspeciahnente ha^ 
41andi08e apoyádo:con otro do^ 
:in9stico:jii en que Memos lai per* 
tsUasi'on^í que al íin del siglo 
«d643im0quarto perseveraba en 
Mérida , de estar allí el ¿uer* 
podé' Ib, gloriosa Santa, como 
«consta: por un Privilegio 4el 
•grao Maestre de Santiago, fis- 
^mado el año de mii y quatror 
\€ÍentoSii é ñn que sepida Umos- 
-oa por la'tjerra de su jurisdio!- 
^cion-fara la Iglesia de&int^ 
'Sulaliade Mérida, donde exí* 
ipresa: Hacemos vos srtbtr\ 
^uf por quanto el ^cuerpo de ia 
l^irgeU' MüTtyr 'Señora Santa 
OluHu yace enttrradp en la 
tu: Iglesia de ia- dicha .nuestra 
fi^iüa de Mérida, é la^ dicha 
Jgitsfn há' muchas perdonan^ 
^UiS dadas por los Padres San-^ 



tas de luengo^ tiempo aci^c^ué 
^ínsita ias Igksiary ef bis 
Pueblos las tecibades^./mt^ 
bien é benignamente ^ de nutf 
ñera que cada uno hagm sm 
limosna por wmr de JHos^ 
é^^ de aquella Virgen Señora 
Santu Olalla^ que en la dicha 
Iglesia ést¿y&c. Veaae el 
Apéndice IL donde ae. pone 
á la larga. 

6i Dos veces nos reliere^ 
que el cuefpb de laSaatase 
conserva en sti Iglesia de.Mé* 
rida;^ y esto' sin el mas jutnir 
mo recelo ) duda, é.yoz.^que 
disminuya el: crédito ^^ 3ÍQ0 
coa total seguridad M» y filóme- 
zá , conio icosai» palíente'^ ; «« 
qúei^ninguno tendría «quAdUf 
dar. Délo que ieirifiereA dos 
-cosas: la primera > que e:n Má- 
.Tida y sus contornos perse* 
•veraba al fin del siglo^ catorce 
unar^neral persuasión de que 
no había salida de alU el. cuer- 
po de la Santa : la a« que no 
h^ia sidd trasladado é Oyie^ 
do: poaque ni podU ignorarse 
d gran apáralo de un.. ^^gerT 
cito ,\)oe:jse supone baber ve- 
nido por el cuerpo á Mérida^ 
ni faltar tradkioo en las do$ 



tf^é España SugraSk Triítí^li Cap. X3« 

partes de que de la una se estaba ea Mérida: pues casi 

'OtroxaSQ'^semigahté vimos en 
r Gordobav que sirve át confir- 
mación en el presente. 
'lóg^ : Aquel hecho ffe odul- 
tad iaiíiRbliqui^ {Hied^^edu^ 
¿inae al tíenUporde la. entrada 
de 'los Almohades (overea áA 
media'édek siglo XIl. ) mieii* 
tras' od conste exoepcioa: pot- 
que^^^camo aquellos bar bar oa na 
pefmitian'>á tesri Christiaoel^ 
fué {Jrediso qise.^estos hny^éd, 
dejando ocultos los cuerpos de 
los Saptos^ para quelMene»> 

migoá no los pcofanaseo^ f P^ 
dér gcüzarxle ellos ;^n voLvieor 
do |a serenidad. Esto es lo i)ae 
ttosda áentender el'>heqho de 
haber ocultado las Reliquia^ 
que luego se descubrieron junc- 
ias vy hiendo láS' de LMérida 
basta 4e'dóc<^9 6 catof ceiotserh 
pos f ea muy verosituil kfüe em- 
tre ellas perseverase el de la 
Sama Patroiía ., que con taata 
seguridad se daba allí por suh 
^svestoenel siglo catorce :puea 
la imucha .tuxha<iíoi% d^l lancfe 
fixí que se vieron precisa4os á 
ocultarlas^ no. daría lugar par 
ra disponer sitios diversos ea 
que resguardar los ; Cuerpos 
Santos <» por lo. que Iwjiuita^ 
ron ^ como mostr/S e>;efecto»« 
64 Seguo esto diremos, 
que Oviedo goza de algunas 
Reliquias: mas para decir que 



trasladó á hrmtu elr agrado 
thdMTOif^rpor i sefu cosa mu7 
sobresaliente, no digna de que 
Oviedo la oculUseL, ni i::apa¿ 
dé fQei. publicada .60 Ovied<>, 
le ignotasé en Mérida ; 6 sé 
escribleseitaa «firme^y publica^ 
meiAe lo contiraoio. 
, ^62 A esto parecp que^fo^ 
vw^cé tatnbiál lá acción* de 
ids>tChrÍ9ñaiiof delVCétida qiíb 
escond tdroa ¿ ias^. Reliquias * de 
su Iglesia, én el hueco de una 
pared , recogiendo en yMa^AV" 
cu cabenasr y Jmes9s de hé»ta 
dú^.^ ó catorce Santos ,' como 
referimos con Morales en. el 
cap;:8.<ñQm; i^j. lo^que prúcf 
t>a-qii« no pensaron* eit .res** 
guardar los cuerpos de sus 
Santos ; llevándolos á otros 
sitios^ siilo'r ocultándolos alin 
y entonceS' no podian dejar 
ien franco el deJa. gloriosa Pan 
trona;sinQ tirar á resgüardarr 
le, cqmo primer» blanco dé su 
atención, y* ¿prenda desds.e»- 
l^eranzas. Ocultíidb en aquet 
lU tribulacio» sé fué borrando 
la memoJíia del «irio en que 
estab^an resguardadas Jas Re- 
liquias: pero la noticf&en ge-r 
neral de que> eoiah^qi alli, pu* 
do it coattnoanda coa firmé-f 
2á, y pot lo mismo persevfer 
f ar la persuasian (ya referida ) 
de que el cuerpo de la Santa 






tiene todo el cuerpo ^ parece gusi¿e Emfirttép^ Ñipara a>rj|f 



«$ necfssitaii nuevas pruebas. 

J)S LA PATM/Í J>E 

Santa Eulalia. 

6$ Este punto no pedia 
tocarse 5 si no fuera porque 
varios ¡Autores señalaron á la 
Santa 4af patria que quisieron; 
6 que . equivocarpAn De; est* 
liaea fué Lucio Marineo Sicu*^ 
lo t que con la poca cultura 
que acostumbra , a.tribuyó i 
auestr^ Santa la Cjudad .4q 
Barcelona por nacíon! «, .¡r :é 
Mérida por. l;b^atro del (riuiiir 
pbo : Natiane^ Barcinone^siSi 
itt Emérita Augusta civitate^ 
&c» Esto fué ponfundir las 
S90ta«, y. }as*Ciu4ades contra 
Ipque «lípresaoieate testifica 
p4'udenCfiQ^ >. que dice era su 
patria Mérida : Bmeritam sal- 
era virgo SUAM^ cujus ak 
^fre progenit^ * itsti. En las 
Actas dequ^ hablamos arriba 
fe Itice^ civil S hcola Au^ 




huirla á Barcelona., hay.maf 
funda mento,^ue el h^b,?r ^líj 
ot/:a del mismo j^mbre:. jr 
aunque no la^ hubiese , no p^r^p 
nite Prudencio íq )a aplíqui^ 
tal patria. . 

66 Don Lorenzo Padilla 
dice ^ que nuest^^ ^.^^ta^ fi 
natural de cerca de. la Ci^^a^ 
d^ Mérida « d$ uqa .Vi^Ia! Ua<^ 
mada Ponciana, seis leguas d^ 
Mérida. "Esto iTué jeqMiyocar el 
lugar del nacijniento con ,e| 
de ta^re^d^ncía de la ^apiaa) 
tkMPpo de venir jiL.m^ftjf río) 
pu^. Poncianji crujel íjiji?^* 
que estaba retirada, Ahdit^ 
rmré , í? ai urH proful ,. Mé't 
rida el Jugar /del/na^ioijÍRiít^ 
pites 40btrfl lo alpg§4o , i^^ 
Prudeocio « que el , luga^ q^ 
produjo esu,:gíoHo?aí £í^nf|;i; 
fué^oderOso eq razan 4^Qi\íf 
dad 4 papulqso en vecindario 
pero mas jlu^re.p^r,^, sai?gpc 
del maf tyrio 4e t^ .^íf^^j* 



•f 






1 1 



,.i 






Locus €St qui tulit hac decus egregfum 
t : Urhe pctens ^ populis JpcupJes ^ 

t/'j .: ilSM fmtgeJMguine fMftjirii^ • ¡, 

. .67 Ea cuyas cláusulas tes^ diude detramó la sangre: ^or* 
tífica n que. el lugar del nací* que esie título hizo noa^iluSf» 
miento 9 esto es^ el que pro- . tre4BU patria, que la gran* 
dujo á la Santa, fué el miswa .ida» de; Ciiídad» x 4.^ XW!- 



r 



t^% España Stigraíh.^ái: 4^. Cap. 19. 
tíos. Con 'l¿^qiíar hd hay que líi voz. Dénfiai de esto sabe^ 



mes por .los Breviarios , y Ac¿ 
tas, que el lugar de la resi- 
dencia distaba de Mérlda 3^ 
millas (á \o mas) 'que no lle- 

fan ¿ diez leguas : y la Villa 
é Santa Olalla en la Sierra» 
dista de Mérida diez y nueve 
leguas (i lo menos) luego né 
fué aqueS el sitio' de^ qae lá 
$anta' salió para el martyrio^ 
porque ningún dócumenio per- 
mite tanta distancia ; y Pru<^ 
dencio la contradice clara* 
fiteute $ quando "dice que ^U6 
áe noche i y llegó: p^r la úia^ 
éidbéñ fhdctúdo^iMT de4«J ñUMáMéttáá^ aodddai tüé^ 
jifrisc^coión de Sevifl^ ;* que^ Chai millar antea 'de^'am'ane- 



iitídar violentando á Pruden^ 
fció ; sqbí-ie '«i la ^oz progenita 
lügxílñtií prpcul geniia: j)ue8 
el cbrttexto prueba , ^ue :pr*^ 
^gño^ es^ engendrar , ó prcAif- 
cir el ser , de que hay mil 
prufebas en los Latinos. Virg. 
Utam térra parenS...^pfo^ 
^éÁüit.:P\Mo'i {^) E quikus 
féÚuré^^ ' piro^enerataur minO" 



' 68 ' Los que lian escrito dé 
tosas de Sevilla , quieren ha- 
ítey tíl!tpatóe á nuestra San- 
to'; á- lo * meíios por haber na-« 



hoy pot lá Santa ae llanáa 5ii»* 
hi'19M//ar Villa en la Sierra 
ykéñSá^: Pfer^ i aegtin io ;Bk*4 
'ffttsjó; no puede aütof izarse 
^tíé tíátifeSfe fiiéia de Mérida: 
y^^íblb por lá residencia en 
Póficiáéif puatíra deducirse & 
la^^juYls^ideioá de Sevilla , ai 
at^uellu^f cbiJstlVsi^ hat^r^es^ 
tado en sus limites: lo que no 



cér : y en una noche ^ v una 
máfiana ño podía caminar á 
pte^í^. 1egtt^9v'ó yiirilñllasi 
porque Di PnideMlQ^retítarre i 
fHilagrov lit F^mite TeiJurra- 
xAos ma9 qxié al de guiarla los 
Angeles con ' luz^' det Cielo s 
piies «1 decir ^ue' fñé á paM 
ligero /y 'tij^e atid«*Vcí mochas 
milla»' tf»tes^de^«alir el SoH 



se prueba: pues decir que es prueba que caminó según fuer-< 
el llamado ^^n/ü 0/¿i//ii*ew ^ zas 'nouif ales Confortadas pa- 
Sierra morena, noi tiene mías ^ r a no def^allecer en lo que la 
fundamento que el «lUJmbre; '«2MiiMk«l|>|K)dléí^roducir, pe* 
argumento muy flaco: pues'Mi«>'. ).rom)COtr:MÍly^de volar so* 
hiendo varios lugares de aquel bre sus fuerzas vporque es re- 
lióthfarf e; cada «fntf iq«t¿r ribi^ f ta' general ^ que ^1 sé hatide 
-patria- de la Sania , si bastác» tñultiplicar los ^milagros sm 



t > 






.» • ' 






Santas dt MMia.^ ^ \ . ja(^ 

^ecfsiáaa. Di Agrillarlos, quafb- «olpc^aifi^ij^ili^fff, Jf^VHimit 



ófi np consteo « couuy siicct4f 
fís^ esjb») la^e ; pues si los Afi* 
geles la hubieraa;lieva¿k> mi-' 
hgtos^meMt eo la velocidad, 

qu^ aaturalnieote^^ra imp94Í7 
ble j QOipQnáfitirSi Priid^asJk» 
l^s cíK^iiftaiieias da qu«^ fué 
á pie, maltratw4í».bis pl»pf 
tas , coa paso ligero , y anda- 
das muchas millas antes 4^ 
amanecer : porque estQ^ sí car : 
minaba con ligerfifa milagfor 
sa , ni era notable , ni ei'a an« 
dar, (sino volar) ni era nece« 
sario advertir io quq tenia ca- 
minado antes de ^alir eí Sol, 
porque el Cielo no se guia por 
bof a^ .^F^é/j^ues la Sapta- aon 
B^od(ff q^turai : f esto no pud^ 
convenir á lugar , que distase 
i^ leguas , como se .verifica 
pn el de Santa Olalla ^t la 
SierF}^ . 

' 69^ M^s tolerable ef a ej 
f:écurso .4¿. los, que ponei) 4 
Poociano junto á Cáceres, eii 
un sitio llamada Santa Ólallf, 
donde bay una ^rmit^ de 1^ 
Sapta, con casaros de «dificio 
RjOOiaiiQ : porque en fio esto 
dis^á ntu^ve leguas menos de 
Mérida , que la Villa de San- 
ta Olalla en la Sierra. Pero 
como las Actas y Breviarios, 
que hablan de Ponciaoo , Ifí 



gun buen sent;idq pi)^e Pp|^ 
carse á. los fines de la B^^ca 
(por estar no lejos del Tajof 
,lio,se pupde aiirpbax aquej 

ff^Cursp. /;.'..! 

- { 70 :Qtros<Au|:ore;i«cui4an« 

*P ¿le aqwl sit^o, po como P^ 

tria , sino como lugar de re^ 
sidencia de la Santa:, quieren 
inveistigarle por í^ Geogra- 
phia ftotigMii :. y* coipo en ésta 
no se ñalla aquel lugar bajo la 
¥oz de Ponciano^ JPónciana^ 
PomeiaWj ni Pronciano^ t^pn^ 
suele escribirse ) substituyen 
^orfeianq,! ó Pqrceiana. A^ 
Dóp M^rtiade Añ^j^a Muida; 
nado sobre el Tratado de \éf 
Santos de Sevilla, {\\i quien 
siguió después Tamayo, (a) 
y el Breviario de quq bo^r 



«,.7 1 Estq jpiarece que pro7 
cede^por la precisa aluiioa dé 
la voa ; y sobre no t\aber do- 
pumeoto antiguo^ que ponga 
á la Santa ea Pafceiana j tien); 
también contra sí él,que níñ^ 
guno de ¡íps que e^fpjésári 1^ 
distaufqiadf. aquel íifgdT i Méj 
rida« baja de treinta millas', y 
los mas señalan 38. la que ná 
conviene á Porceianai que sb^ 
lo distaba 24. millas según et 



• Pp a 



^o6 España ÍSágf ida. TV^if^ 4t. Cap. id. 

^w á< ky^meoof fuetea ci)rt<H- 
ciéoi por estar' en dftmin<]fs 
reales: y el'skio donde la Saa4 
ta residía ocultada por el Pa- 
díre; no era' Citfdad , hl po-< 
Miicióil^ <sIno granja httská^ 
¿ahfpq« La razM tf» ^ porque 
Píudíeacto dke r ^ ^ . . ' 



^énrel19ídilibré,l<i 

tílS^ateVdrébe.ív^ ' ' '^ ^'-"5 
' -72*' Lo mas és, que el nom- 
bré áel- áitío, donde elPádté 
terjpár retirada^ á Santa; Eulalia, 
no se debe investigar 'por tei 
Geogtópho*. LaTa2<)h^es,'^^pl)r- 
qH¿ estó^'solo hablafo» " 



r M 



Sed pia cura parenth agit, 
' Virgo animosa dotfi} ut láteat^ 

RURE ¡k ab urbe procuK 



i t 



•' -^ 'Si 'estaba retirada y 
bcuítfa en el campo, no r^sidia 
St\ ninguna Ciudad, ñt pueblo, 
liqo én algubá casa» de campó^ 
fuese posesión-' ¿el I*adre. 
es quién buscáipor los Geo-j 
¿raphosvestigióá dfé una gran^ 
ja ?/Solo pues; ditemos con 
Prudencio , qué aquel sitio era 
luraU distante de la Cíñdád 
cfp^Mlrida íhufchas míllaá^^pe- 
rój no tantis' que lá Saf^ta 'nó 
pudiese aádárlas en una ttoche 
y^una' níiftanar, 7 esto á»to mas 
SéVi¿ ceí-cá dé \ái 38. rtiilláí^ 

?"[V^ atgíntis tfociímentbs señá-^ 
io : 'cÓA Iv'^qü^ írákareníos S 
t^^á^a't 'de' ótfas. pe'ísbhhs, que 
Se' menéiofaán en las Actas de 
la banta. 



%'> 



1 • 



. ' '- 



SANTA ^ULIA^ 
yirgen^y Mttrtyr, 



r 



.1» 



' ^A ' Cri tas Actai del mar'- 
tyrio^dé Sátífo Eulalia fiállá^ 
hiós mencioiaída otra Virgea^ 
Ñamada Julia ;úe 4a qoát re- 
6ei'en ser xompafiera de la 
Santa , y que salió con ella de 
lit éasa de canifpo en qub^ vi- 
viaii y <5on el mismb intento ^ 
deseo del martyrio, caminan* 
dfo^:j[untas en btisca del Tyra- 
ho. Julia tenia él paso más li^ 
Iféroi dé 'súér^ que* iba üfe^í 
lante de %iiCá'. Et^laliat'^rO 
ésta conociendo ser fellá la in- 
centorá é inspitada del Cie^ 
lo, dijo i la compañera : *y¿- 
*hete hermuna^ que aunque Tu 
^as de lantén he de ser jola que 
padezca primero : y asi fué 

(aflaüén' las' Acus j como la 



V 



qual resulta , ^ue amba» ^pí^- 
^ckifóií rtiariyrio tféroiet de 
trillar foé después dd de £alá* 

•tía. • • ' •••'■' '.: 

?* > 7S¡ El de Saata Julia ft¿ 
rha^Iti ákitolizado Jior A<k^ 
'Uifüardb4 y Mfrcís '(Kisieriotes^ 
-yerificáñdosi» ^ue* lAdob tuvo 
«algunas Actas^ ^oitío las cita- 
das, ¿a las quales se expresa;** 
•ta qué íatompañó-i Eulalia '^k 
*tr caimifióf y^M-el inariyni^v 
Í)ués sóbi^ él día X. db^Di- 
cieinbi'e'dic^e' ásf : Eodemráte 
^ápud ^prafétam lO-^em'patsh 
Sahctet Jútt^i.r^üa'' fkit 4;off^ 

^Mhitsit*Lb mi^tttó re^tifidáo 
Santorales ántigubs Mss« d6 
E^paf&a ^y'-losí^wtT^f^rios át 
diversas Iglesias* . t i\i»u*^ y r 
76 Prudeocio ao expresa 
¥*Sk}iéa'Xá&'\ pbrquetoda ík 
aceaciotf ln* puso eti Siota £u* 
lalia^ sftiMuda porque ésta fué 
la nías dígita d^ atención \ asi 
por su tierna edad « corno por 
íá no\¡iíüt\fif jWi'^há^r ^sido 
ia que íiabló y dtisjífió>al Tyii 
rano. La otra seria Como don^ 
celia , ó criada de la Señora^ 
puesta por el Padre de Santa 
Eulalia en 'c(ftDp&8ia y servi- 
cio de Su 'h\^\ fíafa'^fuela di^ 
VÍriietee ^ c^too 'ilcouiiaibfaa 



Marida. ^oi 

tes Magbaít^s : y tria mencioj» 
liilf lá 'lar criada, hall^ iPcu(ieh«- 
cío mucho que referir en la 

77 La mayor recomeoda* 
eiOüqué puede haber- por San«* 
Ca Julia es teUMahyral^ogió 
Epternacenée («lernas aotijguo 
tle Ibs Gfrróny míanos > puea 
en él ventos expfesado d non^- 
-bre de la Sahta sobre « d dia 

<X^de Diclen^^re v^ti^ 9V* P^^ 
^mt% Santa EukiUa: InSpa^ 

^s Étílaüiff. Y después de mÍH 

€bo núttieco de Santos , con* 

tluyeilEt in S^anfs fuU^enr^ 

^ffij; Sobise esti^difieael Fteb. 

^tiütíitít3 So)evk>'4 y QeoTgi^ 

que el nombretdcl Julia sr'pu^ 

-so'eit lugar de Bulalia^de ti^er* 

te que la mención de la Santa 

quáié reducida á solo.Acton. 

Ssté se dice bravemeateri^ro 

*par^<$e aecesitabiin 'atargátí-. 

aé fáík j^rsuadir4d la noMi 

«b: ck>r^ise si alli preeede el 

iÑhnbre de Eulalia, quién st 

persuadirá , qu^'el de Julia 

stt6»ltuye por aqudl? Síifáltá^ 

rli el de Eulalia, era tolerable 

elret^^sO-deque en su «lugat 

escribieron Julia: pero nom* 

brada ya aquella , qué fi|fida«- 

memo hay para decir^ que en 

su lugar inttrodtixeron l^ésra? 

Si 'dodiie está Julia hubíeiraa 

escrito Eolalia V fuera répéti4 

cionevideatenieQte redundan^ 



iga^ España Sj^if^^^ 

Mi. Pmi qüíé^ eobft: di^jHét)eflU 
üt quiéb 'pirelfea}ie.qt»er.laa'«pir 

78 Viendo pues por otrof 
docamentos ;qae en aquel ^dia 
hubo en Eip^lSa m 8oH> un» 
Santa»^^!^^^'^'^^ út* S^nu 
|uUa; pa.r!Qce«pteciso'ConfesaiV 
que. el Martyrolc^ia , 4ondft 
baila atas los 4ás naflibjr€&'^ úr 
rá4 dar noticia de :laii do9 Sao^ 
tasr^ y< qiie;norfulé;^ intenisiíXi 
«epeur elidef EhiUUiH po«qu!p 
ai esto es 'per^ua^ibl^^ nt'.prer 
«ende; otra éosa el que yieado 
esccitóea aquel día el flombrí» 
4e Santa. EolaUa;, ^afirsiee har 
In^rse ^u^cp«<ii Mlugat.tAiVr 
gniesce del Jiilijr. i' ..^ .•(h'> 
i 79*. A /la nHsma Sj^nta: Jur 
lia ahidi6 el Auctario Atreoar* 
léase. 9 y el Tornace#isc, de 
A^:f .que ea lel día X' 
«Diitpmtri^reiiiúsierjGA; í» 

tírginhnimiiim ívrf^e :^ don^^ 
txptttatncnte vemos , qii? ^a^r 
fiala otTa Virgen compafier* 
éeSkata Üulálta en.eji.nrfartyii* 
rio; :yi'.surtwmbre ftiéy Juli*» 
Segub lo quai xronsca U Mth 
guedad del culto 1 de Sarita 

Julia» . ,. 

i 80 Algunos la han señala- 

do por cornpañera de SaiKa 
Eulalia} de fiírbelooa; pei^Q es- 
ta fdéc^nfundjr losinoinbri^s y 
lot 4¡ieDli9s V . pocquei las ^ Azotas 



t2^4«: 4f. Cap. 12. 

^i;bm(mñ9ra* ..; j.-i (i/.,, 
c' Mí; Otred quierffn qMe^^s 
4p$ flautas : fuesen; .Mr^n^naB, 
y Monjas : todo lo qual es. yq^ 
hunt^^tíiot P0f no |iaber mas 
^MdAnÍ9Rf o fttra kt firít4cr§f% 
qu^ el^nMpnafnien^Q con qi|e 
ésñ el cdMina tra(6\$aota £t^ 
ialia de^heriBiina; á:J)^Iia : Ip 
4qe solo vdenota^ í^rmaitká^iíL 

^i]aarid44y^ifj^l.se9Í)4p ^ 
,qtte(VQS.Christíanos, opa mms^ 

xuas liiecoiados.iy tsatra lo^se- 

gvindtíide baiber isido S^igi^* 

aas i -no-hay ^ nska?\ apoyo ^ , q^uie 

d. de^ aernVjrgfti»*!^ co/i pra- 

4»oVítadte.guafdac'«aí(i;yiriu4t 

a<^tt0^odf ñAU ;Bjlii4fWCÍa ^ 
Santa EléaH».r1|u^q 4lf»e V« 
i9. Neci ipfi memi^a dicata 
fora.«-)ren San^a Julia las Acr 
I4S ivqiia[)4<^^U iptimii^a f^ff!- 






• • • 









i I 



QTR^S f.ERSOMA€ 
qi/ifi s» m<ncionan, en las 

Aftai de Satas ■ 
f ..JMt4aliftv > 



r \ 



/,; 8a Algunos ^a^ntMales eii 
qu? se oonaejrvan las Actas arr 
riba mencionadas de Saata ^- 
Ialia 9 rederen « que Liberío^ 
Padre de La. Santa» fuié preso 
por la c9Ciftision de. Ja Fé : y 
queD^M^í^^^y /T^^/íhip; padecter 

j:onpw.)lli1PÍ«flMP%ua»* I>0- 



\ 



^ r « 'M I 



üertcv ftié el Maestro de la San- persecuciones gentílicas , se- 
ta v Félix ^ el que la acomp«i- 
ñaba-en la casa de campo. Aña*- 
ndenr otto%; que- Moibieo^fué 
rdegoUadd "un Caballero ^ por 
-habe}s4 declarado Chi'ístiano 
-eoQ motivo de ^ubíír con su 
capa ;el^\ierpo4e la -Santa» 
*' .83 f Pero' como aquellas 
^Actas bo^^dn origfnaie^ y tie- 
lieta IWttrpblá^tás cosas que no 

%on ciert^; nú podemos apo-*- 

garlasen esta parte «^-á causa 
de no estar lo^ referidos nom*» 
fores en los Matcyfotógios qoc. 
Iiabldn'^e Samb^i tteillérida, 
%i e» a%úiíós Saa«>ratos*v que 
refieiten la paslori •deSaqta'fiu* 
]aHa<i los quafles conviniendo 
en otras t:osas , aun de ias que 
no adc^taúicisv no-cónvieaeq 
>t'ñ estas :'^ ^P tanto ib ioe^ 
itóñ ¿eneí-^riepeoaodosiot Mss^ 
ni jpodemM caHficar eI;culto 
dé las personas referidasv por 
no'éistar sus Hombrea 'Oir. loa 
1tfányr^logids,«ni enlotros^do^ 
cumentos autén ticos V'jde -qué 
ilMibia< .! vo 



1S^JÍN SATUMNJNO^ 

t>'' 84; Oüro-iMrt^iteVKiio. 

i#eocionado por ViuenrosBs-^* 
cKi^or^s ,^ hfubo' «n to'Ciudad 
d^<)Mé«ldi(»^jta4iieBi|iode: ias 



<gun vemos, por los Mdrtyró^ 
íogíos Geron y míanos, Epter* 
nacense\ Corbeiense^ laúcen- 
se y Blumano; Estos unifor- 
memente convienen en redu- 
cir á la 'Ciudad de Méridá el 
martyrip de que vamos ha« 
blando : pero no convienen en 
el Áombre^vs! de Santo, ó si de 
Saii^«£l Corbetense^ ..y el 
JLifdenfe^dtceni EmerHé , na^ 
talisS.'Saiurninu £1 Epterr 
nacense : Emérita civitate na^ 
taíis SMUtíiíme. El Blumapo 
lee también Saturningt: coq 
qíuéciesutieiD dos-á dps;» ao tt^ 
sernos ¿osa que prepondere en 
el nómbrete pero sabemos ciei^.^ 
tamente* haber aido nuestra 
€ÍQdád theatro de esie^loriot 
sovtriuhipho ,;|oque. pMtoti'Dfi 
medios no c^tostaba: y porüam 
tá los que no vieron estos Marr 
tyrol<^ios^ omitieroa la men-r 
eion de este marty rio. Y como 
no se halla en otros docunaeor 
toi; taán poco podemos indivi- 
dnatttar. la noticia t sitfo dS<^ 
Air^ queel dia del marty rio fué 
dnprímero de Mayo, en que 
colocan (tu m^^mprla los Mar^t 
tyrqlogÍMiasQnfiioMdias. . 



'-OV i). 



T'^ ;,l I 



•• « I 



) 



f 



I i 



ci: \ ^ b^Li. 



»!.• 



/ 



d«4 



España Sd^ítSaúTratij^.Cap, fc. 



• -i 



DENLOS tóARTYREÍ 
Septimino , SaturninQ ,. ^ma-' 
lia 9 Oraría j y Lu^. 
:. ciano. : v ^ , 



í <. 



85 Los mismos Martyro- 
togios ^ ya citados, propcaeo 
en el día 3.. de Junto La me* 
moría siguiente: Etíferitíe Sep^ 
timm^SaPuimim^ jímasii^ Ora* 
si 9 Ltíciani: El Kioüentinio» 
y los Padres Anttieifpietises no 
asienten á que la voz, Emérita 
signifique aqui Ctudad,:^ ^no 
qué denota clases deSántos cut 
JO antesignano faese una^Sinf» 
ta Itamada^ Emeriia* Yo tátñ'r 
poco tengo fundamento con-» 
ifincente de que fixamente sea 
ffiiestra Ciudad : pero viendo 
^etampoco se prueba lo coa«p 
traríovqueda prohabilidad pa^ 
ra entender alli nombre de 
pueblo, y no de Santa, en vir- 
tud de las observaciones sí-ü 
guientes* 

66 La t. que en los dos 
Mss. Corbeiense y -Lucense se 
pode la voz Emérita^ en el 
Santo precedente , del mismo 
modo que aquí, estoes, sio 
zh^á\tOi9i$atei tcoie«|o puf s 
egemplar de que se denote la 
Cmdad por la precisa voz de 
Emérita , hay lugar para en- 
cenderla en el caso presente 
de nombre de Ciudad ^ y 00 



4t muger. La ^. \f itiei foi cl^ 
aulas precedentes en aqaeljos 
Mss, oQi^e unen tan bien coa 
la siguiente de» Emetifte , eor 
, tendiendo e^tá* vo^ de ittuges^ 
como de pueblo: ptio^ i»i cláii* 
sularen el Lucense .son: Apra* 
ni eum aHls f^U.^Siivani cum 
milis XCIIL Emérita , ^epi- 
mini^ &c. AquoUa 4i(infia ex* 
presión cum alHj XCUJi p9r 
recedii eotenden fin perfecta 
de Clausula, y de clase de San* 
tos : de suerte que la siguiente 
•ea: nueva anuQciacien::de Juf 
gar. y deMartyres e> porqjue si 
la cUse s^oJeDte de ^meritéf 
fuera palote de la general. an* 
terior ^ no habJa de poner an* 
tes cum aiiis .XCIÍIfSmo des-r 
pues^. diciendo: SHvofii^ J^nve* 
riste dñr^ tum aliif &c. Padece 
pu6s fierosmiU qiilli^ U últ¡{ni| 
clausula no ae une ^ ni e^ ex- 
plicación* de Ja precedente : y 
siendo diversa, hay -lugar, par 
M entender la vo; J^meris^ 
de^putblo^; : \*v »> 

87 La 3. , (>bser.viiK:;a(i cs^ 

que los Breviarios antiguos de 
SevUla, yde Bbora dicen en 
las lecaiones éc. San Servando 
y Germano , qutí el cuerpo de 
éste fué colocado en Mérida 
>into<a3ide&tiitaEalali4iiy de 
los demás Martyres. PreguQrr 
to, quiénes son éstos Marty-? 

eci? &citpcndo^quQ.oo jaqpi^ 



Sa9tt4S de 
san sus nombres : pero suponen 
^iife- hubo^'efi^aqWella Cridad 
vitrios múif^yrloS fuera del áé. 
S^ntft fiíiUlra ! éío c}t(e*alud^ 
tártibienPrHdencioen el hym- 
ncdela Satita,quando hablan- 
do de Méffda , dice que hubo 
pne-rsecucion fdribsa: ^st ubi 
é)e ftiriatú' lúes eJccHdt iñ fd^ 
fñkió^ Ddminh lo que no sería 
sin inartyrio de muchos. Sa- 
biendo pues que hubo alli va«* 
rlos'ftlanyildii háy-Higaf pMk 
éhceAder *^ secitüdd Ulerat ílSi 
vo^ [Emérif^, que €ía*'ld^ meú^ 
cióilados Martyrotogiós se po^ 
he eñ principio de clausula, 
cómo theatro del m&rty rid4é 
los Santos que exprt^M. Y a4i6-^ 
que algunos omkeW i-^Ducfanl^^ 
le aiíadimos por ?expré3arle<M 
Corbeiense. 

Stercaeio^ y jíntinogenó. * * 

8 El Martjrrologb Rob- 
iñano pequeño pone en el día 
a4. de< Jtílio á San Victoi', 
martyrizíadó en Mérida : yf/w df 
^meritkírH^ Hispdnia ' l^htoris 
mifítarls^ Adon en el mi^md. 
üia añade los dos hermanos 
Stercacio y Antinogeóo, di- 
ciendo qoe padecieron muchos 
tormentos : J^pud^- Emeritaié 
Hispania civitatem , natalis 
S. i^ictoris militar is ^ qui cum 

Tom. XIIL 



Mérida. ^305 

duohus fratribus Stercatio & 
^4ntin0gena\di9efSis *ex¡0nina^ 
sus suppliciís marpyrium • con* 
súmmavit: Las mismas" pala- 
bras puso Usuardo. £t Marty* 
rologio Romano actual añade, 
haber 3Ído en la persecución 
de Diocleciano. 

• 89 El Cl. P. Juan Bautista 
Sollbrío^se ve aqui dígAamen-Á 
te embarazado ) sobre el día 
^25. de Julio de la obra Aaá 
SiiHct&rum\ inclinándose á qué 
rfqiíij^bubo yerro; originado 
de)*lilodo de en'teucier los Mar- 
tyi'ologiosCerotiy míanos, que 
en esta parte parece incluyea 
tlefec<to de CQpiafites, según se 
infiera éfócejaodo unos con oc<*o^ 
ea él dift ^;^y en el 15» ^i •> 
-96 í Par a^eínó cénvi^ne pro^ 
poner los textos. El Lucense 
sobfe^eV Q4/de julio: Ih Ar- 
ikpniá ' (fivitáte ^fkítatís Sánete- 
fümSaMi». Theozóni. Vlct^- 
tií tUilftaris^^/^w/ miiitd- tur- 
meftfd fkissus é$t Emérita ctsm 
fratfibus II. Sp§aianK Capito- 
nés.' Silwmi ' Stercati. Athe« 
Tifigirtev Carhonis. A^ui -hay 
ya una In^y^erstOQ de* posponer 
t^ómoiiói^bre de Satub la vot 
Saba$ice\ que debia estar aatet 
como voz de Ciudad ^ des*^ 
^U6s*d^ civifate: de suerte qu* 
ái^9^:' In - Jtírm^niá CMtút^ 
Sebastíe. Lá^ razón es^f^ónj^ua 
te) siéndola v^ JÍf^fniéUiQf» 

Qq 



3o6 ' España Sagrada. 
bre de Ciudad , sino de Pron 
vincia , consta no po!ders.e. d?- 
cir Ta armenia civitaPe ^^ sin 
añadir el nombre de la Ciu* 
dad, que íxj^i S abaste 1, como 
muestra el primer vocablo qu9 
K sigue 5 y* el aqtiquisimQ 
Mar ty rologio Epter nai;ense « 
que expresa en este dja : yfr- 
menia minore Sebasti ^ y. jun- 
tamente el Martyrolcgio Ro- 
mano, que sobre el día i6. de 
JuMq pone e^Sebaste 4e Ár^ 
menia á San j^then^genes cq^ 
diez discípulos : y este ufflf^^, 
nogenes es uno de los a^i nom-^ 
Ji>radGS. .- 1-- 

91. Tene,npyos . pu? s qpe csít 

t03 fueron Maityi*R4*Ájípet 
nia. Restaiv^jr^ Ja^^qcaric/} df 

atiibiilr^e á Mendaz ^' La ^ra- 
zón fué, poiqueuno de aque- 
llos Martyresse \Hm^jEn.eri-^ 
íi> (según la rapetfeíc>n^d^j ^dja 
.sigujenie) ló ^.,ír;(^ 4, Tregua 
los mas. en es^e^dia< ífitft ppr 
haber- precedido á ícs.la voz ,eJ 
verbo fas Sus est\ y luego 
Eni^rita cutn frútribus, duq^ 
kus\ creyó ,qj primer abreva- 
^or qué, pddwlerop íA: Méfir 
¿ai> jüoíjando el o^mbire coa 
el verbo {passvs est t^nierií^) 
lo que dtbia leerse separada*» 
ment? (fui mulfa^ tormenta 
passus esí , y luego Emerit¿e 
^um fr^tribus^ dMbus,.\ Aa 

iiUtMU. expresamente ca ^ 



TraU 41* Cap. is. 
Corbeíense : Theossoni , Victo* 
ti3 ^ Miliar is.^ Em0rit¿e , ¿rw» 
fratribus daosfus^ Statíani^ Cor 
fitonis^Silvani^ Stercati, Athei- 
noginae, Caritonis: poniendo* 
los tgdos en .Armenia ; y re* 
SiMltand^.^1 numeirp^delosdiez 
discif ulo$ de San Athenoge* 
nes conviene á sab^i\ Teozon^ 

. l^ietor militar ( pue^es^a ulti*? 
ma voz no.es de nombc^ pro- 
prio) Emérita ^ . dos^ hermanos 
9Q0Ry{nf)s V StafianáK^iCapitPn^ 
Silvan^yt tSiterxfatjo^j^ Cofitpn^ 
Dfíjp qMe;re&vUa,;qiie4el npm* 
brede.£Smef//ii, noes.de Giü- 
d9d , sino de persona , y por 
tanto ni s^e; apiade Ciudad^ ni 
^Miqn xófi Jp¿paiía ,, y; r acaso 
<4fí be Ifei se [. En^erho ; , jpor que 
«H'^eJ^^dia siguiente ¡iiaUamos 
repetidos á San ' Agalhenis (6 
Agathon, con^o escriben otros) 
Sietifífis i ^Car^on^ -y. Ejne^ 
ritc^ -r., . \ .^ ., ^.,,. . . .^ 

92 Finalmente en los Bre- 
viarios tantiguc^ de las Iglesias 
de Esparia no se baila memo- 
riá. d^ e£|os Santos : y a3i no 
*iienemQS|,isii6c¡entebf«ndamei^ 
to.par^a?xtraherlq^ d^^inufuerp 
á» \q$ I^artyces 4^ Armenia: 
porique la aplicaciojp que al* 
guncs. Aíartyrologios hacen á 
Espaíui, parece se fi^iida e^ la 
equivocación referida* 



Ijt 'B'- SA N TA Fl D'E S, 

V. ■ y Sabinit,- ''- ••• 



^ ,i 



' '93' Eir el libro del Vale- 
río de las historias que escri- 
bió Diego Rodríguez- de Al- 
ihellá^ y se htiprimió hk]o eí 
nombré de Fernán' Pérez éé 
QuzTÍian, ^sfe ponen'Santá Síl^ 
bina, y Sáiíta Pides- con .Santa' 
Olalla' de Mérida martyriza- 
dás- alíli- éó ' tiempo de Dacia- 
nó'IJi )v y^^n rtias testímoníial 
^6é éste las adoptaron Vaseo^ 
Y GáriVay: El fiftgido Dfextf o 
viendo á Santa Fides en los 
MartyrologíoS (sebre el día 6. 
¿Be Octubre) aplicada A^ifjge% 
én la- A^üítánia i y queén'los^ 
ya cítádoiá se jungaba con San^ 
ta Sabina V quiso componerlo 
tbdo^ diciendo que aiiuque pa- 
deciérbn eti la -Galia , ^ran 
Españolas por casa y familia 
die la Ciudad, que nombra CV- 
vUdten'se , y otros corrígela en 
Emeritense^ 

94 Todo esto muestra un 
origen mujr desautorizado;i(i« 
tfoducidá la especie por al- 
guna equivocación^ 6 desciií'»' 
do y del primero qoie lo escri- 
bió : pues en los Breviarios an- 
tiguos de nuestra^ Iglesias se 
ponen las Actas de Santa Fi« 



Sant^' de Mérida. Z^f 

des en ei dra 6. de Octubre, 
y sei dice expresamente , que 
íiadó en Afeen. Sirvan de 
egemplo los l^eviarios aittir 
guosde Toledo y Sevilla, dori- 
de empiezan la^ lecciones así: 

atiúnda fúir\& m parehtibu^ 
clarissinAs spkndidissimu pra^ 
tes frocrtatdy alumna loúi ip^' 
sius ÍN ORTU.facta es* pa- 
trona in passionis obitu^y pro- 
sigue como estámpólTabbe (2); 
cotí lo que se convépce no es- 
tát tenida »por Española entftf 
nuestros antiguos, yqne pro-> 
cedió Don Juan Tamayo con 
mala fé en las Acras- que dio 
áe . Santa Fé ,^ diciendo» Tiié 
oriunda de 'Mérida ,' hija dé 
ésta* Ciudad por nacimiento, y 
patrona de Agen por la pa- 
sión. Lo contrario consta por 
las Actas citadas, 'autorizadas 
con la aclamación de nucirás 
Tglesíás,' y asi ho es razón per-» 
dter mas tiempo en esto* 



SANTA LUCRECIA. 

á 

95 Usuardo.en- su MártyV 
rologiosobffe el dia 23, de No- 
viembre aplica á Mérida una 
Virgen llamada Lucrecia: In ci- 
vitare Emérita^ Sanctce. Lucre- 
tlte f^irginis. Esta Santa np stf 



• I 



f! 



( I ) L». 3 . caf.%, {*) En el Tomf lí; de la ¿iWwi W¿'í>>//j57^1 '^¿9? 

Qqa 



3o8. España Sagrada. Trat. 41. Cap. 12. 
menciona- en, otro^s Martyro% Santa sencillamente, como ti-* 



' iogjos ma.s antigueos:, por,. lo 
que observó el P/SoUerio^ quft 
sería uno de los Sativos 4 que 
Usuardo conoció, en £$pa5a^| 
quando vino á Córdoba^ y des* 
pues introdujo en' sus Fa$tc5. 
Gaieslnio, sin ma3'Clta: qii^ U 
d«, U sua rdo» d i? p uso pi^i \ 9 . me-v 
^, moria jen su.i^Martyrologio:. 

cretiie virginis : qui^ in Maxi- 
mofti ^ers^cutifme Datiafd 
Pra srdis. jussu , pro Chfisto. 
tjcerwiata , sanguwe etiam 
profusa , mar.tyrii corona deco- 
raiur. Barón jo abrevió el elo- 
gio, ák:kaát>:,Et^erka in Hisr^, 
patiia A* Luifetfie Virginis &^ 
Martyris ^ [(fu<e in per^e cutio- 
fie . lyicdle^ieni' • sub Datiano 
Vrceside martyrium eoiuunima^ 
vit. Ninguno tiene apoyo mas 
antiguo que Usuardo: y el ha- 
berla contraljidD á la persecu- 
ción de Diocleciano , fué por 
titulo general de Martyres, ^ 
por haberlo referido asi Vaseo 
con el Volaterrano. 

96 Don Juan Tamayo in- 
ventó* unas Actas d^ la. San^a, 
y unos Versos latinos , según, 
costumbre. Pero en lo« Bre- 
viaiios antiguos de mi estudio^ 
no encuentro memoria de esr^. 
t^ Sienta. lJ?;H?rdo no expresa ^ 
eltiiu odeMartyr.PaiiloEme- 



tíí.lQ de Dna Iglesra: y^ Basff^ 
licam Sanc4ie:Lwretite ^ cap. 
7* pero como alli habla del si- 
clo sexto; Uireconoceptios^por 
A^artyr, á causa del tiempo y 
del Templo. Ppr.lo mismo sc; 
infiere que, Jio fué ]Vlartyrdel| 
tiempo, de, )os Mojips.i^pu^s. 
mucho aiues de aq^el imperip; 
én España, coasta su culto eo 
Médda. • ^ . 

. 97 Esta^ipori^deiTem* 
pío que babia en Merina coii^ 
fijulo de la Santa ^ .«s. la. mas 
antigua é ilustre; que nos 'ha 
quedado : pues por ella se co«*; 
ntíce el culto y «xcelentia de 
su ní\eri4o, q^^ando en^e;]) .^iglp^ 
sexto se manteiila Ig^.eiü;^ de su. 
nombre. Véase el oap. 9. n« 26^ 

■ 

BE Sjí^HE^MOQENES^ 
f)qnáito^y cofn fian f ros. 



i» 



^58, ,Es muy.cpmtrn entre 
nuestros Autores aplicará Mé- 
rida los Santos mencionados^ 
en. c^e, tuvieron algún funda- 
mento^ s^gpn Jo dicho arjil^ 
en^eljpap. 7. desde ?! num. 77, 
donde nos remitimos^ ^ t 

S jíN SERVA NBOy 
y Qermaa* 

' ■■ J í, L .* - . r í 1) , •. 

99 En el Martyrologio 



ráensefefie^feel nombre de* U i^^o^ip.^no.peqyej^ empieza la 



Santos di 
memoria de estos Santos po* 
nteodolosen España ^ sin con^^ 
(ri^cciof» á llagar ^ sobiq el xli^ 
aj. de Octu^ífi : in HUpaniis^ 
Servandi S G^rmani. Esta m€h 
mpria la tomó el Aujtpx de al- 
gunas Actas por d|:>nde se hi- 
w el Qficip QQihieo de^e^ipsi 
Santos ,jíque parece ser^};doi 
cumento n\Bs antiguo; pues 
aunque los S/iMoraks y Bre* 
viarios antiguos refieren el, 
ij^íirtyrip., no «fpps^rva-n sus 
leccioi^ ;el tsiiio ile- Acias* 
Refífinin. p}gut}p$ d^;/}iquellos 
4ócuin9fitos , que ios ^ntos 
eran d^ Mérida: /Oiro» que 
fueryív .preses alU : < yt /isi ppr 
esto ^(CORia por bjabertse PQla* 

€adoeáv,M;ér4d4 el «cusrFP de 
San Gcrmai) .« colecamcüs. su 
snesiQria en e^vta Iglesia» 

ICO, Varios Actores hacen 
á estos Saiuo;s\ >biJoj de San 
Max celo , ;Ceniurion , contán- 
dolos entre d0cecque re'fiere»; 
lo que ccmo.co&a tan notable 
en el numerio» y circunstancia 
de que todos ;ftiesen Martyres». 
^^dia alguna testimonio qu^ 
aquietast^i jEn Jp <)UffW<ra á S9t 
tos dos, lo afirniif, el Breviario 
antiguo Éborense de Resende, 
el Palentino, y otros escritor 
res con el Tudense, que: ten 
^re .á ; los idoce. £1 Got^iqo, 



Mérida. 309 

el Toledano ,. el /Buaig^oset .y 
otrqs^^no lo expfeMrr. , ? n 
ioi ! Hesende en el^ Brevw» 
rio Ebprensei.dJf^e qué eiao 
oriundos í de Mérida : * Orkm^ 
4i-^^ iEmerUensl colmid^ £{ 
Histpaleiise . amiguo expresa:» 
G^ffBami. , Corpus t E ME ü /- 
TEmJSALmiX lERKA. 
suscepU. Fr. Pedro dje. la Vega 
(que e$eribíó en el año dei s^o.) 
4lce.fn.la vida de estos Safitos^ 
qveSon Germán nació ea Mér. 
nda.ElCábíIonen&t en soMa-* 
pa n[>un.di es^piritual (según st 
es^t^ampó al fin del Mai^yroIoH 
gio de Maurolyco) dice en lá 
Yi^z Emérita v^ rque < . naciercm» 
alli : Hic anti Servandus &^ 
Germ^t^s Martyn§s. TrugiUo 
(i) refiere, que residiendo eo 
Mérida,^fueron presos. El Cer* 
ratemse, Escritor del siglo tre» 
<^^9 y algunos Breviarios» afír*^ 
man^ que el Jues los sacó pre*^ 
SOS; desde Mérida pa^a ir át 
África: lo que supone tsu resi*^ 
dencia en Mérida > ó biea poft 
naeinoknto, ó por casualidad: 
pera lo primeiro^es lo mas n«r 
guiar, mientfaino a^ pruebe 
la. excepción, r: 

1 03 . SegQo el Breviario 
antiguo Toledano, y otros que 
refieren la vida de estos San^ 
to3..coA unas: misinas pa^abrasi^* 



. I í . 



.1 



|i)., En.flrl^m^JLéti-» T^he^cmruSi Conrímmim «|/. i%ySii>:\^ 



lU^r'i 'Vil 



V.; 



gxx)\ España Sagrada. 

Qoptca 5, que fueron* dé familia 
noble, y «que mostrando ^es^ 
ds'ltfé^o^n atilcno «tas grave 
que. lo que pedian sus'poccís 
añosv recífoieroii U gracia del 
bautismo. 'Esto no favorece á 
que fuesen 'hijot de S; Marce- 
lo: puestos ChristíanM'esYa-^ 
bañ bien asegurados édti^s de 
aquel tiempo; en que el Bad^ 
tismo se debía dar á los infoii* 
tes, ^a necesidad de esperar 
al' octavo día y camo confesa*' 
roa ios ff^adres4el'Cóaciíí(> de 
Si' Cfgriktk^ citado ^n la CatM 
ta 59r' del Santo ;; y en 4a 98/ 
de N. P. S. AugustlQ ( hoy 166.) 
ttap. 8« £n;^tar conformidad 
^¿cribiemio )I4 Vida de nues-^ 
tros Santos'el Doctor Jua^i Ba- 
silio Santoro^ según lósí Mss. 
deia Iglesia de Calahorra , di- 
jo: ^Vi0ieado disspues en co-^ 
»^nocimieoto del Señor^ se bau- 
ntízaron, y> armaron con la» 
síanhaa de justicia t y llegaroli 
ná tanto sos méritos^ que há« 
Mcian muchos milagros/^ - - 

: r . 1 03 Esto» milagros ios ex^ 
pnsanlos.ftrovíafio^; dlcien-: 
do x|uq por sití virtud salian 
los Demonios de ios cuef poS' 
que maiti'atabattt y que mu- 
chos enfermosiisanaban decli* 
versas ; enfermedades** Arma^- 
i^ase piémerameote^ coo aro- 
mas espirituales de ayunos y 
continencia 4;^atra sí mismos. 



Ttat. 41. Cap. 1 2. 
Y con esto lograron vencer al 
ettemígo. Sus milagro? .eran 
Itíter poniendo el * dak:isidi6 
nombre de Jesús, y con lafé* 
de un sdlo Dios, ^ue íes óWi¿* 
gaba á ser declarado» enemi« 
gos de los Idolosw Esto lo ha- 
tíiatt tan animosamente, qtíé 
luegó'llegó á noticia del Jtftfr 
pagánd, y los mandé prÉfri- 
der, cargándolas de prisionbs, 
á que anadió^ las penas de 
hadnbte^^sedf y tormento cor.*; 
poral; tlMindo á descoyuíntárj 
sus miethbt^s; Ningitn'm^i'ty^' 
río bastó para * a-pát tí r í * los' 
Santos d6ia -caridad dejesus:^ 
y fué tanta la eonstañcia^y su-- 
pey ioHttad á los t o tmen tésv qút^^ 
aikel ie le acabó al'eAém^ 
el animo etr perseguir,' cjue á' 
ellos la firmeza en confesar la^ 
fé : pues en efecto cesando por 
algún '^tiempo lá pei'secncioa 
de la Iglesia (tto sé ^í por de«^ 
ereto imperial, ópor mudarse 
61 Pretor) salieron de la' cárcel 
los Santos Confesores de DiOS| 
gloriosos con el triumpho de 
la confesión v y dé^ haber pa« 
dtciÜo hambres, capceJ, pr^^^ 
síonesy y 'tormentos 'por la fé^^ 
con tari cumplida victoria, queí 
fué suyo del todo el campo de 
la lucha. ' 

. 104 Dada libenad i todos* 
los que penaban en las caree- 
tes-, salitrM huetárds Santos, 



Santos de 
úo á resarcir las fatigas cor- 
jK>ral€s, siqo á contíouar la 
guerr9:espiiiU]alcoptra la po* 
testad de; las. tipkblas^ como 
quienes eran ya Atlet9s esfor- 
x^^áos en la lucha y en la cart 
xera. Predicaban animosameBí* 
le la fé: detestaban l^'S^pers-» 
lición de los Geptiles: derri^ 
i>aban ,las ai;as de los Idolqs: 
y, esip que s^ ordenaba á dar 
vista á !o$ ciegos ^ alunibró á 
algunos,. viefl4p;lo insensible 
y frágil d^ sus Qkise^^. i^ro 4 
9^ros los cegó: ml^ ^b^ina- 
cion y en el furor<i volviéndo- 
se frenéticos contra ^xx» Medi- 
¿93 <» y I i^nt regándolos ál Juez» 
para qw los castigase. , 
' J05 • Presos nuevamente 
]os Santos por eqemigos de los 
dioses, cuyos* simulacro^ .ar- 
ruinaban; fueron segunda vez 
atormentados con diyer^os su« 
pUci.os, que no se individuali- 
zan, pero el Oficio Goihica 
denota que fueron muy gra- 
ves : Rursus ad úngulas & 
tormenta^ rursus ad poenas ra^ 
piuniur atque suplida^ como 
expresa la Inlacion de la Mi- 
sa* ^ Las úngulas eran garfios 
de hierro , con que arañaban 
las carnes los Verdugos : pero 
acostumbrados los.rSan|os á 
vencer toripen^os, no t>ubQ su* . 
plleio que los pudiese remo- 
ver de su constaocia. 



Mérida. g ^ ? 

106 Esta prisión y estos 
tormentos fueron: en la Ciudad 
de Metida , dond« se haliaba 
un Vicario Imperial, llamado 
Viador. Ofreciósele á esta sa« 
zon pasar de Mérida á la Mau-* 
ritania Tipgitaoa , que estab» 
agKgada al gobierno civU.de 
j^pafia: y viendo la firiBeza 
de los Santos, omitdó:. que le 
siguiesen , para aumentarles U 
pent del camino, y por |¿ ce*» 
dian con 4as nuevas molestias. 
Este viage le hicieron carga- 
dos de cadeea» y esposas « fa«« 
tigados con hambre^ aed, y 
extorsiones : pero aunque otroa 
genaian con el dolor ; estost^se 
mostraban, superiores* á toda 
penalidad , caminando alegres 
y gozosos. Llegaron en fin á la 
Jurisdicción de Cádiz : y ha* 
llandolos en cada paso mas 
adelantados en el amor del Re- 
demptor, y en la detestación 
de los ídolos, mandó el Juez 
Viador, que fuesen degollados, 
107 Los dos recibieron 
unánimes la sentencia, subien*- 
do intrépidos al campo de'su 
ultimo triumpho,.quefuéim 
collado del sitio llamado £ír^ 
soniano^ éUrsiano^ del terrj** 
torio de Cádiz , donde orando 
los Santoa-dil'Dioa que confe- 
saban , ofrecieron de^ rodiUoa^ 
el cuello á la espada , y sus 
almas subieron al Cielo con la 



3 1 a España Sagrada. 

p9lnia. El cuerpo de S. Ger- 
mdd'fué lleva4o'á Mérida: el 
dé^S;' Servando se ehterró en 
.Gadiz, comd afirmad unanU 
mes el Mis^l y Breviario Go- 
thico (queilamamos deS. Ist« 
adro, -y 4^ Muzárabes) Ser^ 
pkndum» Gadkan^ sittU donas: 
OrBrmdnumi Rmeritensium ci-- 
iH^Mi^ai^omodas.' ?ot lo qité* 
es de .exürañar la seguridad 
COR que Salazar en su historia 
de Cddiz (t)'cira á S. Isidora 
en faror de tjue S.^Gec^man fué 
sepultado en' (Dftdi2 ' i 1^'> qué» 
afirAva' también el Breviario 
actual de Españi) y otros ci- 
tun' al Santo Doctoi^en prue*^! 
ba de que SrServanáo fué^en^ 
terrado en SevíUa; Ni uno, nr 
4tro está asi en S. Isidoro , 9i« 
no como se ha dicho: y la tras- 
lación que hubo después , fué 
de 84 Servando á Sevilla desde 
el sitio de la primera- sepultu- 
ra,xpdr lo que los Breviarios 
posteriores al de S« Isidoro, y 
algunos Martirologios, le po- 
fien en Sevilla, donde se ve-^' 
nera , como S» Germán en M^*^ 
zidaw, aunque las Reliquias de 
é^e^ se dallan sin distinción de 
las qoe se descubrieron juntas 
eaiel año de 1500 (de que ha* 
blahios sotare el'Obcspo Reno- 
i«to, pags !iia.)í / ' í' . 



Trat 41. Cap. la. 

108 Otra- especie incluye 
el Breviario actual , diciendo 
que -el Pretor remitió la cau* 
sa y los Santos al Vicario deí 
Prefecto-Pretorio , que esta* 
ba en la Provincia Tingitana^ 
y que al llegar ios Santos i 
Urs. oiano,- sitio del- Cdnven* 
tb Gadifanó , vinü' li Senten- 
cia del moncíohado Vicario 
(que dice sé llamaba Viúdor) 
y fueron degollados. •• • 
• ic^ Yo 'tetíorb'pi>r dónde- 
9^ gfiffárod IcHk- qtfe compusie4 
ron' esta; lecdión : y aunijúe al 
fin del Tomo I. nos arreglamos 
á ella; ya es precrso confesfar, 
que los d^¿u meatos ^titiguon' 
que yo he )/isto,' todos 'coá4 
vienen eñ ^ue Patatar era el 
nontbre del qu^ presidia e¿ 
Mérida, y salió de aUi con 
los Santos, caminando á la 
Tingitana. El Cerratense dice 
asi: Cum autem Pneses ^ no^ 
mine l^iator^ ex civitate Eme^ 
ritensi de provincia Lusitaniae 
ad pravtnciam Mauritania 
pergeret Se. El Breviario To- 
ledano del siglo XV. Illuxit. 
dies passionis eorum^ in Ursia - 
nensi loco , quia Pr¿efectus 
Viator^ cum esset ihi ^ senten^ 
tiam dedit. &c. El Hispalense: 
Cnm áut&m Pra*ses ^ nomine 
yiator vicarie a¿eñs prafec-- 



V\ 






I t 



Santas de Mecido. 



t^ 



turam ex civitate Emeritensi 
de provincia Lusitanice ad 
Mauritaniam provinciam per- 
get et ....ventum est ad fundum^ 
nomine Ursiánus^ qui est ter- 
ritorio- Gaditano. Ibidem Via^ 
tor sententiam dedit &c. La 
mismo expresa el Eborense 
antiguo^ y quaotos he visto ea 
el asunto: de saerte que, si no 
me engafk) , se formó aquella 
clausula por alusión á ia causa 
de S* Marcelo Centurión, la 
quai fué remitida al Vicario 
del Prefecto-Pretorio, Aureflb 
Agricolano , que á la sazón ési- 
taba en Tingi (como consta 



Bn 



vencer las batallas de &u Quér- 
po, y luego niumpharon del 
enemigo de la fé : lo que pa- 
rece supone el que fueron Sol- 
dados: en cuya suposición tie- 
i)e mas energía y propiedad: 
especialmente viendo que en el 
hymno se expresan fortes 
Christi milites ^ y después se 
mencionan las Cohortes; Ci/i- 
didatis aggregans cohortibus. 

TIEMPO, CC/LTO^r SITIO 

del mar ty rio. 



- \ 



III El año del o^artyrio 
de estos pantos no se ha}l3 ex-; 



por las actas autenticas de Saa ' presado en los Breviarios , i, 
Marcelo) y sin texto que prue* excepción del Oscense, que 



be lo mismo en nuestros San- 
tos , se lo aplicó el Amor de 
las lecciones, contra lo per^ 
petuadoen los documentos an* 
tiguos. 

no Algunos Escritoresmo^ 
dernos afirman también, que 
fueron Soldados estos Santos, 
lo que no prueban : pero qreo 
fué así, pues el Cerratense los 
llama fortissimi milites: y en^ 



señala circa an. domini cccxxi^ 
lo que inchiye yerro, por no 
haber entonces persecución, 
dada ya paz á la Iglesia. Loís 
Autores comunmente refieren 
estte partyrio entre los de la 
persecución de Dipcleciano: y 
segun^los Breviarios que afir*- 
man haberse llevado á Mérldi) 
el cuerpo de S. Germán , sa^ 
pultandole junto al de Santa 
Eulalia ; parece fueron m/^r- 



el Oficio Gothico hay una 

Oración (que es la segunda en ^ ty rizados después de la Sán^ 
^ el Apéndice III,) donde se ha- ta, si aquella traslación fué 
ce alusión á lo misn^o, men* 
cionando guerras, armadura, 
cingulo , victoria , con la ex* 
presión de que primero se 
armaron espiritualmente para 
Tom* XIIL 



immediata al dia del marty- 
rio> Pero se puede decir, que 
asi como de San Servando 
afirman , que fué llevado á Se* 
villa, y esto no excluye la pri- 

Rr 



3T4 España Sagrada. 

iriera sepultura en Cádiz-; asi 
tampoco el entierro de S. Ger- 
mán junto al cuerpo de Santa 
Eulalia se opone á que el Santo 
murii'se antes: porque pudo 
ser llevado allá después del- 
martyrio de la Santa, al tiem- 
po de haber ya paz en la Igle- 
sia, ó colocarlos juntos, quando 
en adelanté se erigió la Igle- 
sia d^ Santa Eulalia. 

112 A esto ultimo se apli- 
¿6 Moreno de Vargas , que se-» 
ñaló el Marty rio de los Santos 
en el año 290. (como ex- 
presa en la nota marginal del 
fol. 83. b.) diciendo , que en- 
tonces era Juez enMérida Via- 
tor^y en el de 303 Catpurnia- 
no. Pero como no prueba la 
residencia de Viator en Mérir 
da en el año 290. queda re- 
ducida á su arbitrio. ' 

113 Según los documentos 
ya citados consta , que nues- 
tros Santos alcanzaron una 
persecución , á que se siguió 
paz di^ la Iglesia, y luego otra 
persecución: lo que no puede 
atrasarse déla penúltima y ul- 
tima persecución de la Iglesia: 
V. ^ que ct>T ftsast-n la Fé pri- 
mera vez al fin de la ptrsecu- 
cic?n de ^ureHatio^ y que mu- 
riesen en la de Dioc/eciano: 
pero no po.^emos determinar 
el año, por falta de documenta, 

114 .£1 dia fué el 23. de 



Trat. 41. Cap. 12. 
Octubre, en que los celebran 
los Martyrologios y Brevia- 
rios : décimo Kalendas Novem-- 
iris. 

115 Su culto fué propaga- 
do desde el tiempo de los Go- 
dos , en que se hizo común á 
todas las Provincias de su do- 
minio el Oficio del rito anti- 
guo de España. En aquel Ofi- 
cio tienen Misa y rezo pro- 
prio con un Hymno, que en 
parte se halla aplicado á San 
Hemeterio y Celidonio en el 
CHlcio actual en el Hymno de 
Vísperas. Propagóse el culto, 
y nombre de los Santos fuera 
'de España por medio del Mar^ 
tyrologío Romano pequeño^ 
por el de Adon, por el de 
Usuardo, y por otros, hasta el 
Romano actual. 
- 116 El elogio con que AdoQ 
los refiere es el siguiente: In 
Hispahüs ^ natalis Ss. Ser^ 
vandi , (S? Germani : qui post 
verbera , . squalorem carcerisy 
& sitis ac famis injuriam^ & 
longissimi itineris laborem^ 
quem jubente Viatore Prasi^ 

' de ferro onusti pertulerunt , jío- 
vissime martyrii sui cursum 

' ferro casis cervicibus imple^ ' 
verunt. Ex quibus Gernianus 
Emeritie juxta B. Eulaliam 
sepultus : Servandus vero His^ 
palim translatus circa Sanc^ 
tas ^ustam^ & Ruffinam con^ 



Santos de 
ditas est. Baronio añadió el 
sitio y el ttempo : Prope Ga- 
des ád fundum Ursqnianum.... 
in persecutione Diocletiani. 
Ea Galesiaio tiay el yerro de* 
Corduba Sanciorum mariyrum 
Servandi^ &c. acaso porque 
no citaado lugar los demás 
Martyrologtos, y viendo ce- 
lebrados estos Santos en el 
Breviario de Córdoba (á quien 
cita en las notas ) creyó ser 
proprios de aquella Iglesia* 

117 £1 Ofício actual con 
que toda España celebra la 
fiesta de estos Santos, creo que 
se originó de Sevilla : pues se 
incluye en los Oficios que apro- 
bó Sixto V. en el año 1590. 
para la Santa Iglesia de Sevi* 
lia á petición de su Arzobispo* 
el Cardenal de Castro. De alli 
pasó el Reao á Cádiz en el año 
de i6ao. y luego en el 1727. 
se extendieron á coda España 
las Lecciones y Oración antes 
aprobadas para Cádiz, como 
se refiere en el Decreto de ex- 
tensión dado en Roma en 5. 
de Abril de 1717. [Ea Toledo 
extramuros, hubo un Monas- 
terio famoso dedicado á estos 
gloriosos Martyres. ] Sevilla 
los celebra con rito doble de 
segunda clase, por tener el 
cuerpo de San Servando, y 
Reliquia insigne de San Ger- 
mán , como refiere el Quader« 



Marida. 315 

no de sus Santos , impreso en 
Madrid año de 1659* Mérida 
los tiene por Patronos. Cádiz 
hizo lo mismo can gran solem- 
nidad el año de 16 19. en que 
los recibió por especiales Pa- 
tronos , haciéqdo su dia fiesta 
de precepto , por haber sido 
su tierra regada con su bendi* ^ 
ta sangre , como dignamente 
anuncia el Breviario antiguo 
de Sevilla en la quinta lección: 
O mulSum beata térra Gadita^ 
na , qua gremio suo beatorum 
Martyrum sanguinem susce^ 
pisti: y á esto quiso aludir el 
Santoral de Vega, quando sé 
lee en él tierra de Guadiana^ 
en lugar de tierra Gaditana. 

118 Esta especie nos vuel- 
ve á renovar la del sitio ea 
que fueron degollados, sobre 
lo que hay alguna variedad ea 
los Autores. El Breviario Ebo- 
rense de Resende dice : Tan^ 
dem cum ventum esset ad fun* 
dum Ursonianum Gaditani con* 
ventus ^ sive ut aliis placet 
Astigitani. Este dictamen , de 
leer Convento Astigitano , es 
muy creíble que se íntroduxo 
no en virtud de Actas, ó Có- 
dices antiguos , en que se le^ 
la voz de Astigitano, sino pop 
opinión de .algunos, que vieot 
do en Plinio el Pueblo ie Ur^ 
so^ aplicado al Convento As- 
tigitano ; creyeron ^er este Ur^ 

Rr 2 ^ 



31 6 España Sagrada, 
so el lugar en que los Santos 
fueron degollados: y realmen- 
te si ios textos nombraran di 
Pnebloy 6 Ciudad de Urso , 6 
Ursone, >era muy probable 

aquel dictamen: porque -¿íjfír 
gi se halla en el Itinerario de 
Mérida á Sevilla (cuyo cami- 
no era proprio para el Vicario 
Imperial que desde Mérida se 
dirigía á Afíica.) Pero ninguno 
de los documentos que he vis- 
to , pone al Pueblo Ursoaense, 
sino al vico, ó fundo/Ursonia* 
no, ó Ursiano, que dicen estar 
en el Convento, 6 territorio 
Gaditano: y .nada'de esto con- 
viene á la Ciudad llamada í/r- 
so\ porque ni perteneció al 
Convento^ 6 territorio de Cá- 
diz, ni era vico^ ó futido^ sino 
Pueblo femoso.. 

119 Viendo files que to-^ 
dos lecurrenai GbnventoGa 
dílLno,y queel Breviario His- 
palense aplaude la tierra de 
Cádiz, es prtíivo insistir en 
esta voz , y i]0 entenderla de 
Ccn'üettc en la extensión de ju- 
- risdiccion.de -Audi. ncia ,' por- 
que como abrazaba mucho 
án bito la Chancilleria, no era 
contraher la kcucion á sitio 
deiei minado ; y asi debe en • 
tenderse en concepta indivír 
dual del termino.de laiCiudad- 
en que estaba el Convento: se- 
gún se prueba por la explica* 



Trat. 41.. Cap. i3é 
ciorv de otros que en lugar de 
Convento , ponen territorio 
Gaditano. El territorio de Cá- 
diz no se puede alargar fuera 
de la Islar porque cercado su 
terreno de agua por todas par- 
tes fuera de las tres leguas^ 
queda reducida su tierra á la 
actual Isla de León , que por 
una parte tiene la Ciudad, y 
por la otara el Puente de Zua- 
zo*. Esta tierra es la que, ben- 
dice el Brevijario Hispalense,, 
por haber recibido en sí lasan* 
gre de los Martyres, (en las* 
palabras alegadas) y á esta 
tierra es donde debemos redu- 
cir el Martyrio. 

120 }unto al Puente , y á 
tres leguas de Cádiz, nos po^ 
ne el Itinerario de A n teñí no 
(jí Gadibus Cordubam) nna 
mansión > que/' Dama ^d Pon- 
tem^ en que habría alojamien- 
to y población,. pue5 aun hoy 
se vén casas j^or alU, y hay 
una Venta. Puesto el Pretor en 
este .sitio , y dando alli la sen- 
tencia conítfii los Santos.se sal- 
va quáñto h^Ua^mos escrito so-, 
bre el lugar deLMartyrio: 
pues aquella es .propiamente 
tierra Gaditana i» territorio de 
Cádiz, y vico, ó aldt^ de aquel 
Convento. Salvase depás de 
esto otra locución, por la qual 
inferimos, que no dio la sen- 
tencia estando ya en la Ciu-- 



Santos de 
dad de Cadfe,de suerte que 
d^ alli sacasen á los Santos al 
sitio referido de la" Isla, sino 
qjue la sentenciase dio antes 
de Hegar á la Ciudad.^ La ra*- 
zon es, perqué referida la sa- 
lida de Mérida dicen : Llega^ 
ron finalmente al vico^ ó pago 
Ur sonta no del territorio de Ca* 
diz , &c. Tándem cum ventum 
essetr&c. y esto prueba , que 
en camino d^ Mérida á Cádiz, 
y antes de llegar á la Ciudad, 
pero estando ya en su territo- 
rio, fiíeron degollados: por- 
que si hubieran ya entrado eA 
Cádiz ^dixeran , que habiendo 
llegado á esta Ciudad , pro- 
nunció alli la sentencia, y en 
t^ caso los hubieran sacado á 
degollar en el pago Ursoniano^^ 
Pero diciendo que sa1i)sron de 
Mérida , y que al llegar á es- 
te sitio fueron sentenciados; se 
inñere haber sido antes de en- 
trar en la Ciudad; pero estan- 
do ya tn su tierra: lo que qua- 
drabien á la mansirn que An- 
tonino pone alli: pues esta era 
propiamente vico, ó aldea de 
Cádiz, y aunque el Itinerario 
úo le da. nombre de Ursoniano^ 
tampoco obsta:. ó bien porque 
bastaba decir : jíd Poníem^ 
(siendo esta la voz mas famo- 
sa) ó porqu<;tK)^e llamaba Ur- 
soniano el sitio , sino la here* 
dad , . ó pag^o , donde fueiton 



Mérida. á'7 

mar t y rizados ; pues á. esto; fa- 
vorecen los que dicen : j¿4d. 
fundum Ursonianunu Y si el 
nombre individual era prpprio 
de unalieredad, no es. razón 
fatigarnos en buscar e^ta voz* 
en Geographos, ni en desci- 
frar su etymología : porque se 
introduciría por el dueño , ó 
per algún suceso^ ó divisa par- 
ticular , cuya promulgación 
DO tocaba á la historia^ ó geo- 
graphía general , que no cuida 
de pagos, ni de aldeas. No asi 
la investigación en que nos va- 
mos deteniendo: pues el Pa- 
tronato que tienen nuestros ' 
Santos en Cádiz ^ pende del 
territorio en que fueron mar- 
tyrizados : del qual decimos, 
que según los documentos que 
han llegado á nuestra noticia, 
solo cqnviene á Cádiz en la 
parte de su Isla de Leen. 

121 Solo me resta un es* 
crupulo de si algún Geogra- 
pho repara en que el Vicario 
Imperial fuese á Cádiz, quan- 
do se endereza desde Mérida 
á la Provincia Tingitana: pues 
el transito de España á Tingi 
era por Belon^ Ciudad del Es- 
trecho , como expresa el Iti- 
nerario marítimo de Antoní- 
no : y para ir al medio del Es- 
trecho desde Mérida , no se 
necesita entrar en Cádiz. Res- 
pondo y que no era preciso 



3 1 8^ España Sagrada. 

geogf aphicamente : pero era 
indispensable en lo moral y sa* 
grado de aquel. tiempo (si así 
puede llamarse lo supersticio- 
so) porque para llegar á Belon 
habla de pasar por la costa 
que confronta con la Isla de 
Cádiz ; y si de todo el mundo 
venían al templo de Hercules, 
venciendo sumas distancias, 
quiéd podrá persuadirse, que 
al pasar por ^us puertas un 
Capitán gentil, no entrase á 
tributar á Hercules sus votos? 
Esto de ningún modo puede 
imaginaTse. Y teniendo docu- 
mentos que nos dicen , haber 
entrado en la tierra de Cádiz, 
no puede quedar duda en el* 
hecho. ^ 

122 Por tanto resulta, que 
al entrar en ac^^uella Isla , dio 
septencia contra los Santos» 



Trat. 41* Cap. la. 
acaso por hacer aquel sacri- 
ficio á Hercules , ó porque no 
quiso entrar en la Ciudad con 
tales reos, enemigos de sus 
fingidos dioses. 

123 De aquel transito de 
I^iador á África, se infiere que 
era Vicario Imperial , ó lugar- 
teniente del Prefecto- Preto- 
rio : pues si fuera únicamente 
Pretor de Lusitania , no exer- 
ciera jurisdicción en la Betica, 
ni le pertenecía la Tíngitana, 
que no estaba atribuida á Lu« 
sitania , sino á la Provincia de 
lá Betica. Asi vemos por lag 
Actas de San Marcelo otro Vi. 
carió del Perfecto-Pretorio 
que se hallaba en Tingi, al^« 
tiempo de remitirle desde Es- 
paña la causa porque^ué mar- 
tyrizado San Marcelo* 



CAPITULO ULTIMO. 



BE ALGUNOS VARONES ILUSTRES 

Emeritenses. 



ÜEmás de las Palmas, y 
Coronas, que Mérida con- 
siguió por ^ sus Santos, y 
fuera 'del nombre que adqui- 
rió por algunos Santos Prela- 
dos ( de que hablamos en el 
Cathalogo) se hizo también 
memorable por otros Varones 



distinguidos , que la ennoble* 
cieron con su nombre, cuya 
fama llegó en algún vestigio á 
nuestros dias. . 

DECI ANO, 

I £1 primero en el tiem- 



Varones Ilustres de Mérida. 3^ , 

po es Deciano^ pues floreció bla de la^ patrias de los Es- 



en el siglo primero de la Igle- 
sia, contemporaaeo y estima- 
do de Marcial , por quien te- 
nemos noticia de Deciano: 
pues en el libro i. de los Epi- 
gramas , LXIl. declara la pa* 
tria, diciendo fué de Mérida: 
y como aquel Epigrama ha- 



critores, consta haberlo sido 
Deciano, á quien coloca en* 
tre los que escribieron: pero, 
ni tenemos sus Obras , ni sa-^ 
bemos los titules. El textü di-* 
ce asi, en lo que mira á Es- 
paña. //^» J. Epig. LXIl. 



Ad Licianum^ Scriptores undeT 



• • « • 



Duosque Sénecas, unicumque Lucanum 

Facunda loquitur Corduba. 
Gaudent jocosae Canto suo Gades, 

EMÉRITA Deciano meo* 
Te Liciane gloriabitur nostra, 

Nec me tacebit Bilbilis. 



d La contraposición de 
suo y meo muestra el mayor 
amor que Marcial tenia á De* 
ciano que ¿ Canio: y la voz 
EMÉRITA convence la patria 
del nuestro, como el Gadesy 
Corduba j y Bilbilis la de los 
otros:. Pero Ramírez de ^ra- 
do no teniendo presente este 
Epigrama , al comentar el tía- 
no del mismo libro negó el 
crédito á los que hacen á De- 
ciano Emeritense : lo que lue- 
go confesó en Carta publicada 
por Moreno de Vargas, (i) 
disculpándose con decir , que 



comentó á Marcial de edad de 
diez y nueve años , y querien- 
do' salvar lo escrito, con re- 
curso de no sé qué diferencia 
eqtre Deciano Poeta, y Decia- 
no Stoico: pero el Deciano de 
Marcial es uno solo, dotado 
de muchas prendas, íioisima 
en la amistad , qual si alguno 
de los mas aplaudidos en lo 
antiguo: docto en artes y cien- 
cias del griego, y del latino: 
observante en lo justo, hones- 
to, y sagrado: sufrido con su« 
perioridad de animo en las 
mayores adversidades : (pues 



(i) lÁh. %.0af. j. 



3 20 España Sagrada. 

estos elogios le dá Marcial ea 
el Epigrama XL. //¿. i. yea 
el Epigrama IX. le hace supe- . 
rior á Thraseas , y á Catón ea 
la constancia, pues aquellos 
se mataron 5 éste venció la ad- 
versidad, sin negarla la cara) y 
finalmente aplicado al estudio 
de las Leyes, en cuyo empleo 
se ocupaba en Roma, con sen- 
timiento del amor de Marcial, 
pues éste queriendo vivir de 
dia y de noche con el amigo, 
se hallaba muchas veces de» 



Trat. 41. Cap. ult. 
fraudado , por estar Decía no 
ocupado en la defensa de los 
pleytos, y en sus estudios^ 
como expresa en el Epign V* 
del iihro. 2. donde con la sal 
acostumbrada refiere, que te- 
nian las casas apartadas dos 
millas: y aunque para verle, 
se le hacia suave la distancia; 
sentía andar quatro millas en 
ir , y volver sin verle, pues ó 
no estás (dice) en casa > ó me 
niegan que estés. 



Saepé domi flon es: cum sis quoque saepé negar is: 
Vel tantum causis , vel tibí sespé vacas. 

Te tamen ut videam dúo millia non piget iré: 
Ut te non videam, quatuor iré piget. 



3 Dedicó Marcial á éste 
su íntimo amigo el lib. 2. de 
los Epigramas^ como muestra 
1^ Epístola que antecede al ii-*: 
bro: y Como no hay otra men- 
ción de Declano, quiso el for- 
mador de los falsos Chronico- 
nes^ añadir una muy ilustre, 
atreviéndose á introducirle en* 
trie los Fastos de los Martyres, 
por un nombre de Diácono^ 
que halló en losMartyroIogios 
sobre el dia quatro de Junio, 
y por la manía general de apli- 
car á España quanto quiso, 
identificando personas por los 
nombres ^ y dando santidad y 



laureola de Martyres á los que 
solo se hallan ñorecieodo ea**. 
tre los gentiles, como sucede, 
ea Deciano^ cuyo nombre 
transformó en Dacíano ; (que 
es el Martyr de Roma) y aun-* 
que tocaba al escrito de FU 
Dextro, y entonces no le tüVQ 
presente , le recinto después, 
incorporándole eaelnum. 287. 
de su Julián Pérez, donde va- 
ció todas las heces de la borra 
que habia amontonado en su 
celebro : y por tanto no es ra- 
zón que nos detenga , bas- 
taniáo. la aleación para el des-, 
precio. 



Vár9ñ9t ikutres ie MértiM. %%% 

duda la fama át este Varoá 
fU^N 9 PRESBTTBRÓ. provebdria de su literatma; f 

aelo eo defender la Fé Catho* 



Demás del meodoflMdo De- 
ciano t que vivió en tiempo de 
la Gentilidad ^ y no consta se 
apartase «te ella; iny mema- 
ria de algunas personas Ecle* 
aiástícas de 'Méridas 'que nt 
pertenecen á la clase de aus 
Obiapos , ni se hallan entre los 
Santos* 

\ 4 ' ' El primerode ouetene^ 
nm líótiela % séliámo J^iráta^ y 
fué Presbytero en la %Iesiá de 
Mérida^en que servia reynan* 
do LeovigfldOi esto ^^ por lot 
ates de 578. La memoria de 
esté ilustre Varón se otfnserv» 
en el Chrooicon del Biclaren* 
iñ sobre el citado alio (décimo 
de Leovlgildo) en que no sedo 
nos declara su nombre , Igle- 
sia, y digdidad de Presbytero, 
üao lo mas notable de que flo- 
ffcia y sobresalía' con honor, 
pues dice , que era celebrado 
como Varón ilustre : ywmnes 
Praskyter Scclesia Emeriten- 
tis ctarus habetmr. Pero es 
muy de sentir, que donde tmr 
pieza la memoria , alli mismo 
fe acabes pues ni prosigue 
este, £scritor en declamarnos 
otra^ faidividaaUdaídes , ni se 
menciona el nombre de Pres- 
bítero v Efner ¡tense en otros 
Autores, que yo conozca. Sin 

T0m. Xlll. 



lica, que era el blanco de to* 
dos los mas distinguidos Ede* 
Icásticos de aquel tiempo , co« 
mo que por entonces se halla* 
ba comoatida por los €k)dos 
pervertidos en la heregia Ar^ 
riana, yen especial por lafuer* 
aa y ceguedad de Leovigíldoi* 
y como ^l misino Biclárense 
era Lttsi«atto« tavo ocasión d^ 
conocer al mencionado Pres^ 
bytero i' y perpetuarle poc la 
Ama de su escrito* 



i. 



RRVEM9T0 , DIÁCONO. 



5 Otro Varen distinguido^ 
fué Redempto , mencionado 
algunas veces en la Obra dé 
Paulo Diácono, de Méridá,po]P 
la quaf sabemos, que al mismo 
tiempo, ó* en el- mismo rey na* 
do (te Ledvfgildo, vivia en 
Mérida, y tenia titulo de D\z^ 
cono en la Iglesia de Santa Ett« 
lalia, la qual Iglesia estaba en« 
comeodada i su cuidado^ pre«t 
sidieodo en ella , y cuidando 
de qóantoen ella baMa» Por 
tantose valió de él para su res* 
guardo el Abfid Nuncto^ como 
s^ dixo en el cap. 9» num« 33. . 

6 Persevc^raba Redet^pto 
en la pa^dencia de la j^lesia 
de Santa Eulalia , i^nanjlQ 



$ü% EspaMú Sagrada. Trét. i|siv.Cti^» ir/f. 
Reca/edo:;y' fijé .el que Uevd por supuesta: y que el referir* 



éel8»c^de sq caballo al Coodq 
Itdafdla^ taminaodo Redeníp* 
lo desde su Iglesia (extramu- 
Tos) Jiasta el Palacio del Obis- 
pa. Masotia; como referimos 
al ihablar. de este Prelado; y 
eobsiguieii temen te Jxié . : Rjir. 
deaipto . contemporáneo vdel 
Santo Abad Nuncto, y de Ma- 
cona , coQ los demás, de aque- 
Na^edads. v. %, SanXeandro. 
Jitxiu«eDie<vivíó,al tieo^podel 
iatroso Obíspo'xS'tifir/a.: puea eo 
ti aop de^>u destterio fué. fil 
suceso mencionado dé Vacrils 
y Redempto. 

.Ip.'fiot/elái qcna^ule'^Salii^ 
doro publicadas en la edición 
^ Madrid , .y idie París por 
Breul ) hay una del Santo al 
AtcedíaQQ Redempto : por la 
qual $ftb«jm)s«i.qufl este lecpn^ 
luúd.aoi^re. algufia^cdiikuUa-' 
det qi}^ tenia e» oi:deA á* eion-^ 
sagrat''ien .pan fermentado 9 ^ 
azymo: sobre la materia del 
calizi de metal;, ó^de madera: 
acerca de ¿os Corporales ^ si 
había» de ser de lienzo ^6 de 
«dati.y. fin^lmeate ep orden á 
la Iktinidad de la Sagrada Es-, 
critiujra.: A todo esto se respoo-^ 
ée^en l^.ciiada carta. Biün <$^ 
que graves Autores M tieaeA 



se al4i kttf cbr^t^efencia 'dte l«ísr 
Orientales con los Latinos so-' 
bre:el|mfia«y-mo; tío .fervore* 
ce al- tiempo de San Isidoro::; 
pues-mucho después del Saaio 
x%áíísm «o.sQiió offQstcioR.'eAa 
estb« cfuno: ooió $¿rmQ|]di> (f)k 
y Mabillpa; (a)^Pew para* aü 
asunto basta querel jbcuMdoe 
del documento parece mnh £ 
nuestro Redempto de Mecida» 
apticfied^ á!é$^f|ftiop(t$6lta, y 
90 4 t^tM:R«d«mp(o<€léfig^ 
4e Sevilla , que esqHbid la^ 
muerte de .San Isidofo : piiea 
aunque Don . Nicolás Aiitonic^ 
ieecuriré.¿ éste^^te^gp por me», 
jl^r^firmar^uelüi^ el/de M^ 
rida.-' ¡*: * ú- •: '. •■ .. 

r 8 La racoo £8, |x>r%Qe el 
Redempto de Sevilla no ttni* 
motivo para escribir á $• Isido* 
TO\ c 00 quien vifviat y á quien 
podia pr*ejguntar poivviva voz: 
pero el de Mér ida necesitaba 
foformaíse* del Santo por es«« 
^^rJto$ como quien vivia ausen^ 
te deSiívilla^ Don Nicolás Aih 
Ionio previno este argumento^ 
dicteado , s\\^^' a0J9so estaba ti 
Santoenla Cco'te^id) Pero fué* 
ra de fio afírniaffr^ que estaba 
au^e^t^ ; .aunque leato aé pro- 



*'.i 



^ (i) ^&i el OpuTcúlü de Aiymo, puesto en tu TihAo W. * (2) ^'Éi litlX^n^ 
\gcion del mismo asumo cu^ 6. (3) LiK'^^ num* i$4. • ' ' . ' • : -^ 



'.» 



M9 vtces pasa él iSaitta á To^ 
ledo) «no aquiete ia^rasp^estmt 
parqua^el Santo bébia* de vot^ 
veráiSei^illa; y la materia á^ 
la consolta no era tal que no 
sufriese dilación. Tardó en 
efecto U reft^uesta iKM'^negO'» 
cios qtie ocurrieron v como se 
dice. al principio' de .la Cartat 
. 3f .todo esto conviene mas • á la 
Msidencia ordinaria del Santo 
ao su Iglesia, que i la extraor- 
dinaria en la Corte. Demás de 
^esto el SevrUano ño tenia mas 
título ^oe^ de Clérigo ^ según 
vimos en el Tomo IX« y coa- 
aigttientemente no era Subdia^» 
eono j pues desde 'este^ grado 
abajo> se v^erifica el titula, de 
Clérigo. £1 Heéempto de la 
Carta era Arcediano, como 
alli se expresa: y del Emeri« 
Mftse sabemos que era Arce- 
diano en la Iglesiar de • Santa 
EAilaliat E9 pues- mas verosi* 
miU qué el sugéto mencionado 
'en la expresada Carta fué el 
jbedempto que en tiempo de 
«Recaredo presidia en . Santa 
Eulalia de Aférida' con 'li culo 
de EH^cono» eato eS;» como pri- 
mero de los Diáconos , ó Ar- 
cediano r pues el nombre, el 
tíempo , el titulo, y la distáis 



<m de lugares, 
éste el de* la coosalta. 



ser 



^a^z 



EL Sjí^NTO ABJÍD 



Nunctá* 






>ii'1 



* De este tfatanu>s arriba eá 
el capí 9« num. 33, y sig* 

EL SANTO NIÑO 



9 De este inocente Jovea 
nos dio noticia Paulo Emerif 
teilse, que empezó su escritp 
po)! la relación de las maravi^ 
lias que obró Dios can esté 
Santo Jiiño , pivoponiéMolas 
conforme las oyó de su^boca, 
pOT: lo que en esta parte es Au- 
tor original , testigo dicia nafai> 
ym excepción, pues: junta cch 
esto la buena opinión de verá|: 
^1 que está reputado, y que 
manifestó en sus escritos» 

lOi £1 nomb^^ deteste Jo* 
veo era Augusto^ voz particur- 
lar^ :poc el poco uso que se 
«halla de este .nombre en Espa- 
iia, y acaso en Mérida tuvo 
alguna, freqüencia . por espe- 
t:ial propensión al fundador. 
-Seguo la edad , pudiera lia* 
marse Augustulo, pues erA 
muy joven, sirviendo en la 
Iglesia de Santa Eulalia en los 
ministerios de ios Niños. .No 
satftia todaviat letras : pero, a^ 
gon veremos, estaba muy ade- 
lantado en la inocencia v sen- 

SS2 



3^4 EspaMÉ Sagrada. Trat. ^i.Cap. ult. 
cillez 9 con que se maatenia Cielo y de la tierra iavoeo |Mia 



i¿n *4a' {gracia i de IXo8« Sucedié» 
que sirviendo* fielmente su 
cargo con los demás Colegia- 
lesv ié vino de repente mía en« 
fermedad ^ con cuya ocasión 
exercitaban- todos los demás 
fadlviduos dé aquelta Iglesia 
la caridad 4^ visitar al enfer* 
nio con freqüencia. Uno de ^^ 
tos era^el mismo Paulo Diáco- 
no Historiador : el qual dice, 
que yendo uíHi^ noche, de !»• 
vieraoá visitar al: Joven entre 
la hora de las VigiUas. ^ y de 
los Maytines, ^^alló la celda 
júñ luz 9 y taq dormidos á los 
que le asistiaiH que no desper^ 
larott con si) entrada, liacieo^ 
éoles . levantar , y puesta luz, 
pregunta al enfermo^ cóaoo sé 
hallaba? El Santo Joven xesf» 
poadió : ea lo que mira á la 
vida. corporal , confieso» que 
me siento extenuado totalmiei»- 
te : pero acerca de la eterna, 
no solo tengo esperanza , sino 
que he visto al mismo Autor 
de la vida , nuestro Señor Je^ 
su*Christo , acompañado . de 
4nnumerabte multitud de Aa- 
geles , y Santos* 

11 At oir yo esto ( confíe- 
-sá aqui ef Autor) quedé paa* 
aaado f y sumiimentejestreme- 
cido. Rpguéle, que meconu- 
ae menudamente^ lo que 



test^^<|ule.no tete^ro coe^ 
aa phantásticaé Vimeien un Iih 
gar ameao , Heno de Aorea 
olorosas t yerbas sumamente 
verdes, rosas , azucenas, mru*^ 
ctias coronas ét oto y piedraa 
IMreciosas^ ina^imerabl«| vdoa 
de seda V y un ayre delicadoi 
que. con su fresco sbjdo á todo 
daba refrigerio. Vi alU tann 
bien muclias sillas á ios ladoa 
de otra-ique sobresalía ea me* 
dp, y una ionuoierablé mal-* 
tit^d de niños t heruMaos, jr 
adornados , que dlsponian me« 
aaa para un convite opulento^ 
oo:ide carnes vulgares, ^^oo de 
aVes cebadas con iMluAtrta:' y 
toda qtianto ae. pre^rafaa era 
Uaoco. como la- nieve, espe<^ 
raudo que llega» %xk Rey» 

I a Entonces yo, dice Pao^ 

lo, deseando oir picoamefii» 

Ain milagro tan glande, le pre^ 

ffMoüé ; y qué i^aoias tú mieiH 

tras disponían lo que refieres? 

Yo (dixo) besaba^ Iw pies de, 

todos , y ellos dedan: Bendito 

^Ka Dios 4 que bitfn .te trajo. T 

mieatraa decian eato (proaif* 

guió Augusto) llegé una grao 

muhirud de personas vestidas 

4e . blanco , adornadas de pie* 

ástsís preciosas ^ y coronas bri» 

llantes,.repartidas en dos co^ 

ros, á la izquierda y á la dere- 

visio, y él dixo: Al Dios del * cha: en medio de los qualec 



ihutrHdeMérida. 995 

«tnia un lucidlttmu Varón, de conmigo , pata eoaefiarte ua 



•talle ter mosiuiao ^ de» viMa 
^rloso^ de estacata saperia 
A , (odps 4. nkas britíaate que el 
Sol , ma» blaoco que la nieve. 
Llegando á los asientos , tomó 
(ti mas alto aquel hermoso Va^ 
roo , los demás , adocándole 
prtmetot sesentaroo después; 
él los bendixo i todos : y ellos 
volvieron* á adorarle segunda 
y tercera vee. 

. 13 Sacarofüe % en fin ^ los 
aa^íafes:, y empegado el ban* 
queit, preguntó i los de s« 
lado el que sobresalía : Hay 
aqui algún rustieoJt Ellos res* 
^ndieron:: Sí. Señora Pues 
«tra^nle (dixo) á mi vista. Yo 
«stab^ (dtxo Augusto) aparta^ 
•do de allU en pie ^mirando lo 
que pasaba: y quando me pre- 



|*rdín que tengo.* «Fteeroode 10* 
dos^ áitorandcte primero, y el 
mismo Rey les dio: su bendi- 
ción. A este tiempo traían á sa 
Tríbunalá unos no sé québom* 
i>rea , que daban muc|iaa vo* 
ees y alaridos: y al oirloai^el 
JRen dixo : Echad fuerard «toa 
oíalos siervos , que no son áig^ 
nos de entrar á mi presencia* 
Al punto los arrebataron oen 
tanta celeridad » que no pode 
verlos del todo, ni conocerloA 
. 14 / Segimd» vea. preguntó 
Patilo i Augusto: Dime bijo, 
viste allí á alguno de los que 
yo be conocido, que hanaátS^ 
dOfya.de ¿ita^^ Vida? Agesto di4 
xo ) LM vhombres ::qut; vi aUi) 
eran mny diversos de los que 
ahora vemos: porque tenia» 



sentaron á su vista, me estre*^ diferente trage , y aspecto^ Y 
jnecí sbtíKiiheiite*,Ilixbxiie: Nb añadió ^. después, de ecbar (u^* 



temas hija: \poi|tr á Jnis cispal* 
das , y sabe que seré tu pro-* 
lector. Nunca te faltará nada : 
yo te alimentaré siempre: yo 
te ve^iré: yo. t^ prot^efiéyiy 
4iunca te desampararé. Alpui»!» 
tQ mandó me diesta^de la co^ 
-mida y bebidadel convite, que 
tomé coa sumo deleite: y con* 
£eso faaiher quedado' tan satis^ 
jfecho^ que juinas deseara otro 
«étversoialimeatoi Acabado «¿1 
4sanqu^e me dikob Vayase é^ 
*ta comitiva : *t¿ has de venir 



TSí\ ÍAm malos jsiervoas<se lé>> 
vantó:de su silla aquel Sfenoi^ 
y. tomandoníe de la mano , me 
llevó áam Jardin muy ameno, 
que timia tila, rio coor^ ligua de 
4mlof^tfe vidrio,, y junto al rifi 
mucha» flotes^ y /selvas éb tfraf 
gran tes aromas, que olían i 
varias suavidades. Caminando 
^ciaeirriovUlegamos á un Uir 
. psf que ahora, desde, mi cama 
\asioy. viendo^ . ^ - '*. /--í...'. 
13 . Esta maravillosa VisiCaí 
ae la refirió el mencionado Jo^ 



^ft6 España Skgroiii. 
HW áiPáiiáo>va^ia$ veof» coa 

^ue ^l misino DiacooQ M^olviá 
egcr^biréa eán el <tiiis»)áisMlido, 
«naque tto con tas:puñtualés 
glabras. Btó lu^^o ctiecita al 
Aibadf; y éste pasando. pcodta*^ 
incfiteiá ver á Augusto^ y úe^ 
ieaodooirde.aii boca e) ftt^ 
^iov se lé refirió puatuaimen*» 
fie» coino también á iiQ santo jr 
bddtÍHmo Levita (ci^yo noiii* 
bteqo>c9c presa Paulo^ y á ottot 
.Jsehnaoosj -i . '•> • ' ^ 
ni ril ^'ijueg0 cwpe zó Atigos* 
to á encenderse en ¿1 deseo dé 
tecíbir iá penitencia , que se 
diabaálós cercanos á lamuer^ 
K& y reoi^btdávfiíé Paulóla enM 
(kniaendarse ^ Dfo» á la IgVe^ 
9Í4 de lar Virgen María (cinco 
«illas distante de la Ciudad) 
f volvieado al caer de !a tar^ 
^^ halló^ difunto á^ Aoguif^ 
-Oomo era'ya. tarde vntd* sé hi^ 
fo el entierro^ en aqn^ dia* Ei- 
lando'pues aquella noche de 
cuerpo presente en la misma 
Qelda :dpndic muaió ^ '^suted^fé 
üfue i desl^ora • el mismo Au^ 
•gusté^ llamó c^n' attár voí^i^^^oii 
cormpa'ñero'suyo llaQsadojgttJ^^ 
tiüanot y oyendp y conocían- 
lo la voz otro joven scncsUe^ 
i)r« i Vdras ^ U^tüadot'i^i^^iihma^ 
se levantó prontamente , y>»¡6 
calftñlsmo'iAifgnstof que estaba 
^ pie vesiido 'de 



blanca: pero atemorizada 
pavor úo se'atmvió'á 4Ecercáfl- 
serAsegttM empega con jai^i^ 
«nento , q^ vio 'Su rostro bri^ 
liante como la nieve ^^y al dik 
siguiente enter ra^ron ^u be»di- 
«tov'ctierpo en *la piisma iglesia 
tieSanta£ulalia¿ > '.' '»<j 
' X7 Este fué^Kio^ de los no»- 
tables sucesos que movieron i 
Panio Diácono á escribir sa 
obra en confirmación de ptcG^i 
Teferidos por ^. Gregorio JMag- 
no^^n sus Diálogos ^ como em- 
presa e» él Prólogo , donde 
acaba diciendo , que no tenia 
duda en qi^e Augusto i^ra bte&- 
aveaturado» El tiempo fuéíVtf- 
vienda^aulo Diácono; e^o es, 
poco después; del principió del 
«tgto séptimo^ según lo qtíe d^ 
remos en éí titulo siguiaiite* 



^» 



1 1 1 






i í 



18 .£1 que mas nombre ha 
dlexado éntrelas personas par- 
ticulares die ^éxidoLyiúé un 
¿cle&iásitooi iiamado Pimla^ 
que ¿poT! haber^esorico de co^ 
sas ds' aquella Igtesia ^ se hice 
mas memorable entre los Sa- 
critores. Su «Mnlfre tMasta por 
<Jcia;Oodice^eii iqijo i persevera 
Aa ^brdL^ áLla'quaL*^aotepoiae 
•el üiu^del Antór^ expréaaft» 
dolo Bauh^. f Diácono t cuyo 



boiTOf^niaaifeisló el^raUma Es- Cbristo i y el pütsietQ ik , los 



iatituUi .¿er^V^.^'BUinv 4*)* ^ «^ 
. f » r^r La d^esi» en. qtíei sor^ 
(m, era la de Santa fiülalia, 
según $e infiere por el mismo 
kapíjttüo <i<4 donde, afirmai, qoe 

imtá^iútsíf aVJoteniJ^i^í/Mb^ 
^qoe estaba enfermo . en el nñ» 
stie Convepto tde la Iglesia di» 
Santa £ulaí¡a^donde ^rvia coa 
cKi^Srde an edad : y «ooma. ia 
visita *ftié( de '.noche, entre ia 
hoi'a de las Vígiliaacy^'de Im 
May tínes vinferinio&^tiePaaH^ 
)oi viWa en4a misma Conortmír 
^ad doci^e habi^afea AugMstOi 
ifue era la refeisida I^^iesia» 
Afiade4o que leparóen.ialvtí- 
aita^ expresado- eor el títuli> 
aotecedente , donde hablamos 
de A ugusto, y jumamente refie* 
«e^que/fuérá oraTvi la Igl^^sia 
de miesira'Sfoora « siía^ cinco 
«illas delaCiudadv^i^e sexta 
6aoi;uario de sii:<levocion : y 
quando volvió^halló yadifunr 
loial.Nioo Augqscoi * » /*:, 

' no .JDMi^BernaJ)^ Morene 
dit3Q., que<lesde<el Convwto 
de Sana Subilia ^fmá Paulo á 
la GathedraU donde era Ar^ 
cediano quaitdo esCrtbb^, ae» 
.911a quiere .^l3ac(! <i)^ poü 
«oatesaase^elrAufior sJbevitá db 



úfieaddí<<7iiHRárM'^íiS^¿¿M lo*;j|iit 
mónñináiá MomííomíA ^enciM, 
iros^inacido iíidíoq: miif^ipri*' 
mus y Levita;, qn^éíth wiWk 
miriákioúi ato^]»/iS)n (figma 
|aa.df^oit>ttaat^iite»i€| iQ$yi4ftpr 

apela aobre^liewia^ té ]^aco4- 
-iM^' aiai) ísal}re.pecade]: :«o. cor 
^a>J4nef }e^0bÚsé»i^,ao«A^a«l9 

At^a^iV 4fb^te'SttpMat4£i$rf 
lo i que; pane ba \ b^y aqtil de 
quj^.ecá* AmediaDo de la* Ca«^ 
Üiedi»l?i^Qffiáttdts piies¿e9t^3^ 
jr ieta^antes-irolutitaf i^dMk 
•• .podamos entraeii íárFA»li^ 
del miftíiterío eq 4sI^lesMi c^ 
Santa Eulalia <» mientras «o* sf 
4lescat>ra^texio.que lo furu^l^ 
^r4|iue*la Jey jpiA^^ que^raif^^ 
oiidd'itifro en.laL. igle^í^id^ 
lie fué oidMados iweqtf a^iif 
<20|)ste Ia<jaxcepcÍQn«, - . ? .. j 
21 finteábase Pauio^ ale 
)ecciQ«;de ka Sagra!d#6 istnan, 
51 lie ! Jb»iobTas.de; iwi ^§»jfl^ 
Bbdtes: Unai4e Qsta«T^é^.^,4t 
lea .D1W1291? j de. San f5«$í¿fiif)e 
^agno, ae¿i«i .cooséa 9P^.m 






3 )9 EspsMéi Sagrada. 

to , se aptic^ 4 escribir aquel 
t^racaáo., 1 lio. de que nadie 
diidasedeift VMdad de km mi^ 
Iftgroá referidos por el SaaCD 
cPadre « confinnándose con loa 
-prodigios que Dios obró ea loa 
radres deMérida. 
w M Este Alé el linductifo 
t!pti^ que Ptiulatomi lá piuna»t 
fiKiduratidO' maofCéstar ioa^im- 
lagros efectuados moderna^ 
mente en Mérida , ea el espo^- 
«lo det s^o sexta , y parte 
del séptimo, y juatameoteica^ 
Uficjif edn ellos la ilé que 4é* 
foia 'darse i los referidos por 
San Gregorio en sus Diálogos» 
Coneurrt6 también á esto íá 
áwócioñ de Santa ' Bulalisik 
pues *aái lo expresa el Autor en 
et áttimo^ Capitirio: üfr ¡tmore 
Chfistt^ (Gf ük^tkme Sanciis- 
4i^ BuíaH^ impulsumui scré^ 
étrem^ esto et^ que como los 
ptiMlig^os referidos acontecie- 
toa en rajf^etos dedicados isd 
culto de la Santa; cedia en glo^ 
ria suya la manifeMacion de 
los» tnilegros } pues In^ tierna y 
difirtí de<M)Cion délo» Emeri* 
teniés cbé la' Santa ^ toda lo 
tepottba recibido por los mé- 
ritos de su celestial Patrooa: y 
naijdice biea Panlo^ que la át^ 
¥«elon'á^8anta Buiaiiale tm* 
Mué é eici4bir< fo^qve. toda 
loalli expresado era justamen* 
te tenido por gloria déla Saats. 



Trat. 4c« C^^. utt. 

aj La materia del escrito 
de Paulo no es toda de lo que 
él hubiese vista : pues aunque 
en el Proemio suenia la expre- 
alón de. cosas no oidasi sino 
vistas; esto apeU solamente 
aobre el capitulo primero , á 
aaber ^ del suceso prodigioao 
del Joven Augusto. Lo demai 
Codo es de suceaos ancerlores^ 
especialmente lo que {nrecede 
el capitulo ultimo^ pero no 
muy distante de«nsdias: poca 
Jo que no vió , se lo refirieren- 
otros como cierto en pública 
voz y fama, según el mismo 
refiere en el capiculo seguodOt 
en el telrcero , ea el qnartOt f 
en el uliimo, donde testifica 
liaber escrito las obsas^ qué 
eran manifiestas: Manifgsta 
reiufísse^ vera prdCi$¡dubÍQ ve^ 
raciter exposuisse. 

24 Esto pide ya que ha*» 
blemos-del tiempo en que flo^ 
recio nuestro Escritor , cuya 
genio fué ' ciertamente poco 
esmerado en la Chronologia : 
pues tratando de varias mate^ 
rfas>, én que no podía ignorar 
el aiia , ó podía saberle factt^ 
mente, jamás ae esoaeró e» 
afiadir la Era. Por tanto ha 
dado ocasión á alguna duda« * 

2$ : Don Thomás Tamaya 
dé Vargas en las notaa 4d ca«» 
pitulo último, dice, nue Pan-* 
lo vivió en tiempo dd últioia 



Varones ilustres de Mérid^f.- 329 

Obispo que'» menciona , y an- cula ' annorum : y esta expre- 



tes de morir;el sucesor Este- 
ban I. esto es, antes del 637; 
cerca del qual falleció (según 
arriba se expuso) aquel Prela- 
do : y como no le nombra el 
Escritor, infiere Tamayo, que 
Páiilo no escribió*despues dé 
Esteban : porque si este hubie* 
ra fallecido antes, no hubiera 
aquel omitido su nombre. 

a6 D. Nicolás Antonio (r) 
opone contra este pensamíen» 
to otro digno de no omitirse^ 
diciendo, que aunque Paulo 
hubiese florficido, y escrito 
después de Esteban , no era 
preciso mencionar á éste , pop 
quacito no tomó por asunto el 
Catalogo de lo» Obispos d^ 
Mérida, ó Historia de su Igle- 
sia, sino precisamente la vida 
de aquellos que sobresalieron 
en virtudes, como muestra el 
titulo de la Obra de P^ita^S 
miraculis Patrum EmerUen^ 
sium : según lo qual no tenia 
necesidad de mencionar los su- 
cesores del último en que acá* 
ha , si no hubo en ellos algu* 
nos prodigios como en los 
otros. Añádese , que el mismo 
Paulo hablando del tiempo de 
Leorvigildo, dice que habían 
ya pasado muchos cursos de 
años : Ante multa jam curri- 



sion parece propria de quien 
distaba mucho del reynado de 
Leovigildo. 

27 Sia embargo no quiso 
apartarse de la opiaion comui>, 
dexando reducido á Paulo al 
tiempo de Esteban , esto es, al 
año de 633. Yo me aplico á lo 
mismo: pero como D. Nicolás 
no desató los argumentos que 
opuso, conviene ocurrir, á su 
valor, diciendo, que con ra-* 
zon usó Paulo de la expresión 
de mucho curso dé años en las 
palabras alegadas : porque la 
materia de que trata en aquel 
sitio (3) habia precedido en 
mas de cinquenta anos ; pue$ 
habla de la venida dd Abad 
Nuncto á Mérida, la qual fué 
antes del 580. en tiempo de 
Leovigildo, y antes de lo fuer* 
te de su persecución , y de la 
guerra contra su hijo S. Her- 
menegildo , según da á enten* 
d^f la devoción y blandura con 
que obsequió al Sdnto Abad. 
En cosa pues acontecida mas 
de cinquenta años antes de re** 
ferirla, pudo usar la expresión 
de mucho curso de años : por- 
que el genio de este Escritor 
no era escrupuloso en laChro- 
nología, como se ha nutado, y 
como se ve en otra^ lucucía- 



(i) Efi 9I ¡ib. (• num, 339. 

Tom. XIII. 



(2) Ctff. j, 



Tt 



330 España Sagrada. 

nes del apunto ¿ pues en el 
Obispo Paufo dice, que vivió 
mucho tiempo en Mérida antes, 
de ser Obispo, y que la.gobet^ 
nó por n uchos años ,. antes de 
venir su sobi ¡no Fidel. EirRe- 
novato dice también, que go- 
bernó, por muchos años la Igle- 
sias y no llegó á veinte años., 
£1 que andaba tan liberal ea 
la expresioodel tiempo, pudie^ 
ra haber dicho aquiper multa 
curricula annorum^ como, di* 
Ko per plurinios annos. Y so.-< 
bre toda, si en suceso de cosa 
de 1 6. años,, seoalótun Pónti^ 
ficado de muchos años, bien 
pudo expresar muchos cursos 
de años en. materia que pasa-*- 
ba de. cinques ta. 

28. De aqut saco yo otro 
argumento, en prutba de que 
floceció^ cerca del 633. porque 
habiendo andado libtral en la 
expresión de mucho tiempo, 
y niuchi'símos. años „ con todo 
eso tiene una lucucióa, en qué 
reMringe el tiempo á no mu- 
chos años antes : ^nte non sa- 
tis plurimos afinos. Esta ex- 
presión es de personas que hu- 
bo en Lusitania , las quaLes, 
dice,, refieren el suctso del 
Monge Caulinianense, de que 
traiam<)sen la Vida del Qbis* 
po Rjenüvato.::y quando U lo- 
cuciones de refieren (en tiem- 
po presente) inferimos que la 



Trat.é^i.Cap.ulU 
otra , de hubo personas no m»- 
tíios. años há^ apela sobre el 
suceso del Monge, ^n quanto 
vi¿to. por las tales personas: 
pues si ya hubieran fallecido, 
no dixera re-^er^n^sino refirie- 
ron , ó referían. Vivian pues 
los que conocieroa al Monge, 
y el suceso fué no muchos años 
0nt€s. Aquel caso sucedió sien- 
do Abad Gaulinianense Reno^ 
vato^ que luego fué Obispo, y 
es el úttimo' en que acaba la 
Obra de Paulo, á quien suce-* 
dio Esteban L Dicieoxia pues 
que hablan pasado no machos 
años r Ante non satis: plurimos 
annos , cap. a., padece preciso 
colocar al Escritor en tiempo 
del sucesor de Renovato: por* 
que quanto mas se atrase, tan- 
to menos se verificará la ex*- 
presión de que no habían pa-* 
sado muchos años. 

29 Con esto se ocurre al 
úUimo argumento , con solu* 
cion deducida del mismo tex- 
to , y con prueba que parece 
positiva, sobre que Paulo es- 
cribió poco después de morir 
Renovato. A la primera ins- 
tancia decimos,, que la prue* 
ba positiva alegada hace ve- 
rosimil la especie deque vivió 
viviendo el. sucesor : pues si 
hubiera muerto otro después 
de Renovato, no parece creí- 
ble, queJ)abiendo escrito de 



Varones ilustres de Marida. 331 

cinco ♦Obispos immediatos, re- torum Vatrum Emeretensium^ 



firiendo el orden con que se 
sucedieron , no hubiese men-- 
clonada el nombre del que go- 
bernó después del ultimo, si 
hubiera fallecido : pues á lo 
menos conviniera expresarle 
en general , y referir el sitio 
en que fué enterrado, para que 
sí no le colocaron en la Capí» 
lia donde estaban los otros, 
diese mas fuerza á la distin*- 
ciofl con que veneraban los 
cuerpos de los cinco. Parece 
pues verosimily que no había 
fallecido: y por lo mismo que 
trataba de virtudes^ no podía 
escribir del que vivía : porque 
ni debía predicarle San to, aun- 
que lo fuese, ni sabía si per- 
severaría hasta el fin : y asi lo 
mas acertado fué callar , co«^ 
mo calló : y por lo mismo de- 
cimos que escribió cerca del 
633. en que Esteban vivía , 7 
concurrió al Concilio quarto 
de Toledo/ 

EDICIONES DE LÁ OBRA 
de Paulo Diácono. 

30. £1 título de la Obra dé 
Paulo es de Viea , & míracu^ 
lis Patrum Emeritensium ^ seí- 
gun proponen varios Mss. Al- 
gunos dan el titulo de Vit¿e 
PdtV^um Emeritens. y el que 
hoy existe en esta Real Biblio- 
theca, dice^ Liber VitasSanc- 



El primero es el qué debe pre* 
valecer: porque el titulo de lá 
Obra de S. Gregorio es de Vi* 
%ay á? miraculis Patrum Ita* 
Jicorum: y como nuestro Escri- 
tor escribió movido^ del exem- 
plode San Gregorio, es preci- 
so reconocer el titulo que mas 
corresponda con aquel. 

31 Su asunto se reduce (co- 
mo ya se previno) á expíoner 
algunos sucesos memorables^ 
que por virtud de personas 
Émeritenses obró Dios en aque- 
lla Ciudad , ó sus contornos, 
reduciéndose á ocho las ^ue 
nombra, cinco Obispos, y zre% 
que no lo fueron. Ésta materia 
sirve de distintivo para que no 
ae equivoque nuestro^ Autor 
con otro, llamado también 
Paulo Diácono^ que escribió 
la Historia de los Longobar-f 
dos, la Vida de San Gregorio, 
y otros muchos tratados, cer- 
ca del año 774, sin tratar na- 
da de las cosas de Mérida. Por 
tanto el tiempo y la materia 
los distingue, quando no se ex- 
prese otra cosa : pero lo co- 
tttun es aplicar al nuestro ei 
dictado de Emeritense. 

32 Anduvo citado mucho 
tiempo s»n publicarse la Obra, 
hasta que D. Bernabé Moreqo 
de Vargas, Regidor perpetuo 
de Mérida , la estampó en Ala* 

Tta 



33^ España Sagrada. 

drid en el año de 1633 en ^n 
libro de á 4. con sus notas la- 
tinas al fin de cada caphulo.El 
manuscrito que tuvo, fué uno 
que remitió á la Ciudad de 
Mérida el Excelentísimo Se- 
ñor Duque de Alcalá, D-Fer- 
naado Henriquez de Ribera, 
como expresa en el Prologo^ 

' y en la Historia de Mérida« 
(i) No estaba aquel Ms. divi- 
dido en capítulos: mas para la 
distincibay uso acomodado los 
añadió un Anonymjo moderno 
(pero mas antiguo que More* 
Ao de Vargas) proponiendo ar« 
gumento á cada uno. 

33 Por el mismo tiempo 
D. ThoraásTamayo de Vargas 
4ispuso sacar á luz la Obra de 
AUestro Paulo , para cuyo fin 
tuvo ocho Mss, quatro de le- 
jtra Gothica, y quatrode otras 
copias mas modernas. Los Go* 

' thicoseran, uno de la Santa 
Iglesia de Toledo, otro del Es- 
corial, y los dos restantes del 
Stñor Loaysa, y de Mariana, 
^n ninguno de estos habia dis< 
tinción de capítulos : pero eó 
dos copias de las hechas en le- 
tra moderna, dice, que al prin- 
cipio de la Obra «e leía.; In 
Pfluli DiacOni Emeritensis lib. 
de l^ita , B miraculis PP. -E- 
9}ter. Index fapitum. Ngs enim 



Trat. 41. Cap^ult. ' 

partiti sutnus in capita dis-^ 
tinctionis causa. £sta$ pala- 
bras las estampó á-la letra Mo* 
reno: y como no expresa otra 
cosa , crearán muchos que el 
nos partiti sumus apela sobre 
el editor. Yo asi lo creí, hasta 
que vi la nota de Don Thomas 
Tamayo:^ero po/ ella consta, 
que aquella partición de ca- 
pítulos fué hecha por otro co- 
piante nías antiguo que los dos 
expresados, y mejor latino que 
Moreno , según prueba el co? 
tejo de los argumentos con las 
notas. 

34 La edición de Tamayo 
se hÍ2o cinco años después de 
la de Moreno: y con todo eso 
estamparon en la frente del lif- 
•bro : A tnultis bacténus desi^ 
deratus, NUMQf/jíMEVI- 
TUS. Esto es prueba ae que 
Tamayo dispuso el original de 
su edición al tiempo qu^ Mo- 
reno andaba prepa^raodo la su- 
ya, y que la hizo siii noticia 
de aquella. Hubo ocasión para 
ello, en virtud de que el libró 
de Tamayo no se imprimió en 
España « sino en Aatuerpia en 
el aik) de 163&. p^fo tainbieii 
i}ubo lugar en los c¿n^o\año3 
para tener noticia de la edi- 
ción de Madrid, si ésta se pu- 
blicó luego, y si aquella no se 



(O . *H 139. 



I « 



1 

n. 



* * 



*^ Varones ilustres^ de Marida ' 533 

«traró después de empezada ^pospasnjai ion. Vito cuino bi'» 



)a impresión. Lo cierto es, que 
Huberto Mireo, (i). viendo la 
edición de Tanoayo coja aquel 
epigraphei continuó en decir, 
qm era la primera edición: 
porque no tuvo noticia de la 
antecedente de Moreno. 

35 . Después de poner todo 
el libio de Paulo, estampó Ta- 
mayo sus Notas por el orden 
y numero de capítulos con que 
partió la Obra, que fué el mis- 
mo orden observado por Mo- 
reno , á causa de haberle ha- 
llado uno y. otro en la copia 
fa citada de letra moderna. 
Los argumentos de lt>s capítu- 
los los puso al principio de la 
Obra, no á )a frente de cada ca- 
pitulo. Finalmente, concluidas 
las Notas, añadió un Tratado 
suelto, que intituló yípospás* 
fuation^ eo el qual juntó las 
memorias que sudiligencia en-t 
contró sobre las cosas d^. la 
Ciudad de Merina, ¡y. tod^jiin-j 
lo compone un librito en 4. de 
158. paginas. 

36 El texto de estajedicion 
le volvió á estampar el Carde- 
nal de Aguirre» (2) podiendo 
sobre cada papitulo el iargu-« 
mentó que Tamayo puso al 
principio, sin las Notas, ni el 



zo la edición por la de Tama-» 
yo, no pone en numero. 

37 Lo mismo digo de lo 
que impriinió :D. Juan Tama- 
yo Salazar en el Tomo de su 
Martyrologio, (3) donde es- 
tampó todo loque habla de 
Masona: pero tomándolo de 
Don Thomáí Tamayav y asi^ 
tampoco pone en numero. 

38 La que puede decirse 
edición tercera es la de Bivar 
en el Tomo de M.Maximo, im- 
preso en Madrid año de lógi. 
en el qual , con motivo de ha-* 
blarse alli de los Obispos de 
que trata Paulo, reprodnxo lo 
que mira á sus vidas.. Pero si 
causa estrañeza, que.T;amaytí 
no tuviese noticia^ dejlá:>edi^ 
cion de Morena, mas.lnoti^le 
es, que Bivar hubiese ignora^ 
do las dos ediciones que lleva- 
ba ya el libro de Paulb , ipor 
cuya falta de noticia díxovque 
minoa babia vjsto la>luü públi-t 
ea , siendo asi que ya se había 
impreso'dos veces. 

39 £1 Códice, por donde 
hizo la edición era de su Mo- 
tKist^rib Nucalense, cuya es- 
critura tentü. eDionces mas^ de 
quatrocientos anos de antigüe*- 
dad , según reBere en la pag« 



I 



.-(i) í,n su Auetarh.de Emhorés EcUsiasticot. cap. 174* (a) En tu 
Toma iL'Je Condfhs pag. é^f^ . Jf^}. Fags }0. 



V » 



334 España Sagrada. 

514. Este Ms. empezó por lo 
qae etí las detnafs ediciones eé 
cap. 4) de suerte qAie.lefaltaq 
kiSs Cíes primeros^ y el Proe- 
mio princijial del Autor. Por 
tanto es allí cap. i. el que aquí 
quarto : y consiguientemente 
lieva lo restante ordea diver- 
90U Bivar pudiera haber cono*- 
cido que faltaba algo , pues ea! 
lo que pone por Prefación (que- 
es el exordio de nuestro cap., 
4») dice el Autor: Sicut supe^ 
fius palliciti sumus /y esto- 
prueba que precedían otras 
cosas, qomo se ve aquí en los 
tres capítulos primeros. Tam« 
poco ^estampó allí la Obra to* 
da junta ^ siho esparcida por 
losK sitios ea que ocurría la 
méacióni^deílos Obispos. 

40» Detestas tres ediciones 
la menos completa es la de Bi- 
var , por lo que acabamos de 
decir* ^iiapeor es la die*More« 
no^ porque está plafgada de er- 
ratas.; Ei Códice de. Bivar es 
ihuy precioso ^ por la luz que 
da á varios puntos. Cada una 
tiene sus defectos , por faltar 



Trát. 41. Cap. ulU 
la colación de ufios textóScotí 
otros. Laque yb pongo. aqui» 
me parece 1& mejor de' todafei 
por quanto áe ha hecho tenien-a 
dolas por delante ,• supliendo 
con una lo que falta en otra: y 
sin que haya palabra qu^ no 
conste por algUna edición, aun 
quando no se expresa en las 
correcciones, que se ponen al 
pie, por bastar esta preven- 
ción. El Ms. de esta Real Bi- 
blioteca de Madrid hubiera 
podido dar ma« luz, si estuvie- 
ra cabal: pero cesa en el cap. i. 

LAS ABREl^IATURAS 

de las Notas son ¡as 

siguientes» 

Siv. la edición de Bivar. 

Mor. la de Moreno. 

Tam. la de Don Thomás 
Tamayo. 

Tal vefe Mss. denota los 
Manuscritos por donde se hi- 
oieron aquellas ediciones , á 
causa de citarlos sus Autores 
por una voz, quando impri- 
mieron otra. El Opúsculo es el 
siguiente. ^ 



. tE L O G I O 

Deí 'kéjy D. Alfonso IlL á ta Obra siguiente. 



K 



ps quoque foaibtorum . virorum Ulustrium vicatn, virtutes, ft mírabifia , «t* 
pote '£mer¡cen$iuni, evidencer ac sapienter conferí pU habemus, qujr ot reme- 
moror in Archivis vestris non habeatur. Quod si vobis ucilitas fuerte , dirigere 
eai procu rabian US : 'ExJBpitti ad C/erum ^ tí Pofmium TuronensM in^ 3Miath$cs 
Cluniacensi eum tfotis Anár^tg Qu^rcetani, ,o»i. ^í, FJ^Rfi2, Adíe. Ms.3 



33S 

IN NOMINE DOMINI 

INCIPIT OPUSCULÜM. 

DE VITA ET MIRACULIS 

PATRÜM EME.RITENSIÜM 

A PAULO DIÁCONO EDITUM. 

PRiEFATIO. 

V Irorum orthodoxorutn , maxiroeque Catholicorum , pror- 
sus vera esse, oullusiambigat nairacula, quae sanctissimus, 
egregíusque Vates Romaaae Pr^aesul urbís Gregorius , inflam- 
matos Paracleti charismate spiritus Diaípgorum io. libris 
verídico edidít praeootatíonis styló : quae alim , scilicet , Om- 
oipotens Deus sérvalos pro suo beneplácito propter honorem 
npininis sui patrare digoatus est , ne quoUbet ob hoc dubitans 
quispiam aestuet animo, quód priscis jam teniporibus gte&ta esse 
videantur , ac fortasis fidem plenam minimé accommodet , & 
praefatum sacratissimum virum, vas electionis , sacraríum Spi- 
ritus Sancti, aliqua vanis, & nebulosís verbis fuscasse opine- 
tur , dum luce clarius evangélicas auctoritatis voce cunctis ma- 
nifestetur: Dominum semper operatum^ & hactentas operari: 
Quamobrem, ut omnium legentium, vel audlentium fides ma- 
joris crednlitatis robore íirmetur, ea modernis temporibus ia 
£meritensi urbe fuisse narramus, quae non relatu aliorum ag« 
covimus, nec fictis fabulis didicimus , sed quae ipsi, eo referen- 
te;, (i) auribus nostris audivimus , quem é corpore mirabiliter 
egressum, ad setherea Regna pervenisse non dubüamus. (2) 

- ' 

f i) Puenilo sctl. A12g11.no , de quo statím, (s) In Códice Gothico Regfk- 
Bibl. Matr. titulas hic subnectitur : IncifitM obitu Fuiruli nomine Augusth 



33^ PauH Düiconi Etueritensis. 

C A P U T i. 

» 

AUdUSTUS PUER, MINISTER ECCLESIM 

S. Eulalia Emeritensis , moriturus , per vUlonem 

ducttur ad tribunal gloria:. 

< » 

I 17 Uerulus quidam noa grandi adhuc aetate, & ut pía- 
níus dícam , éphaebus , nomine Augustus , insons ^ simplex, 
& ixiscius líterarum, dum cum ceterís coa^vis, ac soda- 
Ubus suis puerulis fídell mente in domo egregias Virginis Eula- 
lice sui servitii ministerium , quod ei á praeposito celias vene-* 
rabile viro fiierat djelegatom ^ perageret, repente hunc conti- 
git aegrotare. Cumque ad eum visitandam, ut mos est, multi 
ambularent ^ crebriusque ipse pergerem, accidit- nocte quadanf 
explicitís vigiliaruin solemníis (nam talis in eadem Sancta Ec- 
clesia mos est , ut hyemis tempere aeorsum excubiae ,& seor* 
sum (b) matutinum offícium, facto íotervalio módico, ^dnw 
tente (2) Domino, celebrerar). Hoc igitur temporis intenralla* 
a4 videndum eum perrexi, íngresasque cellam in qua ipse re<^ 
cubabat, cunctos , qui aderant, ita oppressos sopore reperi, ut 
nuUus eorum ad meum fuisset expergefactus introitum. (3) Lu-* 
men vero , qitod ibi incensum erat^ exttnctüm inveni , & pro«- 
tinus omnes ante eum jacentes consurgere monui, & lumen, 
quod extinctum fuerat, denuó incendere imperavl: adhibico» 
que mox luminepraefatum Augustum quemadmodum se habe^ 
ipet sciscitavi. (4) At ille inquit : Equidem quantum ad praesen- 
tis pertinet vitae spem, fateor ita jam omnes corporis mei ar- 
tus. resolutos, ut nihil virium omnino artubus meis remanseric 
Quantum vero pertinet ad spem vitas aeternas, non solum spem 
me haberé gaudeo, verüm etiam vitas ¿eternas Auctorem Do- 

• ( 1} Ita Code X Goth. Regías Matrit. 6ibL~ Moreno : tempore ixcubiú seersum 
Mat^tifñim. Tara; tempore seorsum^ Matutinum» (2) Mor. annuerite. Tam. ai^ 
mittenie. Rectius praedictus Codex , adnitente. (3) Sic Cod. Reg. Bibl. Tam, 
ad miracula fttisset expergef actas. Introivi ^ lumen vero. Expunxit To infroivi 
])|<>t«Hb.):(4) Ita apud/Gotbos passim. Tum/iciscitatus sum. Mor. sciscitatus 

fui., ¿ts\ii>.scü.inxMis..nsLm(^ sciscitavi scriptum fuisse testatus est 



Be vita ?P:EfneritSfnsimHí 3^^ 

a Dtf íjiqtie .hmi audísseio^ ^tátim ia stuporem versas vebe- 
menter conUecnm; acqueiut mihi cuneta, qiw vtd^rat, stgU«> 

íjíS(,MeTrMU m^tibiiphantafitica0>v^^icHBieo'mjl1aiii.re|(^rre; ^eid 

nh qíiagi$)¡i^1red^S(i. £sitQon.etiafiii:ibi>flgifeifaae 6octe jieiinitiiQ^ Aor-f 

mb$e^ Et-dum baso dixbsMv^taí cpcpcsus-est. Fui in loco ¿m<t^ 

no, ubi erant multi odonferi flores^ herbaé viridissimae, ros«^ 

fi( lilla, & coroBx ex gemmts^^auro muUae , vela hQloséri-^ 

9ai^utaefia^Uíai^^&^a^ tenúisiAabrtriifrigore^flatii 9uo .cunc^ 

la üt^rig^rans. Ibi et^am .vidl sede» innumerabn^s pq^itasrad 

dextQram levamque:} io medid yero: tBiiliioi auÚímiqr .posita 

pjTs^miiOebait : ibt namque aidstafoant i^uéri ionunlerabí^a ;, otm 

W$ oraati, & pulchti , preparantes mensas , & convivium ext* 

mium , non de qualibet pecude , sed tatic^m de aUiUb^usiorQpi'^ 

bus parabatur fierculorirm copia; & omoia-^quae. para^bantur^ 

erant candida instairini vis, & pcaesODlabántup arifVentumrSiifi^lUr» 

gis. Taac deinde ego indignus ^ opere praettum míhhai4>i(raaf 

íbre , tánt¿ rei miraculum, si plenius referente itlo audíreaii 

ajo ad eum : Dic mihi obsecro: dum istud, quqdinarras para* 

batur , tu quid faciebas ? Ule .vero respoodtt : Oipnium pedes 

osculabar; & üli dkebaot : Benedictas Df^us , qui te>b&9^ a4<# 

duxit. Dum b»C;^eró; dicereot4<'& omm ministfcriuiB :pra9pii^ 

rarent , súbito advenit ihgens multitudo ¿kndidatorqm; et ay c a 

auro, (i)& lapidibuspretiosis ornati, & coronis jrmilañlibus re- 

dimití, & una acies ipsius mpUitudiois ad dexteram , aiáa vero 

a4 la^vam partem gr^diebatut^ £aique íta.altrinsectts 6bse« 

qutuní exhibebant]. (ft) lo medio aucem eoruní veniebat vir 

apleodidissimus, nimiumque. pulcberr&mus ^ forma decMus, as> 

peqtu gloriosus, statura procerior cunctls , lucidior sóle, cao^ 

didlor aive. Cumque pervenissent ad praeparatas sedes, sedit 

pulchrior Ule vir in emineatiori loco^ ceteri vero procidentesi 

adorant«$que eum; resederuot Jo sedibus aub : autim denique 

béoedixit omnes : at ilÚ adoraverunt semel , & iterum ^ ac 

. f 

(t) Mal¿ apud Slor. F«r¿. (a) Hacapi^Tam. de^oUnotwrt. 

r<ww. XIIL Vv 



^9! FmUÍ THacont Em^rUerntél 

Mttlo*«0ttndé 'fMcolorum'pi^paratiO' appodíácst iRK DttM 

sius , ad eos qui circumsubant : Aliquis M^si hic rusticus?1lA 
Tfcíó réSpotitíeíunt: Adcsr, Ddirunei' Tum dccboíif ilte: P?ae^ 
se'títetur conspectui meo. £go autem stabam á )oDge,& in*^ 
t&eb^r^ & coQspí^iebam : dum^iie praeientatul fuis^em^eju^ 
^tutíUis , cóepi vebenieiice^CMir^mere. Ille^teiró dixtt «mifai: 
Noli «ÍAiere, fiti. Tradísi^sírlstapütain 'trteám, & tricista; £c 
adjéck: Noli tiiriere, iScítos iqpihf prótectóp tuus eTO«^N«nqiiidrni 
Ubi aliquid deerit. Ego té aetnpér pascam : £go te semper ves- 
tiam : Ego te omai tempore ototegam: Ego nunquaní te defe* 
HñquaitirlUico namqüe de eoaem oonvivio escam, poculomque, 
quale nuoijiianí videram ^ miht trübtierejussit: quod stcscípiens 
Oiimt qum jucunditate peroepi ; & veré fateor , tnanere ira dbi 
illius gratia refectunif'Ut^deinceps aUud oihil praeter illum nunir 
quatn desiderem cibum. Igitur explicito convivio ait mihi: Am* 
bület ista tnultítudo aliam viam, tu mecum profecturus^erís^ut 
tlbt'osteridan) vivariolum(i) meum^ quod habeo; Rursumque 
c5Hsíámmato jam coA^ivio processere omnes^ & adomvertíút 
tuiA), ideni beoedícens eos-Rex. permlssírabire. lilis vero ab* 
fUntibu^, trahebant ád tribunal *ejus nescio quos homines vo<^ 
eiferantes , magnLsque ejulatibus cjulabant , quorum dum vo^ 
een-aiudi^set 4 W':-Trahiteforair malos servós, non sunt digni 
vtdere-fádfm'imeam; Quod cum'dixisset^ tam celeriter nimi* 
roní^ /a)DStracti:$unt^ ut eos pknius (2) non potuissem videre, 
aisijue cogno^cere. 

-. 3 Ruiisusque sciscitaas dixi: Quseso^ fli , ut mihi dicas, si 
¿líquem cogitoVisti ibidem de his, qui mihi in hoc seculo cog- 
niti fuere, ¿c-jam<d¡e hafc Itkcei^iDoér^iti inigravere^ Ad h^c 
Ule :^Hominesi; quos ibi vidi^ longe etant a£) bis ómnibus, qtso» 
\QdeinQS'n^(|6c mam alia forma ^;& alio habita decorati sunt 
emnes. Deinde subjungit: Ponqitám verotraxeruntillos homi^ 
toes foras; surrexit ille céteris pulchfior dominus de sede stia^ 
apprebendensque manummeam^eduxirme in hortum^imoenís-: 
aimum:, ubíieeatrivusvin^quo^erataqua^vitrei colorís , & se^ 



(i) Forte, t^iríiariWíii»: paulo naoique infra inquit: Eduxit 
m omoíméHfMiftl \y,) ' Mss. flenius] Moiíeno em<sndat amfíiut* 



me in K^« 
ium 



cus rivum ipsum flores multi^ & sylvae aromatum fragrantés, 
redoleotesque diversi^ suavi^atís ódoribas. Ac sic juxta rivum 
ipsum venientes pervenimus usque ád locum, quem nunc ia 
^t^^toJace^s^ video. . , * , . - .lv^^. .^ , 

• 4 Haec miHi s¿pé tnéniorattis puer ; mtiltfs córam positi^, 
retulifc, 'Qüanróbrem ego indignas; & ómnium peccatorum 
primus. Levita Christi, quemadmodum nai^avit ^ scribere ma- 
lui , verbis iicét alus ^ sensibus tamen ipsis. Post haic vero 
:quo^cta\iqU9^.^udiftranii janctíwinto viro donv^pr^ &hAbbati ' 
:ní|9a;nu»Hafe Ciii:avái^qiiibud*Ule agpitis «ut Qi'Semp.ejr) m^ es|: 
visceribus pieíati» f epletus q^antccyü^ a4 eviuidení) Au£u^.titJ9 
properavit ^atque ¡nhiAnter , qu« dudun^- narr ay^f^t ejus^.pk 
ore cupiensaudire^ qiUdaam vidissec sciscitavit: atqiie idean 
Augvstusí, qu<aB)pr¡ds.dix9fat, oíhilo mÍQUs i:qpejteas.«)9ju$,fan[^ 
tis.atirtbiis iniít^üyité 0^m\xm a1nGK>;(ic;íbeatissin[)o;viro cuidain 
Levitse.t iinivecsi^quQ fí^ttibu^ se percputaptibug ^lae paulé 
antetl dixerat repetebat.:Natn mox c<£pitdninii|s e)u5 flagrare 
desiderio percipteadae poeAÍtentiae. Quacoofestim accej^ta, dum 
i|go ab^sQm* aii|u^.ftd BasiUo^ai Sanccae Maria^ semper Vtrr ^ 
glpis, qtisi quioqMQiHliUibiis ab urbe Eaieriterusiíljstati^grati»^ 

Qjrationis pi»operassei94 quam etlam Ba^iÜcam :Vji^^ ^actam 
Quintilianaai hactenus vocitat; iude regresua Mnpi ve^sperascfQ*- 
te die eum defunctum reperi: Qf. q,t|oniam j^iu yesper prai;, jni- 
aitiié eo die sepultus est* St^quenti yero n:octe , dura ipsum 
corpusqulum inhunaatum ia cellpla, qiv^ de&itKMu« fuerati ja^ 
ceret, intempesta nqcce ideo) A^>g9.stus alium .pueruluní aequ»- 
vum ^uum, nomine Qqintilianem á fof is piern^agna voce yocar 
vit ; cujus voce audita ^ & cognita, quídam pu«r simplex , & 
verax^ nomine Veranianus^ iUico surrexit, egressusque foras 
ipsum Augustum in alba stantem vtdere meruit. Sed pavpre 
perterritus proprius ad lUum accederé. 9on.praesumpsit; cujus 
faciem niyeacandpre se vidisse^» cum juramento te^t^tus estb 
Alto vero dieoorpusculum ^us ex more in BasiMca Sancti&si- 
inse Virginis Dominaa meae Eúlali^e sepulturas est .mancipatuni« 



% • 



\ 



Vv 2 



' • CAPÜT 11. 

• •.■i*i*»i*'»-- #1». • ♦• ' I, 

MQX4CHUS CAULlNJAKENS.0 APÚÜ 
%meritam Monasterü morti vicinufi^ eat ebrios ^ 

fure üd Dominum convertitur. 

$ jb^eiiinii plerique idotiei viri aote non satiii' plurimos 
Hfinol' ctelMbtifi divina ib- Prb vihda Lusif anise , qvi ferutit 
jgfei^ui&'^'Salvátóri^ nosttl. míraculúni , com in MonasceriOt 
CQi CauUana (i) vocabulum est , quod Emérita urbe haud 
prócut situtn fermé millibbs octo distat; reverendissimus vir 
^ide inééiarí9& Renovaius Abbas pfaeesaet , póstque ettam Em^ 
tiikxm urtíi Poótifeit extlcltniiriflcusvatquls sagaci^solicitudíoe, 
titpoter^vir {^¿picáx, & oimium aerbiicígeofi , '^ulcumque in 
Miiíi disciplitib , atqite titnore Dominio nrenuissimu^ cuoctos 
lUic ¿drtimorántes Monacbos sedulo per boiíám conversatid* 
nem , & sanctí operis exempla ad supernam patriam provoca* 
i^f, cunotusque grex pastofetn prseeudtSfií afeiis seiuitis, eal« 
libusque prosequ^retur c*aelicis; lupus yOfdX' unam e¡ toto ad* 
nixcr conátu^ié^t óretnordacilaatare ovícuDam^ ita dumtaxát^ 
ut omni to^u isaoctae congregationis in Domíoi laudtbus persis- 
teote^ atque regolari tramite io timore Domini degente, qui* 
dam Monachiis ab eorum discrepans ^áñctissímis moribns 
gastritiltfrgiáei & ebrietáti inaeáttmabiliter incumbens , se* 
metipsum'conttadédit. Deinde^d 'majorem declinans ioteri- 
tum , fúr'ari quseque potuiásetreperire , ccepit. Quem €um 
prsdíctus vir Dei saepins blande moneret, nec facilé coerceré 
vateiet, iterum, iterumque verborum objurgare increpationi* 
bus'%tüdúir. Sed cum neo sic ab illecebrosa edacitatis delecta- 
ciones atque furti, rapacitati^qtJe ititentione cessaret , huno 
fiagfis Verberare^, parsimonHs afficere , ergastnlisque tradi 
praedepit. Sed ílle nihilominus pristinis perdurdns píaculis, taún 
solum quid áflagitiis minime cessabat , sed etiam diebus quo- 

« 

(i) Cuuliráanente hoc monastedum dicitur apud Tam. sub hujuacapitisfinea^ 
necnon in aliia hac de re monumentía* 



De vfta PT. Eméritefuhm. ' '341^ 

tkKaois 'ftmettpsum pollicens aotris averoi Tartareis mancipa- 
re magis magisque féstioabat. Cumque €um [videret taotope- 
^it (i) pefcs}nf>£'iotenti6oís^{)erg6reiriam;!i]Pt cec tct virlbus ia- 
-tfct¿pdXui\, nec totier vtrbefatua^meadarfVolulssetv tadd» do- 
-lóre^or4is iñirinsecus djmhit eum abii^e scieulifátrai 'deáidcf ia 
^cordis ejus, ac pnecepit iis , qui praeeraht promptuariis Mo- 
násterü, ut quacumque hora vellet ingl^edi^ quxoumque in- 
^celiaiüs'dptima; qtisectíinqtie duAda reperiret (9) eutn ' u^qM 
bd' vomiviim utrUtts edére v^ut bibett pro^iibefet , etiamsi al»» 
quid asporíáre^ &'*0bscitid9re (3) ex moreveUét; Ifb^iam po* 
te&tatem haberet ^^urplemés'digoosceíretiii: , "pottquam ^gmtup- 
tí^ (4).am ventri saiisfeciS5et, quidnam postmodum essecac* 
turus^ lite vero juxta^rieceptsm.ehiustra reseratá aperíéB«, 
b^uldntf^mi v m 3ferttrvB3otía9teriif«cellafia tilan dptinia pe- 
Itfettavitf custodibc^taineB eilifnus circumquáque'Obsitiis^ cqU 
ijda'diist^nliatiorie c«rnentibu8, ignorante i^ov^c'pMgcoUtn- 
-tíbils quidnam age«et , queque dulcía, & ^uavla eso , potuqi% 
f^perisset, eo usqoe pasdm vorabaf; bibebatque quonsque 
-meDteipeTdica vix ambuiare jralebat. Post.hsec fercula diversa 
furtim nifbrtpiens, etiam vascüla vinaria /quae usicato nomine 
^'Guiliones , aut Flascbnes^ appellant^t aaferebat , &: 1n boirto 
'Contiguo Monasterii hnér arbussa'fron'doka^ at^ti^árundineta 
condensa in loco abditisdmo occuhabat. Tum deinde cibo jam 
-nimio crapulat.us, temulentiaque poculorum satiatus^ se ad 
•cubitum 8ternebat;& appoiiens^ q'tiaéfüraveratsquamvisjam 
non delecfaretur , & niniiun^ onusto ventre ructair^t ; tamep 
'aídhuc edere ; ^ bibere cbpiebai. '^dcú'm petquanfv gravato 
-Mivo languerets potiusquam manducaret , illico occúffenté 
somno obdormiebat. Túm deinde venientes canes, qnsque por- 
taverat comedebant: custodes itaque éregione intuentes, vas^ 
icula'^qu» detulérat:^ dtKr miente il lo ad cellaña revocabaint. 
-Dumque hee^ nnulta .4^er temporuto sptttia peragerent^ur,' & 
DullQS eumaliquaddo jam emendarrcreder^t hoc exemp4é, Paá^«- 
tor & Salvator bonus de ore leonis eum ábstraxlr, ' ' 
. 6 Atcidit namque, ut die quadam more sólito primo dilu- 



Wi. ;. I» •' 



(f) Mor. tmiio temiere ¡ntenttímh. (2) I>¿e^' apud Mor« Vif^ír^r. 



34* .^I^uil'Bta^ni'EtnáritmgiSL ^ 

€uIo (te; celUrJo rtemulefíius t&xiret v qtiem ^ut videfimt ebriinpi 

^ertspanvuU»; qw «Abpeáagogornm.díscipluia idí^ch^Uajit^- 

. ds stiudebaot ;; ibaojpjotinu^ /viice ei^olamaveruat.: GqosidQf a 

Jitdícium: terribile Doinink Goaoderá tremiafHli w^mm m»- 

Uu^od^m iseatentimaL Comíidiera fbrmidaadamH dtqu^ hof-- 

rendamejus judicii uUrtcem $everitaiem¿ Considera etiam 

aoaos »taus tuae, & sic tándem mores }Com[nuta ija;tneUuii« 

&; vel unodie^aacenn^rtem tuam -oorr^ vitém tuacxi:^J9«iia 

Aobis tofanútnis^ quae- tu .agit^iftOAriicet ágete .^iquanto tM- 

gts ttbi>qui jamaHiateL pienils eSaelrcern'^ris^' Gumg^e; boc 

-aisdísset^ sudofe nimio coopértmi enibuit., atatimqiie com* 

puactus est, &e tyulatu magdo fleas cumlacrymis elevaos oculos 

,suos ad Ca&luin dixtt : Oomiae. Jesu Cubriste Salvatpr anima-- 

rum > qui nottVi&mortefn peccatioiri», sedtiit wv^ctMUctab ioi- 

^uitate:; &;vivat vfAe^*pKcor ., ut corrigat fiiev&: aufena^ istiNl 

-ígoomkttQSiiavópprobrium^de facié meayAUtiCfertés sitibi pU* 

^CQt^jdtm ^oila .me.de hac miserabiU vita^ut amplius imprope- 

rium facieí me» non atidiam^ Quem statim divina pietas exr 

«audíre noa^distutit., sed.4e pr^esc^ati/iht éodem loco dolpre pee- 

jQUtteos, vífebrium «aestuare.feoit.' Nímirum deicterae excelsi 

.imoxutatio ipiuhtumeum commntavíc ia^melias, ut abiiorreos 

omdes carnales 4^1t€ias« flagraotí animo poeoitentiae pemedium 

mox appeteretv corpom videlicet) craorisque Dominlci Sa- 

cramemum inhtanter desideraret. Sed cum ante fatus almas 

Pater putatetfeum phreoetica, auA improba* atente id &igitar?t 

.poenttentiami plena riam daré disiulid, sed taotttmdem eLvtaü* 

0am grattamiqí^enti!»it« ac tribus diebas,.totidemque^o0íibiis 

lacrymis^ Sc^confessione mirKica satisfecit. Tertió post haoc 

die mjgratus (i) é corpore, & valefaoiens cunctis fratribus^sic 

ait tCognosqlte^ quod omnia deijcta mibt dimissa suní, & ec- 

cepr» foribus Sanctissimi ApostoU Petras, él Paulos oeenoa 

& beatjsaimus Laureatius Archidiácono^^ & marty.r cum iimu- 

merabiU turbacaodidatorum me expectante cum qmbas ad 

Domínqm pepgere debeam. Et iia&c dicens migravit é corpore. 

[Gorpuseulum veró ejus ex more sepulturas traditum.] (2) Post 

quindecim vero, aut eo amplius annos memorabilis amnís Anaa 

f i) . Ta^n. JfíHO^aíuf^ Mor. tf$igratus : fort^ migrafurus^ ^ 
(a; Inc ápud Tam.^ .désideraaciu: ^ quae a|;ud Moir. ^tí¡ínu 



Devita PP. Emertíenstum. '343 

lumtaffi éxcresceos , ripasque alvei sui supergredteiis fluentt 
ii^^o^^^ 1^^^ aspersit , & rumas ^iuiq per víHulas viciiías Hto* 
tí lino multas fecii; aimilicer & Gauüaoensis (») Monasterii ceí^ 
4B&evertit^ quas-damMonachifestaüfare voluissent, cootígk* 
ut dum fundamenta construunt, in cellula qua supra dictusja* 
«ebbt ^. ipsum sepulcrum aperireoT; sed mox iode oeetareus 
«ddor^upii; ipse veróintcger, & iííoorniptusrepertírtest,^^ 
^'liora eadem fuisset hutnatas, ut D€fc v6$timííüta cjus^, nee 
capllli ex aliqua parte cemereotur corrupti i ^ ^ -^' 



! . 



CAPüT in. : 

*rt • \ ■*. * ' ' ri • . '. • . ,• • • >••*.■• ' ' 'I 



'JíM'ÑjOT ÜS,,^B BAS AP,nXC A f^ Ü $ 

mox hDamone sunteorreptL 

« 

: 7 JL/UM oovella nárrate stüdtoius ^ priscs^ Majoitim 
gesta omise^^müs.' Narrant itaqtíe plürihifii ante malt^ 
jam curricula annorum/ tempOFÍbits Leovigildi* Vhégo^ 
thotum Regis ab Africanis Regionibus in Proviociám Lusl^ 
taniam Nunotum nostrum adveoisse AbbateiÁ : qui cUm ali-^ 
qcandiu ibidem Sanctissims Virginis Eülalis , degisseí devcH 
tiofli^ graiia^dd Basilicam Saoctissimse Virginis, in qü» efu* 
«acraiissimum cor|UisculutB requiescit'VdesKleranter acce^ísitv 
Sed üt fertur vper omnia aspectum mulienim veltít ti^ereunl 
viiabat morsum , noii quja aspernábatiirr sexutn ,sed^x coú^ 
templata specie tentationis metuebat incurrere vitium : [itá 
cténim ut quocunoque loco pergebat , üflum'Mpuachum anw 
te te^'&r aiierumpost «etcmiims gradi praecipi«b¿t> ne euiíl 
]per quanicumque o()casioniim nAiHer f^ideret]] (2) qui ttt isul^ 
prá diximus , ^um ad 'Basi^itbm "Sánete £ulili« Virginia 
& Martyris venissetv rever endum vlrunb Redemptum Diaco^ 
Hutn , qui ibidero ^raeerat, multis precibDfs exoravit-, út quan- 
¿o ad'óraifaíAeiá B9aúrD0 ttmpo)^4n £^cresiaiti*déeeUé'pr<H* 

(lA VatfiiMatkniu apiíaTatn. qül támen kiiprá CMt/tima'kud». '(üS Vuec 
'■ ¿jia'Mórítiéslderantur.' ■■ •- • ^ -• - • '• '"•'' ••' i-ü-A; • *» : 



544 ^^^^ TXiaeeftí EmeritensfíL 

cederQt « ka custodias poneret, ut eum nuUa penitus fenoiná v!t 
derec. Sed cuín a;liqnosdie$'tn eadem Sancta Eccksia^mora^fie^ 
cisset, quaedam oobilissiofia, &sancñssima vidua , noxi^JneEvi* 
aebía^ omni desiderio eum videre cupiebat ^ sed ille, nullatcaus 
abea videri patíebatur. Cum vero eum saepius diversi rogarent^ 
ut eam videre dignaretur^ & ílle nullo modoconsentiret, [aiQ Üja 
coassuo^ptp consUio suprá dictum Redempium Diabonuiq.der 
ppec^lPtaiu(;^;ii|;..gxp}tciU3 Matutitiia Laudibus; dui]iíUe>de fie- 
clesia ad cellulam.rey^rteretur, ilU stautein abdUÍ5SÍ(np loco 
circa eumdem sanctissiinum virum lumen cereorum claríssimúm 
fiert|prieciperet; ut saHem á long^ eam videre mereretur, quod 
factum. At ubi ignoi^ánte' illo femíneüs cbntigit aspectus , ita 
cum gemicu mag^ sese in ^erra pro^^travit» at ^ipaguijapidis 
fetu-gravieef^uUáfet peifcussés. Móhc iprfiled^m^tó Dia¿ón(t dí- 
cere coepit^ >hidúlgea€ tibi'Da«is^friiter , quid est qQód'tfectsti? 
Post haec deuique egressus jade^ ad erémi locapaucís cum fra- 
tribus pcrvenít, ibiquesibi vilissimum construxit habitaculum. 
fiiJtyS^é <^jxi 4?rebri^ ilMc virCHtibus corjtiscareQ^ recarreiite 
«pínione Ad.audiciim Leuvigildi PriAcipis pecveoit.^, q^iii quam^. 
Ub^K.eyset Arii^r^us; tameni ut se eju^.precibus Ootnrao com« 
meodaxetseidem viroauctoritate conscripta; de quódam prae* 
cípuo loco fisci direxit, ut alimenta, 6c indumeuta ex lude 
cum si)ts fratribus baberet: quod vir Dei omniqo accipere rcr 
«ilMVit..Sed; cum i4e renueret , & is quí á Reg^ directus ad •eiiai 
venérate dice/et: oblationem. ñVú tui despicere oou debes^ 
land^m ipso compeUente susp^pif. Post aliquos veró.dies ho- 
miaes habitantes in eodem laco coeperuiíi ad Jnvicem dicere: 
Eamus ^ & videamus, qualis ksí Dominus ooster , cui d^ti su- 
mus. Cumque fuisseot, & vidissent eum veste. 3ordidum, ha-? 
bituque déformeoí , cootemnentes eum v dixerunt mutuo: Men 
l¿s est Qobi$ mori^ quim tali Domino .serviré. Ac deiode 
post aliquos ái9s cum vir saactus ia SyWis paucis^ ovibus de-|> 
pasoendis procjssisset, repertentes eum: solum fracris cervici- 
Dus crud^Hter necaverpot* Post oon vero longum temporum 
iojtftrygUi«a:ipíft,.hiomicid* comprchensU/íc L«Qv4gildo gegi 
ia viaculis sunt pra^sentati « cui dictum est ipsos esse « qui ser- 
yujn Dei Ipterefpisseqt. ílle autem^ , quamvis ooa rectsp fidei 
eiaet t recté támea promulga vit séateatíam diceaa : Absolvitc 



D^ vHa PP. Emeritensitm. ^34^5 

illos á vinculis, & sinite abire^ &si servum Dei occlderunt^ 
sine nostra ultíone ulciscatur Dominus mort€.m servi :^ui. At 
ubi dictum est istud. &iUi absolati sunt , statim eos da^mo- 
nes corripuerunt , & per plur^s dies afHixerunt, quousque 
crudeli inoite ajiímas é corpor|bus excusserúat, 

t « 

CAPÜT IV/ '\ 

< 

'■•/••■ , . • 

PAULÜS MÉDICUS , NATIONE GRMCUS, 

/Tí Episcopus Emeritensís , ¿? mulierem eíí 
partu labor antem sanaU 

v/M¡ttentes phaleratas verborum pompas, & pratermit- 
teates gárrulas facundias sputnas, nunc etiam ea, quae om^ 
flibus modis verá sunt, sinopliciler / veraciterque narramu4« 
Nam srea quas luce clariora esse Dascuntur^ obscuris ser- 
monibus iavolveré voluerimus , audientium ánimos op^ ia.sp 
truimus ^ sed fatigamus : qUia cum multorum ^ in^peritorum 
minus intelligit sensus, fatigatur auditus: & ideo sicui su* 
perius polliciu sumus , simpliciter Sanctorum Patrum olim 
gesta miraculá, sicutí relatu multorum ad nos perlat4 suiit, 
incimatpus. 

9 Referunt multi sanctum vinim nomine Paulum \ natione 

Gra^cuniv ^^^^ Medicum, de Orient¡$ partibus in Emeritéü- 
sem urbem advenisse, qui cum ibidem multo tempore degens 
saiictitate, & virtutibus multis polleret, & humilitate, at- 
que beoigoitate cunctos superaret , ei á Domino collatum 
est, ut praedictae civitatts promereretur Poniiñcatum. At ubi 
eligen te Domino ordinatus est Episcopus, omnes statim Deus 
coaturbationum procellas, quae eamdem Ecclesiam teipjpore 
praedecessoris sui conturbaverant, abstulit, & nimiam traaj 
quíllitatem Ecclesiae suae eju» precibus condonavít. 

10 Quí dura pacifíqéac benigné favente Deo curtctis civi- 
bus suis .pr^esset,&cunctorumi afFectibus(i) dulcifluum sácrl 
pectoris sui exhiberet éfiectum , contigit cujusdam prinjaríi 

(1) Tam. effectihut...,aff'tetum. 

Toni.XIIL Xx 



^J¡6 Potítt tiaconi Bmefáéfísis. 

civiíatis ek gíenere Senatorum bóbilissimi viri bgrotasse Rfá- 
tronam\qu£ ipsa illustri stemmate progeaita nobilem trabe* 
bat prosapiam; quae cutn nuper oupta io útero accepisseti, ip- 
se infantulus íq ventre coUisus est. Cui cum multi medici di- 
versa adhiberent^ & nutiun) remedium medellae sentireti sed 
ia gravi discrimine posita quotidie morti propinquaretf su* 
pra dictus illustris«ejus vir^ eo quod lili nihil charius tsiet 
conjuge, quatn noviter conjugü gratia sortitus fueratt con- 
temptis universis medicts spe recuperando salutis ad eundem 
Sanctun^ Virum cucurrit, & prbvolutus pedibus ejus cum la- 
crymis exoravit, ut quia Del servus erat^ orationibus suis 
Dominum pro ejus matrobae salute precaretur^aut certe^ quta 
medicus esset, non duceret indignuní maou sua segrota^ gra- 
tiam praeibere medeodL Sed vir Dei protinus respondet di- 
cens: Mibi quod hortatis faceré non licet, quia etsi 4n<- 
dignus, Sacerdos (i) Domini sum, & Sacrifícium manibus 
meis oflle^o Domino , & ideó quod dicis non possum implere^ 
ae postmodum pollutas sacris altáribus manus inferam, & 
divinas potestát!s mox furorem incuirram. Et adjecit : Ibimus 
inquit, in nomine Domini. Visitabimus eam, & dabimus 
médicos Eccle3ise, quí illi a^hibeant medicinam , & in quam- 
tum sctmus, ostendemus qualiter cura fiat. Nos lamen faceré 
manu propria minime possumus. Ule vero sciens , quia aul- 
lius alteríus meidici cura valeret , & quia jam uxor sua pene 
mortua esset, coepít cum flé tu magno obnixe flagitaré, uC. 
nuUum illuc dirigeret, sed ipse per se iret , & quod sciebat 
manu propria impenderet. Sed cum ille non anauéret y oe* 
que penltus consentiréis universi fiatres coram posití, & 
ipsi cum lacrymis rogáverunt, ut iret. At ille ait: No vi quod 
multse miseratlonis sil Dominus,& credo cum ivero, quod 
& inBrmae pristinam reformet salutem , &< mihí statim con^ 
cedat veniam propter meam praesumptionem; sed bomines 
malos hanc mihi causam objicere in postmodum omnino non 
dubitó. Cui Cum omnes fratres sui respondertnt : NuUus é 
nobis propteréa alíquid diciurus est, sed perge> Domine, & 

(O Etsi iniigmsy Sacerdos Dtmini sum , & ideo y Qc, Ita.Bivar es Có- 
dice Gothico. ALii perperam : Etsi Sacerdos indignus* 



J>0 vita PP. Emerttettsüm. 34jr 

omni celerit^te age illud; quod mercedi ttw proliciet. 

II Taadqn eorum precibus compulsus proficisci poUici- 
tus est , tea du^taxat , ut prius Domioi exquirereí voluntar 
tem 9 oe temeré incedena facilé agente, pro quo diíBcilé inul« 
tatus Dei judicio ad venjam rediret : illico namqtie Basilicsm 
Sanctisims Virginis Eulaliae petüt^íbique prostratus, pavi- 
mento per totum diem iocubuic , atque io oratiooe iodefessut 
perseyerans sequen t^m continua vít & nocfteoí: qui mox inib^ 
oráculo divino commonitus est, statimque consurgeos ad mu- 
lieris segrae domunt íncuntancter perrexit, ac festinus propera- 
vít, orationem fudit/manus in nomine Domini super iniir- 
mam imposuit , in spe Dei mira subtilitate incisionem subti- 
lissimam subtili cum ferramentofecit, atque ipsum infantulum 
jam putrídum membratim, compadiatím (i) abstraxit* Mulie- 
rem vero, jam pené mortuam, ac semivivam, adnkente Deo, 
viro suo confestim iDcolumea reddidit, cui & praecepit,ut ul- 
tra virum non cognosceret , quoctimque enim tempore coitüm 
virilem agnovisset , mox ei deteriora adfutura ess^nt discri- 
mina: sed illí mihilominus pedibusejus provoluti , gradas re* 
tulerunt, & omnia quae vir Dei prsceperat, in ómnibus se esse 
servaturos promiserunt, imprecantes Dominum , ut si non 
custodirent , pejora illis postmodum advenirent. Facta est in 
4omo illa inaestimabilis l^etitia , immensumque gaudíum , uní- 
versi in Dei laudibus acclamantes, orantes, tripudiantesque 
dicebant : Quód veré misissc^t Dominus Angelum suum, qui 
illis miserlus fttisset. Tum deinde fecerunt de rebus suis talefn 
conscriptionem, ut de praesenti ^nctus vir medietatem ex óm- 
nibus, qu¿e habebant, acciperet. Alia vero medietas post eorum 
obitum integra & intemerata ad éjus pertineret ditíonem* 
Tanta namque illis inerat copia rerpm , ut nullus Senatorum in 
Provincia Lusitanix illis reperiretur locupletjor: quod ille 
prorsus recusavit, ac renuit, noiluitque accipere, sed illis ob*» 
secrantibus, ac nimium importune oíFerentibus , sic tándem 
coactus est suscipere^ quod accipiens non tam propriis usibus^ 

(i) Tani. comfendioiimi altera tamen lectio refinenda, sen potiAs copm 
diatim y tx greco cofsdiumf quñú fer frusta: partícula quippe carnis gratdi 
copadiüm dicitur. 

Xx a 



/ 



^ 

348 9auli Diaconi Etnertténfis. 

qu^m égentlüm praecepit deserviré necessitatíbus. lili autém i 
quibus ei oblatum est perseverantes com timore Dei in castita** 
te post tion multutn temporis intervallum ad^supernaiñ pa* 
triam vocatione divina adsciti siint: quibus^^defunctis oniae 
eorum pairimonium sanctisimus Paulus Episcopus promeruit: 
& qui peregrinus, níhilque habens advenerat, factus est cune- 
tU poteuttbus poteatíor tn tantuni^ut omnis facultas Ecciesis 
ad comparatioiaem bonorum IUím pro nihiio putaretun 

CAPUT V- 

FíbELIS N'ATIONE^ GRMCUS FILIUS 
s^roris Pau/i Episcopi Emeritensis , viv^níi 

fivuncülo sukrogfitur in 
Episcopiftu. 

it l^Enique cum plurimos per annos felici tempore 
feÜciter sua cum plebe frueretur , & jucunde Deo vi- 
vens, plenus semper virlutibus floreret^ accidit die qua- 
dam de Regione, qua ipse oriundus extiterat 4 oegotiato- 
res Grecos in navibus de Orientis partlbi)s advenisse, atque 
Hrspaníje littora contigisse. Cumque in Emeritensem Civita- 
tem pervenissentt ex niore Episcopo praebuerunt occi^rsum: 
qui cum ab eo benigné fuissent recepti^ ac de Atrio ejusegre*- 
dientes in domum, in qua hospitabantur, fuissent regressi, 
sequenti die ad eum munusculum miserunt pro gratiarum ae- 
tiene deferente puero nomine Fjdeli, qui cum eis causa mer- 
cedis percipiend<£ de Regione eorum conductus advenerat. 
Cumque ejús fuisset prarsentatus aspectibus , & quae grato 
aniírto directa detulerat^ gratañter vir sánctus suscepisset, eum 
ccepft sigillatimsciscitari, quo vocaretur nomine^ de qua Pro- 
vincia, vel de qua Civjtate esset ? Cum ergo ille nomen suum 
& Cíviíatem suam nominaret , videns adolescentem bonaMn- 
dolis Cuneta eutn perordinem interrogavit^ & nomina paren- 
tum requisivit. At ille consequenter secundiim interoogatio- 
nem, patriam, cívitatem, vicum, oonijoa parentum simplici- 



' De vita PP. Emeritensium. . 34^ 

téf rfianifestavit. H«c eo dicente cognovit nomea sororis su«, 
qui statim exhiliéns dé sede suk in coospectu omnium amplext 
bus ejus incubuit. Cominota quippé fuerant super illum viscera 
Qus, atque irruens super collum ejus ^ & diutissime exosculans 
prae gaudio ubertím flevit: statira supra nominatos negotiato- 
res accersere praecépit , quibus ait: Puerúm mihi istum cooce»' 
dite^'& quidquid vultis'áme postúlate. At illi responderunt: 
*Hoc faceré nequáquam possumus ; quia ingenuus homo est, ^ 
á parentibus eumpro nostro solátio conductum ^c^fépimus: sine 
isto ad párenles suos nullatenus reisear^-früssíimus, nec faciem 
«orum ultra videndi habebitnus licentiam, si huno in tam Ion- . 
ginqua regione<iiniiserimus. £ contra Ule ait: Compertum vo* ^ 
bis sit, quia si huno mihi non dimittids, vos in patríám vestraip- ^ 
'mtnime revertetis , s^á accipite á me pecuniam copío^am, & 
ftbite securi pergenies cum pace. Haec illi audientes, ñeque 
am'pliús tantae potestati obsistere valentes, ájuntadeúm: Díc 
:nobis , Doniine ^ quid caus^est, ut hominem tibi incognítuní: 
tanto amore diligere digneris? lile Vero respondit: Proxilnnm 
auum esse, s^bique afíínitate valdé vicinum. Et addidit: Abité 
in nomine Domini absque aliqua h^sitatione y renuntiaLtes so- 
rori meaevquia íílium ejüs ob con$ólationem captivitatis mese ^ 
penes me l'étinui : qui per eos diversa mittens muñera sorori 
ipsis quoque nautis multa largitus est dona, ac sicditati ejul^ 
muneribus regressi súnt in pátriam suam cum gaudio magno: 
s 13 Quibus redeuntibus statim prsfatum adolescentem ton- 
dere praecepit , ac Deo omnipottnti serviturum obtulit, & ve- 
luti alterum Saitiüelem in templo Domini diebuS ac iioctibus 
strenue erudivit , ita ut infra paucorum curritula annorum 
omneoffiíiumEcclesiésticum/omnemque Bibliothecám Scrip^ 
turarum divinftrum perfectissime docuerit* Deifide vero per 
singulos gradus eum perducens Diaconum ordinavit: qui mox 
eíFectus habitaculum Spiritus Sancti ómnibus virtutibus ita est 
irradiatus, ut sanctitate, charitate, patientia, & humilicate 
universum transcenderet clerum. Sic oimirum Deo & homini« 
bus (i) sanctum (2^ aíFabilemque se prs^buit, ut unum illum 



(i) Ita T&m. «lii ineongruentius mnibus, (a) Biy. SancNm t alii stcúrim. 



f 

ggo 1^1»// T>i(fcofrt MmeritfifisU. 

putarfent homines ex au mero Aog^lorum. Interea dum pluribvs 
aaois Deo irrepreheosibilicer deserviret , & supra nominato 
outritori suo dulcí obsequio in ómnibus obediret, ac senectutem 
ejus absque aliqua ofieasione suaviter oblectaret : idem supra 
aomínatu^ pater exaccis multis jam curriculís annorum , atque 
«tate decrepita in seoium vergens , huac sibi successorem ele* 
gtt^ Moxque etiam in loco suo se vívente ordinávjr^ & ompium 
boQorum suorum haeredem instituit : ita etíam testamentaria 
sancttone c-.cernens, ut si eum Clerus Emerttensis habere veU 
let Pontiñcem , oínaes res, quas ilUcontuierat^ post obituqi 
^uum suprá dictae Ecclesix derelinqueret, sin alias, haberet 
liberum arhitrium quidquid voluisset de praefatis rebusdiscet- 
nere, vel judicare* Hoc sané decretum yir S^crctus revelante 
sibi Spiritu. Sancto promulgavit , propiieti¿e gratia prxscius non 
defuturas eidein viro.multorumobsistere invidias hominumim* 
proborum ,qui eum canino piore circumquaque in postmodum 
obiatrarent, atque invídixfacibus (i) succensi mordaciter la- 
Oiarent. Interim dum auspice Domino constituisset eum Antis- 
•(Ítem ) ita ei adstare , & deserviré cupiebat , sicut Diaconatus 
tempore ministrare consueverat: ita ut exuens sibi casullam 
more ministri coram eo adsiv<;tens servitium omne persolveret. 
jQuem ille id agere prohibüit, & ut jam deinceps auctoritatem 
Pontiíi<:atus sui constanter teneret admonuit^ [atque ut fratrum 
quorum potius curam ageret, imperavit.] (2) Ipse vero sane- 
tissimus seqex mok derelinquens Atrium, firomnia privilegia 
honoris sui, se ad Basiticam Sanctae Eulalia in cellulam 
yiltsstmam contulit: qui eum aliquamdiu ibidem positusá sjeculi 
l;iujus procelHs absolutus , & in multa quiete constitutus , ia 
cilicio^ & ciñere cubans pro totius mundi piaculis Dominum 
precaretur^ migravit ¿^corpore. 



L, . ♦i::"- .: 



íil 



i) NonnuUt Códices , faueibut. 

3). Desimt ea ap.ud Moreno, quacextant apudalios. 



D^ vita PT. 'Emtríhttsium. .^^t 

CAI-ÜT VI. 

FIDELIS ÉPISCOPUS POSSESSIONES 

suas reUnquit , Ecclesia Sanctif Eulalia , Cleri-^ 

eos ¿ ruin^e periculo Ulcérate ; . 

T4 Jr OST cujus discessum, quidam j)e8tifieri homioes 
juxta id , quod vir Deí , prkdixerat ^ contra beaíissimum 
' Fidetem Episcopum verbis m^ltgnis niusiure cceperuat « ut 
eum de loco, quo constitutus fuerat , p^r quamcumque oc* 
'casionem pellerent ; quod cum ille perpeodisset;i & se um 
cum rebus^suís ab eorum insectatione separare voluisset, com- 
perto ab illis, quod si ille sublatis de jure Ecclesix prsdiis^suis 
se ab eis separareis iilis omnino nihil remaaeret, plus ioviti 
)|cét, quám sponte se pedibus ejus prostraverunt^ [ac ote ^os 
-desereret in:uUis precibusilagitaverunt:]!(i) iqujbu3 illeqpA U9- 
quequaque repugnaos praebuit adsensiim,tit4¿,curani regimiois 

Sereret 9 & in postmodum omae patriniontun^ auum Ecclesise 
erelinquer^t: quod ha factumest: & ex eo tempore tantuqA 
Ecclesia ipsa locupletata est, ut in Hispani» iinibus nuUa e»- 
set opulentior. Ac ita Domino cooperante confirmata est in 
reum cuncteruai pura, & sincera dilectio: ío tantuoi ,<ut (^mnea 
luno fodemque ácimo ardx^re iminensse charitatis flagrantes. iCf- 
-¿a eum immenso igne saocti axnoris xstuarent, ut unmn cor, 
'& labium cum eo efíecti , nullo peoitus modo ab alterna di|eo- 
tíone discidio intercur rente discrepa tent« . 

15 Quoniam tanti vatis memoravipius nomen,opers pre- 
tium nobis videtur esse perspicuum de ejus multis, quibus cre- 
bro effulsit virtutibus, quamdam exiguam particulam memo- 
ria tradere. Quodam igítur dominico die, dum in Atrio cum 
multis fíliis Ecclesiae resideret, ut mos est, Archidiaconiis cum 
omni Clero in albis ab Ecclesia venientes coram eo astiterunt. 
Moxque ille consurgens Diaconibus ex more thuribula gestan- 
tibus atqtie ante eum prxcedentibus cum universis , qui áde- 



(i) Desunt ea apud Tam. 



•) 



y 



3S? -Pw/i DiMmi Émeritensti, 

rant ad Ecclesiam perrexit, qualiter Deo adjuvante Missarum 
solemnia celebrarent At ubf uní «^em ciim eo de Atrio paulu- 
lum feré decem /gra^duutn jsrocésserunt foras, illico ab imis 
fundameotis omnis repeatSRinripHssimí Atrií fabrica corruit^ 
& neminein ibi oppressit Deo jubente. Ex qua re pensandum 
est , cujus meriii istfe vir fuerit , qüi ita apud Deum suis preci- 

bus obcinuerit,utnon priüsdareturandquobostipotestastants 
fabricae perpetrare ruinam, quám ipse cuneros fofas eductos 
-integro nuniero Deo miserantesalvaret.Sed utin tanto periculo 
nullus perirét ob maxinia tnerita Sanctissimx Vírginis Eulalis 
ñiisse prxsticuní nullus a mbigat. Chm vero solicité requireosia- 
veniss^t quia neipo periret^ ia nullo peoitus anímum suutn con-» 
turbavit ^ (i) sed magis gratias Domino egit, facrificium Deo 
l^tus obtulit, dienique ipsum jucundé io Domino cum ono- 
hibiis suis potitus est. 

i6 Post non multum vero temporis intervallum sedjs di- 
* rutar fabrycam restaura vit , ac pulcbrius Deo opitulaote patra- 
vit: ita nimiruinípsiusxdificii spatia longé^ tatuque altiscul*- 
-mmibus erigens, pretiosaque atrii columnaram ornatibus sns- 
pendens, ac paWmeotum omne, vel parietes cünctos nitidis 
marmoribus vestiens, miranda desuper tecta contexuit. Tuoi 
déinde miro díspositipnis modo Basilicam Sanctissim^ Virginis 
Eulaliae restaura ns io melius^ io ípso sacra tis^'mo templo cel- 
^éa turrium fastigia sublimi produxít in arce« Htc vir beatos in 
hoc corpore positus crebro cum Saiictorum catervis io choro 
Ecclesis stans , & psalens vísus futsse perhibetur : & alia mul- 
ta narrantur, qu» scribere propter prolixitatemsui, ne fastir 
dium legentibus pr«beant, dcsivimus. {aL deseruimus.)^ 



I . 



• • 



(i) Mor. fi9fi animum suum CMüurhavit ulla rf* 



X 



JU vita PP, EnerUeñiHam. 3$ a 






CAPÜT VIL 

PIDE LIS EPISCOPÜS VISUS INTERÉS SE 

Sanctorum Chotis. 

17 JLIlE quodam puerum familíarem suum ad locum « cut 
Carpiana (i) vocabulum esc, quí ab Emérita urbe milübua 
sexdecim dista t, direxit, ac praecepic ei sub omoi festina^ 
tíone revertí, quí cum fuissec/& ebdeih die revertí noa 
q^currisseti ibidem man^it: cuí ia ipso ooccis ioitío jaix^ 
dormieoti fuit visum galios caotasse, siatimque expergefac« 
tus caballuin suum asceodit, atque festious properaas aote 
Qiedium noccisad portam ipsius Civitatís, qu« appeilatur por* 
ta poacis, perveoit, quí cum ibylem díutíssimé residens, cer*r 
ueret, quia ante faorairi oportunam gonsurrexisset^i & quia 
quamvis clamasset Vociferanter, ouUus. ei portam aperiret, 
vissum est «ei.Gabalio suo paululum herbje pabulum dare^ 
quftttsque aliquis' portam for^skaa reseraret* £t ecce subit^b ia^ 
tempesta? noctis hora elevam oculos suos vidiiiemía^s.glo*c 
bum igncum ab Ecclesia Sancti Faustí, quae ab urbe fere mil* 
liario distat procedeniem^ at^jue^ad Basilióam Sanctae Lucre* 
tise (2) pervenieiitem. Qui cum tacitus coatemplaret, quid« 
h*am esset/nec imoráV&*eo^e muJtitudo Sáñctoruikj^-qui^ui 
jllud .lumeto pnaeibat, veaieotes per pont^m^ad.pOirtíini úsque 
perveaefant, cum quibus etiam gradiebatur Sanctissim^s Fi- 
delis Episcopiís; At ubi ventuo) est ad portam, vadeas. aúpra- 
dictus puer aucta caodrdatorum agmiaa^ ipsum etiam Sadc 
tum Fidelepi clamyde nivea iadutum in medio eorum pro** 
peraniem cernens obstupuit, & ^xterrifps atfiup.tremebundua 
prae timore factus est velur moi\tuus^ Ule yero.ciaiiscra porta* 
rúm divioitus reseravit, moxque ingressisunt Civitatem^ qui*^ 
bus ingressis, ille consurgens atque voleas post eos ingredi^ 
oultatenus potuit : quia portam iia clausam , sicut priüs iüvenir# 

Qui cum primo diluculoapcua pex^yMússef ad.Atrium^iprop 

( c ) Tam. Capsiana. (a) Taai« & Kvsur. Le^crUim. Mellos Mgt.lucftíl^ 
luK enim passa Emeritae. 

Tom. XIIL Yy \ 



V 

I 



áS4 Pauli Dhconi Emerítensh. 

tinus eum vir sanctus intérrogavit, quali hora de prsedicto lo- 
co cgressus fuisset^.q^i ilíi^ ¿r^hóram,* qua iurrexerat, & 
moram quam ad portam fecerat enacravit. Quem cum vir 
Dei interrógaret, si aliquid vidisset; ille vidisse se fatetmv 
Tum eum admonuit, ut quousque ipse sanctus' in cprpore es- 
set, nuUi referret, ne ei ad immane periculum pertineret. 

i8 Alitf queque vice similiter eum quidam religiosus cum 
multitudihe Sanctorum quadam nocte de Ecclesia S'anctae £u- 
laliae egredientem, & per Basílicas martyrum euntem vidit, 
sed incauté agens muUis statiiii indicavit. Postremó ad virum 
Deí venieos ei quod viderat, retulit. Cui ille ait: Hoc quod 
vidisti, jam alicui dixistivQn non? qui statim respóndeos sim- 
pUciter professus est, se dixHse. Ad hcec ille inquit : Indulgeat 
tibi Dominus, frater^ non recté fecisti: scio utique quia ú\Á 
io futuro judicio non reputabitur ad culpam. Interim vade, 
communica, & da nobis csculum valefactionis, (i) quia itu- 
rus es. Tamen & domui tuse sub omni festinatione dispone, 
9ut si desideras remedium pksmtentise, percipe. Qui móx ac- 
cepta poénkentia , dispositaque domo sua valefaciens cunctis, 
aequenti «octe mtgravit é corpore. 

CAPÜT VIH. 

JFIDELJS EPISCOPUS* FÍSIOJSÉ ^.y^DMONlTUS 
banis in\ pág^per^s distributis migrat ^adiyqminum. 

19 V/Uidam-viró religioso iterum intenté (2) ad ofRctum 
EcclesiasttcDrH recurienti , quadam nocte dum in lecculo 
suo jntempest» noctli tfilentio sopore depre*süs jacerct, vir 
^m est, quod s^Biltft ad matutln^m dedis^ent : qíi statim 
consurgens cum onlDíiílestinatione ad Ecclesiam, ik ti tem- 
pus sacrificíi prseteríret, acctirrit, (3) cuísuque rapidissi*- 
mo properaas anhelabundus illuc pervenit. At ubi ingressus 
«st Ecclesiam Sanctae Mariae, quae Sancta Hierusalem nunc us- 
que Nooatur, andivit voces miráeid inodum míodulationis ca- 

<'(f ) Tatni valefac wmilmpx deteri melfüs, ut^n textu. (d) Ita&v. AÍii 
mtenderi. (3) Biv. aecurrit. Kúi ttccurrit. 



De idta PP. Emeritensiufa^ 
O^tiwn, respicijensque ad chorucn vidit stantem mutitudi**^ 
oem Saoctofrum: qui nimio pavore concussus, atque in tre.no- 
rem versus %ts^ in anguliim Basiltcs silenter cootuUt, acque 
iacicé contemplaos, soUicité auscultans, audivit consueto or- 
dineomne ab eis.offícium esse completum. Quo expleto paula 
adhiic ante gallornm cantum cum laudibiis pervenerunt ab 
Ecclesia. Sanee» Mari» ad 3asilicam Sancti Joannis, in qua 
.baptisterium est,quae nimíum contigua antefatae Basiiicae pa- 
ñete lantum interposíto, & utraque unius(i) tetti tegminé 
contegitur« ElxpUcitisque Laudibus coeperunt ad invicem di-> 
cere: Ecce continuo hora est, ut signum dari debeat: ob hoc 
prius necesse est, ut id pro quo destinati sumus, ordinemus. 
Cumque hoc dixissent^ apparuerunt in conspectu eorum ^ryo- 
pes tetrí, nimiumque terribües, quorum ^tatura videbatur 
esse Gigantea, nigredo perquaní teterriíaa, ita ut ex ipso eo* 
rum torvo (a) intuitu nimiumque atro vultp palám ct^rnenti 
daretur iatelligi ipsos proculdubio Tartáreos esse ministros^ 
quique ettam rhomphaeaá acutissimas suis gestabant in mani* 
bus: quibus mox Sancti dixerunt: Subbmni celéritacé pergen<> 
tes ad Atrium ingredimini cellam, in qua Sanctus Fidelis^já* 
cet, & percutíte eum vulnere gravi in corpore, ut anima ejus^ 
quantotius egredieas é corporali catena, nobiscumad Domi* 
num nostrum Jesum Christum^ & ad praeparatam síbi.possic 
pervenire coronam. Qui illico jussís (3) obtemperantes ambuT 
laverunt, sed^eum minimé percutientes reversi sunt dicentes: 
In cellam ejus minimé ingredi possumus, quia non dormit, sed 
in térra prostratus jacet, & orat. Insuper tanto thymiamatia 
suavissimo odore celia ipsa redolet, ut nitor tantaefragran* 
ti^ incensi, quod ab eo oblatum est Domino, nos illuc iptraV 
re penitus non sinat. Quibus denuo prasceperunt dicentes: 1t& 
& percutite eum, quia jussio Domini est adimplenda^Qi^icum. 
fuissent , nec intrare potuissent, revertent£$\ it^rum' djxe-, 
runt: [Oratío ejus no» omnino prbhibet ingr^i» Quibus iHi 
dixerunt :j (4) Vacat oratio, quaodo venit vocátio. Sed ite,, 

(i) Tám. & Mor* m^erpotito utraque um, Biv. melhis ut* in textu* í 
( 3 ) Sk Biv. Alii t«r« ( i ) ^'* jussui., & jusjL ( 4 ) Hace apud Tamaio de¿ 
slderantur. 



3s6 Fauñ Úiaeúni Emeritensisí 

& implete prxéepium Domint, quod semel datum ést, o^ttaA 
quaní trascendí potest.'Ac ubi tertio faerunt, permitteote Ded^ 
ingressi sunt. Et tam fortt scílicet manu crudeU eum percusse* 
runc, ut vocem, qoam emisit cum dolpre gravi, stmulqué 
¿emitu^ is^v^uí in Ecclesia stabat religiosus, claré audiret. 

ao Facto vero diíuculo ad Sanctum Episcopum accessit, 
& cuneta qu£ viderat , qua^ue etianf audierat; ei iotima-- 
vit. Cui ille áit: Scio íilí mi, seto & mihi nullo modo la* 
tent. Cumque hoc dixisset, & imminenti sgritudine artubus 
jam fatiscentibus se totum dissolvi repente seasisset , ad Bast* 
lieam Sanetissim^ Virginia Eulaliaé ^e deferri praécepit; sua 
ibidem in primis multis lacrymsirunri satisfactionibus deflevit 
delicta. Deinde multis cáptivis, & egenis multam largKus est 
stipem: ad ultimum redditis chirographts cunctorum ( i ) debi« 
ta relaxa vtt Sed cum ómnibus reddídisset^ cautio cujusdam 
^iduae remanserat, qus necdum fuerat reddita, quam ille 
s^ectabat, ut ei redderet; sed qtiemadmodum muliercula prx 
turbae densitate, qua circumseptus erat, ut accederet, non 
habebat: qux cum per singulos. díes vcoiret. & locum minime , 
reperiret, & nimium moestificata mente anxiaréttir, ñihílqiie 
agens^ mcerore afñk:ta ad sisum hospitium remearet;d qua- 
dam noete Sanctissiml Cyprtanus, & Laurentios martyrcs la 
yisu adstiterunt, dicentes: Nostt, quaie locum non invenís? 
J^t illa respondtt: Nescio, Et illi inquiunt : Quare per réli- 
quas Basílicas fratrum nostrorum ceterorum martyrum fre- 
quenter coneurris, & ad nos venire contemnts? Qus statim 
íurgens ad eorum Basílicas cucurrit^, oratlonem cum lacirymis 
fudit». pro neglígeiitia retroacti temporis veniam imploravrt. 
Atque inde ad Basilicam Sanctae Eulaüje rediit mira celerjta- 
te, locum repertt, chirogtaphum suum absque ditfícuUate 
ttecepít/ Deo & sanctis ejus immensas retulit grates, pro eo 

?uod non soíum locum paratum invenire meruíD ingrediendi, 
erúrtí etiam ita Sanctis Dei disponeiitibus gestum est, ut 
quatido ingressa est , Sanctus Episcopus cautionem ipsam mana 
propria tenens prestóla re t, cut reformare deberet: atque ¡ta 
faotum est) ut iUo benigne reddeate^ atque illa cüm gaudio 

(i) Tatnaio: w^uhorum. < ^ 



pevftaPP.Eff0eritensitim.^ . , ggj^ 
qu¿ diu dcsid'eravérat recipiente, paulo post'vír Sáncttis pra- 
cedentfbus Sanétorum coettbus , spectantibusque Angelícts 
Chorisad aetberea regna tripudiando mígraret, caelesttbusque 
phalangis consértus cum exultatione perpetua perpetim con* 
globari in syderets mansiobibus Jesu Domino prscipiente(i) 
meruir. Corpúsculum yéró ejus juxta corpus Sanctissimt jprae* 
decessoris sui uno éodemque sarcophago tradttum veluti in 
uno lectulo hoaorifice est tumulatum. 

' CAPUT IX. 

4 

f/IASONA NATIONE GQTHÜS, NUTRITUS 

in Ecclesia Sancta Eulalia^ succedit Fideli in Epis-- 
topatUy Xenodochium. & Manasteria 
-i.. adificavit. 

^1 rluiC pVxfato afmo viro ad supernam patriam tran»»' 
migrantt provídentta divin? potestati^ ^ubrogatur non im- 
par omnium virtotum' gloría vir Orthodoxus , cui nomen 
erat Masona, scílicet beatiís beato, saactus sancto, pius 
pió^ boQUS bono, atque cunétis charismatibus refulgens ru« 
lilami rnmensis virtutibus,. SacerdotaH Ordine Masona suc« 
cedh Fideli. Prsedecessore nimirum astrigeris ctvibus conser^ 
to in Cseüs^ successoris* magni (a) dulcedo, ejusque insigne 
meritüm cunctorum Civium mcerorem lentvit in terris, utom* 
nibi» pro obku Sancti (3) Ponttficis moeror non solum dts* 
cuteretur, veriim ctíam instar priscorum Pátrum Elix qiion- 
dam & EÚ^xi dupUcata Paracleti Spfritu» gratia palám cune- 
tis €ernentibu9 Sancti Fidelis Antistitis, in Masoira Sancto 
£piscopo reqniévrssc videretur , ut plebera soblevato pastore 
ron usquequaque tJ^deret aftlictam langore, sed gemínatogaiH 
dio congauderet divina tribuente mrseratrone , dnm & illum' 
pro sut sálete prsmisit ad Cslos, & istum eximisr virtotis 
virum suscepit ^ratulanter in terris. (4) ^ 

f T^ Ita Biv. Alii, firctphntí. (3) Tamaio, mansh. (3^ Bivar^ trntu 
(4) Bivtr, 'susciftre gratuletur m Sirria. . ^ 



«5« !*««•« 

. 11 Deoique Saactii! uU ortus in boc; 

sjcculo origine, sed Vil i aobilior, K^oc* 

re quidem Gothus, sed a Dominum per- 

quam devotus , atque víritíter Attissimí virtu[e pr<ccinctu$, 
moribos sanctis ornatMS, habítuque ipagní. decnris pulcrifi- 
caiusv charitatis, humilicatisve ab íneuiíie' xtate refalgenti 
stola circumamictus, baltheo Fidei fortíter circumciactus, 
prudentia, scilicet, & justitta iasigniter circumseptus, di- 
lectione sammí Dei, &.proKÍmi mirjfice decoratus: dilectus 
natnque Deo & homiaibas efat« &c gloria mJrabilis, amator - 
fratrum, mulcum ofaos pro' populo, cujus aomea maltis co- 
ru-scaado ;nír3culis per otnaem terram.pertraasivic Hujus ¡ta- 
que temporibus morfaoruní pestem, Ínedi« qu^ iaopiatn ab 
urbe Emeritengi, vel omaí Lusitaoia gus precibiis Dominus 
procul abegit t merítisque Sacrosanctae EulalU Virgiais loo* 
gius pepuUc, taatamque salutem, &oinaju[n copiam delicia- 
rum cuncto populo impertiré dígnatus est, ut óuUus uoquaní, 
quamvis iiiops, atiquid avere (i) videretur, aut qualÁxt oe- 
ceasitate fatigaretur , -sed quemadmodum opulemi, íta Se 
¡Qopes ómnibus bonis abundarent, & quodammodo iostac 
cxlestis gaudii universus populas ¡a terris taad Poatifícis mé- 
rito congauderec. Ómnibus inerat gaudium, cuactisque ade- 
rat pax, ouUi aberat felicitas, in omnium cordibus Aórebat, 
perfecta charitas, ia omatum seasibus pollebat tranquilla ju* 
cuaditas^ ita oimirum, ut devtcto antiquissimo hoste, ac su- 
péralo 'Veteraoso dracone, nemo mnerore coasteroatus, ae- 
mo angustia íifilictusT. nemo quolibet terrore perculsus, vel 
quoUbet zelo, aut Jovidia tactus^ callidí anguis viruleoiis stt- 
mulis quateretur, sed perfecta charítate repleti, cuacti Deo 
admictente (i) pii patrís gratía jucundantes, imperterrtti, sine 
metu vel formidíne omnium^ ia Dei laudibus persistebaat 
constanter. Non solum autem in omnium fídelium arcaAis 
^us flagraba! immeusa charitas, sed ctiam omnium Jud£0- 
Eum, vel Geatílíum mentes miro dulcediais sux aiFectu ad 
CbrJHi gratiam pertrahebat. Quantus igiturf qualisque fueiit, 

; (i). Tam. ^tqué Anbert. Mor. JuAertt pictetnísse ^íiipad. Sensut tuned 
mvtrt legenduní auuüfeitat. (s) Furtí ut alibi non aemel odmittMM^ . 



l>e vita PP. Efheritensfum. 359 

Püéffísñiügúx nostrs ad sragulá explicare non valet, sed quam- 
vis máxima taceamus^ extrema saltem ^ maximis ipemoremiis, 
*' 23 Deniqbe suprá dictirs vir^ priasquam ordraaretur £pis« 
copus» in Basílica Saoctísims Virginrs Eulalí^e fertur, cum 
summa dtligentia advixisse, (i) & ibidem muUis annis Deo 
irreprehensibílíter deservisse. Postquam vera inspirante Deo 
in omnium ore, ocolís, & anima resideas, sublatus inde, 
constitutus est^ Pontifex ; statim in exordio Pontificatus sui 
Monasterta multa fundavit, prxdiis magnís locupletávit , Ba- 
silicas pluresr miro opere construxit, & multas ibidem Deo 
animas consecravit. Deinde Xenodocbium fabricavit^magnisque 
patrimoniis ditavit^ constitufisque ministris, vet médicis pe- 
fegrtnorum& segrotantrúm nsíbas deserviré praecepit, taleque 
pr^eceptum dedit, ut cunctx urbis ambitum medici in desi- 
fienter percurrentes^qnemcumque servum, sen liberupa, Chris- 
tianuni, sen Judxum reperissent «grum , ulnis suis gestantes 
ad Xenodochiuni deferrent: stramrnibns qnoque lectulis iti* 
dem prjeparatis eumdem infírmum ibidem superponentes^i ci« 
bos delicatos, & nitidoseousque prsrparantes, quocrsque cum 
Deo aegfoto ipsi salutem pristinaní reformarent; & quamlibet 
á praedíis Xenodochio collatis multis deliciarum copia parare- 
tur, adhuc viro sancto parum esse videbatur. Sed his ómni- 
bus beneficiis adjiciens majora, prxccrpit medicis; ut sagaci 
sollicitudine fjferqrentt^uram, ut ex ómnibus eximiis (2) ab uni- 
vérsis sanctuariis ex omni patrimonio Ecclesix in Atrium inla«- 
lis medietatem acciperent, & eisdeni snfirmis deferrent. 

04 Si quisveró de Civibus urbi^, aut rusticis de ruralibus 
ad Átrium ob necessitatem accessísset, & liquorem vini, Qlei, 
vel mettis á dispénsalttibus popóscisset ;» &' vasparvulum, in 
quo levaret, (3) eXhibuisster^ vir sanctns, tit erat semper ob- 
tutu gratus, judindus vultu (4) moxr fpsum Vascuium con* 
fringi, & utmajus (5) deferret, prxcipiebat. In eleemosynis 
vero pauperum quantum largus extiterit, soli Deo reservatum 
est nosse. Tamen & de hot ipso quandam particülam enarre^ 

(i) Tamaio & Bivar advixíss9. Moren, aivenisse. (s) Ita Tam. & Mor. 
Biv. ómnibus exeniif. Forte €x xeniis , se > e xeniis. (3) Mor. portaret: alii 
ut iñ textu. (4) Sic Kv. Alii jucundi vultus. (5) Majarem, in Codidbus. 



s6o ^auU THacmi EmerUeMsii. 

mus. TáQta illi cura erat pro otnnium erumnis mlferoraniviit 
ad BasíUcam Sanctissiiq^ip Eulalke Diácono viro veoerabili Re^ 
demptó Qomine, qui prxerat» dúo millia solidos dederit^ é 
. quibus mox, ut aíiquis urgente neces^ítate adveoiret, facía 
^autione^ quantos vellet absque aliqua mora, vei difñcultate 
acciperet, súisque angustiis consuleret. Ñeque boc síleoduai 
reor/quam largiíluus in muneríbus extiterit, quippeqúi alie- 
ox rei abstineqtior, $ux largior, nec accipíeodi, sed dandi 
magnanimicate pollebat, avidior daodx ret^ quam appeten* 
dx, potiorem dandi, quam. accipiendi, didicerat fortunara. 
Multa largiebatur, oihilque auferebat, sed ultro (i) conce- 
4ebac: donabat multa, largiebatur plurinia, ditabat univer- 
sos benefíciis^ & munifícentia niagnus habebatur. Omnes ab 
¡lio augebantur donis, ac divitiis locupletabantur, & non tan- 
tum fratribus, & amicis quám & servis ipsis Ecclesic se 
muneribi^s largura ultra quara dredi potest, prxbebat. Ita ni« 
ipirura teraporibus ejus ditati sunt^ ut in die Sanctissímo Pas- 
chx cura ad Ecclesiara procederet, pueri pluriraiclamydes. 
holosertcas iaduentes corara eo, quasi corara Rege incede- 
rent, & (quodjis teraporibus nuUus poterat, nullusque prx- 
suraebat) hujusraodi induraentis araicií ante eura debitum- 
deferentes obsequiura pergerent. 

1$ Sed raerítoei ab orani poten ti Domino fuit tanti raune- 
rjs^ (2) danu;n coUatura^, cujus cor io tanta opulentia^ & glo-* 
ria transttpriae prosperitatis gaudio numquam fuit turgidum^ 
ñeque iáñatuni. Nimirum hui;nilis animus ^ejus supra solidara 
pfetram fundatus iramaculabilis conscientix cogitatione syn- 
(:era, calliditatisque ignara, in prosperis hurailis, in adversis( 
existebat fortissiipus, nep prosperitate erigebatur, ñeque ad«» 
v.^rsitate frangebatur^ nullo detrimento vel augmento cons- 
tan tia ejjus rautal^atur^ Constans erat in cunctis, & adv«rsqa 
orania pronfptissimé paratus, patíens..niraium, & robore fir- 
missiraus, in cunctis adversis constans^in ómnibus angustiis 
ixnpexterricus perseverábate vultura nec gaqdio, nec moer ore 
comrautabat, unus vultus semper ejus, una hilaritate decor 
ratus cuncUs pccurrebat, semper idera unus vultus, neo un- 

I 

(i) Tam^ & Bivar^ cunctis» (a) Ttmaioi mmij» 



Th vita PP^ Emertíensíum. %^ t 

qúam remm Varietate mutabatui% Non iHum cutictisinimicíi 
elatio vírtütibus extutit; sed in ómnibus huitiilitatem s)rncé« 
ram syacero conservavit sacratissimo cordis aíFectu^ Camqlue 
talibus divino favore virtutibus potleret ^ fama bonorum o{^i« 
nione coocrescente adsparsit , (i) & opera lumtnis á Vero lu- 
mioe ^ofldonata multii in Regionibus coruscavit, 

CAPUT X. 

LEbrtGILDUS RBX WISIGOTHORÜM 

Afianus studet avert&re Mas0nam Episcopum 

Emeriténsem % Pide Catholica. 

"^15 UWde accidit^ ut háec opinio saevissirai átque ctii^ 
delissirai Wisigothqrum (a) Leovigildi Regís penetraret 
auditum,, & summ» invidiae Draco immanissimus , bonis 
operibus semper aemulus , stimulis acrioribus irritatus « ejus- 
dem 'Princípis animum vrrus vipereum' satíarels '(3) & po- 
cqlum veoeoatuntt ejus Ja viscera transfui>deret': c\}jus poculi 
lethaiis haustu'protinús consilio armaius^ diabolka stimulante 
ínvidia , supradicto sanctissimo viro legaUs intercorreotibuc, 
iterum, iterumque mandavit, uc relicta íide Catholica ad 
Arianam hieresimcum universitate plebis Vibi commissse di.er^ 
teret. Cumqtie vir Deo dicatus constantissime respcaderet, 
& bis , cerque regredientíbus nuntiis Regí mandaret » nun« 
quam se veram fídem relínquere, quam semel agnovisset, ip-- 
si insuper Ariano Regi exprobravit , Bt debuit , ejusque á se 
^rñdiam dignis (4) iocrepationibus repulit.Ad se itaque re- 
Versis nudtíis , coípii supradictus Rex díversis suasiouibus , & 
prsmiorum promissionibus ejus animum ailícere, ($} si forsi- 
tan per quaracumque occassionem pósset eum ad su^e supers* 
ütionís voluQtatem incurvare. Ule ver6 suassiones ejus calli* 

(i) Tam. affiihit. Blvác, aisparsit. (3 Sic Biv. Tam. Wis^ihorumm 
Mor, Visegathofüm LiuulgiiiL Alii Leovigildi. Utroque autem modo ncgnen 
legim^t in a'uréis ejusdetn Regís nummis. (3) Biv. sauciareí. (4) Aloe dig.^ 
mis. Mote. íncrefaiiomlmi* {$} Mor. éUlMre, alii illifigre. 

Tom.XIII. Zz 



/ 



36a ^P^ufiDiaeotti Emeritensif. 

¿a^ coátempsit^ 4onai&( pneoiia^yekiti purgaiúeotafespuit. Fi<» 
dem Catholicam; virilUet{prox9Us.yuidicavit. Ñeque tamen con* 
tra.p^ríidiaRi taceríe maluit, ne tacendo forsitam cooseotire vi^ 
djeretur , sed totis nisibus ejus, vesaniae repugnaos claogore ve- 
ritatis personavit. Cumque se iUe c^roeret caáso labore defíce-^ 
re, raptus in furojeni coepit eumiDulüs pulsarederronhus^opir» 
aans mtnis posse concutere quem blandímentis superare nequi-» 
visset. Sed vir Sanctus,- neciteri|oribus frangitur, nec btandi- 
mentis suadetur, sedforti cohgréssíoñe ádversus atrocissimum 

tyraQQum dimicans, pro defensione justit|ae persistebat invictus. 

. * • • • 

CAPUT XI. 

Sl¡J^N4 PS]EUDOEPISCX)PUS EMERITENSJS 

Arianus disputatione publica victus^ ^ 

h Masona. ' ^ 

Omperto dehinc crudelíssinjus tiraonus , qudd i&ee 
mink, nec muneribi» viri Dei lanimucn* á recta Fide ad 
sui perfidiam apostatare posset , ut ^rat totus vas irx^ 
fomesque vitiorum^ ac fruiex damnatioots*, cujus óbsidebat 
pectus truculentior h^eresis, ^ captivum in^ ^ua. ditioae te- 
nebat cali|dis;imus serpeas, amdra pro dulcibus^ pro lenibus 
áspera obtiil i t civibus, pro sajute medicameoda mortífera, 
quemdam scilice.t virum pcssliferum Aí'ians hxreseos pravi- 
tatem per omnia vindicantem, cui ;notnen erat Sunna , pro 
sediciósis símuUatibus.excitaBdis, & pro iconturbatione sane- 
ti viri, vel toiius populi , in eadem civitateEpiscopum Arla- 
nte partís insiltuit : virum dedique prá vi ^ogm^tisfautorem, 
hominem funestum , vultu teterrimum- cujus era^t froos tor- 
va, truces oculi , aspectus Qdibilis,motus horrendus, erat- 
que meóte sinister, moribus pravus , líogua meodax, verbis 
obscoeous , foriosecus turgidus, intriosecüs vacuus , extror- 
sus elatus, íntrorsus ioaois, foris ioflatus, ioteriús cuoctis virtu- 
tibus evacuatus, utrobique deforniís, de bboís índiguu$, de 
pessimis ()pulentus , delíctis obooxius , perpetuse* mortí oiinis 
ultrooeus. Hic jana supradiatu3.perfidi;F.auci<ir duna in urbem 



7^ vita PP. Emeritensiñtt. 363 

EcneriteBiein advehi6as quasdam Basílicas cüm omhibus ea- 
rum privílegíis pr8edt>iente Rege subíalas ausu temerario de 
potestate proprli Fontifícis sibimet aggredieos usurparet , ac 
dictas praedo funestis (i) arctioribus vinculis satiatusque de 
ejus lethátibufi pocüHs^ coepit <iontrá Dei famulum rábidos 
i]tblatrafe sermdües ; & verbis strepeottbus comminantes spitr- 
cissímas evotnefe vcAxís. Sed sérvum Dei probatissimum , neo 
comminatio filfciferi fregit, oec turbulenta ira pestiferi mo* 
ilivit, nec tempestas insanientis perditi deflexit, sed instar 
fortissimi muri immobilis cantra omnes procellas pro Sanct» 
Fidel defensiooe perniíansit. Cutnque tote 'adnisu(2) Dei famu^ 
lum 9 vel omnes fldeles jam. dictüs ioñdelis Episcopus exqui- 
sitas martyriis^ exturbare vellet, nec posset, fretus favore Re- 
gio Ba^ilicam Sanctissímae Virgiois Eulalise passim adgredi ni** 
iebatur^ut eam sublatam de próprÜ Episcopi potestate Aria- 
nse ha&resi dedicáret: cuicum Saoctus Masona Episcopus, vel 
cun^ eo uaiversus populas acritérobsisteret, ac vehemeater 
oppugnaret , supradictus Piéudo-Epiácopus Sunna antefato 
Principi multa in accusationém sancti viri scripsit, eique sug- 
gessit, utipsa sacra Basílica , quam adire itíhiaverat, á Catho- 
licorum potestate sublata , ditioni suae Regio imperio tradere- 
tur. Ad haedille taíem fertur.promutgasse sententiam, ut re** 
sideatibus in Airio Ecclesis judicibus , utrique Epistiopt ab 
cisdefn asiuúfipti adessent, ¡psique coram posita utriusque partis 
defensione conflictu disputationis altercarentur , alternisque 
adversum se cóngressionibus dlmicantes de Sacrarum Sctíptu- 
rarüm volumloíbus quseque ab eis essent dicta , prolatis testi-» 
mooiis ad^truerent, veV roborarent \ & cujus pars triumphum 
bravit obtineret , ipsie Dihilominüs Ecclesiam Sanctse Eulaliae 
sihímet vindicaret. '- ' 

a8 At ubi hujuámodi decretum crebrescente rumor ; in au« 
ribus almi viri Masonas personuit, iilico Basilicam Sanct» Eu« 
lalisD Virgiñis praeproperus petiit , tribüsque diebus totidem-» 
qiie noctibu j parsiméniis , & fletibus perseverans ante altare, 
stlb quo veaerabile-corpusculuum sacras martyi-is situm est, 

(i) Tamaio: aiiic$uf prmiamt funertl. Moreno^ ut in textu* Bivar* édi'^ 
tus.^ sautiaíus. (3) Blvar , aimissu. Tam. adnixu. 

ZZ2 



^64 ^P^tuH DiMOHi/BmiHlifníts. 

pavimento proAtratus incabuit. Tertioideoioiif diead Atriufll 
quod est fuodatum iotra moeoia ipsius urbis, repedavit: tanta'- 
que cum alacritate & mcntis constantía regressus est , ut nulli 
fidelium ambiguum videretur illum in^ eju^s pergisre adjutorium, 
qui dixit: Nolite pri^cogitar^ ^ quiii Jo^páamini ^idapiiur enim 
vobis in illa hera , qtdd loquamini^^ non ^nim vqs lesíis loguen^ 
tes ^ sed Spiritus Sanctus. Cumque pprvenisiset in urbein,ia« 
gressusque Atiium consediss$t ^ vultus sui jucunditate cune- 
torum íidelium moestiiiam ábslulit t ac , ne ia aliquo de ejus 
•victoria ha^sitarent, admoquit: ipsumque nefandum Arianum 
Episcopum, simulque judjc^^s diutissimüm pps^tolavit. Tan- 
dem Arianus Episcopal iiná cyni judicibus $eptus catervis po- 
pulí, turgidusque fastu superbiae ingressus est Tum deinde 
residentibus Episcopis, resederunt & judices, illi máxime qui 
erant fautores Ariaxié partis , & impiíssimi Regis. Cumque re* 
^edissent ^ Sanctus Masooa Epís€;6p|is, ut ei:at summae gravita* 
tis, summsque prudeniiae, diámuUumque oculís cs^lo inteo- 
tis , silentium tenuit. Cumque Ule 3ileret , hen^eticoruna Sunna 
Episcopus priús loqui exorsus e$t : coepitque nefanda oris stre* 
pentia , áspera ^ scabra , & obscoena summo cum fragore pro- 
ducere verba. Cui cum vir Dei patienter , leniter, suaviterque 
xespoederet^ [& omnem veritatem insigniter d^mpnstraret] 
(i)atque ille contra procatioribus verbi^,. utpote :p$r 0S(dfa- 
cpnis ínsibilaret, cceperunt uirique ínter se vert)oxuQi ingens 
habere certamen , sed nulla ratione potuit moles carnea sa« 
piéntke Dei, Sanctoque Spiritui, qui per os servuli sui Maso- 
nst Episcopi loquebatur , resistere. Quid multa ? omni ratio- 
lie convictus superatusqun conticuit , ^c^pudore nimio coo* 
pertus erubuk , & non tantum ille <, quantum mediatores per«« 
versi, qui ejus.patribus importuné niteban/ur ferré adminl- 
oulum, non solum confusi erubuerunt, vcrum jetiam audien- 
tes inestimabilis doctrinse Ipquelam , mellifluq síermone de 
ejus ore procedentem, mente cons^rnáti y aque in objStupo* 
rem nírpium^conversi, cum multa admiratione^i quem expug* 
n^re paulo ajite venerant, (t) coUaudabant* Nam tantam gra* 

(i) Ita Bivarii codex t ea vero desunt apud ali<)S« (a) Bivar ^ 00- 

iuerunf. 



.Ve ^ta PK EmérÜensiÜm ^ 3^^ 

tUmln ejtts labiis eo die Domtfiús^ cooferre^ dignan «t , ut 
numquám eum quisquam viderit prius tam. claco eloquío fav 
cundum & Itcét semper docuerit ore facundo, tune taméo 
prae ceteris diebus eloquentior extitit. Tune deoique videru$a 
, recti , & Jataii smt , & omnis iniquitas úbturavit os suum^ 
^uoniam Dominus obstrusit os loqueníium ini^cu Cuáqü ergo 
fideles vehementer ádoiiraü sunt, quia quamvis virum hunc 
antea nossent eloqueniissiniuai , numquam. tamea tetfin. taiQ 
scholastico sermone , tam nilido ^ tamque dulcifluo eloquio 
.remioiscebantur fuisse loquutum. Tune protinus onuies Or^ 
thodoxi, omnesque Catholici prostjatis^ superatísquetiostibus^ 
lin Eki laudibud acclamaverunt áKcnits i . f¿uis . similps tul in 
diis Domine? Quis similis tibi? & non estsecundum opera 
tua. Deinde ad Bastlicam gloriosae Virginis Eulalias una com 
victore Antistite Masona unanimiter perre\erunt. . In Dei nir- 
mirum laudibus exultantes venerunt , immensisqué fragom 
bus jubilantes sacratissimum eju» Templum introíerunt,.& 
infinitas gratias Ooíinipotenti D^ retulere , qui Sanctseí suaé 
Virginis precibus in sublime erexerat fámulos^ & ád flifaüum 
auos ledegerat inimicos. : /'^ 



CAPÜT XIL 



.• .. . ,»■()] *' 



ni ASO NA TOLÉTUM A RÉG.ÉrOCATt/SÍ 

recusans daré tunicam sanóta Eulaiia ^ in exf^, \^ 
iium missus equMtn ferocem. dptnflp .. . . j 

I' i 
gituí stií>f adictus: bseteíticus - Sunna Episcopus^ qtuim • 
Itbet omni rátióne, .& veritate fuerit coavictus^ perti^ 
naciter in íidem prístina m perdoraritv Inec poterat.iUfaed 
lis gressibus ad portum properare salutis] (i) cujus cor lápr* 
deum instar Pharaonis antíquus permitiente Deo indui^averac 
bostis; pQst'hsc^uperaium se in ómnibus vid en s, ccbpit magis 
inagisque njenté efl^ra adversuní faniülum. Dei xrimínatioii^s, 
& objecta coniíptenta callidis máchioaré dlspositionibus, arque^ 

.• • ■ - -'^ 

(x) Hmc a fui Bivarium diiiderat^w^ a 



« 



g^ uSauü Diaconi Emeritensls. 

contra) ■Bilitem.Christi omoi genere septus telorum se ipsufti 
potíus }^fcpugnáburus!advehete , ipsumque beatissimuín vírnm 
iMasonam Episcopum in auribus Principis Leovigíldi Arlan i 
cUm multís criminibus (i) accussare. Nihil sane calliditas ad- 
^versantis prevaluit. Nihil viro Dei calamitosa nequicia nocuit, 
(qmni gnatiá Redemptoris spiritalibus armis armavi¿. Tándem 
^píxit4is (!*">' nequam Hiernpulk s^pe úominatum Arianuiti Re« 
f^pem^not sanc^om virum á propria Sede removeret, suisque obtu- 
tibus praesútitára juberet: ocyusque ministri compares^criminb 
•ejus prsoeptionis edictaní implentes , atque ad Emeritensem 
urbem venientes virambeatum sub omni celerítate ad urbem* 
Sroletanain, in qci^ Rex eracf properare com^Uunt^ Hínc cum 
aubito «anctissimus vir Masotia * Episcopus é gremio raptus 
£Gclesi« Sanets toUeretur^ & indecnnis quasi reus ad exilium 
duceretur , omnium vox Civium Eme^itensium ejulatu magno 
cum intolerabilibus lacrymjs perstrepebac , tanti pastoris (a) 
Abrpgari sibi remedia tmmensis gemitibus, immensisque ejala-^ 
titibüSJprocAamgbañt, hi^nimirum vocibus clamicances: Cur ovi- 
le cimm ipie.d^seris Pastor ICiur greg^m periturum relinquisl 
Ne quaesumus (3) luporum nos in faucibus mittas, ne oves tuc 
hactenus nectareis floribus refectae, mortalibus dentibus á mor« 
dacibus lanientur lupis, minus (4) procuráate Pontiíice. Tune 
lile motus tot fletibusv ut seoiper in Domino pietatis visceribus 
afluel:>at, Ucrymaase pe^hjbetur, Deinde plurimis eos alloquéns 
tbrbii, lAifa subtilitaté consorari dignatus est. Post hxc valefa- 
ciens cünctis comitanté sibi suílPrágio divino profectus est tran- 
quilla mente 9 constanti animo; hilari Vuita, ut semper sólitas 
erat. 

.go Cu^tte ^ervenfoset ád'Civitatem Toletaaam , & ztto- 
cissiiQi tycanni conspectibus adstitisset , plurimis eum Rex la- 
cessáns .convitUs^ multisqcie terroribus pulsans ad hsresim 
Arianam ottini adnixu pravx intentionis pertraiiere cupiebat. 
Sed cum vir Dei omnes sibi illatas contumelias libeoter tole«> 
raret, [at;que universa »]uanimiter ferret], (5) coepit tameit. 

pauloqüc post P^rer,^ ubi ccíteri Pásiorif^ & Pastor, (j) SRc Biv. Tam; 
Ñeque luporum. Mor. Ne vi luporum. (4) Tanu nhms. ($J Desum hmc 
0fud Tam. & Morenp : extant apud Bharium* 



De vita PP. Emritensitím. %6^ 

0dversü9'eá , qós xabidud caois oblatrabat , cuM dtotft ttíhk^ 
cuetudioe, incunctanter responderé, & omissis propriisr doá^ 
tumeliis pro injuriis Catholic» Fidei condoletls^^ipsi tyííanoé 
áudaciter resistere: cujus constantíá magis, inagiiiqiHe> pertnó^ 
tus insanissimus Rex multó magís coepit rablflo^ üre %^bidib'ri2> 
bus adversus Dei famulum infremere latrátibifsPlHiáde üi 
tunicám sanctissim» Virginis Eulaíiáe' pi^s^ntárfét ,{^^tn' ;!ñ 
Basilicam Arianae pravitatis ibidemin Toleto habere deberéP» 
coepit roüiis, terroribusque impeliere. Ad hsétí vir Deí'fespon-t 
dit: Compertum tibi sit, quia cor meum sordklüá:Atian£ suff 
petstitioDis numquam maculabo Mam perverso dogmatemen-^ 
tem meam numquam inquínabó : tünicam Domto^ mé¿ Eulia^ 
liae sacrilegis h^reticorum maínibite poHüendam', vél étian} 
suormis digids contrec'tandam' numquam tradam, né<íante(í) 
reperta quocumque tempere possideri potest. Ha^c profanus 
tyrannus audiens tn furorem ifisaniae versus festibáíiter ^ cele-, 
ríterque ad Emeritensem urbem mlsit, qui ubiqué ipsatti sanc«* 
tam tunicam solicite requirerent , & tam in tbesáutó Ecble- 
si« S. Eulalia, ^uam etiam in thesauro Eccle^is senitfris , quae* 
vocatur Sanct^Hierusalem, sagacicer scrutantes eousqüé per^ 
quiterent, quousqueeam repertam ad eum deferrent. Quicunf 
venissent , &í ubique str«aué requisissent, *mimme' répere-^' 
lunt, úc sid vacui ad Regem si/um rediéfunt: qupd cüm ét 
reduntiarent , acHus infrenderé ciim dentiuin stridófééonthi* 
irirum Dei diabolas coepit : cúmque ejus obtutibus sisteretiir, 
ait ad eum: Aut dic ubi est, quod requiro, aut si non d¡xe< 
ris , cognbsce te gravioribus afnciendiim esse injuHis, & poié, 
inregíónem longiiiqüam io exiliiim profectutum V^ubi íritihís^ 
¿rtumnis aíFectUSy onínibüsqüe necessitatibus itítól^rabfllté? 
e^uciatus crudeli taorte delicias. Aé haec^ vit Del tale-íértúí* 
dedis^e respodswnl: Exilium mihi mih^ris? Compertun:^ tib? 
sit, quia minas tuas noíi' pertimesco. Exilium nulíatenas pa-^ 
vesco. Etideó obsecro te, ut si nost! regiónem aliquam,bt)i'. 
Deas non est , illic me exilio tradi jubeas. Cui ille ait : Et írt' 
quo loco Deus non est Biotenate ? (d) & vir Dei respündit:* 

' (i) Tam. nec d u reperta. (2) Vide Tomo X, pag. 27Í. Improperü 
vox érat ^ quae faic pro mente capto sumí potest. 



^68 PauliBiactiHEníeritensis. 

j^nosti^/quodÍQ atnái locd Deus t^%4 cur mihi exiHtim'tniíúi^ 
rh? Natn ubicumque me direxerisi» oovi , quia numquam pie^ 
%^s Dei me dereliaquet. Sed Schoc certum habeos quía quan* 
tum tu ia mg crudelius fueris debacchatus, tanto magis me mí* 
sericqr<li{i*ej(i$,itibsequetur.; & consolabitur clemeotía ejus» 
Ób,c,iúuCiCoastaatiani majori suppUcio pessimac mentís sux in- 
i|ants$j^s .eycanous. interius afñictüs , felle & amaritudine oí* 
mía pefmotu^^ ad eum ait: Aut presenta mihi ipsam tnni- 
C9m, quam fraudulenter subripui^ti» aut sí non pr^sentaverisi 
diversifi ^ppUcus faqiáni divgricarí membra tua. Cui miles 
peí itajmpe(territus respondíc: Jam dixi tíbi semel & íte* 
Tum t qui^ mÍA2(s tn^s non formidabo. Sed sí quid valet mens 
tua .perversa,. aosplíu^ adversum me excogitet. Ego tameii 
nec te pcrcimp^co, nec metu territus id , quod requírís, p^a^- 
$entabo. Sed hoc scito , quia ttinicam ípsam igne combusí^ 
pulveresque i^x ea fecí « & in iiquorem aquae permixcos bibi. 
£t taptumanus suae conferectans stomacbum« dicebat: RW-t 
denter cognosce^ quia in pulveres redaotam iliam bibt^ & 
ecce hic;intus in ventre meo est, numquam tibj iilam reddam. 
Hoc autem ídeQ dicebat, quia nullo scíente sib^eam in stoma- 
cho plícaiam íufra sua tndumenta Untéis ínVolutam praecínxe- 
rat «,^ ita eam .Dea solo consclo gestabat , oam sic cm^avic 
Pjeus 4^ulos ¡pslus Regis, &; oninium assisteotium ei« ut nullut 
^t^mgeret\ <iuemadmodum vír Dei ísta prosequeretur. 

3c Dum hxQ^ & hís símilía loquerecur, & esset multa 
C^li serenita^, majestas divina cxlitüs fragore magno repente 
intonnic , íta ut tremebundus de throno suo Leovtgildus VLtx 
íí^jferram jcufli magno pavor^ procideret. Tune vír Deí cum 
exujtatioQje magna, constanter ait: Sí Rex es« ecce Regem^ 
quem.time^e pportetf nam non taiis , qualis tu est. Tune dein*-* 
d¿. spiritus nequam extempló noxialibus. verbis os sacrile* 
gum tyranní convitiis semper armatum reseravit , & ístam 
prptinus impietatis sus sententíam oblatravit : Masooam mo- 
ríbus nostris !^mper contra nos íofestum , 9t fidei nostrs ini- 
micum, relígionique qontraríum, ocyrus á conspectibus nos-* 
tris substractum exilio relegari jubemus. Cumque hujusce*^ 
modí inímícus impiisímus Rex malam sané (i) sententíam 

(i) Mor* maU sanam» 



De vtta PP. Emeriíeftsittm 369 

^ooCra ififlontem dedisset^ quamtodtis mioistri compares cri« 

fñinh euni.>¿ coii$peotíbus tjtts abstraiserttot .^ equumque fero» 

Pfim ei ad sedfatdam praectptente Rege paraverunt^.^i t»m 

ita prscipkarec 9 tit cadena ^ractis cenricibua crudeUcer jn^ 

teríret. Tantae tciticet ferecttaiis «equm erat ^ quod milhia 

tessor (pr« eo^ 'quod jam nuhes per praeceps, <i.) cornuei^ 

fecerat) ascenderé «prcaum^aL Cumque mroDei.*! ut-uteum 

asceodeirec, .pararetur, Rex crudttiaaífmia perfeacscramitiimf- 

»eoMnit(2)Palatn respteieós expootabat ^ -«t. eí vir saBocus.ide 

•quo «casums tngeos spectaculoai praeberet. Statitnque 10 

mine Domini edito yeutla Ctücís aaooiissimiM Sacendot 

ceodk equum ferocemi^q^tem ei Doaúaus ivelitt.agnuiB maa-» 

auetissimum. reddléít : 'Ccrptt flaatque'^ciiJii-omai niaimietit«-^ 

diñe, & :caMela^ itineois siti pergene ¥íani,<» qui patrio ante 

iauneaso ^flatu , fií frenattu incessanti .Cotinai o^rporis xnottv 

4ua9í despioiendo^ aUum ferré recu^abat. Gumque hoc mí* 

üAculum onaaea cer nerent, abstnpeaceotes valde aámítati sunt^ 

nara Jk 4páe rex in magnam comfersus est adnairatienenu Sed 

^uid csoo prodesse poterat jtfbar aplendidissimum soUs« ciH 

Jua arcana omni ¡opere oíBiscaiferat amássimus hoaüsl 



» ' 



CAPÜT xriL ^ 

I^EPÓPIS PSEUDO BPISCOPUS ARTANÚS 

Emérita substitnitur : MérsMa veri in M(ii§4Steri$ 

triemmium €smi wrijr^tcuHs clmret. 

3a IGittir Sanctut irir Antistet Masona tdibvf tantkm do 
suis aecaim <ximicaatíbiif p«erít ^ Mcuoi desVRiacimi pet«» 
veatt , ciini ^iiibus evni mox hominea pvmtttri , qui á Rege 
joissi faerant exilio « ia Monáiteriam reiegaraac i (3) cujus 
relegatio foic summa sublimtuis, coatamelia perspicua saoc«- 
titas , peregrinatio immensa feltcícas. Post li^ec subrogatnr 
ei Pseudo aacerdos Nepopis nomine , ac ia k>cum viri Oei 






<») Vlaufrmi^t. (a) BtT. mmm/. Tan. cMcdAr. í|) Bit.r«/cfmMfti 
Tarau niegtntrmt. Ptcp«nm Momio raegati Jtmt, 

T&m. XUl, Aaa 



. v*i 



37<3i Pwíü Diacúht Efuenitensis^ 

ia; Emeiflt0HMi urbem. substkuitur:. homO' namque pro&mis: 
servus sané diaboU^ Ángelus M.tdiiie,,ptdenuotius'AntirCbristi;. 
4t híc aUefla^ Cmtatis. ei»ai' Episcopus.; Sed: quantum, vir í)ei 
créscebat virtuUbus copiósis, é contra ille foedabatur actíbus 
aefandi^'Cum janx pee anuos, tres ^ &: eo amplias i, beataih 
^itam bea|u& degexet yir lyLa'SOiia y multL^que^lnihi. prsipolleret 
irimuHbas.ómhSa qu3 iÍHÜfti^^ suotumque fiamulo-^ 

rtiM habere pót^nat; secessártá ü paapdiíbtis. ero^vit :: cumque 
jidn^ nitoil remáDsÍ0S€ü quód tax^fí^l debeTet:,;'qü2kdam. vidua. 
paftpercuí^n quse7<hy:ilii».(^5istebá.t (t) serunmisv ad: eum: stipem 
tft|icads^! advénil'' Cum *vera vir Del 4^i jam. omniá iá opus. 
strtii^e XTOosun^serat V magnbper&hiqüUeretiiqükL eLíünperfP 
Tm\ tk quia íminimó Tepqrtret,. c»ptt.>pue^Qs :,: ijuL Cüol eo> 
erant. < deposCf?tef,ru¿«í' alijq»is eotum/aíiqmd: tiabettfé ,,^: fi- 
delinet pr^^tuaret ^.quód^ jam. dictde muliercüla^ -trll^ieretr 
¿ qu¡bú<; ünu^vtiominé SagatuSvqui prseeratceteris^.responP 
dit dieces rHabeo^quidem unum solidum ^ sed. si dedero, ní*-^ 
bil omnino urrde nobis, ?el bestiunculae; nostrae* ut: potemodum: 
eoiániuW V. babebimus.: Cul vir^ DamiitL ut sine aUí|iia: hesita* 
tione. integr'ttmi dareb^nihilc^er^ibL ex. eoj reset^vúret^^ praece-- . 
pit ,. non. ambigens sibi Dominum. affuturuna ^.qui il^ll omnla. 
biona. protihus submifi$tfareL Qiii;cum: jussibni; ejüs; obtenou- 
perans. mulieri ípsum solidum dedisset^ ^^t pusillum. adieamr- 
c^.jpuiiirretn. pr^dicios S^g^Mis cuGX)xriti;«.eam|>^>depjreca«^ 
ést ,*ui quili nóaeikt unde sjblvittum, epieret,, eÜ de. ip- 
so q^tWd flaenerabat, ááltem* vel uímni ciemissem^fedderet^ unde; 
suae necess¡tati:'<;o&súlerét :. cui^ sMtím unum:: absque. rooestitia. 
l^eddidit :. dúos vero secunx jucunda mente paTtayii*.Nec mo- 
lai. £» eccc 'fiii£Jbíto antefores^Mo&asterii^repefti^antduc&fitL.. 
amii onu5ti;st»ntes ^tf^h miss¡i.cum»alanoxitis«diveiNsis^ ad! éum-> 
dem. viruntá^diversisi virus GatboHcís^ fiíexant;. ^Quod cum^ vi- 
xOiPei fuisset tmnciattim ^ &. ab. his^qul veneran t] (^2) le^sett obla- 
tiraii^Omnipotenti Deo immensas. referen» gratiasvillico pra^ 
oepit accexsiri Sagatum:: qui cum^ venisset^ait. ad^ eum vir 
Del:: Quaatumvdedisti:n)QH¿tii eleemósiiiam poscenti^ At: ille: 
xespondit rSecundúm: impeiiüm: tuum. solidum ,, quem. babui,, 

\i) Itakvr^'<¿/im; (3); Désumapiid BiT¿. 




:.»•■ 



2)^ vita JPP. Wnerífénsimríí 3f t ^ 

iotc^iim ^dedk .Sed quia urgébat necé^tas^.lHiiifn^tdi^a tce* 
inissem postea accepi» £t vir Domiai xlixít: lodulgcát libi Eto^. 
miaiis<» frater^ qaia ambigons «xtitisti, & dé laiseratiane Dch : 
mini desjpera^i. 1astrper;& ia multos ^panperfit |>ecca>stí. Dúos \ 
tremisse^ 4edistl| «éace dúo anille solidos^ vfi^ tdaceotos asimos * 
ocierat0S.inuUis .aliaientis accepisti^iiainusirxei^tium ítrieimissem 
m^nabsiiJüsseB^priMnúdiubio treceotoaa^ 
8Q9i Qui delQde;gratias;agenvdtq<iC'gTd^^P ibenedictionis stué.' 
pro giratiamiBj'arc tiene Teddeoa^ 'Cimotos^igiiiwim üequisieraat; < 
«cris. elc^giis^ áimül &-epittolts ::(i) :siiniBien;teléck^ille. vter^ ; 
«PDfesttmpeoe «nocts^ qu« iiU ;diiacKajlaemfxft:^ r p» n¡p e é&at/ 

OST áTiquol Ver^ dles vathU Bi^QoMi i>8liís IMtK 
naserii ^ratia «orarionls ia trasver , 'sdblto SQpet^ltafCMélJtos'^' 
«dehí Saoct^ -BasiFíG» "satrratissiflia Vrrg)> £üláli# itt^T<lKH : 
Isaábse «spede ^alvéi f caaA&rls '«^artiíít { «*«éifflqM blHÚdé- áU<H ' 
-qaiuB;, '^iitpoxe i[pif ¿ilma IDomláá:^ 'fiáeüsstMliftt' 'coiBálMi -«dig'^'-' 
nata ?est 'servulflou Dfíinde aiiiad|'aa||^ j|^^ j^^ tempiis est^ 
ut ad tusim Tegrediens tívitaTem; píistitiuiíi rnihi débeas ex- 

e^^üTt. Vir áutem Pd'fic^ ^aÁlp yisioniV, .uñtaeaae coa- 
aolatíoaisgratla'Wxultáfet ^fleW^ñlmíüy'caep^^ qood quie- 
tem x>anpertat¡s^ & peregrioatioais su» arníaen.^ ¿^ 
&»{m>O0lla8 ftiüadfáles ^evebterémma iIilbi7ip(^^mVigu^ 
ettt^ id^uod arfcfiferat^ íconféiHfn éise iMmpfendftfn. '' ' ^ 
• 34 Taní deíndetitrila iatetcurreote" mof a práet^ta glóriotá^ 
Virgo injurias serTi sui iseverissíma vltdieafvit tilíToue** De-^ 
ftíque noete quadam recobaottih! iícriló 5íu6 ítitpfó Ifióvtg^é^ 
tiyratiodHadsititit ^ eique flagris díiS j^ «olitínique uiraqúé hiíWk^ 

(i) Bi?. wcrb «Jofiiiv , simul & «rjMJtr tefccit, 

Aaaa 



37 *¿ í»»^' Üiácoái EmerHéntii. ' 

feeerrs^dfreéeDéum^ scito te acrioribu» supplicm éxcrucfair^ 
dutnl. Ira Dimirnin ñagellatus est mber, u£ expergefactus cunip 
Ü^tii. magno ctiDCtis síbi ailsisteatibus tot Hiatos ostendit iivo^ 
xes ^*& idcirco^w clamkaBS faísse flagellatum^qoód^Sanctis-^ 
skno £ptscaB|:o Hijorias iiirogasset: nam quis ei verbera íd tu— 
terar ^ fiotneo, babition^ vuldisque. Tcnustatem sigiltattm paa--- 
4it ,. & oiroia nragnís oum ejuladbus manMeslissIfré propala*^ 
Ytc:: idcirco (i) nanique veritus oe graviaa Dei judicio muleta-^ 
ret^r^ Qt erat semper ia ómnibus rebus simulator peasimus^ 
ac dfssimulaior £alUicisiittius, pitiate simulata praecepit, tit 
vir vDei^ qtiíi f runoij fuerat áOVitate^ svau tetnoiua ^ r4irsi]s ad 
auam acceuetetcegendam Ecclesiam. Qui'dum ea^ quá^kisanua^ 
Rex postulabais miñAai áiínuej^ét Isaacti/t^itittis vir Masonayse*: 
aeqqe permaiisiifiimi ^ ub^ pelegatus ftierat, assererer, iterum^ 
ifbxümquiS: óblafia pnecibus popotcit^. ut ad suam dignaretup 

jKdire jcmtittfm:e!¿p«04^ qUJPPft ^Qfqmi JQei^ ^tatin) ^ siacierum* 
fectus emolwit ^ ac benevolentia copiosa viam suo fámulo* 
apctuic^ ut regrederetur. Cum vero Peo jam opitu|wte te-^ 
g^defftur, prici^uf Biu<ieFttH»s(|uife aibreum propiíiiim. 9svt^ 
del¡|^|tM9<tí Re» ntteba^r< 6í)3€ere> qjnem diidumr úuiüdiá rele««! 
gavfr^^ 4An3qatiooe.. IHé, auteiiQ.. muñera r^s^uity, doaa: ab^* 
tJÁt f. facwus perpet:i$a(um; aMiiiQ»;«lf flMMti' laiiayio ,. & rjuxta^ 
aefitéatJuiA Pooiíaí 9ul{)a»^d«b$|iMiiynioo9.r4liai)its.sedtdinaidfe^ 



TITGIENTT N'EP&PT PSÉWD& EPISCOPC^ 

,^^ Ehiai: cura inaxiipo, C9nr,udtu de looo^ quo^nlb-f 

l^tus fueraJD,, ad EmerJtjeasem urbcm reversua- asi : cu-* 
j^s dikm r^ressum Nepapis , qui« ejdcm fuera>ii subioga- 
tus> audiyÍ9S|Ct^. texrore, divino, súbito exterritus^ ad propriam 
iy:|3^m,.in quaaAte^rf^fiP^tllpifcojpus.vfu Priusí 

t|¡i^ñ;quám abiret^arg^joium'^PQpi^^ & oriipmenta insiga) 



(i) jSicBIvar.AUi,iV/i¿p.. 



• I k 



>. 



fíniü oneratis, per homioe» Emeritensis Ecclesi¿ cMra lipc^ 
turno tempore ad snam civharem frauduleoter ímmhit. Ipse' 
wré Nepopis infeliciter ab oami'cferov vel populo pulsus ab* 
Bmerita'v ad civitattm suam festinus perrexit, atf ne eum vir 
Dei M^sona io nía Eccles» io veairer , & cum omni (i) igQO* 
m\fA9t pellercr, qisaintociüs egredi JTestroavir. Cumque prior ip- 
sr eum pancis sociís fugerer, posr ipsum cnncti ad eum perti^ 
neiites urbe ignoinhiiose egressií, dispersr, codturBatf, ac pef 
diversa pallantes ad propriam tendebaut civitaten; Cumque 
ksc agerentur nutu' Dei, meritisque Sanctüe Eulaliae contigit 
eodem di^ súbito SafiCtüm Másooafm eum infinita multitudine 
pet ipsam viam régredi ad Emeritam Civitatem v P^r quatn 
pljpiusrra rebus ejus.oousu pro|}erabaBt« Quibus cum^in ipsodti- 
flel*e haüd procul ab tirbe obvíasset vir sanctus, scíscitari prée^ 
eepit ,. eujus essent bomines, vel plaustra? At illi* cognoscen*' 
tes ppoprium Domrnutn gaudio magno repl6tr respbuderuntt 
Sétii tur sumiW Dcnáine. Quós ifle dennó, quid* ín* plauinris 
ferrent, ioteRrcgtf^it.. Itti^ auteih dí^eruntrRcs 9?flct¿ Eula-^ 
lsBev& tuasvqu^is' Róstilís praedb Nepopis prsedavit , poríám^us; 
(a) & ipsi ififelices in capiiviíatem pergimusr separati'á rebu^,'- 
& Wii>, ab ox«riÍ3iis nostríy, á patria , in quá nati* stimus ex- 
prilsí. Quod eum yir Dei audtvissét, gaudio magno repletusr* 
air: Gra tías tibí Domine Jesü boné tefeíov ^uia magna éstf 
multitudd duteedífiíé tuar, iq[ui^f&nt'atn itiolnnibus pro tuís lí"-' 
cét indígni^strvis^curam gerefé Idignatus esr, & ut nos áb cm^^- 
nibus^malis erepto^ prosperé reduceres, & res tuas ditioñiini-- 
Aiicorjum rainime iréd eres. Er haec dicens cunctorad civíta-' 
tem suam revocarfe prwcepil;: acsic eunv ininíienso g,aiídicr' 
gaudentlbus eiHietis'ad' urberir pe^l-Venit: 

36 Ef sif ur quispiMi sitiénsín ardore caumatfs fluent^J 
fbntium coficupiscit', siciltead BasilirámSanctd? Eulalias ses^' 
tuanti (3y*anifrie, ferventique Spiritii adnítepte D(^o pervehire* 
meruit. Cumque ibidem toto mentís aüectu desiderii sui adcti^^ 

mulasset aflfecrum ,,exultansia Domino y exultan tibus úaiver*^ 

• • • . ) 

(i) ffivar i cüm fiJi^/dri ignominia. (2)* Itaffiv. Alii />or/awV (3)|Ky. 
éutuami ammoyfruemiquf spiritu* T^m:\¡inmofef!Dai^r,frequ0raiques£tiritUé 
Deést apiid Mor.ie/nM»9/i^.reUq9a utvin t^tiu 



.374 P^^HJÍéaf^ 

éxultapsxigm sum gj;ib»iiatorem xccepié, 

gaudébat eoitri V quoí reperisset aegrottis tiiedellam^ tjuod 
oppxesus inyenis$et solatium^ «quod álimeatum tipa ^eesset 
/ egeno. Quid multa ? Hedditá suat á ^q^xtíaw Ementeasi J^le-^ 
:slae CQ^ias^ -^uipfrágV:^ nam cál^cqita^fiip peaurias^,¿f ^^peibra^i 
j^estileñtlae Qla4e$^ Iqsolente^Tie iotíjus urbis 3)rocj^a^^j$aQ(>re 
ti víri praeseatia. 9 Domino ^miseránte^ su&peadit^'(i) qaosMi^ 
vdubíe xemoto Pastare i:ausa ejus ^hseatiae pwsserau 

' € ap-ut; x-vi.--- 



f r 



31EGÍ IN HMRESI MQRTDD 
^ Reccaredus JiUus CatbaücMS :suceediju 

\ ^27 IGitar icum iiqn .|tr»e$s^^ *3ed.obess^ taagis perderé^ 
<quámv reger^ic L^^bvígiídus HispAáiam ^ . oetc ^nid^lam <le 
flagita^^ irel faciapribus remaoeret .^ qt)(3d. non /prapriaa 
sibi defeaderett desereas .usqaeqaaqoe Deam^inió dereBc- 
tu^ ipse á D.QO .» regaam simal cam vica iofeUciter perdidit» 
^g^avk^moque marlx>,Dd Judicio^carreptus^ítafii r^^dtsámtm 
amissit^ & mortem sib'i perp^emapi acf oisivic^ icrudélíter^oe é 
corpoj^e «ejus amm^pTes(^^a^;2ijer pecáis poeai^ «detenta pereo'- 
tiiier scateiiis .(2) maocípaita T^riar^eis.aen immerito telígata* 
teoetur., pícibus arsura ^emper ibulÜeotibas ucidis, F^st cojos 
crudeBsamam mortem *veaexabiUs vlr ^ecaredus Prloceps^ 
i^ltustjtisjare admioiftratioi^j^ feg^(Uj^4^ptQs^(4 mi^toqtie 
ad calmeo sibl idebltüm Priac^p^ü^s «eyectps «6$ ^ /pr^cipuis 
tnerlús^ SegiúmJé^ sotémolceTque.vTigále /cul«ae4 tribueote 
peppromerjüic; vir deoique ortt|od<9|i^^s^ & per 09nia catho* 
lícns^ qui non patrem perfidam^sed Christum Domianm se* 
«queas ab Arians ¿aéreseos pravitate ^oaversus est ^ totatnque 
Wís^othortimge^item mirapraedica^pne ad verant fidem per*, 
«duxíc: erát ^atm diviax Religioaisassertor^ rectx glorie pr«» 

(i) Tamaio jtfoju Biv« ^xmix. ISSoreiu ^üibuu {2) Bivtc pecoanitar cate^ 
ms. AlU ErebL 



J>é ^Üa: PP:Emeriiensfm: . ^^$' 

Abátor & defensor ,, ómnibus modis Cátholicam fidem y Sanc^ 
tam Trinttttefnt coxtecoam^, uhiusque*virrutisv & subsrantiae^ 
prxdicans^ arque in persoaaxam propriétatedistihguens^in na- 
tura: unum Deum^ affitmans^^Pátrem. ingenitum dicens ^. Filium 
ex Patre gj^ntrum adstruens^, Spiritum. vero Sancftum: ex utror 
que procederé crédens;. Hiis; vfdelicet virtutibus oruatus coepit 
omnes: quós: Deo caros: señtiebat , diHjgére; horrefe omniao &¿ 
<^ecrarÍ! oosné» quós? Deo; ccgnoscebat bdibiles- ¿ át^úe haereti- 
edr unv néfandaa^tnrpíetatis ct)adeinnare errorem::^ quod dum íns* 
tantee fiéret v& multa^ CáthoHc» Ecclessía?' fávente Deo tran- 
qnilliJtas reddereturv [8r Ariánse tala ihitatfs error ab ómnibus 
pené menttbus¿disctitecetü.r 3^ (j) fccunctis' simultatibüs púlsis, 
€ív¡tas Emérita: unár cum Sancto.Masopa^^mscopo pro tants 
tranq]LntHrt&is gratía^cengatidéretV&:^B^ indésíifiénter gra-^ 

tiás^ refécrer,, rursus' antiquu's fiofetis* in vídiir assueta incitótus re- 
diviva: Dbi: Úittiuló' per suos^ ministros, ihtuiit prselía.. 

« • • • 

CUM ' SUN KM. FSEUBOEPISCOPT FRAUDE 
2L IViterica Comité' Masana g¡adio peteretar^ 

miraaulo líberatur. 

36- kDünna: náraque GTothicus Episcopus , cujüs sapra^ me-; 
liioriam fecimus ,. irritatus^ i: diaboló ,. quibusdam Gothis^ 
ocbilibus: genere .1: opibu^que perquam ditissimis , á qúibus 
etiam- non nullf ¡Oi quibusdam^ Civiiatibus Comités á Rege 
fiíeranr conhüuti , consiUb diábolfco pepsuasit ^ eosgue* detí^ 
tholicorum agmíne ,.ac graemib CathoUcacEcclésiaB cüni'ihnür 
merabill multitudine populi* separa vit ^ &r contra fámulürfi Dei' 
Masonam) Episcopum^ fraudulenta) consiliáqiialiter eum inter- 
ftceret%-commentavit.. Tumi deihde adéuntpueros suos misít^ 
& quasKex? affectU? ctktitat¡s> ad dbmum suam per eosdem ve-» 
cite rogavitv ut .ibidém' víriim^ Dfeicrudelissi'roa morte peííme*! 
rér r qui^ cumi venissent ^, eiqüe sugg^ssissen t :: mox vlr Dei Sjgi* • 

(i); Háec apud Mórdno désidéranturii 



g^6 P-fluH Diacúfri Emeritensis. 

ritü JDei repletusiconludium eorum mtellexit , & stflimalti 
Ego illuc abire modo xnifliaié ppssum , quia«st,^uod pro^üir 
llutibus ,Catholicae Ecclesiae di^pooere debeam^ jed si me de* 
$jderai videre, huc ia Airium EccU^siae venial, & qiie£BadD[ie* 
á\xm vuU , íta me videhiL Hi vero, qui mUsi fueraot, redeuii« 
tes^« ea qua? Budierant, renuniiaveru^Ciiniqueea audisseí, sy-« 
pradicto^. Cucnites^ cfiin quibus Sanctum viram interñcepe dA§^ 
ppae^bat^adáomutn su^m prptÍQU3»d$civi^.eÍ6que tu ad Airiiioi 
una cum eo per^er^eot ^ dixít , ita {acnea cuín eis prius deffíoi* 
vu, ut dum Atriuni4Q.troirent, ueiusex ilUs, cui Witericus qg- 
qieti er.at^ qui etiam post Rex Gathorum fuit^ exempto gladio 
íta beatissiipiínd yirMtQ u^p ictu traasvexbfi^arctt ut secundo 
Opiis poii ésselu 

39 Cuto autem hujiifltQodi coasilio jam dlctua Wíte»^ 
cyin ÍQfartDasset.^ ad Ajtrium .saacti Episcopi uqo «oíom^ 
eademgvie sentenUa omnes simul perxexeruat .: qui cum ve* 
nisseac , & ílUcp itigredi voluissest , j>robíbíiti suai« & ut paii- 
ü^per pro foribus jexpectarent^ admaaUi «unt^ quoadusque 
Sancttis ECasona adÓaddtuin virumclarisstmuní Ducem Eme- 
ricen^is Ctvitaiis mitteret , ut eo presente se routais ^ alteráis* 
qjae certíereat aspectibus.ldem «vero Claudííus nc^iU genere or- 
tos, Roaia^is ftiic pareniibus progeottus, existebat prarsus^de 
Catholicus^ & rdigionU vtacuik JTorMer adstdetufi ^ lo pra^líís 
iStrenuus, la tíoiore Dei yaldé prompcus, lo belUcis studiis er«- 
4i.tMS, ia causis belljcús aibilomiaus exercitatMJCumque ^¡éam 
nuptiatuo^ fuisset (qjuia dooaus ejus valde contigua erat Atrio) 
iQox cuna ingentí muUitudine per$picac¿ter properant adfuiL 
P.eni^QI^ cum vir illtistris Claudias Atrium iatroiiset, prottaus 
éf illi^ qui supxa menaorau suot, cjuoi jogeotibus catervas po- 
pulí in|rai^junc« ae<di^inde salutato viro sancto ex more resé- 
4.eruht.« Cumque diu« multucnq.ue xesideotes adínvicem loque*-^ 
ri^ntuj , iáfituí jam dictus WitericM juveois farttssim«s uao< 
ppst scapuJam egr.egü virj QaudU Ducia « 4it .pote juvenior ad- 
huc áltate jéddeQS obsisquium seniori^ imó mitritori suo^ gla*» 
dium n quo erai: accioctüs^ totto njsu é vagiia «ua edocere ma«- 
llvit « ut SanQtum Maaooam ^ simulqueAcClandiuin ^ secuodua. 
q^od deffínitum fuerat ^irucidaret. Sed nutii Dei itagladius ¡a 
vaj^na adstnctiis est ^ ut puureíur clavis ferréis cum ea f uisse 



fcoaíiíii». Cui|iq»eí4iq ^i.iBuitmi|i(|ae i?nseiii le^ucere 'yoluüsjjjr, 
*. omninol nonyaUíis^t» ^oippifunt aiictores huju* pravi,consl- 
Iji Ucíté; adaiif.«Hr Qvir Witecicus^ quod fuerat poUioitus, mí- 
Ijiméí'aíliinptemt* §nn»que.snbtilit«r oculjs ¡ntuente? magis, mar- 
gisque.iitQrtdbaivtur, wt tantum aefas,& tatn.immaflepiaculunii 
ietuuotaflter potrar© debf re<j<-fi«¡:pra;4ict9s y^r^?gíadio anipiaic^ 
veitti ii«llateau8.é>rro¡cUirPí: afijqqorum'CrudeliUsiHiam exhorí- 
t«(i6nem it0.f<li»i9tque.iteruni;spatam.suanLé vagin;a tptis vict- 
bi}9 edacene voluit^ ^ed nunaquam potuit. Cumque hoc sMpra* 
¿ictQs juvenU cerae|i9t, sensic diviao muñere gladiuti) fuisse 
tA9t.rloi;u(n»vu$.<tu?.<^.se9ip9r sui&ps^bqs aptucn habuerat, tuDc. 
wwimff cduíeíe potttUíet , & hic io.ftiíp!Qj|epí..oi#iijijti,cQiwí!rt 
5»«;expalliHt, Aucíoresi urgrpjiujus nefftfidiícelerft?, «»t.yid«j?uirt 
conekwatiofies; sui:.aieq'MÍ$3Í[?»Í cpasili^ divii^ juilicip f«sa-frvaíi 
t)t»t^$i illieo surrexf ri^a^ , ac val^aciea(es. ad 4owos.s^a$ cuiti 
a^arhudiae,redi^im.t.i •, / •(> 

-: . ;.. •: :;íf: i» '• , . f. . •'.;." ,.■ -.■ Si i- • ■ ■ . ; . : , • ' • • '":.■. '-•••• '-t 

ITERUM MASONA AB INSIDIIS SUNNM 

" úf>^ ClaudnVucis Emeritensis liberatur. Sunna- per^ ^ 

"' ' ' .' cíús criminiyfii mdhrípíum'' i ' \]\ 
' . ., Eccíesiam 

4 

•» . . • ... • , 

Llisqüe' reversis Witpricus cum eis ttioime rediit, 

9ed scat|ia üremebimdus ad . pedes virl Sánctissini Ma^onae 

£plscopl corruic, oimieqiie CQnsiUum prodidit^ 8c quemad--» 

moducn éum percutere voluerat, nec gladium educere va* 

hierát , synceriter enarravit. Post haec cum lacrymis ait: 

Oonííteor peccatum meum, quia tota intentioDe hoc mal uní 

perp»t;raTe .voilui, -sed don mibi perxnisit Deus» Et adjecit: 

Nam & aliud adversus te disposuerunt consilium» ut quia hic 

i^ AtrÍQ.modo.ATEm prae^a^iiejuQ^t , ^alceiQ in die sacratis^- 

mo-Paschx pr^valeanty Hancveró dispositioDem habent. Ut 

ciim ex more in Pascha Míssam celebraveritis inEcclésia sf- 

To:7i. XIIL Bbb' 



37® Pati¡IÍ>facúBÍ IS^fí^ñSk. 

/More (f) ft post Misfam (jüxta^q^i<M M^'^tí) -ád Báidlficaiii 
Saoctx Eulalia psalleñdocum 6tt\m pb)>tí(b G^lh^licoiprocej- 
ieritis, homifies eorum adportam'civifatH^m mulris plaus* 
tris oQUstis gladiis, 8c vectibtis dissimDÍaia calliduate, quasi. 
frumenta deferant, siaturi (i) sunt, cubfique vos inermesí^im^ 
plkiter processeritis, omnisi feorom rtpenié (a)' süpeií vos ir- 

ruat mulütudo^ ár replique gladiiv; vetfustitJUtPvon^n^^p^-' 
riter viros ac mulierejsí, senes & parVulo3 -Crtidieli nMUfie ttt« 
terimant. Ego vero irífélix, qui me in tántum facinus com«» 
miscni , á te piissímo domino meo indulgetíli^m pieto\, A at 
mihi tois precibiis veniam Dominús tFibüát'lciepr ecor. OmiAá 
tamen , quflT Qóvi ;»üdelíter suggero,& ptirtstímé inanfl^stM 
& ec'ce ta manibu^ i^estHs iuní, faclté in ateyquod'bontiqii est^ 
ftreccuct¡» videtutin oculis vesttis. Ác ae forsitao me tua saác^ 
litas faliacem^ aut illusorem existímete oon me permittas egre-^ 
di Atrium , sed in custodia ^ qua jusseris, trdde^ dotiec bmnia 
itrenue perquiras, ac certissime cogaoscas^ & sí me meotiea- 
tem aliter repereris^nolo viverer í •; 

41 Cum haec Vir Domi'ní Masoná , qiii semper virtute pie* 
tati^ enicuit, audisset, eum, ut nihil omninó metueret , blan* 
dé ádmoQuit. Gracias Omaipotenti Déo e^¡t\ qfui servos suos 
de tantis periculis liberavic , ac deínde ,ad Claudium Ducem 
misit, eique omnia incimavit: quod cüiii Ule audivisset, pr¿t« 
cepit,-Qt c^frsa* paulülum siléatio.tegérecurvHne* fprskáo cog* 
noscentes proditum fuí^se eorum c^nsilium^ fugam arripe*- 
rent. Sei dum sagacher investigaret, manifestissimé reperit 
esse verum, quod fuerat fluntiatum. Cumque ea qux expo- 
suerant (3) Comices supradicti Arfeni prxbuissent^ «x more 
ia oecuriSQhidisposira circjumqua^Áie' multiiudíne :in insidiis, 
lépente supér eos Dux irruit Ciaudius^ & aliiex eis capti suot, 
alii verde qui gladiis^ oper^ri voluerunt, gladio státim petie-» 
runt. Tum deinde ad domum.Siinns Ariani Episcopi cum ia«- 
genti muhitudine Dux Claudius perrextt, ipsumque similiter 
hjereticum Episcopum nihil horum opinantem comprehendit, 
eumque ardué custodiendum Sane t o Masoná Episcopb dele* 



\ • 



<♦) Mortoo wíitftforí: tetéri > jráwor^ (i) Ita Mor, Tam, TtMhai n^r* Bir. 
síraturí. {ik) Se Biv. Alii re^ifa. (3) F^ni zKfoswraíy seu dirfosugrgnt. 



Th M>kú PP. Emitítensitim. 3^ 

^avit; sjhiiHque úicdp universos collegas ejus custodia tpá^^ 
cIpavíL Witericiim vferó^qui ncfandorum consilia manifestí- 
vit, líberum abire praecepit , & omnia , qu« fuerant gesta, 
Orthodoxo Princípi R^caredo Claudius Duxintimavít, atque 
ut porrecta confestim decceti seotentia ei praeciperet , quid de 
iioscibus dQiDÍt>i. Je^u Chríati fiejrí debereí: , $ugges3it. 
: 4a Rex vera huja^odí :$uggestionem accipiens talem de- 
dit senfentiam : Ut cnacti ómnibus patrimooiis, vel honor ibuf 
privati , in exitíúm' multis vincbUs é^rreis constricti mittereii* 
tuc. (f)SiTnnam vero Pseudoepiscopmnexhortareacur. conver- 
tí ad fideoí catholtcam.;^ & ai coaverteretur; tuQc demuihei 
pr<ec¡pefet« ut poeaítentiam ag^reCtvC^ satisfactione ladryma* 
Fum sua delicta defiérete i*t. acta pcsaUudiQevcum eam jam 
oognoscerent perfectum.esseCathoIicum, eum postmodumin 
qüacumque aliaCivitate ordínarent.Episcopuni. .Cumque ei 
crebro dicerent , ut paenitentíatn de tantis piaculis (2) agerei« 
j& furoréniíDominl, que» delinqueado exciuverat, deñendo 
mitigáret ; id (3) agere noluh , sed pri^tioaio non aoaittens ty- 
janqidém , haec re&pondit: Egoquid sit poenitentia ignoro. Ob 
hoc compertum sit vobis, quia poenitentia m nescio, & catho- 
licus nunquam ero , sed & ritu , quo vixi, vivaoi , aut pro re^ 
ligioae , ín qua n.uQC usqite ab ineunte «tate mea peroianst, 
4ibeQtisstme marrar. Cujus dum mentem obstinatam,. peni* 
iiacemquein malis cernerent, hunc protinus de fínibus Hls^ 
pani£, né altos pestífero morbo macularet, cum summo der 
decore infeliciter pepulerunt, atque eum modicam supra navi* 
€alam tgnominiose imposuerunt , eiqué comminahtes prxce* 
|>eraftt, ut in quemcumque loccm , gentem, vel regionem 
•transmeare vellet, liberum baberet arbitWum: quocunique 
Vefro fiempore ia Hispania fuisset rcpertus, graviori se cog- 
0osceret mulctándum sententia. Tum delude navigans Maurí- 
tanije regionis contigit littus, atque in eadem Provincia ali- 
quamdiu commoratus, muUos perfidia impii dogmaiis raacu- 
lavit. Deinde protinus divino multactus judicio , crudeliexjtu 
vitam finivit. Basílicas vero^quibus Saactus Masona dudum 

'Mí'» 

(O Tam. fxi/w. . hgartntur. Bív. lígarentar. (a) Tam. taráis pro phcuíui 
Moreno: ts^uis fericttiis. (3) Sic Biv. cetcrl quod. 

Bbbt 



• injtisté tárilérát ^. just¿&'cum omotóusí privHi?gm réciberí* »•- 

i-uít, & omne^atrintonium'supráidicu haercticiconcécfciitecíe- 
mentissimo Principe Reccaredo ad^ptus est; : 

43 Ceteros v^ró viros scelestos < cjüos suprá memoravi* 

mus, jiixta pr«ceptum Regís exilio rdegáruot^ é quibus unus 

qui vocitabaiur Vacrila, de eormhnibnibüs evarfens ad Ba--- 

silicam Sanct« Euhl¡« ob remediam percipiendum fconfagit: 

:quod cum PrincipiReCcaredo supradictus Gtamdius intimas- 

set , hoc dixhse fertar: Inimicüs summi Dei miror cum qaa 

facie Atriaejus sancta ingredi prxsQmpserít , ut quem hacteous 

invadiendo frustra )iersequirtu« est , nunc^ad eum causa pierci- 

piendi remedii óon&rgiúm facii: sed quia mqltae míserationis 

novimus esse-Deum; & tiuUufn despicere qiíamvts delinquen^ 

tem ad se convertentem attjbigimus , ob hoc itaqne discerní- 

mus, ut ipse Vacrila cum uxore, fiUis, & omni patrimonio 

Áü^ pefpetitt) sacratjsstfnse Virgini Eulaliae servps deserviat: 

'4iam & hoc prssenti decreto sáacimusí, ut'.sicut' ultime pueri 

aiíte equutii domioorum suor4im absqtte^aliquo vébicnli jqva* 

hihíe ambuíare soHti ^sunt ; ita 'ante caballum .DoirriQi» qui 

pr^est ce11« Sanci^e Eulafíae, ambulare debeat^ & omne ser- 

vitiunn, quod inñmuiti consuevit peragere mancipium , co- 

rfann eo deposito Oóühu^no, vei ñistu^' cumomni htimilítate ex- 

iiibeat*. .Ac(^epta igitur *Saoctug Masona auctoritate euin illi^ 

c¿ de Basílica egreídi, &:' ad suüm conspectum venire pricce- 

^it: & ut semper.visceribus pietatis aíñuebat^ euoi biandé, oe 

áliquid jam deinceps formidaret, admonuit. Sed ut jussioaí 

P!ríncipi8 obremperaret,, causa obedientix á% Bcclesif. SaACts 

iitilalia&^ufscjue ad Atrium,'quod est fandatum infra (i) muros 

Civitaxis, ante cabállmii DiaconiRedempjtff^pergecé ordena^ 

vít,arTéptoqQe bacuto suptadicti Diaoonijcmanibusque^ (^) 

gestans, cum ad Atriutn pervenísset; statim eum liberum abíre 

permisit cum uxore, & frliís, & ómnibus prxdiis suis: hoc 

solum illi pr.ecipieos^, ut ómnibus modis Catholicam fidem io- 

tegram immaculatámque custodiret cuncits díebus vitse isuae; 



(i) Blv. intra : quod ídem supra num. 38. intta legicnus. (2) Bin fuanihui 
ftmimfn gestans : linea qu« praK«dit-, ibi desiderátum* 



I ^ 



jDe va»BP. EmettíeHsitHli. j^B i 

CAPÜT XIX. 1 -'- 

NARBONENSIS TUMULTUS ARIAN&RÚM 
« ^¿ Episcúpó Athaíoco e^citaittS compresa W éif '' ' 

c>p^r¿i Keccaredf Regís. . >. ». r •. : 

44 HiA igitur tempestate apud. Galliarum eximjam.uf/- 
bem Narbonam hujuscemodi contra fidem^ Catholicain Dia^ 
bolus excitavit sedjiionetn , cujus; cau^ae seriem enarrare 
perquam longum est: nam si hoc per ofdinem persequi Vo- 
luerimui, íragoediam inagis .quam histariaai lei^er^ .vi4e- 
bitur. Sed breviter, summalimque exiguam partículaiíl to^r- 
remu5. Dúo demque Comités inclytí íicét opiBiis, & nobil^a 
genere, profañi tdmen mentibus, fii:^jgrw)biles rttoribus, Gra- 
nista videlicet, & WUdigérnus, una cum Ariano \5piscopo 
nomiae Atha^locus; vel alti plucirÁí compáresrerf^orum Quo- 
rum , gravíorem ineadeita regíone fecerunt iürbart¡odem:«aili 
suscitantes adversas Fidem Catbolicam infinicaln (muHítudi^ 
nem Francorum in Gallas introduxerunt quafteiuis vj pravi^. 
tateib AríaiíGd par tro ir indica rent, 6c &i ñeñ potuisseiV'Regtiudí 
iriro Catholico Reccaredo prsripereat. Interini per idemten^ 
^pus innumerabileni^ Clericc^rumj Religrosorum <^S£.'«on)f)ib/ti 
Catholicprum interficentes multitudineminnmeiisíim fecerunt 
stragem, quoruóiv scilicet Salvator nosier JESÚS Gí^RISTUS 
animas omni ajuro obrtTO puriares,v oinniqtic lapide pretioso 
))retios¡óres, vetut holdcauston^ata suscipieusfeatarviiS Marty- 
jum in ^coulésti sacrario collocavit. « -:* ,•■;: 

45 Posciisac igitur^ nülia mora intercuirrente^Bubtimis'at^ 
que Oronipctens Deus hostibus suis -superno brachio repug- 
naos, ptecibus excellentissimi Reccaredi Principis^anguííierii 
innocuunn ulcisce)is rhomph¿eall judicio prminus*de ítiimici^ 
•tniriíícam ^feci^f ínliióriem, Deoique prostratíjiv consíernatis- 
que unlvérsis firfei Catholicee inimkis, S«inctasMasona Epis». 
cópus cuín omni plebe sua psalmodiae canticum exor.j?us my.^rii' 
cas Iaud«s< Domino cecinit, atque ad aulam alnase Virginis 



4^ .Pautt Dfaconi 

Eulalte, omni cum plebe laudantey^ hymnizantesque Vene* 
runt. Ac deinde Paschalctn $pleiiinhatei.n;'0(iines c«m eo ci- 
ves jucundissimé celebrantes more priscorum per plateas fra- 
gore «ipagno jubilantes in laudem I)omin¡ clamaveruet dicen* 
tes: Cántemus Domino^ glorióse enim magníficat us est. Et i te- 
ñí m :iJ)etFffxa tua Domine gkr.ificata est in virtute. Dextera 
manus tua confrcgit inimicos , ¿? pra^ multitudine majestatis 
tu(t contrivisti adversarios tuos. Post b«c' remotis ab omni 
parte tempestatibus copiosaai Dominus populo Catholico lar* 
^iri dlgaatus est pacem. 






CAPÜT XX. 



MA.SONA rALDE SE NEX FACTIS 

eieemosjnis moritur t Eleutberio Archidiácono es 
-.^ :} .»pnedictíone viri sanctí pramortuo. 

S' 
Anctus ¡taque Masona cumí tnuUK curricülis 'anno- 
irunti* admmiculante divino suflfragio Emerítensem regerejC 
£icclestan3 v*fes9us jam nimii seaeccute, vi febrium correp-^ 
ijas e$t<,v coepítque viribus tottus corporis repente destituí: 
{fu;iideia4e doavocaos Archidiaconüm swain, noa»ine Eleu-* 
^h^riumUiaiitim: Cognasce iili, quta tempus mex resolutio* 
jiis itt$tatxl& ideo obsecro te, atque admon^o , ut jam modo 
ica curaos Sanctae^ Ecclesise totiusque Sanct^e congregationis 
solicité geras^ ut rae in ómnibus securum reddas, & mihi li- 
ceat in loco secreto mxroris animi, mea priusquam abeam^de- 
Üere :delícta« His auditis jam dictus ArGhidíaconus.eJus aoa 
infirmitati, & senectuti compassus e^t« noa se desolari tanti 
Patris sdlatio doluic^ sed potias pro ejus obimgaudio mag« 
no gavissus est. Protinus cor suum laetitia transitoriae potesta* 
tis inflavit, íta nimtrum, ut cum magno comitatu puerorum 
superbus equo vehente tiuc, atque illuc, properaret. 

47 Post aliquantos autem dies accidit , ut Sanctus Masona 
Épiscopus pueruUs, qui et fídele exhibu^runt servjtium líber- 
tatis cartuUs conscriberet, & pro confirmandis eorum liber- 
tatibus aliquam particulam pecuniolae tribueret, aut certé 



De vita PP. Emeriteúshm. ^83 

exiguas posiC83Íu aculas conferret. At ubi Archídiaoono jam 
4ÍCIO tumtiátum est, tUicó Acrium petiit<» quemadmodüm Sanc«- 
tus Episcopusl se baberet^scischavlt : cuí cum dictum esset^ 
quia invatesceote languore mortí jam jamque propinquarer, 
scatim supradictos pueros accersivit « &:quid illís ñiísset ve^ 
•tacicer á Sancto Episcopo illatum requisivjL Cui cuco iíli 
•veracicer dixíssent^ excícatos in furiam coepit eis minatis tur- 
búlenter praetendefe terrores, ac dicére: Videte, quod acce* 
pistiss bené consérvate: nam si xnihi omnia intemerata, cuní 
requisiero, non presencaveritis, sciicte vos gravissimis sup* 
!plícH5 fore excruciaodos«: £t his cKctis cum furore ad domum 
^uam reversus ést. Tiim <)einde supradicti pueri cellam^ ia 
qua Sanctus vir Masona Episccpus ¿eger in lectulo recubabar^ 
ingressi amarissim^ coram eo flere coeperunt dicentes: Mise- 
TÍcordiam in nos indignos pro tua pietate fecisti, quod uti* 
que meliüs nobis con venérate si non fecisses« Ecce adfauc tu 
vivis, & tantas nobis minas praeteodunt; te .deftincto qnls é 
nobis de eorum manibus queat libera ri?Haec^ 6i hh simí« 
lia multa coraili eo lacrimabiliter afiati'sunc Atilte bis au* 
ditis non facile credidit, sed priüs, ut sua^ gravitan conde-* 
cebat^ utrikm verum, an falsum esset, quod dicebaiur, saga- 
citer exqtiisrvit. . » 

' 48 Cum atitem cúmperisset vemm esse quod aiKiiérat, 1a4 
crymatus est ^ statimque se in seilulam (0}^^ari,^& ád Baxl^ 
lícam Sánete Eulalise Virginis, cui sempcr devota mente ser- 
vierat , deferri praecepit. Cumque ibidem Sanciissimns Seivex 
pervenisset , coram altari sacro manus expandens ^ simulque 
venerabíles oculos cum lacryíhis ád '^^)um sustdl^ns^ cum 
magno gemitu sese in ierram poslravít, & preces suás diu, 
m^ltumque ia conspect^i Domini ñidit*. Completa v^r^Nora^ 
tióné clara voce cunctis audkntibus ait: Gratias tibí refero 
Domine, quoniam exaudisti me. Benedictus in ssecula sseca- 
lorum, qnt non amovisti deprecationcm tream, & miscri- 
cordiam tuam á me. £t his dictis ad Episcopium !redi«t: ¡ta 
nimirum redditus primo roborii ut putares hunc non segriim, 
non senem ^ sed r edivivum £ suftipsisse vigotbm \ Jüvenemqué 

/ 

(a) Sic Biy« Allí perperam m ceJhttam. 



gS^ faüli: DiacúJÜ .EtherttensO. 

esse rob»stÍ3sinium ] (i) qiii.cuín;ex moré^d ve8|iertiniimo£fii' 
ciaoí vellís&procedere , micum ia módum gaüdentibus cunctiiB 
Arobídiaconus' h£C audiens reatu suo pres^us obstupuit, quod* 
audiebat ad vesperas processurum ^ quem putabat eodem díe 
noriturum.Coh fusione igitur ¿zipudore fac^ei opertussecimdum 
íiíQnauetudiQem'cuni.omDi clero venic, & poram £piscopoiad^ 
^hií^ eiqíie exKnoreincensum obtuUt.GuirVir Domiai ait: Pr£«- 
joedes me^ [aic mihi anima tuá vivat. Quod ille audiensi.ooa ia- 
itelk^iiip^eniu^^sed ceteros Diáconos percootatus est^quidnaqi 
e^set, quod 8anctus Episcopus dixissec, Praecedes me.] (2) lili va- 
ro ignorantes causam , respotideruotr^Non pro alio tiblcUiCtuq|i 
^$ij, ni5l quia euni prsecedes ad Ecclesiam. Cumque /vespertú- 
;iUin<o^ssent implére offícium, statim supl-adictua Archidi^ 
coQus gravissimo dolore ibidem in choro psallentium percussüs 
ad domum suam cum gravi aegriiudine remeavit. Quod cum ge* 
pitrix ejuSvSánctissinia scilicec femina agnovisseti, illico ad ve^ 
Derabilcmvkum rapidissimocursuproperavit,eumque.(^epre^ 
cani ^um lacrymis;, & fletu magno cceplt^ ut pro filio ejus ora- 
ret. ad Domifiam^ Ad h'aec ille tantum respondit.: Quodoravli 
oi»avi* E^^iilnc.die tertia Archidiaconus obiit. Sanctus vero Ma- 
spn4:]$pisaopus plurimis^quibus superstes fuit diebus^ multam 
eleemosynam egenis impertivit, ac fidelibus famulismajora sus 
^rati^ibl^eBcia conferensii largiora stipeudiatnuaeruni(3)tri- 
¿uereh^túdjgAatus. Deinde senex, & nimium setate decrepitus, 
ipul tarM<iQque dierum^ultimum ínter verba orationis cum pace 

:.\>\^'.: : ■' -€AFUT 'XXL ^ • ' 

^P(yST 'M4SONAM INOÜENTIUS] 

*' Diaconus fitEpiscopus Emeritensis , & post illum 
\\ . . , ñenoiwtus^ ut erque clarus fniracuHs. 

Q$T]><i^^cssum. sppradicti ac venerabilis Maso- 
P^r^iii.^PPpí :^Ml^f<>K^tur vir summae aUnitatis ac,>sim« 

(i) Desunt ista apiid Moreno. (a)H«c apud Tam, desidtrantur.(3)Biván 
nummontrn» 



f. 



plfcit atts : tibnñne lonoceoí ins i^ • evjüs mfiAtuvfki : nf^t^h; jacII- 
cabit vocabulum. Inaoeeoa utique , & siroplex n^mia^m judí- 
cans^ neminem condemnaQs, nemioi; neceas, ionocinis, sem- 
>per, &|Hus.cuQctis;3t]ae vita? temporlbus extitiu 4^fii eodpni 
«eiApore , quocordifiatut est (ut fertur) ki ordioe Qiacpa/oriin^ 
«iltímus habébatun Taotae deoique sanciitatis^ >ta4ti^^ei coniY 
punctjoais fuisse perhibetur ^ut quoties pluvia deerat ^ & ^sti^ 
nimio terram longa. siccitas exur^b^t^ collecti jn unqii) Cív^s 
Idci illius cum eodem per Basílicas Sanctorum precibus DptnÍ7? 
man eacaf antes perg^aac.. R^p!e0i;é N^tfi \qHoMes cuní^ eo .prófj 
ceáe^ánt t pluvia <»iit^ l^rgift^» tribueb^ur , qu« pIL^níssi^ 
aéterram sattaré potui^ett. Uode Qoa dyjl^ipiiiircat, quín eju^ 
lacrymsex tam humili, sim'plicique méate ediu^ apud Oiiw 
pipoteotem Deum neasoluga bxc^ verotQ etíampotior^ttilptH 
iinef e potuisseot. . i . ^ •■ ; lí:* "t!#- 

•^50 Qud eUamidÁfencto ReniwatusS%eefdpti¡pij^qn.fuiftc^ 
ti8i;virtutibas decoraituaobn immeíi^UdíptrarneAÜit : yif 4^niq^t 
natioae Gathus, generosa steinmatftipr.oQreatu^Jdmiliae s^f¡^^ 
dore consp¡cuus« £rat;enim procetus.corpore, ^ofnif^ijierspi^^ 
cuús^ statura decorul ; ob'tutu» gratas ^ venusto vuíiu-ii^eQo^a 
£icie,.flimi¡iimqiteadmicabilis idspeetu. Sed* qiiamyis e^rprsi^jí 
babitiUT: ffiñ igiorta esset decoraiiu^ iotrorsus pulphrior^;|beba« 
tbc liintdn^fSañcctspiíátus Uliistratu&A MuUis. nímiruin arUi^nj 
disoipHntsexistehátürodiiasi^fmtilti^qtie virtuti^m v^r% g^(ie^ 
r-jbtts adbráatus. Ecat enim egregiq^ in ommbtisi oj>eribus[SUtís^ 
frquissJmus ;,. Justissiflius^ nimiumque acri$ ii^geaU , ¿^ ^iii omiíh^ 
hur^dittiplBiis Eoc}e9Íasttcií»tteQhemeDter tastriii;^! , atqq^J^ 
dtvinis imlmáinibu ^ :!>erquaififO«wdtat^se;Hip>á^UP>»ffi.¥lti$|yi^ 
tutibus coruscaret , sacra doctrina nondullos discípulos eru- 
diens , sanctissimoque exemp^o vit« sus instituens , pruden- 
tia videficet^sanctitate, patiéotla ,* man^uetudinéVtpiséritot:- 
di^ ^ ptpriraós; t^les qualis extítit^ llro¿*ju$tttiV, sanctique dok- 
matis prxdicatione eÜfecit, cujus doctrina h^ctghus'^rutilát,^] 
fulge t Ecclesia, ut Sol & Luna, (i) Deinde'cum per píurimos 
anuos irrepreheosibiliter rexisset Ecclesiam , angelicis ccetibus 
copulandus , omnibusque cslestibus partium supernarum le!-^ 

(i) Forte ut Soiehma. 

Tom. XnU Ccc 








g86 ^áhitT>'iitc(fi¡i 

giomtms^cSftjUiííléiidus, mitabiüitT'artBbus resoletis é cof jpóire 
egrédieñs , sup* Régni aulam ^diím Christo setnper mansu'» 
rus, & sine fine regnaiurus íntroire mcruk* 

tíriav Mdem^ue celliila baud proíul abialtatíSanctissin» Vir- 
gtiiTVEülalfte honortficé tamulátíi cjtíiescViBt. Ad quorum db<- 
hí¿iü^'^ircnerandá sepulcra laatám Chrlstüs quotidie conferí 
copiosx pktatís (i) gratiam, ut quacumque fuerit quispiam 
spgritudine corfvexalus, quocumque eiiam fuerit languore^af* 
flfctiiá^V stUiiíri tit dlvinuiii nuttoen ilííc toiQ^ cofde depóposocA 
fit ,* oitínes á «é iriorbos discussos ,• omtie&que maculasr paUas 
ahtíni^íis' señtieñs ^ hiliarls;-sanusque ad cupUaní perDei gw 

tíi\í pé'rVEinit sanitateni. '^ ' • 

*.^^4. ^ Q\>aritkatem scilicet miraculorum, obitutnqtie simal; 
impolitus (2), ut potuit , sermo Christi mitiium eoarravic: 
cni quarhlíbet squalore nimito peritis impeiJiúi diípliceat, om\%- 
sa ¿ottipai Verbortím hutttil^iter sentieotes.,. credeatesqoe no* 
bílitkt , & quoddattt^ emolümenium booae mercedis Icf ent¡«í- 
btis , ¿idienlibusque accumulat., Ego autem humillimus om- 
áhíti i fástidio^is lectoribúa predbr , ut legant priüs hujus Co- 
dWls ótíuscula , 8t po^ea désptciant, ncivideairtpr nooiex ju^ 
d!cio'(3),^d ex odio praesumerevít igooratá:dátimarB.-Bíiid 
fahiéír manlfestissimé cognoscaDi fee amore EhristiH & <*ae©¿ 
rfe^ne^ sautíSsimat EulaM* irtipulsum , ut scribiraera^ manifetta 
r^tulisSe , Verá proculdubioiycniciter exposuissc. üniJn td^ 
fiHáte DortíiftO«emper maiieini, regoaniique pwe.iuritcrigloría, 
fibrídr , faititHíWto V^f at¡aiJíimt«etio^, víftus vpolestáÉrv* b«e* 
alé^ié^í^^uiltí*' iemfer i^ toiaisaioiíla «cuipsuiliniAmeju • ¡^^j^ - 

■t 



li\, BiV^pietatu: z\a.f Juiritatis: yttlj* non luhil apud utrpsque inversis. 

73? Sic^v. Alii imtdiffu.: U)-^irpetim Moreno: nevtdeafur exm^ 

fr- cum'tamen ípse , ad súártm'kniiUdVersionüm finem , tííjuiun sefen^ 






',j'U- . ;r- i ,..■'■ 1 .' ^ . •• - ' :-'i - 1 •» 



f^' •• . , v ' . i. 



..C.^'i " 






■3*7 
TABLAS líE ÍTOLDMÉO. SQBRE 'Ci^, fcü^f AÑIA 









• *. 



I • . «f .| 



s ♦ 



t 1 r *.^ C) 

. . Eif(firn$ flrír<t£ /3. '" Europ» .Tabula a. 

jLíí^ J^¿ A^ir^vici^.; ir ^ir ro- .JL/Usitatiise atrstral^-riiktus, 
Tiútri^úi, w\%yf¿ , Kiiyjf oSr« iquod idem^^stcmn s€;pte&iirio* 

.^^o$* rify B9tirr»nr ^p^míoí nali Bstic^ latef^$\ ]aan;<K£luni 
v\é^^^ 6if ifiHf. . fi i<« «V .csCrlatiis¥era3epteniiirkioale 

:¿pKTMv ^hAj^í ^tirü^isf*: ¥í¡ 'Litsitaof«^>c<x>bjagitur I*iouni 
TcLfpcucfiffiírU vetf¿ 'r|> J^í^- .Tarraconenst üispaxria. JQXta 

.5^»«¿K /líP^ reí Aúifiov 'OTO-' occidentaiem plagam Dorif 

íTAfiQ ^ ou oti /lif ' t>9cQo\ai j tU fluyiK eajjLis ostia lad exterius 
Tiír c«r¿i ^áA.£»d3-¡aí9 ^¿fvri , ^ erumpunt mare ^^ gradus<}Ue 
tflréxt^* AíK?i- habent- ü Aii ^¿ 

.<rir«iri4$ ^ «ror. ;ei^'^(^ fre- numí Lusitanitf grackis^^Jitlbet 

Al J^i «riiycu f itrrafiQ Fonte9 aótem flavli: ^ .' 

H* ^^¿ tfVo a$(Vtú\¡Í9 ^X^fi Oriéntale autem. la tus con jsa* 

iy íxrrn jiirnmv^'tn T«^- gitur ^^ip^um Ta^fabonfasí: 

paxm^^U. tT^^djyifH N[ r^ fines veroc praédictx.^inAguük- 

úfnfjiifeb 7rif<LraL jm ^U Ti t£ tur ad Anam fluvium, atque^ 

A*ra sror, j|^ t» Afií^iet «ror. Durium. ., ^ 

h' ^2 ¿^¿ S^vrfiSv Latus aMtém ejusbcciden- 
'arAííCíf ¿ , ^ «*{f¿ Tor J^wTíxor tale , quoid óccidups alJIíif 
í2 xictirof , ex^ v'tai*. mitA Óceaous^ 8ic se. hab^/r,Pas|t ' 
T¿$ S' A'm tot. cflcCoA¿« An£ fl. ostia. 

CCC 2 



^S88 



TOTPAHTANfljr 



TURDETANORUM, 

I o w<i*€á i^y. ^^-^X^íi^ «OsSDnobdw '-s. / / 37. j©. 
. ^ J^6<^w pix^tí^^^t 3- H- Aif. A Sacrum promot. ?. 30. 38. jj. 

'^íAittó?^ iror. otct. «...XO. Calipodis á« ostia. $• 39. 

2aA«»m f . iC.^I >^,íCi «Salada. 5. ^. 39. %^. 

Cxtobrix. 4* ^$39* 30. 



TctyV TflT. OicGo AaÍ €. H. fl. c 



; ^. LUSITANQRÜAL 
BarbariumProm4.4$.3.39. 4$. 
Olios hippoQ^ PaL Oliosipoiu 

Tagi fl. ostia* 5, 30. 40. xa 
Pars ipsius usque ad Tarrago* 
^ neosém.' .9^. ^ 40. xo. 
Footes flu« 1 1. 40. 40.4$. 
JLuof tnoutis prom. §• 40. 40. 
Monflf ñ. ostia.. $• 10. 40. ^o. 



h\u€}¿xKovw4nr.\on^^^íUS.fi^y. ;iVacf fl. ostia. 5< zo. 41. ^«^ 
¿txMt&V^a^ «II S ^«f <V ^«T. o«eÍ. -^Post qti« Dortí íL ostiab 



iiioU r:. ... ,.f..y. /tflt, Hy. 
TOrPAHTANOI; 



Habitaot vero qux circa 
sacruni suot promontorium 

T URDE TAN I. 
la quihuv urbes. íq Lusitania 

jnéditerf^ne? bar 
Fax jülia. ^. ao. 39. 

Julia myrtilis. 5. ,j. 38. 4$. 
lotertora horum babitant 
; Gfi^LTlQl^ in quibus hx in 
Lusitania. urbes. 

Laugobriga. saí-^ 4o- is. 
Cepiana. $. %o. 40. 



,i' 



i. 



\ I 






lll 



^(l^. Ófsjfnoha. 61c: Ülmea^j, Eraátrt. OssoruAa* (2) Sic Ulm. Er. >i/í. 
* . (3) ^ áic 'Bert/írí'téVCu' latino. i;3s«met íbi ingt«co (slcut etiam Erasmus) 
■ífj^ip.^4r 4^ f) c(u6tí pfebfl?Wie non cst: littus énim (ea aamissa longitadine) 
' ^K^rrifet^ll miDíg^ftra M'qaod 4 natura €St eonstitutunu 



Mfp((opiy<t« 
a KaTp«eAÍ64eó$^ 

Tá J^i vizrep T¿T¥g 
ilOTSlTAííOI , • 

C0 oíi. -roAfiS fJL%&óyuoi 



Bretólsum* 
¥.y. Xfl;«»J^. Myrobriga. 
••y oÁíi íyijS* • A rcóbr iga. 



^. *H. a8. y(?. 
«-. yo. aO. y. 
5-, 5". a6. y. 
4-. H. A0. 1^. 



Meribriga. 
Catteleucos. 
Pyrgileucis 
Araodis.' 



389 

6. 40. 

5. 40. 30. a^.'- 

6* 30- 39*" 40- 
5* 40- 39- *o- 
6? 10. 39.. «o. 

^f 30- 39- «• 



ZéXior. 
5 £'ACoxop/$. 

Oüf^M/pioir. 

*j Ai/Kinor.. • 

A*pa6(i<yiKi 



. Quae vero su per ho3, teoeot 

LU SITA NI. 
In quibus urbes mediterránea 



<• Hy. iÁ,(U Hy. 

€«r. yo. /i«. H. 
r. fA«. y. 

r; - H. fM* A 
f, yo ' ./&tflt. H. 
^. i^. ;t«. 1/3. 
^. yo. /eio« 

¿ y. /ai. 7- 
f» H. 7BC. yo. 
f. yo. fC H. 



9 SAoiAdC/^ »oA.9* f. /A. Hy4j3 
ToMvCi$. f. y. /i¿.. ijJ^. 
KoyjcopJ^/úU 

a 74(Aá€^/yoí^ 
Py^ixarou 



Lavora. 

Ariduui* 

Selium. 

Elbocoris. i 

Axaducta; 

Verurium. 

Velladis. - 

^míoiuro. 

Chretina. • 

Arabriga. 



$• jo. 41. 50.4 

S» 40. 4^» so. 

6. 41. tó, 

^* 30. 4** «s. 

o. 40. 4^» 30. 

6. 40. 41. 

?• 40. 4'* 

S* 30. 40. 40» 

S« 40. 4^« 30. 



Scalabis coloBÍa.6. 40. 5$. 




K? U.MÍJ. 



XoAá^ror- 



T* yo, fi. 

i* y- /*• , 

s". Hy. aO. hJ^. 



Tacttbis. 

Concordia. 

Jalabriga. 

Rusticana* 

Mendiculea. 

Caurium. 

Turmogum. 

Burdua. 

Colarnum. 



1 T¿KxiK@*. ^' yo. aO. h. 

K/KkÍcL. ¿. aO. y. 



6* fto. 4^. 4$. 

6. 4©. 40. 3#. 

7' 30. 40* 4<» 

7* 10. 4^» 30. 

6. JO. 40* 'S- 

6. 40, 40. 

8. 40. ij. 

7* ao. 40. 

6* sa 39- 4$. 



Isalaecus, vel Sallaecus 6. 40. 39« 3^* 

An)¥a.velAmiiiv3.7* 39* i#. 



(♦) Coisl Mipo'jgfi)^*. (i) SicÜlm. (2) Ülm. Gi/ra/^t/cox. (3Í i. c. 
Tttrrex «/¿d?. (4) Sic Ulm. Alii Labora 5. ao. 41 $. (5) Sic Ulm. 
Coisl. & ViUanov. Erasm, & Bert. Elcohoris. (6) Decst n Erasm. hx- 
tat in Ulm. & alíis, (7) Sic Ulm. malé Erasm. fia. H. (S Llm C €- 
duna. (9) Ulm. Scalaiu colonia. Erasm, Scalabis.us ^t<, l^^.^iu.L .oi. 

(a) UloL 7. xo. 



89^ 
Avy^^t^ nfA%(ir<t. ,91. a8. H« 

A'r«ToAi»d¡r«tToi J^e 

OTETTÍlNES, Cir 01$ íToA» 

. iUyyt'dt 0T4S*xifA- ly. H. /«A, yo; 

3 X<*AftárT*x<si. i|. Hy. ft*. y 3 
Aayi<róCpiy«. n. iUrdi. J^« 
O^xf >i^or. if. y. /*«. ^. 

4 M^yAftivA. 9)« y. 4 /««• 

AAKtíUfi'^^yoK fi. y.* At. HJ". 

5 Aio/SfA-y^e. >. yo. :/4.yo.« 
0*i3iAíu »f. Hy. jt^. yii3. 

NÍ¡o-®^5 '^^ Avo-tTMiA irá,- 
páitiir^i. > 

6. ÁOfíofi^íu #. y. * >*. 



Ebura. .» y*; -95 j. 

Lio^iiniaaa.: .j« «o. 39^ ^^ 
.A|igüsta£merita«8. 39. 30*. 
Evandria. 7. «o. 39. 1.5. 

Qersa. 7. 4*. 39- »• 

Cecina Gemettinmn. 8. 30. 39* jo. 

Capasa. « . 8.< 40^ 39. 10. 

Máxime orientales vero 

VETTONES, in quibua urbes 

Lancia opidaaa. 8, 30. 41. 40. 

Cottaeobriga. 8 • 41. 30^ 

Salmantica. ? 
Augustobriga. 
Ocellum. . 
Capara. 
Maní ¡ana. 
Laconimurgiim. 
Deobrtga. 
Obila» 

Lama(Ulni.¿fMÍa)8. 30. 40* $. 
AdjacQ-Lusitani» ínsula 



8. $0. 4^«^^*3 
8. 4 1- «. 

S. ao. 4^* 'S* 
8« 30. 4^* 
8.ao.4 4^* 
8.. aa; 40. 4$. 
8. 41^. 40.40.$ 
8*' ^50. 4^* *í* 



Londubfis« 1 40. ao. ^ 4U 



\« 



- ■ • ■ '■ 

(i) Sic Br. Coisl. KccixjXiec. tJlrn[. ar//{<^ Gemillina t. 30. (2) Deeit in 
tFlm. vide supra pag. 71. (3) Sic Ulm. Er. & Bert.Hy. (4) Ulm. 8. 50. 
Ulm. 8. 20. 40. 30, (<) Sic Ulm. Additque: Luii$ania monut nm 
iet. 



haiet. 



,. " EtpaBa^dgMda* A f índice i< 



39 í 



>•*#«»«• ( 



»i 



aNOT A S. 



'Jb/Stas Tablar «afl - afreglta*- 
das á los rextos griegds' de la 
edición de Erastno, y de Mon- 
faucoa en la Bib]iotheca Cois- 
liniana « juntamente" con la 
de Pedro Betcio : y al láti- 
fiotle^la ed^ioq h^(^ha en Ul- ' 
sna enel lí^Sé.^qne en^lo<:o- 
mun es la mas firme . según 
tengo observado en virtud del 
contexto de Ptolomeo , y del 

jando de arriba abajo, de suer- 
te que dentro de un mismo 
grado de longitud , y hablan*»: 
do de una región , no poqe ún 
lugar mas alto , otro mas ba- 
jo, y luego otro ma$ alto; si- 
no que empezando pcoF^dide 
mayor latitud , vá bajaodo 
hasta el fin entre los que se 
acercan i un mismo meridia-- 
no, sin subir, hasta que se aca^»- 
ban : de cují^ observación die^ 
ducida de su estilo, resulta el ^ 
conocimiento de la lección que 
se debe anteponer , quando 
hay alguna diversidad :,por9- 
que debe preferirse la que sal- 
va su refei ida práctica. Lo'isis- 
mo digo en virtud denlas cla- 
ses que forma en Regiones, y 
Ciudades litorales^ ó mediter- 
ráneas: porque si una lec^oa!' 
••^i'¿jg^al pueblo de lajegiaa. 

^utor va tratando, 



no pnede ser dé su mente 
ai|tiella graduación : como ni 
tampoco la que ponga al pue- 
blo en la costa marítima, quan- 
do habla de las mediterrá- 
neas : y asi queda del todo au- 
^torizado el numero que otro 
texto proponga evitando es- 
tos inconvenientes. Pero si la 
^diferencia es algo notable, y 
no se conoce lo cierto, se pre<* 
.yiene^ poniendo ambas leccio- 
nes. Todas las del texto ^iie- 
nen á su favor alguna de las 
£dici6nes 'referidas , que son 
las principales, por donde se 
formaron otras, v« g. la Roma- 
na del Lso8. y las del Villano- 
ivano&c« 

La voz de Vyrgileuci^ en los 
Célticos , la mantengo asi eo 
el texto latino, porque no 
apruebo lar práctica de los'de- 
masque en sil4ugái: ponen Ti/r- 
T0S i'ülbm : pues Ptolomeo no 

.aliebró, los nombres , acomo- 
dándolos ¿su leágua, sino que 
á todos los mantuvo como 
eran, el latino, latino; el bár- 
baro, bárbaro; el gilego , grie- 
go; con^ se vé en su Obra : y 

^en el renglón antecedente de 
Pj^rgileuci nos da la Ulmense á 

\CaHñleuc0s ^ que pudiehdo in- 

tecpi^tmse Aét^k^^ vemos se 
mantiene en la propriu termi- 



399 Hymno dé Prtídeneio A SñntA B^lia. 

nación , del modo que Ptolo- Acerca de los números del 

meo mantuvo las voces latinas * texto, griego ^ y otras índivi- 
Concordia ^ Pax Julia &c. y dualidades, véanse las prevea* 
por tanto ponemos Pyrgileud: ciones generales hechas en ^1 
porque en España habia pae<- Apendiqe L del Tomo. V. 
blos con nombres de losGriegos. , 

APÉNDICE II. 

AURELII P RUDENTII 

r 

HYMNÜS III. 



BEATISSIM^ 



G 



r 

. i: .vi 



Ermine nobills Eulalia^ 

Mortis & Índole nobilior» . 

Emeritam sacra virgo suam^ 

Gujus ab-ubere progenita estt 

Ossibus ornat , amor*' coli«¿^' ' v. j^ ': 
^•" Proximus occidua locusest, > , ^: 

;^ Qui tulit hoc decus egregium: 

Urbe poten s , populislocuplex; 

Sed mage^angujne martyrisx ' 

Virgíneoque potens titulo. • jio' 
- .., Curriculis tribus atqué novfeffl ■ c * .i'^i 

- ' »'. ' Tres hícoles^quater attigerat:»' • -^i. ' j 

Quum crepitsnte'pyra trépidos ^ .> 

Terruit áspera carnifíces^ 

- . Supplicium sibi dulce rata. 15 .i. r: 

Jam dederat prius indiciom^ . .' s . . . . ! m; i.^- 
Tenderese Patris ad solium^'^í . •'. n : ii 

Nec sua membra dicata toro; : ^n .t 

. Ipsa crepundia reppulcratv » , ^^ » 

Ludere nescU pu'slola. ••^31 t;.:^);. oo ; :< 
Speraere Mocina , flareiiéias^í » 1. í ' 



cFulva monilia respuere : 
Ore severa , mode$ta gradu* i »: 
Moribus & júfDhxtpi lieoér U ^ . • i . ' ; 
CaaicemimeditalíajsénuiQ. . ; 9% 

Ast ubi se facíala lúes ' 
i.Excitat ¡o fámulos DoifitoU 
Christicíolasque cruenta jubet ' . : 

Thura cretnare y jécur pecudis 
Mortiferís ádolere deis: 3^ 

lofremuic sac^r Eulaliae 

c$piriti¿i', lageaiique ferox 
iTurbida fcangere bella parat; . « 

Et , rodé pectus anhela Deo^ 
Fetnina provocat arma yirum#. ..v '8S 

Sed pia cura parentis agit« • : - í 

(¡yirgo animosa domi út lateat, : 5 ! 
Abdita rure & ab urbe procul: I 

Ne fera sanguinís in pretium 
Monis amore puella Tuáu^ . i • * ::.ip 

Illa perosa quieitis opeim . ' 

OvDegéneri r«^erare morav .^ 

Nocte fores sine teste movet^ ■ *: 
Saeptaque. claustra fugax aperit : 
Inde per iovia carpit iter. 4S 

Ingreditur pedibus lacecis 
r/Per loca ^eata situ & .vepcibusí 
Angélico comicata cboro; .1 

Et licet hórrida oóx sileat^ .^ 

Lucís hab^ lamen illa ducem. . >SO 
Sic habuit generosa patrum >- l: /¡Y 
i :Turbai:oliiniii]fen]m:radiuiit^ ij.')'j ;r> 
Scindere qui tenebr'o^poten^j ; . r n3 
Nocte viam'&ce perspicua ..; / ' « ♦ 
Praest^tk:^ intereunte cfaao« . . JSS 
Non aliter pia virgo, viam .i ^' . ^ .'-' 
^ Nocte sécula ^idiem mértoít: /^f 

Nec tenebrisadopecta'fuii9i .::j ^r^^' .'.íT 
Regna ^anopicaionnqB^fugBcel; (: : /. r i 
Tom. XIII. Ddd 



y 






394 Hymho ^íélhvakné^ á Santa ISulaHa. 

Et super astraí páfütet ¡ier« i 6o 
Illa gradu cita pervigili, 

Millia multa priüft peragit,:- 
^■-Quam plaga>^aAdttt*£oa pohitnt 

Mane superba tribunal wlit, *" 

Fascibus adstat £¿ ia mediís. 6$ 

Vociferans': Rogo , quis furor est '- ^ 

Perderé praecipires animas^ '* - 
^£t male prodiga corda* «ui . ^'i 

Steroere rasilibus scopulis^ i' 

Omoipatreinqoe negare Deüm? 70 
Quaeritis, ó miseranda manus, 

Christicolum genus? en ego sum 

Daemonicis ÍDÍnsica:saeris, 

Idola protero ^ub.peáibiis^ .. d ' - l.i 

Pectore^& oré Deum foteor. i : ' \^$ 
Isis, Apollo^ V^nus nihil est, 

Maximiaaus & ipse nihil: .4 

<-Slla nihil ^ qiiáa facta manu; 

Hic, manuum qiiía {acta colit; ': i.i i 

Frivota utraqae^ &.iitraqiae nil^ (Bo 
Maxiiiiianuttypum doiDinü.% . * ' /i 

£t tMienipse cliens lapídnm, 
I NProstituat voveatqne suis 

^uminibus caput ipse sdura: .í 

PectorjkrotKn|;eneto&aquatit? r. ¿5 

Dux bonus, arbi(}et egregiua . v. 

Sanguine pascitur innocuo: 
^ X^orpocrbusque pus inhiasnt. 

Viscera sobria dilacerat;».r: . :* ¿ 

Gaudet & :excrt]dare .fidbnn. . .7i^ 
Ergo ag^;, tortor^ adure, ^ecp : ' . ; ^fi 

* Divide membra coacta Ititu? . • ^ 
: ^Solvere rem fragilem facik est. 

Non penetrabitur interior 

Exágitant«'dolore animus; . 95 

Talibus excltfis'ln furias 

Prxto t V^it : Rape i^rscipitsni, ^ 



100 



. ' EspaMá Sdí^aia. Apéndice %. 39$ 

Lictor, & obnie siíppUcüs; 

Sentiat e»e Déos -pairio»t 

Nec leve príacipisimpeMum. 
Quam cuperem támen^aoteneceint 

Si ípotis est , revocare tuam « 

Torva pueilulas nequitiam; - - 

Réspice gaudia quaota metaSf 

Qu« tibi fcrt genialis lioiior. íOS 

Te lacry mis labefacta doirius 

Prosequitur, gcnerisque tui 

lagemit anxia nobilitas: 
Flore quod occidis io leñero. 
Próxima dotibus & ihalamo. i » 

Non xnovet áurea pompa thori? 
(l^oa pietas veneranda senurnt * • 

Quos temeraria debilitas? >: 3 

Ecce parata ministeria 
Excruciabilis exitii* >^^ 

Aut gladio feriare caput, 
,t Aut laniabere membra farist 
Áut facifaus data futojficis, I 

Flebiliterqne ululanda tius 
In ciñeres resoluta flues. i!W 

H«c , rogo, quis labor est fugere? 
. Si modicum salís eminulis 
Thuris & exíguum digitis . '^-^ul. 

Tangere virgo benigna velia, 
Poena grayis procul afuerita ; z itS 

Martyr ad ista nihil ; sed enim 
Infremit , inque tyraqni occulot : í 
Sputa jacit : siamUcca dehinc : ^ 3 
Díssipát , impos¡tanu|ue mplam > .X 
Thuribulirp^eprosuéígiL ijo 

Nec mora t carnifices gemíni l 

Ínncea.pectora dilacerante j 
it la tus úngula virgiátiim ¡V 

Pulsat utdmque & ad ossa secat^ 
Eulalia numerante)natasi j . : t^S 

Ddda 



aP^Ct) Hymfíd dé^Príidendü d SántA EutUlia. 
Scriberis ecce.roihi , Pomkie: . . • \" 
Quam juvat bes ápices legete^ • 
"Qwí tua, Chriiste^ tropbsea ootaat! . 
N orneo & ipsa>ncruiii loquitur ) 

Purpura sanguinis elioití»' 140 

Hsc sine fletibus & gemitu 
Laeta canebat & intrépida: 
^D)rus abest delor ex animo, 
Membraque picta cruore novo 
Fonte cuteñi recalente lavant. 149 

Ultima carnificina dehinc: 
Non laceratio vulnifíca, 

cCrate tenus nec a rata cutis: . 

Flamma sed undique lampadibus 1 

In latera 9totnachumqoe furiu 150 

Crinis odorus ut in jugulos 
Fluxerat ^ involitaos humeris, 
rQiio pudibunda pudicitia 
Virgineusque lateret bonoSi : .^ 

Tegmine vertitis opposito : 15$ 

Flamma crep9ns volat in faibtem: . ' 
Perqué comas vegetata ca}hit * A 

^-Occupat, exuperatque.apicem : 
Virgo rcitum cupiens obitum, 
Appetit & bibit ore rogum. • 160 

Emicat inde columba repens 
Martyris fii nive candidior 
- Visa relinquere , & astra sequi i\ 
Spiritus hic erat Eulalisé ' : - 'í 

* Lacteolus , celer , ionocuus. 165 

Colla fluuntabeun te anima, . 
£t rog» tgoeuifi^iiiorittir: 
c Pax datur artúbiis exanimis, 
Flatus in aethere plaudit ovans, 
Templaque.ceisa petit volucer* ifo 
Vidit ut ipse sateltes avem 1 

Femiqie.afe ore meare palatn^ . . 

¿Obstupefactus & attonitus ... 



t • 



T 



^ • ^sfaüu Sigfúda^ Aphdiei. a.. ; . ^? 

Prosilit , & sua gesta fügit: . 
K Lictor &ipse fugitp^Yklua. >-. . ^TS 

Ecce oiveoTgkcialis hyénis • x : • ^ 
rlngerit , & tegiii omoe forijiinij \. ír. lO 
Membrategft simul £ulaU«, - r — - 
Axe jaceotia sub gélido^ i , ; i ♦ • . 

Pallioli vice linteoli. i8o 

Cedatamor lacrytilantutn faomiáiiniy ^^ 
, .. ,. Quirelebxare swprefíiarsoleoiv., .^^ .9. 

Flebile cedat & officium:^ 
' Ipsa elementa jubfen te peo, / ^ 

Exequias tibí , virgo , feru^t. *^ ^^ 185 
Nunc locus EAierita ést túmulo 
Clara colonia Vettoniae: 
(1 ' r. , Qudtii memocabilisiainni&i^AiifS^riiorp: i 

Pf aterit , & viridantc rapax. , . j :> r > 

Gurgite moenia pulcbra lavlt« 
Hic V ubi ftarmore. perspicuo 
Atrialumioat alma nitor jt:. ^ 
. £t peregrjnus & indigma^iL 

. - Reliquias cineresque sacroi ' 

r Serval hunius veneranda sIésu 

: Tecta corusca super rmilant • 
De laquearibiis aureolis, 
'. : . /. .Saxaque carsa solycn.ydJ^^nt: '. 
, • . Florlbits un rdsulenta putési S 

* ! :Pi:at«!rubescere muildqródis» i doo :.: ' mi 

Caítpite purpureas violas, . . 
- Sangfuineosque crocos metite : . . 

Nbn earét his genialíá hiems;: . i. . i 

. Laxat &arva'te]tea&g(a€iesv 
r. Floribusutximittlet calathos. :: so$ 

Ista comaiitibusé foliis \ ¡ . . 

vMii ñera , ytirgo pucrqne , date s i . 

Ast ego serta choroim medio .j: . 

Textaferansiped^.dactyttco,:?' • • ? 

Vilia , niaccjdá:^<festa tameii»! ' Jio J 

Sic venerariet ossa Itbet^ ^^. , ; 



1 . : .: 


. f 
A 

• 


■* iVlVS. ' 


)| 


i\ALt[ , . 


1 • 
1. t' 


.(i , f;J.. . íj} 


' '. ■ .ri 


: ÍIJ¿I95 • 


i 


'tí : ' 


1 


. ') : ■ 


. .'i 


. ♦.- i/' • 


.♦'3 


\'< v'.. 


M '. í á 



V*/ 



— -»■ ♦ 



OssÍbusaItar:& impositumi " 
(ftl^Oeisita.sutypediHtit '/t 

Prospick hxc^ populosqüe snos') : ' ' < 
Carmine [iRi^iübta foveu- 1 '> '■'■' stg 



ACTAS DEL MARTYAIO DE SANTA EULAUA. 

O'ÍI ,i" . . ■ . .; ' 

PASSIO SANCT'M^I iSSlM^ EULALIJE 

f^irginis & Martyris ? pássa est iñ Civitate 

Bnferita suk'i ^rteside quarto 

I iNnumeru^fo^lin&iniuiftaest multítado, qute pro 
ChrUti nomine crudelissiniam morttm xternse vitae compea- 
diis gcstie(í%ii animo suat robustiore congressi. luter quos 
beatissima Martyr Eulalia de victorix felicítate ñi Chrísto 
coafidens, secura de summo triumphi ápice mart^rü certamen 
adgrediens , palmam di^naoi promecuib Que nallis blandi- 
mentís inducta , nullis taasionibiM provocata, anciquum vete- 
ratorem cifmisuis actibus gloriosa morte calcavít. Haec ergo 
Virgo beatissima sanctitnoniaiis puella, Deo timorata atque 
matrímonialiter edocta, anaorum círcjter CFedecim, mente & 
corpore casta , religíoUe !{>udics , castitate firma, docebatur 
á Donato quodam Presbycf fo ab ipsisi mdlmeoltis iDfaDtix* 
ut fateretiw-Cbristunr aorpUus quam □égarctV'& indívisam 
Trlnitatem qux Deus est , mentís integrieate confitéretur : oi- 
hilque aliud iaterioríi homiiiisoffic¡o,peragebst, oisí ut Do- 
mino omnipoteati , cui toUi fuerat. devotione súbita , intre- 
pidicordis instantia deserviré!. QueedumiadolesceQtix aonos 
fuisset Ingi^essAf majafí>ctieduHtatiscEtitu robustior fídem quam 
sancta devotione conceperat, ániitno fortiore servabat: .vov&- 
rat enim animam soaiH Domino f eamque ^ro Christo poneré 
contendebat, á qua desiderati palmam martjrrü inventuram 
se felicius congaudebat- Papa (i) napiqae ipsius erat nomine 
Liberias. Muse beata. Eulalia habebat Patrem. 

(i) Codicsj alii Piter. 



.'^' Igieur'dum ab scdeíatíssimb Calpurniaiio ChrisUanis 
persecutio fuisset impo^ita^ft passionis dies . supervebisset, 
^rtuita Eulalia beatissima jcmrb Ál incplia ProviñclBe Lusitana 
fi&uro.loQgiusab u>rbewinilUar»trioeisimo íkt^^ octavQ üUv^ 
¿meritam in ¥illa erát'oomtbe^fobmtftáno^ia fiaibus PDOVfnón 
fieticse : qüaé dum á quadam sorore pro affectu janctiiiKQÓiaeírp^ 
aHis ad supradictajnpossessÍQiMeinsDamfuisaet evocara, Sóibí^ 
4en)'io< saoctis Dei kudifaxis ;QUin .noon&ssóre Felice &^ oeterís 
Jollín. timéiitihuscasüssiméiinasaretuir^'j^^ 
:«uit.vi)uod EmerítcoisiuM ifrfac^.bosittsi<cdiefltus iatdriíaáéi ¿ & 
:iiuntía;Mni e8t^Bdatafir>£ttlftll8t^pervei»sd ci\m (vehicicf 

jk> publico, qui eam ad Emcfiftam.dediBi^erent : ibiqcle^m p^ 
tFein suum Liberiurii oum oetarisGonSeásdribúsiin carbéi'eesié 
*]i9trii3O6aQaq«cogQit<0^:EjSlaUaÍi¿áttfsimaíl2?ia adpasstoiieni pro» 
}«Ha¡t^ip9l^^protiqb^€íi>iifeKefB:&ittto¿¡i^^ 
4[i^(ü jUssii apKMftj N<kn: il)«ii3C»ogi?4i9Értttnef ifij^ nonqpatttluné^ 
oü jE(btiadaotisi(x).eMfnii v'jtoo^pKaxdiHimxlttiamDitak ^^orrvocaf 
mt¿ QíKeium^ v^rifejitetÁi^aosi^i jskidiv<>te>'^ taikiyí Ijloriimí 
4esttMta toto'^aaimo fisaitiabat^Jutrai iieti poaset^i tdnri' kUigoii 
iter ikl^rafUAun fatíoaoi. oftnte ttansíganetcr 9í\'tí^ ^ípsom urgebii: 
4BiiliQoem^i ittrmiMtacfi^ttmebibuUi^) 0ntiÍ.^ino«tSteifeafi^ 
itiar6h:l!r«e,$f&baCr yer(^t«ija«mit ateto ::bíq(>e> 0pimHrfciftH!|i iUiiÜ 
•convicgiuaiis ejus^i.&^Gunillef agereotdixih. beata fiolaltaxMoí^ 
itum tibi.sit ddnuQ'a'Saroa iy iquia noVhsima vAdoii ted ^íor p» 
4áv ¿i&aiaifíciiim[dstri:aífiiii ^eaiapr^^diserat Éulaliai^. 1: r 

3 Cam Acg;p^l3okayttr)StterkeiteíiU)itaructá 
«bfatadBi¿aHa.,^i)bviaArb9ai!4aiéaiis :>Jii¿<«$v & dixtt^af^ ^ené 
-yefiisii:iiUa*^ v^e ithiJiiTifica?^ uili:;i^íyerjQf'|iosate. Cui respoodit 
•B. £u)al¡!at &^dix¡t:r)Augeatf.tib^OMohiiia;afioosr, nan\rego 
•pM CbrisM DMEiiqo3mto.mDrildt»id^ro.^Et^peftraQsiitiaiViB^ 
flockate v^biQUJi&^Qufo} .nsspiotcSIs íjud^ua-vidit Mufini^^vA 
::COQi^taQiem w&tttLflaiQoíaita igiii^<.sfiaptfik6titéM|ue dertirif:(4) 
íMWí ih^UexitiiquoáAtigelt Dei jatn protiegfitbantie^Qi ; & ideo 
-voluii; Domiiii^ hoc mirácuAum. }ud«b ostemlere.^iitiluriBia 



(i) Votti ábuniamia. (s) Cóíitx 2\tet clanrum tmcmimbas. (3) Pe-« 
dest^m PrudeoihM it^r confécine teStttOr* (4) -Itt ood^ membí alUceas 
apud Auctorem : ¿lii in tali. 



N 



400 ActM ^IMttiítyjti^^ 
cdrdis eorumii^eñs^talVideréi'aiagñalta Chrísti. Sed BJ Etf1a« 
)ia fíde plena, ^b spootead forum pervebit. Tudc rumarcu* 
citrxit per vícinas fbii\pafke&,&ifacU'esciturí!)aí iíitn^A^^ 
(>c)!íi)getis ninsis^iilacimí^/doíiibisbá^:^ riemaó^ret. Talli 
niim\/enáit< £srai¿ ísanctióiotriséi, Sc'faoieí S; £tiláli¿e ; ut dttítiei 
fipeicieasmm urbis liabit^taiKsr^dadveiiítum B« Eulalia eco- 
•Mcdltcpr^ utia CQjtisramem pe«ád»ant ^veré verounam &? Pré¿ 
vJRole ipsius SéaaiTÍceflk a)tqtm habkatrtcétii-videreot cumPí^ 
«kteiiénnuiaDteiiiuStauttiiiqiCQ dB)oaentiixtiatuin esv CatpiímiaAó 
£r£ikkéi^dGHfi«itUüiaiBÍtáiiixi,.qld7Í Mak4n3iáitcrr1m^éf:;$tar¿ ft 

fuerfiéamcove/ fuésnaadJrootils.iquperacéiiAoafem'i^ 
«qiiemCdlffúrñiaiium^parUixíipeinlairDbjtatis:; &i 

S.'£uihiJia cohifitiís laaáfía^re fion;oessac. Non illam dirá vox, 
fuurcnieneai^^qi^QU^V *nonuurbidíw::afft(auM;á;|irDpoií%o poMitf- 
«bidjyüibfniovic: TiEidjdc^i£U^:Gstiv^ibU^^ iaimitUfii 4^ sute 
tecihOfiqpra^ádeflftemncfOceai^ déviñfoeret ac tic. Gát- 

^HirnianQ^ 4ntlraífiídixíii^^u<r ibgrcdiexisiiirbeta ioimice füsii éx:» 
ireAkie Qiiiá-p^iequ^.^Chiwtiaaosv^tt^^^ perderte vii^ÍÁe^ 
fieí? Oí^m'Riusl me dobaít in YíC rítate s tía: nec aofere^ á me cas^ 
ikiuf^m ine(irrt,i^iií: i)dti-9(^uee$ad]9iraaeiscíammcs)xn«=G^^ 
•niaoirsJBrkstfsridfxiii^iO i9JñaHtuia,':arnteqxiadncyr^ florewiktti^ 
iüiifJb 'perd&fetqQa^f$£ataítta'b0Maipespondi( i &go annorum 
mrik xrí^cttéih €#edcdim : puüas te iDfámiam' meam tufo piosse ten- 
«areturbare? mfiicit ttilhi haec^transícoria vicá: ^ <fúiá térrenk 
vitx blandtinentis^Qoh ái^ifitiotci altti^m iururMí>íbeatain ex^ 

rcta|VÍtani,-quaibcíatf(Vr^4dirá'44¿lnittsrti« éffi^ mi::; j. 
4Í Calpurniánus' f^kais áixlUv\sw té váaitas misdra^on ie- 
tlQoac. Accede Sí 'ai|c tífica ^^Ka .^ecühdum irnperiale pra^cejí- 
tQmvquo possis^tdrme^iu ei^defe .^honórabi, atqúe spoo'*- 
mim 'divitem ppottaéreri. Bulalus beata respondií^ Habeo spon* 
mina dintem v ¡mmortaierii 'Cíitístum ^ (falte mdsqu^ ^pewtsK 
^'patl-em» tuQm dfabptüm^ qui dicitur 8ataña«. Tune jossic 
díraises, rut iri carcerem: ifíitteretur. Prius t^men^ coepit eam 
jvocaoíe »df se ,'& blandís ' vérbis & deceptiosis ¿persujidere vo^- 
lens dicebat: Considera infantiam tuam: aspice temetipsam: 



-•/: 



'¿ ^(i) Cod&ii Sma«agdlnus ToL hanmam^ miiUituio imummMUs^ & mgeks 
nimis, (2) Coáez hltet á proposita fassione '^ - • -tuJ.?* r. ... 



EtpaSa Sagrada. ApAuSeea^^. 4(ri . 

'miserere tüi : vade thurifíca ,* ut vivere po'ssiá Beete Vero E\^ 
lalia íide' plena ^virtute firma, usqtfr ad finem »mortís cormeáf- 
ta nao timens ita respondit : Christiana surtf} pon faciam¿ Tixrib 
Calpurnianus túrbido furore succensus, putaña pudicitiaoi 
Virginis more ínfantiae turbari á tei;go corporis emendari jubet 
<t) per officium tortori$ eam catomari. [*) Cumque catomar6- 
tur^corpusque tjué delicatum ac sanctumiUataa cardes ac ver/- 
l>era (a) aequo animfo ^ustineret , cobfidens in nagoa gloria Do-> 
ininl constanter aC forticer maledicebat • Regem & Caesarem 
úum diís suis. Angeli vero Domini protegébant B.Eulalíam^'*') 
Sic enim credebat amarissimus Judex se exprimere posse (3) 
i}uod quaereret, si pudioam Virgioem fbedius verberasset. Quf 
beatissima dnm his verberibut laceraretur , atque talia precia^ 
naret, ad aures Pnesidis pervenerunt qux beata dixetaC(£til^t» 
lia. Ipse quoque eam ad se vocari praecepit. Et aspioíeas in 
eam decoris & pttlchritudinis speciem , (4} iofantic ejus *qua- 
•i misericordem se profereosdixit: Quid tibi prodestí' Acce- 
de & sacrifica /& düB immolá, ac declina mortis.opera^ ($} 
Sed B. Eulalia dum primris velrbéribus iacerata fiaissec, Calpuc^i 
¿iano dixit^ Quid tibi prodest miser ; quod honestatem raeam 
insana temptasti of dinatiooe nudari i Corpus quídem meum 
habes in potestate: aoimam vero meam in potestate habere 
Aoo potest, nisi solus Deus qui eam mihi dedíu 
' S Tuno Calpurniaifus dum videret in primar vepbertbus 
suum dtspositum minime profecisseyB. £ulali«dixk:.Quaeest 
iMa , rogo, cotiStbntiaVqdahi.qmbusdam cognosceris adeptaní 
ftiisse prxstigiis , & ad laud^m generis tui diis despicis immdV 
lare? Sed B. Eulalia ex totocordein Domino con fidens^ea-^ 
dem Prs^idi qué Jam foerát locutá respoodens ait: Cur me 
jtfctrrogas} Sepias (6) dixi & dico tibi: Quod^ vis & quod dir 

'f f ) IkaCbdtx Smanlgdfmis. Frantíseantas : á tergú 9Mf^$ juba pet ipffqium 
mtat&rh eam caíénarí. Cod; apud Atfctoreoit puiiehisrp. virgintí mort inf^ntim 
d terg^fiorparif mfin4ariijubit &c. (s) Sif Cod.apttd A^ic^yVMf* i^^^^^ ctgdisver^ 
hera. (**) Si parenthesiquaBasteñacissuntnotatacircuníscripseris/práecedentía 
subsequentibusconcinere animadvertes. (3) ItaCod. Franciacahus. Smarag. Wi- 
fiíre poM. (4)Ood. Auciorft: ¡n imdecíoi'in^ &ft$hrkuiinim & fpt€Wñ.,^i^gn 
cbmnrfrvifU. Ai^i^'^c. f^ Aljil Códice», d.m»rtíf ^era. (6) MembijitQaceiia 
apud Auct. Codex : Cur me interrogat fafiusl Dixi &c, 

Tom. XIII. JEeé 



/ 



4Q2 JctM Hei Martyrh dé S. Eutitlia. 

«¡s oflMiiidíiiétaüciOf^ quiaChr istia na Mm, £|t ut omok sclas: 
-Regea vestrrnicnmtdih stiís maledixi & maledico. Cumque hoc 
:Pr¿ses^^aéiliset9^cie stotentia danda puellac morana faceret, 
Eulalia Virgo beata perseverans íq constantia audactér pleca 
fide& tiberaliter [edoctal(r)ita ut<:uncti (^) audireot dixit: 
Caipurniane daséntetiüam; Regibus enim tuis & diis eorum^ 
eadem qi» s^piusfdixi repeto ^ &. maledixi , & maledico* His 
verbis auditis 'beateVlrgints exacerbatustíst vehemepter^fii 
accensuj) Calpurolanu»' furbr e 0imio jutoit sibi sequeoti die 
apiari tribunal ia foro. Tune pr«cepit ex sententia, B. Vit'- 
finem cruciari^ & vivam flammis ctemari. Cui B. Eulalia rea-* 
poodit: Non timeo minas tuaft: pdtens est enim Dk>miaus meus« 
qui mihi io primia verberibus tuisí tolerantiam tribi»it,&ab 
igne quei» duoc praeparas illarsam. conservare* Calpurnianua 
dixit t Multuoi^me comnaoves: & adhuc tuit misereor infantiae^ 
Eulalia beata respondit^Misereatur mthi Domíuus, nam qualis 
est misericordia tua maledicte? CalpurnianusPrxsesmiUtibus 
suis dixit: Date: fustes de arboñbus madefoctos cum stirpibus 
auis, & expoliantes* eam pr^nttam codite. (3) Eulalia beata 
dixit : Haec sunt minx tuae iaiquissime: nihil mihi noces^ sed 
magis confortas. Calpuraiaúus Preses dixit : Afierte oleum, 81 
succendite: & oleo candente; ejus mammillas perfundite. Eu« 
lalía beata respondit : Amplificavit me frígidas jgnis tuus^ ¿c 
oleum caodens non me callefeoit , sed callefecit me charitas 
Chrísti , quém quaeró videre^./ 

:^ 6 Calfurnianus Pr«és .dixit :Aiferte mihi calcem vivam« 
ft illic eám mergite, & aquam saperfundite« Eulalia beata rea^ 
pondit: Trucidet te ignis a^ternus i» qoemadmodum trucidare 
disposiiisti pueliam Dei. Auxjliahitur mibl Oosminus , & de 
mambus 4uís liberabit me , quia^nóii pr^ntiie^sed praChrisId 
has patior panas. Calpurni^nus Prxses dixit : Flumbo ollam 
•niplirtev & vehementer caUefactum:aiiie eam afierte^ & so- 
}>er lectum ferreum nudám sternite. Primum quidem illi poeoam 
t>steúciite, si forte cofivertatur ad dees: & si sacrificare no- 



'.r • . 



(i) Deest m alils God« (a) Ita Cod. Auctor FiMciictnia ^nmuSmu^ 
H9i. (3) Cod. Smarag. m4Mfti€íot ,& cémMJfpIbmjuis^xfoliéme/ tímmdam 



/ España Serrada. Jfyénéce 3.^ 401; 

loerftvltá eahí perflindite. Eulalia vero beata « qua& qüocídúr 
benedictí Tyrsí passiooem legebat 9 amplissimo magis rQbpr^ti 
arderé ^ cum poeoam ante se oblatam vldisset ^dixít : Deus \tw 
rax veni ad liberaiutum ancillam tuam :. credo eoim q(iG4 qui 
benedicco Tyrsocadtiué gentili misertus es.» & ad.te etimcoo- 
^ertisti, ita& me conucftas. Et contiauoobstupuit pltiinbyai: 
manus quidem tenentium ostalabat <» ad beatam vero Eulaliam 
frigidotn perveniebat. Tune Calpurníanus nimia furore arrep? 
tus dixit milittbus suis: Virgasafl[erte, & cerdeares eamift^g- 
mentum textule exhibtce, &ejtts plagas frícate* £tflarl|aibea-r 
ta respondit: Miserere Domine Jesu cSiriste ancU^;t^«^XlQ ia^ 
firmes cor meam, sed magis conforta , quia:gehen»ani<^uxrQ. 
evaderé, & ad te pervenire, qui unus & triqus es, qui vitam 
tribuís seternam. Calpurnianus Praeses dixit: Misera oonsul^ 
tibiantequam extermineris , & sacrifica diis. Eulalia beata dlT 
xit : Sacriftcá tu , & omnes asbtentes tibi diis vestris : ego aiir 
tem sacriíicabo Deo meo bostiam vivam me ofereos illi , sicuc 
& itlé pro me oblatus est^ ut nos de potestate tenebrarum» ^ 
de imperio diaboli liberaret. Nam dii vestri quibus poterunc 
sacrifíciis honoraria quós scimus vanitate supersticionis vestrae^ 
aut aere conflatos, autlapidibus sculptos, aut alus metallorum, 
generibus figúralos? Qui propterea á Christianis non recir 
piuntur , quia nisi á vpbis habeant custodiam^ se custodire non 
possunt. 

7 Calpurnianus Praeses dixit: K érgo Deus est in quem cre« 
dis, quomodo ut homo io térra passionem sustinuit. Eulalia 
beata respondit: Suscepit qujjiehí passionem» ut hom^'v.qtti^ 
hominem propter nos indiiit, & pro nbstra siJute jeryil««i 
formam assumpsit, ut nos adiibertatem perduceret. Calpur^ 
níanus Preses dixit : Infírmatte cogitatio tua: egoimc non U«; 
beoter audio. Accede & sacrifica diis , ne forte ampliora ubi 
parentur tormenta. B. Eulalia subridens aitrTunc mea vota» 
magis adjubas , quando mihi ampliora infers tormenta: (he 
quod cogitas, ut me in ómnibus in Chris^to facías essie victr^ 
cem. Calpurnianus Praeses dixit: Ego te ínvictam numquam* 
dimittam , sed gravissimis tormentis afficiam. Eulalia beat4i 
respondit : Vincere me non potes , quia vincit in me qui pug* 
nat pro me. Calpurnianus praeses dixlt: Candelas incendite,;& 

Eee a 



4b4 ^ctas del Martirio deS. :'Eu(kfHa. 

&d getioa: ejus ponite. Eulalia beata resfwndtt : UstultftQiii est 
Corpus meuin^& fortis ioveota sutn: Sal jube mitti, ut pie- 
nius in Chrrsto possit esse conditum. Tuac Calpurolaous Prae- 
se3 df^boHco furore arrepiusdiicit : O Caraifices caminum «uc« 
cendité, & illuc eam mittite daúec'deficiiit. Succeoditor ergo 
bamiiius secuQdutn preeceptum Pratsid^s : ducitur puella & ia 
camlnuni mittitur ^ atqne psallere ia fornace coepit , ac dícere: 
Aüdiicentur Regí virgtoes postea miproxims ejus adduceotur 
io l^itia &i exultatíone» Calpurmaaus Frieses ante fores deam» 
bulaJt pr^orii, quia próximas locus erat, ubi fbroax arde--- 
bftt. GiimquéSanctatn Eulaliam Virginem audisset psalleotem 
ait sUhf^'Puravicti sumus : baec Virgo perdurat io malis« Sed ne 
gloríari se putet^ educité eatn, & scurronem videte^ & deda- 
catur antequatn patiatur decalvata & disciucta per (Hiblicunit 
ut ejus Virgtnitas reveletur. Cumque hsec B. Eulalia audisset, 
itti respondtt: Licet (i) ¡gnomiaiaoi in térra sustioeam decaU 
Vata<& discincta^ ut ad deformiCatem perveaiam^ oovi pro qua 
boG patior : ille scit quemadmodum boc á te exigat iaimice 
justítfse. Calpurniaaus Prxses dixit : Ergo si times ad deformi- 
tatem venire, accede & immola diis. Eulalia beata respoodit: 
Bgo jam immolo Deo meo sacrificium laudis^&victimaiii ju- 
bilationis* Tune Cal puraiaous excita tus crudelissima volunta* 
te dixit Carnificibus sms: In equuleo imponatur, &flammts 
ex utraque parte appositis comburatur. Quam Virgo beata 
sententiaoi audiens , psallens ita dicebat.: Probasti me Deus, 
igne me examioasti ^ & non est inventa in me iniquttas. El 
axuk^bdt in Domino. Angeles qjuidem jam videbat sibi assis- 
Rnte^ V ^edpássionfis ipsius peirfectioném sperabant. Tune pro , 
camp caprlUs^suÍH spíFraenata ad passionem perducitur: & cum 
ad locumvpa^aionls eoctra ut bem pervenisset , nianibus suis ves- 
tem suam ipsa sibi exuens quaestiooariis tradidit. Sane ptd^ 
cinotorium sibi tañtummodo pro pudoris aspectu ad tegumen 
sui femorís reservavit. Et cum in equuleo imponeretur, ex- 
tendiíurv'torquetur^flageUatur : & distentís membrís corpus 
crescebat ad poenam. Sed quia Chrístum in victoria fatebatur, 
ñúWít poter'at tormenta sentiré. Nec tanta suppliciorum atro- 

i (i) Smarag. ¡iceat.*, fiovh emm fr§ fue faisotm 



España' SUgráia. ApénÜce a. 40 j; 

<^tate qüievit iogeaiosa crudelitas. Nam qorpus puells depii^ 
tati^ duobus militibus utrtsqué lateribus beatissitnae Martyrii 
suppositis flammarum facibus jussic aduri^ & post ignis com* 
bustiooem majori tormentoruin genere sane t a membra censuic 
atrocitate disciscere. Cui& Eulalia martyr adacta ludibriis 
tormeotorum dhcit: Quid prodest Calpurniane, quod tus crp-* 
d^lhatis sievitiam íq me exercere voluiscH Minas & supplicia 
tua non pertímesco. Christianam me & Deo devotam fateor. 
Nota tibi sit facies mea, ut dum ante tiibunal Domini mei 
Jesu-Christi tempore sui judicii venerimus , recognoscas fa* 
ciem. meam id illa die, & debitam pro tuis consequaris merir 
tis ultionem. Multi territi &^compuncti corde his verbis au-- 
ditis beats martyris Eulalias abidolis recesseruati& in Domi- 
no crediderunt. 

.8 Post haec ergo B. Eulalia diversis generibus tormentonim 
macérate , pendens in Crnce super his ómnibus glotiabatur 
cemmemorans se ípsam.in quibus se ab iofaotia píxparaverat. 
Ómnibus se audientibus etiam dicebat : Credi oportet uoum 
,verum Deum Patrem Cselestem, & verum Jesum-Christum fi* 
lium ejus omnipotentem cum SpirituSancto adorandum coníír« 
mabat ^ qu^ est benedictus in sécula. Sicque b. Eulalia gloriosa 
in suo agone festinans ad Dominum quo celerius.ire propera* 
bat, & flamma ignis ex utraque parte appositaaperto ore suo 
vim rapuit &bausit incendium. Quo facto ex ore ejus in spe* 
cié columbas in conspectu omnium Sanctx martyris spiritvs 
migravir ad Caelum, scilicel qui martyrem Christi caelestibus 
sedibus nuntiaret. O digna martyr quae tam gratissímum Spec- 
taculum Civibus prsobuisti, ut praeterita vinceres, praesentia 
roborares, sequentia perdoceres. Cujus beatum corpus inte- 
grum & illassum per triduum jussu Praesidis pepen^ in ligno. 
Ita nequissimus credebat stultitia crudelitatis súae se posse, 
vel defunctam vinceré, quam viventem superaie non pctuit. 
Sed cui humana fuerant obsequia denegata^caelestia pcrdivi- 
nam largitatem aíFuerunt merita concessa : naro nix desuper 
puellx Corpus adspersit: quod & fortitudini profuii &decori, 
ut crines^ ejus *quos littorum sanguinolenta nianus dciuipave- 
rat , adspersa caelestia dona adornare nt. Rst ómnibus uotum 
Eulaiiam beatissimam etiam hlc jam xecepisse &ui laboris mcr« 



4o5 Actas del Murtyrh de S. Euldiia. 

cedem , ut Corpus ejus quod ex utraque parte adpositus Igali 
ardoris suiiocendio conflagraverat ; nivali candore coopera 
tum divina gratia dealba ret. Furtim ítaque á Christiaois cor- 
pos ejus auferiur, & cum omni revereotia sepelitur. Ad cu^ 
jus sepulturatn vexati veniuDt & curántur. Mox ergo ubi po» 
sica fuerat, Doaacus&PeUx Saacti accesserunt ^ qui& io coa*>* 
fessione unánimes fuerant , & gloriosa ejus vestigia per con* 
fessionis gratiam erant secuturí. Cui cum alacritate &iogen« 
ti éxultacione animi B. Félix ait : Martyrii palmam prima tu 
domina meruisti. Sed B. Eulalia rultu veluti subridens jam de 
Victoree sus erat laude secura, sed de comitatus quidem salu« 
te solicita. Cognoscite inauditam fratres & admirabilem V\i^ 
ginis passionem, quam gloríss geminara palma provexit ad 
regnum , ut prlmítm hostem carnis vinceret ^ post adversaríum 
fidei superaret Ib devotiotie iaudabilis , ih confessiooe feliclor. 
Sexagesimum fructum virginitatis; clarttate promeraít , oestes 
simum adepta est dighitate martyrii. Ut priorum merita deco- 
raret, prxsentes armavit ad fidem, & posteris credulitatik 
exempla monstravit. Regnante Domino nostro Jesu-Christa» 
qui martyrem suam süscepit in pace. Cui est honor & gloria, 
virtus & potestas in seecula saecuiorum. Amen. ExpUcit Passio 
Sanctae Eulaltat Virginis. 



.-EfpaXa 'Sagrada. JpAuSce a: 4of 

SANCXT GREGORn TURON£NSI$. 

r 

DE SANCTA EULALIA. 
E» Uhro j. de Gloria Martyrum, Cap. XCL 



Ei 



lUhtlia gloriosa apud Emeritam urbem passa, magnum 
«üraculum ia die Immolatíonts 3U« populis profert. 3unt igi* 
tur ante ejus altare, quo saocta membra teguntur , tres ar« 
bores^ sed ignarus ego cujus siot generis: cumque jam medio 
meDse décimo/ quando ejua passi^^ celebratur, siat ab omni 
áoUorkim <decore nudat», ea die lolucesceDte ca^lo, io modum 
columbas alítis flores proferunt suavttatisv scilicet quod sanc- 
tus eju^spiritus ki -columbee specie peoetraverit c^los, & quod 
beatum ejus corpusculum^ jam cixanime vestilpusque oudatüm^ 
wAx Cislitus decidua molU vellera, conü^xisset. Quod miraculum 
ai soUta arbore$ protulerint libértate^ scit populus sibi annum 
yéi prsssuris vacuum , vel f^ugibuft^pleoum• Quod si tardiua 
flores ex more parueriot , cognoscit plebs sua hoc ííeri ooxa: 
iiam priusquim erumpant , querula ad sepulchrum. Martyrist 
ac moestaidecumbjt , deprécaos ut solitam promereatur coas» 
picere gratiamMed oec psallendo procedk, ú hxc maitifes* 
tata non fueriot c si {dacatur Martyr á lacrymit plebis, emer* 
gunt protinus ex arbodbus gemmei flof es , qui odorem necta* 
reum respirantes, animi moestitiam & adventu laetificent , & 
reficiant suavitate. JDehioc diligenter collecti , & in basilicam 
Sacerdod delati, processio cum gaudiocelebiatuí: uam & boa 
flores sarpáúa^infir mis prodesse cognotimus* 

* ' • i , A 



u t 






4o8 Pfi'^Ugio acerca <k S. ^íaña. 

PRIVILEGIO DEL GRAN MAESOEREi DEL 

Orden de Santiage , en que se supone el cuerpd^ de 
Santa Eulalia en Marida en el siglo XIT. 

JLIoN Lorenzo Suarés de Figueroa^ pot iá gradia deDioSi 
Maestréele la Orden de la Caballería de Santiago «^ár to- 
dos ios Comendadores; é Prior, é su Lagartebíeote^ é i to- 
dos los Concejos, é Alcaldes, y Alcaydes, é Oficiales^ é luy- 
mes buenos de todas las Villas , y Lugares que Nos, ¿ nuestra 
Orden habernos en tierra de León, con las Vicarías de Santa 
María de Tudia, éde Reyna, é de Mérida, é Montaoches, é 
con la nuestra Villa d^Xeréz , é á^\o$ Vicarios de las didiat 
Vicarías, é á sus- Lugartenientes , é a todos los Clérigos, Cu^ 
ras, y Capellanes de tbdas las dichas nuestras. Villas, y Luga* 
Tes, é qualqtlle^^ 6 qualesquier de vos á quien esta nuestra Car- 
ta fuere mostrada ; o el traslado de día signado de Escribano 
Público, salud como á aquellos 'túfele mnciio amamos, é para 
quien querríamos que Dios diese mucha honra , y buena vea- 
tura, ansí en los* cuerpos Gk>mo en las animasé Hacemos vos sa* 
ber, qué por quanto el cuerpo de la Virgen Martyr Sefiora 
Santa Olalla vace- enterrado en la m Iglesia de la dicha nuesr 
tra Villa de IVÍérida-, é la' dicha Iglesia ha muchas perdonanzají 
dadas por los Padres Sati tos de luengo tieoipo acá, lo qual vos 
s^rá mostrado por recaudo cierto. Y < por quanto en aágunós 
tiempos anduvieron tsís sus demandas , é vacines por la dicha 
liuestra tierra, é anclen testamentos, conoo en otras cosas eran 
mandadas,, y dadas limosnas paira la Obra deiladichalglesíá 
de Santa Olalla, la quat era bien peoveíd^4e lo que;l^al»a rae*^ 
nester, y esto ha cesado de se mandar por negligencia de al- 
gunos Vitarlos que habían de haber en cura la dicha Iglesia^ 
por quanto la dicha Iglesia habla asaz de ayudas, é limosnas 
comunalmente de la dicha Villa de Mérida , y de su termino; 
y por quanto ahora con las limosnas de la dicha Villa no se 
podria proveer, ni mantener la dicha obra , por ser muy eos- 
tosas las Obras de ella, de que cada un dia son menester. E 
otrosí por la dicha Villa de Mérida ser muy yerma^ é despo* 



^ y^eso ±Hm6 m térmíao',, por las gr&ttd«i gpefta$^ é 
mortalidades^ qóesabedes que han pasado ^é pasan :^^r resto 
é por otras muchas razones es forzado de sé pedir ahora limqs* 
oa por esta dicha nuestra tierra parala obra 4 é reparamiento 
de la dicha Iglesia» sobre lo qoal Pedro Maftinez nuestro Flef^ 
re/ Vicario de 'la dicha nuestra Villa de Mérída, vos envía 
mostrar las pérdonanzas que la dicha Iglesia tienen según vé- 
rede^ porque vos mandamos que pues esto es servicio de Dios» 
que hayades^n vuestra guarda, y encomienda á los que vos 
mostraren las tales pérdonanzas , y las Cartas del dicho núes* 
tro Viciarlo. E ansi en las Iglesias y en los Pueblos las reciba-; 
4e&.muy tMcn^ ébenígoaraeote, de maiaer^ ^e.ca¿a unp^haga 
su limosna por amor de Dios, é de aquella Virgen Señora San- 
ta Olalla que en 4a diofaa Tglesia t(stá. Otrosi mandamos á vos 
los dichos Cl^cígDs , Curjis , é Cape^anes y que qitiando diere- 
des vuestras penitencias , que aconsejedes á los que se á vos 
COhfesaren ^ que ^spe^sen é hdgan\lÍi|QOsiia á I4 4<<fhf ^e^oia 
Santa Olajla. E oirosi 9 que tengades cargo de faa^r oración 
quando hicieredíes las picaríais á vueltas 4e las que ni facedes 
por los Cofrades y Cofradás, é biénñéchores de la obra de la 
dicha Iglesia: é mandamos eso mismo á todos los nuestros Es- 
críbanos Públicos de la dicha núestfa tierra , é vuestros escir* 
sadores que amuestren luego ios registros de los Testameiitoa 
qoé por VM han pasado , y pasaren al que .esta< defnanda pro^ 
curare é recaudaret parque si hallare que algo.es mdndado á 
la dicha Iglesia, que lo puedan cobrar. E otrosi^ quando htpi^-* 
redes los Testamentos, que seades avisados en preguntar 4 los 
que los hicieren si quisieren algo dar^ ó mandar á la dicha 
Iglesia^ porque ú lo mandaren lo escribades .con lo otro en el 
Testamento contenido* Otrosi,que coosintades andar sus va- 
cines é demandas, é vos membredes al hacer vuestros Testa** 
montos , porque le mandedes alguna cosa , ana! como lo hace- 
des á los otros, porque la dicha Iglesiahaya limosna , y pueda 
ner reparada, añsi en los Ornamentos y eoda Obca t como en 
otras, cosas que le son necesarias^ y en íesto haredes gran ser-^ 
viok> á Dios , é á Nos especial placel? ,,|por la. g;ran deyocion, 
que en aquella Señora -tenemos; £ los, unos, ni los otros nofl^ 
fagades ende al por alguna manera^ sino stá, ciertos^ 4ti9 4ual^ 
Tom.XUl. Fff 



\ 



4^9 ^eiSi s¿inv,0»4By: ^emm^^ 

f Un, si nFieyre fu^ce^ queige.ío detniíiid^^efnos coo Píqs, é coa 
ótdeú^,é'B\Seg)í9l^l cuerpo, é alo qife tuviere Nos tornare* 
mos {lor ello. E desto ma^d^mo^ dar esia nuestra Carta fírina* 
da de nuestro notnbre, é sellada con -puestro sellp pendiente. 
Dada en U luiestra'VUla deX.l(ereoa á die? dias del caes de De«* 
cíembí^ apo del aKjmieñto djejiuestco Señor ¡JesunCb^hto de 
mii y tfuairocientos faoos« Np^rel Maestra. Yo Rpi Mariioe^ 
Escribano de mil^fior el Maestre, la fice escribir por su mao* 
dado. 






L^/ íi' ,1 







ni. 

ORATIONES EX MISSALr QOTHICO 

hi^stü) Sáñctorunní Martyrum SerVandi & 
*' Gefnmni : defimo Ka/. No'ó. ' 






• ' tí» 






Oftff /a dicta 



G 



LorÍ(i9ii:MaKtytum.Servandf & GerokaAt'fratres charissifm 
tiaec dies'ttiuxit V lo qua ipsohun bperatio fru^uosalaboris, su- 
premo gladii ictu iovecu est in supernis Dominum Deum igi- 
tur In hóruin passiooe laudantes rogamus, ut qui ilBorum ins- 
tructione ^uamplurimaidolonum sacra comminuit; nos eisdeai 
ihtertenftentibns , caloré fidei facial ¿unpliarL. Qf. Anteo. 

. í . í ' ^lia.Oratia. 

' Dbos qui Sanctis tuis Servando & Germano taotam gratíam 
iti j9á.<Bione dedisti^ ut insigniier apertum íidei vincerent hos* 
#em: ^u^ pfjttitim^pfri^uatiteria se bella corporis sui:devicis« 
sent; j>rdhbe« tiobie attxíIluiTr de tuaipifitaie ficmissiniíim, quo 
mucTiti á!qúé^wiMiflCCi, ArtrelKlIehxem*spiriiu^ caraetn vaiea- 
jftus compescef^e^ & nbsipsok intrépidos' siudtemüs^ bellis spi* 
fít^aSibu» pr^eparare. l^:^ Amen. ^ ^ 



Bipíífta S^t}Mt, - jl^'néHc^^'^. 



/fut 



Ad pacem. Oratk. 



t ■ 



A /Hfus 4^i'MartyMt|[iituorufti cor pora Uoiuk j^brúe reif^vn^t;- 
ratiooe iodivisé frueotiav divUis ia regíonibu3 Ioceds, & Ser- 
vandum^Giidlka'iK) sítoi' doñas, ^.Gerínanum EmeHtensiuta 
civibus accomodas ; prsesta nobis« ut gratiae tu» luce inlumipt- 
ti/& corporaliter divisi, unitatein retentemus dulc&dliiis, &e 
collecti íti uoiim reduademus muñere cbaricatii» Q?» Chorm 



AmeiL 



's 



Jfüath. 



Digaum Ik jostutn «t: alquum veré & salutare est ^ no» tibí 
l^ratías agere Domine Sánete Pater «terne Omni potens Deus^ 
per Chrjstom Domiñum nostrum, pro quo beata Martyres Ser- 
«^n4ai 6t Gtrinanas Corporaliter' accesskt., afames Y vincula, 
carceresque vicerunt. Hds vita felfx invtctor réddít id poeaat 
tefmiles in conscientla^probabiteiiadoctrina^Hi predican t ido- 
lorám sacra subvertí % ii solum adorandum Chrístum Fiiium 
Dei. Post primara igitur qaakn meruerunt de triumpfaato b9s- 
te vietoriam, rursus ad úngulas & tormenta ^ rulrfusqne.ad pos- 
au^rapiuñtur fttque supplicia« Non bos labor. itinerisy. non to^ 
iangustatio cárcerts, non totius inlaítse terrueruot supplicia pas- 
sionht €f)^d ambocampun^ fídeiconstanter adgressi, quoílmer» 
cati sunt iide, adepti sunt passione*- EiCceperunt^ quippe sacxis 
coruscunKrervicfbus gladium: 8t'pro tuo Deiis nomine virili- 
ter animas posneúctt. Sicque* parili alter noijue. inysterao , dum 
divisi sacris ttiinrant corpo^tbilt t6>rtts ii indiviso merHoruto 
«suffiragio,^ beneficia largíatttinrpoipiais!& coronas^ Unígeoi- 
ti tui concedente clemenito^cuí mérito bnhínes AogtíU noocea* 
sant clamare , ita diceates ; 1^. Sane tas , &c. 



/ 



Fffa 



i ' 



I 4 






y • 



■'V 



\ 



/ 



VITA ET PASSIO 

SÁNCTORÜM SE,RVANI>I^ £T G£BMA?NI. 

' Ex vBteriius ÉcffUsiarum Uhpimiie Briíiiiarih^ 

JuEatissimi Martyres Servandns et Germanus, quorum pas« 
aionis . clarissimus illuxit dies« ma^ni & nobiles genere, 
cum infra annos habereat ánimos gravea; gratiam ba|Hmiu 
perceperunt: & in nomine JESUvChristi ejictebapt de obsessis 
corporibus dsmptiia, & membra muUorum diverso fessa lan- 
goore curabant. Eorüm verd'.t^nspoTibiis, dum freaieret in 
Chrlstianos sxva per$ecutio, Cuqa^sseiit fortioresalüs^ s^tvio* 
rO' tormenta vincebaat. Tunc.namque in illa p^rsecuiiooe,^ cor- 
aría & nervorum.canjuQCtionf^.graviter diss^Auta^ «ajoces ía 
jChrMti nominis coofes^iü»^ h^beü meruer une. 
>i Post ;teaipestatem veró^ íuroris, & ruinam mukomni , cum 
tespiciente Domino tranquillitate Ecclesise reddita reluxisset 
paxv Señando & Qermacio primúm confessoribus., martyrU 
corona t^t alteram victoria m parabatur. pQstquam ergo di* 
«kti jusáisunt qnicumque in vínQoUst i» p«ni¿, in |orm«nüs» 
-ét in carceribtts eram; Servándus,& G^riru^nu^ dimis^i non ad 
rejfectíonfmtempor^lemaoiaauni relaxábante n^c vitajia nujus 
sseculi ef9f aiiquid qomputabant ^ cum seternaoi á Deo quaere* 
rent'Vka». Simutecüaí itaquq gencHium^ qu« stjulti hominea 
*dcds potábante ctmJilííí íttfUfi ^ fdificüs & aris, penitua dis- 
ifipabant^ ut homínibw fot"» mentís errofemvan^ superstl- 
tionís al}ferrentf&.$iGi¿ducerffotón wisetide mortead vitámt 
% de tenebsí' ad Ciiristi xladritoimum lun)en4. 
^ Plurimi itaque p« eoíS cwperunt fciorrer^ sacra funesta, re«f 
linquentes propter hoc idola, quod confracta, de ómnibus 
Christiartis nulla se poterant arte vindicare, Credebant itaque 
in ChrJstl nomine» cúrrenles ad Ecclesiam Dei, gratias agentes 
Domino jesti-Chrlsto; peccatorum sordibns expiati. Sed hoc 
Quam citius xabulus ingemisclt , invidbs saevit, & iierum in 
pectora judícum teíiiporalium virus serpentium infudit, Jubet 
¡taque judex iniquus,!»! Sanctl martyrcs Servandus & Germa- 



iras rursus rapereatur ad vincula, rursus ad tormenta, quse éx* 
per ti jam vicerant. Noviminé iUam quaqi gloriosam ñituris 
martyribus lovlderat oiortém, coeprt i^uam prixAum ut illis in- 
ferretur optare, quorum operibus justissimis videbat saciña sua 
funesta subversa. j^imvlapte tta9iie ^aabulo 3aocti Martyres 
post confessionts ceronásMti glcKÍc>si\ pulchrius triumpbaturi 
de morte & de zabulo, subjiciuntur vinculis, poenis, dMrisque 
tormentjt /quód iUa simutacra, ad quorum ar^s aaciificate 
contempserant , dissipasent» Sed quemadmodum credere, 
vel excogitare ^)qterat.f^<ocissimus;j^ modóiarerfi- 

cere cupiebat /modo exquisitis poenar\im geoeribuí reserva* 
. iMNt : &, neqiiid. wawsugí , hif.?oi^tMm^ye .^t^m f^Unqu^etut^ 
círculjs ferréis jussit colla ebrum fclAciaxjrcumdari, ^ ligan 

religiosas manus. 

Cum autem Praeses nomine Ví^cor, Vicariam agens p^aie 
Jactaraifti J^% c«i*Ua$q.^mwtetói^e;Prftyf|icí4 il^aátí^m.^ 
IMauritaai» Provinciam pergeret , jiissi^ Mto& Seryanü^up & 
Qermaqum post^.traMyjnculis ferréis ^qüigatos^ oe ab eo«- 

.ttkm cxí(^is aJiqAia. poena. ¿essaret» Át illi duro itineris labore 
graviati, cateoas, famen, sitim, toleraban! , üt de hoste'zábu<<> 

.loO: amplius triumphare<it; ; cuní eain) alii in vinpütis haberent 

jif^qeror/ejn r dpÍQí^m'» ^ g<?RUi?ífti ilí» PWÍfi iiineris. Ipngiorí? 

.$ervmidq & Gerwaw? pr.o ínperftfe; ga^^i^ip^^rat , Jaftitja .pro 

lamentatione. Tan4em ventúm est ad fundum. nom¡Ae JUr^ia* 

BUS-, qui est ín territorio Gaditano. Ibtdém Viator s^ntexitiam 

dedit, ut Servando & Germano carnifíces colla amput^reqt. 

.Ducti ver6 .ad CQUem^nb! est sqblímior \ócus, íbique f>xis ge* 

Dibus tacttd orapt^s, eKceperuot sai^ris cervj^cibus g^ladjnm, oi^ 

.lerent^S: ^e Deo yiictknam ipund.ainj..p muUum beata «te^ra Ga*» 

djtana, quae i^iremio suo beatorutp Martyrum sanguintm sus- 

cepit. Bassi sunt véró pro fíducia veritatis^ sub gloiiosa morte 

viCfim p^rpetuam consequuti^ die Xi Kalendas Noyembris. £0- 

Tuai Cjurpora Cbristiani subs(4>ler:vnt &^peljerunt. SlquideiB 

<?ermani corpus Emeritensis altrii!^ térra suscepit; qu.od juxta 

Kulaliam ,<;ejK^rosque martyresijdatum est fionest¿ ^pylturae. 

iServandi vero corpus in cimiterio Hispalensi ínter justam & 

Rufioam sepultum cum bonore quiescit. 









APÉNDICE IV: 

TARR£ MÓNACHI AD KECCÁREDUH REGfiM 

^ • .' » . . . . I . . ... * ' • .# , , . 

» . . . 

* ^ ' V ' jSissimo Oomihó ffléo Rteccatedo Regí sérvus tuüi 

Tarra iadigous. 

VUífi^'behé s^pttlMd ^piilchrb evülgr; «t saK:uW^hdir& 
tftéf hapfc oiemeodk sic regali^isédíervléfad^ regr«éittiet lügrf- 
l)re, dluiriXrádít quod* nolit jussu ()raecéptít tiaiA ditectus DUblá- 



Tnat JóÁúues: Jesuk in Judiéam iré riolehat i quia Juditi «i* 
occidere volebqnt. Sed licét nfijrsterih effecCá noácadrui^v quia 
iiecáiim venerát hora éjtis* táttttío ^l vita móf tertf devltat, toor- 
tigei'us'títtser'qtíidértí me^tóamí qüi lingais coniitirft^'qtii sem- 
per^sasp!éctlw; qui diéc íriittiétiítoréfri ésííe pufeambsttlunrem me- 
^moriamctilrninis vtístri, éo <3[tíod á Pontífice Tenípli dudum op- 
pressus téndebani ^uo nolens patria puhus factá infandaltbus 
projectua. Sed piuí sosceptbr Dóminus meas absótmdit ^fke in tor 
i^emú&uh suayhí díe ^álortm firotexit mt ^ álcéú^i InsiteMio^ 
& spé ^rit fofUtuda tua, fefecce Domine iilií)et*id Cuo pramo- 
veór nolens dé sUenllo ád clamores, quin etiao» deTrequiead 
labores. Tamen fídeliter moneo jussus obscoenis proverbiis olim 
audicis: Vi cessitíncautús, ne excedat mulctandus t natn dictu 
Prophetae -rite dictirus: Non eeiabé misericordiam tUoM^syna^ 

foso ígttur pitf cli^todé quó (i) & verójübeñte'sübjicior 



» ^ í ■ ' ^ 1 ' 



;¡ i^ 



(i) Códices Regia BiMiothece Ma$rit. & EccUsim Tolet. quod. 



Bspém fygi^aM. )ipéwlt^ 4* 4f$ 

nolens ut stylo digestohactenusclausa igaari pandimus Domi* 
ni dona : i^eique DcMiínOt^nap jfíijrmfa,^ rntUKpeK^aude erec- 
tus, nec^gf quilQq|ora/^4s|Ur|tut'Pj^tn#qu no* 

bis, contra maculóse turpitudínis coitum quo in coetu C9UÍH 
DÍanse (i) monachofrun» cpÍB(][tiina|]Ont]p()Uuta sum iofamatus, 
& crimine pessimafránduiéntér objbct€^,^ut vulbae oborsum 
prcjecerunt indemnaiuní , & luxit superme ^f^pis térra : fion 

plissima noveric tranquillitas vestrai&lsidicam vocem eorum: 
nam tempore omni nuUosub cáelo quolibet gradu virorum lai- 
ci^, ac ^onaehu^^ üllis aceleras ttifQtÍ9iO«Nu$tne;operanteRi 
su^iiAuit faciyiD^ ii^t^quaiQ f^ ip^«l.fl[^.;|)Qrtayi inl^ium ia 
Emérita urbe & Lusit^ia Qüniie illUll fifportum nuxnquam didi- 
ci: sed *Lusitaniae prima & novissima mihique perm^insic cop«> 
jux una fatali '^r.t.e rpprte transmissar*; ñeque decetT;(9) cuju^- 
iqqam & monachus inhiens denup mplier nec l^bia u^ea tetigic 
ps^culow.El ut spli^J!^ dicta credaQt^;^a^4fit3i9 pr(9£pro tes^^ 
fidetem pra^saoAc^m qup.sei^per .labqxiq ^ta^ucm pe^ Patr^{n\;& 
l^aium ^ & Spiritum S^B9ium, p^r de'xterfiiP) sjuam ^\(^ ^a^jcÍ^q^ 
coronat;& cardines caeli &t fabricam miindi^.qupd ip^e.victuté 
verboque fundavil , quod pagina preseas , oaineq.ue^.5>taxaj:ui^ 
(4) neo fr4u4e fri^stratum, te^tatum j>er Cbn^(W J^sum Hqr 
isinum n9strunv: sed liaudqs adt(^loj qec ni^i^us^,. De^Ibc^ 
^oaanti^^su in^pr9p<erat.Qulli, i&rip^.puisefw ¿tcYínc^ois^í^- 
Ji^lvat^iK quos liactenu^ servat inl^sosperduq^t a4 iliasm p^ 
ttiam novam : bxc (5) temporibus tuig glocificentissime Pr^o^ 
ceps l^entDr emersi, fraudibus praessi ^ fraudeqye 4srectl irse- 
aoHur repressi ^ m legibus CIii?»^ii:!«tf ique : juva» , ajbati ,o<f t 
4nirrant ad nuptias agni , qua t4K]g^bffMai :^ripuin «p^jteat v/Ur 
itnmi post ve^u^ procul á,(6) ri^g^, Qoj]ajiu>.no^rp^:^aiuWr 
ffiur. ^fectut io Cbf i^to JesU OQitlIúcinQHro^. Aai/?q« 



• I 






(i) Caulianense, teu Caultoíapénsé' lég¿ndum.'^2) ^toeirt in exeffpbribií 
&faccrct. {sylií'CdiictReglkBibkmiimíñ^ itík. (4) Po^re tixatütii. 



J >. e "'* '"':* 



r: *> 



• j- í»/ 



«»»■•♦ 



t|ié >' ^Cmít:tle Luddvicé Pk, 



\ 



^APÉNDICE V. 

, EPÍSTOLA 

LUDOVia Pn ÁW. AD EMERITANOS. ■ 

Vidc pag. 354. 

HLUDOVICUS dhfína ordinante providenfia ímperatar Au^ 
^ gustus ómnibus prtiMtihus &- cuncto fd^^'BMERITANO 

"ínDomiMsaltaem^ 



— i 1 ' 



' » 



Uditimus tribalfltion^m vestrám, & multimodas angus^ 
tia5« quas patimlni per crudelitatetn íegis Abdiramao, qui 
Vos per nímfam cüpiditatem- rierum vestrarum, quas vobís 
áuferrc conatus ¿M, sárphsime viatenter óppressit. Sfcut & 
^atretií ejus Abola¿ fecisse comperiñfiirs : qui injustis superpo- 
í^ítióQibüs censütn; cujus debitores tipn eratis, sibi solvere co^ 
f^ebat , & própter hoc de amicis ioimicos , 8c de pbedieotibui 
sibi contrarios atque inobedientes effecerat, quia & libertatem 
Vóbh tellere, & injitítis cénslbus ac tríbuEis vós onerare , a«^ 
qile humillaré ófiolitus est. Sed ut áudivimus^ vos s^mjper sicut 
vtri fortes injurias ab iniquis regibus vobís ínlatas fortiter ve^ 
píulistís, &crudelitati atque adviditatieorum virilicer restitis* 
tí^^quod & vos modo faceré muí torum relatione didicimus; 
Qtiapropter compla'coic tioÚs ad vos has literal dirigere , vos- 
que consolar! , atque exhottari', ut in ea qoa coepistis liberta» 
th vestrat defensione contra crudelissimum regem persevere- 
tis:& furori atque Sevilla» liUus ^ úcút bactenus fecistis,xe<i» 
dere non dignémini. £t quia idem Rex cértissimus adversarius 
& inimicus tam noster quam^ & vester est , communi consilio 
ooiKra sjTVitiam ejus diniipéaius, Volumus cupi;Dei omnipor 
tentisadju torio, próxima xstate exerótutn pQstrum\ad mar- 
cam nostram mittere , ut ibi praeparatus sedeat « 8c expectet 
doñee vos mandetis quando promoveré debeat: sí ita vobis 
bonum ví^uin fuerit^ ut propter vos adjuvaados eunidem exer- 



EspáXa Sagrada. j4p/nJice s\ 4Tjr 

citum ¿ootra xrommufles inímicos noitros, qui in Ma^Ca:Qostra 
residente dirigamus. Ad hoc ut %i Abdiraroan, vel exercitus 
ejuS) contra vos veaire voluerit , ísti per nostrum exercicuiii 
impediantur , ut illi & exercitus ejus in adjutorium contra vos 
veoire non valeat. Nam certos vos facimus, quod si ab illo 
vos avertere , &ad nos convertere volueritis , antiquam Itber-- 
tatem vestram plenissime & sine ulla diminutione vobis uti 
Goncedinius; & absque censu, vel tributo, immunes vos esse 
permittimus: & non aliam legem, nisi qua ipsi vivere volueri* 
tist vos tenere jubemus: nec aliter erga vos agere volumus, ni- 
si ut vos amicos & sécios in defensione regni nostri honorífice 
habeamus; Optamus vos ia Domino semper bene valere. 

APÉNDICE Vi. 

CHRONICON i ALBELDENSE 

(LLAMADO TAMBÍEN EMILIANENSE) 

escrito en el año 8-83. y continuado \ 
X : . en el de 976* 



OSSERVAClOliES SOBRE 

el título , Autor , tiempo^ 

y cnlidad de este ^ 

Escrito. 



El 



fSte Monumento es uno de 
los apreciabies que tenemos, 
por haberse escrito en el si- 
glo nona, teniendo ya cerca 
de novecientos años de anti- 
güedad* Habiendo pues dado 
en los Tomos antecedentes los 

Tom. XIIL 



documentos qué tenemos has- 
ta el citado siglo; couviéhe ir 
aRadiendo los que restan : en«» 
tre( los quales tiene el primer 
lugar el Chronicon presente. 
I Su nombre ha sido cita- 
do con variedad , llamándole 
unos Albaildense^ó Albelden^ 
se , otros Emitianense , y al- 
gunos de Dulcidio. £.ste le 
propuso, {aunque coq ¿r.da) 
Don Juan Bautista Pérez en el 
Juicio que formó , y tfüpgo Qa- 

Ggg 



4 1 ( España Skgrdát: ApeníMee 6i 

tre los -Manuscritos ck Juan tista /Rerez ^ ea Join Víacqma 



Vázquez del Marmol, Correc- 
tor de Libros por el Rey Don 
Phelipe 11. el qual dictamen 
se propondrá despides. Pelli- 
cer publicó este Ctironicotí ea 
nombre de Dulcidio , sin con- 
tenerse en limites de duda. El 
P. Moret le llama Emilianen^ 
se , 6 de San MiUan , (i) dán- 
dole aquePtüulo, por haberse 
sacada dei archivo de S. Mi^ 
lian , según expresa Pellicen 
(a) El mismo título de Emi- 
liancnse le dieron en sus Edi- 
ciones el M. Berganza , y Fr. 
Juan del Saz, Benedictinos, 
por haberle copiado de dos 
Mss. que existen en el Real 
Monasterio de San Millan, es- 
critos en letra Gotbica: uno 
de los quales es la Biblia, que 
le inserta entre el Viejo, y 
Nuevo Testamento: y otro es 
del Inquiridion , Homilías , y 
Questioncs de N. P. S. Augus- 
tin, según convUa combinando 
}o qué escribieron los dos cÍt, 
tados Benedictinos. j 

2 £1 nombre que antepo- 
nemos es el yíibé¡dense itcáu^ 
cieodo á este las materiales va- 
riedades de Alveldense, y AIt 
baildense)ine solo por bailar- 
le adopladck en IX Juan Ba^u- 



del Mármol, en Mariana, y 
en Perreras; sino por conser*- 
varse en el* afamado Códice 
de Concilios que existe en el 
Escorial , y fué del Monaste<- 
rio de Albelda ^ por lo que el 
Códice se intitula jllhelden^e 
por el lugar ;j^ í^irgilano^ por 
el nombre del que le escri* 
bió en el aüo dé 976. En lo 
antigtK) se llaniaba. Aibaida 
aquella población , engrande* 
9ida por un Moro llamado 
Muza^ que se hizo Señor de 
Zaragoza, y la erigid con vis- 
tojsios «d ií^cios , ^ pon iéndola 
ndmbré de Albaildb^ quftiqtiie- 
re decir la Blanca y hermosa, 
y es nombre de una Ciudad 
de la Persia. El Rey D. Ordo- 
no L que empezó á reynar en 
elaíio de 850. venció al men- 
cionado Muza , y destruyó 
aquella Ciudad de Álbailda, 
sita á doS'leguasde Logroño, 
En el siglo siguiente erigió 
allí un Monasterio con advo- 
cación db San' Martin , Obispo 
y Confesor,el Rey. de Navar- 
ra Don Sancho Abarca : y pof. 
haberse escrito en aquel Mo- 
nasterio el libro de Concilios 
donde se conserva este Chro- 
nicon , se intitula cqmo el 



■« 



Chale eÁvariafpariéSy'i¡,g» €h e¡ ¡ib, 3. ie las Investigaciones cap. s« 
En el fol. 1 8. úe laf Observaciones que hi%a sobre este Chronicom 



Cbronicon 
Aíbxd ; Añeldense , convertido 
-en £ el dyptoago m de AlbaiU 
da» Algunos escriben Alvel- 
da: pero la h es mas confor- 
<nie con la ec^molc^ia^ que la 
.v^ y por tanta '.insistimos en 
lelia. 

.' 3 Por la misma razón át 
conservarse en Mss. de S* Mi-> 
lian , pudiera intitularse Emh 
iianenseí pero en la confor^ 
hiidad que le proponemos ^ no 
ee halla en aquellos libros: 
.pues fuera de tener orden di- 
ferente y según le publicó Ber- 
'gaoza, hay aquí mas que allL 
Demás de esto no sabemos la 
antigüedad de aijuellos: libros: 
y del Códice Albeldense sabe- 
mos que estaba ¡escrito en el 
año de 976. Milita pues á fa* 
vor de este titulo la antigüe^- 
dad conocida , y que solo alli 
^e conserva conforme le pro- 
ponemos , con el orden y adi- 
ciones que aqui lleva. 

4 Acerca del Autor se ha 
escrito variamente, por ño ha«- 
ber cora cierta. Pelíicer dixo 
ser obra de Dulcidio ^ Presby* 
tero Toledano , el qual está 
nombrado en el mismo Chro* 
i)icon;(T) y demás de esto pa- 
rece lo supone el Rey D. Al- 
fonso ILl. quaodo en la Carta 
á Sebastian dice : Nútum sit 



Albeldense. 419 

ti6i de Historia Gofbbrttm^ pro 
qua nobis per Dulcidium Pres- 
byterum notuit» Pero Don Ni- 
colás Antonio (2) impugnó 
aquel dictamen, por el mismo 
titulo de estar nombrado Dul- 
cidio en este Chronicon , co- 
mo Embaxador del Rey Don 
Alfonso III. al Rey de Córdo- 
ba : en vista de que el Autor 
habla alli de Dulcidio como 
46 otra persona diversa de la 
que escribe: y si el mismo 
Dulcidio fuera Autor de la 
Obra, dixera, que había sido 
Enviado el que esto escríbia, 
según la sencillez de aquel 
tiempo. Mas fuerza hace otro 
argumento^ de que no solo no 
declara el Autor haber sido el 
Enviado, sino que añade que 
quando estaba escribiendo, to«r 
davia no habia vuelto de Cor* 
doba Dulcidio , como se ve en 
el fin del num. 75. y consi^ 

f^uientemente se convence no 
üé Autor de este Cbronicon 
el Embaxador: porque este se 
hallaba en Córdoba^ quando 
el Autor escribía en los dquair 
nios del Rey Don Alfonso , y 
estaba esperando á Dulcidlo: 
Unde adkucusque non est re'* 
versas. 

S Este argumento conven* 
ce : pero por lo mismo que e$ 



(i) Num. 7$. (s) Lib. 6. num. a$4. 



Ggg^ 



\ 



4»o España Sagrada^ Apéndice 6. 

taa detrislvo , iaferimos bubie- ^ ctirrencia de caracteres Chto- 



ra removido dé su dictamen á 
Pellicer, sí le bubiera visto. 
Pero tiene disculpa, por no 
hallarse esta cláusula en su 
Códice , que era (según dice) 
de la misma letra que el libro 
de lasChronicas recogidas por 
el Obispo de Oviedo Don Pe- 
layo : el qual , como escribía 
en el siglo doce, parece la 
omitió y por no decir , que to*- 
davia no habia vuelto el que 
mas de dos siglos antes se ha- 
bia restituido i su sitio. Vista 
pues enteramente la Clausula, 
como está en el Códice Albel-- 
dense, y en los de San Millan, 
no prueba que Dulcidlo fué 
Autor de este Chronicon, sino 
que no lo fué. Y no reparo en 
que se escriba alli Dulció , y 
no Dutcidio , según copian 
Juan Vázquez , y el Padre Fr. 
Juan del Saz :• porque el Bre- 
viario antiguo de Oviedo, y 
la Carta citada de Den Alfon-* 
80 til. nQmbran Dulcidlo al 
que los otros ( acaso en abre- 
viatura) llaman Dulció. Pe- 
irp tampoco es despreciable el 
argumento del nombre: por- 
que si Dulcid io asistió como 



N 



nológicos señalados eo el Chro» 
nicon de Sampiro (de que 
hablamos Tomo IL num. i lo.) 
repugoa que el alli llamado 
Dulcidlo , sea; el Dulció del 
Chronícon : porque este era 
Presby tero en Wl año de 883. 
(como aqui se lee^ y en la 
uarta del Rey Don Alfonso) 
y aquel era Obispo años an* 
tes. Ni se debe dar oidos al 
intento de Petlicer% que en ei 
folio 19. de este Chronicon^ 
pretende que la expresión de 
Presby tero de la Ciudad de 
Toledcklenote Obispode aque- 
lla Santa Iglesia ; comp sí 
los Prelados de Toledo vivie- 
sen en Asturias V ó fuesen tras- 
ladados á Iglesias sufragáneas, 
y sobre todo , como si en el si- 
glo nono se denotase el Obis^ 
po , por la voz Presentero , y 
no hubiese distinción entre 
ambos nombres desde muchos 
siglos antes. Omitido pues es- 
to^ decimos ser posible que 
hubiese un Obispo de Sala- 
manca llamado Dulcidlo , y 
un Presby teto de Toledo que 
se llama5^ Dulció. 
6 Pero que ni uno ni otro 



Obispo de Salamanca á la con- ^ escribieron este Chronicon, se 
sagracion de la Iglesia de San- prueba por la citada Carta de 
ttago ) y si esta sfe efectuó en .Don Altonso 111. de que Pelli* 
el año de 876. según la con- cer quiso s&car apoyo ; pues 



1 V 



\ 



\ 



Cbronfcan 

'Suponiendo (como noté bien 
D. Nicolás Antonio) (i) que no 
puede formarse sentido per- 
fecto en aquel exordio, si at- 
: go sé deduce es (según el ci- 
-tado Don Nicolás) que Dulci- 
dlo culpó á los amrguos' de 
<4ue no hubiesen escrito His- 
toria desde Vamba en adelan- 
te , por lo que el Rey (ó el 
^uefué Autor de aquella.Obra) 
tomó la pluma para referir 
lo que sabia , como álli le 
expresa. Sigúese pues ^ que 
Dulcidlo no escribió este Cbio- 
iiicon : porque en tal caso 
no necesitaba el Rey tomar 
la pluma.» para suplir la falta, 
que 'estaba ya resarcida por 
Documento escrito por el mis- 
mo Dulcidlo. Se dirá, que es 
mas antiguo el Chronicon del 
Rey. Pero consta lo contra- 
fio por el cotejo c pues aquí 
se dice , al &i del num. jd. 
que hasta el dia en que esto se 
escribid, nadie sabía nada del 
Un con que murió el Rey Don 
Rodrigo: NulH causa interi^ 
tus ejus cogttita manet usque 
in pfitsentem diem: y en el 
Chronicon que anda en nom« 
bre de D. Alfonso se lee , que 
en sus dias al poblar la Ciu- 
dad de Viseo, se descubrió su 
£pitaphio. Sabíase pues don* 



Aibeidense.: 431 

de paraba , y donde fué sepul- 
tado D. Rodrigo: y consiguien- 
temente el Chronicon del Rey 

" se escribió después de estar 
compuesto el documento de 
que vamos hablando, y por 
tanto no fué su 'Autor Dulci- 
dlo. De aquel Chronicon tra- 
taremos después. 

7 D. Nicolás Antonio di- 
xo que acaso alguno de los 
Obispos de aquel tiempo es- 
cribió eáte Chronicon, pqes 
poit cantonee» eran los Obispos 
los que escribían. El P. Saz 
dice, que no sabe con que 
exemplares persuade este ilus- 
tre Virón ser exem pío de los 
Obispos del tiempo antiguo el 
escribir Historias; Pero como 
estos exemplares los debamos 
ya expresados en el Tomo W. 

(2) no es necesario repetirlos, 
sino añadir lo que se díxo alli, 

(3) que aunque en aquel tiemr 
po solían los que escribían ser 
Obispos, no todos los Obis* 
pos escribían, ni todos los que 
escribían, ascendían á Obis- 
pos : en cu: a confirmación 
basta lo que apunta el citado 
Padre sobre el Chronicon de 
D. Alfonso III. reconocido por 
el mismo Don Nicolás como 
Obra no del Obispo de Sala- 
manca Sebastian, sino del Rey 



(i) Huhí. sjé. (3) Num. 10$. (3) Num. 208. 



4¿i3 Espina Sa^rúda. Apéndice 6. 

t>- AlfoUsa í. y. fQnsíguiew©- nde la prinrara. ^tnwüott de 
-mente qq «solo lo^ Obispos- es- odsta pbra, no del m<KÍo.tot&l 
cribiao Hisjtorias.: -con que existe: porque eo esta 

.8 £1 -mismo P. Saz Jiace -conformidad tuvo dos Amores 
Autor de nuestro Chronicon i distantes entre sí en el espacia 
D. Ropíian , Prior de S. Miüati: ^e un siglo. £1 nombre del pri* 
perp ;sin mAsíprueba^ que^él MjQero;se ignora: pero el del se* 



Jhab^r : jíaciüíó.' aqud .^Monge 
sobre los Paalmo* de David 
en el año de 87í, lo que no 
basca para decir que escribió 
Historia, y que fuélapíesteí- 
te. Por lo qual mientras no ;se 
¡descubra Autor legpitimo« qu€^ 
aará entte los Aponymos : vsa- 
biendose únicamente ^ que se 
escribió en los dooiiníos del 
Rey Doa Alfonso. III. á quien 
Jlama , algunas wece^ nuestro 
.Rey , nuestro Pr ipcip? &€., Y 
aunque se conserva en el Co- 
,dice Albeldense , no se debe 
,dec¡r escrito en aquel Mon^as*- 
terto» por qiiantq qo se había 
fimdado aquella Santa Gasa, 
-quando ya estaba escrito el 
Chronicon en el año de 883. 
mas de quarenta años antes de 
la fundación del Monasterio 
Albeldense. Si U congetura, 
que proponemos abajo en el 
num. 27. es de alguna fuerza, 
prueba, que el Autor escribía 
en Oviedo. Véase el expresado 
numero^ 
9 Pero asilo que, decimos 

del Autor , como lo que mira 
al tiempo , se ha de entender 



giíadd es conocido. Todo, lo 
^qué fio pasa del Rey nado de 
'Don Alfonso IIL pertenece al 
primer Escritor. Las menci^ 
aes que hay de Iq siguiente, 
son ^añadidas portel segunda: 
y est^s se reducen á lo incluir 
do en los números 48* 49. 81. 
y 87. de cuya eoncinuacion es* 
tá reconocido por Autor un 
.Moñge Albeldeneie^ llamado 
f^igila H jel. qual escribió el 
i;ran Códice, de Conctlíps que 
existe en el Escorial, y ep que 
se conserva esta Historia con 
la adieíon hecha hasta ;la Era 
at^i4.' ( Aüo de ^^) y como 
.en aquella misma Era se acar 
bó de escribir todo el Códice 
ea el dia ats.. de Mayo (segua 
en él se expresa) con razón 
afirmó D. Juan Bautista Peres, 
que el mismo Vigila, al copiajr 
en su libro iel Chronicon , le 
añadió lo que faltaba hasta 
aquel diai pues e^to dá á en- 
tender eLqtiejlibro.y adición 
tengan un loi&mp ftqal : y de* 
jTias de esto<.Qonr}<fc 4ib«lda to- 
caba á los Reyes de Navarra^ 
habló de ellos ei^ {^/^umero 



Chrtññcon 
ttlthiio. Eires6i supcmcioR hay 
fiuévo argumeato ^ sobre que 
la primera parte no. debe rer 
ducirse con precisión á un 
Obispo, tebiendo aqui exem- 
piar de un Monge, que escribió 
la cootiimacton. • 

10 £ñ lo dicho queda ya 
iocluido lo que pertenece á la 
aatiguedad delChroniconrpues 
tJ primera, y principal for- 
fná^ída acaba en el año de 
&^^ esto es \ en la Era .92 !• 
(expresada en el num. 80.) cor- 
riendo el año i8« del Rey Don 
Alfonso. IH. como se lee en e! 
tium. 6*uLa mayor parte fué 
iíSs:niA eir el . año de 88 1 • in- 
cluyendo quanto hay hasta el 
iUim..66. esclusive\átsát don- 
de pasó el Autor á. contíuMar 
}o6 dos años siguientes « según 
la observación que propone- 
mos aquí en el num. 95. Esta 
antigüedad es venerable , por 
tener ya la edad de 871. años, 
y. por. ser documento de I09 
mas cercanos á la restauración 
'dt España , en que hay tt^as 
necesidad de luz para las co- 
tas de los primeros Reyes de 
León. Todo lo mas antiguo lo 
copió de tftros^ especialmente 
de S. Jsidora.dt Sevilla ; pero 
su principal utilidad es en los 
sucesos posteriores á la entra- 
da de los Sarracenos , en que 
por la razón del Códice Albel- 



AlbeUense. 403 

dense, en que se mant&ne, hay 
otra recomendación de su pu* 
reza^ por quanto ciertamente 
no puso aqui la mano el Obispo 

. de Oviedo D. Peláyo^ que es- 
cribió en el siglo doce; : y esta 
;es circunstancia muy notable 
para la estimación de los eru* 
ditos. £1 tiempo en que se con- 
cluyó la continuación fué el 
año de 976. casi un siglo des^ 
pues del principal Autor : y 
esta se reduce á ios nombres 
délos R eyer sucesor es de Dóa 
Alfonso III. con algunos de.Na- 
varra (desde el iniai« 48 «ál 50.) 
y á los qu&reíief^eiiiel nume^'* 
ro último^ co^a corta: pero que 
encierra utilidades, ppc hablar 
de una de las materias mas 
obscuras» cotno afirma Marfa*^ 
na: y porque autt en lox)u^ 
calla instruye « según 4eclara^. 
remos á su tiempo. 

TESTÍMOmOS INÉDITOS 

soire este Chronicoñ , y de 

sus ediciones. 

rt Teniendo' en mi Estu- 
dio los testimonios 9 que los 
Clarísimos Varones Don Juan 
Bautista Pérez , Canónigo de 
Toledo ( desdes .Obispo de 
. Segorve). y .el P. Juab de Ma-r 
riana dieron sobre este Chro- 
nicoñ antes de salir al públi« 
co ; me parece conveniente 
colocarlos aqui , porque no se 



4^4 España Sagrada. ApéwRce 6. 

han publicado ; y contienea Pérez le tengo d^ mábo de te 
noticias de que algunas veces amigo Juan Vázquez del Mar- 
nos valemos. El testimoaio de mol , y dice asi t 

MAGÍSTER yo. BAP, PÉREZ, 

la V/Hronicon Albaildense, editum ab incerto auctore 
Era DCCCCXXI. additum á V^igíla monacho Albaildensi 
Era M. XiUI. Extat in Códice Conciliorum Gotbico^ qui 
fuíc MooasteraS. Martini AlbaHdensis, nunc transíalo in Bi* 
bliqthecam S. Laurentíi RegiL * 

Chronidon hoc scriptumest anno i8* Adefonsi magni^ Re* 
gis Ovetensium, Era gix. (L e. anao Christi Bd^J) anno 3a* 
Mahomat Cordubensis Sarraceoi. 

Forte scriptum á Dulcidlo, Saimanticensi Episcopo, qui 
(nt^rfiíít coBsecraUoni Compostellanje Era 917. qui Chronico^ 
rum studiosus iovestigator apparet e^ Epístola Adefonsi ter tU 
ad Sebastianum. Itaque potuit continuare tiistoriain Sebastiani 
Salmanticeosis sui prxcessoris. > 

Vigila vero Monachus Albnildensis Monasterii ( nunc AU 
vetda prope Logronium) isti Chronico, quod desinebat Era 
/par. anno í8. Adefonsi Magni, & 31. Matiomat Cordubensis, 
addidicysquead Sram M. XillL pnaesertf m ea « quae pertthent 
ad Reges Pampelonenses , & Cátalogum Regum Ovetpnstum 
i|$qu3 ad RaQimiriiai tertium. 

Uaque addicio Vigüae desinit Era 10T4. (L e. anno Christi 
9j6.) anno 6. Saoclonis Regís Patupelonensis , fílii Garse», 6f 
anno lo.'Raníáiiri tertii Ovetensium Regís. 

Icaqae 4. folio istius librí ( Alveldensís ) dicitur , tutpc iesse 
Eranfi40í4. & ab Incamatione 976. & sextum annnm Sancionia 
Regis : & ídem hic fínis transcribicur ex Códice Alveldensi in 
libro & iif^mílíaní Conciliorum in i. foU líb. 

Etiam in Códice Emiliano fol. 394. erat hoc Chronicon: 
sed inde disc^rpcmn est^' relicto taqtum uno folio extreoio. 









> Chrtéko» ÁAeidentít. \ r\ 425 

. / í) estuvo ilgVQ^s t|i|p^ en- sa 

Díctame N D E^L^ CI^ Estudio^ y mí d« éste, como át 

y Marimuu otros moautneatosr de nuestros 

' antiguos fiMmói un libro, d^ 

13 El testimonio del P« que luiblé er el Prqlogo del 

Mariana le puso antes de la Tomo IV* y de alli.^^qué este 

^pia que sac64el Códice PA^ 31 otros docuioeatos. .£1. prCH 

beldense de Concilios^ el qual senté dice^asi : ; 



CHRONICÓN ALBELimNSE CONSCRIPTUM AB 

' inerte auetpre Era s> ^'/* adütum ab a¡h pufimm 

' 4$ifti0adEramioijf. ' • ' ^ 

Lyéláa.^g3dum ( Albaidao} quidam VQQftnt) pri^- 
tfiis Regom O^etensium aanis satis, i nobile- íuit,^ loco Ik 
opere munibsnié^'^Deiode eiiam • mooairterio insigne -^ quod 
DíW Martiñi olim aooiine Saátiiis^ Rex Vascontinn extruxit^sua 
impénsa : nunc.ad casas ferm¿ redaptam cernkur. ; Monasterio 
redi tus v& bifaüiotheca in paucis nobilis Jo < ^. Murí^^Rotund^ 
traoslata sunc Mmpone copsequeptí (Lugrunii id tejpiplifni, e?^ 
á. quo oppido. Alvelda db(at octo modo passum milUbus,) £^ 
ea bibliotheca vástus Conciliorum codex in D* Laurentií regii 
mooasteiftim^adductus supertoribiis annis penes me haud p^ti-) 
etbus.mensibusrfurt^descripuisáy^ila Mooacho Mvelde.Qsi an^ 
te sexcehtqs fermé annos, magnpeque auctorit9tiStA)Á4fii,ja<^ 
ter Hispanices vetustatis n^numenta. : : . -1 

Ex eo codkté Mbsequeas^Chronicoo est de^lumptum : incer^ 
tí quídeni auctoris^ ceterum Jira 9^1. boc est, auno Christi 
683« confectunir rpdi stylo ac pené bárbaro: oimirum. inte.p^ 
arma^ 8t captivitatis mala, studia Utteraruoi silebant: magnt. 
autero iliomentl ad cognoscendam historiam^ejos, & priorís^ 
etatis..Add!dit quidamalius usque ad Eram 1014. quem Vígi*;. 
lam ipsu'm codicís Ltbrarium fuisse iuspicamur. Unde primis 
Vasconum Regibus ordine recensendis vebementer adjuti su^ 
mus:^ quo temporé. anoales de rebus Hispaniss commentaba** 
mur: qiias res» si qús alia infcer Hispanas « majorem lucem de- 
aidecabat. 

Tom. XIII. Hh^ 



4*^ Espafta SagrJtdM^-JífiMlke 6. 

'■'• líj * D?^ee*r»feUice»nJa» á la estampa en Barcelona aBo 

ftíájror ■ aiftigttíi*«l;».'eirtire . lo» ra </e EspHtíh^ Dulcidlo , 
Chronicíwies' üoiVMsirles^^ia»» Presbytero de Toledo , Obispo 



pues de la 'f>éfdid» de EsipaAai ifr I^íai/aiiíaoml £s fáaptX ^^ 
y éS Cierto ; \\sé^ par ' éLcoriV^ nluy>aM-, »pMS' pau toentei rM 
cé/iAo'de •ürv¡ve4iMVv):}ii0die;dÍ9( 4iiinpaflQÁ^C!ú0s>egta9^placés,c7( 
tiuguirse de lá HtetoviáMs^Isi^ te\tengp?oidliimJdejqttfit9áJ¿fd 
doro Pacense» que empezó sen cabales, ó por ser paque- 
ar. el-Mí)ério de'.Híoaclio^V;5Rͧ.tui\dppgr3ftie4ft;d^ 
donde -^Sai| i^idcfOi^cabó^si) itjC'^qilf po (yt^fg^i^ff^ hasta 
Chronicon. Pero coo\íxÍQ.rftt:-,yÍQSjpií^<Íp tener formada nii 
ferido en el nuestro acerca copia. ' m 

^ceds($ nb^Mccefie lo histbriav: -tampó iestet^Clflroixiopn^I l/h 
(ky-en 4^^\Í^dofó«i<itereifRo«4 .fierga]aa(ldaiiAolbi.aeguo loa 
Aifirnb^y Gcfdos; antes^bieh esiiMss.dslMooáMeraó^de'S. Mu 
¿ohX) ext^j^ac^^'deaqiieUd» no - Uán ^ poc: iailqueijte: iaaítulá 
(febe forrhifái'M^^I juicio'pór lo « \ Eimfmn§nsr:^< 'útL^^SívOLf^wL' íw^ 
iliié" áHt^oede^ áV siglo aieptim54>'<|aav^ inenoiao jdki estampa*» 
atnb por lo 'que empieza des« ) /do'por'iBellicekí.ULáq aquella^ 
de entonces: y en este sentido i?ediek>nT)eojrMaái>id año át 
eá^niafi copioso, y nkas antigiiO'' niJ^aii eaiteit'Tbour.iL^xie .Jas 
el Chrodícdá det <Pacehifr/ ^^intigüedadt3C)dei}<Esfmia.y.\i^ 
cofecAtHdc^dff ^éi (año de ^54, «./.biio en íbláovfpai^ «46;^ - 
que el presente del ano 883r' 18. La teroeea. edicion se 
Mi^ddo f\íé% lb!«qiíe cada uno hiaoi en Mi|iArsd>íb5o ás^^j^^ 
tíéñe dife propriír , es mas anti^ '. lerun UbTÍto<eo;8i'C^Mir4r^ei 
gfuev y deffMB to{»fl( de noti^] España- Emi/ianeüse j-^ explici^ 
<S¡ars el Pácemé^^ en lo que mi*' rdu ^on notasJáiiituis:^x trudu* 
ra hasta sut tiempo t y despueS' cida^ qm-^ adiciones > éd\idivma 
de éste, el nuestfof lo'tque le' CasteUmoí Por eJ K^Af^Fr. 
hace segundo entre los Chro* Juan de] Saíz, Monge de S. Bcm 
nicOnes posteriores á la entra- nito ^ y Predicador Mí^or^del 
da de i&sSaracenosr; > - Real Monasterio de S. Mfírtin 
16 • Hasta' el tiempo dePe-¿ \de Madrid^^Ckz la ediciotit^e 
Uicer se mantuvo inédito, sien- Pellicer: pero no la deBécgaa- 
do este el primero que le diiS za , iiecha tres años antes , y 



4lft ^ér ico^teV» la. suya dcjl ta «Ls^Io Xi.^ pei^^mpiel; tnat 



tíbccude S» Mniáii/.eav^iiue> está 
el Inquimlion 4 y otras .obras 
iieil)k;P. &iAug. Añade la no* 
tiél^ de las «4ades ¿tel^^iHMln^ 
,qúeii escribió Saatfoidbriuii^ 
dtoe ser esoe libro.davef sb<dd 
GbranJQon Enlüliatténaé^'jpm^ 
ponieDÑdo.el de lasr^édades^^pa^ 
rá de5^Qe(:er (dice) Is-eoDÍafr 
sioa jqiw fitfadexsio^v U^o»ev> 
9ft'ii»i|cia iúl9/d<is Cbrabicoiiei 
£oMHa9QBises^v%iK^ lel BnMk 
fieigatt¿4 éo el Toaao VL delás 
aot{güedades.de!EspS6a. Esta 
.es;lai j»encioái qtie bacs .^e ia 
eduñoá <de aquel : aut^ , áw la 
quai aa.-paorece qafsó.iatmidein 
{iciestdc;)ó ea Uanco coaas^iA 

fwlíaL'^bér .exprésaito'4 siihiH 
bfer a<^tQtej4do .ut cQpia> ooa. Id 
publicada ;pair(Berganza« ; Jr, 
-¡.i^tgm FiaaimeoftelunaífirimsA 
estejCbropiooii^ likHiJiJpafliiido 
ftGoitis -eti^a jRa^t^ tó^M^M 
iitsuiria> ) je^asítpada^ em Ma> 
drtd aoo de : ii727.'dfande; la 
dio' iicula^ de. CbronicM \jífí^ 
Midemíl ^ idíccepdor ^e>:aiicH 
^úe su !Aci3*or es^aMiyapovlii 
aidQ;miji|B ooQocido y^estímadé 
id^ los iii^bres doctpsoAaade 
^que e^cé al Aar^del CodiGe ^e 
ios CQaeilia^\ que tacd. Morar* 
-ks 4kí]MopattíithA der.8, W^ 
II^Q parft-.ladlibfefifljdél £sco^ 
*ri^l : y.qile.''^ hte sigme'^eQ fen 
;€$áÍQÍoa:i^:!pacjtwhíersq esceiitt^ 



correcto^ de todos»' Yo no fé 
eü. que se fundó este Escritor: 
pues aomo vímbs pw e) iestir 
motfio deltjSeñor.vRfirfi« i que 
ttwibiój 3ptaoda< selesiablecia 
la>^bno0ieea'dei Escorial^ nf 

existía en el Códice 4« Concia 
lios^Emíliaoeme tiuescro Cbr^r 
nicon : ni se tf^o deiS^.MUiliáó 

6} iCodic^ AlbddF"^ '^^'"^ ^ 
ia TÚdondá Áe Cogroíít) , bó* 

moíésttficáiyi^h>bar:'fW4ue 
estampó FneVferas' ná es el que 
existe! ea eate €^}ce. ?^^ si 
en'ei Efniliaeenie .419 bay.. jt^ 
GliroaÍDoni;y^{eli4el Áltwll^f «se 
es>diforQiltei de iqúé Qf^iise^d^ 
Concilios, del- E^ns^^rjaji : 'sac^ 
Fer seras reí queiipabllaó? Aua 
mas deestosñaf es,, ver Ic^naur 
chojqtLe foUa eq su^oijiicion.vlft 
qykttojtísiew IH¿ «Hffippnifrlc^n 
dI(M$4 del Esfíprifll:%.Jííi/i» e« 
lodakfla^ lediRíoei^ pr^c^iv 
tó ^.álaS qL)a)e$f;a!0-qiiiso coq» 
sqltar <|uaa4of:>i(ap^ii<uó ejl 

Chronácoii , ^iefidQ a6ti'qu^^.u^<^ 
dé aigdna do «UM) guando Qs« 

ar|bÍQ la Historia^ d^udo á tcnr 

tenderen esto laipoca.díligptw 

eia^qUífl pu^o en mfí\Qf\d, qq^ 

'.^dia¡j mucha ciccun^pj^ccíob^ 

¥q atóelo ^ que. viendo en ja^ 

f diri Mes 4e Jos Pa4r9s Bepe- 

4ií(ttioo8el tUulodeEmiUaqea; 

<ae i'^díiflita. de; Ioíj Códice^ jÜ^ 

Hhh a 



^ Espdbt Sági^Üat jipéHO^e 6. 

^^g^nit^SHoeil iptií et que iiaf laérador^. A6rdÍ0io 



y 



%ti^l' Escorial , p«'8cr éste ¿I 
•mají famo» y i^niáo ^ quando 
-¿oi*brámo$ 'el Ms. de.Gáncir 
li<)4 Emíliémensez pero nieges 
Hiferérile deiot^oei^tualhiefi* 
fe ce GOftséiriran ^ eo(& MilSSáoi 
ii>e esro^^tf'valieVóa fiergaciza 
y Saz : aquel no mabtieae el 
Chromix>ii^ presente; i: , - i 

:^^e¡%¿an,¿,cpfejada con ¡as ^ 
. ' preceMntes. 

'Ho Vistas' las edlciohes 
{>rbo&déntes '• haUo ser tíodas 
lli^e%ws xié la' presente , no 
ftoté' ^for ^^tsrrlas la mutua 
éGrÁfbin&cloli, qué suele darlu^ 
i algunas cosas, quaoto por te- 
Dcf-oTde» difereate^ ytnoscr 
íibgbn¡^ tan copiosa conu> esta. 
í ->aí • Prftneraímente éa PoUí'* 
ter Tattan los nu uleros 47^/48^ 
y 40. 'Ctfti ias ultimáis piabas 
desde et mitn. 64. al fió*. En 
á^ergafiza fbíta desde el n. 47* 
hi • so« con- ná pocas clausula* 
ciy tíi dHcíirííO'a«e la' obra.^ fih 
e7 R Saz *s de enitírañar , <}ue 
ftfiten fedsas testrfmpadas anits 
ifn Bergánfek; y en; PelHoeri 
En t0l€)ve«to«?>falta lo qué el 
Códice^ Albddreqs^ añade so- 
bre los"Key<e# de;Navtif ra:-;y 
feh Terreras que p*iíd l^^inKÜIík- 
9b éri el níiín; nltíméíiftltdo flt) 
Sído'ílcyes' de 'RáxíaViel fiíns- 



yes Gofios lAitaul^bo » Anaala^ 
rico y Tfaeodísclo , sino todas 
las planas historiales desde el 
lulMbéól al 77U'que «i lo prin- 
«ipalidfe «sta obcá«! Fuer a: ds 
tstohsy diferentta éhiel con* 
texto 4€ las edidonesi^iy^del 
GodX'e Atbeldeose*, ya por 
aotepoaiéioa, fklta ^ ó sobra de 
vsxresi^i y ya:{x>t mas 6 ^leaos 
barbarie ¿d: el estilo.. Quandli 
cíendUce para algo la preve»^ 
oí6n; ^ «expresa al fi«4e.la 
plana : quando no, se despre^ 
cia, por no ser digna de nota. 
^32^ Quando pa las kcdkH 
nes variantes nombramos á 
Mgriáma f se cita el roanuscri^ 
to de i&ste Autora de que ímií^ 
blamos' arriba* Quando por 
abreviar se ponea las d:os le* 
tiias/ ilfj.idenof amos el maoiis- 
critio q|ie. seguimos, «esto es, el 
Códice : A Ibeldea^e del Esco^ 
riar en» la copia qve.yo tengd 
original., de mano de y^an 
í^jízquez del Marmol^* cotrtc* 
torde^ttbros por el. Rey Don 
Pfoelipe II. que escxAbia potr 
ios j¡ífia% de 157a.. y síg^ cuya 
€D{ña original se deoU&a aquí 
aigunás vece^ con la expresión' 
de Marmél. 6 Jo^ I^axquez . 
Nif]gdiio de los qub publica- 
i<€rn éste Chronicoa se arregló 
al egemplar del Códice A fbel* 
^nse'{ y asi es en i|lgun modo 









JO le copiaron Perea^ Marmol» 
y Mariaaa v qn^ no le daktOB 

. 113 £1 torden ^de las* tres 
|>riiileras ed^ciofies ies<lifefeiii- 
«e del qutiiha^ en %l:iCod»;t 
41l9eki)ej>ses yrelVás mipmaft 
discuei^dan «ntre fii La.áeBef* 
gaoEa parece fué di^puests se«^ 
guó quiso ordenar Ia< el' Antón 
ime» Saz V <iue siguió;el miaaie 
Códice ÉtniliafteiMe ,'■ la "dio 
Qon diferente orden* PelUce^ 
tampoco '^ conviene con las 
otrai.' El modo con que aquí 
•e' piropone ^ es como se hall^ 
eh él Códice de Cbn^ilios* AU 
beldente» , ^ que es el mejor* or^ 
-denado. i- . 

24 * Pero por qüanto en los 
Autores ^citados hay algunos 
adjuntos dignos de no ser otni*^ 
tidos; los ponemos aquiíptor 
marudo éet uno lo que falta ep 
'0<ro : de ^suerte que ano ea 
esta parte será nuestra edición 
la mas copiosa. Pellicer em^ 
piotzi^icon éste titulo : ^Inclpk 
¡i-ben' Ohr<micu ^ í^pe»- ^Fabula-^ 

Ittviué , éf¡<^. tscmkO'^a el nam. 
Yin. Sigúese el titulo JEtd- 



ifipH exquisitio ^ciptí^Mundk 
áque se sigue Inóipit arda Ro^ 
manerum^ por donde empiexa 
*ouestro Ms. y es en la edición 
de Pdlióec plana tercera ^^;0cú«- 
pádas láit. y>d. con la materia 
dbloá títulos referidos.' « ' 
25' Efitre los párrafos 65. 
y 06* de nuestra ediciorr pone 
eí mismo Autor Ia« noticia de 
Jkm Obispos que habiai en los 
dominios de D** Alonso III. al 
tiempoile.'la'' primera formad 
cion de.^esta Obra: y parece 
congruente methodo: pues la 
deprecación que precede, da 
¿i^tender que el Autor' del 
Chpooíccu pusb alli fia en. la 
£ra 919. donde acaba asi7 In^ 
fiectntijue Dominus ejur sem* 
per ammum , vt pi4 regat^popu* 
hm^ut'past :longum principa-^ 
tlis<hitp9fiúm dr.r9¿o0riíef^»iiid 
re¿mmMrmíseat^K»ii¿ Qinién 
4irá , ^qua^^éatai no Qés>elaQsqta 
muy propia» del que 'acaba la 
<ihra? Y quiéh'HO se' conforma*- 
9ná\ en ^ue* compuesta, hasta 
-alliiv ^e consinuó despue» , á 
'vSata-'de'eiilaza'tsé'ló' sigúiea- 
^de este ■ modo : Móesupra^ 
'dhto Principe regnante ' /a Efim 



• (*) {J^^^ • Que psrs está segunda eJiaon se ba cotejado el pre$€ntc*Cfíiro- 
lúcon Albeldense cóij el M¿. Gothiéo dei Escorial : y dé él resi-Uan alguVias 
faltas y varieÁUles que ite notan en^sus respecti\^os lugares ^ dtáAilola^ en su 
Archiiypo.y ■• •• '* • i *., ^' , . ^' r^.'l i . 



^g|» Esfaffa SágrMt. Ap/kiHiü 6* 

UCQCQX*Xit ' ^c; . Sin d uda exprtsfpQ {Míectede^te) de 'tM4 



iñt^eüraaquel fín^ y e&te prini- 
cipia^f^ire el Autor pusoaltí 
iftcmina á-suwprimera intea-^^ 
ttiaa: y luego.querieado aña*-' 
<i¿r:4(M a fkss,. enlazó. la.cóhti> 
ntiacioo ccMi^^a clausula ^ri&f 
supr adíate Ptincipe:, ' : . Añade 
P9(iyor- fuerza el egem^lap del 
Coiiice.que ^tüva Pellioerv f 
.otro* de pergamino de esta 
.Real Bi^liatheca: ét IKáloid; 
¿oadé v^emóíquie'deapueridb 
•la deprecacjoír referida^, CíMl 
que el, Aiitor parece ^e despé* 
dja de escribir, están los ver-* 
sos.de los ^Obispos de* aquel 
tiempot ^ si pur entonces quin 
siesQ proteguíc la Qbra^^rah 
-cntiyiimproprit^s de aque^l sitio 
los:Ví*rsaj de tan diverso asuitr 
\30\ N^ f^^( \ supoaiecido. quQ 
4in<l>iiA.p<f esto, fía.: porqne poav 
iiuQÍiii)^su jaquel) «pupilo tJt 
dHÍit^ia4 jera:. • cantóla ptad^cv 
dparcUaola aotida^lde:los Qbi^ 
fpos y Seiesrq de -actualmente 
existían.; Teniendo: pu^ siobre 
£i adgumentp'del ñn^l oon qire 
¿a depreca clon i acaba vegém> 
-piaii^tde haberse ijfise rib cbt 23t\i 
Urque st^rto jeilíttvieratfinaUsah 
^áMa. historia,; no' se. hubiera 
puesto en aquel sitio ; inferi- 



JBbra^.t^'vÁrqueia intfisedibtfli» 
4eriá cslntiiuacioa ; es la $2a 
De aqui resulta otro de^cubrii* 
anitnca^^convirae á saber, que 
4atioiioia^e ÍM>is^s aUi idail% 
apcQofleterfmofdáaieqte sobrt 
iosiiqiie vivían venóla Era ^i^ 
esiS eb,iei .él atio de 4B¿. y oto 
aobvelós^del .a5o-W3; y^ m»? 
ob<ftiirfiQQoa . sobrJB los A^k ^\g\¡f 
#iga¡entfe:< pu)^^ i vista^deiv^ 
hoy esta C'bocKikon >coa ;«ftdí> 
eioo'üéchafien U.:firá^.iOji4A 
(afio de 976:)' 'pudiera :^guao 
dudar, á qual db jros dos liem* 
posttocaba la * naeijuuria 4^lQf 
Obispos. Pero;tojfáiy2^ i¿ lo 
expuesto' ifesulxa spr^Obraí dd 
primer Escritor, y 4ete£mtii4r 
dam^nte del* afto d8iVsiq^que 
obste la inencion del aiioX VllL 
4el Rey Doo^AIíCb^ liL que 
fm^pede ei>íefr;nnai^ 61; p«es qi 
qpaa&actíóf)to4 <iQai •ops.i.ée -tu 
tóstotia 4 :¿na^6{ también .laa 
idos unidades d£l /eynado ^o^ 
•bre el .aadrXVt^iiie. oonl&aba 
i)^ Atfocnso/dn fJü'J£ea>'d%igii9. 
- a^i^Sefw) ^lca«t'JlOitor^no 

*etQ r llMá^ito.vip«tiA*€a i i^encioa 
.mas* <|o<tili«Kíao«Kafio.4e &81. 
^rs de. 911^ m qiM cerr(^ su 
Obra con la deprecación re- 



mos^ que de primera ioienclon fedJa , y con el, apéndice de 

no éscfibíó ^l^ Autor masque los t)1jí^^^^ actualmente 

^ha.sia: allí. 5 y aquQÍIo acaba en v,iyian eu'.lps (ion[\ipios .de 

la Era 919. según prueba la aquel Rey. A los do^. aftos 8Í« 



.^Ueiítes*^ "vjteád que.habiáii que mira á la expresión JTe la 
-«corrícfo rsocpsos ..di^oasidfc 
Tflerpetoarse'i añadió eiimisino 
•É^crifor^ki.iq^ue hay «desde U 
5dla«sula/f/aí* stípnúdittifí^ Btm 

mX'^ :&r4;>Y> ádrqtíetaifio.'i de>«i«a 
4ndacaiiX/ sobtppuw(¿nvK>sr!mir 
Aiecpsi^^el Reya'áé&(que antes 
etan» JCYL): las» dos utiidadek 
qiiekxlaalstItuyienrXVHLprBat 
ificaodcDdp Burav^ .cob Horitof 
nm \ compiftos rjdef.^pKkídio 
(de que vanaos! á^iiataí*) eáü 



J:tik,;y der ^áIid;^ $M.^ft|}aii 

hasta el del 88^. pues como 
4odo id €hi«íríqQn -oloiáfai.ilii; 
aodóa^ltís) ntoíievoitipiodaroa 
-redúodos' á nin • tevmJBO.. ' ' 
. > r!i7 ' Antes de apaptarUba dé 
lai 'edicioa de l^ellicer ;,Mpi^ ve? 
üiinos , que eüfinal de- nuestro 
];umeix>.58.^(eo qt]e:se trau del 
Rejri'D. AtfbnsQf él< Ca^v^) se 
€o^cir> uííbrtej bni: P^ijeer IrOi» 
intK «clausula ' dtf ' Ej^Uttphics^^n 
tata:ibrnift: • ^^ '. ;; :t 












? t » 



--La< Cr¿?v'la*«ep9i«!ion ,' y 
el estyto^»ide £pita)^bío;fianí 
e{ qual «tóAw^^ MnDrrmabipróa 
pdedaá'/ ((tít <para ^Istoiaa^ 
Per» si por'*i> expresar erAw 
«W'^ue'^qüel é^ Epi«aphiD^ 
y por decir4ílora)6S»vj(^) qué 
la piedra del Sepulcro no tie» 
ne letras, se digere que el His- 
toriador lo compuso de suyo; 
añadiremos, que por ello de- 
notó , haber sido enterrado en 
Oviedo (donde fundó los doce 
Altares) y acaso no será muy 
descaminada la congetura de 
inferir , que el Autor escribió 



Jkj\ 



-•i 



en ía misma Ciitdadít-puefs esi 
to' p»r€de^dfii» ávetttendéy'^as 
expresioiiesr,^ po* a}aeí«SM6ftq 
¿o^ hablado en do'iMifiMéfátá^ 
nientb ^precedente di^ 'eb^l<^ 
Ga)k:Ia,dice íahora'Jii«¿ alta^ 
ria -y Mic UtífHttfatfuH^^Sff^i^ utO^ 
tares y este túmulo, denotan 
á Oviedo: y si el Autor no es- 
cribiera allí , no digera con 
propriedad , ^qui está enter^ 
rado^ sino, que fué sepultado 
en Oviedo. Quede pues como 
congetura probable, mientras 
no se descubra cosa preponde* 
rante. 



(i) Lib. 13. caf. 45* 



EspaBa, Sagñuloí ApAuB^e 6, 



4Z^ 
PRELUDIO DEL eHRO- 

: En tártres ^prinieras edición- 
oes pfe€edea& alt Chrooicoa 
unos capttirk>s íde cosas miseá- 
láoeiisr^.ique eo rlcn .principal 
pertQoeceo i> 4á <]reographia^ 
y.Chronologia;iLa mas copión 
sa ea esio es \^ de Berganza: y 
aiinr^e:''.lioi'jocluye ;eL misnn^ 
ordeg^^oelande PeUicer4 pa-* 
MCAM^QUfil !m^r aietfacKlo; 
por darlo todo seguido ^ ¿orno 

aotícias previas , que no pen^^num. IIL al VIIL falta ea Pe- 
den , pero conducen para la * llicer. 
Obra prinf)ipai.^>ou]rtl Attfim> v^Cii ninguna dfe ||ts ediciones 
las r«i2^|»tlá^.»l.iirlsmá jCJen^ifiL ;te;hMla el textQ|)^ffieeiú£^r-> 
de acaéar ef ChronícoQt^^sB^v,\quevcada una tiene alguna 
gun prueban los Epílogos, corrupción , ó falta de diccio* 
C!hraQf>)ogto(^. [ i o nea, y cal ves^e^cafkokM Cn* 

h: íF^roTfi^itPtiiitiéUodo etdto.: tei;of. Aqi^i $ale «las cabal, sun 

pliendo por ü o Códice el v¡^ 
oioi, ó defecto 4e otro. De 
suerte que qiiaato ponemoa 
^n ei texto const» for algiioo 
de los publicados. 



ilarae en el Códice de 9^ M^ 
lian ^ y en el que tuVb Pellín 
cer, conso parte Preliminar de 
ia Obra. En Pdlicer ya digü- 
«os el sitío' de la Noticia de 
loa* Obispos^ El hloeraria se 
coÍBca. alH después <de nuestro 
fHim. 76. lo quqtmtece iover«^ 
sion, por ser lu^r impropria 
£1 P. Saz le omitió, por ser 
muy diminuto : pero oieatp 
pocoiel darle, para qiie hiraa^ 
tena* salga en todo, coraplata 
Tbdo loicRieii hay: desde el 



p^roffopftiaiido.qiie se compuf^ 
j^^ e»eli «lismo ano 883w;dii 
ChroniQocí;, $e inüere iiaberlo 
j^copiUdo un mismo Auton 
aaadiemfeose la prueba de lia*^ 



n, 



n. > 

o. 






'^ \: 



1 1 



tí;: 



j ' » 



-» # 

t 






Wr^ícm:AiheláennK r.r{ 433 

• • • I a - 

•■ '' EXQUISITIO TOTIUS» MUÑDÍ. ' , ' 



\ » . 



^'I. \JMnis MuDdas descriptus est á viris sapieotissimís, 
vídelicet, Nicodoso, DMijnitOyTheudQíp^tJ^ PQlycHtpj tem- 
pore Julii Caesaris. Oríens dimensus est per annos Xxl. (i) 
meases 3. & dies 8. Occidehs per annos 26. menses 3. díes 17. 
Sejpteatríá per aqnos ¿9. menses a« dies 0« Mei;í4Ks per -an- 
nos 22. mense i. &di6S3o# ..- , ..-^ 

II. Oriens habet maria VIII. ínsulas VIII. Montes VII. Prbl 
▼incias VIL Opp¡dá< LXXV.'Humttia >XVÍH. Gentes XLV. Oc^ 
cidens habet maria VIII. ínsulas XVIIII. Montes XV. Provin- 
díai XXVIL Opj>ida:tXXV.TFlúÉttJüliXVt ífieflí^fiXXV- (a) 
Sepüri^rü, Maria X«. látalas • XXV^ ;Maitteí 3fUI, Óppida 
LVIII Flumina XVIIL Gentes XXIX. Provincias XVII. Mc^ 
ridies , Maria IL Inscflas SVII. JKIántes Vil; ^qvincias XIIL 
Oppida LXII. Flumina VI. Gentes XXIV. Tempore Julii Au- 
gu9ti iüb uno iii: i¿iverso^ñuiñdft'Mariaí;XXlC. lo^uljas Ii^^IX. 
Monttfs OtU. Provincias LXIV. Oppida. ;CC^?:;iC«^ Flumina 
LVU. Gentes CXXni. (3). ' ' 

ÍTEM EXPOSITIO SPANIAE* 
III. Spania prius ab Ibero amne Iberia , postea ab'íspalo 

-'--'• ■ ■ V -■ ^ ' \\::'r.^ \y}y:. :;:í ¡.^un 

(i^ Hinc urque ai Meridies desiderMar apu^ Berganzam , @ Saz. Constanf 
éx Pellicer. SÚ Mtkicus rém in Chitrtogri^}üáediPhn¡sGnm9kHlkígJf. Bffav. 
Ttf93. sicnarrat i Ergo á Julio C«. £e M.' Ant. Coss^orbis t¿crarum%m<i(tkj 
coepit , id est, á consulatu su^ra$cdpti u5qqeadcon^ulatum.i^«igV&L & oras- 
^>.,anpi$; XXL in$osibus;V. diebus 1)^ 2^c)4oi^o emnu,Oneñs'dimen^ dt^ 
sicut inferius demonstíatur. Aconsidatu itém Jji|«»Cas¿ &\Sti^A\tt.-«s^^th 
consulatum Aug. Xlannis XXIX. méAj^bu^iII/\liéBtfí{XUitÍteo4UlSSdií( 
tentnonaiis pars diinen3a^ yt eyidentec ostendkur. A consulatu similiter Jul. 
Caes, usque in consulatlafci &türni&Ciñaé^óíydfit(vi&e¡:iÚ{anapars diaien<- 
sa est , annis XXXIL mense L diebus X. sicut definita tnostratur. Ac sic om«> 
nis orlús tferrae int^a annot XXXIL á dU|iensotibusper^gracus ^|t^.&de,omni 
^s continentia pedatum estad. StVi9Xxím^^r\ikstra híc pcc(deñtis difnensionem 
(fUferas ,^ ^fjx nosfrthest Ejídimito, seu Djdlmico',^ triiü^day anms XXVL 
peracta. {i)Tbfa }necXÍccideniis de^^tpticr deeft apudPellh. sicut (B verija, qu^ 
hfra tempore Julii Augusti: qua in Julii Cesaris corrigenda. (3) Optitnaest 
luec fHimerarum súbductio : cti f^a fmÍ09Ucs alionfm hctianes tamquam epilogo 
adversa prtetermissimus* 

Tom, XUl. líj 



'i-í'A Espaildt^a¿radai"jipán3tce 6. 

SnanTa coenominata. Ipsa est Esperia ab Espero stelU •cciden- 
tali dicta Sita estkütóm iatécXfricamF, & Gájliam, á Septen- 
trione Pyrinaeis montibus clausa , reliquis partibus wndique 
mari inclusa. Ómnium frugum geoeribus fecunda , gemma- 
rum » metallorumque copii» ditissima. 



I • 



• • . .. -A LI A. . ■ ~ :í 

tíabet Próviriciafs «ex cum Sedibus Episcoporum SccCetera 
transcripta reperies Tomo quartopag.JiéS' 

FLUMINA SPANI^ lY. 

< BaetTS cíirrit milia CGCCX. Tagús (t) millia currit DCD. 
'Mineus currit 'millia CCCXIIL Ibecusqurrit millia CCCIV. 

DÉ SEPTEM MIRACULIS MUNDI* 

• » - . • ■ •• ( 

IV 1 Cápitóliüm Rom». lLPharu«iAlex4ndriae. IIl. Bel- 
Íerophons-ÉxmirBe..!V, Theatrum Eractíe. V CqUosus Rho- 
di VI Templum Quicici. VII. Tetrapulum Emetis , quod 
mélius est Eccíesia S.* Sdffié Coñsf aotitiopoli.; (a) 

ítem de PROPRIETATIBUS GEIíTIUivt 



» * - - ■ • . . . 






• V> T.^picntía GroBOoruw! 11. Fortia Gbthorufn. III. Coti- 
«lia Caldooruo,. IV. Superbia Romanorum. y. Fe^^^^J /"O" 
norum VI; Ira Britanorum. Vil. Libido Scotorum. VIII. Dvr 

Xk: Pax iEtbiflpum. Xl^ . Comercia Gallorunu 

: ' .'I . . ■ 

VI Polla de Nárbona. Vinum de VHasz. Ficus de Biatia. 

Tritiiuox de Cámpi^Gól^ís. .:Mulus de-^HIsp^^ .^f ^""'^ f, 
Mauris. Ostcea 4e MáAcariOvlamp.reia de T^tiber, Lancea de 

• . .. w 



I t 



r ■ > 



' *( O áaz , Taccus. peesi "Úañiia , íicuf & apui Mthieim. {»)Alia «í« «»- 

rácula narrant. 



jllll^. ScAn4^ 4c ArSturi^. IV^el deG3lUcia. Disciplina, atque 
scíep^a 4^ Tqlefl^v fíj^^ erant p^scipua témpora Gotholrürn- 

* IDE LITTERIS.;¡ 

. VIJ.:. Littera^sunt voc§tesAvÉ»l. 0> V.jquia dilecto hía^^ 
(;auqium siae «ulla comlísione emitunturv & vc^enpi imptent^ 
.. Semivocales F..N. L. M. S. R. quia a^b £« vóc^U incipiunt^ 
& desinunl ifisaturabilev9 sqnMm. 

Mutescunt B. C. D. T. P. Q..G.quia sine subjectis sibi vo- 
calibus non erumpunt. Littera pro adspiratibn&poaitur, qü4 
est e.lat9 vocis pco' solis K^lcndis. Éxplicit. 

INCIPlt ordo' ANNORUM BRÉVITER COLLECTUS. 



I» 



VIIL Ab Adam usque ad 
diluviiim anni MMCCXLIL 

A diiuyio usque ad Abra-^ 
bftiTi» ann. DCGCCXLIl. 

Ab Abrahatn usque ad Aloy^^ 
seni anni DV« 

Ab exitu fíliorum Israel ex 
iggypto usque ad iatroitum 
in terratn repromissionis aani 

Ab introitu illorum usque 
ad Saúl primum Regem Is^ 
rael fuere Jüdices per annós 
CCCLVl(i) 

Saúl regnat anoos XL. 

A David usque ad initium 
sdifícationis Templi aoni 
XLJIL , 

A prima xdificatione Tem- 



plí usque ad Transmigratio- 
nem ia Babiloniam , fuexe Re- 
ge;^, per. annos CCCCXLIII.- 
^' Fuit autem captívitas popu- 
li, ac desolado Templi an; 
LXX. & restauratur á Zoroba-" 

Post restaurationem Templi 
usq4ie, ad Ii^arnationem Chris* 
ti aoni DXL. 

ColUgitur omne tenlipus ab 
Adam usque adChristum V M. 

CXCYIUI- 

Ab Incárnatione D. N. Jesu- 

Christi usque ad primum 
Wambani Principis Regni an^ 
num fuere anni DCLXXIL 

A tempore Wambaé usque 
QunCyquae est Era DCCCC- 



(i) In Códice Chnciliorum MmKanmri^ ano. CCCLXVL teste Jo. Va%'^ 
que% del Warmol. Éx supfutatione tamen qua in sequenti fit sectione sub JerM 
atfue amú Uc 356. supuonendL [2) AdJií hic PMicerii editio ^ anni 4. 

In 2 



436^ * España Áu^^:'jiprnld^^ 6. . 

XXI. finlunt antii CCXI. r • coepit , =habét faOhc Irtinoi 
Modo vero colíígitur.omhe ' DCCGLXXXHI; k ÉraDCC- 
tempus ab exordio mundi us-. CCXXI. Quantum adhuc pro- 
que in prsseotem Enam DCC- tendatur^. soli Deo est cogai- 
CCXXT & QCtayo décimo an- tum , nobis autem tnaQet-4n- 
no rfegíii 'AdeíonSi Prtócípís, cértuitt , dlcéáte Do'miaó in 
filü «loribsi 'Oi-donH * Regís, [^ Evangelio: Non «st vesiruifl 
ómiies áiiní sub urteV I M. ' ndsse jeihpóra , vel momeflíta, 
LXXXIl. (*) ««; ab Incarnatio- 
¿e Domíni usque nunc DCC- 

1.T.E.M DE ,SEX,iET.AT. 

• Saeculi. 
IX. Prima atas^ab Adam 
usque ád diluvium anai MM- 

CdXLII. ' ■' , . . 

Sécüqda setas á diluvio us-j 
que ad Abrahafn annl DCC-. 

CCXJ^.l»' . . , 

Tertia ¿tas atr Abraham 

usque f 4. PayK an«-. PP.^^" 

cxtí " ' • '" 

Quirta «tas i Daví4 usqtíé 
^Á. Traflsmigratioftem -in Ba- 
bilo'mam .. ,a.íini CCCCLXXX- 

VI. . . . 

.QuÍBta,«tas á Trdtismigf»^ 
tiene usqiie ád'Christutri, « 
Octavianutxitinperaoare'm, cjj- 
ius tegipore ex: Mariá Virgine 
& Spiritu Saucto aatus est 

ChPÍsiMS< (O ^ ^^ 1 

' Sexta "«tas, «juae a Chnsto 



quae Pater posuit in sua po^ 
téstate. 

ítem EXQUISITIO MIL- 
liarium Civitatum, 

X. De Gadis usque ad Cor- 
dobatii milliariá C^. - 

De Córdoba uíqüe ád Tole- 
tütn müíiaría. CCXX. (2) 

De Toleto u^ae ad Cortar- 
augástam milüaria CCC. 

De Csesaraugustá ad Oicám 
rtiillíaria'LX 
-De Osea ad Eldram {3) mil- 
liaría LXXX.' ^ ' 

De Eldra ad Gersonam 

mil* L. 
De Gersona ad Gerundam 

rti!liaria''CXXX. 

De Gerunda ad Clausulas 
millhria.XL. ' 

De Clkusulas ad Rusciíio- 
íiem miniaría XX. {4) 

De Ruscilione ad Narbo- 
narm milliariá XL. 



(«V Asteridt iJíusá 'desud ápá É:rgád%am:' ül iñ áuAut^htxtam 
. Jitinwí/Mii • ( i") Desiutt niimíri: sed e% tectiom prx^tdenU fUtemlt. (a) Sk FeUictr. 
£ganTaCC¿Í3} lH^rdan, Berga««a emndat. tMkir Eldra 70. (4) PW«c ja 



De Narbona ád Bítteris rtil— ^ « Xt ^R^Iáilkqüe ^cdem (a) An.8«i 
liaría XV; '*^^- -'V r'^» ; HermenegHdús ténet. Viden. 

De' Bitterfs ad Neumate Flataiius Braca»: (b) Luco ^5' 
millia LXX Vi » - ' ^ ^ Episcopus arce Éieccaredus: 

De Neumase ad Avinionem (o) 
milliaria XXV- , Tudemirus (d) Dumio , Men- 

•" D^ÁvéáidñeóáVatóatiattí- duniéto (e) láegens: 
milliaria CU. (i) : Sisnandus Iriae Saocto Jacobo 

.íleValeotiáadtiíínbsínil- -^ollens:: I ., . " ' ; 
liaria CCL. NausticBs (f) teaens Conim- 

De Turnia ad Mediolanüm bri¿ Sedem; 
milliaria CLXX. Brandericus (g) quoque|locttm 

-i. >;.DeIMédÍQÍáaóad:Rdmam Lankecensem; : I i 

milliaria CCCX VL Sebastiaaus qiüdem Sedem Aa< 

DeRomaadThessalonicaai riea$em» 
milli&ria : IXXCXLIL (2) . Justusque similíter in Poctu- 

De Thessalonica ad Hera- . calenat. ^^ . «.. ü^ 
ásliam milliaria CCCXVL . .r Alv»U5. Velei^ac^O^) Felmlrus "^ 

De Heraclia ad CooiMaati^ )^%mñés»\{b) > / 
Dópc^im milliaria CXXX. . Maurua Legione , Ranulfus 

FiuQt millia milliáooílim Astjoricae. 
IIIM^CCLXXXL (3) Pra>fatíqué Fnesuhs fn Ec^ 

clesice pkbe\ ex Kegis pru^ 
ítem NOTITIA EBISCO- -dctttia micant darh 
porum cum sedibus suis« 

Rex quoque clarus omoi mundo factus 

Íam suprafatus Adefónsus vocátus, 
legni pulroine datu^^ bejli titulo ^¿tüs^ ! 
Clarus ki Astures , fortisf ia Vascooes^ 
Ulciscens Árabes ^ & protégeos cives* 






Si) ídem pa. (a) Idtm 8i 5, U) Non Atfc ñumna est qtuB ex^fúfenoríbut 
escit. (a) Id est\ Ovetum. (b) Laianus Pélifcer.'^) Sh f^Üitiln ficrg. ^ 
Sax. Asee pro ztce: deest que íieccsirtdn^J [9) Velitc. p.uctesmdtisi",S¿¿Tud¿- 
rindus. ,Ser¿. Tudetnirus. (e) Pelí. Mofttiiihtto- {fjPéll. Aúsit^ilt:' S^wu 
Pirar Náustus. (g) Pe//. Candcrlai$. {*)'{Xepes TpM.nr. ícriturét JGK- Alíaf; 
Kps.\e\egA pag. 437. p. 443. b,::=ryeas,e PeHiceren su DiJcidiíuFlottz^Adic. 
Ms.) (fa) Pe/(. Vellemirus Ozimae. 5ax/Felemirus, 



*":í '' 



'43^ EspaSa .\Sagl^^ak,4pen^e 6. 

.. ^ <}»i-ÍPrihGÍpi sgRra sit jyictoria ,#í3^^ 
. GhrDt.Ot duce juyatus, semper clarifícatus* 
Polleat victoi; saeculo,. f)))geat ipsQ cáelo: 
. Peditus l)ic triuippho, praeditus ibi regao. 

Ameo. 






INCIPit íQROÓ RÓMANORUM » ípc^ ut in Wqueatí Chron. 



CHRONICON ALBBLDENSE. 

INCIPIT ORDO JlOMANORUM REGVM, . 

N Roma regoavit prior Romalui a^an.XXXVIIi Irte aedi- 
íicavit Rpmaiii« (i) 



Titus Tadus Rex Sabitiorum anti. V. 

-.: Numa Pompilíus regaavtt ^aa. XXXIL Iste primus anoum 
ín Xll. menses or dioavit. 
Tulliüs^ Hostrlius atu, XXXIII. Iste prlmus purpuram iiuluíti 
Ancus 'Marcius (a) regnavic aha; XXV1ll.(a) 
Tar^üinius Priscus rega* an. XXXVHI. Iste capitoliunt fecic 
Servius Tullius reg. an^XXXVIIl. Hic pfimus censum egít. 

• Tarquíoius superbus^ reg. ano. XXV. Iste expulsus regno ob 
.. me^itum (uk.^^ 

F'ueruní: Cónsules peranoM GCCLXXVL 
Decemviri aon. L. ^ 

Reges fuere anois 11. 

(i) Ad oram Codicis Gothid Albelientis $criptum i Iiem de Romulo 8c Re- 
mo. Numitor procer superioris Regis niajorñlius á fracré Amullo regno expul* 
sus id agro vicit^áo. Filiit ejas adimendí partas ^ratia virgo Vestalii lecta: 
quae cum séptimo patrui aníid gemiaos tdidi:«s.¿t iufatitéi, jaxta l^em ia térra 
▼iva defossa est. Naco párvulos propeTipamTiberlsexpositoSfFauttúlusregii 
pastor arroeatiad Áccain Laarentiaoi uxorem súatndetulit.Oux pulcfaritudine 
^prp^terrapacitatemcorpo^U quesuosiLupa ávicids appelUbatur.Uadead 
QostraoEi usque ^icaiQriain cDeretricum ceUulx lupanarta dicuntur. Pueri cura 
ado^evisscnt coi jecu pastorum & tátroQum uiaau interfecto apad Albam Amu - 
IÍ9 aivuoi; Nv^itoreo^ aa Regauia. v|;es(ituant. Post excessuaa Numitoris Ro* 
ñf^lúa éjus iiépVs ^ Romaiii condidit & (a) Irrefsit vox Ptiilippus i» 

fextiwii, abesi a. (^dicibiJks Monasterii Mmílianinsis. (a) In Arcbietypo : Ancus 
iíarcus Phiiippus regnavejiM am. XX^llI. 



j : AíRomiAortrgo^&Rünis coQclita olisquead Gbiiím^ Julhim, 
Casarem^annos DCLXVL - ^ ? / 
Prünus^ ergoOaitis'Julius Caesár impera vit annis lUL Hic 
pugoavii cum Pompeyo pro iai|)erÍQ» : 






>.,\ ' 



ft Octavianus reg;aáLVL Hujus annoXTIL (43) Cbristus aatus 
est« Iste solus omnem mundum ímperavit. 

.: Tibpriüs fí\x)is Gajus (f ) regó. atm. XVIII.Hujus XV11I. ati- 
no Regoi Dñus. Christus crucifixuá e^t. Iste dum per 

< cüpidtiatein rReges üd: se veotentca 00a rfemitteret , miüts 
gentftsá Romano imperio rece$serunr«- 

: ^Kf/t^r Galiicula . reg. an. Illh Hicávarus, crudelis«luxurix 
servas fuit. Per ideai tempus Matlhieus ApostoiusEvange- 
lium in Jtidaea. primus Bcripsit» r . 

- Claudius :reg. ao. XIIIL. Eq : tecupore Pétrus Apostólas Ro- 
mam venit : & Marcus Evangelista (a) in Alexandria 

-: :.:: sicripsit* "..•..•. ..''.-' 

Ñero reg. an. XIIIL crudelis & luxurix deditus fuit. Retibus 
auréis piscabatur. Hujus tempore Petrus & Pauliis, unus 
in Cruce» & alius á glodio^ nécaniur. >.. . 

' ' Vaspmianus reg¿ anL YHb aiensed XL dies XXII. immemor 

offensaruoifmt* Htyu&aecúndo anooTitüsJerosolimam ce- 

pic : ¡ubi 'undeciescénCetíd )miilia Judáeorum fame &c gladio 

perierunt , & cent-um millia publica venun'data fuere. 

Tifus (b) reg. an. II. Hic facundus fujt& pius^necaoncarus 

hominibus. . : : :, i ;: v * 

Domitianus^ frater T¡ti\ reg. an. XVL^Híc superbia execrabi- 
lis^ Deum se appellari jussit^ & Cbristianis persecutío- 
nem idtuUt^ Senatores peremít.Sub quo& Apostolus Joan* 
nes in Pathmos exilio relegatur mens. IIIL 
Nerva reg.an.I. vir imperio moderatus. Hujus tempore Joan- 
tfes 'ApostduSfEphefoDB'rediit: &ro29tuA ab Asisb Episco* 
pis EvaAgeliunft nw&siíhus tóidir^'fc^^ - 

." ' .... 

(i) Forte 9W9 Vel Angustia ut in Códice iBoiU. (a) Itji Archietypos Evan^ 
gelium. (b) In Archietypo : Titut rtx reg. (c) in AssAátiy.^ i iMu 



440 EspañíBt^Süffrádoi' AféfiSbe 6. 

' 33 Trujámü iwg^zuí XVIIIL «enles Vil» i^jus tenqf&rA re- 

quiescic Joannes Apostolus/ '. '«^ - 
jídrianus reg. an. XXL isté Jerosolimam restayravit, & ex 

nomine suo Eliam vocitavjt. . ^ . : * . 
jfntonius (i) Pius reg. an. XXIL Híc clemens satis fuit« Pater 

patris dictiis!est. GaU^nns medietis^Perg^ genítus^Ro* 

mx clarus habetur. 
AntQñius mlvaxd vég/zn. XVIL Víctor ftiit. .: i 

Commodus reg. an« XIIL 
Helvüis (a) Pertimx reg. an. L ia?¡tus» Uxorem Augustam 

aoluiü^/V;V.(9) ' v' ». . i'.- .[ r.í /4 : 
Severas 1 Pertinaz reg.^an. XVIIb Hujus :ten)pore Origeaes 

Alexandriae eruditur. ' 

jíníónius:Caracalia^9eveti filius, reg« an« Vil. Lihtdiaosus 

fuU. Nuberéam (3) suam. uxorem duxiiü. ' 

Macrinus reg. an. I. Nihil memorabile gessltt 
- JÍurélius. Attfonius tf^. 9fi. IlL lite ob4neritu]lltamultü*lDi-- 
^ í litari pereñptus'ést. - - • ^í- 
Alexander reg. an. XUI. Hujus tempore Orígenes Alexaa^ 

drinus claruit. - > 

Maximianus (4/) reg. an: Hí. Chrtstianos persequitur* . 
4 Goriianus reg.-an. VIL fraude snorum interjit.* 
PJtilippus reg! aKi;<VH. Hte prtor Chrístíaatis impena^oT Etiit 

& credidit Ctií'isto anno Urbis fníllesima. 
Decius regv an. I. Perskcátor>Ghristianorumfnit¡ Hujus tem- 
pore S. Antonius Moaachtis ^gyptaclarus liabetur: áquo 

príus Monasteria condita sunt^ ' 
Gallus & l^olosianus filíus reg. an. II. 
yalerianus cum OalletUo^^) reg. an. XV. '•í ^ 
Hujus tempore S. Cypríanus Episcopus martjrrio coronatur* 
Claudias reg. an. II. Isce Gothos Ilüricum & Macedoniam 

devastantes exuperaté 

-ft) i^ontfáf; Taot hác^quioi'sQhoeceriafhíiítttiqoMfaiUlmperMorttMiSyia 

Códice Vigihao Ant4miuijS^%klt¿^i^2i)M'Avo^^^^ . ^ 

(3) Mariana ia sao Ms. addit liíci. (3) Sic ibi novtrca scribitur. (4) Max)r^ 

fwiitff legeadum (5) Gallieno {*) Hic preponenda quae iofra perperam Aure- 

llano tribaunturf' Iste ChtiMtianos ferstquUur: éJügiPiriunMcapturií^i^ 

que in dedecorh HnéscU^ \ff mmtur. 



V 



4« ^^ .A « 



CbroniconAlheldense. 44 J 

Aurelianus reg. an- VI. [Iste Christianos persequitUf^ á Ré|p 
Parsaruin capitur : ibiquc in dedccore senescit & jiltio- 
riiur.] (i) 

TacUus reg. an. I. 

Vrobus reg. au. VI. Iste milítiae strenuus^ & victoriis claruá. 
. Carus reg. aii. II. Ictu fulminis periít. 

Dioclecianus & Maximianus reg. aa. XX. Díoclecianws 
Christianos persequitur. Iste primus gemas in vestibus & 
calcíameatís inseri jussit, dum sola purpura retro Princi- 
pes uterentur. Sed ambo» Imperio relicto, privati vixerunu 

Galerías reg. an. II. : 
S Constantittus regnavit annos XXX. Iste Christianus éffec- 
tus Ucentiam Christianis 4edi't.(a) Per idem tempus Crux 
Domini ab Helena , Constantini matre^ invenitor. * 
Hic NícenumConciliumfieri praecepit^ut in alio folio. (3) 

Constantius & Confitans reg. an. XXXIII. Constans crudelis 
moribus Arrianus affectus Christiaoos persequitur. \ 

Arrius amicus ejus Constantinopoli viscera aimul QU.19 vita 

effudit» ; . c V^ í 

Hilarius (4) doctrina clarus habetur, 
Donatus, qui Grammaticas arUs Roma claruit , ($) ie^odem 

tempore passus est. ^ . . ^ 

(i) Loco hace mota j ut proximé monuimuf. (2) Ad* íioratii bfé hi Ccfc 
dice Albendensl scrlptum: EraCCCLXXXi. impietar ArrhM' artíh ErroC 
autem in num. irrepsit: cum circa Eram C6CLIII. '(ho¿ est^'fChrit^ 
ti si$-) serpere illa pestis incepetic. {$) Sic la tutographo ^Mary^oU 
Post practpit autemí legimus apud Marianam : Hic Sj^ium , COC'^ 
XyiH Episfoforum Cmstantinopolim fecit. In t^sirema ^ vif^ stue Ar^ 
riarmf efficttur. In Archietypo y ut in Mariana » Bergansa , w %9Lti Hh 
fticenum Cancilium fieri pracepit. In extremo pitee Arriañutefífcitur. COC- 
XVIII. Epitcoparum Cancilium Ubi satis aperte Uquec » legendQflk HiéJii^ 
cenum Concilium fieri prtecepit y CCVXVJIÍ. Epitcoporam. Nimic um verte 
illa : In extremo vitte rúa Arrianuf efficitury qnae aliqüis in margine fortasse 
notavit , alter temeré filo orationis imperfectas inseruit. (4) Ms. CiofiuB. 

($) Berganza^ & Saz : Danatut grammaticm arte Roma ctaruit Antonius 
&c» penitus praetermissis quae sequuntnr : eodem tempore patsus ett : quas si 
retfnenda , melius ut apud Perreras disponenda : Donatus grámmatica arte 
Roma claruit. Eodem tempore passus est...» Antoniíis &c. Scilicet , ut la«> 
cuna stgnata , aliquid deesse pateat» qua congmita orationis sensus com-* 
pleatur. 

Tom.Xin. ; Kkk 



r • » » \ 



, 44* . . . España Sagrada. Apénmce 6. 
Antoínlus ÍMtonachus id tempus obiit. ^* 

Ossá Andrea & Luc£ Apostolorum Constantinopolim trans- 
feruntur. 
^ ^ulianus an. II. Hic ex clerico Imperator & paganus 
eflfectuí , Idola cóluit. Christianis martyria inuilit. la 
odium Christi templum Jerosolimae Judicis restáúrari prae- 
Cepit : sed Dominus non permissit. Julianas autem apud 
Persas jaculo suscepto iñteriit. 
Jóvianus reg. ati, L Iste Christianus noluít Imperium susci- 
perersed otnni exercitui, obamoremillius Christíano enve- 
to, tándem cessit: statitnque Christianis privilegia dedit: 
idoloruiti tenipla claudi praecepit. 
yalentinianus & Valens frater ejus reg. an. XIIIL Gothi bí- 
farié in Athanarico & Fridigerno divisi sunt. Alaricus (a) 
Fridigernum , Valentis ArrianijImperatoris (i) auxilio, 
superat: ob inde ipse Rex cum omni Gothorum gente 
. Arfianus per Valentem Infperátoretb eíBcitur. Gulíila eo- 
^ ' rum Episcopus literas eis adinvenit. 

Gratianus cum fratre f^alentiniano reg. an. VI. Ambrosius 

Mediolanensis Episcopus (b) clatuit: Martinusque Turo- 

'' num (c) Galliae Civitatis Episcopus miraculorum signis 

eíFulsit. 
j^, ) Jf^alei^tíriignus cum Theodosio reg. an. VIL Synodus cons- 
1 . t tdjitÍQopolita/ia CL. Episcoporum (d) colligitur. Jerony* 

*mas Presbyiter in Bethlem toto mundo clarus habetur. 
-' Ca'put (Joannis Baptist» Constantinopolim perducitur, & 

; -' sepiiWo milliario Civitatis humatur. 
!^ Teropluirí idólprüm' á theodosio subvertitux. (2) 
! , Thefídmfdskuij^lAxc^d^^ an, III. . 

«.iftenléteiñ» tempus Jpannes Anachoreta miraculis claruit. 
v!ií^r2?tfflf/i/y'" cum fratre Honorio reg. an. XIII. Hoc tempere 
Augustinns Episcopus docirinae scientia claruit. 
Per Ídem tempus Donatus Epiri Episcopus virtutibus insignis 



. .,^. 



i 



(a) In Archlct'ypo : Ataricus. (t)' Má. malé Arrii imperiix & statim: re 
ifse rex ut cum dmni &t. ib) In Archietypo áddit: doctrina, (c) In Arcfaie-^ 
typo Turunorum. (d) In Archietypo : Ctmstantinopolim CL* Patrum Colligi^ 
t / í¿c, (2) McUus apud Berg. & Saz : Temfla...* subvertuntur. 



Chrotticon Albeldense. 443 

habefür : qui draconem iogentem expuens in ore ejus, ne« 
cavit , quécn octo juga bobum ad iaceodium vis trahere 
potuerunt. 

Per Ídem tempus Corpora Sanctorum Abb^cuc & Miche^ 
Frophetarum diviaa revelatioae produotur. 

Teufilus claruit. 

Gothi Italiam, Waodali atque A]ani Gallias adgrediuotur. 
"8 Honorius cuntí Theodosiq minore, fratris filio reg. an. XV. 

Hís imperantibus Gothi Romam capiuat Waodali, & Alani, 
atque Suevi Spanias occupant. 

Concilium Carthaginis. CCXIlII.,Ep¡scoporum agitur. 

CyriUus Alexadrias Episcopus iosignis est iiabitus. 

Theodosius minor , Arciíadii fílius, reg. ao. XXVII. 

Wándaliab Spanía ad Africam traoseuot: ibique Catholicam 
íidem Arriana ímpietate subvertuot. 

Epliesína Syoodus adversus Nestorium. agitur Episcopum. 

Hoc etiam tempore Diabolus in speciem Áf oy si Judaeis iq Cre- 
ta apparens, duni eoá per mare pede sicco ad terram re- 
promissionis promittit perducere, plurimis necatis, reliqui 
qui remanserunt , Christiani efFecti sunt. 

9 Martianus reg* an. sex. Hojus initio Calcidonense Con* 
cilium geritur. 

Rudericus (i) RexGotiiorum cum ingenti exercitu Spaniam 

ingreditur. 
Leo major cum Leone minore reg. an. XVI. 
Zenon reg. an. XVII. Per idem tempus Corpus Barnabz Apos* 

toli ,^& Evangelium Matthsei ipso revelante repertumest. 
Anastasius reg. an. XXVIK Eo tempore Fulgentius Episco^ 

pus doctrina scientia clarui(. Hxreses multae exortx sunt. 
Justinus major reg. an, VIII. UteSynodi Calcidonensis ama* 

tor, Acephalorum (2) hxresem abdicat. 

10 Justinianus reg. an. XXXVIIII. Isté Acephalorum h«re- 
sem suscipiens Épiscopos Calcidonpinsis Concilii amatore$ 
condemnat. 

In África Wandali per Belesarium Patricium Romanium 
. extincti sunt. 

(1) ~ Lege Theuderieut. (s) Ms. Acevalorum, 

Kkks 



444 España Sagrada. Apéndice $. ' 

\ti ItaTia quoque Adtila Ostrogothorum á Narse Romaoo Pa- 

' tricío $u]5eratur. 
fti Spania Attanagildus Agilani imperium (i) tirannizat. 
Pt^r ídem tempus Corpus Sancti Antonii Mooachi divina re- 

velutione reperuim Alexandriam perducitur^ &in Eccle^ 

sia Sancti Joannis humatur. 
Justinus minor reg. an. XI. Iste ea qu« adversus Calcidonen* 

se Concilium fuerant edita dextruit; & Simbolum CL. Pa-* 

trum tempere Sacrifícii concinendum á populo prxcepit. 
Armeni tune primum fídem Christi suscipiunt. 
Per Ídem tempus Martinus Bracarensis Episcopus^ apud Gal* 

laeciam prudentia Catholicae fidei ciarus habetur tempore 

Suevorura. 
IX Tiberius reg. an. VIL Longobardi Roma pulsi Italiam 

adeunt. 
Gothi per Ermenegildum Liuvigildi Regis filium bifarié áU 

vísí mutua cxde Vastan tur. 
Mauritius reg. an. XXI. Suevi á Linvigildo Rege Gotborum 

obtenti, Gothis subjiciuntur. 
Eodem tempore Gothi per Recaredum Regem religiosissi- 

mum ad Catholicam fidem convertuntur. 
Hoc tempore Leander Episcopus Spalensis ad conversioneth 

gentis Gothoruni doctrina fidei & scieniiarum ciarus in 

Spaniis habetur. 
Focas reg. an. VlII. Iste seditione militari Imperator efiec- 

tus, Mauritium Augustum ^ nobiüumque mqltos iterfecit. 
Praelia quoque Persarum adversus Remp. gravissima excitan- 
tur : á quibus Romani fortiter debellati. 
I a Eraglius reg. an. XXVII. Sclavi Grsciam Romanls tule- 

runt : Persi Siriam & ^gyptum. " 
In Spanias quoque Sisebutus Gothorum Rex quasdam ejus- 

dem Romana militiae urbes cepit: & Judíos Regnl sui 

subditos ad Christi fídem convertít. 
Ecclesiam quoque Sanct» Leocadiae Toleto miré fundavit. 
Post quem, Suifltila Princeps receptum Regnum Romanis pe- 

regit:celerique victoria totius SpaniasMonarchiamobtinuit. 
Reges quoque Gothorum á Suintilane usque ad Chintilanem 

(i) Deest in Ms. Imfetiumx eztat in eo quo usus fait Perreras. 



Cbroniam AlbeJdense. : 445 

eo imperante ñieraot. 
Constantiñus reg, aa. VIIII. Eo tempere Tulca & Cindas- 

vinctus ia Spania, unus post alium reg. annis VIIIL i 
13 Constans reg. an^ XX. Tune Recesvinctus, in Spania reg. 

an. XX. & supervixk annos tres. 
Constantiñus novus reg. an. XVL Supradictus Recesvinctus 

reg. an. IlL Wamba reg. an. VIIII. Ervigius reg. V. & su- 

pervixjt annos dúos & díes XV. 
Justinimus reg. an. XI. supradictus Ervigius reg. an. II. 

Egica reg. an. VIIII. & supervixk annos VI. 
Leo (i) reg. an. Vil. Egica peragk in Spania an. VI. Post 

illum Vittixa fitius ejus an. I. 
Tiberio imperante Vittiza peragit annos VIII. 
Rudericus reg. an. III. [Tune Sarraceni Spaniam possederunt 

& Regnum Gotl}oruÍ|n exterminatum Era DCCCLIL] (3) 

ítem ordo gentis gothorüm 

14 Primus in QoiKi^ Atanaricus reg. an. XIII. Iste prius per 
Valentem Imperatofcm in h^erescm Arrianam cum omne 
Gothorüm gente intravit. Sub isto Gothi legem & literas 
hahere coeperunt: & cum eodeny Rege ab Ugnis (3) Gothi 
de térra propria expülsi suát.Rex queque Constantinopo- 
lim vitam finivlt sub imperatore Teudosio. 
15 ^laricus reg. an. XVIII. (4) ítem ob vindictdm Óotho- 
rum ce millia, & Ragadaiso scita, quos Romani iñterfe- 
cerant, exercitum movit, & Romam capit: íbiquePlací- 
diam, Teudosii Imperatoris filiam cum multis opibusde- 
predavit. Postea in Italia obiitsub Imperatore Honorio & 
Arcadio. 



16 



jítaulphus reg. an. VL Iste supradictam Placidiam con^- 
jugem accepit^ & quinto Regüi anno de Italia Galliaa adiit: 



/' 



(i) Mf. Netm. (a) Ordine h«c sunt prepostero in meo Ms. Hic cnim 
legitur Rudericuf reg, an, III. <)use ante S^racenorum in Spankm adven«> 
tum., in alus exarata. In Archietypo extant ad oram, uncis inclusa, & de- 
est exterminatum. (3) Ms. Jágnis (4) XXVIU. legendumt & knmediatt 



¡ste y ubi Itenh 



44^ EspaSn.Sagfada. Apéndice 6. 

& dum Spanias petere voluisset , á süis intérfectus est ia 
Barcinoiía sub ImperatoribuS' Honorio & Aixadio. 
Í7 Sigericus reg¿ an. L Iste dum pacem cum Romanis vo- 
luisset ^ mox á suis est interfectus sub imperio prxdicto« 

18 Balita (i) reg. ao. 111. Belligerator fuit» Cum imperato- 
re Honorio pa¿em habuit , & sororem ejus Placidiam ei 

..red4id¡t. Iste in Spanias ingressus Wandaios & Silingos ia 
Bcietica bello extinxit, & Alanos ad nihilum redegit. Ad 
Afí icam clasicé transiré disposuit ; sed Gaditanum mare 
eum non dimissit. lor Gallias rediit, ibique vitam fínivlt 

. sub Imperatore Honorio. 

19 Teuderedus reg. an. XXXIII. Iste Litoriu» dacem Roma- 
norum cum multis millibús {2) Romanorum extinxit. Ex 

\ Ugnis»(3) ce. ínterfecit: ibique praeliando occtditur sub 
Imperatore Ti^udosio minore. 
20. Turismundus filius ejus reg. an. I. Qui dum feralis & 
noxius esset^ á Teuderico & FricdariO'(4) est/ratribus in- 
terfectus sub Imperatore Marciano. 

i^i Teuderlcus reg. 2^^. XIII. Iste cum Gothis AyitO imperio 
(5)sumere.auxil¡um dedil: & ob hoc inde cum licentia 
ejusdem Avitiimperatoriscumingentiexercitu Spanias in- 
trat , & XII. milliario ab Asturica apud Urbicum fiuvium 
Rícciarium Suevorum Regem praelio superávit :. eumque 
persequeiw , in Portucale cepit, [atque occidit. Bracaram 
Capit:] (6) Sicque iódtí per Lusitaniam Gallias repetit: ibi- 
que ab Eurico est fratre occisus sub Impertióte Leone. 

,22 Euricus reg. au XXVI Iste Lusitaniam deprsedavit:. Pam-> 

. . pilonam & C^saraugustam cepií. Iste primus Gothis leges 
dedit. AreUte'obüt sub imperatore Zenone. 

23 Alaricus filius ejus reg. an. XXÜI. quem Huduildus Rex 
Francorum apud Pictavem bello inxerfecit. Ob cujus vi^- 
dictam Teudericus socer ejus Italiae Rex, Francos prote* 



(i) Vvallia {^) Ms. cum multa millia, (3) Ms. Agnis CC. addendum 
millia^\Vide IdatiuminChron.pag. 369. Tom. 4. (4) F redericus Siuáit apud 
Idatium ibidetn pag. 370. (5) Imperium lege , vel imperiú sumendo. 

{6) yncjs incliasa desideraatur apud Berganz^un, prastermi^t etiam Per- 
reras Érjicaram capiu 



•" ' Cbreiíieon Atbeldense. ¿^ 

-. Ht, & Regnum Gothiíj integrura restituit siib impcratorc 
Anastasio. 

d4 Gesalaicus AlariCi filius reg. an. ni. Iste á Guodibado 
Burgundioanm Rege in Narbona superatusad Barcioonam 
fugit. Inde ad Africam Wandalis pro auxilio pergit, & non 
impetravit : itde reversus^ apud Barcinonam á Duce Teu- 
derici Italiae Regis est interfectus sub Imperatore Anas- 
tasio. 

«S Supradictus Teudericus , occiso Gesalaico , Regnum Go- 
thorum tenuit, annis XV.&superstiti nepoli suo Atalari- 
co reliquit. Ipse Italiam rediit , & ibi vitam finivit sub Im- 
peratore Justíñianó. 

a6 jimalaricus reg. an. V. Iste á Vildiberto Francorum Re- 
ge superatus Narbona interimitur sub Imperatore Justi- 
niano. 

^7 Tudis (i) reg. an. XVII. Iste quamvis b^ereticus^ pacem 
concesit Ecclesiae, & Episcopis licentiam dedit in Toletana 
Urbe Concilia peragere. Francorum Reges infra Spanias 
usque nimium (2) superávit: eumque in Palacio quidan» (a) 
insaniam simulando interfécit sub Imperatore Justiniano. 

d8 Teudisclus reg. an. I. Qui dum thoros multorum macu- 
4aret, & ob id multis nécem excogitarét, mox inter épulas 
gladio Spali jugulatur sub imperatore Justiniano. 

a^ jígila reg. an. V. Iste dum ad Cordobam urbem pugna-> 
ret, & (b) in contemptu Christi sepulcrum Sancti martyris 
Aciscli quodam horróre pollueret , iñliumibicum multa 
copia interfectuni, & omne thesaurum Regium amisit, &a